Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 551, tiempo total: 0.009 segundos rss2

Pasado Constante

Llega ambulante la idea de pensarte
los sueños que tengo los vuelvo arte
mis días son a color mientras respiro brisa
el tiempo me recorre con una sonrisa.

Es de esta manera que por fin entendí
olvidado en el pasado fue como morí
que la felicidad llega y tu decides por ella
pues de cualquier manera esto deja huella.

Lamento el inicio de un fin apresurado
lo vivo indiferente siendo inadaptado,
define control pero vive rebeldía
olvida el dolor, ten valentía.

Se pintarán los cielos de morado
cantarás ese sentimiento bordado
escribirás de tu vida una dulce historia
olvidarás por siempre no tener memoria.
leer más   
1
sin comentarios 11 lecturas versolibre karma: 7

Guerrero Incansable

A veces
ya no hay nada,
nada que hacer,
nada que esperar
nada que decir
es inexplicable
es ciego, necio
aguerrido
es pasión, felicidad
sufrimiento, dolor
sentimiento impredecible
no se pude obligar,
tormenta tropical
vuelta mar en calma
ola llegada a la playa
suavemente relajada,
ola que se estrella
frenética sobre roca
hiedra en piedra incrustada
no se arranca fácilmente.

Aunque empuje
aunque duela,
aunque muerda
aunque pierda
aunque derrote
aunque desgarre
aunque te deje caer
aunque te parta
en pedazos y añicos
te quiebre te rompa
con alevosía mata
luego dócilmente
con dulzura te levanta
te revive y fortalece
te da vida te da muerte.

Amor,guerrero inexplicable
por el morímos, sin el nos mata,
desde el nacimiento se ama
hasta el fin de la vida
incontrolable sentimiento
ave libre que en el alma anida.

MMM
Malu Mora
leer más   
14
12comentarios 64 lecturas versolibre karma: 108

Mejor que el chocolate

Tu sabor es mejor que todo lo que he probado.
Mejor que el chocolate afrodisíaco y el sushi.
Mejor que la vida misma.

Cualquiera corre peligro estando a tu lado, destellas rayos de amor

Yo, por ejemplo, estoy perdida en el néctar de tus besos, me siento en el mismísimo inframundo.

Se junta mi cuerpo con las densas partículas de la metafísica y se descalza mi alma para ser parte tuya.

Corro el riesgo de morir con el veneno en tus labios.

Tu sabor es mejor que todo lo que existe en este mundo.
leer más   
4
1comentarios 25 lecturas versolibre karma: 53

Vida

Hoy acepté pensar en ti
como quien acepta un último acto,
yo te voy a hablar como si ya me fuera a morir
cuando termines de leer este poema,
porque esto es lo último que te tengo que decir;
Te amo.

No te pongas las cruces de mi amor,
acepta mi muerte y murámonos hoy.

Yo pongo mi existencia sobre mis hombros
y a partir de hoy voy hacer exclusivamente
lo que me alegra la vida,
induciendo el sagrado silencio
en las venas que tibiamente
te pasean por mi sangre,
como una voz tenue
llena de sentido y dirección,
llena de vida.
3
sin comentarios 20 lecturas versolibre karma: 42

No te Dejaré Morir

Escucháme!
veme a los ojos
aunque sonrías,
en tus ojos se nota
la pena, la derrota

Te dejaron el alma herida
y tus blancas alas rotas
más no permitiré
que te hundas
en lo hondo de tus heridas

Pobre ángel caído
postrado de hinojos
sólo sabes dar amor
que fecundas de vida

No sientas temor,
no permitiré que te hundas
en el abismo de tu pesar
tú vas a sobrevivir
tu glacial invierno.

Toma mi mano
para sacarte del infierno
donde te hicieron caer
mientras te miro a los ojos
escucha, no te dejaré de amor morir
hay muchas primaveras por venir
susurrando por el aire.

MMM
Malu Mora
leer más   
13
13comentarios 89 lecturas versolibre karma: 99

Por chingona me levanto

Si por pendeja me caigo
por chingona me levanto,
en mi corazón no hay arraigo,
si te quieres ir, me aguanto.

No soy mujer de sufrir,
y mucho menos por un amor morir,
no me visto para delinquir
yo no pido migajas de un sentir.

Ya no lloro por las noches,
ya quite candados y cadenas,
si quieres salir vete sin reproches,
si no hay amor, no hay condenas.

Ya caminé un camino negro,
ya me tragué muchos cuentos,
ya solo pido un corazón íntegro,
y un lugar seguro para mis sentimientos.

No me verás rogarte nunca,
aprendí que pedirle a otro le da poder,
y eso la relación trunca,
orillando a otro a siempre ceder.

Yo ya no soy una mujer fácil,
no te culpo por no entenderme,
Aveces ni yo misma me comprendo,
aunque al amar soy muy gentil.

Si creías poderme dominar,
en mi vida ya no tendrás lugar,
ya otros me enseñaron que amar,
no significa perder la dignidad.

Agradezco a muchos cabrones,
que me rompieron en trozos,
haciéndome lo que soy ahora,
una Estrella que sabe brillar sola.

Las letras de mi alma.
5
4comentarios 59 lecturas versolibre karma: 81

Poemes

No puc evitar pensar
que això que sent
són les estreles plorant.
Es pareixen a nosaltres, saps?
Tampoc elles són immortals
encara que a nosaltres ens ho parega
des d'ací baix
sobretot, si estàs tu al meu costat.
També elles ténen por a morir
com jo tinc a voret partir.

Tal volta les constelacions
són la seua forma
de composar poesia.
Tal volta tu sigues la meua.
O tal volta, siga jo el teu poema.
leer más   
4
2comentarios 14 lecturas catala karma: 60

No puedo morir

No puedo morir,
hay una mujer aquí que me ama
y que ha sufrido ante la mano frágil de la vida
y a la que no puedo herir como me hiero cuando pienso,
porque perpetuamente estoy pensando en las manos y el tiempo.
El tiempo, que siempre encuentra a las manos,
que siempre construyen su muerte,
que no pueden tomar decisiones.

Si decido morir de noche,
me despierta el susurro vespertino de la brisa,
que es igual a la mano de Dios o a su mano y son lo mismo.
Si decido morir de día,
me adivina la responsabilidad matutina
y tengo que pagar la luz o el agua y se escapa la mañana.
Si digo que quiero morir,
me encuentra el poema y me reclama,
me huyen las palabras del cuerpo que está medio muerto,
porque de las mitades no se puede escribir nada.

He de descubrir siempre: No puedo morir.
leer más   
18
7comentarios 89 lecturas versolibre karma: 88

El desafío

Miré ayer el horizonte;
me encontré perdido y amenazado...
de muerte.

Estaba ansioso, desesperado e inerte frente a tu puerta.
Los clavos insanos se me han ido hasta las pupilas,
ya aprendí a controlar los golpes de mi cabeza...
Y de mi cuerpo.

Ahora, estoy solo y parado en el borde;
Ahora estoy solo y quemado por las nubes.
Estoy aprendiendo a estar solo, aprendiendo a caminar solo.

Los tímpanos se me vuelan cada vez que aullo a la luna.
Tus manos vuelven siempre en cada estación y en cada parada de autobús.

Por un momento el ayer se me olvidó

La sed volvió y se desparramo en mi
¿En ti?
¿No lo sientes?
Se que estoy listo para morir;
para dejar ir
¿Y tú?

Vamos tu puedes, abandonemos la puerta y los clavos de ayer,
miremos nuestras manos;
descubramos el horizonte detrás de esa ventana.

¿Quieres saltar?
Adelante. Estaré aquí.
leer más   
7
2comentarios 45 lecturas versolibre karma: 101

Lo que fue primero

Paso el tiempo
hasta que fuiste algo olvidado para los viejos,
una historia entre los olivos
que están llenos de polvo añejo.

No te conozco
has invadido el mismísimo olvido
con un pobre silencio
que evita siempre el llanto de los yo te quiero.

Nos fuimos esperando
hasta quitarnos las máscaras de carne
fue violento el espanto sin esperanza
palidecí con todo tu propósito fresco.

No tuve miedo de morir
preferí defenderme de las palabras impuras
con un pensamiento que respira poesía,
fue mejor que ser olvidado en la hoguera de fuego.

Es jocoso el destierro
cuando no se tiene la mínima idea
de porqué la incertidumbre se alimenta
de la ausencia de lo que fue primero.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
08/02/2018.
15
9comentarios 137 lecturas versolibre karma: 96

Olvidado mío

'Me necesitas para aprender a bailar, para aprender a reír, para aprender a vivir'...
me versaba el eco del lobo
tocando a la puerta
y en alguna nocturna pasarela
mi olvidado
llamaba 'amor' al azar
mientras yo no jugaba
a las muñecas...

Su niña bonita va al autoservicio
con la lista y la tristeza
apretada en las manos,
la cabeza baja
y una lágrima en la mejilla.

Galletas de soledad
para contar las quimeras.
Gominolas, café, mostaza
y un sueño vestido de pecas
guardado en la cartera...

¿Dónde estás esta noche fría?
Aquí tejo un jersey azul
para cobijarnos
en la ilusión perdida
y la chimenea de una cabaña
que no existe aún
pero huele a su madera
y a la quinta carta
que me jugué pa' que me quisieras.

Y rota la maldición de mayo
marchando
en la fila del supermercado
tu mensaje me guiña
y tarareo en mi cabeza:

'Oh Jah está sobre la mesa,
el destino y la pasión,
ten cuidado lo que deseas
pues puede suceder hoy'.


La niña bonita,
el lindo chico,
hacen una promesa
de su primera noche
un baile sin fin
de su pequeña cajita musical...
Se les oye murmurarse al oído
el colmo de un cariño
y transformando
pocos cientos
de minutos
en toda su eternidad.

Suena su canción
en voz de ella:

Olvidado mío
de la guitarra y las estepas.
Soy aquella oculta
nota improvisada
cierta y tuya.
"Escucho el viento
y te envuelvo
en mi corazón..."


Dejemos de sólo contar verdades
y cantemos las locas mañanas.
Besemos con ternura
el hastío
que nos impone la noria
de la lejanía
y ven a corear
en medio de un karaoke
y mis madrugadas.
Tiremos piedras
al río
para llamarnos en clave
y supliquemos
tres veces quedarnos
aunque se esté haciendo tarde...

Que me amas;
que amarme hago,
como el uno que siempre fuimos.
Que me sabes,
que te sé...

Que el resto de mis días
quiero morir al mundo,

para vivirlos contigo.


Yamel Murillo


Las Rocas del Castillo©
D.R. 2017
leer más   
8
6comentarios 68 lecturas versolibre karma: 95

He Muerto

HE MUERTO

He muerto
y conmigo han muerto las tristezas
la agonía, las angustias
esas que me atormentaban día y noche
he muerto
pero no ha muerto mi poesía
esa seguirá viva
esa jamás ha de morir.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Febrero 2018
leer más   
13
6comentarios 61 lecturas versolibre karma: 103

Tren

La vida es un hierro en amasijo,
la música lo curva y lo vuelve romo,
lo doma y le otorga el sentido,
le golpea con un látigo
en la nariz haciéndola sangrante,
y le hace doblar las piernas,
más no morir.

Es la música la que imprime ritmo,
y nuestro corazón con sus latidos el primero.

Todos los músicos partieron de él,
y tu mismo.

¿Pasillo o ventanilla? Preguntan.
Preguntan y te lo preguntas.
Dices pasillo, pensando en ventanilla,
por lo que que no ves el paisaje,
pero tampoco vas al baño.

Observas el vagón,
y justo antes de entrar, fijas en alguien tu atención.
Y no puedes dejar de mirarlo, y no te mira.

¿Pasillo o ventanilla?
Dices ventanilla, pero piensas pasillo,
te sientas,
queriendo ir a pasillo,
con el asiento de al lado vacío.

¿Pasillo o ventanilla?
Ves su reflejo en el cristal,
las gotas de agua mojándolo,
sus ojos color miel y su fular.
Ves la mano que le cubre la boca,
y te da la sensación de que por un instante,
tu mirada y su reflejo se tocan.
Apartas la vista y finjes,
vuelves, y...
mira hacia arriba con una leve sonrisa.

Avancé páginas en mi cuaderno,
y encontré la palabra olvida,
supongo que así será...
leer más   
14
2comentarios 66 lecturas versolibre karma: 88

Obioko

¿A qué lugar quieres llegar
Obioko? ¿A qué lugar?
Allí donde termina el mar de arena
y empieza el de verdad,

El azul quiero cruzar, madre,
dinero quiero ganar, madre,
a ti te lo voy a enviar,
y así madre, no moriremos de hambre.

Al llegar a aquel lugar
después de naufragar.
Bioko piensa, a lo mejor morir de hambre
no está tan mal.

Vive encerrado, no puede trabajar
entre rejas, como esclavo,
¿quién robó su libertad?

Que delito he cometido
a quién he de suplicar,
no te preocupes negrito
que la cárcel no está mal.

Tres comidas al día,
un jergón donde pernoptar
agua caliente y fria
que más puedes soñar.

Después de cinco meses
le dejan en libertad
duerme en un barracón
trabaja de sol a sol.

Un mísero sueldo
del que algo puede mandar,
eso es lo que ha conseguido
después de cruzar el mar.

También ha conseguido
que le empiecen a odiar
por trabajar,
dicen que quita el trabajo
a los vecinos del lugar.

En un país extranjero,
sin casa, trabajo ni dinero,
vive de la caridad,
ese no es el primer mundo
que el vino a buscar.
leer más   
7
2comentarios 36 lecturas versoclasico karma: 78

Marlett.. la mujer sin nombre

Las circunstancias de la vida, nos obligan a mejorar el intelecto, la economía, todo lo material que creemos, debemos hacerlo.
Nuestro corazón nos mantiene vivos, no duerme, no pide dinero, no nos pone triste, nosotros lo hacemos trizas y aún así, vivimos.
No hay ser externo que pueda cortarlo con un cuchillo, ni con unas tijeras y que le queden horrendas cicatrices, somos nosotros que lo escarificamos, de a poco, y no nos damos cuenta, con el pasar de los años, nos duelen, se hacen profundas y las dejamos como trofeo.
No existe un ser mágico que nos alivie del dolor, nos alegre y nos haga feliz. Somos nosotros que de tanto buscar por fuera, nos olvidamos que en nuestro interior, tenemos una máquina perfecta, y tenemos tantas regiones sin conocer, que lo descuidamos hasta perecer, sin haber encontrado la cura.
Sabemos que la doctora del corazón, no encuentra el mal con su estetoscopio, ni puede ver las cicatrices, sin abrir nuestro pecho sin que nos sangre. Entonces, nos aconseja, nos muestra la solución a su entender, y casi nos deja conforme.
De tanta atención, la doctora del corazón, por ese mal nos entrega el análisis; Debemos buscar la cura nosotros mismos.
Yo, en el afán de escribir o hacer garabatos de historias de amor, me topé con mi sosia, un corazón igual al mío, con cortes y cicatrices, tan iguales, que podía sentir el olor sangre que emanaba a miles de kilómetros, tan profundos todos, que podía ver desde mi ventana, todo su mal.
Hoy sin el pudor que me caracterizan los años, puedo describir la forma que tiene, mi sosia, un corazón pequeño, el de Marlett...la mujer sin nombre, una doctora del corazón que vive con sus alas rotas, un corazón partido, con cicatrices sin curar.
Haciendo su trabajo con maestría, en esa mágica fábrica de vida que maneja, esa que nunca podrá sustituir el hombre, por nada que su imaginación pueda vislumbrar hasta ahora. Parte de ese corazón roto, es sosia del mío, no pregunten, sé lo que escribo, porque apenas lo vi, se unió al mío, como el ósmosis de las células que dan vida, así me la dio a mi.
No quiero ser extenso con esta cháchara imaginativa, pero debo decirle a ésta mecánico del corazón ajeno, que se hizo la dueña del territorio que supo sembrar, y cuando pueda divisarlo después de recorrer el mundo, el del exterior, y el de su interior, y sin ningún compromiso, y que su comprensión pueda mas que su sabiduría corporal femenina, que no es sólo amor, ni un simple amor a la distancia, que existen muchos pululando con lágrimas en el mundo, es mucho mas que eso, es admiración, tal vez gratitud, su dulce dolor ajeno, un empático gusto por sus dolores diarios, un amor, que donde se encuentre, sin wifi ni alambre telefónico, sentirá a diario, el que siento por ella, y que si mi corazón muere, seguirá amándola eternamente.
Qué cómo lo sé?……… Es que mi corazón, desde que apareció su sosia, el de tan lejos, de la mecánico; ! Ahora late a un ritmo diferente, igual al de Marlett..la mujer sin nombre, y no lo puedo dominar, y como me siento sublimemente feliz, puedo vivir y morir con esta falla, es mi vida, a la distancia, la que usted curó, que no se como sucedió.
Creo que fue Marlet.. ahora mi mujer, un ángel…...La mujer sin nombre.
leer más   
8
2comentarios 143 lecturas prosapoetica karma: 90

Volar y Renacer...

Morir en el deseo de haber vivido.
Percibir la piel exudando pasión,
rendición
y, al tiempo,
sentir que se vuela.

Dos alas encordadas,
reptadas al abismo de una seda.
Ebrios los sentidos,
emborrachados hasta el alma,
palpitando como mil caballos al trote,
en el ritmo idóneo...
al sonido de fusta en los cuartos traseros.

Yegua de largo ramal,
invisible al tacto,
pendiente de ser Su Voluntad.

Tragados los quejidos
que ensalzan la belleza de darse,
la razón de conceder...
El traspasar la oscuridad
para renacer en un nuevo amanecer.

Ser luz que brilla con el verbo de Su Nombre entre los labios...
Y serNos sínodo de dos almas,
en la misma conjunción de dos pieles,
con la misma intensidad,
con el mismo vínculo...
©ɱ

leer más   
8
1comentarios 70 lecturas versolibre karma: 98

Frío

¿Qué se siente al morir?
Creo que frío.
También tengo frío
cuando estoy sin ti.
Quizás por eso
tu ausencia es morir.
leer más   
11
1comentarios 82 lecturas prosapoetica karma: 89

Dos libros, por favor

Hoy compré dos nubes cargadas de leyendas,
vientos sanos y refugios arcaicos.
Y llenaron mi morada
de homéricos versos
los colores que pronunciaste en Ítaca;
para dar,
para repartir…

en este viaje por el Hades


{0x1f3a8} Ilustración; Amanda Cass
3
2comentarios 29 lecturas versolibre karma: 42

¿Lotería? (Acrostico)

¿Aquí
Morimos?
¿O
Revivimos?
leer más   
6
sin comentarios 34 lecturas versolibre karma: 85

A la hora de vivir

A la hora de vivir
los minutos se enredan entre los pensamientos
que se reconcilian por las palabras
son el fruto de una fábula que en el alba
se impacienta al querer sentir.

A la hora de vivir
agoniza el nombre desgastándose disperso
ante la pregunta absorta
que se acostumbra a devorarse frente a un espejo
de la efímera realidad.

A la hora de vivir
transita la pena desgastada por el insomnio
de tanto gritar por el dolor
que se desgarra ante la inocencia
de una noche en su acto de humildad.

A la hora de morir
el universo agoniza ante la ausencia
que prevalece ante la forma del punto de partida
donde cerraré los ojos en luto
sumergido en la sombra trémula
de un cálido latido que se apresura a partir.

A la hora de morir
no alcanzarán las lágrimas
por la batalla dispersa
en el profundo vacío de dormir
con un cuerpo insuficiente
en el torbellino que fue desatado por tanto vivir.

A la hora de morir
desearé ser un recuerdo temprano
de un pasado furtivo
que fue devorado en el trascurso de existir
extrañare lo mejor de mí
mi sonrisa al verte feliz.

Poesía
Miguel Adame Vázquez
El Mute
02/02/2018
19
15comentarios 140 lecturas versolibre karma: 122
« anterior1234528