Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1675, tiempo total: 0.013 segundos rss2

Conversación con un viejo desconocido

Crees que eres dueño de tus humores y con cierta tristeza bañas las paredes de tu soledad, es un infierno blando ningún estallido en tus cienes, pero en tu conciencia el silencio es tan agotador...

Y esa "virtud" de cierto aire ausente de tu irreductible independencia satisface lo que te incomoda, de manera que una especie de niebla se amortigua en las risas que quieres ver y eres un anónimo entre desconocidos.

Ahh...

Si querido amigo perdido en el océano de las edades no sabes a que atribuirte, centinela de noches perdidas noches ausentes donde la luna a desaparecido, pero eres guerrero de causas perdidas y lo sigues intentando y discreto pero ausente te presentas ante el destino como un desconocido.

Y créeme querido compatriota tus discursos de defensa por el contrario atacan el crimen de un hombre honrado por esta misma razón adormece con virilidad.

En fin...

Monótonos coches fúnebres de la audacia del azar jugarán con tu destino.

¿Desconfianza? Enemistad por mi discurso por la verdad, vamos me rehuso rápidamente y me alejo del espejo.
4
sin comentarios 22 lecturas prosapoetica karma: 45

Esperanza de caos

Cuán lejos estás, paraíso olvidado
Dónde llorar el hombre sin temor,
Sin temor a ser amado
Como un cadáver que todavía respira

Perdido, en un inmenso atardecer
Enorme abismo de dolor
Sobre lo que otros llaman placer
Ahogate tu mismo en el poder

Alguien me contó, sobre una mujer
Esperando ahí afuera con flores y amor
Suave y tierna como una sensación de dolor

Puedo ver, en su totalidad
Labios de un alma iluminada
Donde el sol se une con su cuerpo
En una pureza nunca antes imaginada

Oh cálida brisa destructora
Abraza el éter de nuestro corazón
Invitandonos a vivir.
leer más   
12
2comentarios 43 lecturas versolibre karma: 104

Palabras marchitas

Las palabras gastadas por el uso,
pierden su esencia
y se vuelven vacías.

Un amor mío,
repetido con desgana
tiene sabor a rancio.

Pulular por el vocabulario
insistiendo en hacer hincapié
en las mismas palabras
que ya son borrones,
desprovistas de fuerza y
apagadas de verbo.

Palabras prostituidas,
mal usadas,
vendidas,
marchitas,
cansinas,
con olor a taberna sucia y alcohol barato.

Las palabras gastadas por el uso,
siguen buscando renovarse.
13
6comentarios 54 lecturas versolibre karma: 108

Un día de estos

No te alarmes
pero
un día
una tarde
una noche
de estas
voy a juntarte toda
en una hoja blanca
pálida
y escribiré
de golpe
todo este disparate
de cosas
que no tienen nombre
y te pertenecen
escribiré,
por ejemplo,
este inventario
de nervios
que provocan
tus ojos
tus ojos de luna
huérfana y menguante
que me aquietan,
esta angustia
de lengua mordida,
por amordazarte
con un beso
que nos libere
plenamente
de la censura,
de las ideas locas
que se me ocurren
cuando hablas
con orgullo
de tu elasticidad
mientras yo miro
con malicia
tu cuerpo y
la alfombra,
de la realidad
del calentamiento global
de mi cuerpo
cuando poco a poco
te me acercas,
del recuento
de veces
que me
descubro
a mi mismo
pensandote
más de lo que
tu vida
me lo permite
y de todo
el imposible
que soy para ti
cuando
la realidad
oscura
decrépita
mirándome de reojo
me lo recuerda.

Escribiré de ti
como un ejercicio de caligrafía
hasta que aprenda a escribir
con mi mano izquierda
todos los versos
escondidos
en tu segundo
nombre
en tu lunar
azabache
de azúcar,
hasta que mi mano derecha
quede huérfana
para siempre
de cuerdas vocales,
y llamarte
sea igual
que hablar
una lengua
muerta.

Pero luego
doblaré el folio
en dos mitades
como la maleta
de un exiliado
político
que junta todo
lo que puede
con rabia y remordimiento
y en un sobre pálido
que sellaré
con mi boca
pasaré por la puerta
de tu vida,
y por debajo
de la entrada
sin avisarte
como el cartero que deja
la correspondencia
de una casa
abandonada
dejaré
los recibos
de un cariño
que se ha
olvidado.

No te alarmes
pero
un día
una tarde
una noche
voy a juntarte toda
en una hoja
blanca
pálida
sin retorno
y mi mano derecha
te olvidará
sin rencores
en silencio,
como quien
olvida las llaves
de una casa
que no tiene,
pero esta noche
que te extraño
entero
con todo
mi cuerpo
y tu ausencia
es el muro
de Berlín
de mis días
mis ojos de luna
menguante y ajena
esta noche
querida
no lo será.
13
12comentarios 91 lecturas versolibre karma: 102

Mejor que el chocolate

Tu sabor es mejor que todo lo que he probado.
Mejor que el chocolate afrodisíaco y el sushi.
Mejor que la vida misma.

Cualquiera corre peligro estando a tu lado, destellas rayos de amor

Yo, por ejemplo, estoy perdida en el néctar de tus besos, me siento en el mismísimo inframundo.

Se junta mi cuerpo con las densas partículas de la metafísica y se descalza mi alma para ser parte tuya.

Corro el riesgo de morir con el veneno en tus labios.

Tu sabor es mejor que todo lo que existe en este mundo.
leer más   
4
1comentarios 25 lecturas versolibre karma: 53

Encuentros

Nos habíamos encontrado de casualidad, unos amigos en común de otros amigos, en fin. Siempre cuestioné esa posibilidad porque era como entregarle todo el crédito al azar y nosotros vamos moldeando nuestro día a día con un conjunto de decisiones que nos hacen llegar hasta donde nos encontramos hoy.

Ella era de rasgos más bien definidos: pelo medianamente corto y claro, ojos verdes y un estilo rock perfectamente combinado entre el color negro y las transparencias. Lo metálico, lo brillante en su justa medida. Lo casualmente arreglado por horas. Siempre sonriente. Siempre radiante. Piel perfecta con pecas, ojos delineados que resaltaban una expresión tímidamente desafiante. Sus manos lucían dos anillos: uno en el dedo anular y el otro en su pulgar.

Al principio todo estaba dentro de lo esperable: dos personas que se van conociendo, intiman sexualmente, se vuelven a ver. Intercambian historias, duermen juntos y empiezan a compartir la intimidad de los días de verano. Siempre la misma historia nunca los mismos besos.

Mientras ella se preparaba para irse a trabajar le dije que estaba fascinado aunque algo sorprendido por lo que había pasado hacía tan solo unos minutos. Que habíamos tenido un buen juego previo en todos nuestros encuentros, mucho más del que al yo había experimentado, pero que había sentido que ella quería algo más. Mi inseguridad se resumía en esa afirmación. Me dijo que el juego no debía ser previo. Que el juego era todo y que había que ir más allá del sexo. Me dio un beso agarrándose de mis cachetes y se fue. Su perfume siempre quedaba en la habitación, en las sábanas, incluso en mis camisas. Era algo frutal.

Para nuestro próximo encuentro yo no podía dejar de pensar en esa conversación y en su deseo que iba más allá del sexo. Mis interrogantes iban en aumento, pero ahí estábamos una vez más en el sillón, mirándonos inmóviles y esperando el momento justo para lanzarnos uno sobre el otro. Esa magia que se suspende en el aire, que se siente en la piel sin haber entrado en contacto físico.

Me tomó de la mano muy suavemente y me dijo guió hasta la habitación. Me pidió que me sacara toda la ropa y que no diga nada. Que me dejara llevar por ella. Intenté respirar profundo para calmarme pero mi respiración era muy agitada. Estábamos desnudos frente a frente. La luz de la calle atravesaba la cortina de plástico mal cerrada y daba justo en sus pezones dibujando una línea interminable de rectángulos iluminados. Me dijo que tenía que serenarme, respirar profundo y dejarme llevar entregándole mi cuerpo al cien por ciento.

Me hizo sentarme contra el respaldo de la cama, espalda derecha y piernas abiertas y extendidas sobre la cama. Ella se colocó justo delante de mí, bien pegada y con sus piernas también abiertas. El contacto de la piel suave y caliente era un estimulante explosivo. El ambiente que se había generado en la habitación, no tenía precedentes ni en los sueños más profundos. La energía que ella generaba venía desde todas partes. Ella estaba delante de mí, pero también estaba en mi mente, en mi respiración, en el espejo que era testigo desde una esquina. En la piel de mis manos, de mis muslos. De mi lengua seca por intentar respirar pausado con la boca abierta.

Le besé el cuello y largue una respiración profunda producto de la contemplación sin respirar. Empezó a relajarse y agarro mis dos manos. Recorrimos sus pechos grandes y macizos hasta su sexo, sus piernas y subiendo nuevamente por sus costillas. Ya conocía su piel, era perfecta y suave como el algodón pero ese día todo tenía un matiz diferente. Se llevo mis dedos a su boca y los chupo con fuerza para volver rápidamente a su exhibición privada de partes íntimas entregadas al placer que proporciona el otro con la celosa supervisión de uno mismo.

Ese día la conocí por completo. Ella necesitaba conectarse conmigo desde lo esencial del deseo compartido. Ella promulgaba ese encuentro más que nada. Su cuerpo lo pedía a gritos, sus ojos brillaban con la poca luz de la habitación. Su cuerpo se había transformado en una extensión del mío, y el mío, en una extensión de sus manos. No éramos nosotros los que estamos ahí, porque nuestros cuerpos jamás habían logrado ese estado de plena satisfacción.

Manos, piernas, lenguas y brazos se habían convertido en un mecanismo suizo de relojería que se mueve y avanza en perfecta sincronía generando un solo movimiento.

Quedamos tendidos sobre la cama uno junto al otro. Temblando y en silencio. Cada uno asimilando lo que había pasado, disfrutándolo, recuperando el aliento y haciendo un raconto rápido de todo ese momento de éxtasis.

Ella me enseño la importancia de conocernos desde lo más íntimo.Y aunque el cuerpo es algo finito con límites marcados, ella hacia que en todos los encuentros descubra algo nuevo de ella y de mi. De los dos. Juntos y por separado al mismo tiempo.

-Lo importante es cómo te hace sentir la otra persona más que el encuentro de dos cuerpos, me dijo mientras se vestía.

*PH. Pato Azpiri

*She. Florencia Couce
3
sin comentarios 30 lecturas relato karma: 39

Ahora soy

Yo ahora vivo distinto,
Una fue la que viste
Y otra la que enfrentaste.

mis alas se extendieron
me hice inmune al dolor,
me hice segura de mi,
y deje de sobrevivir por vivir.

Ahora ya no soy la misma,
ahora me quiero más a mi,
Ahora escribo mi propia historia,
y decido que quiero en mi memoria

Ya soy otra, y no culpo a nadie,
dejo de obsesionarme la perfección
hoy adoro mi imperfección.

Deje de buscar el amor,
espere hasta que el me encontró,
deje de creer en mariposas,
hasta las hice silenciosas.

Ya no cierro ante nadie los ojos,
ya no interpreto miradas,
Ahora me gustan las cosas claras,
y de frente para no dejar que pensaras.

Siempre me gustan las rosas,
y los poemas de amor,
vivo un presente sin clamor,
olvidando las penas dolorosas.

Ahora soy la que vive sin control,
la que invita a la emoción,
La que vive sin precedente,
Y disfruta su presente.

Las letras de mi alma.
10
7comentarios 81 lecturas versolibre karma: 102

Catarsis

Me conozco tan bien que me gusta dejarme caer en picada solo para sentir como vuelvo a mi,
con mayor fuerza, con mas ganas.

Renacer con la misma calma con que fui dejando que todo se hundiera.
Lentamente aterrizar mis pensamientos, pasar de lo que me rodea.

Rodearme únicamente de cosas bellas, el canto de los pájaros, el río fluyendo hacia su cauce, cada hoja desquebrajandose bajo mis pasos. Incluso la brisa que soba mi piel.

Volar hacia mi propia libertad sin ataduras.
Pero al final, ¿será que debemos llegar al fondo de todo para aprender?
leer más   
14
5comentarios 45 lecturas versolibre karma: 101

Bartleby

una línea más contra la muerte
una línea más contra el vacío
una línea que rompa la línea
entre la vigilia y el sueño
una línea que justifique
todas las líneas anteriores

si apenas nacemos nos convertimos
en un cadáver probable
si somos monos en el circo
de un Dios sin rostro
si todo cuanto creamos no es más
que una imitación de nosotros mismos
si es el poema nada más que un reflejo
de la hoja en blanco sobre la que es

porqué crear

porqué continuar una contingencia
en la que todo golpe infligido
es un golpe autoinfligido

qué diferencia hay
entre matar a un ángel
o matar a un cerdo
para quien mata a su hermano

porqué crear

si / el verso más hermoso
que jamás se haya escrito
es / el verso más hermoso
que jamás se escribirá
leer más   
12
13comentarios 68 lecturas versolibre karma: 118

Luchar para vivir

El infinito es relativo cuando no se tiene
a alguien a quien contar
así nació el verso que da sentido a mis impulsos,
no importa ser el primero, solo tener la voz.

No quería perderme en un vacío
de la inutilidad del alma
con excusas y pretextos por el miedo
de haber nacido con amor a no callar.

La poesía no se vende ni se compra
los poemas son letras al universo
libres como el tenue aire que respiro
¿cómo vender la poesía? solo requiero una sonrisa.

La poesía que es sabia no llega nunca al final
el mundo andaría mejor si así lo fuera,
soy feliz soñando con en el mismo viejo roble
que no se compra con lo que es material.

Mi poesía lucha todos los días por vivir
orientado los motivos
por los cuales estoy aquí
con la esperanza en un aliento de la fe humana.

Escribo poesías
que tal vez no sean poesías,
qué importa si la conciencia
no deja que me roben la felicidad.

El poema es un milagro nacido para existir,
lo imposible cuesta siempre un poco más
la fuerza de la poesía nos levanta la ilusión
de luchar nuevamente después de cada caída.

Mi poesía da todo lo poco que tengo
es un infinito en lo relativo
siempre cuando tenga
a alguien con quien charlar.

Poesía
Miguel Adame Vázquez
El Mute
15/02/2018.
19
22comentarios 668 lecturas versolibre karma: 115

Noches de ausencia...

Quedarme sentada
esperándote y
pensándote, en este
silencio de la noche,
donde las lágrimas ya son
parte de esta rutina,
invadiendo mi ser.

Y me digo para mi misma..

¿Y ahora qué hago,
como dejo de pensarte,
si no puedo?.

Si cada
cosa o persona
que veo, me recuerda
tanto a ti, todo el
tiempo.

Y cómo te echo de menos...

La luz del atardecer
se apaga, dejando salir
a la luna, triste y solitaria,
al igual que este corazón,
por la falta de tu amor...

y el silencio, de nuevo
me arrebata, siento
que ya es esclavo de
mis sentimientos.

Y en mi mente y corazón,
un laberinto se ha
creado, al irrumpir
en las noches, tu vago
recuerdo.

Solo quiero dejar de
pensarte, y tenerte
a mi vera de nuevo...

Y que el silencio,
de las noches, sean
sonrisas en vez de
lágrimas, inundando
este corazón.

Y quedarnos
sentados, en silencio,
juntos los dos,
contemplando este
cielo estrellado...


© Derechos de autor
Isa García
leer más   
6
sin comentarios 46 lecturas prosapoetica karma: 66

Belleza

En un principio,
Solo las estrellas gobernaban el cielo
Y se deslizaba, suavemente
Hacia la vegetación de la tierra.
Todo era bello, y él,
Tendido sobre la hierba lloró,
Tuvo un llanto único en el mundo
Un pequeño mundo,
Aún no domesticado.
Solo en las puertas de la oscuridad,
Cuando el dolor sea lo suficientemente grande,
Conoceremos el verdadero significado de la belleza
Y la humanidad será dueña de su libertad

La simpleza y el silencio son más grandes que el mismo sol que nos las da.
leer más   
20
9comentarios 77 lecturas versolibre karma: 93

Natura

Se va a acabar el viento
y tú suspiras de alivio.
Si no valoras ni tu tiempo,
¿qué te separa del martirio?

Y de espaldas al abismo
se cae admirando el cielo.
Y ves reflejado lo mismo
que te arrebata el miedo.

Palmeras de soledad rugen
en contra del mar, que lastima.
Porque hiere al que sí sude
ante futuros que depriman.

Cataratas de azul blando
que estrangulan al más oso.
La corriente guía al barco
por la crueldad de su Mar Rojo.

Bondades varias en desiertos,
que carecen de buenos oasis.
La tregua son ojos abiertos
intentando ofrecer casis.

Me desahogo en lagunas,
mentales, para ser exacto.
Prescindo de todas las lunas,
sólo necesito el tacto.

Bosque que encierra cordura,
presa de una nube negra.
No hay más que ver a Natura
y los secretos que encierra.
3
sin comentarios 40 lecturas versoclasico karma: 42

Más allá

Quiero que me lleves contigo,
Ahí la eternidad es real,
Dónde la percepción es verdadera, pura,
Contemplación total, invisible y colorida.
Quizás allá conozca ciertas luces.

Quiero arrástrame contigo,
Llévame a lo que antiguos han prometido,
Enséñame lo real,
Me han arrojado en un mundo equivocado
Ópera divina, ¿Qué estás esperando?

Es algo ya experimentado,
Levemente perfeccionado,
A veces, el ser humano se engaña a sí mismo,
Intenta no perderte al soñar

¿Quién te ha enseñado qué es lo real?
No creas que siempre ves,
Infinitas escaleras,
Elevate una vez más,
Atravieza el más allá.
La vida es la belleza, admirala.
leer más   
17
9comentarios 88 lecturas versolibre karma: 89

Quisiera escribirte...

Quisiera escribirte para saber de ti.
Quisiera hablarte para contarte mis cosas.
Quisiera que hubiera esa comunicación,
entre nosotros, que hubo en un tiempo,
y que siguiéramos viéndonos de tarde en tarde
y saludándonos como amigos,
tomar un café y sonreír,
intercambiar unas bromas,
como personas que se quieren,
aunque tenga que confesarme
que me duele muchísimo tu ausencia
y todavía más tu silencio,
ya que no sé si soy culpable del mismo
o si simplemente te has aburrido del otoño
y del invierno subyacente en mi persona.

Pero si quieres, y respetando tu silencio,
me gustaría escribirte,
hablarte con mis "palabras",
con mis letras, con mis versos
y desnudar mi alma para ti,
como tantas veces hice, quizás,
sin que te dieras cuenta.

De todas formas soy consciente
de que tienes tu propia vida,
tu camino juvenil y soñador,
tus sueños, incluso, tan variados
y reales,
tan auténticos y sencillos,
y por eso no quisiera romper
esa magia que rodea tu persona.

Antes creí verte pasar y te saludé,
pero no respondiste.
Quizás me equivoqué y no eras tú.
Quizás las legañas de mis ojos
confundieron tu persona con una ilusión,
con un sueño y un deseo de hace años,
y si es así pido disculpas a la persona
que equivocadamente saludé
ya que no era para ella ese saludo,
sino para ti.

Un día pensé que era la hora
de hacer un alto en el camino,
de parar y dejar descansar
a un corazón atormentado
por los sueños y los celos;
de recuperar fuerzas,
tomar un trago de agua
en la fuente fresca de la vida
y reanudar la marcha,
convenientemente renovado,
para afrontar la última etapa
de un otoño, que termina,
y un invierno que se acerca
y en el que empiezo a caminar,
sin darme cuenta.

Quizás por esto mismo
la nostalgia se apodera y me abraza,
me hacer recordar y querer imposibles,
abrir puertas cerradas,
mirar pupilas perdidas,
buscar sonrisas apagadas
y voces mudas, que solamente
quedan ya como rescoldos en mi alma,
de un pasado que se escapa
lentamente de mis ojos
y que, muchas veces, no sé
si fue verdad o fruto de la imaginación
y necesidad de un corazón atormentado
y precisado de cariño.

Pero, a pesar de todo, es cierto,
lo confieso, me gustaría escribirte,
me gustaría hablarte, saber de ti,
intercambiar esas "mariposas"
tan nuestras,
tan charlatanas,
tan pizpiretas,
tan canijas,
que solo con mirarlas ya se alegra el alma
y los días parecen tener vida propia
y hasta la sangre circula con otro tono
musical por las venas,
y los sentimientos se ensanchan y estiran
en la búsqueda de aquel eco del pasado,
intentando traerlo aquí, ahora,
a este instante, a este momento,
a tu lado y a tus ojos,
aunque sea una utopía irrealizable.

Rafael Sánchez Ortega ©
25/01/18
11
2comentarios 85 lecturas prosapoetica karma: 85

Yo Quisiera

Yo Quisiera

Yo Quisiera
Crear una canción de sueños
donde cada quien se adueñe
de su propia historia

Yo Quisiera
acariciar corazones
Logrando suspirar con ellos
Latiendo a la misma vez
Que se enriquezcan muchas almas
Que en la noche se desangran
Por amor

Yo Quisiera
poder repar alas
que por estar en jaulas
se les rompieron
escribirles un cuento de hadas,
donde exista la felicidad
sin necesidad de príncipes o reyes

Yo Quisiera
Cantar tan alto que se escuche
Hasta donde un alma pida
Un consejo esta noche

Yo Quisiera,
que rompieras tu silencio
y digas muy alto ¿que es lo que te duele?
Y ¿porque no eres feliz?

Yo Quisiera
que hagas tu vida en libertad
que no te de miedo la soledad,
que sepas que habemos más
con el mismo sueño.

Yo Quisiera
Ser una bandera de amor,
luchando por tu clamor
llevándote de símbolo
de una revolución

Yo Quisiera
Que te ames más a ti
que te olvides del Que dirán
que luches contra todo
que nada te detengan
y que brilles en la oscuridad.

#niunamas
Las letras de mi alma
leer más   
8
sin comentarios 46 lecturas versolibre karma: 86

Dulce Castigo (@ARheinn & @Transmisor_d_Sinestesias)

Ardiendo...

Me asalta
la dulce tentación
verte
es beber
de un manantial
de deseos

Muriendo...

es al mismo tiempo
confesión del pecado
y la convicción
de cargar
la penitencia

Cargaría
con cualquier cruz,
si al final del camino,
eres tú,
quien me crucifica.

Ávido de placer,
sangraría,
si son tuyas,
las espinas
que agravan
mis heridas.

Doloroso calvario
desafiante dolor
cada herida
desangrando
mezclándose
en sudor y saliva

soportar la vía
el insulto
la burla
sin doblegar
mientras pende
en el pecho
la fe
de habitar tu cielo

Por ti,
cualquier infierno,
valdría la pena.
Dulce, el castigo;
abrigo, la condena.
Así prenden tus llamas
sobre mis venas, sobre
la pólvora, de mi conciencia.

Inferno

En ninguno
sentiría que ardiera.
En ninguno, como
envuelto en el fulgor
de tu belleza.

Más devoro
ésta melancolía
ofrenda diaria
en el altar
de mi lecho

Ridícula, cualquier pena;
cuando amarte,
en soledad,
es mi propia esquela.

*******************************
Dulce Castigo
Mesa Compartida:
A. Rheinn© & Transmisor d Sinestesias©
leer más   
16
22comentarios 100 lecturas colaboracion karma: 97

Al fondo del pecho

Me duele una duda
al fondo del pecho.

Me duelen las copas
de vino y de besos
y el hueco en mis manos
que llena tu cuerpo.
Golpea la tarde
cayendo escarlata
por entre las barcas
camino de casa.
Suave molesta
la almohada que besa
tu pelo, tus sienes,
mi sueño de dicha.

Me duele una duda
al fondo del pecho.

Me duele el ahora
y nada parece
valer lo que ayer
valer parecía.
Lastima tu ausencia
y olerte y no verte
y oirte los pasos
sabiéndome solo.
Irritan las horas
de hueso y espinas
que atoran la vida,
la vida sin ti.

Me duele una duda
al fondo del pecho.

Será que nos hiere
el mismo cuchillo
o tal vez me hallo
desnudo, perdido,
parado en tu mano
bebiéndome el aire
que deja tu voz,
en esta distancia
doliente y pesada
que apaga la luz
y forja una duda
al fondo del pecho.
leer más   
12
6comentarios 60 lecturas versoclasico karma: 91

Por chingona me levanto

Si por pendeja me caigo
por chingona me levanto,
en mi corazón no hay arraigo,
si te quieres ir, me aguanto.

No soy mujer de sufrir,
y mucho menos por un amor morir,
no me visto para delinquir
yo no pido migajas de un sentir.

Ya no lloro por las noches,
ya quite candados y cadenas,
si quieres salir vete sin reproches,
si no hay amor, no hay condenas.

Ya caminé un camino negro,
ya me tragué muchos cuentos,
ya solo pido un corazón íntegro,
y un lugar seguro para mis sentimientos.

No me verás rogarte nunca,
aprendí que pedirle a otro le da poder,
y eso la relación trunca,
orillando a otro a siempre ceder.

Yo ya no soy una mujer fácil,
no te culpo por no entenderme,
Aveces ni yo misma me comprendo,
aunque al amar soy muy gentil.

Si creías poderme dominar,
en mi vida ya no tendrás lugar,
ya otros me enseñaron que amar,
no significa perder la dignidad.

Agradezco a muchos cabrones,
que me rompieron en trozos,
haciéndome lo que soy ahora,
una Estrella que sabe brillar sola.

Las letras de mi alma.
5
4comentarios 59 lecturas versolibre karma: 81

Patria

¿Qué es la patria? La patria son tus ojos, y hasta donde alcanzan tus brazos mi frontera. La patria son las voces de la gente, cada amanecer, cada luna, cada sueño. La patria son los niños, los ancianos y sus historias; los hombres y mujeres libres que caminan en una misma dirección. ¿Qué es la patria? La patria es la tierra, sin importar su color.
6
sin comentarios 42 lecturas prosapoetica karma: 67
« anterior1234550