Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 5, tiempo total: 0.013 segundos rss2

Romeos sin Julietas y Julietas sin Romeos

La primera vez que la vi, sentí algo que jamás había experimentado. Una sensación ajena a mí; era como si no pudiera controlar mi propio pensamiento. Pasó por mi lado levantando una suave brisa perfumada del más dulce aroma. Se sentó justó detrás de mi pupitre, al lado de Ester. Parecía un ángel, y desde ese mismo instante no pude quitármela de la cabeza. En clase estábamos empezando a leer a Shakespeare, y más concretamente a Romeo y Julieta, y la atmosfera embriagadora de la obra comenzaba a proyectarse en mi cabeza. ¡Oh Julieta! ¡Mi Julieta! Pensaba torciendo disimuladamente la cabeza hacia atrás para contemplar su divino rostro. Pasaron los días, pero no me atrevía a hablar con ella. A las pocas semanas Ester nos presentó, ya que ella sospechaba algo, pues me conocía muy bien, ya que nuestros padres eran vecinos de toda la vida, y ella y yo nos habíamos criado prácticamente como hermanos. Se llamaba Valeria. Era fácil perderse en sus verdes ojos, que reflejaban la inmensidad de los mágicos océanos de hierba de las tierras mitológicas del Este. Su mirada era hipnótica, al menos para mí. Sus cabellos dorados resplandecían como el Sol estival, y su rostro parecía esculpido con una perfección milimétrica. Todo en ella era sensualidad y elegancia.
Continuaron las clases, y día tras día la relación con Valeria fue a más. Al principio mantenía las distancias, pero gracias a Ester nuestra amistad fue en aumento. En pocos meses los tres nos hicimos inseparables. Todo parecía ir bien, hasta el día en que me declaré. Yo confiaba en Ester, a la cual le contaba todo lo que sentía por Valeria, y ella parecía entenderme, aunque solo lo aparentaba. Ese día, salimos los tres al Stikers Bar, local donde nos juntábamos la mayoría de estudiantes y jóvenes de la zona. Buen ambiente, buena música y mejores precios. Mike y Daniel, mis dos mejores amigos frecuentaban el local, ya que el garito era propiedad del tío de Mike, y cada semana ayudaban a limpiar después de cerrar a cambio de un pequeño sueldo. Nos saludaron y se sentaron con nosotros. Ellos sabían lo que sentía por Valeria, así que intentaban alagarme con cumplidos, que de otra manera jamás me hubieran dicho. Pasado un rato le dije a Valeria que quería hablar tranquilamente con ella. Salimos fuera. Allí le confesé lo que sentía, y su expresión cambió completamente. Parecía no entender nada. ¿Y todo lo que me decía Ester? ¿Acaso no ha hablado con ella? Mi cabeza se quedó helada. Valeria me explicó que Ester estaba enamorada de mí, y entonces todo mi mundo dio un vuelco. ¿Quién lo iba a decir? ¿Ester enamorada de mi? Nunca lo hubiese imaginado.
Fue en ese preciso momento cuando una inoportuna llamada interrumpió la conversación. Era Ismael, el desconocido novio de Valeria. Un tipo cinco años mayor que nosotros. Esa noche llegaba de viaje, y Valeria quería presentárnoslo. Fue entonces cuando decidimos hacer como si esto no hubiera pasado y seguir adelante. La noche no fue como esperaba. Después de esto, mi relación con Valeria y Ester fue poco a poco desgastándose. Ya no éramos ese inseparable trío que hacía todo junto. Al año siguiente nos marchamos a la universidad sin coincidir ninguno. Valeria se fue al Norte, cerca de Ismael, Ester se quedó en la ciudad, gracias a una buena beca, y yo marché a Europa. Necesitaba un cambio de aires. Años después encontré la obra de Romeo y Julieta en unas cajas que guardaba en mi apartamento de Verona, ciudad llena de encanto, y en la que resido desde hace años gracias a mi trabajo como guía turístico. Todavía hoy, me siento delante del balcón de Julieta, atestado de turistas disparando con sus cámaras fotográficas rememorando aquel primer instante en que vi aparecer a Valeria.
2
sin comentarios 22 lecturas relato karma: 37

Utópica distopía de la realidad

Nos empeñamos en creer
que este plano existencial infinito
que llamamos universo cosmos firmamento
alguna vez dio a luz a una roca incandescente
que al enfriar su núcleo ardiente
y en el más improbable y remoto
de los improbables eventos del azar
dio paso a la vida...

vida que plantó e izó su bandera de victoria
sobre una esfera anegada de materia inerme
hace tantos millares de milenios mileniales...

vida que forjó su camino que luchó tenazmente
para no extinguirse ante la espeluznate adversidad
de un cosmos que había nacido muerto...

vida que floreció, se esparció, se multiplicó,
evolucionó y hasta al universo mismo
casi en su totalidad entendió...

y también maliciosa, envidiosa, desidiosa,
mentirosa, menesterosa,
homicida se volvió...

y por la muerte la vida fue acechada
y por la vida misma la vida fue acechada
y por la ineludible inevitabilidad del omega
la vida fue acechada.

Pero la realidad es que no hubo nacimiento...

gestación sí, sí la hubo,
preñado quedó el universo de un engendro
que por millares de milenios
se proclamó la guinda del pastel
de la creación...

¿creación?

¿qué no había sido un accidente del azar?
un golpe de suerte de dados cósmicos cargados,
un as bajo la manga del vacío,
un vacío y una nada
que misteriosa, mágica, cabalística y místicamente
contenían desde ya al todo...

un todo
donde cabía la vida y la muerte a la vez,
el amor abrazado del odio,
la envidia encamada con la piedad,
la materia en comunión íntima con la antimateria,
la oscuridad anudada a la luz en un nulo claroscuro indefinible,
la crueldad de la mano con la misericordia...

un todo en una nada...

insisto, que no hubo nacimiento
solo gestación...

y el cosmos arrepentido del engendro aberrante
que germinaba en sus entrañas
decide abortar;
abortar la vida, abortar la muerte,
abortar el alfa, abortar el omega,
abortar el tiempo, abortar la eternidad,
abortar y absorber,
consumir, concentrar, compactar
un todo categórico
en una nueva nada y vacío absolutos...

y los creyentes y los escépticos
y los fanáticos y los antifanáticos
y los que creían en todo
y los que creían en nada
y los que estaban a favor
y los que estaban en contra
y los que estaban en contra de los que estaban en contra
volvieron todos al zigoto vacío primigenio.

Jamás hubo nacimiento
ni vida, ni amor, ni odio,
ni cronos, ni infinitud;
fue todo una quimérica fantasía alucinante,
el anhelo de un firmamento imaginario
que soñaba con el ser y existir;
la utópica distopía onírica
de una deidad tortuga mitológica
que flota sobre el líquido amniótico
de la inexistencia absoluta.



@AljndroPoetry / xi-17
(@SolitarioAmnte)
15
17comentarios 149 lecturas versolibre karma: 117

Del amor y otros mitos

Y aquí estamos,
par de conquistadores inconquistables;
yo tan Alejandro Magno,
tan Darío,
tan Gengis Kan;
tú tan Reina de Amazonas,
tan Cleopatra,
tan Helena de Troya;
y yo tan caballo de madera.

Par de deidades
con pies de barro,
yo tan Zeus del Olimpo,
tú tan Frigg vikinga,
tan Valquiria,
tan Venus de Milo;
y yo tan Sansón sin melena.

Si soy centauro tú eres sirena,
si soy Perseo tú eres Medusa,
si soy sol tú eres luna.

Tan grandes y tan pequeños,
tan todo y tan nada,
tan nuestros y tan ajenos,
tan siempre y tan nunca.

Y aquí estamos.
Par de conquistadores incoquistables.
Tan mitológicos como lo nuestro.


@SolitarioAmnte / viii-17
12
9comentarios 83 lecturas versolibre karma: 78

Necesitando silencio

Un estruendo,
dentro...
Evidentemente que os comprendo: los ostias, la esterilidad,
los salivazos, las puñaladas por la espalda.
...nuestros antepasados hacían lo mismo.
Y jamás fallaban.

Pero yo, un intento de poeta,
manifiesto que la vida es maravillosa,
que la noche y tu piel son majestuosas,
la luz de los libros,
el cd de Bach, los pájaros del parque,
conducir la bicicleta, estar en pijama todo el domingo,
salvar al atún,
destruir las gasolineras,
y, para que figure…
bla bla bla, y con todas mis facultades,
creo que dios debería hallarse en algún lugar.

Se necesita el silencio.

Aunque el silencio está repleto de árboles que murmuran
acunados por el viento, arrullos al despuntar el día.
De veleros lejanos y onomatopeyas de ferrocarriles.
De nombres mitológicos, del goteo del paraguas,
de páginas que se pasan, de saltos sobre charcos,
de moscas, de perros,
de princesas apoyadas en el alfeizar,
de príncipes republicanos.
El silencio es un hundimiento de acuario,
un nubarrón que llora,
un pétalo que se desprende,
una brizna solitaria, una hilera de hormigas,
e incluso algunas veces, un Muisca
escuchando el estómago de la madre tierra.


Canet
leer más   
10
5comentarios 87 lecturas versolibre karma: 81

Las Dudas

¡Oh, Dudas!
Las invoco para que
pueda narrar mi desgracia,

ustedes que son amigas
de las Decisiones difíciles,
parientes de los Temores,
hijastras de la Conciencia;
por desgracia de padre dudoso y diferente,
pero al final son hijas del Destino.

Se encargan de atormentar a los mortales,
les provocan malos recuerdos
con ayuda de las Memorias;
siembran en nosotros su funestas simientes:
las Preocupaciones.

Liberan a ese terrible ente, en su boca tiene dientes
con los que destazaría a un elefante en segundos
tiene unas garras muy fuertes y filosas,
cuando
las usa sólo logras sentir una pequeña brisa mientras
lentamente caes en el charco de sangre;
además
porta una cadena hecha con todas las lágrimas de dolor,
así, ustedes diosas, han criado al Remordimiento.

Ahora soy presa de ustedes,
ya que Eros junto con Afrodita
me han dado la espalda,
han dejado que caiga del barco,
en este oscuro y turbio mar;
sigo esperando a que regresen
para ampararme, pero no vuelven,
ni Atenea a jalado los hilos,
que me llevarán a mi hogar.

He empezado a perder la fe...
me hundo...
siento como el agua salada entra por mi boca...
y lentamente llena mis pulmones...
y mi corazón...

Despierto,
no sé donde estoy,
¿será el cielo o el infierno?
logro levantarme y ver con claridad;
ahora estoy en su reino,
un lugar frío,
donde reinan las Mentiras,
los gemelos Dolor y Sufrimiento,
el Desamor, la Antipatía, y su cruel hermana la Indiferencia;
este mundo cubierto por sombras se llama:
REALIDAD.

¡Oh grandes diosas!,
les imploro que me abandonen,
realmente no deseo sus dones,
ni vivir
bajo
su
protección;
ahora deseo que me dejen con una sola diosa,
aquella fugitiva
salvadora de almas,
que sólo te ayuda cuando todo está
a las orillas
del horrible
Tártaro,
te invoco a ti...

¡Oh Cordura!
3
sin comentarios 72 lecturas versolibre karma: 40