Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 270, tiempo total: 0.039 segundos rss2

Abreme tu alma (Dedicado a todas la mujeres maltratadas)

Ábreme tu alma escondida en tu pecho
y dame paso para que entre a mirar
¿qué escondes dentro de tus sentimientos?,
son palabras que vienen de otros mundos.

¿Quién dijo que al entrar me daba derecho
para poder en todas tus cosas espiar
y hurgar como alimaña en tus pensamientos,
de proxenetas, chulos, gente y moribundos?

Ábreme tu alma escondida tras tu mirada
que refleja el paso del tiempo y la tortura
que se esconde tras un muro de sonrisas,
lágrimas disimuladas, suspiros sustentados en el aire.

¿Quién dijo que al entrar podría estar donde quisiera
y jugar al escondite sabiendo que murmura
tu alma, que llora por los rincones sumisa,
de tu ser que me consiente con todo el paire?

Ábreme tu alma y déjame entrar en silencio
y caminar por sus recovecos, espacios sin límites,
huecos saturados de ripios sentimientos,
para llegar allí donde está la herida y poderla restañar.

¿Quién dijo que en tu alma no influencio
ni siquiera para poderte ayudar y darte un ápice
de esperanza, de vida, de amor en el precioso momento
en que en este lugar a tu ser me dejaste entrar?

Ábreme tu alma y dejame jugar,
déjame que te quiera y te susurre al oído
que eres mi esperanza y mi mundo,
eres la cura de este juglar que vaga sin rumbo,
de este poeta vagabundo.

Dedicado a todas las mujeres maltratadas psicológica y físicamente por aquellos que no tienen alma, ni corazón, ni vergüenza, aquellos que perdieron el respeto por la vida de los demás. Va por todas ellas. ¡NO ES NO!

"Y EN EL FONDO TE DIGO"
Fdo.: Alfonso J. Paredes
Todos los derechos reservados
SafeCreative/Copyaright
Imagen tomada de internet, cuya fuente es: www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&a

etiquetas: verso, libre
6
4comentarios 59 lecturas versolibre karma: 88

Las mujeres somos otra cosa

Te buscaba pero eras otra cosa.
Te buscaba y te convertías
en una lágrima sobre mi pecho
en vez de ser el beso
que me vistiera de mujer.

Te necesitaba para sentirme viva
pero me di cuenta de que la vida
ya desde siempre había estado en mí.

Las mujeres somos vida,
somos fuentes de lo eterno
y nos miramos en los espejos:
las caras de lo sucio.

Te buscaba para que me dijeras otra cosa,
para que me dijeras que era bonita.
Esa palabra con la fuerza creadora.

Pero yo soy mi propia letra
que se inscribe en la faz de la tierra.
leer más   
3
sin comentarios 19 lecturas versolibre karma: 29

Uy que miedo

Huir de todas las pelirrojas,
de las morenas y las rubias.
¡Huir de todas ellas corriendo!
No importa su color ni su edad.

Que a mí el cura me dijo de chaval,
que las mujeres se vuelven rojizas
con las grandes llamas del infierno,
porque todas ellas son muy malas,
y una por una se van a condenar.

Y ay, pobrecito y miserable de mí,
que siempre me gustaron tostaditas,
a la media vuelta, o al natural.

Pobrecito de mí que a mis años,
sin propósito de enmienda y recaídas,
ya jamás me podría echar atrás.

Y que estaré con botero seguro,
porque al calor del fuego y rojizas
de rechupete tienen que estar.
leer más   
4
sin comentarios 21 lecturas versolibre karma: 49

Recuerdos

Inventar frases palabras mágicas de amor, trato de calmar mi corazón para que no sufra, escribiendo en mi diario las confesiones de amor que alguna vez creía, quiero escribir lo que pienso antes de decirlo sin pensar, soy como un niño que va descubriendo el mundo, no me gustan las riquezas ni las personas que hablan para chismosear, son un hombre sencillo que sólo habla la felicidad.

Sueño con llegar a mi país, por la carretera voy descubriendo los paisajes hermosos que tienen el planeta azul, en mi cuaderno voy anotando los lugares que visitando, tomando fotos que me llaman la atención, las cosas materiales no sirven para nada he dormido en el suelo, aquella única amiga que es mi guitarra, dando serenada a las mujeres que todavía creen en el amor, tengo guardo los consejos de mi madre, me enseñaron a ser género con todas las personas, saludar desde un rico hasta un pobre.

El mundo me dio muchas pruebas, mi corazón no cree en el amor, cada día me encuentro defectos, siempre estoy despistado cuando me hablan, soy un soñador, un aventurero quiero borrar mis tristezas, soy un campeón en mis sueños, y en las noches voy compartiendo mi arte de todo el mundo, prendo una vela y rezo por el que me ha pedido un consejo. Mi mente no quiere recordar cada momento de mi vida.
leer más   
3
2comentarios 51 lecturas versoclasico karma: 23

Nueve meses

Tanto es el anhelo

de tenerte, de ver como tu vientre crece,

de las sensaciones de una nueva vida iluminándose.

Nueve meses que en mi están latente.

Hiriente es mi deseo de formar algo,

de tener ese amor de niño,

de sus manos tibias,

de sus ojos negros,

de sus besos tiernos.


Dedicados a esos hombres que desean ser padres y a esas mujeres que cumplen el rol de ambos.
leer más   
2
sin comentarios 19 lecturas versolibre karma: 19

Está pasando

Un día
cualquiera

en un bar
sin nombre

beben
los hombres

cuando no pasan
mujeres.
14
6comentarios 88 lecturas versolibre karma: 107

Diario de la Judia (Comed)

El silbato del tren sonó anunciando su llegada. Yo, como otras veces, observaba desde aquella esquina de la verja que me servía de talismán de protección, podía mirar sin ser observada, aunque sabían localizarme. No sé por qué siniestro o extraño motivo permitían que siguiera viva y me dejaban estar allí todos los días. Intuía que algo tenía que ver en todo esto aquella niña, tan linda, que quería ser enfermera, preconizaba que no sería aquella la última vez que la iba a volver a ver.
Mi salud se deterioraba cada día que pasaba, estaba abatida psicológica y físicamente. Aunque eso sí, era agraciada pues me daban de comer casi todos los días agua y pan. A veces me daban las sobras de los soldados. Eso ocurría cada vez que me violaban, ya había perdido la cuenta, pero comía ese día. Hacía dos meses que tenía faltas, estaba aterrada ante el hecho de que estuviera embarazada, sobre todo porque nunca había visto en aquella cárcel a ningún niño. Este hecho me estremecía, me invadían las preguntas sobre el destino de los niños de tantas mujeres. Las que ya conocía, algunas me contaban que les habían arrebatado a sus hijos antes de llegar allí. Pero nunca supe que alguna hubiera dado a luz allí. Y según la costumbre de aquellos soldados, violaban a las que les caía en gracia, seguro que alguna quedaba embarazada. Nunca vi a ninguna embarazada. Este hecho me enloquecía, si yo estaba embarazada ¿qué me podía ocurrir? Traté de no pensar más en ello y continué observando desde mi esquina.
El tren se detuvo y una oleada de mujeres descendió a la dársena, como todos los días, pero esta vez era diferente. En las anteriores ocasiones bajaban sólo mujeres. Yo siempre me preguntaba por sus hijos, pues las había de muchas edades y seguro que muchas tenían hijos. En una carga, como en cierta ocasión oí decir a un soldado refiriéndose a las mujeres, podían bajar del tren unas seiscientas u ochocientas mujeres.
Allí estaba, delante de todas aquellas mujeres, aquella niña que quería ser enfermera, Irma. Portaba en su mano una correa que se dividía en ocho correas más, con ocho collares que rodeaban los cuellos de ocho famélicos perros dóberman.
Por un momento, y debido al sorprendente hecho que estaba contemplando, me invadió un sentimiento de alegría. Era insólito, bajaban del tren niños, sí, niños. No me lo podía creer, quise ver un gesto de misericordia en aquellos soldados. Aunque los conducían hacia otro lado, separados de las mujeres y delante de ellos iba ella, la niña. Pero no sabía por qué las madres, supongo yo que eran, lloraban y gritaban desgarradamente extendiendo sus brazos y gritando los nombres de sus hijos, como si aquel gesto no fuese beneficioso para ellas. Al menos era lo que pensé en aquel momento.
Lo que iba a contemplar, cambió mi vida, un sentimiento de amargura, odio, vergüenza de pertenecer a la especie humana y la sensación de que el alma se me salía por la boca, me invadió todo mi ser. ¿Como un ser tan lindo podía hacer aquella atrocidad? Acompañada de sus perros, condujo a los niños hacia una pared en la que había dispuesto argollas como las que se utilizan para sujetar a los caballos, de uno de los hangares. En su mano izquierda portaba un bolso que juraría que estaba hecho con piel humana, pero no quería creérmelo. Ató a los niños en aquellas argollas, sujetándolos con collares de perro y correas. Aquellos perros parecía que llevaban días sin comer, pues estaban famélicos y ansiosos. Entonces lo oí, de aquellos labios de niña de aspecto inocente. Soltó a los perros al tiempo que gritaba: ¡Comed! Fue indescriptible, aquellas bestias devoraron hasta quedar en los huesos a aquellos pobres niños. No pude seguir mirando y me eché a llorar, me puse de cuclillas en aquella esquina y me oriné encima.
Por un momento creí que aquel monstruo me había visto y me había sonreído. Jamás olvidaré aquella mirada. Este hecho me convirtió en un cadáver psicológico, solo de pensar en que podía estar embarazada y en el destino que podía tener el bebé cuando naciera. Tomé una decisión, debía abortar antes de que un ser vivo, aunque fuese hijo mío, sufriera de ese modo.



Es una historia ficticia basada en los hechos acontecidos en los campos de concentración nazis, antes y durante la II Guerra Mundial.
Fdo.: Alfonso J Paredes
Todos los derechos reservados
SC/CopyRight
13
16comentarios 118 lecturas relato karma: 89

¡Basta ya!

4 mujeres asesinadas en 48 horas...
¡Basta ya!


Maldito seas tú que necesitas
dañar a una mujer, no eres valiente
por dar un puñetazo bruscamente
cada vez que te enfadas o te irritas.

Maldito seas tú cuando no evitas
maltratar a tu víctima inocente,
no entiendo lo que pasa por tu mente
cuando insultas, golpeas o le gritas.

Maldito seas tú cruel asesino
que no sabes querer, por eso matas,
malnacido, cobarde acomplejado.

Maldito sea por siempre tu destino,
me das el mismo asco que las ratas,
mereces terminar bien encerrado.

Que el grito silenciado
de tu inocente víctima consiga
alborotar tu paz y te persiga.

Aurora Zarco.
leer más   
20
18comentarios 108 lecturas versoclasico karma: 110

Golondrina

Vuelve cuando te olvide, Golondrina
Y al huir por el ocaso de mis noches
Yo gritaré ante la luna reproches
De por qué no os quedáis una vida
Anida en mi corazón al verano
Y si al invierno olvidáis como me llamo
Recordad que por vos yo di la vida.

Vuelve cuando te olvide, Golondrina
No me dejéis hasta que te escriba
Capturando tu belleza furtiva
En una dulce pero inútil rima.
Entona en mi balcón tu do re mi
Mirad tras el cristal lo que soy sin ti
Y al marcharos llevaos todo, vida mía.

Vuelve cuando te olvide, Golondrina
Y en tu vuelo escucha mi oda
Escuchad el canto de mi rapsodia
Sobre el amor, las mujeres y la vida.
Al fin del vuelo entra a mi alma muerta
entra y no cierres la puerta
pues sé que este amor casi termina.
leer más   
11
6comentarios 91 lecturas versolibre karma: 96

Noche de trajín

Hoy he visto el telediario
y comentan que en Madrid
ha amanecido colgado
en lo alto de "El pirulí",
un cartel un tanto extraño
con mensaje para ti.

Luego he encendido la radio,
y decían que en París
algún loco ha transformado
las calles de un tono gris
en colores, y ha estampado
con tu nombre Saint-Denis.

El periódico he comprado
y en portada, ya te vi
dibujada en huevos varios
del museo de Dalí.

Y ahora escribo este diario
desde el módulo más ruin
de una cárcel de mujeres
aquí junto a Urdangarin.
leer más   
13
11comentarios 120 lecturas versoclasico karma: 98

Misteriosa

Caminando entre alfileres
me di cuenta de que el tuyo
tiene nácar en la punta.

De entre todas las mujeres
la que tiene más orgullo,
además tiene pregunta.

Esperar que me liberes
con respuestas que escabullo,
sin quererlo me pespunta.

Te prefiero como eres,
no desvelar ese truco
de la incógnita presunta.
leer más   
13
8comentarios 108 lecturas versoclasico karma: 120

El sol sale para todos

El sol sale para todos. I

En aquellos años él estaba desierto, se sentía niño franquista y explotado, era la época del desespero la agonía y los desengaños, siempre cogía con sus manos, las herramientas de trabajo, aunque muy joven tan solo 9 años ya sabía del dolor y la pena, sus angustias y su soledad le acompañaba, estando junto a sus padres y hermanos, pero triste y recogido en sus pensamientos.

Un ser delicado y bello tierno y deseado, asustado, por su sentir desde hace 3 años, el tiempo cuando su mente empezó a sentir sus primeras emociones y felicidades furtivas, escondiéndose, sintiéndose culpable cada día, tan extraño y extranjero se sentía, que sus delirios e imaginación le transportaba, a un paraíso falso y sin ley.

Allá en los campos extremeños donde vivió de niño, el experimentó la sensaciones más bellas, juegos con sus amigos, ese paisaje lleno de olores salvajes, y ese olor a tierra mojada cuando pasaban las tormentas de verano, el tacto de los cuerpos nocturnos, las primeras caricias furtivas los besos, con los primeros escarceo y primarios del sexo.

Su educación fue mermando pues, no tenía tiempo, y el poco tiempo que fue a las clases, fue maltratado por sus profesores y tutores, tenía pánico ir a la escuela, por ese motivo no aprendió nada en las aulas, estaba el verdugo, con su palmeta y frustraciones, para desahogarse con los más débiles e indefensos. La faena le ocupaba la mayoría de las horas del día, su jefe le daba de comer casi a diario en su casa, era su salario y unas cuantas monedas que llevar, como ayuda a la casa de sus pobres padres.

A los 14 años, cuando aprendió a escribir y leer, se leía todo lo que le caía en sus manos, cuentos, libros, periódicos y revistas, aturdido y sin salida, dormía poco y su diversiones nulas, le gustaba la música, el baile, el arte, la poesía, sintiendo gran dolor por todo los que sufrían a su alrededor. Nunca entendió porqué le pasaba eso, era joven y los de su edad se burlaban de él, jamás le animaron los mayores, al revés se oponían a sus sentimientos más profundos y cotidianos, lo ridiculizaban y marginaban, no era como ellos, amaba a los vecinos, los amigos, hombres y mujeres, animales, la naturaleza y sus paisajes.
Como carne apaleada, muchas preguntas sin respuestas, andaba solitario por las calles de su ciudad, volaba con su imaginación a lugares remotos, lleno de luz con su verdad.

Sentía un amor prohibido sin fronteras ni vallas, ni alambradas, sin barrotes de hierros, que le frenara, él es feliz por dentro en secreto, no puede exteriorizar sus sen tires, está desbordado de amor, bellista por fuera y por dentro, entiende ahora esas miradas furtivas, que esos mayores le dedicaban a su paso, comprende todo lo que sucede a su alrededor, pero sigue su tristeza en soledad, se siente único, cree que no hay nadie, nada mas que él, en esta tierra inhóspita que le ha tocado vivir, con guerras, odios y hambrunas.
Sus herramientas sus manos.
Continuará…
El sol sale para todos.
leer más   
4
3comentarios 68 lecturas relato karma: 66

El grito del silencio de los inocentes

El grito del silencio de los inocentes,
ensordece las conciencias adormiladas,
habla por los sueños rotos
hambrientos de calor...
Niños explotados y llevados al silencio de la nada,
hombres desaparecidos en el oscuro de la sombra,
muertos de frío,
mujeres que en las noches oscuras entregan su cuerpo al dragón rojo,
niños que al no nacer dan a luz la muerte.

Una larga fila de inocentes silentes,
gritos horrorosos que al unísono cantan al espanto.
la tierra,
¡La tierra!
No aguanta ya tanto llanto,
la espada afilada se levanta,
bruñida, sus pasos agiganta,
tomará venganza,¡Venganza!
Y una madre de ojos compasivos,
los guiará a una estancia eterna,
donde ya tranquilos, descansan...

*Autora: Edith Elvira Colui Rojas - Perú- Derechos reservados
leer más   
12
4comentarios 72 lecturas versolibre karma: 109

Sombras alargadas en otro lugar y en otro tiempo

Alma de guerrero...
espada ardiente sobre un cuerpo
crepita al alba y a la luz de la luna.

Rezos encadenados enarbolan un sentimiento.

Frío intenso
que hiela a los hombres,
hombres de barro carentes de energía.

Magos que susurran
que vendrán tiempos mejores...

Desfallecen las mujeres
al escuchar los nombres de sus difuntos maridos...

Miedo con algo de pena,
la pena de los miserables
que nunca fueron libres.

Sombras alargadas
dentro de un marco oscuro
y reyes de lo eterno
que acaban sus días en un suspiro.

Leyendas de guerreros
que un día sí fueron libres
planean sobre las cabezas
de los pobres miserables.

Escuchad...
leer más   
10
14comentarios 93 lecturas versolibre karma: 103

Para que en épocas malas...

Campos de trigo brotan,
en tierra sudada y amada,
canticos y alegría son la semilla.
Los hombres siembran,
las mujeres cosechan lo sembrado,
con entonaciones y amor,
reaviven y riegan
la tierra cansada.
Hombres y mujeres cantan
la alegría y el amor,
son sembrados por todos,
en cada corazón.
Para que épocas malas
perdura lo sembrado y cosechado.
leer más   
10
1comentarios 59 lecturas versolibre karma: 82

No es no

Anda suelta una manada
por las calles de Sevilla,
es como una pesadilla
y ya empiezo a estar cansada.

Esto es efecto llamada
y no el de los refugiados...
¡Violad, que seréis premiados
tratad mal a las mujeres
que no es delito y son seres
inferiormente creados!

No hay pena, pero sí gloria,
para cinco violadores
que se creeran muy señores
pero no pasan de escoria;

Seguirán su trayectoria
pues no están rehabilitados,
tendrían que estar capados
y encerrados bajo llave.
Lo que hicieron es muy grave
pero no están concienciados.

Aún piensan que no violaron,
pobrecitos los muchachos,
tan solo son cinco machos
que a una niña se follaron;

Menuda fiesta, pensaron,
una "pa" cinco, ¡Qué chollo!,
después se le acabó el rollo
y ya la chica es muy mala...
Se lo inventó la chavala
y nos ha montado el pollo.

No tengo ninguna duda
yo te creo, compañera,
lo gritaré ante cualquiera
no me puedo quedar muda.

La realidad es muy cruda,
no me imagino en tu piel
y me resulta muy cruel
todo lo que estás pasando
pero sigue caminando...
No todo en la vida es hiel.



Aurora Zarco.
leer más   
14
4comentarios 75 lecturas versoclasico karma: 87

A mi abuela Rosario (Fascismo nunca más)

"Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mía."
De Oraciones de la Noche


A mi abuela Rosario

18/julio/1936


Requisaban. Venían a por todo. Por la vida también.
Vestidas de azul, con la Cara al Sol
y un Sagrado Corazón en las entrañas: ¡VIVA CRISTO REY!
Tiempo de rapadas y ricinos
Maldito el momento—mi madre lloraba—
no tanto de hambre sino de miedo.
La hora de las otras
la cara del fascismo sobre su cuna:
ni un rincón sin revisar.

Aventaron armarios y alacenas
—mi madre lloraba—
destriparon colchones
hurgaron en rincones y en ideas:
Ave María purísima.

Mi madre lloraba
la hora de la teta
el hambre de la rabia
y aquellas mujeres de rosario y pistola en mano
gritando como hombres borrachos
de triunfo y de Dios:
¿dónde está el oro?
¿dónde la plata?

Mi madre lloraba
¡Arriba España!
La leña al fuego
en el cazo la leche
y en el fondo del alma
dos zarcillos de oro
y una mujer sola
contra las hienas azules del odio
hambrientas.

Todo ardió.
La leña y la leche
los zarcillos, el cazo y el alma
Quedó una vida para no olvidarlo
y la muerte habitando eternamente en sus cunetas.
Mi madre lloraba
mi abuela entendió
después de la primera bofetada
que el hambre y Dios
llegaban aquella noche para quedarse.
Rojos, sangre y piojos.
El resto fue silencio
cuarenta años y un día.
leer más   
3
4comentarios 54 lecturas versolibre karma: 53

El silencio de Maria

Oh! María
Madre del Silencio.
Madre del Misticismo.
Bendita seas entre todas las mujeres.

Te comunicas a través del silencio,
Sin necesidad de gestos, ni palabras,
Solo tu silencio es digno de abrazarnos,
en el más inconfundible de los sentimientos: El amor

Estas allí,
Como una esclava,
Mientras retienes a tu hijo entre tus brazos.
Tu mirada se pierde en la inconfundible piedad
Tu silencio nos conmueve.
Arrastras tu dignidad; entre el dolor y la sumisión de ver a tu hijo cadáver.
Con tus lágrimas enjuagas sus heridas,
Con tu cabello acaricias el rostro de tu niño.

Lloras a tu hijo,
Lo lloras en el profundo silencio de tu ser.
Acurrucas su cuerpo contra tu pecho;
Y sientes al niño reír dentro de ti,
Eres madre:
Eres mujer.

Tus lágrimas se desbordan aun más.
Cuando lo ves destrozado.
Injustamente lo ves caer una y otra vez; entre la furiosa
Impotencia del hombre; entre látigos y dolor

Lo vistes correr desde niño,
Lo vistes reír y jugar.
Y ahora lo ves tan cerca de ti, desgarrado, mutilado, ensangrentado,
Sin aliento,
Sin latidos en su propia muerte


Oh! María,
El dolor te hace fuerte.
El silencio cubre tu sufrimiento.
Removieron su piel entre vísceras y sangre.
Escupieron su rostro.
Y se burlaron de su dignidad.

Y tu allí,
En silencio.
Escuchando su última palabra.
El dolor al exhalar cubrió tu vientre de dolencia
Y conocisteis el dolor de parir la concepción de la vida.

El Cielo cubre tu silencio.
El viento trastorna tu cabello.
El silencio sepulcral se adhiere a tu corazón.

Una vez más atesoras su cuerpo contra tu pecho.
Y lloras junto a su padre.

Oh! María,
Ya todos se fueron.
Los asesinos, los blasfemos
Adoradores del placer del dolor,
Se burlaron de su cuerpo al dejarlo desnudo frente a tus ojos

Oh! María,
Tu alma inmóvil evoca la impotencia de mirar hacia lo lejos,
Tu silencio conmueve.
Tu silencio grita en tu alma
Tu silencio no es ausencia, sino aceptación.
En tu silencio escuchas la voz de tu hijo.
Sed de Justicia.
Sed de Ti



Oh! María,
Tus ojos Misericordiosos enjuagados en lagrimas visualizan las migajas de tu hijo
Aguantas el dolor, la ira, la impotencia.

La verdad rasgada por la indiferencia del hombre ante tanta maldad.



Oh María!
Me entrego a tu profundo silencio.
Mi cuerpo está cansado de tanta inmundicia,
Se acoge a tu voluntad.
Todo a nuestro alrededor se deshumaniza,
lo que creíamos tener ya no está,
lo que acogimos con amor nos traiciona, nos decepciona.

Dulce María,
Me entrego a tu silencio.
Te entrego mi cuerpo; el cual esta desecho.
Concédeme dormir en tu pecho.
Enjuaga mi rostro con tus lágrimas.
Madre del dolor.
Madre admirable
Mujer.
Tu silencio Brillara para siempre.
Yo te saludo María.
leer más   
3
2comentarios 39 lecturas relato karma: 46

Un único deseo

Extrañeza del ser en el espacio oblicuo...
entorno de Dioses perpetuos
que aguardan ansiosos
el recurrente desenlace final.

Mares en calma que no son tales
y barcos a la deriva que no emiten señales.

Palabras no enlazadas
que se pierden en las calles.

Gritos opacos balanceándose lentamente
al caer la noche y las mentes
en la calma gris y agrietada
de mil semblantes ausentes.

Reinos perdidos en un desierto de dudas
y cien gotas insulsas que no son elixir.

Hombres y mujeres impregnados
de polvo de estrellas moribundas
y un único deseo: EXISTIR...
leer más   
13
12comentarios 128 lecturas versolibre karma: 81

Nuestra esperanza ® ©

Hoy el cielo está llorando
como llora mi alma
como llora mi pueblo
nuestra pena conmovió a lo alto.

Y estamos tan dolidos
¡Oh, corazón del cielo!
Lloramos por nuestra sangre
lloramos por nuestros pequeños.

El coloso rugió
y su grito fue devastador
un terrible manto gris de pena
cubre nuestra tierra.

Lloramos con honor
por todos nuestros hermanos
es tan honda la herida
y lloramos y tan solo nos abrazamos.

¡Míranos, oh míranos gran Ajaw!
Del corazón de la tierra
broto la tragedia
y lloramos y más nos abrazamos.

Todos somos uno
uno solo somos todos
y aunque nos arrodilla la pena
nuestro corazón nos levanta.

Somos las hijas y los hijos
de las mujeres de maíz
y de los hombres de maíz
somos guatemaltecos.

Y de cada rincón
de nuestra tierra
de eterna primavera
tal como brotan las flores.

Brotara también
de nuestras lagrimas
nuestra fuerza
nuestra solidaridad.

Y nuestra esperanza
fundida en nuestra bandera
vuelta canción
en el noble viento.

Con inmenso cariño
nos susurra al oído
¡Recuerda tu canto patrio!
Hoy más que nunca.

Que no se te olvide
tu linaje de grandes señoríos
todos unidos
sostenidos por el amor fraterno.

Y aunque aún
nos broten las lagrimas
más nos abrazaremos con amor
y nos levantaremos.

Nuestra bandera
nuestra esperanza
desde su pedestal en lo alto
nos alienta a nunca olvidar
¡Y a una sola voz, cantar!
¡Guatemala tu nombre inmortal!

Carlos Luis Molina Lara
10
10comentarios 94 lecturas versolibre karma: 99
« anterior1234514