Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1069, tiempo total: 0.014 segundos rss2

Clavos en el Cielo...

Sea entonces...
este calvario de cinco clavos para crucificarme en aspa.
Cinco puntas de lanzas que ahogan mi respiración.
Un penúltimo gemido antes de esta muerte
llena de plegarias y ningún antojo,
donde, azumbradas mis ganas,
tiemblan mis misterios
a Tu Mano,
Mi Señor.
Tú.

.../...

Mi Señor,
aquí tienes mi Cielo... para ser lluvia sobre Tu Infierno…


Os presento algo que yo denomino "Oración de Pecado", pues no son lo que parecen.
15
4comentarios 71 lecturas versolibre karma: 86

El mayor secreto

Hay secretos que tiñen la vida
de un color que nunca se borra,
que duelen en los rincones apartados
de los ruegos que nunca callan.

Hay secretos que duran como el universo en su infinita creación,
hasta que nada se puede hacer para olvidarlos,
no existen secretos que se guarden por siempre
viven hasta que la memoria los olvida con la muerte.

Hay secretos que emergen
cada vez que se ahoga a un valiente silencio,
como aquellas flores que tuvieron que llorar
en un florero hasta que envejeció y murió su esplendor.

Hay secretos que guardan palabras desoídas
hasta que protestan en la vergüenza de su falso vivir,
son secretos que quieren conocer la verdad
y se desnudan en la vana inmoralidad de su propio odio.

Hay secretos tristes,
como la soledad que nunca termina
de un poeta en sus lamentos
que siente el abandono cada vez que se pone el alba.

Hay secretos que habitan la protesta
de no tener un amor ardiente,
que miran con su profunda fuerza hasta descubrir
que el recelo no los deja decirlo todo.

Mi mayor secreto no vive en la fría madrugada,
tampoco extraña la profunda noche
que pronto se acaba, mi mayor secreto nunca lo sabrás
lo olvido cada vez que nazco en la mañana.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
20/11/2017.
leer más   
25
9comentarios 157 lecturas versolibre karma: 96

Olvido

Mi memoria está destinada al olvido,
como mis pantuflas desgajadas,
como ese muerto en medio del camino,
y yo, a punto de ser liberado del pasado
que adormece mi destino,
que retorna cada día cual hora inasible
y se me planta como centinela
en medio de un camino
que no sé siquiera si es el mío.

Adolezco de mi memoria
porque no me sirve cuando sirve
y por eso la envío hoy al pasado
para que se quede en algún recodo
que antes no haya vivido.
leer más   
14
1comentarios 39 lecturas versolibre karma: 95

Este modo de vivir

Libro: Bailar junto a las ruinas (2017)

Este modo de vivir del Siglo XXI
es un culto a la prisa y al cansancio.
Todas las ciudades parecen al fin
de cuentas cortadas con la misma
tijera consumista, por habitantes que
solo mascan resignaciones desechables.

Envilecida, soberbia y vestida de
democrática la mentira campea a sus
anchas en el desecho calendario
de un presente repleto de fugacidad.
Un slogan de sonrisa asustada
desciende por una escalera mecánica.

(La revolución no ha de comenzar
editando artículos en Wikipedia).

Caminos morales incorrectos se clavan
en el corazón de la impotencia.
Los derechos y garantías viajan
dentro de una cantimplora agujereada.
Como en aquel poema de Bolaño,
juntamos las mejillas con la muerte.

Este modo de vivir es la
tormenta, el naufragio y la indiferencia
al mismo precio. Nos deslumbran
con fábulas infames, y zapateando
en el umbral de las quimeras,
el invierno solo reparte besos abatidos.

(Cuando la leche en polvo viene de regalo,
hasta el niño más hambriento desconfía).

Ignorarnos como habitantes de éste infierno
no nos transforma en residentes del paraíso.
Recuerdo con asimétrica nostalgia aquel tiempo
en que creíamos tener un futuro. En
la profundidad del intestino de la amargura,
crecen las raíces de los años encarcelados.

Para saber de una vez quiénes
somos, habrá que seguir escarbando
en los nombres extinguidos por el
ajuste estructural, remake eterna de los
mismos que quieren consolar nuestras
penas ofreciéndonos un pañuelo sucio.

(Esta insensatez de modas derrocadas
parece hecha al gusto de los reptiles).

Como anacrónica práctica se subastan las
más selectas lágrimas de cocodrilo,
mientras, en esta venerable indisciplina que
es levantarse a diario, continuamos
navegando, con los tendones deshechos,
hacia metas que sabemos inalcanzables.

Seguimos regando, con la tinta de un
contrato leonino, las gardenias que nacen
marchitas en la cuneta de la historia. Guerrillas
de iras oscuras ponen armas de guerra
en manos de niños con nombres arrebatados,
y el salvoconducto a una fosa común.

(Resulta que los más sabios de todos se
estrellan contra el futuro igual que los demás).

Es sencillo sentirse felizmente
desgraciado en este tiempo de ojos
cerrados y bolsillos entrelazados
con la incertidumbre...
Más que vivir los días
nos revolcamos sobre ellos.

Con nulos deseos de continuar hincando las
rodillas, los parias gritan su cólera
sin máscaras. Cuando ya solo nos quede
la negación como heredad, habrá que
sentarse a esperar el tsunami, o el
rigor del látigo de una multinacional.

(Hoy son los corderos los
que gerencian el matadero).

No va a ser gratuita emocionalmente
esta sobremesa de desilusiones
sucias y granadas de mano.
11
6comentarios 89 lecturas versolibre karma: 92

No sé si quisiera ser tú

No sé si quisiera ser tú



No sé si quisiera ser tú, tú ya eres perra vieja y sabes de que pata cojea cada uno con solo verle caminar.
Solo tú sabes que olas van a romper.
Te miro a los ojos y veo acuíferos, ni me imagino cuantos marineros han muerto en ellos al encallar su barco.
Tu experiencia sentimental y sexual está por encima de la media, tengo miedo de no cumplir el listón.
Pues tú ya has visto a muchos fallar y follar y ya sabes que quieres y que no.
Con el tiempo has aprendido a no pasar ni una, pues detrás de un error de pareja está la deficiencia de una persona.
No sé si quiera ser tú, ver que todo el mundo que se acerca a ti te acaba decepcionando,
y que los errores que cometió el de ayer los comete el de mañana, que lo que ayer era un "no pasa nada"
hoy es un "vete de aquí"
A veces confundes ser sincera con decir las cosas sin tacto, no sé si quisiera ser tú.
Las decepciones nos vuelven exigentes y por ende solitarios.
Que si, que ya sé que no es obligatorio estar con alguien pero sé que aún que seas poco permisiva
aún esperas que alguien exista para ti,

y es contradictorio porque nadie más que tú sabe que nadie es para nadie.
Siempre dices que lo mejor está por venir, como dos amantes que sincronizan su orgasmo y ya es-tán pensando en dormir abrazados.

Pero por alguna razón eso nunca llega, y reafirmas tu postura de lo mierdas que son los hombres.

Tal vez tenga que ser como tú, y no vivir con la ilusión de un niño en su último día de colegio.
Si no con la aceptación de que puedo suspender la asignatura.

Y aceptándolo, dolerá menos.

Debería ser como tú.

LGR
leer más   
4
sin comentarios 70 lecturas prosapoetica karma: 54

Fe

- Arrodillaos ante mí y seré piadoso. Si lo hacéis, os prometo una muerte rápida y digna, pues no existe fuerza en este mundo ni en ningún otro que os pueda salvar de vuestro destino - ordenó el general victorioso a su prisionero, Ergalian Fritz, líder de los rebeldes.

- ¡Solo me arrodillaré ante Dios!- contestó Ergalian Fritz con la cabeza alta y con un brillo desafiante en sus mirada.

- ¿Dios? No veo por aquí a ese al que tanto amáis - le replicó el general, furioso por el desafió de un hombre que apenas podía mantenerse en pie.

- El puede verlo todo, y estoy seguro que me protegerá pase lo que pase. Podéis acabar con mi cuerpo, pero no con mi espíritu.

- En ese caso, no me queda más opción.

Tras hacer llamar a dos guardias, Lord Egmont, general de la caballería Real, se retiró a sus aposentos, desconsolado y cabizbajo. No podía quitarse de la cabeza la mirada de su antiguo compañero de armas, desafiante hasta el final, aún a sabiendas de la horrible muerte que le esperaba. ¿Sería tan fuerte el poder de ese nuevo Dios? Se preguntaba una y otra vez mientras observaba la estatuilla votiva con la imagen de Odín, padre de los dioses.
2
sin comentarios 18 lecturas relato karma: 23

Utópica distopía de la realidad

Nos empeñamos en creer
que este plano existencial infinito
que llamamos universo cosmos firmamento
alguna vez dio a luz a una roca incandescente
que al enfriar su núcleo ardiente
y en el más improbable y remoto
de los improbables eventos del azar
dio paso a la vida...

vida que plantó e izó su bandera de victoria
sobre una esfera anegada de materia inerme
hace tantos millares de milenios mileniales...

vida que forjó su camino que luchó tenazmente
para no extinguirse ante la espeluznate adversidad
de un cosmos que había nacido muerto...

vida que floreció, se esparció, se multiplicó,
evolucionó y hasta al universo mismo
casi en su totalidad entendió...

y también maliciosa, envidiosa, desidiosa,
mentirosa, menesterosa,
homicida se volvió...

y por la muerte la vida fue acechada
y por la vida misma la vida fue acechada
y por la ineludible inevitabilidad del omega
la vida fue acechada.

Pero la realidad es que no hubo nacimiento...

gestación sí, sí la hubo,
preñado quedó el universo de un engendro
que por millares de milenios
se proclamó la guinda del pastel
de la creación...

¿creación?

¿qué no había sido un accidente del azar?
un golpe de suerte de dados cósmicos cargados,
un as bajo la manga del vacío,
un vacío y una nada
que misteriosa, mágica, cabalística y místicamente
contenían desde ya al todo...

un todo
donde cabía la vida y la muerte a la vez,
el amor abrazado del odio,
la envidia encamada con la piedad,
la materia en comunión íntima con la antimateria,
la oscuridad anudada a la luz en un nulo claroscuro indefinible,
la crueldad de la mano con la misericordia...

un todo en una nada...

insisto, que no hubo nacimiento
solo gestación...

y el cosmos arrepentido del engendro aberrante
que germinaba en sus entrañas
decide abortar;
abortar la vida, abortar la muerte,
abortar el alfa, abortar el omega,
abortar el tiempo, abortar la eternidad,
abortar y absorber,
consumir, concentrar, compactar
un todo categórico
en una nueva nada y vacío absolutos...

y los creyentes y los escépticos
y los fanáticos y los antifanáticos
y los que creían en todo
y los que creían en nada
y los que estaban a favor
y los que estaban en contra
y los que estaban en contra de los que estaban en contra
volvieron todos al zigoto vacío primigenio.

Jamás hubo nacimiento
ni vida, ni amor, ni odio,
ni cronos, ni infinitud;
fue todo una quimérica fantasía alucinante,
el anhelo de un firmamento imaginario
que soñaba con el ser y existir;
la utópica distopía onírica
de una deidad tortuga mitológica
que flota sobre el líquido amniótico
de la inexistencia absoluta.



@AljndroPoetry / xi-17
(@SolitarioAmnte)
15
17comentarios 149 lecturas versolibre karma: 117

Et Ipsa conteret Caput tuum

Mísero pesebre es mi cuerpo,
lisonja del aire que no lo traspasa,
qué más daría para esto mismo
estar hecho de barro de tinajas.

Porque respiro, ya me duelo,
y en este duelo que es la Vida,
hay quien vive con consuelo,
y por consuelo yo me muero.

Estrellas que lejos estáis,
seguid estando lejos,
esta noche cuando duerma
y mañana, cuando esté despierto.

Porque con sólo acercaros un metro,
arderíamos en nuestros cuerpos,
seguid lejos,para no abrasarnos,
seguid lejos, porque sólo así os queremos.
leer más   
3
sin comentarios 24 lecturas versoclasico karma: 50

Muero lentamente

Muero lentamente
en esta angustia de no tenerte,
entre estas viejas paredes
y sus silencios dolientes.
Ya las sombras comienzan a devorarme,
y mi cuerpo pesado de esperas,
esta inmóvil ante la muerte.
Muere mi alma asfixiada de lamentos,
por tantos absurdos e hipócritas juramentos.
Ya nada queda de aquello que había,
en este frio instante tu ausencia me quita la vida.
Emma ETPoEmmas
10
4comentarios 64 lecturas versolibre karma: 99

Colateral

La plaza, las palomas, las migas del tiempo,
el hambre de los días,
alguien se sienta en un banco,
hay aleteos de cuentos viejos,
las aves picotean cada segundo de la vida,
los niños persiguen el vuelo de la muerte
y gritan alegres y sonríen;

ellos no saben que hay más guerras que palomas.
12
sin comentarios 42 lecturas versolibre karma: 94

Paseo entre la ventisca

El cielo se volcaba delicadamente sobre el suelo en un movimiento lento y fluido.
El mundo había quedado reducido a un torbellino de cenizas blancas que borraba el horizonte.
Todo parecía estar suspendido en la nada.
Tu estabas a mi lado pero el espacio entre nosotros parecía cada vez mayor.
Más espeso y etéreo al mismo tiempo.
Simplemente se difuminaba lo que había entre nosotros.
Eramos pura ventisca arrastrándonos el uno al otro.
Subiendo y bajando,
arrojándonos,
de un lado para otro,
de aquí para allá,
contra un paisaje que desaparecía en cada uno de nuestros arrebatos.

Cuando la tormenta arrió estaba sólo.
Caminé por un campo de nieve sembrado con cabezas de caballo.
Sus lenguas congeladas colgaban pintorescas de unas bocas grandes y grotescas.
Era un espacio virgen y estéril.
Muerto.
Allí donde la razón y la palabra son imposibles.
Ese punto en el cual se desata la tragedia.
Al cerrar los ojos no reconocía a quien veía.
¿Eras tu?
Temo que fuese otra persona.
Me aterra pensar que he olvidado tus facciones.

El desenlace de la tragedia carece de toda importancia.
No se sobrevive a ella,
lo que resulta es algo completamente nuevo,
distinto a lo que había precedido.

Pienso a menudo,
caminando todavía entre esas cabezas congeladas,
en el camino,
el sendero que nos llevó ha despojarnos del lenguaje y la conciencia.
Sin ellos estamos ahora incapacitados para todo.
Entramos,
jugando como quien no quiere la cosa,
en el espacio de la incertidumbre.
Nos dejamos llevar,
y ahora, aquí, en este páramo helado y vacío,
intento volver la vista buscando un paisaje familiar.
Sólo veo cabezas equinas de rostros esperpénticos y lengua frías.
La palabra es imposible para ellas.
Aquí estamos todos mudos.
Un pajarito de las estepas,
posado sobre mi labio,
se ha llenado el buche con todo mi lenguaje.
leer más   
14
15comentarios 122 lecturas versolibre karma: 89

Yerta

Y es el mar
que escupe algas vivas
en la arena muerta.

Y es el viento
que invade el crepúsculo
con grito silencioso.

Y es mi vida
que sin ti,
es una vida yerta.
11
6comentarios 106 lecturas versolibre karma: 88

No digo diferente

Y si me dan a elegir
en fuegos artificiales



Ardo y todo me quema
Voy andando
pisando mi propia suela
y así
no hay quien deje huella
No hay lluvia de estrellas
ni charco en el suelo
es raro ...
Todo es asfalto ,
prisas
semáforos
día definitivamente raro
de esos que se convierten en comida para cerdos
marranos
cochinos
o como queráis llamarlo ..
-da igual-
sumando
restando
obtendré el mismo resultado
-Día raro -
para empaquetarlo
guardarlo
y olvidarlo en el saco

Tiempo -Muerto -
subordinado
y atado
sobre un ayer ya pasado
Insaboro
incoloro
sin negro
ni blanco
ni pulcro
ni luto

Sin moneda que tirar al cielo
Y que me vuelva de regreso
Y así
no hay deseo

Algo se escapa de entre las manos
pero no llego alcanzarlo..
Me siento como un pianista
tocando una guitarra
Y busca
Y busca
con las yemas
las teclas
Y entre las cuerdas se enredan
Y así
no hay manera

Y me vuelvo
loca
cuerda
pirómana
Y bombera
Y todo estalla
Y se arrasa

Y yo me salvo ...




Y tú , él ...

¡¡Pero que estalle !!!



@rebktd
leer más   
20
19comentarios 149 lecturas versolibre karma: 107

Mientras todo pasa y nada queda

Mientras la belleza lentamente se desvanece,
mientras cada hoja, cada planta y cada rama
lloran por una gota de agua.

Mientras cada una de las aves del cielo
guarda silencio para no espantar el recuerdo
de la lluvia que está por venir.

Mientras la sangre es el único arroyo que fluye
y la sombra la única luz que brilla.

Mientras nada tiene sentido, ni la razón ni la cordura.
Mientras las miradas no ven, los corazones no sienten
y las gargantas duermen.

Mientras las encinas mueren invisibles,
los arroyos secos gimen y el bosque pide clemencia.

Mientras los ojos humildes se secan
contemplando el océano de sus propias lágrimas,
a la vez que sus últimas lágrimas se deslizan
por su piel labrada.

Mientras la juventud duerme con corazones viejos
y decrépita cordura, las bocas ancianas hablan,
sin ser oídas, con más juventud en su melancolía
que pasión en nuestros jóvenes cuerpos.

Mientras todo pasa y nada queda,
nuestra tierra conserva empuje y fuerza
para florecer, brotar y dar sus frutos.
Por eso, os llamo flores, musas y poetas
y os invito a resistir frente a la sombra y a la muerte.
Yo os invito a la mayor de las locuras:
a la de enfrentarnos a la nada
en la que el mundo se va convirtiendo.

Mientras todo pasa y nada queda,
prometamos resistir,
incluso, cuando no haya motivos
para la esperanza.
4
4comentarios 31 lecturas versolibre karma: 59

Pensamientos

Esta noche se llena con tu ausencia
se acerca tu voz
y susurra a mi oído

todo se pasa, todo se muda

hoy, ahora, este segundo que esta pasando es lo único verdadero en tu vida
el futuro es solamente una apuesta,
se construye; mitad por tus decisiones y acciones en este segundo,
mitad por la providencia.

Todo cuanto te aterra hoy, dejará de aterrarte mañana
y quizás sobrevengan nuevos terrores
o quizás no vuelvas a sentir miedo en tu vida,
o quizás
la muerte te sorprenda durmiendo
y te duermas con ella para siempre.

Quizás coronen con laureles tus sienes
y te pierdas en vos, finalmente.

Quizás la providencia ponga en tu camino el antiguo alimento de los héroes
la desdicha, la humillación, el fracaso
y aún así, estancado en el más hondo desasosiego,
jamás serás vos el héroe
siempre será otro

tan solo quizás
puedas comprender el sentimiento humano en todo lo creado

Inteligencia
Esfuerzo
y la Providencia
nada más.
leer más   
1
1comentarios 36 lecturas prosapoetica karma: 20

Madre que acicala cabellos alborotados

Es un peine que doma un cabello rebelde
No hay destino en ello,
sólo biología y leyes.
Como lo hicieron antes,
las cosas ocurren,
sin oráculo
sin profecia
sin cabala
ocurrirán mañana,
como lo han hecho hasta ahora;
con el mismo principio
con el mismo final.
Siempre la misma vieja memoria
extendiéndose en el tiempo.

Toda revolución acaba convertida en peine.
Todos los muertos tienen el mismo final.
Comida para el tiempo,
para el podenco tuerto.
Tierra sobre tierra que traga tierra.
Corren en la misma dirección,
para llegar a ninguna parte.

La transgresión agotada
da dentalladas al aire,
traga polvo en su sueño
que es sabor a muerte por la mañana.
Se enjuaga en el lago,
donde salta la trucha,
donde aguarda siempre una muchacha
de ojos níveos cortados a tijerazos,
mirada de incontables dimensiones
que siguen viéndote,
evocándote,
mientras los crímenes se repiten
en un Universo plano,
no excavable.

La memoria socava la vida,
la sumerge en un estado somnoliento
de lento inconsciente.
Su mirada bordada,
refleja mundos distantes,
bajo otro sol
de otra galaxia
de silencios que acechan,
de los que nos echan sobre los hombros
los muertos,
desde una eternidad caduca
que se pliega sobre si misma,
donde todo queda solo
entre cabellos alborotados,
enmarañados, que ondean al viento
en una tormenta de harina
por la que pasean furtivamente
un muerto tras otro,
hasta esa madre de madres
que acicala dulcemente sobre sus rodillas
la vida que quiere ser vivida.
leer más   
13
13comentarios 79 lecturas versolibre karma: 90

Goya y el cornudo

El cornudo es virtuoso y deslenguado
Es maestro y aprendiz
Su cuerpo tiene la forma
de cualquier alma que lo quiera habitar
Sus ojos, esferas brillantes,
ranuras horizontales, son ventanas sin retorno.
frustración para el curioso.

Increpandolo en su marcha,
A mi mesa le he invitado
Pero él indiferente nunca atiende mi llamado.

Cómo me iba a entender este ovis orientalis,
su nombre ha muerto con su lengua
latín de media tierra.

Goya fascinado con su espectro
me ha dejado su retrato.
Inmóvil, cómodo y sin afán
inmortaliza este muflón.
leer más   
9
3comentarios 77 lecturas versolibre karma: 94

Cuando era niño

Estás líneas las escribieron a medias
entre las entrañas
y la paz de mis muertos que yacen bajo el musgo.

De donde yo provengo,
de donde yo fui,
de cuando yo era un niño
–poco después que ahora-
había un cementerio y jugábamos al escondite.
Hoy
cerca de aquella infancia hay una iglesia
que rinde obediencia
a una divinidad de plástico.

Siempre
–cuando era niño–
poco después que ahora,
hubo un sendero fecundado de incógnitas
con sus meandros cultivados de silencios
y mi desconocimiento.
Después,
llegaba la primavera
y florecían
los espinos con sus agujas
y dejaba de ser yo.

Canet
leer más   
11
4comentarios 63 lecturas versolibre karma: 94

Lemniscata

Pero vivir, joder, ¡vivir!,
a pesar de estar vivos o tan muertos
como a veces estamos.

Pedro Andreu


Afuera la noche confusa. Dentro de mí,
una fiesta de estrellas.
Se me han olvidado los versos que duelen.
Tal vez, se parezca a la muerte
que tanto temía, tan lejos que estaba.
Ahora es mediodía de un domingo de mayo
y el sol me calienta.
Así... morirme sí quiero.

Estaba cansada de ser la tirita que siempre resbala
dejando la herida a la vista, sufriendo
la nada que deja de rastro tu ausencia.
¡Qué bien se consume la encina dentro de mi pecho!
Morirme de vida.
De ver cómo bailan estrellas fugaces
al ritmo de hoy entre mis caderas.
Ya, luego, mañana...
16
13comentarios 121 lecturas versolibre karma: 97

La palabra que falta

Breves son los silencios que caen en mares
que sin saber nadar se ahogan,
y como afiladas lanzas luchan
en túneles de vías muertas.
Asoladas mis ramas, huérfanas
de hojas blancas y vacías,
añoran su última primavera,
y mi silencio
sin nada que contar,
desborda nostalgias en papeleras llenas.
Hoy mi corteza ondea su bandera blanca,
y me despoja de capas que oculto bajo mi alfombra,
percibo a la musa que alcanza mi boca,
y fluye la palabra que falta.
leer más   
18
6comentarios 155 lecturas versolibre karma: 101
« anterior1234550