Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 258, tiempo total: 0.010 segundos rss2

Hoy te llore con el alma desconsolada

Hoy te llore con el alma desconsolada
con el dolor de mi niño interior que se ahoga en la tristeza
solo la luna llena es testigo del silencio
que ahora reina en mi casa.

Tenías una parte de mí
cada vez que tus ojos negros miraban
el tiempo no era un obstáculo para ti
nunca eso te importaba.

Nunca desaprovechaste la oportunidad para mostrar gratitud
cómo si recordaras aquel día de invierno que llegaste a nuestras vidas
con el frío que nunca se te quito
temeroso por un mundo hostil que no te amaba.

Dejaste de tener miedo
lo cambiaste por amor a la vida
nunca te importo que el día para mí
hubiera sido un día muy difícil.

Encontrabas el momento preciso para subir hasta aquel lugar
donde más fácil pudieras llamar la atención para recibir mis cariños
eras un especialista en ello, para luego correr a la recámara
donde te esperaba el calor de los brazos de mi hija amada.

Por eso será muy difícil tragar tu partida
te fuiste asustado
tan asustado
como cuando llegaste a nuestras vidas.

Te fuiste sin entender porqué morías
el porqué tu vida fue tan corta si apenas empezaba,
no quiero quedarme con el recuerdo de la tragedia injusta
tampoco quiero buscar culpables y sentenciar un veredicto amargo y oscuro.

Este mundo está lleno de rencores y maldiciones sin abrigo
prefiero creer que podemos seguir amando
a pesar de todos los pesares que hay en la vida
quiero creer que todos aquellos que me odian no cumplirán su propósito.

Quiero seguir creyendo que vale la pena
recordar todos los momentos buenos que nos entregaste
tu partida será un recuerdo muy difícil de superar
como una sola vuelta de hoja.

Siempre las ausencias que son queridas
te dejan un vacío que nunca se sustituye con nada
por eso una parte de mí se muere con tu partida
llena de dolor y tragedia y melancolía.

Muchos dirán que eras solo un pequeño gato gris
uno de tantos más gatos,
tal vez no estén equivocados
tu eras una parte muy importante de mi amada familia.

Ahora que ya no estás
dejas un vacío muy grande en la casa
tenías una parte de mí cada vez que tus ojos negros miraban
solo la luna llena es testigo fiel del silencio que reina en mi vida.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.

A mí pequeño chack.
17
14comentarios 166 lecturas versolibre karma: 99

Melancolía

a LH

Cuando la sal de la tierra, del mar, desaparezca
No habrá día ni noche, ni luz ni obscuridad.
Habrá reloj más ya no bailarán las horas
Suaves minuetos que traerán tu nombre,
Se quedará conmigo y ya no contendrá
Sílaba o letra para iluminarte.
No habrá memoria o anhelo de esperanza
Dulce que anuncie tu posible arribo

Un aquí y un ahora eterno y gris
Me robará la imagen de tu tez morena,
No habrá un asomo alegre en tu cabello
De brisa que le arranque la locura,
Con la que ríe libre en cada tarde.
No habrá el reflejo extraño taciturno,
Con que el ocaso besa tus mejillas.
Tus ojos no tendrán ese terrible y tierno

Destello que acaricie y colme mi mirada.
Tu parva silueta serrana y exquisita,
Femenina nutricia matriz de mi ilusión,
No será percibida en mis sentidos muertos.
Habitarán ese yermo los vacíos que dejas,
Cuando la sal de este mundo, de este mar,
De este desierto se pierda,
No habrá más Luz ni obscuridad.

Yo habitaré la nada y tú te habrás salvado,
Escaparás en silencio de este confín,
Apocalíptico sueño, implosionado,
A generar universos milenarios
Con tu sonrisa y tu aire de misterio,
Explotando otra vez en vida y en amor
Y nuevamente un Dios en otros mundos lejanos
Te invocará en el origen con estas palabras:
“FIAT LUX”, Supernova en botón.
leer más   
14
2comentarios 94 lecturas versolibre karma: 91

A solas

Esta mañana
en que el sol me coquetea
salgo al umbral
para verte amanecer...

Te llevo
entrelazado por mi cintura
a la melancolía
del rosal
que se abre para perfumar
mi idea de ti,
la que sabe como aullan
mis brazos por los tuyos
cuando mi loba
abandona la matinal ceremonia.

Te amo.

Eres mío
y lo has oído
del rito que nos une;
que duele
mas deleita mi piel
duplicada en ti
al besar
de tu pensamiento.

Ocupamos ese espacio fino
que arde impasivo
cuando tu mirada
tras la mía
gotea su mar,
la prueba silente
de toda tu perfección
y mi sublime afecto;
día y noche;
limón y miel...

Ahí te conviertes
en el mirto
que me extasía
sobre el alféizar
y te veo
muriendo al agua,
embriagado
del cáliz desbordado
con la uva de los labios
que arrebatas,
mientras hambriento
arrastras mi cuerpo
al campo de tu vid
y el platino de tus cabellos
es la rienda
y la enredadera
de todos mis deseos.

Esta mañana
en que el sol me coquetea
y te ve amanecer...
mi horizonte azul,
mi erguida pradera,
no olvides:
la que te ama tanto
te mostró el atajo
por donde vengas pronto.

Aquí te aguardo
tan impaciente como tuya

para quererte...

a solas.




Yamel Murillo



Nocturnal epístola.
El Diario de Paloma©
D.R. 2016
leer más   
12
11comentarios 73 lecturas versolibre karma: 115

Te pregunto poeta

Tú, poeta, que con tus versos
logras mi ser me arrastre
hasta el fin de mis sentidos;
letra a letra, palabra a palabra.
Poeta, el ras de tu alma, a la mía encuentra.
Haces tu hogar en la cavidad de mi pecho.
Lo hondo de tus palabras penetran en el fuego de mi hoguera, y me baño,
en el frescor de tus aguas.
Tu prosa, es la madre de mis sueños,
fácil me conduce a la fantasía, al ensueño.
Tú, poeta, en suavidad, intensidad o melancolía me atraviesas directo al corazón, cual daga furtiva, o aromático pétalo de rosa.
Sangro, en éxtasis, en agonía,
por el llanto o canto de tu verso.
Incomprensible es mi sentir por tus palabras. Dime, la razón poeta.
Dime el porqué, mi ser por ti suspira?
leer más   
17
17comentarios 77 lecturas versolibre karma: 92

Soneto. Sonajeros y amaneceres

No hay más té ni discurso en mediodía
al entrar en tus ojos sin permiso,
pues como un niño que fui y que quiso
aprender, ... te reté en melancolía.

Tu nomenclatura es mi melodía
y aunque los otros te hagan caso omiso,
yo disfruto el suelo en el que te piso
y en la luz que me regala otro día.

Aspiro amaneceres de funciones
en retablos de música y canciones
que me traen tus recuerdos más sinceros.

Boquiabierto quedo de atribuciones
en los sueños que, sin perturbaciones,
nos agitan como a dos sonajeros.
leer más   
6
sin comentarios 30 lecturas versoclasico karma: 74

Este yo

Cuando ya no me alimente
de las olas del mar,
cuando deje de trasnochar
y mi vida tenga nudos y cadenas...

Cuando ya no tenga tiempo
para leer, para soñar,
para besar, para querer,
para amar el cabaret
un martes,
un miércoles,
el jueves que vendrá...

Cuando deje de bailar
al ritmo del son,
cuando abandone escuchar
las voces más
desgarradas del jazz...

Cuando ya no funcione
el motor de la ilusión,
el deseo y la pasión...

Cuando se apague la luna,
cuando este yo muera
como murieron los otros,
entonces me habré hecho mayor.
leer más   
14
4comentarios 89 lecturas versolibre karma: 84

A los olvidados

Los olvidados nos miran de lejos
cómo evitando el recuerdo de una silueta borrosa
entre las sombras de un ayer extraviado
en la amnesia de un viejo corazón que añora
el infinito que en el dolor siempre es perpetuo.

Sus manos supieron vivir
hasta que el desconsuelo los llenó de tristeza,
la luna se olvidó de quienes eran
ahora sienten vergüenza
el abandono poco a poco los va cubriendo.

Los olvidados llevan su melancolía pasada
como un camino empolvado
que ya nadie recuerda,
su único consuelo es saberse mortales
ante los placeres de otros y sus pesares.


A los olvidados solo les queda el rencor
un silencio de saberse añorado,
el vacío lleno su derrotero fortuito
en cada rincón oscuro
que le queda para esconderse.

A los olvidados se les marchitó la esperanza
son ignorados con un vacío premeditado,
la paciencia les resultó tan incómoda
que solo la desdicha de sufrir
los acongoja.

Los olvidados tienen penurias
andan buscando perdón
en un abismo que es infinito,
se sienten culpables
de haber vivido pesadillas para ya no seguir.

Poesía
Miguel Adame Vázquez
14/02/2018.
15
9comentarios 172 lecturas versolibre karma: 88

Dulce Castigo (@ARheinn & @Transmisor_d_Sinestesias)

Ardiendo...

Me asalta
la dulce tentación
verte
es beber
de un manantial
de deseos

Muriendo...

es al mismo tiempo
confesión del pecado
y la convicción
de cargar
la penitencia

Cargaría
con cualquier cruz,
si al final del camino,
eres tú,
quien me crucifica.

Ávido de placer,
sangraría,
si son tuyas,
las espinas
que agravan
mis heridas.

Doloroso calvario
desafiante dolor
cada herida
desangrando
mezclándose
en sudor y saliva

soportar la vía
el insulto
la burla
sin doblegar
mientras pende
en el pecho
la fe
de habitar tu cielo

Por ti,
cualquier infierno,
valdría la pena.
Dulce, el castigo;
abrigo, la condena.
Así prenden tus llamas
sobre mis venas, sobre
la pólvora, de mi conciencia.

Inferno

En ninguno
sentiría que ardiera.
En ninguno, como
envuelto en el fulgor
de tu belleza.

Más devoro
ésta melancolía
ofrenda diaria
en el altar
de mi lecho

Ridícula, cualquier pena;
cuando amarte,
en soledad,
es mi propia esquela.

*******************************
Dulce Castigo
Mesa Compartida:
A. Rheinn© & Transmisor d Sinestesias©
leer más   
16
22comentarios 100 lecturas colaboracion karma: 97

Oleaje

En el puerto, de noche, los barcos bailan
sobre un espejo de bruma y melancolía,
el alma del mar es un rumor ávido de tiempo
que te mira si lo miras y te escucha si callas,
las gaviotas duermen en su propio vuelo y respiras
y el alma del mar también lo hace, respira y vuela,
no hay parte que no pertenezca al desasosiego
porque es parte de la muerte y parte de la vida,
danzan los barcos, danzan, en una aparente calma
y se deslizan tus pasos por los huecos de la partitura,
soledad de luna, las farolas tilintean como campanas
y hacen brillar la sal mojada del aire y respiras,
vuelves a respirar y el alma del mar hace lo mismo
y baila, se mueve como los barcos, como tu silencio,
esperando, como tú esperas, a ser en ella el oleaje.
13
7comentarios 54 lecturas versolibre karma: 115

120 km/h

Desee tener lo que el mundo me pedía,
hoy vagabundo de mí surco otras etapas,
soñé con imaginar donde me perdería
mientras tú con tu cuerpo me tapabas.

Mi mundo interior está a salvo bajo tus mantas,
aun cuando no subía las persianas pasaban los días
y las noches a los peligros sucumbían,
lucharemos contra lo que haga falta.

Hoy sólo quiero ponerle a la muerte trampas
para que caiga como yo caí en la melancolía
con unos ojos desolados como ante las largas

luces de un coche a 120 km/h en la autovía
que imparable contra la vida empuja y carga
como si al no sentir nada hiciera que no existía.
11
sin comentarios 84 lecturas versoclasico karma: 88

Cine versus Realidad

Y quise mirar la vida
como en un plano secuencia,
de una vieja película en blanco y negro.
Vernos así, desgastados,
cansados y tristes,
pero juntos.
Con la dimensión de las
grandes obras del cine.

Como en una escena
de “Días de Vino y Rosas”,
donde Jack Lemmon y Lee Remick,
bebían hasta hacerse daño,
y se amaban bebiendo.

Quise buscar la magia
del cine, en la realidad
compleja y simple
de nuestro día.
Nunca tuvimos
días de vino,
ni de rosas.
Ni yo fui “La Novia”
ni tú Rick Deckard .


Ni viviremos en un
mundo surrealista
donde "Amanece, que no es poco".
Ni nos quedaremos atrapados
esperando "El Ángel Exterminador".

Cine, cine, cine,
más cine por favor,

decía Aute.
Pero lo cierto es
que la realidad nos engulle
y nos impide vivir en una gran pantalla.
Que "Los 400 golpes" nunca
serán de "Melancolía",
pero la vida seguro si es
"El Viaje a ninguna parte".


Hortensia Márquez

Mi particular homenaje al cine, y a algunas de las películas que más me han impresionado y marcado.
22
29comentarios 164 lecturas versolibre karma: 110

Canto de Sirena

Cantaron las sirenas,
sereno el mar les escuchaba
mientras la plateada luna,
en darle un beso, osaba.

En el barco de la melancolía,
viajaba aquella noche,
recordando besos que nunca fueron,
sobre lunares deseados,
el mar de tu existencia que en mi ser
se desbordaba.

Ay amor, tantos sueños contigo,
tu en tu vida y yo en la mía,
distintos destinos, increíble todavía ,
hacernos compañía en lo lejos...
en lo cerca, ¿quién conoce de ironías ?
mi mano que se extiende sin poder tocate
pero mi alma te abraza en el infinito,
hasta más no poder amarte.
Tramo a tramo recorremos paralela vía,
tu amor me salva del naufragio día a día,
y en mi amanecer, solo agradezco a Dios
por tu ser.

Al final del día nuevamente navego,
escuchando el canto de la sirena,
que de muy dentro llega,
y en ese mar dorado,
se inmortaliza el sentimiento,
que en ti lento me va hundiendo,
para hacerme renacer,
mirando nuevos horizontes,
desde un barco de amores,
sin anclas que a suelos me sujeten.

Y solo escucho ese canto,
que conmueve mis entrañas,
hasta llegar la madrugada,
el canto de la sirena,
cuando la luna al mar intenta besar.
leer más   
5
sin comentarios 22 lecturas versolibre karma: 61

Alegría de tristeza

En ocasiones me pregunto
por qué no escribo desde la alegría,
desde playas desiertas donde el amor
es un náufrago abrazado
a mi aliento de poeta,
desde flores con aroma
a fragancia impúdica,
como gotas de rocío
refrescando mi percepción,
aire limpio donde los lirios
son manjar abundante,
colchón de pétalos
de felicidad donde yacer.

Quizás porque la risa
es la válvula, la espita,
por dónde los barcos de papel,
las aves migratorias,
amaneceres con los colores
de la brocha de tu boca,
fluyen de forma natural
a playas de recuerdo musical,
de sentidos plácidos en tumbona,
envueltos en tul,
con daiquiris de latidos quietos,
varados en la sonrisa.

Mas mi tristeza tiene
una cabaña en el bosque,
un lago donde se bañan
en lágrimas mis versos,
estrellas fugaces con el destello
de la voz quebrada,
melancolía en el linaje
de mis letras sin memoria,
como constante de un corazón
hollado por cientos de huellas,
con estaciones desiertas,
árboles sin primavera,
imágenes de profusas sombras
con sus brazos extendidos.

Mi alegría de tristeza,
es una capa de quimeras rasgadas,
naturaleza de claroscuros,
cruces de gorgojes y ahogos,
dicotomía de mis sentidos
expuestos en el escaparate
de una vida anegada,
balanceada entre la hilaridad
de mi alegría nómada
y la tristeza de la piel de mi sangre.

Amén
leer más   
20
16comentarios 114 lecturas versolibre karma: 116

Silvia

17 de noviembre.
Maldito diario:

Tras varios meses de ausencia
(casi desde el último abril
del que ya solo queda un tenue arco iris
en algunos fotogramas polvorientos),
tengo algo nuevo que contarte.

Esta mañana de ido con Silvia
(sí, con Silvia, has leído bien)
de compras a la Gran Vía,
a una de esas tiendas del centro
donde los maniquíes besan
sin censura a la anorexia.
Después de probarse nueve vestidos
he pensado, con franqueza, que para qué,
si no hay tejido mas hermoso que su piel.
(Pero claro, no he podido decírselo).
Al final se ha decidido por uno de flores
de mil formas y colores,
como si hasta el despiadado noviembre
fuese para ella primavera.
Pero si Silvia se empeña en que es primavera
florecen los cerezos hasta en la Antártida.

Después hemos ido de cañas a La Latina,
a los bares y esquinas de siempre;
ella ahora bebe sin alcohol,
y a mí, como siempre, casi me basta
con mirar sus labios mientras bebe.

Comenta Silvia:
"Enamorarse de la persona equivocada
es desenamorarse de uno mismo."
¡Qué poco se imagina ella cuán cierta
(y puñetera)
es esa afirmación!

Me ha hablado del último libro que ha leído,
del frío criminal que hace en Copenhague
del trabajo en el que acaba de empezar,
de que ya ve la luz al final del túnel...
La luz al final del túnel son tus ojos, he pensado,
verdes como las primaveras de la juventud.

Maldito diario...
¡no imaginas cuánta nostalgia cabe
en un par de palmos de distancia,
cuántos recuerdos revividos
de un lado a otro de una mesa,
cuántas primaveras levantando muros
entre su boca y la mía,
cuánta fantasía a mil años luz
de la puta realidad!

De vuelta a casa de sus padres
hemos regresado también a la infancia:
ya no está ese banco donde nos sentábamos
y tantas veces planeé besarla
cuando todavía no teníamos edad
(ni sitio)
para las tristezas,
tampoco el parque donde su risa
convertía un taciturno columpio
en una vertiginosa montaña rusa,
y un centro comercial ha engullido aquel descampado
donde jugábamos al escondite
y siempre me dejaba coger
(aunque ella no lo sabía)
por el simple placer de oírla gritar mi nombre.

"Nos han cambiado la ciudad,
el presente y hasta el futuro...
pero los recuerdos siguen en su sitio",
le he confesado.

Ella me ha mirado con melancolía
pero ha sonreído.
Hasta ese momento casi he creído
que podía salir ileso
(o con escasas secuelas)
de aquel encuentro
Pero esa sonrisa me ha derrotado...
y ya sabemos que no es posible salir ileso
de un naufragio en alta mar
o de los restos de un terremoto.
La misma sonrisa de entonces,
fascinante como un truco de magia;
la sonrisa de los recreos,
la de los cumpleaños en la calle,
la de las miradas cómplices,
la de tantas tardes en mi casa
compartiendo secretos y música,
un auricular para cada uno,
cuando las canciones eran una aventura
y sus letras himnos insondables.

La misma condenada e irresistible sonrisa
de te quiero, pero como amigo,
la de me voy a estudiar a Dinamarca
la del día de su boda
en esa fotografía con ese otro chico
que nunca fui yo.

Nos hemos despedido hasta la próxima
(quizás pronto, tal vez nunca),
con besos y abrazos tímidos.

Ya solo, sentado en el autobús,
con los ojos empañados
e intentando huir del pasado,
con su perfume y su sonrisa
aún prendidos en mi recuerdo,
he pensado en ese afortunado de la foto que,
en la próxima primavera,
decorará el suelo con los pétalos
de su vestido.

No he podido evitar odiarla,
odiarla con todo mi alma;
a la primavera claro,
porque a Silvia la amaré siempre.

Juanma
leer más   
13
5comentarios 151 lecturas versolibre karma: 104

Insomnio

Insomnio
centinela en silencio
ausencia en mi lecho
desierto en la almohada

lo amargo
recorre las pupilas
y la mente
da un sorbo al recuerdo

las cosas pendientes
erosionan las sienes

los quizás
labran surcos
crean senderos
con suspiros afilados

melancolías
en callada procesión
depositan ofrendas
sobre el pecho

y los párpados pesan
por lo cruel
de la tormenta...

********************
Insomnio
2018
Transmisor d Sinestesias©
leer más   
19
19comentarios 177 lecturas versolibre karma: 102

Primavera

Recordarte toda como eras en la primavera
cuando la luna llena nos bañaba con su resplandor
y los pájaros gritaban en el rio

Recordarte toda como eras en la primavera
cuando la madrugada nos envolvía
con túnicas de lirios
y tu olvido no existía.

Recordarte toda como eras en la primavera
ahora que tu reflejo se asoma en el ocaso
y me revuelvo en la melancolía.

Recordarte toda como eras en la primavera,
ahora que los espejos están cubiertos de sombras
leer más   
16
3comentarios 65 lecturas prosapoetica karma: 94

Pi

Soledad,
hoy te asomas a mi puerta
con la sonrisa a medias,
desnuda, despeinada.
Como queriendo no volver.

Cambias de máscaras,
a ratos eres tristeza,
otros sonrisa,
luego eres sombras,
también vacío, despecho,
melancolía.

La mesa se hace entre nosotros,
brillan las tazas,
huele a café.
Embriago en humo mi lucidez
mientras te digo:

La marcha fúnebre de las hormigas
traen consigo otro yo.
Un guerrero vencido
que escapó de la muerte
en tus besos.
5
4comentarios 24 lecturas versolibre karma: 57

~Ella es el lienzo.Y yo,yo soy las ganas de pintar. ~

De poesía viste tu cuerpo
De melancolía tiñen tus ojos negro color azabache.
De poesía, se trata tu cuerpo
La insuficiencia cardiaca que agota mi latido ,a cada compás con o sin sentido,sin motivo.
Sudorosos cuerpos atraídos de un aroma marchitado entre gemidos
Me vuelvo loca
Me evoco
Me toco
A compás del reloj.
Mi corazón late a destiempo,
En un tiempo prolongado
La escasez que bombea mis sentidos
Cuerpos desvanecidos
Avisando que este será el último suspiro
De un latido que cuando bombea pasa desapercibido.

...&...
leer más   
17
1comentarios 108 lecturas versolibre karma: 108

Me he echado de menos

Con las piedras que me encontré por el camino
construí mi templo nihilista.
Soy humilde desde que el tiempo se fue volando
y chocó contra mi ego.
Mis alas crecieron tras regarlas con melancolía
y ahora vuelo por donde se estrelló mi apatía.

Delante del espejo tarareo ausencias
y veo que nunca seremos los mismos del olvido.
Me ato la soledad a las huellas
y la estela que dejo es el paraíso que buscas.
Recorro la ciudad con recuerdos esteparios.
Dime con quién andas
y te diré a qué distancia estás de mí.

Deletreo lágrimas para entender el pasado.
Los versos que te escribí
se han convertido en epitafios.
Estiraste mi sonrisa todo lo que pudiste
pero no llegaste hasta lo que me atormenta.

A veces respondo con silencio
porque es lo primero
que se me ocurre en el momento.
Cebé las heridas con rencor añejo
y sangro recuerdos a los que no vuelvo.
leer más   
4
1comentarios 28 lecturas versolibre karma: 56

Antes que la Luz mengüe (@Pequenho_Ze & @Transmisor_d_Sinestesias)

Acaricio el tiempo
acurrucado en la palma de mi mano;
pero no se detiene.
Corazón herido,
caído al fondo de un abismo
donde no hay paredes.
Y el abismo infinito me arrulla
para que detenga el llanto.
No hay espacio
para un dolor que grita
entre tanto amor acorazado.

No hay espacio...
estos sinsabores
trepan por la espalda
rasguñan mi cabeza
clavan sus dientes en la frente
las fuentes de mis ojos
se rompen
se desbordan
de mi garganta salen voces
sollozos incomprensibles
de una boca amordazada.

Y a pesar de las lunas
rasguños de sangre en las ventanas,
no dejan ver más allá
de un afilado dolor.
(hay vida detrás de estas huellas?)
Qué inutilidad el sonreír al viento,
el tragar memorias,
el vivir sediento
en medio de tanta oscuridad…
cierro los ojos, y la visión
se torna absoluta transparencia.

Y a pesar de los soles
tragan su luz las pupilas dilatadas
perdidas en vacíos incomprensibles...
bebiendo sorbo a sorbo
imágenes de todo lo vivido;
nuevamente la melancolía
dispara al pecho a bocajarro
el boquete de escopeta atraviesa... inclemente...
la taza de té caliente cae de las manos
y las lágrimas, a modo de sangre
ya inundan el piso.

Llanto opaco que enaltece
el orgullo de una tristeza yerma
a pesar del derrame de inconsciencia
que sujeto con fuerza en ambas manos.
Locura emocional y tiempo plano,
revés de los días
que avanzan de espaldas
al crucifijo prendido a mis pecados.
(¿acaso amar se considera pecado?
¿acaso soy culpable de poner el alma
en todo lo que hago?)

Me vacío, recipiente de agua vieja
mientras restauro los párpados gastados
cambio las cortinas, mantel, ropa de cama
sacudo el polvo, ventanas relucientes
fruta en la mesa
ofrenda de flores
luz e inciensos...
murmuro alguna oración
que me cosa el hueco del pecho
antes que la penumbra abrace
antes que la luz mengüe...

**********************************
Antes que la Luz mengüe
Mesa compartida:
Pequenho Ze© & Transmisor d Sinestesias©
leer más   
15
25comentarios 146 lecturas colaboracion karma: 105
« anterior1234513