Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 135, tiempo total: 0.013 segundos rss2

El tiempo y los sueños

El sueño lucha
estira los brazos desnudos
amaneciendo con la piel de fuego
rompiendo las penumbras que se deshielan.

Ya no tiembla agonizante el horizonte
en un tembloroso espacio vacío,
el cuerpo es amor sin sufrimiento
una mirada nueva entre mil memorias que observan.

El tiempo disipó la letanía
esa que repite a la funesta sepultura,
el suelo es agua en un desierto olvidado
una noche nueva entre violetas que brillan.

Los sueños murmuran con la mirada entristecida
es un aroma con las flores vencidas
aún así navegan heridos
con una caricia temblorosa y furtiva.

Hemos derrotado a la tristeza
entre lágrimas de una madrugada melancólica
me aferro del aguerrido presentimiento
así se ignoran los siglos de un olvido.

El mute
18/06/2018.
16
17comentarios 114 lecturas versolibre karma: 115

Rosas azules

Rosas azules bañan tu cuerpo
cuando tu mirada arquetípica
chirría palabras de lamento.
Que el cielo no es azul, que es tormento.

¿Gritas entonces al decirte
mi alma roñosa, melancólica
cuánto y desde cuándo te quiero?
Abre desde el susurro tu voz
porque tu mente ya la he descubierto.

Rosas azules bañan tu cuerpo,
azules como el que mira
un mar de remotos recuerdos.
10
3comentarios 63 lecturas versolibre karma: 102

Melancólico

Solo en medio de la multitud
y acompañado de su soledad,
el melancólico camina sin actitud
como queriendo el infinito encontrar.

Solo él sabe mirar sin mirar,
viviendo infinitez en medio de lo tangible,
alargar lo infinito es su facultad,
para así, poder hablar en medio de lo invisible.

Antagónico de multitudes,
su alergia es el tumulto,
entre sus recetas más comunes,
el andar solo, o al grupo, sacarle el bulto.

En su dialectico caminar
de incongruentes pisadas,
se dedica con su soledad a buscar y a buscar
las respuestas, por otros no encontradas.

Sabio en concluir
y por otros no comprendido,
para él, en su yo, saca a relucir
en su análisis lo ya concluido.

Ahora gozoso se siente
por su ya reciente experiencia
aquella donde en plena libertad su mente
se extasió, en su sola presencia.

Experto en mirar lo intangible de lo tangible
se vuelve él en este momento,
viviendo experiencias de lo no posible
porque ahora su todo es, su interno conocimiento.

Pero este es el melancólico que no se echa a morir,
este es aquel que sabe “disfrutar”
de ese espacio donde se extravía el sonreír,
de ese espacio de estrechura espiritual.

Su rostro es una amalgama,
donde hay tristeza en su sonrisa,
su horizonte ahora es un pictograma
escondido en el latido de un poeta o de una poetisa.

Rafael Puello
Barranquilla - Colombia
leer más   
4
2comentarios 29 lecturas versolibre karma: 53

Los poetas son amantes y son esclavos

Los pensamientos son míos
yo mando en el mundo de mis sueños
ahí, en el oasis de la mente
construyo mi propia remisión sin castigo.

Ahí la belleza renace alegórica
sin máscaras heridas por los silencios mortales
de un poema secreto que ha llorado,
que jamás ha querido en los fulgores del tiempo ausente.

La vida se ríe de la fatua transparencia de las mentiras
ahí la dicha promete un festín extraordinario
sin el perfume barato de las siluetas nocturnas
que huyen de la espesura de las dudas.

Ahí ante la menor idea de no volver jamás
sigo empujando los remos y mástiles
de un remo que nunca se cansa
lucha contra la pereza que es fecunda
en el mismísimo abandono de la mentira.

El odre está viejo ante tanto recuerdo húmedo
que lo retiene en el vino de tus cariños,
siempre supe beber ese melancólico sabor
de cada momento que es único porque nunca se rinde.

Los poetas son amantes y son esclavos
de la ruindad de un corazón colmado
de abismos y crímenes que los acechan
con un terrible oscurantismo
que no nos deja ver la transparencia de la conciencia.

Camino directo al corazón amado
ahí los pensamientos son míos
nadie más podrá robar los sueños
son mi letra favorita de una trova que compuse por ti.


Poesía
15/06/2018
El mute.
20
12comentarios 214 lecturas versolibre karma: 100

Se oye música en la lluvia

Se oye música en la lluvia que acaricia la floresta,
susurra melodías que suspiran olvidos...
sollozos desterrados que vuelan como hojas
y se posan en los sueños,
los convierten en insomnios melancólicos,
embriagados de otoños,
de recuerdos dibujados con aliento en el cristal frío,
…se oye música en la lluvia que acaricia la floresta,
pero el tiempo desvanece sus acordes en el viento.

Maricel 10/06/2018
13
21comentarios 142 lecturas versolibre karma: 106

Poesía

Decíase el poeta en la noche veraniega, melancólica, triste, por no tenerla a su lado:
¿Para qué sirve la poesía? Si era mirarla y ver poesía.
Era mucho más que un sentimiento; es más que un sentimiento plasmado sobre papel, es más un simple esbozo sobré el mismo.
Era algo cosmogónico, pero realmente fascinante cuando la miraba.
La poesía no existe sin ella, o quizás sí, porque el amaba por encima de todo cielo, y todo universo.
leer más   
11
5comentarios 98 lecturas prosapoetica karma: 101

Libertad

Navegaste sin sentir la brisa suave del viento.
En tu palpitar
Latía el vencido tiempo
y la aurora vespertina.

Poco a poco fuiste remando,
creciendo
amando
y consumiendo
la borrasca que desató el invierno.
Y recorriste todo el entramado etéreo
de la época más oscura
periodo tan antiguo como la hoguera
y que el viento apostilló en el atril de las comunas.

Libertad…
Le diste sosiego al sediento
y al desterrado iluminaste su camino.
Son tus ojos tan profundos
como la luna estacionada en el tiempo.
Convenciste al letrado,
al guerrero
y al siervo
que la silla del monarca
estaba tallada con clavos de destierro
de agonía y sufrimiento.

En aquella tarde del Paris melancólico
el verdugo hizo de cabezas girar;
la sangre derramada
puso fin a la servidumbre.
Ahí estabas con tu entramado rostro
en pleno festín
de castillos y mazmorras
de reyes y reinas
de príncipes y princesas
con el vulgo de testigo
gozosa por el placer que te da ser una heroína ejemplar
Diosa encarnada de luz y sombra
luchadora y Poetisa.

En la acuarela parisina
llegaste en un carrusel de sonrisas
para sembrar de fe en los oprimidos.
leer más   
3
3comentarios 34 lecturas versolibre karma: 39

Me perdería en ti

Me perdería en ti sin miedo,

me apagaría en el espejo de tu mirada

dormiría para siempre en tus pupilas,

y hechizada me cobijaría

en ese pequeño rincón escondido,

ese rincón sin habitar que existe en tu pecho,

me disiparía en tu melancólico respirar

correría hacia ti

me perdería en ti.


Mary 01/05/2018
20
12comentarios 96 lecturas versolibre karma: 93

Inocencia

Desperté y aun estabas
en mis insomnios te soñé.

Saliste del verde celaje
con alas doradas,
de esencia divina,
Eso pensé…

Contemplé la aurora.
La habitación olía a ti
me atreví a tocar tu silencio
y alcancé tu inocencia…
Le robé al arco iris sus colores
al mar sus sueños azules
a la luna sus destellos virginales.
Tu inocencia pura y salvaje registré.

Aprendimos de la vida…
Sus circunstancias
las señales infalibles
a soñar primaveras proscritas
y pensar en otoños estériles.
Pero te marchaste
cerraste la entrada a mis pasos…
Cansados pasos…
¡Oh cansados pasos!
No alcancé tus huellas en la arena.

ya no estoy en tus días melancólicos
ni en la sencillez de un día cualquiera
ya no estoy en tu prefacio
ni en los diálogos.
Extraño tus jeans
blusas
y tus labios .

La vida es una rueda
ya no eres la joven ingenua.
leer más   
3
1comentarios 31 lecturas versolibre karma: 32

Desierto, Soledad y Tú

En el desiertos de los olvidos
Donde las dolientes arenas
Son besadas por el mar de los silencios
Donde la soledad duele en la piel
Pasan frente a mí los recuerdos vividos,
Y por última vez gritare tu nombre ADELE
Y al darme cuenta que me muero poco a poco
Con mi corazón sangrante y roto
Mi alma fría desangrándose y enmudecida
Puedo presentir que voy amarte
Más allá de esta vida.
Me llevare tu sonrisa grabada en la memoria
Y al darme cuenta que jamás te he tenido
Soy un triste pájaro solitario y sin nido
Que se olvidó de cantar
Errante, vencido y sombrío
Su trinar es como un melancólico lamento
Gris, lastimoso y con su doliente acento
De la rustica armónica que lleva en su garganta
Que se olivo de cantar y sin saber lo que es amar
En la horqueta del árbol de su vida
Se quedó esperando la primavera que no ha de llegar.

En este silencio tan sincero como cruel
Donde los recuerdos te queman en la piel
Rodeado por las oscuras sombras,
Son las voces mudas de la noche
Tan crueles y amargas como la hiel.
En este desierto de soledades árido y sofocante
Vacío de sueños, sediento de esperanzas
Donde puedes morir de sed en un instante
No hay un oasis, un pozo una pequeña vertiente
O una copa con una gota de ilusión
Para calmar a este sediento corazón
Fueron secados por los soles ardientes de
la realidad
En sus cauces solo hay restos quebrajados
Ilusiones perdidas, Sueños muertos y olvidados
En sus lechos fangosos lleno de sombra y soledad.

Como una sombra más abandonada por el destino
Tambaleante por las tormentas del desierto
Parece ya sin vida, más bien como algo casi muerto
Que se aleja por los arenosos caminos
Dejando sus huellas que las arenas borraran
Por el viento y su fantasmal e hiriente silbido.
Se aleja el Poeta y Mendigo
Para descansar sus huesos
Cubiertos por su negro abrigo
Parecerá muerto pero aun
Los recuerdos no lo han vencido
Queda fuego en su mirada
Tan negra como la noche de su penar
Y aunque solo sabe por su ADELE soñar
Se parte su corazón al saber que nunca la podrá AMAR,
Que solo es la más bella de sus quimeras
Aunque una noche cualquiera
Le quitara vida esta pena tan profunda
Y antes que su cuerpo entre las arenas se hunda
Gritara fuerte por última vez su nombre ADELE
Se quemara por el fuego de su pasión
Se volverán cenizas sus huesos
Pero tú nombre por siempre
Quedará escrito en mi PIEL.

Mario Anónimo.
leer más   
5
1comentarios 24 lecturas prosapoetica karma: 69

Voy rumbo

Voy rumbo a una calle
sin nombre
siguiendo los pensamiento
más sensibles de lo que no soy yo

Siguiendo la brisa de la nostalgia que choca contra mi nuca
mientras siento la tierra melancólica y el palpitar de la luna.

mi cabeza se resiste como un ajedrez en juego
mis piernas son dos números que frenan

mi sexo un caballo sin celo

pero mi alma un volcán en celo
que me hace dar un paso tras otro.

La calle me da la bienvenida
me invita a dejarme llevar
por su sonrisa,
por la nostalgia,
por el misterio
por la miseria.

"¡Bienvenido seas
a la calle de la vida!"

dice un letrero,
pero no le creo.

La razón no me lo permite.
pero mi cuerpo se avienta
y se vuelve un naufrago
que naufraga, pero
que se siente en su casa.

Un vagabundo que vuelve
su techo el cielo,
y el suelo su almohada

Alejandro Guadarrama
leer más   
12
2comentarios 81 lecturas versolibre karma: 89

Deja Vu

Que odias la injusticia, piensas
mientras probando tu café,
clavas la mirada en el desconsuelo
de un alma desconocida.
-como nosotros ahora-

De repente,
tropiezas en sus ojos, con la memoria
de mis tristezas de ti
y reconociéndote juez y verdugo,
giras la cabeza fingiendo indiferencia.
-como aquella tarde conmigo-

¡Dos más de azucar señorita!
pides volviendo, melancólico,
a tu café, ahora amargo y frio.
-como tu vida sin mi-


-De la serie Bitácora de un viaje hacia ninguna parte
11
2comentarios 100 lecturas versolibre karma: 89

Soneto al viento

Viento sagrado que acaricias mi alma,
que triste y melancólica se encuentra,
pues el dolor por amor se concentra,
en un gran vacío que nada calma.

Dame suave caricia con tu palma,
socorre al penoso ser que se adentra,
a la noche sin luna que se encuentra,
en lo más profundo de mi rota alma.

Alegre viento de sedosa brisa,
ayuda a mi ser a salir avante,
y dejar de olvidar lo que es la risa.

Con tu ayuda sé que saldré triunfante,
mas te necesito ¡oh viento! deprisa,
para curar mi corazón penante.
13
4comentarios 49 lecturas versoclasico karma: 92

locura de la locura

tu mirada
la encuentro
mirando hacia el cenit
del techo,
en la noche, entre el día,
entre el frío, entre la niebla.

sujeto al recuerdo,
a la voces de mi cuarto;
tus voces.
Sujeto a la nostalgia
Sujeto a mirar el cielo,
entre la noche y entre el día.

No es algo religioso,
no es la metáfora mítica,
sólo es la manía de querer
estar a tu lado,

-es la locura de la locura,
locura melancólica
de sentirme vivo-

de mirar a un lugar
y encontrarte

mirar a las estrellas
y aliernarnos a ellas,
sentirte cerca,
en una mirada,
en un movimiento

y lanzar palabras
y esperar tu respuesta.

respuestas que llegan
en forma de polvo estelar
y las tomó en un frasco.
y las guardo en mi pecho.
leer más   
4
4comentarios 49 lecturas versolibre karma: 104

Dime si algún dia

Dime si llegara el dia en ya no te extrañe,
dime cuando llegara el día en que pueda imaginar algo hermoso y que no seas tu ese pensamiento.

O dime si acaso llegara el día en que me pregunten que es lo que mas quiero y ya no piense en tu nombre.

Espero que llegue un día en que pueda verte y no emocionarme, ojala hubiese sabido cual iba ser nuestro ultimo beso para hacer que durase para después alejarme.

Y si algún día vuelves a quererme te pediré que porfavor no me abraces, porque no se si podre volver amarte como algún día si que lo hice.
leer más   
4
sin comentarios 34 lecturas relato karma: 41

Merced

Adiestrada a tu boca de papel,
mis melancólicas manos
son la carencia de la lujuria.

El mundo cae con tus pestañas
hechas cenizas
y tu cuerpo se postra
ante mis espinas quemadas.

Porque sos el fuego
que te extingue
y el miedo
que te exilia.

Sos la incertidumbre
del amante,
la ironía en seda blanca.

Soy los recuerdos
que quemé,
un amanecer
en manos de mi sicario.

Porque soy la noche
y sos el fuego,
quemándose en un cuerpo
que no es de ninguno.

Y vuelvo
para que tus labios
incineren el tiempo
en donde
me hice ácido
en tu piel de piedras calientes.
leer más   
17
8comentarios 70 lecturas versolibre karma: 115

Noches bipolares

Hoy escribo todo lo que me sale
de la almohada.

Me pongo el pijama de ojalás
y veo que los sueños no me dejaron
ver el insomnio.
Decidí perder de vista tu ausencia
porque no se pude mirar dos estrellas fugaces a la vez.
Las lágrimas suenan como calderilla,
mis sueños han sido embargados.
Las promesas son una mala cena,
por eso vomito estrellas.

Respiro los escombros
del cielo estrellado
mientras me sonríe
una luna poco aullada.
Mi almohada son tus huellas,
sueño con el insomnio de tu camino.
Soy un onírico transeúnte
por recuerdos desvelados.
La niñez me mira desde la trinchera,
tengo completo el álbum de ausencias.

Morfeo se bebe el presente que destilo.
Mi bostezo se ha desvelado
porque hay ninfas melancólicas en la terraza.
Estoy haciendo planes bajo una lluvia incolora
y el reloj hace magia que sabe a ausencias somnolientas

Hoy escribo todo lo que me guardo
en la almohada.
leer más   
12
8comentarios 64 lecturas versolibre karma: 114

La verdad de un soñador

Cuando espero que llegue mañana,
y creo estar, inspirado hoy,
le miro al papel, acepto su reto,
desafío a la musa,
y hasta a ser Cyrano de Bergerac me atrevo

Pues igual que el poeta espadachín,
con su prominente nariz, seductora voz
y bien declamado verso,
escondido tras un matorral,
haciéndome pasar por él,
a la amada de mi mejor amigo miento

En cambio,
cuando quiero decir por escrito algo,
y no sé bien lo qué es,
acorde indefinido tal vez,
en mi pentagrama interior me siento

Abstraído en el melancólico
devaneo de los sueños,
apoyo el frontal sobre el blanco papel
que descansa en la mesa,
con mi inoxcrom 1920 a su lado

Igual que un koala en su eucaliptus,
me quedo como en coma, adormilado,
hasta que un rayo de sol en la mañana,
si hace buen día y con suerte,
atraviese la ventana y me despierte.
leer más   
13
3comentarios 223 lecturas versolibre karma: 115

Antología poética de una neurótica

Soy una mujer etérea que vuela de vez en cuando, se oculta bajo la caverna de un vestido elegante. Me gusta la calma y tranquilidad, pero a veces el ruido esta en mi cabeza. Hay una voz que me habla ¿Será mi consciencia? O estoy loca.



Melancolía

1.
El inconmensurable silencio de la noche perturba mi sueño,
La perenne somnolencia ataca mi cuerpo,
¿Dónde estoy?
Un suspiro eterno se escucha en la habitación,
Mis manos sudan, pero no hay temor,
¡Soy un ser melancólico!
¿Todo está en mi cabeza?
De repente me encuentro en ataraxia,
¡Bienvenido!
¿Quién eres?
Yo soy tu.

2.
En aquel lugar de los sueños…
Una pequeña pluma se balanceaba de un lado para otro…
El viento la arrastró sublimemente…
Las partículas de luz se dibujaron en el mapa…
El mapa de la vida…
Con el tiempo sus fibras se hilacharon…
La plumita no pudo volar más.

3.
Anochece y la indeleble marca del deseo me permite otro vuelo al pasado,
Un suspiro etéreo se escucha en algún lado,
¿Quién es?
La habitación se llena de luz inefablemente,
Al parecer ya salió la luna,
El escalofrió que parecía eterno desaparece,
La melancolía aún persiste.

4.
En medio de la melancolía,
Un chillido me llama,
¿De dónde procede?
Emerge de una nube,
¡Debo atender el llamado!
Creo que es el cosmos de mi mente,
Me requieren.

5.
Esta noche no me esperes,
¡Ya todo se acabó!
Me gusta lo sublime pero fugaz ,
¿Por qué lloras?
Susurro….
¡Soy como la libertad!
Anhelada por todos pero una utopía,
Voy a ser la utopía de tu recuerdo.



6.
Un alma en pena soy,
Aún no he pagado la condena,
¿En cuántas vidas he fallado?
¿Si son mis manos?
O solo es un recuerdo,
¿Si son mis memorias?
O hacen parte del castigo.

7.
La luna se fue…
Todos se van,
El sol se fue con ella…
Un leve aroma a café
Me invita a soñar
¡No sufras más!
Siempre hay solución,
Te esperamos al otro lado del umbral,
Donde los sueños persisten y la eternidad abraza.

8.
Quiero mudarme de planeta,
Donde las personas no me estorben,
Quiero mudarme de planeta,
Donde el ruido no perturbe mis oídos,
¿Este es mi planeta?
Quiero mudarme de planeta,
A uno más verde y sano,
¿Dónde está ese planeta?
Más allá del cosmos
Junto al silencio y la utopía.

9.
Si me llaman no estoy.
Voy volando…
Sobre la tierra donde el mañana huele a limón,
Allí no hay dolor ni abismos.
Sus prados son de color verde intenso,
Sus mares tienen los peces más sublimes,
La maldad solo existe en sus pesadillas.

10.
Quiero morir…
Antes que se extinga el último animal,
Aquellos monstruos humanos no tienen compasión
¡Que sigan viviendo en su zurullo!
Ojala algún día se haga justicia.



11.
No encuentro amor en mis palabras,
La mirada llena de mierda
Los suspiros vacíos
El silencio dormido
¿Hay alguien allí?
¿Alguien para mí?
el nocturno preludio de su vida
La cama vacía
La nevera llena
una cosa lleva a la otra

12.
Recuerdo las caricias que me diste un día…
La punzada en el alma es cada vez más fuerte…
¿Qué paso?
¿A dónde van los besos eternos? Marcados por la noche sofocante
La ansiedad me invita al vacío…
Hago catarsis y la melancolía me invita a dormir eternamente.

13.
Hay un lugar donde la llama no se apaga,
¿Allí puedo volar?
¡Mis ansias no aguardan!
¿Puedo hacer arder este mundo?
¡No!
Debes vivir en desgracia,
Pronto renacerás como el fénix
¿Cuándo es hora de renacer?
Cuando las ansias se calmen,
Los sueños aterricen,
y…
¡El corazón deje de latir!


Erotismo

14.

Con una mirada penetré la tuya…
Huelo la dulzura de tu ser a kilómetros…
Su cuerpo es un fugaz manjar…
¿Puedo tocarte?
Quiero que me fatigues con tu perenne majestuosidad…
¿Podemos mezclar humedades?
¡Aquí estoy!
Danzaré en tu cuerpo para que no me olvides…
Solo si quieres.

15.

Un impulso me domina. Aproximo mis manos a su cintura,
¿Puedo hacer el amor con la silueta?
Necesito una mirada, no la encuentro. Solo es una silueta.
Quiero más, un movimiento delicado pero placentero,
Una piel ardiente pero suave,
Un erotismo sincero.


16.

Estoy parada a dos pasos de tu cama,

Un calor me invade,

¿Cuánto demoraría mi boca en rozar la tuya?

Mi piel te desea, Mi mente te desnuda,

Quiero caer en el abismo de tu sexo,

Imagino mi lengua recorriendo tus piernas,

Escucho un susurro de la luna,

¡Vete ya!, la efervescencia desaparece

Salgo de la habitación con tu imagen tatuada en mi recuerdo.


17.
En medio de la noche puedo ver tus sueños.
En medio del sudor, puedo oler tu piel.
Tus labios carnosos recorren mi cuerpo.
La luminiscencia deja perpleja la habitación.
¿Puedo verter tus ansias?

Amanezco tendida a tu cuerpo
Eres mi océano de pasión.

18.

Una mano recorre tu cuerpo…
Una mano acaricia tus labios…
La pasión brota de nuestra piel.
Escucho un leve gemido,
Se vuelve melodía para mis oídos
Lentamente bajo mis manos por tu espalda…
Toco suavemente tu parte más carnosa
¡Me gusta!
¡Te gusta!

19.

Me provoca arrancarte la ropa,
Pasar suavemente mi lengua por tu cuerpo,
Huelo tu miedo,
¿Puedo?
Quiero que nuestros cuerpos se fusionen,
Juntar tus pensamientos con los míos,
Y quedarnos así por la eternidad,
Para que ya no lamentemos la soledad y el vacío
De nuestras almas en pena.

20.

Quiero desfilar en tus curvas,
Dominar tus sentidos…
Mis labios arden.
Tu cuerpo está tan frio
Podemos fusionarnos con la noche,
Arrojémonos al abismo,
Allí nadie nos encontrará,
Y en silencio gemiremos hasta el cansancio.



21.

Me gusta cuando te jalo lentamente por el cabello,
Eres una diosa,
Quiero subir nuevamente a tu trono
Y hacerte mía por unas cuantas horas.
Eres como una cereza,
Pequeña pero dulce,
Pequeña pero sabrosa,
Si me miras me derrito,
Si me tocas suspiro,
Haz temblar nuevamente mi mundo.

22.

Me gusta el sexo en las mañanas,
Puedo verte como realmente eres,
Sin adornos ni maquillaje,
Eres humana,
Llena de imperfecciones.
En tus ojos puedo ver el océano
En tu cuerpo la dulzura de las frutas.

23.

Me declaro una víctima de vos,
Con tu aliento caigo en el deseo…
Con tus manos caigo en el pecado…
Tu pelo se desliza por mi cuerpo.
Nuestros cuerpos se combinan y luego te vas….
Soy una víctima de tu sexo.




24.

Dejarme rastros de saliva en esta mi piel esta seca y agrietada por el dolor…
Sofócame con tus ansias y derrite me con tu mirar…
Mientras ardemos en pasión repite mi nombre más de cien veces para que no se borre nunca de tu ser.


25.

Quiero sentir tu piel...
Dormir en el Crepúsculo de tu pecho...
Mis manos buscan piel
¿Dónde te encuentro?
Tu sudor huele a campo
Tus ojos me incitan a lo perverso
Si me permites puedo continuar....

26.

En la lejanía mi mente te desnuda
Tienes un olor embriagante!
Eres un mundo de claveles rojos.
Fruta dulce…
Me gusta tu cuerpo, me gusta tu alma
Tu piel es un sendero de caricias…
1...2...3 lunares
¿Puedo seguir contando?
No tengo mucho para ofrecer…
¡Puedo regalarte mis mañanas!
17.
Un beso marcado por el deseo…
Un momento incandescente, inefable
Tu boca suave y dulce,
Vuelo…vuelo…vuelo
Me aproximo a tu alma…
¡Estoy en limerencia!
Me gusta tu elocuencia
Este sentimiento inmarcesible
¿Tendrá un desenlace?

27.

Hoy sentí tu mirada penetrante en medio de la oquedad
Los olores llenaron mi habitación
Peregrino rápidamente a aquel día…
Su seductor cuerpo parecía una galaxia…
Delgada silueta que te acompaña y luego se desviste ante mí ser
Tus manos ardientes me llevaron al infinito
¡No dejo de suspirar!

28.

Quiero sentir tu piel…
Dormir en el crepúsculo de tu pecho.
Mis manos buscan piel
¿Dónde te encuentro?
Tu sudor huele a campo
Tus ojos me incitan a lo perverso
Si me permites puedo continuar…

29.

Déjame rastros de tu saliva en mi piel que esta seca y agrietada por el dolor.
Sofócame con tus ansias y derríteme con tu mirar.
Mientras ardemos en pasión repite mi nombre más de cien veces para que no se borre nunca de tu ser.
En mi boca puedes sembrar el deseo,
Cultivaremos sueños y en la penumbra del olvido volaremos.

30.

Aquella piel sin sombra era un sendero de pasión
Las mariposas revoloteaban en la alfombra
Compartíamos la habitación con dos cadáveres sin rostro
Huele a sangre....
Huele a humedad...
Ese momento inmarcesible en medio de la muerte
Nos lleva a un laberinto sin salida
dos almas unidad por el sexo
Dos almas unidas por la adversidad


Poemario: Tatiana Lopera



Dibujo: Ludwing Escandon
leer más   
15
6comentarios 117 lecturas versolibre karma: 106

A mi compañera (un guiño en secreto)

Te quiero así,
celosamente guardada,
como el encaje de puntillas,
para hilvanar en las sábanas.

Te quiero así,
melancólica y ausente,
como petunias sin sol,
que esperan que Junio llegue.

Te quiero así,
manteniendo un acorde en pausa,
como esa guitarra mía,
cabello de nylon plata

Te quiero así,
enamorado en tu mirada
como la calma del mar,
besando a Septiembre en Málaga,

(Te quiero así,
verseándote, camelándote)
leer más   
14
3comentarios 74 lecturas versolibre karma: 105
« anterior123457