Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 354, tiempo total: 0.017 segundos rss2

Lunas insomnes

Anochece distinto,
en las lunas insomnes.

Yo busqué tu huella,
entre las vides
que llevan tu signo,
de sus licores
bebí lentamente,
con el paladar despierto
y el pecho sediento.

Me entretuve en tu mapa
de naipes en la niebla,
bordeando tus sueños
sin alertar a tus musas,
inhalando de tu tierra
el sabor agridulce
de tu aliento.

Ascendí a los cielos
donde guardas la mirada,
guareciéndome de pesadillas
en tus besos de miel y arena.

Me dormí serena,
escoltada por tus fronteras,
perennes macizos de flores
que motean tus tormentos.

Soñar no es privilegio de dioses;
es el néctar de tu boca
que resbala en mis anhelos,
y me incitas sin saberlo
a desnudar mis reposos.

LOUE
leer más   
14
10comentarios 101 lecturas versolibre karma: 104

Entre tus islas

El sello de tus ojos permanece
notas erizadas vuelan
perfumando los infiernos
de mil insomnios sobre piel

El gemido de tu noche
descarga en el oído
pasionales torrentes
que encienden recuerdos:

Tu movimiento
oleaje viviente
que da la luz al chacra sacro
perdiendo entre tus océanos
la torre de mi Atlántida

Tus manos
lazarillos de las mías
encaminan
hacia tus laderas, tus colinas
exploran cada gruta de tu cuerpo
sin restricción ni secretos...

Tus ríos
aguas que agitan los fuegos
que sacian al alma
dejando sediento al cuerpo
beberte ahora
es anhelo vital
prioridad de la carne
deseo de amaneceres
inquietud de los latidos...

Tus aromas
vicios inexplicables
que se precipitan en sábanas
y se impregnan
justo en la apertura
del deseo abismal

Tu cuerpo
manjar fino
sabores tersos
banquete único
esencia de la vid
vainilla y canela
fruta madura
miel a brote de panal

Sobre cada papila
descansan notas
de sudor
de salivas
de tus néctares...

bailan en la lengua
miles de sensaciones
en lenta degustación
hace treinta y tres lunas llenas...

Extraviados los sentidos
en los pliegues de tus espasmos
cae mi todo
en ese vacío
que vuelve lava la sangre
mientras erupciona el volcán
aprisionado entre tus islas...

***************************
Entre tus islas
2018
Transmisor d Sinestesias©
leer más   
14
13comentarios 114 lecturas versolibre karma: 104

Fueron voces con involuntarios nombres...

Fue un nudo el silencio
que cerro nuestras bocas,
que callo nuestras voces…

Fue silencio de estruendos
de estallidos y goces,
cuando internado
en mi cuerpo
eran gemidos y roces…

Fueron voces
con involuntarios nombres,
suplicas de impulsos,
de sentirnos aún más…

Fue batallar de cuerpos
de sudores, roces y embistes
de salivas mezcladas
con miel y derroches…

Fueron los ojos en celo
y tu fuego eternizado,
eras leño en mi calvario
y yo hoguera de tu cuerpo…

fueron instantes
minutos,
un sin relojes de ganas,
atravesando
murallas y mitos,
cumpliendo ritos,
siendo una amante pagana… (Lol@)
19
6comentarios 111 lecturas versolibre karma: 91

El proveedor

Frotando allí
insistente está la yema
tratando de exprimir de mi fruta el zumo
ácidos calores que desde adentro vienen
gotas de negra magia
que sirven para volver a los hombres locos.

A veces siento
que para ti soy sólo un tinajero
me acudes cuando necesitas de mis llagas
mueles sin piedad la pulpa primitiva
encendiendo el sol de ese guisante.

A veces me siento como un preso
dentro de esta, mi mujer cautiva
hay sitios de mi que desconocía franco;
pero llegas tú con tu machete de rabia
y disipas toda esa maleza.

¡Ah!... ¡El dolor de los terrenos nuevos!
hasta que del ardor brote el cayo
y sea entonces
un pan comido entre los dos de acostumbrados.

A veces me siento como un exprimidor de jugos
me usas como tu objeto cotidiano
un crisol; un matraz de Erlenmeyer
donde puedes jugar con tus artes fatuas.

A veces me siento lleno de vacío
cuando me columpias con tus manos
hacía ese abismo...
Tú, sólo miras
mientras tuerces esa sonrisa de media cara
arrojándome a las llamas del pasmo.

Sólo tengo tiempo para dibujar muecas
me retuerzo en las sábanas como lo haría el gusano
llevo en los ojos el palpitar de un loro
apreto los dientes cual perro con rabia
brota la baba
y asperso la saliva.
Escupo el grito de un mono arisco
ardo aferrado a los dos filos de la cama.

Tú... Impávida
sólo observas y esperas
a que el tulipán bermejo
vomite sus galaxias
sus semillas liquidas
sus colores de niebla espesa
sus jugos...
escasos y codiciados
de como tú, nigromante, bruja lunar.

Me sueltas
arrojándome como un muñeco-colilla
mientras aún me calcino en lo de tu silla eléctrica
últimos estertores
luego, vacío total.

Dime: ¿Qué soy para ti?
¿Sólo una avellana enterrada...
en lo profundo de un tejido de hojarasca?
¿Una ánfora diminuta...
capaz de derramar la miel sus leches?
¿Sólo soy tu proveedor de mascarillas...
para cuando intentas renovar una juventud antigua y gastada? ¿Ah?
¿Qué soy?



@ChaneGarcia
...
leer más   
7
7comentarios 76 lecturas versolibre karma: 99

Amnesia

Sensación dulce pero extraña
he tenido al despertar,
pues no sé si esta es mi casa...
debo recapacitar.

Mi nombre se me olvidó,
no distingo bien mi cara..
pero tengo una razón
que mantiene mi esperanza.

Lo primero que recuerdo,
es el eco de tu voz,
y lo último un anhelo
por besarte con fervor.

Sí me acuerdo de tu piel,
saladita y remojada,
de tus ojos color miel
e infinito en tu mirada.

Pero en cambio se me escapa
cómo he llegado hasta aquí,
y ahora dudo de que haya
nada más después de ti.

La cordura me falló,
se fugó por la ventana,
y el cerebro se rindió
a una mente obsesionada.

Ya no sé si soy humano,
dónde voy o a dónde fui,
pero sí siento aún tu mano
acariciando mi nariz.
leer más   
16
12comentarios 96 lecturas versoclasico karma: 95

Amor pasajero

Me perdí en el color de tus ojos
La textura de tu piel
Y la forma de tu cintura,
Todo tú es una obra de arte
Esculpida por Dios,
Hecha hombre.

Tienes los labios más dulces y suaves,
Son como miel derramada
Dulce y adictiva
Tienes una sonrisa hermosa,
Que causa suspiros en mi,
Es como un sueño, oh vaya
No es mentira
¡Es la realidad!
No sé como algo tan lindo,
Pudo pasar.

Y siguen pasando los días,
Y sigo sin poder creer
Como este niño tan hermoso
En mi vida pudo aparecer
Quizá exajero un poco,
Pero en serio digo la verdad
Yo a este niño lindo,
Mucho lo he de extrañar.

He pasado días pensando en ti,
Se que yo ni por la mente le paso,
Discúlpame cielo si en mi escritura
Todo parece un alboroto
Pero esque tu partida
Me ha dejado el corazón roto.
leer más   
9
6comentarios 75 lecturas prosapoetica karma: 84

El hombre del saco...

¡El hombre del saco!...
decían las voces,
de padres y madres,
de gentes mayores,
y el niño buscaba
su lecho de noche,
y un sueño, que esquivo,
contaba las doce
y así las campanas
de aquellos relojes
sonaban profundas
dejando sus sones,
y el niño, entretanto,
sentía, de golpe,
que el sueño llegaba
sin miel y sin flores...

¡Qué cuentos se oían,
qué trolas enormes!,
de aquellos instantes
de infancia y canciones,
momentos pasados
de ricos y pobres
viviendo las horas
con mil confusiones,
los hombres al campo,
los niños al cole
y adentro, en la casa,
las duras labores,
la madre que friega,
que lava y que cose,
que guisa el cocido
que luego se come...

¡Qué tiempos aquellos!
viví sin pasones,
sin celos ni envidias
buscando mi norte,
y es hoy cuando veo
un viejo horizonte,
y el hombre del saco
viniendo tan torpe
buscando a los niños
causando dolores,
y miedos eternos
en mil corazones
rompiendo sus almas
hundiendo sus torres,
y haciendo que surja,
genial, don Quijote...

"...¡El hombre del saco!...
decían las voces,
de padres y madres,
de gentes mayores,
y entonces los niños
crearon los robles
los gnomos y hadas
surgiendo del bosque..."

Rafael Sánchez Ortega ©
09/06/18
12
2comentarios 52 lecturas versoclasico karma: 92

Acerbo en el paladar

Sorbo de hiel en el amargo
de un vaso de sueños rotos.
Convocar a las mieles
para que endulcen los besos,
cuando los miedos se hacen bilis.

(Siempre tengo un trozo de acerbo
pegado en el paladar del día).


Camisa roja y alma negra.
Lo que ves no es lo que soy.
Lo que soy es lo que escondo.
Lo que escondo es lo que temo.
Lo que temo es lo que no ves.

(Siempre ando buscándome,
quizá hace mucho que me encontré
y aún no lo sé).

El espejo me muestra mi enemigo,
pero los versos me dicen que no lo es tanto.
Daré un paso más, cuando el reflejo me diga que ya puedo.




Hortensia Márquez



Imagen de la película "Alicia a través del espejo"
17
12comentarios 84 lecturas versolibre karma: 87

Dulce y Amargo

Miro tu velo
lleno de celos
por otras musas.

Te doy mi infierno
para que el hielo
moje tu blusa.

Dama de fuego
llévame al cielo
bella y desnuda.

Alcemos vuelo
por cama y suelo,
mueble y gamuza.

Soy el desastre
que no ha de amarte
y sin embargo...

Piel chocolate
quiero probarte,
dulce y amargo.

Voy a hacer arte
con cada parte
de tus deseos.

Seré tu amante
dulce y picante,
Dios de tus besos.

Pongo en tu tez
pizcas de nuez
Ferrero Rocher.

Vino en tu piel
líneas de miel
para el derroche.

Trae un recuerdo
de un viejo encuentro
o una mentira.

Saben sinceros
si los envuelvo
con mi saliva.

No hay compasión,
es con pasión
que voy a amarte.

Vieja ilusión
trae la canción
de estos amantes.
leer más   
8
4comentarios 79 lecturas versoclasico karma: 94

El Tiempo En Mis Pupilas Se Amontona

El tiempo en mis pupilas se amontona.
El viento desplomado atraviesa arando los surcos de la cara;
las manecillas del reloj de arena el mar las borra…

Ya no soy capaz de echar andar los veleros
anclados en el muro lacustre de la lobreguez.
Ya no soy capaz de doblegar el claroscuro de la embriaguez.
Navego por el sórdido océano azul, descalzo y sin vértebras.

La rueda gira, da vueltas en círculos perfectos,
perturbada se viene la senectud. Es ley de vida.

Los años caen humedeciendo el alba,
orgasmo en gota. Y el acertijo de la aurora
queda apostado en un pináculo de estrellas
consumidas en la hoguera. Envejecemos tan de prisa
que el viento en retorno nos trae pisando.

Las nociones del tiempo nos muestran una paradoja existencial
¿El tiempo es lineal o da vuelta en círculos? .
De algo estoy seguro el tiempo es eternal.
Los años pasan como suenan las guitarras del olvido
y el aroma de sándalo diluido en la estancia se ha ido.

Los años pasan lo supe esta mañana cuando te bese en la cama .
Que importan los años si a esta edad todavía
puedo endulzar de miel tus labios. No perdamos la calma,
el tiempo corre de prisa. Mejor que sea la portátil lluvia
que nos haga florecer; siempre juntos y así tomar el café
mirando la puesta de sol mas brillante desde la ventana.
leer más   
6
6comentarios 45 lecturas versolibre karma: 78

Hora del desayuno (relato)

Con sabor a café en su boca y olor a pan recien hecho,
se sentó, mirando los rayos de luz atravesando la ventana.
Viendo el polvo flotando y bailando a ritmo de balada.
Desvaneció su mente activando un deseo inmenso y una sucesión
de imágenes... Sus labios, carnosos, jugosos, rodeados de esa
piel del color del pan blanco, ese dorado perfecto...
y siguiendo ese color... unas curvas ligeras y .. su cuello.
Ese que sabía como a miel neutralizada con pétalos.. su cuello
de tacto suave y cálido que sus labios casi habrían memorizado...
Su cuello... sus labios...
De repente, algo le despeja la mente de golpe. Un beso, tierno.
Ya se había despertado, por fín podría seguir enseñando a sus labios
la virtud de la memoria. Y soñar más despierto que nunca.
leer más   
5
sin comentarios 33 lecturas relato karma: 66

Dualidad

Presente y ausente
Dulce y áspero
Amargo y suave
Espesa como la miel y mal oliente como el azufre
Tu ausencia duele
Tu presencia también
Te veo por doquier
Y tampoco te veo en ningún lado
Te pienso, si me apareces
Te veo, aunque no estés
Tu espalda aquí y allá
Tu cabello por todos lados
En cada sitio y en cada rincón
¿Y si solías caminar por aquí?
Ja! Áspero y suave
La gran sonrisa, tu destello
El maxilar y tu mueca negativa
Triste y orgullosa,
Egoísta, y poco egoísta ,
¿Dualidad? Multi facetas
Sin rencor, ni un perdón
Sin disculpas ni agradecimiento
Dulce y áspero
Amargo y suave
La textura , sin comparación
Los labios , cómo nubes hechas de vapor
El cuchillo y la manzana
El postre para mí, sin estar ahí.
Mi hombro descansa
Se duerme y duele
¿Hablas sola?
La despedida y la bienvenida
Cálida y amable
Dura, sin ver el valor
Te veo en tu ausencia
Dulce y áspero
Amargo y suave
Amor, ¿y odio?
Amor y amor.
10
10comentarios 88 lecturas versolibre karma: 94

Los Amantes del Plenilunio (Jotabeí - Con @rebktd @horten67 @AljndroPoetry & @raulrib2 )

El último gemido de la tarde
se aleja de las nubes con alarde

Un cárdeno reflejo se dibuja
y el índigo villano que lo empuja
observa con su luna de burbuja
al par de enamorados al que embruja

La noche y su secreto de alma clara
oculta un resplandor que se declara

detrás de una cortina que resguarde
el beso en un silencio que no cruja
tentando al vendaval que los separa


Cauce eterno del inmenso horizonte,
que acuna al tenue sol en su desmonte,

divisa a los amantes a lo lejos,
matizando su nimbo de bermejos,
coloridos rubores y reflejos,
que hacen a los ojos brillar perplejos.

El astro ardiente yace en el ocaso,
sueña con las musas en el parnaso,
allá donde residen, en su monte,
y del amor empiezan los cortejos,
desnudo cada amante al cielo raso.


Dulzura en la mirada del amante
dulzura de caricia desbordante.

Ternura en los dos cuerpos enlazados,
pasión en los besos siempre soñados,
furtivos en una noche encontrados,
momento de pasión, seres amados.

Testigo mudo del trance la luna
que con su brillo les arropa y acuna.

Contado el escaso tiempo restante
para seguir con cariños buscados,
gozar de lo que tienen por fortuna.


Es la luna un lunar en las estrellas
y su doncella es la más bella entre ellas

va besándola con sus tiernos besos
contemplándola en dulces embelesos
y le planta dos o tres besos de esos
la recorre con sus dedos traviesos

la abraza y sostiene en sus fuertes brazos
noche clara, se enredan en sus lazos

los luceros alumbrando sus huellas
se acarician los amantes confesos
la hierba es lienzo; sus cuerpos, sus trazos.


En el jardín de ensueño se han amado
De rosales su encuentro perfumado

Enlazando su piel en el latido
Y la luna en hechizo ya cumplido
Se retira del acto que es prohibido
con el sol, la razón ha amanecido

La promesa en la piel es impregnada
Y en jardín ya su miel es derramada

Se despiden en beso apasionado
Suplicando universo compartido
Implorando a su luna enamorada…


La aurora ha transmutado con fulgores
la faz en que conciben sus amores.

Producto de un siniestro encantamiento
su amado es desterrado al firmamento
lo mira en las estrellas con tormento
exilio que sin ella es sufrimiento

Y sólo el plenilunio lo regresa
Se aferra el corazón a la promesa.

-Te ruego, mi adorada, ¡No me llores!-
-¿Y cómo enmudecer al sentimiento?-
Pronuncia en sus sollozos, y lo besa.


Distancia que a sus fuerzas las agota
espacio que a sus deseos derrota.

Amarse con los ojos sin mirarse
soñarse en las estrellas sin tocarse
sentirse con la piel sin abrazarse,
besar en pensamiento sin rozarse.

Buscando sobre las nubes su faz,
sintiendo su presencia tan tenaz.

El dolor en sus rostros se denota,
el sabor en sus labios sin besarse,
no se olvidan del amor contumaz.


Mefistófeles calma a la doncella,
susurrando mentira blanca y bella,

a tu amado te puedo devolver,
a sus brazos, sus besos y querer,
con un pacto sellado con poder,
con tus ojos tan dulces lo has de ver.

La doncella con gusto su alma entrega,
un cometa nocturno se asosiega,

y en la noche, destella aquella estrella,
un cometa la besa por doquier,
y la dicha le llena, le sosiega.


El conjuro es el fin de aquel tormento,
la pasión el principio al sentimiento,

esas lágrimas plenas de pureza,
las de aquellos que anhelan la belleza
de su amante, patrón de sutileza,
el feliz colofón de la tristeza.

Él, gozoso regresa, espera ufana
ella, cual luz solar a la mañana.

Y es la brisa de un suspiro el aliento,
que mantiene el amor con más firmeza,
acercándolo presto hacia el nirvana.


Transparente y volando ya el latido
Penetrante e incesante ya ha vencido

Es su unión plenilunio reflejado
en destino de cielo plateado
El sentir de sus almas ha cruzado
dimensión de un destello inexplorado

Es la paz y la calma del amor
Susurrando gemidos y clamor

Es vibrar en un mundo inadvertido
que en dorado los hilos ha enhebrado
deshaciendo prejuicios y pavor


Y si un día divisas en el cielo
resplandor de deseo y terciopelo

Ya sabrás que avistaste a los amantes
que recorren con besos desbordantes
universos, planetas tan distantes,
sus fulgores palpitan deslumbrantes.

Los luceros amándose en lo eterno
y su luna rebosa por lo tierno

y lo grácil del trazo de su vuelo.
Les regala sus visos tan brillantes,
a su amor, plenilunio sempiterno.





@rebktd
@horten67
@AljndroPoetry
@raulrib2
& @DeeDee

Jotabeí
leer más   
25
65comentarios 310 lecturas versoclasico karma: 116

Tanto he muerto...

He recorrido tantos caminos
con tantas promesa de destino
con tantos trofeos
y tantas preseas prometidas...

he visto soles, tantos soles,
y flores, tantas flores,
y ojos de azul oceánico,
tantos ojos...

he besado bocas, tantas bocas,
tanta miel, tanto ajenjo;
y he dormido arropado
entre tantas pieles ajenas,
bajo tantas lunas;
tanta tibieza, tanto calor,
tanto frío...

he recorrido tus senderos,
tantas veces,
enredado en tus remolinos;
he bebido de tus oasis,
y he saciado la sed
de mil y una vidas...

se me han desgastado,
quizá la mitad
de los tantos granitos de arena
o de las tantas gotitas de clepsidra
de ese reloj con fecha de expiración
que en algún momento,
antes de iniciar esta vida,
me fue obsequiado...

he buscado la felicidad,
tanto la he buscado,
he sido feliz
y desdichado,
he obsequiado alegría
a raudales,
amargura también...

he vivido,
sí, he vivido,
tanto he vivido...

y he muerto,
tanto he muerto,
las mil y una muertes
que cada ser humano
debe morir...

he imaginado universos,
tantos universos...

y he escrito versos...

tantos versos,
tanta vida,
tanta muerte,
tanta dicha,
tanto ajenjo,
tantos ojos,
tanta tibieza,
tanto frío.




~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2018-jun-4
leer más   
22
20comentarios 132 lecturas versolibre karma: 102

Ladera abajo

De caminar descalza transformé mis pies en raíces. Más aferradas a la tierra que la propia roca.

Entre campos de algodón dejé retales de mi vida. Sin tintes. Al natural.

Encharcado se vio mi pequeño órgano de percusión. Como una batería, late al ritmo de las letras.

Se han caído ladera abajo. El abecedario entero se ha enredado entre la maleza, a veces una "te" se ha quedado prendida de un "quiero", cada una en un arbusto. Entre zarzamoras y brezos.

Tengo espigas entre el pelo. De dormir mirando el cielo al raso. Abrigada con deseos. Desnuda. Sin ropa.

Soy náufraga de promesas. Sin bote salvavidas. Lanzando botellas repletas de mensajes al mar.

Aún bebo miel con hierbabuena. Se me eriza la piel. Mis manos no están muertas.

Con ellas sostengo mi lápiz.

Aún me derrito en versos.

Aún me tatúo con ellos.
leer más   
14
19comentarios 99 lecturas versolibre karma: 106

...pensándolo poco...

Mi cara fingió...
como finge el agua del hielo que poco duró.
Las gotas al fin
se mostraron con el titubeo tan típico en mí.

Desde que te ví
en mi corazón balbuceo latidos inciertos,
estoy con.. el alma en un cuenco,
los pies en el cielo..
y el karma a quinientos.

Palabras de amor...
cuando hablo ya sólo me brotan palabras de amor.
¿Qué has hecho de mí?
has truncado todos mis esfuerzos por ser un pillín..

Colgado de ti,
me has dejado la miel en los labios, la labia sin cuento,
ahora estoy.. como un dromedario
en un balneario,
untado en ungüento.

Sin pretender
que se me devuelva a ese desierto,
que no me pellizquen si sueño despierto.
Del postre más bueno me han dado el cubierto,
y con el dulce advierto.. que no tengo freno.

Estaba en lo cierto
cuando presentía que en mi poesía serías el veneno
que tilda mi acento.

Y eso que a mí
no me gusta nada la monotonía,
esa tan pesada de amor cada día,
pero tu mirada me enciende la vida..
me apaga la ira..

...me viste de loco,
que se nutre a versos y cita sin guía..
...pensándolo poco...

..que te pide besos escritos en lira
y siente los otros..
..cerrando sus ojos.
leer más   
11
8comentarios 117 lecturas versoclasico karma: 98

Letargo amoroso

Arrullo las cartas que datas a mi caída,
sentencio poemas para toda la sumida
desgracia que pulveriza sangre reprimida,
sed de mentiras, placer de boca consumida.

Madre santa que gozas de la pasión perdida,
obtén el deseo de ser fuente bendecida,
fe de la vuestra sonrisa desaparecida,
cantas el susurro blanco, noche repetida.

Olores de tantos besos que sufran la vida,
generosos de oro, la madurez unida,
dulzor meticuloso, hilo de miel asida,
manjar de mango, pasión de mi rancia herida.

Roza las almas que lloran por ti convertida
en la diosa que paga mirada convencida,
humanos por ella, querubín de la leída,
ella siempre vive, mi perfecta prometida.

© 2018 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
5
4comentarios 40 lecturas versolibre karma: 76

Recuerdo

Ahora ya no me pierdo
en tus ojos color del cielo,
en tu boca untada en miel,
en la humedad de tu piel,
en la suavidad de tu cabello,
en tu imposible recuerdo,
que no puedo dejar de olvidar.
leer más   
13
2comentarios 82 lecturas versolibre karma: 100

Cuando estemos juntos

Cuando esté contigo
mi niña dorada
mostraras tu mundo,
de miel y manzanas.

Vendrás a mis brazos
feliz y contenta
me guiaras a campos
con aroma a mentas.

Cuando estemos todos
junto a tus hermanos
tu madre, mis padres,
y DIOS de la mano.

Viviré por siempre
como aquí he vivido
siempre saludando
sin haberme ido.

Amando a la gente
como aquí he amado
tratando a todos
como a mis hermanos.

Y hasta ese día
que mi amor profesa
cuando el mismo DIOS
cumpla su promesa.

Dale a tus abuelos
muchos besos míos
diles que los amo
que cuiden el nido.

Que ya no los lloro,
no por sufrimiento
pueden visitarme
y abrazarme en sueños.

Cuando estemos juntos
mi niña dorada
ya no dormiré
abrazando mi almohada...


A mi hija Debora.
La que creció con Dios...
16
4comentarios 107 lecturas versolibre karma: 89

Tú o las caracolas

Momento de lago negro
cuando tu verbo se hace piedra
¿cuántas arenas de cielo
caben en tus bolsillos? (Para mi)
Para mi que te doy lo azul
con la sal de los siete mares
con la miel de veintiséis reinas.

Dime, si siempre tú
O habrá vacío…

¡Ay! Si pudieran hablarme
tus labios de ola pétrea
¡Ay! si pudieran besarme
tus gaviotas en vuelo,
tu luz de abril.

Pero no ¿No por siempre?
O quizás mañana
porque tu voz es el paradigma
de puntos equidistantes
entre mi verdad
y la interrogante
del tsunami en mis sábanas.

Dime, si siempre tú
o bailo en la sepultura
de cuerdas que no se tensan,
de pájaros que no trinan.
Dime, que mejor yo
me arrullo con caracolas.




Dee Dee Acosta
May.30/2018
leer más   
13
13comentarios 93 lecturas versolibre karma: 104
« anterior1234518