Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 484, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Vive tú

Cuando yo muera, amor,
despide mi vida con tú mirada abierta
y con tú sonrisa fresca,
que amé desde que se extendió en mi corazón.

Cuando tú veas que se marchita
el árbol que te daba sombra,
resiste la tempestad de tal dolor
y repite mi nombre el tiempo que puedas.

Algún día me quitaran la luna,
mi boca será un desierto para entonces
y tú, la que yo amé,
tendrás que aprender a volar ya sin mis manos.

Sigue tu colocada en esta tierra,
mientras yo, dormido bajo la hierba,
me quedaré esperándote en el sueño.

Pero cuando yo muera, amor,
sigue el camino que te llevó
hasta mi pecho y canta en el viaje.
Lo que no te permito
es que sigas amando mi sombra.
leer más   
16
10comentarios 82 lecturas versolibre karma: 138

Duele

Duele decir que no duele,
duele la pobreza,
duelen las ausencias,
duele el rencor sin respuestas.

Duele el aire que respiras
si es un aliento convertido en suspiro,
duele el cuerpo
sus heridas, sus castigos.

Duele la falta de una sonrisa,
duele el amor hipócrita,
duele la máscara que embona a la perfección
en un rostro fingido y comprado.

Duele el recuerdo que nunca se olvida,
duele la cobardía y la soledad acompañada,
duele la ilusión marchita,
duelen las palabras envenenadas y malditas.

Duele la falsedad y el hambre en el estómago
cuando no hay comida,
duele la juventud que se escurre con los ojos cansados,
duele la belleza superficial
cuando no se tiene nada más que vacío.

Duele el recuerdo intacto en la memoria,
duele la venganza en seres inocentes,
duele la sangre y carne cada vez que no amo,
duele el ayer en el que te deje indefensa.

Duelen los secretos innombrables,
duele el destierro de unos versos fríos,
duele el invierno que nunca llega,
duele la enfermedad sin cura.

Duele la renuncia,
duele que les duela la felicidad de los otros,
duele el valor cuando no es un tesoro,
duele la misericordia que nunca llega.

Duele la muerte tan íntima
que siempre está tan despierta,
duele decir que no duele
cuando duele tanto cada día.

El mute
18/09/2018.
17
19comentarios 208 lecturas versolibre karma: 131

"Eterna saudade"

Aquí estoy
en el labio del llego
en la garganta del voy
aquí estoy
tras el embeleso
aves y fuentes
cadáver de las realidades
soledades y huesos
a por el reencuentro
onírica mariposa
distante y complaciente
saudade milagrosa
inmortal compañera
musa del nunca
en el siempre.

Sangre esquiva
corazón preso
en la dulce huida del regreso
saudade recelosa
dehesa te beso
otoño te vas
a marchitar de luna a la rosa
a sembrar de herida a la mar.

Aquí soy
en los arrabales del tengo
en las entrañas del doy
aquí soy
saudade esplendorosa
luz eterna maravilla
espina clavada
letra hermosa
en el poema del tempo
lágrima dorada
luminosa
en el océano mejilla
del destiempo.
leer más   
17
13comentarios 159 lecturas versolibre karma: 140

El cuadro, la silla y la sombra

Se quiebra una noche
cuando la luz a medio gas
no ilumina los silencios.

Una penumbra de voces
recorre una sala angosta
que solo tiene un cuadro y una silla.
Perdura la tenue y temblorosa candela
aunque el día avance.

El cuadro marchito
con el retrato de una mujer-niña,
proyecta una sombra sobre la silla.

Perdida en el tiempo sigue
esperando la silueta estática,
a que un plano de luz la mueva
de ese espacio y de ese tiempo.





Hortensia Márquez



Imagen sacada de internet
21
17comentarios 115 lecturas versolibre karma: 159

Quedarse replegada

Y por más que le ponga cortinas
a las ventanas del alma,
siempre se cuela una luz mortecina.

Torrente de ácido que se filtra,
que recorre las grietas
horadando la piel marchita.
(Oscuro en verbo y en verso).

Y por más que le pinte un arcoíris
al cielo gris de la mañana,
la paleta de colores es monocromo.

Campo yermo de flores de papel,
donde solo brota un amanecer
después de un cosecha de mil días.
(Árido en sueños y anhelos).

Algunas veces es mejor quedarse replegada y esperar a que pase.
(Silencio de ausencia y de ganas de mudar la piel).





Hortensia Márquez
22
18comentarios 127 lecturas versolibre karma: 116

Mi vergel

En mi vergel recóndito
donde anidan mis pieles
y su luz asoma vergonzosa
con latidos que se marchitan
me sorprendió
como tormenta de verano
un incendio de locura
un torrente de rayos y truenos
un caudal de impetuosa lluvia
inundando todos mis rincones
y ahogando mis amarguras

Entre ese torbellino de vaivenes
como si fuese un potro desbocado
la razón me espetó:
“ te estás volviendo loca”
mientras el corazón responde:
“ no, es el vendaval del amor
que ha derribado tus rejas
para florecer en tu vergel”
leer más   
16
11comentarios 72 lecturas versolibre karma: 126

Jardín

Rosa negra...luto en la sombra,
golpe certero entre cortinas perdidas y la afilada espina preñada de veneno...
Vuélveme al instante lejano, al antiguo cerco de las muchas espadas, al borde perdido entre los mundos...
Vuelveme desnudado de dolores, vuelveme sin marchitas agonías...
sin el grito voraz escamado de tiempos...
¡Vuélveme al olvido moribundo...a la encendida y florecida vuelta!
donde aúllan antiguas voces , donde el lobo sigue su rastro...
¡Vuelveme y no me sueltes...levantame al onírico reino!
Viste de nada mi memoria y en la luz dispersa las profundas sangrantes tinieblas,
el pozo secreto repleto de extrañas y negras rosas.
leer más   
15
10comentarios 74 lecturas versolibre karma: 114

Demeter y Perséfone

Este texto nació como un ejercicio. La idea es recrear el mito de Demeter, en el cual raptan a Perséfone. La intencion és recrearlo desde la visión de uno de los personajes involucrados en el mito (en este caso es Helios, el sol, quien cuenta a Demeter quien rapto a Perséfone, ya que fue el único que lo vio todo), y contarlo como algo más reciente y no como algo mitológico. Espero que sea de su agrado


Los niños jugaban entre las flores, la luz del día lo iluminaba todo.

De repente una nota, y varias más, sonaban, frías. Algo pasó, alguien ya no reía entre los narcisos.

La brisa soplaba entre las flores y el sol dio lugar a la luna. Alguien observaba una pequeña cama que esa noche quedaría vacía.

Los narcisos ya se habían marchitado cuando acudió a mi, pero aquellas notas aún resonaban en mi memoria, desesperadas.

Dijo mi nombre.

¿Donde estaba? Quería saber ¿Donde la tenían contra su voluntad?

Notas agudas y una cama vacía.

¿Quien había permitido que se la arrebataran?

Nadie más había oído aquellas notas.

Su niña brillaba ahora en la oscuridad. Solo su madre aún buscaba su canto
5
3comentarios 26 lecturas relato karma: 80

Inmolación

Una ciudad desmedida sobre una religión de acasos;
el pensamiento, tan fugaz
en la imaginación de una rosa marchita.
Superstición.
El filo de la soledad
corta el mundo entre sombra y sombra.

El beso amortajado en otro beso; antes
cielos en una luz misteriosa.
El cuerpo no tiene hogar dónde supere
sus días de libertad
¿Adónde correr?
¿Dónde ir?

Si de hinojos pactar una reconciliación
y volver a empezar,
echar raíces
sin días,
fechas ni calendarios.

Desde azules espejismos a deshoras;
NO tirar la toalla
en la tierra que nos vio nacer.
–No sumisión-
si no hay olvido en la memoria.
leer más   
15
10comentarios 93 lecturas versolibre karma: 128

Falsa esperanza

Plantaste la semilla en mi corazón
Para no regarla ni con el agua que te sobraba
Ahora marchita salió para morir sin flor
Y secarse abandonada.....
leer más   
17
12comentarios 78 lecturas versolibre karma: 123

El vaso de cristal que guardó tu aliento...

En esta noche de estrellas el vaso de cristal
que guardó tu aliento de aroma y miel
se ha roto; no lo pude sostener.
La vitrina quedó vacía era el último,
no lo supe retener.

Años perdidos sin sentido
buscando un pueril recuerdo
no sabiendo que el eterno
guardó en solitario para mí
el deseado vaso de cristal
bien trabajado por el Odín
que se esmeró...lo hizo para mí...
lo mejor de las virtudes
tener el aliento fresco
de mí amada la emperatriz.

Hoy nada tengo de ti
el vaso de cristal se ha ido
sufrió un traspié,
ya nada me liga a ti
fue un infortunio amarte así...
me perdí en un laberinto
de los amoríos fui preso
y pague un precio duro
quizás por causa y efecto
el vaso de cristal se perdió.

Sin palabras… se nota lo ausente
lejana, sentada en el postal gris
de las memorias sueltas,
la sonrisa que alegraba las
tardes veraniegas
hoy corre
por los trigales marchitos del bosque.

Mi corazón triste capitula, no se rinde
se asoma por la ventana y mira
mira y mira...
parece un cristal de porcelana
sombrío en el pedestal de una tumba.

@rayperez
Marzo 2017
Venezuela
leer más   
16
5comentarios 72 lecturas versolibre karma: 118

Se me acabó la poesía

Se me acabo la poesía,
como se seca una fuente,
la llamarada que ardía,
se consumió de repente.

Se me acabo la poesía,
del reflexivo desvelo,
la inspiración fenecía,
al colapsarse mi cielo.

Se me acabó la poesía,
queda en cenizas la hoguera,
marchitando la ambrosía,
de su anhelada quimera.

Se me acabó la poesía,
en la agónica esperanza,
la ilusión que sostenía,
con el olvido hizo alianza.

Se me acabó la poesía,
nada me surge del pecho,
comenzó a morir el día,
que abandonaste mi lecho.

Se me acabó la poesía,
cuando causaste la grieta,
que sustrajo la alegría,
al corazón de poeta.

Ya agotado el yacimiento,
que en arrebato bullía,
extraviado el sentimiento,
¡se le acabó la poesía!
leer más   
18
7comentarios 89 lecturas versoclasico karma: 107

El amor dormido

Triste y vacía.

Un cuarto con vista,
hacia donde se detalla el movimiento incansable de vagar en ese espacio donde una vez él existió.

Un sillón en medio de la noche.
Donde reposa su cuerpo marchito por el deseo dormido.
Sus pies cansados de tanto andar reconocen la textura dócil y apacible del atrevido impulso de someterse a extremas situaciones de caminar, una y otra vez entre las malezas de situaciones incomprensibles del amor dormido.

Divaga en incoherencias,
en pensamientos absurdos.

Durante las siguientes horas apoya su espalda sobre el sofá que queda justo al lado de la ventana. Se quita los zapatos y deja reposar sus pies sobre la aterciopelada alfombra azul que cubre casi toda la extensión de tan absurda habitación.

La música aturde sus sentidos.
La luz refleja su silueta sin sombra,
sin vida.
Muerta.

Amargura y desolación.
Muerte.
Repite mil veces la palabra amor,
mientras sus ganas se diluyen en fracasos y penas.

¿Es posible vivir tanto tiempo junto a la persona que amas?
Era la pregunta que atormentaba su mente.

Compartir la cama del infortunio,
sin decir palabra alguna,
solo sexo,
solo dolor.

Aquel féretro Gris.
Aquel rostro pálido,
sin vida.
Inerte.
Frio.
La boca entreabierta.

Aquel miembro,
Flácido,
Inerte.

Son recuerdos conservados en un frasco de vidrio.
El delito del placer sumergido en alcohol.
Lo contempla.
Lo desea.
Lo toca.
Se duerme.
leer más   
9
4comentarios 75 lecturas relato karma: 104

Memories I will never find (en colaboración con @Pequenho_Ze @rebktd @AljndroPoetry @adamemiguel y @Verinlechuza)

Como el estribillo de una canción
que has olvidado
me atraviesa el recuerdo
de los días que no fueron.


Es sólo un cerrar y abrir de ojos
el dolor habitual
y llevadero
-que seguro conoces-
de los caminos no recorridos
de las ciudades sin postales
de los abrazos no entregados.

Se queda anclado en la pared
desnuda de palabras
y en ella veo un horizonte hecho cemento
dibujando mi rostro
sin apenas reflejo en la mirada.


Porque eso es nada
la misma memoria yaciendo vacía
detrás de las pupilas y el aullido
casi insoportable
de un perverso silencio que preside
todos los días.

Camino a la sombra de las agujas
del que un día consideré tiempo
y que ahora me muerde en el pecho
y me arranca el recuerdo
de todo
-de todo lo que me dio miedo-
de todo lo que enterré...
mucho antes de vivirlo...


Vagabunda de latidos
y huellas perdidas...
un número menos
cerrando los ojos

y una grieta más
para la que ya no hay tiritas
que tapan la herida
ya solo es la piel

un grito
un suspiro
tatuando un recuerdo
un trazo en papel

un ayer...
-que no fue...-

Traigo mi alforja llena
de los besos que no he dado
de los adioses forzados
de los me gustas
de los te quiero
que nunca pronunció mi boca.

Traigo el alma repleta
-tan insondablemente llena-
del vacío
de tantas ausencias
de tantos planes inconclusos.

Y en la cámara oscura
de un racimo de neuronas
que se quedaron a vivir
en otro siglo
los negativos sin revelar
de todos mis días contigo.

Aún veo las grietas del recuerdo en mis ojos,
no saben vivir sin pensar en los alientos
que se escaparon en el silencio
de un pasado marchito y efímero.


Aún ahí en el precipicio de un principio con final
me agarro fuerte con todo lo que tengo
sonrío junto a las raíces que brotan con cada palabra
que ya vieja ya amó y ama de nuevo
el olvido nunca será un pasado perdido
mientras escriba en vida en el libro de la vida que soy hoy.

Escribo porque ya no sé cantar
sin que el grito de la ausencia
se me escape de repente en mitad
de la canción y la estropee.

Me pasa igual con recordarte.

Me quedo en el intento que lleva
por nombre un delirio
y con esa locura de sueño
invento el planeta perfecto
que te hace tangible
por si ocurre un milagro
y vuelve la voz.


Autores: @Pequenho_Ze @rebktd @AljndroPoetry @MiguelAdame @Verín @osvid

Foto: Memories I will never find (« м Ħ ж », flic.kr/p/fhQ8mc, CC BY-NC-ND 2.0)
leer más   
23
23comentarios 174 lecturas colaboracion karma: 111

El verano cruel....

El portentoso rayo amarillo
desciende al cantil
y calienta los musgos
de plata del río
en medio de una muchedumbre
de piedras amarillas.

La polvareda de este verano cruel
revienta las sombras
dentadas de la arboleda
abrumada por el poco
lustre que muestran
sus agrestes y verdes
............... columnas.
El Fausto sol plateado
enerva los pies del monte andino
y el caminante cansado y abatido
toca el hedor de su alma
------quebrantada…………
quizás ahogada por el pesado otoño
que desmiembra la cálida piedra,
cortada por la senil cascada
donde la gacela con ardid
llega al abrevadero.

La orgía de estrellas
en plena quimera se aparta
de las nubes con sigilo,
de siglos prestados
.............. que se estiran
en el mediodía sin sombra,
al igual que el olvido
cuando pasa por la hoguera
y exhuma los restos
del pedregal marchito.

La noche de junio
no termina de llegar
con su nocturnal mustio;
-------la letrina baja
sus excrementos pútridos,
los amores bandidos,
la amistad agraviada,
las madres que no criaron
………a sus hijos…………

El caminante se pierde
con este verano a cuesta
pensando que la tubo,
sin acariciar su dormida fragancia,
sin besar su pelo blanco,
sin tocar sus arrugas,
sin beber de su aliento.

El verano pasa…
y el caminante cayó tendido
en un charco de piedras
esparcidas por la
crecida del río.
leer más   
6
sin comentarios 38 lecturas prosapoetica karma: 97

Una casita frente al mar

Haz las maletas y camina hasta mi casa.

Mi casita está en la playa frente al mar.
Es pequeña y humilde, la pinté con el azul celeste y el marino del mar.
Ya verás, la reconocerás enseguida, no temas.
Notarás la fachada deslucida con el paso del tiempo y de las tormentas, pero todavía altiva.
A la puerta, en constante deriva una chalana que solo navego cuando te escribo.
¿Sabes?, a veces, sonrío al pensar que en realidad solo poseo una pequeña puerta de madera repintada de blanco, entre dos mundos.
Que las paredes son de un adobe amalgamado con la bruma de las aguas y la arenisca de las dunas.
Que las ventanas son enormes y cautivadores ojos de buey….

(Te confieso que me da por reírme tontamente como un chiquillo cuando pienso en los desorbitados ojos del animal)

… desde donde cuento cada una de las olas espumosas batidas contra las inocentes rocas del acantilado.
Es muy entretenido te lo aseguro, el tiempo parece detenerse a cada espasmo cínico de mi mirada y, cuando quieres darte cuenta, ya es prima noche.

Haz las maletas o coge cualquier cosa y vente a mi casa.

Seremos felices, lo intentaré con todas las fuerzas de mi corazón, de nuevo.
Aunque debo decirte que no tengo jardín; pero si tengo tiestos, pocos, la verdad, con flores multicolores que cada otoño mueren absortas mirando al mar, impasibles.
¡Oh, pero no me entristece por que apenas es perceptible!

Pero te hablaba de las noches, ¡Dios se me va la cabeza!, de la oscuridad de mis soledades, de mis tristezas…

Haz tu equipaje y vente.

Olvidaba decirte ¡No traigas libros!, aquí hay palabras y versos siempre en el aire.
Es un engorro porque a ellas tengo que atraparlas y a ellos escribirlos y son muy traviesas y esquivos,
es imposible tener la casa limpia con ellas, ¿tu me ayudarías a limpiarla?.
Mientras tú atraparas las revoltosas palabras escapando huidizas al olvido de mi memoria,
yo atraparía a los versos más dóciles.
Luego, al ocaso navegaríamos la chalana sembrando lo recogido en el mar purificador
que nos devolverá en cada ola contada desde mi ventana,
en reflujo jugoso de una lengua limpia de morfemas y lexemas tu ya sabes amor, de barreras.

Haz tu equipaje solo con la piel de tu alma y acompáñame.

Lo peor son las tormentas…
…se filtran por dentro y me recorren fluviales con su líquido cienoso y salado de sirenas embriagadoras….
Pero, amor, tu nos les temas porque serán para ti arcoíris dibujados al capricho del sol y del aire.
A los vecinos les gusta, supongo, yo nuca salgo pero si estás tu, cogeré tu mano enamorada y nos sentaremos en la arena
y nada nos secará ni marchitará.
Y cuando el viento amaine y la fuerza del mar se congele
cogeremos juntos la chalana y ya, sin miedo, pediré besarte.
¡Oh dios que vergüenza después de tanto tiempo!

¡Haz tu maleta y ven enseguida!

Creo que la flores están marchitándose,
que el ojo de buey, ¡maldita la risa!, se están ciñendo a mis ojos
y ya apenas distingo el reflejo del agua salada.
Que la bruma de las paredes se está disipando,
y la arena cae lánguida en el fondo acristalado de mi existencia.
Ahora, las tormentas son terribles y devastadoras,
y tengo miedo al trenzado de su cuerdas abrasadora de toda esperanza.

Coge tu mochila y vuelve con ella de felicidad repleta.

Y si por los caminos pierdes el rumbo y decides asustada no volver,
¡Ardamos entonces la playa, la casa y el mar,
y que el cielo contemple mi cuerpo abrazado
al dulce veneno de las sirenas de sal!.

Ven desnuda a contemplar mi cuerpo enjuto,
ahora parco en palabras,
y entiérralo bajo una lápida pesada,
y como epitafio estos versos,
con flores a María, no junto al mar,
si no en sombrío terreno de huerto castellano.




@Inmalitia, Andrés García. © Septiembre, 2018
Imagen: Aspecto de una caseta de la costa de Jesús en Ibiza. D.I. Diario de Ibiza.
leer más   
14
7comentarios 92 lecturas versolibre karma: 113

Es otoño e invierno 1 parte

Y me desconozco a mí mismo , desconozco quién realmente es especial para mí , en mi mente ya Bagan más de mil palabras las cuales no saben cómo pronunciarse correctamente , hay algo endentro de mí que me dice que aún no estoy feliz aún me hace falta algo más , enverdad no sé qué es busco y busco una y otra vez y no logro encontrar nada en la densa lluvia de mí corazón marchito , sabía que había llegado a mi límite y dejé todo lo que era importante para mí en ese entonces , sabía que cada vez que me mirara al espejo solo vería a alguien común tratando de ser feliz , pero la vida no lo veía así , no veía lo que yo en realidad reflejaba en mis ojos sobre ella , una y otra y otra vez caminaba por la misma cuidad sin saber a dónde sin saber por que después de un tiempo me di cuenta de mi sufrimiento , nesecitaba alguien nuevo nesecitaba que alguien comprendiera como mi corazón estaba muriendo muy poco a poco , por más que buscará a alguien que entienda mi mente retorcida y bella a la vez no sabía cómo distinguir si era la persona correcta , me sentía confundido , perdido sobresalía de mí las ideas más tontas , hasta que un día me vi a mismo reflejado en una persona , como si de un libro se tratase me fuiste leyendo con cada palabra que salía de tu boca y yo la desconocía totalmente por qué hoy descubri algo descubrir las respuestas a las cosas que aún no se ...... A.L
leer más   
3
sin comentarios 38 lecturas colaboracion karma: 47

Mirada lánguida

Mi alma se sacude cada vez que escucho las notas de tu guitarra,
puedo asomar mis ojos a tu corazón,
donde puedo mirar esos sentimientos que sueles esconder al mundo,
emociones que el mundo ha confundido por años,
bañados en su mundo y perdidos de ellos mismos. Tu voz en el silencio dice mucho,
escondes pena, desafecto, abulia por ti mismo,
lágrimas que no pueden escurrir por tu mejilla, pero si por tu corazón emotivo.
No te aguardes en tu pena que el fulgor ha de venir para ti.
Los viejos amores tienen que fenecer y las malas amistades siempre será mejor que tomen un camino propio,
si algo he aprendido es a dejar ir, lo que no sirve.
Querido, abraza tu pesar, porque es lo único que nos hará llegar lejos,
a donde deseamos ir, tú sabes que ni las flores dejan de marchitar y fenecer.
leer más   
6
sin comentarios 23 lecturas prosapoetica karma: 91

Original Sin

Traigo todos mis pecados
Desde el calvario que es la vida misma
Hasta la resurrección que no es la muerte
Sino en el perdón
Los traigo a golpe de esperanza y sacrificio
Sin arrepentimiento alguno
Porque no despojo de ellos
Sino que los acumulo como la experiencia
Para hacerme una coraza más fuerte.
He puesto a la merced de la bondad
La gota de amor que me quedaba
Para si acaso queda tiempo
Se convierta en algo más grande
Y duradero.
Traigo de todos mis caminos
Aquellas huellas que el viento
No borro, aquel pétalo que el
Sol no marchitó.
Aquel espacio de tiempo donde
La vida alcanzo a regalarme un beso.
Traigo los molinos que quedaron
Despúes que pasaron los Quijotes.
leer más   
16
8comentarios 67 lecturas versolibre karma: 126

Qué??

Qué culpa

tiene el aire

de los suspiros

que se marchitan...
leer más   
19
1comentarios 50 lecturas versolibre karma: 115
« anterior1234525