Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 191, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Duele

Duele decir que no duele,
duele la pobreza,
duelen las ausencias,
duele el rencor sin respuestas.

Duele el aire que respiras
si es un aliento convertido en suspiro,
duele el cuerpo
sus heridas, sus castigos.

Duele la falta de una sonrisa,
duele el amor hipócrita,
duele la máscara que embona a la perfección
en un rostro fingido y comprado.

Duele el recuerdo que nunca se olvida,
duele la cobardía y la soledad acompañada,
duele la ilusión marchita,
duelen las palabras envenenadas y malditas.

Duele la falsedad y el hambre en el estómago
cuando no hay comida,
duele la juventud que se escurre con los ojos cansados,
duele la belleza superficial
cuando no se tiene nada más que vacío.

Duele el recuerdo intacto en la memoria,
duele la venganza en seres inocentes,
duele la sangre y carne cada vez que no amo,
duele el ayer en el que te deje indefensa.

Duelen los secretos innombrables,
duele el destierro de unos versos fríos,
duele el invierno que nunca llega,
duele la enfermedad sin cura.

Duele la renuncia,
duele que les duela la felicidad de los otros,
duele el valor cuando no es un tesoro,
duele la misericordia que nunca llega.

Duele la muerte tan íntima
que siempre está tan despierta,
duele decir que no duele
cuando duele tanto cada día.

El mute
18/09/2018.
17
19comentarios 208 lecturas versolibre karma: 131

Almas lavadas... (Lipograma monovocálico)

ALMAS LAVADAS
(Lipograma Monovocálico)

¡Ah!... Las almas lavadas.

La paz y la faz alba aclaman.
Las hay, hasta vanas labradas.
Alas alambradas y amadas.
Y dan, aladas, las bardas blancas.
¡ Y a las balas, dan abrazadas!.

¡Ah!. Las almas malas jamás alban.

Alaban las alas y la calaña.
Arañan la lava y lacra lana,
para ladrar y la mar calmar.
Aman las balas y matan las albas.
Arman al amar y las malas matas.

¡Ah!. Las almas malas al hampa arman.

Al mal lavan y al mar dan caza.
Y la mar mascan grata ajada.
Ya las lagañas, alcanzan las cabras.
¡Vaya!... Ya acatan y acabrán albas,
para labrar la calma alambrada.

¡Ah!. Las almas lavan al danzar malas.

¡Hasta las lacras, lacran y lanzan, amadas!.
Aladas las almas lavadas, van y danzan.
¡Vaya! . Las hadas van arañadas y vanas.
¡Vaya, vaya!... Al ámbar harán, haragán,
y a las ramas al nadar ranas, ranas aladas.

¡Ah!. Las almas lavadas, la sal sanan mal.

Más las plagas pasman tantas patrañas,
y tantas mañas, aclaman, las mañanas.
Y andan y nadan, las mantas mansas.
Y van las alas, mañana tras mañana.
Y alaban, más y más, la vana blanca lana.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
leer más   
14
6comentarios 61 lecturas versolibre karma: 127

La máscara serena de su perfume

Gatuno reloj de gotas a la miel
humedecen la melódica corteza
de su boca

felicidad que retrasa
la cartografía sediciosa del tiempo
con óxido de sonrisa
y amarillenta respiración
de polen

resquicio de la clausura
transparente cautela
que nos rejuvenece
la mirada correspondida
de musical delicia

fecunda fugacidad sin escombros
ya va encarnando
el caparazón del plenilunio
siendo una nube más en el cielo
leer más   
12
6comentarios 72 lecturas versolibre karma: 120

Ruptura Post mortem

….

Hoy, un día como tantos otros,
de sufrimiento y dolores,
tus fantasmas y mis demonios
han vuelto, sin honores,
a batallar como leones.

Basiliscos furiosos,
de sangre hervida y negruzca
que aimentan y despiertan
la ira contenida,
de unas vidas
pasadas y olvidadas.
Así, a dentelladas y con saña
han devorado como alimañas,
nuestras frágiles alas.

Hoy, como lo pudiera haber sido
el día más azulado y luminoso
en la mañana de un reencuentro,
esos monstruos incontenibles
han derrotado la esperanza eterna,
aplastado con su dedo sucio
el deseado anhelo de nuestra unión.

Por sus bocas groseras,
abiertas, babosas, hambrientas
han volado saetas de hielo y de fuego
que, precisas, se han clavado
en los corazones vulnerables,
al tuyo, helándole,
al mío, abrasándolo.

Hoy, como lo sería un día de amapolas
temblando al paso
de un nuevo amor,
han derribado
nuestras frágiles defensas.

Como locos ventrílocuos
hemos lanzado,
hurgando en secas heridas,
duras palabras
en aludes nivosos
sepultando para siempre
el fértil sembrado
de un futuro maravillosamente
mejor.

Ahora, la oscuridad del dolor diurno.

Después, el cegador insomnio
de mil y una noches en vela
soñando impotentes
que alcanzamos ingenuos
el último tren de los sueños.

Ahora, que todo terminó
al cabo de tantos años
de orgullo y pasión,
con los corazones sangrantes
lameremos de nuevo
como perros sin dueño
las insanas heridas
de nuestro invariable,
cíclico
y pertinaz
error.




@Inmalitia, Andrés García. © Agosto, 2018
Imagen: Mosaico con máscaras teatrales
leer más   
16
23comentarios 143 lecturas versolibre karma: 120

Biodegradable

Desterrado, el cuerpo de sacrificios como estigma:
en la mesa
el forastero come
el pan nuestro de otro día;
por la ventana a medio abrir
una oración huye lleno de remordimientos.

¿Quién no extrajo un milagro aprendido en un verso?

Qué nostalgia da para más,
por lo menos
una vez al día;
qué máscara finge no emular al héroe,
inspiración abrazadora
cuando miente por las noches.

el derrotero antidepresivo, maquillaje de la vida: efecto placebo, neurosis de la carne.

Los pensamientos, extrañamente, se entreabren en otros más oscuros.

Aquí, de fábula el paraíso existe;
no hay éxodos de 9 días a la luna
y volver
no te lleva a otro infierno conocido;
del pecado más inocente, ni la culpa de otro santo
escupe cicatrices.

Por equivocación,
acuñar la palabra resurrección encarnado en un beso.
leer más   
11
4comentarios 78 lecturas versolibre karma: 121

La noche

Anochece,
sin el armonioso canto de los pájaros,
sin la luz que se disfraza de negro
tratando de escabullirse de la luminosidad de la vida.

La noche,
con la luna a media altura
como una incorruptible aliada
de las sobras disolutas de un ayer.

La noche se viste de misterio y frío,
duerme con la calma de una lámpara encendida,
con la esperanza que el silencio medite
entre un puñado de estrellas que se extinguen.

Llueve en la noche,
melodía que escurre en la tierra
deslavando lo vivido,
con la fe puesta en un mañana en donde todo quede.

Sin ningún recuerdo oscuro,
no más remordimientos que juzgan,
como si solo ellos fueran perfectos,
nadie lo es en la ausencia de un amor sincero.

La noche aguarda impaciente
como si nada pasara en su oscuridad,
en una soledad que prefiere dormir
que hablar de viejos retratos de un poema maldito.

Existen palabras al aire que no regresarán
son luceros marchitos,
pensamientos líricos que hieren,
que prefieren mentir.

Después de todo
la noche se oculta sin máscaras
sin pretextos que borren
la verdad de los ojos.

Para la noche es aburrido desear el infinito,
no tiene sentido
no fuimos creados solo para vernos morir,
y ver cómo la noche mengua con el paso de las horas.

Pronto amanecerá
no recordaremos nuevamente nada,
como si no existiera el cosmos
y la noche fuera el último motivo para poder despertar.

El mute
22/08/2018.
16
8comentarios 292 lecturas versolibre karma: 116

Baile de máscaras

La chica sin rostro o la chica invisible, esa que leemos muchas veces en la literatura. Ese cliché tan usado en las historias juveniles que tanto les gusta a los adolescentes, porque de momento le colocan un amor de película, una “mala o varias” que le hacen la vida imposible… lo dicho, tan cliché.
Aunque en ese momento de mi vida me hubiera gustado ser una chica invisible, no por el romance y esas tonterías, sino por haber estado tranquila y nadie me hubiera molestado, demasiado. Eso habría sido bastante divertido, no habría perdido mi sonrisa, ni me habría tenido que esconder de la gente.
No de forma literal, no soy un ermitaño en su cueva, sino metafóricamente hablando.
Ocultarme tras una máscara veneciana par que nadie viera realmente como soy. ¿Qué tan malo puede ser vivir en un baile de máscaras?
Bailando entre la gente que te conoce y gente que aún no. Con tu máscara que eternamente porta una sonrisa, te vuelves una sonrisa a la que nadie reconoce. Mientras que la luz de la luna contamina la noche, creando feas sombras de la gente que baila a tu alrededor. Implantando una pesadilla que rompe el sueño en miles de cristales que se clavan en los pies, creando arañazos bajo ellos.
Quiero puertas abiertas por donde bailar con mi dolor, quiero sombras y oscuridad donde refugiarme hasta que acabe la tormenta que ruge en mi interior y quiere liberarse. Quiero caminar por una ciudad de papel, donde perderme entre las mil y una historias que cuentan las letras plasmadas en sus edificios.
Quiero bailar en la plaza en un día de lluvia mientras el agua se lleva los edificios llenos de vidas e historias pasadas. Quiero bailar cuando tras la tormenta llega la calma. Quiero perderme en ese baile de máscaras.
leer más   
5
sin comentarios 89 lecturas relato karma: 56

Fragilidad

Cuelga fragilidad en mis pestañas solitarias
y en mis manos pequeñas.
Fragilidad de cristales sensibles
en mi ser de alambre desamparado.

Fragilidad de una hormiga frente al mundo
Me siento nada, cuando pregunto y no hallo respuestas,
cuando descubro tantos misterios no resuelto en el mundo.
¡Fragilidad de humano limitado!

Frágil como una hoja,
como un mariposa asustada,
o un grano de arena,
es mi vida en esta tierra;
frágiles mis sueños,
frágiles mi salud y mi juventud.
¡Pobre hoja azotada por los vientos!

Fragilidad de niño recién nacido
que emerge a la vida desvalido.
Fragilidad de una mente limitada.
Fragilidad de cáscara de huevos
en mi corazón solitario.

Fragilidad
de mis sentimientos,
copas rotas.

Fragilidad de un amor que cambia,
que muere,
que ya no existe.

Fragilidad
en voz
de una tierra que se acaba,
como cera, como humo, como nada...

Fragilidad,
no puedo contigo,
te haré mi amiga;
y te abrazaré
como un niño
a su oso de peluche.

Hoy te asumo completa,
sin máscaras,
¡Seré invencible
contigo!
Ya estoy preparada para vivir plenamente...


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
(imagen de la red)
leer más   
10
5comentarios 124 lecturas versolibre karma: 108

Libre al fin

Nunca te he agradecido
lo que hiciste por mi,
me salvaste de todo
incluyendo de mi

Creíste en lo que decía
supiste lo que quería,
me abrazaste el alma
y en tu calor conocí la calma

Levantaste los pedazos
que cayeron de mi corazón
y repintaste en trazos
ilusiones para abrir el caparazón.

Fuiste mucho en mi vida
pues me devolviste la alegría
quitando mi mascara de sufrida
dándome el amor que me reconstruiría.

Eras parte de un todo deseado
un rayo de luz en un día nublado
la fuerza que mi alma buscaba
para iniciar un vuelo que me atemorizaba.

Me sacaste del alma las balas,
me quitaste los grilletes que me ataban.
Con dulzura me colocaste tus alas
Sacándome las depresiones que me pesaban.

Me llenaste de flores mi marchito jardín
apagando la sed que me hacia morir
me arreglaste y me hiciste un festín,
y me aplaudiste cuando fui libre al fin.

Las letras de mi alma
leer más   
11
7comentarios 125 lecturas versolibre karma: 124

Partir y quedarse

Dicen que partir
es morir un poco.

Dejar de lado
buenos momentos
a mil personas
y amores rotos

Abrir la puerta
a nuevos recuerdos
y a los temores
que brotan solos

y en cada paso
sentirse lejos
y en cada extraño
añorar sus ojos

Dicen que quedarse
es morir de a poco.

Es sentir el ancla
que tira al fondo
cuando el mar llama
a buscar su rostro

Es dolor callado
y acostumbrado
es miedo gigante
a morder el polvo

A bajar la máscara
a soltar lo cómodo
y a empezar de nuevo
con fe y con arrojo!
leer más   
11
sin comentarios 105 lecturas versolibre karma: 93

Ciudad eterna

Ciudad de ojos azules
y de máscaras de colores
bañada por multitud de canales
donde sucumbimos a tus encantos
entre susurros de sirenas

Hija del amor y la fortuna
creciste entre ricos pañales
engalanando tus plazas de arte
y tus aguas
de enamoradas góndolas
bailando al son de la luna

Tus manos generosas al mundo
acogen bocas hambrientas
de tu hermosura inigualable
que devoran con ansías tu esencia
con recuerdos sellados en el alma

Aún llegará ese día
que el mar reclame tu nombre
para acaparar todos tus besos
y entonces lloraremos tu ausencia
la ausencia de la eterna Venecia
leer más   
6
sin comentarios 75 lecturas versolibre karma: 80

Seguir Viviendo después de la Muerte

SEGUIR VIVIENDO DESPUÉS DE LA MUERTE

Recordando cuando estuve hospitalizado en el 2015.

Seguir viviendo después de la muerte
es mi ideal en la vida
después de haber enfrentado a mi destino
hace unos años atrás
y haber superado la adversidad
estar aquí escribiendo estas líneas
es algo tan sagrado como hermoso
hace unos años estaba en la cama de un Hospital
rodeado de máquinas, médicos y enfermeras
viendo sin saber quién era o que estaba pasando
sin saber si estaba dormido o despierto
si estaba viviendo una pesadilla o un sueño
allí estaba Yo hace unos años atrás
sumergido en un momento
en un instante donde no sabes si estas vivo o estas muerto
si estas cuerdo o ya te has vuelto loco
si hay un mañana o no
así estaba Yo hace unos años atrás
en aquella cama de hospital
rodeado de máquinas, enfermeras y médicos
un ir y venir de rostros
de palabras que no entendía
de angustiosos momentos
de medicamentos e inyecciones
de máscaras de oxígeno y máquinas
de gritos suspendidos en el espacio
en el silencio absoluto del tiempo.

Allí estaba Yo luchando
sin saber contra que exactamente
con ganas de vivir y morir al mismo tiempo
para no seguir sufriendo
pero algo me motivaba a seguir luchando
algo fuera de mí difícil de explicar
allí estaba Yo sin saber que pasaba
vomitando sangre y gritando de dolor
con la fiebre haciéndome hablar locuras
con máquinas para poder respirar
para poder vivir
con rostros llenos de preocupaciones
lejos de los míos porqué estaba en un lugar prohibido
Yo no sabía ni quién era en aquel tiempo
en aquel momento que quedó grabado en mi mente
cuando la muerte tocó a mi puerta
y la vida le ganó a la misma.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Julio 2018

Pintura de Frida Khalo
leer más   
13
12comentarios 128 lecturas versolibre karma: 103

Pequeña golondrina te enseñé a volar…Autores (@Mary_Peña y @rayperez)

Apenas si te sentí…
…en los sibilantes pasos
................te quiero
vida mía...
y con dulzura vienes a mí
en cuerpo y alma desnuda…

Me enseñaste, si, y agradezco tu bondad
pero ahora vuelo libre buscando mi verdad.


En tus ojos intensos
como espesa la noche
mis brazos suplicantes
te llaman y casi tocan el cielo.
Cautivo de tu boca
el vaho que tú aliento burló
esta guardado en los latidos
de mi corazón…

Lo siento corazón, mi aliento
y tu aliento perdieron su dulzor.


Con el paso del tiempo
tu amor puro y sensual
aliento virginal… vives
en las manecillas del reloj
de mi frugal despertar…
…te pienso en mis laberinticos soles
y en las aciagas lunas de mi pecho.

El tiempo y la distancia llevaron se la magia
clavaron me en el suelo, fue un duro despertar
mis lunas y tus soles dejaron de girar.


En lo más alto del silencioso eco
lave tu sonrisa repleta de algas
con agua de lluvia contenida
en las tinajas y hojas
de la cristalina fuente de los deseos
del amor fundido y espeso.

Y desierta de sonrisas mi cara
luce hosca, vestida de ausencias
prendidas en mi boca.


No ocultemos la apariencia
las máscaras no son buenas
el amor es frágil y tierno
y le teme a lo incierto
no tiene espacio y frontera
se ofusca y tiembla
el amor es deseos...
…comiéndote la carne desde adentro.

Extirpándome de las entrañas las ganas
que partieron, se fueron sin regreso,
huyendo de los disfraces que cubren los anhelos
.

Con dulzura e inocencia
.............llegaste a mí redil
pequeña golondrina te enseñé a volar…
lejos más allá de la inmensidad
por los aires y sobre mis labios,
cabalgaste briosa sobre mi cuerpo
te enredaste en mis cabellos
y brillaron tus ojos, en la
oscura noche te miré.
Desde ese instante te pienso
y busco el reflejo de mi sombra
escondida en tu boca dulce como la miel.

Ahora se ha perdido la magia
sin nacer, los besos que escondidos
volaron alguna vez, no tienen ya sentido
lo siento, le devuelvo las alas prestadas
perdóneme usted…


@Mary_Peña
@rayperez
Julio 2018
leer más   
12
11comentarios 81 lecturas versolibre karma: 93

Titán

Aclara tus ojos ordenó,
Así lo hice y cayó la venda.
Como sol ardiente se encendió.
Pude ver los colores nuevos
y atravesar las máscaras.
Pude ser el águila avizor
y ver la caza en la senda.

Miré por fin mi corazón
y nuestra mutua ausencia.
Como angel, el ave subió
para mirar y ver desde arriba
el mundo cruel de dolores
que doloso se originó
sin nuestra mutua presencia.

Forjada la predestinación,
duros brazos de herramientas
en el ojo cruel de avizor
ilvanaron luces de putridez,
ojo vacuo de mal auspicio,
levantando iras de algún señor.
Titán soy con el mundo a cuestas

De nuevo peregrino cansado
que caminará, seguirá la senda.
El corazón de alegrías cerrado,
consciente de todos los ayes
por áspero y largo camino
borrar para todos el pecado.
Será así en ambos gloriosa meta.
leer más   
11
6comentarios 67 lecturas versolibre karma: 105

La casa de los rostros perdidos...

La casa de los rostros perdidos
palacio colonial de jardines colgantes
esferas de luces brillantes
con gárgolas medievales apunto de balbucear
Adornaban toda la entrada sur principal.

Cada día conmemorativo los lugareños y jefes de gobierno
Se acercaban y disfrutaban de la mejor vista del campo
las grandes fuentes y estatuas al estilo Greco Romano
miraban el cielo en actitud desafiante
todo ese pasado quedó grabado en las rocas y
piedras silbantes, cortinas y mosquiteros del gran salón.
Hoy la gran casona muestra su hastió,
la mascara oculta del silencio lo cubre todo
las enredaderas alcanzan hasta el ultimo aposento
y la alcoba nupcial todavía se escuchan
los espejos vítreos y gritos trinar
los amantes secretos fueron alcanzados
por un rayo tornasolado de aspecto salvaje
que perforó la entraña del deseo prohibido.
La casa esta ahí
nadie se atreve a entrar. y habitar.
leer más   
8
sin comentarios 64 lecturas versolibre karma: 87

Solo somos humanos

Solo somos humanos
que habitamos
en un mundo de fantasmas
y que para bailar
al ritmo de la vida
usamos mascaras.


Maricel 11/07/2018
24
17comentarios 157 lecturas versolibre karma: 122

La ciudad des-poseída

Prosaicos los alcorques
te dan la bienvenida.
A florecer dispuestos,
añoran la raíz de las encinas
y anhelan
el ritmo de las hojas al nombrarte.

Pero las máscaras se debaten
en humo negro, moribundo
Y nadie adorna sus balcones
con tropos, ni geranios.
Amordazados los pies,
acallan el troqueo de los mirlos
y sólo algunos versos desterrados
desfilan por los parques.

La mañana de junio que recita
al mundo entre tus ramas
de sauce llorón y compasivo,
repite el martes lento de marmota
de hormigón y ladrillos, hendida,
apenas reverdece.
Torpe mañana, que insiste en ser poeta.

De tu mano los ecos de otras manos.
Las palabras colgadas de faroles
retenidas en cartillas racionadas.
Ni una palabra más, ni una palabra menos.
Todas tan miserables, esperan tan urbanas,
el verbo que conjure mariposas.
16
8comentarios 110 lecturas versolibre karma: 103

Habrá un tiempo para el adiós

Habrá un tiempo para el adiós
todo se va
caminamos
y el camino hecho se desvanece
cambian las flores junto al camino
no vale que te sujetes como un árbol a la tierra
tenso en sus raíces
porque al final, todo se va.

Por eso,
deja
que me recree en tu cabello
en las lagunas de tu rostro
que te nombre con todas las voces
antes de que la palabra sea tierra.

Mi padre siempre se levantó temprano
para pescar lubinas o doradas
de eso se le quedaron los ojos de un azul claro
de contemplar el mar y el cielo
yo,
que soy de levantarme tarde
y al que nunca le gustó pescar
a mí,
me gustaba mirar el fondo del mar
en sus ojos.

Se desvaneció
me quedé dormido,
un cable y unas pinzas de ropa huérfanas
aullando por mi patio interior

Por eso,
deja
que me demore en tus lagunas
por tu mascara ritual
por ese,
por tu estado salvaje
por el mapa de tu piel
por esa,
por la cicatriz que te contiene
no quiero que te rindas
no quiero que te hundas
habrá un tiempo para el adiós
pero no hoy.


*
leer más   
21
21comentarios 173 lecturas versolibre karma: 102

Letras

Solo escribo en letras grandes,
y como la goma de mascar estiro hasta romper,
mis manos son demasiadas inquietas,
mis labios no paran de murmurar y mis ojos
de mirarte.

Quizás es un espejismo y destiño las palabras escritas en papel,
dejo correr entre las aguas los sentimientos... clavados en mi piel.
leer más   
4
sin comentarios 18 lecturas versolibre karma: 57

Fuego Fatuo

Asida va de la gracia, la desgracia; la ruleta que impulsa los dedos del destino desmentido en la ilusión de su carnaval...
Una máscara dispuesta en la faz ajena. La canción repetida de las malditas faenas.

Un beso que hace un lustro, abrazaba, y hoy, sólo besa a mis espaldas. Un abrazo comprometido con el sueño del nunca despertar; del silencio que llora mientras su alarido se ríe en la gota desdibujada del desencanto ancestral.

No predice siquiera la noche, pues imposible es tejer presente y girar rueca en reversa, ni desnuda al día su profecía cuando no desea el discurrir de las cortinas... La pólvora aún tibia, impregna de injusticia a la convocación de un joven relicario. Húmeda le va la causa a causa de sus tristezas; tristezas antiguas bajo esa nueva cera... que no menguan; que derriten la verdad breve al calor de la lupa convexa...

Es el daño, el ignorado. Su recriminar es la posesión de lo despreciado. Es la lluvia que no era nube y la melodía ayuna de nota. Es arrancar a golpe puro, el afiche numerado del almanaque y suscribir con tinta, las piezas sueltas a los hechos de la compartición viril con aquellas Dulcineas de sus horas solas...

Es añorar, el tornarse en coraje para acallar sus ojos entrecortados de nostalgia. Invocar en la melancolía todos y cada uno de los nombres; de los rostros del alguna vez, su delirio cercano. Apagar la prohibición y prender incienso en lo profundo del lecho obscuro... concentrar su combustible y consumirse en la única almohada rota a mordidas de promesas; de recuerdos. Recuerdos de desencuentros leales y encuentros fallidos. Recuerdos que arañan, rogando a cada ser sublime de su tiempo, ser por no ser ni haber sido... Implorar perdón por no llamar al pan pan y al vino vino... a lo todo comido; a lo todo bebido; a la mascarada que habita dentro de su propio Dèja Vú y desde sus adentros hacia el todo, su todo vivido.

La vigía se estrena. Pretender desapercibirlos arrepiente íntegra la devoción.

Latires...


Alma a pecho tierra
ardiendo en leña verde...
todas las estaciones,
en llamas de su propio
fuego fatuo.





Yamel Murillo



Incisiones.
La mirada sorda©

El Diario de Paloma©
D.R. 2017
leer más   
12
9comentarios 117 lecturas prosapoetica karma: 95
« anterior1234510