Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 258, tiempo total: 0.020 segundos rss2

La Flor

La flor… es el beso de la madre naturaleza,
es el sonreír de la mañana,
es aquella expresión que te da fortaleza,
y de la tarde… es la carcajada.

La flor… de un bebe son sus mejillas,
de una mujer es su gracia,
del primer Adán fue su costilla,
y del anciano, la ternura y suspicacia.

La flor… es el espejo de la belleza,
de Dios es la perfección,
de un reino es la princesa,
y de la ortografía… el signo de admiración.

La flor… es la montura de la mariposa,
es el néctar de la abeja,
del firmamento es la Mayor Osa,
y de Sansón era su guedeja.

La flor… es una brizna del paraíso,
es una lagrima de alegría,
es el sorbo oloroso de un delicioso guiso,
y en una mujer… su candorosa coquetería.

La flor… es el clímax de la pasión,
es la tierna mirada del niño,
es un poema nacido del corazón,
y del anciano… una sonrisa brotada con cariño.

La flor… es una maravilla de la naturaleza,
es un suspiro de cariño,
es adorno en la maleza,
y es la risa de cualquier niño.

La flor… es una estrella vespertina,
es el saludo de nuestro Creador,
es el muack del hada madrina,
y es la ofrenda del benefactor.

La flor… es matriz y es vagina,
la copula la abeja, la mariposa y el pajarillo,
es nicho de nueva vida,
y es el alambique de un buen vinillo.

Rafa Puello
Barranquilla – Colombia.
leer más   
7
7comentarios 103 lecturas versoclasico karma: 88

Irrevocable

Alguien vendrá a decirte
que el progreso es una parte
de la naturaleza,
que no avanzas
si sigues haciendo las cosas
como siempre las has hecho.

Pero mientras hablaba el futuro
existió el presente.

Y uno empieza a añorar
la espuma de cuando los días
eran otra cosa,
quiero decir,

más reales,
menos superficiales.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
9
10comentarios 85 lecturas versolibre karma: 112

Contraluz

Desangrando mi pluma vertical,
donde se enredan los vientos áridos del sur,
y se sumergen los huracanes del norte,
esta desdibujado mi horizonte.

A veces el sol se alza entre los árboles,
pero el lunar jamas se verá a contraluz;
ni el aroma del rocío contra el viento,
ni la sílaba que cae a contratiempo.

A veces se detiene justo en nuestras cabezas,
y ni la luz cenital muestra mi rareza,
de una naturaleza perseverante,
de una respiración ya muerta.

Caen las gotas en suelo mojado,
porque soy el que ríe de últimas,
el que apaga la luz y cierra las cortinas,
¿y creen conocerme porque me miran?

Si iluminan mi verdad con el sol a mis espaldas,
por mas respuestas que canten no entenderán;
si me determinan con la luna en mi norte,
las suposiciones serán estrellas fugaces.

Al hablar ni se molesten,
de eclipses están hechos los desastres.

Niorv Ogrin
leer más   
14
3comentarios 61 lecturas versolibre karma: 98

Hogar, dulce hogar

Rozo con la punta de los dedos las ramas más altas
que besan el cielo
con la misma dulzura que lo acarician
y lo amansan.
Los pájaros le han declarado la guerra a las nubes
por intentar ponerle un límite a su infinita imaginación.
Y cantan burlones
que son libres y rebeldes,
que ni ellas
ni la peor de las tormentas
podrán jamás atrapar sus alas
sino desearlas,
como se desea la imposibilidad de todo aquello
que no se puede tener.
Y que su única patria
es y siempre será el viento
por ser el único capaz de amar su libertad.
Huele a enero y a tierra mojada.
Me he empapado los pantalones de barro hasta las rodillas,
y he rugido hasta doler la garganta.
La brisa es fresca
y me susurra al oído que me suelte el pelo,
que deje libres a todos mis monstruos,
porque hoy
mi instinto animal
se siente más salvaje y puro que nunca
y es capaz de dejarlos en bragas
en las mil y una batallas
que les proponga el viento.
He abrazado a la luna
con el corazón abierto de par en par,
y sin darme cuenta,
ha llenado sus esquinas de flores
y de toda la belleza y vida que tengo a mi alrededor.
Para que cuando sienta que no soy de ningún sitio,
que el único que me acompaña es el viento,
entienda que mi verdadero techo lo tengo dentro.
Que todo esto forma parte de mi
porque yo soy parte de todo esto.
Y que nunca estaré sola
mientras los pájaros sigan siendo libres y rebeldes,
el suelo, de vez en cuando,
siga oliendo a tierra mojada,
y la luna siga llenándome el pecho de flores mientras duermo,
para que nunca olvide quien soy
ni de donde vengo.
leer más   
9
7comentarios 86 lecturas prosapoetica karma: 89

Yo también...

Yo también pienso en los sueños
y en dónde quedaron los mismos
ya que ahora no los veo,
no los siento,
y se me escapan, tantas veces,
que hasta dudo que existieran.

Aunque sé que soñar es de niños
y de locos,
que los hombres no sueñan
porque no tienen tiempo para ello.
Se dice que la vida es actividad y movimiento
y en ella no hay tiempo para los sueños
y sí para vivir, solamente, el presente.

Pero es entonces,
cuando pienso en ese momento mágico,
cuando me elevé con las golondrinas
en la primavera,
cuando me posé con la cigüeña
en el campanario de la iglesia,
cuando volé, como las gaviotas,
sorteando las olas
y me quedé balanceando en el aire
mirando a las resacas llegar,
para dormir en las playas
y estirarse por la arena.

Es también, en ese instante,
cuando bajo hasta el río,
cuando cruzo los montes,
cuando subo a las cumbres vacías,
cuando atravieso los valles,
cuando paseo por los pueblos olvidados,
cuando encuentro la libertad de la naturaleza
en los marjales
y hasta veo a los rebecos nadando entre los juncos.

Porque es ahí donde los sueños se desnudan,
donde se bañan a la luz del día que comienza,
donde se purifican de todos sus pecados,
donde muestran su inocencia,
porque solo tienen una cara,
donde sacan las palabras que no pueden decir,
y que se ahogan en su alma,
donde le preguntan a la luna
lo que otras personas no han podido decirles,
donde hablan con dios y hasta juegan con Él,
en ese duermevela de locura e inocencia...

...Me paro aquí y noto el sudor del "sueño".
El sudor que destila el alma,
el que se desprende de unas pupilas
que gotean un agua cristalina,
es el sudor de unos labios temblorosos
que musitan un nombre en el silencio,
y es la agitación de un pecho que quisiera gritar
lo que se guarda,
lo que oculta y no se atreve,
porque todo está en el sueño,
en esos sueños que se buscan,
que se escapan,
que he vivido y que he tenido
al alcance de la mano
y que, ahora, ya no sé dónde se han ido.

Al final, cuando despierto,
me digo que quizás el sueño ha terminado
hace tiempo, y que yo mismo,
sea solo ese rescoldo
de un sueño inacabado,
sin principio ni final.

Rafael Sánchez Ortega ©
09/04/18
8
8comentarios 87 lecturas prosapoetica karma: 91

Inédito "Uno"

Que fácil es escribir poemas carentes de realidad alguna. Cuando la realidad es cruda, buscamos la manera de sembrar un jardin de flores en tierras infertiles, donde por cuestiones de la naturaleza no hay vida que pueda aflorar en esas tierras. Sin embargo, nuestra insistencia es tan grande que buscamos cosas en lugares que simplemente no las hay: Amor en corazones rotos, paz en la guerra, vida en la muerte, verdad en las mentiras y dulzura en la acidez; todo sea por encontrar una salida que nos genere felicidad, aun cuando sea fugaz.
leer más   
5
sin comentarios 26 lecturas prosapoetica karma: 64

Rumor

El rumor del agua,
el murmullo del aire,
el susurro que esconden
las ramas de los árboles,
esa serena quietud
que nos pixela el paisaje,
nos regala dosis de silencio
y la sensación de saber
que renacemos cada tarde
tras trepar por campos y bosques,
atrapar cada luz
y disfrutar de estos amplios horizontes.

Traspasar el tiempo,
ver en las piedras
ese intento
de acaparar en el recuerdo
el frío de otros inviernos,
las lluvias,
viejas tempestades,
la solera de algunos amaneceres
tras los desvelos de olvidadas noches...

El rumor del agua,
el murmullo del aire.
leer más   
8
4comentarios 53 lecturas versolibre karma: 94

Sueños

Sueños grandes y pequeños sueños
que no tienen alma, que no tienen dueño,
que viajan en nubes o gotas de fuego,
que caen desde el cielo,
en gotas pequeñas, en plan aguacero,
o en grandes tormentas de rayos y truenos.

Algunos, sueños buenos, serenos,
en los que tu eres el rey, el dueño,
del mar y del cielo, señor de los vientos.
Del amor y del fuego, de los elementos,
de las sonrisas y cuentos, vives feliz.
Eres de la naturaleza el aliento, señor
de la algarabía, el silencio y los besos.

Algunos, son malos sueños, de penas,
tristezas, de lugares oscuros,
pesadillas de muerte y perdición.
Infiernos infectos, de rabia y dolor.

Y todos caen hacia el mismo mundo
con distintos nombres bajo el mismo sol,
es el hombre quien cambia el prisma,
quien elige abismo o quien elige amor,
somos amigo mío,
tu y yo.
leer más   
20
10comentarios 92 lecturas versoclasico karma: 114

Mujeres y hombres buenos

Desde mi profundo ser, quiero homenajear a las

Mujeres y Hombres, que dieron parte de sus vidas dedicada a los demás.

Esos seres con mentes y fuerza física, capaces de darle la vuelta a lo negativo
transformando la vida en un positivismo lleno de amor y ternura. Buenos, comprensivos, ordenados, paternales, hábiles, alegres y generosos.

Son humanos que llenaron las horas de felicidad a los otros y con ellos se desarrollaron
abriendo caminos de bondad y entrega.
No depende de la posición social, ni de la educación recibida, ni siquiera del color político, sale por naturaleza evolutiva proteger y cuidar los seres vivos.

A todos ellos los maravillosos limpio y puros de cerebros sanos y transparentes.
Elegantes, inteligentes, previsores, voluntariosos, constructivos, activos y fuertes.

Los días son con vosotros llenos de luz y las sombras las desterráis al abismo del mayor agujero negro existente. Transigentes, altruistas, valientes, sociables, batalladores, austeros. Las flores han crecido alrededor vuestro y yo os amo, porque dejasteis en todos nosotros vuestro perfume. Expresivos, sentimentales, emotivos… ¡Gracias por existir!
leer más   
4
2comentarios 44 lecturas relato karma: 49

Soneto Oneguiana I

Me habla de naturaleza muerta,
cuando sus ojos solo gritan vida;
me deja afuera sin cerrar puertas,
para no perdernos en nuestra huida.

Ahí con el antifaz y kimonos,
con la melodía en semitonos;
apaga la luz, desciende el telón,
un beso es mi flecha en el talón.

Retrata en su iris mi problema,
en estos labios la sed de mi lengua,
y esta tentación es como agua.

Recito su libertad en poema,
juramos en el silencio lealtad,
yace en la mierda nuestra amistad.

Niorv Ogrin
leer más   
4
sin comentarios 36 lecturas versoclasico karma: 51

Un producto

Me desprendo de la naturaleza
Me conecto a esta vida, soy inmortal.
¡En línea! Del consumo estoy, soy presente.
En divisiones novedosas participo, soy ideología.
Moderna es mi forma de caminar, soy tendencia.

Miles de resplandores, miles de colores y sabores,
Miles de monedas, miles de horas, soy un producto.
¡El producto perfecto, terminado soy!
Y tu naturaleza, eres un obstáculo

¡Naturaleza!
-Tú luego perdóname; si me olvido, qué un instante soy
-Qué soy un producto con fecha de vencimiento.
-Así me diseñaron, para ser y sentirme,
Eternamente joven.
leer más   
3
sin comentarios 16 lecturas versolibre karma: 44

Nosotros los poetas

Nosotros los poetas vivimos
con la duda concediendo libertad al espíritu
amando la vida y su libertad,
encontrando el sentido de los sentimientos ocultos del ser.
Encontramos amores imposibles, pero inolvidables.
Vemos el cielo enfurecerse con la tierra,
como los amantes con sus miradas.
Amamos cada centímetro del cuerpo femenino.
Encontramos la esencia pandeista percibiendo
la naturaleza, a la vez que creamos poesía.
Amamos las noches, las mañanas, el sol
que florece los caminos, fruto de su fulgor,
que despierta nuestra alma moribunda.
Escribimos metáforas incomprendidas.
Filosofamos en cada verso.
Eso hacemos nosotros, los poetas.
Amamos amar y vivir en libertad.
Vemos la belleza de la muerte, como la felicidad
que aquí nunca alcanzaríamos.
Creamos desde una vida psicodélica,
tenemos una mente sinestésica.
Eso hacemos nosotros, los poetas.
leer más   
3
2comentarios 63 lecturas versolibre karma: 45

Inmortal (¿Sentimiento?)

La verde pradera se tornó gris;
envuelta en un rocío negro que
cubría sus marchitas hojas, mecidas
en un vaivén sin fin de lo que ya
no era vida, pero sí cualquier otra cosa.

El rojo atardecer en el cielo; de las nubes
colgando densas gotas, a pesar de que la
noche no estaba presente, la oscuridad
invadía mi pupila, ¡Iris negro!, no se podía
esperar otra cosa…

¿Pero qué era acaso lo que veía, si no
la vida en su estado más puro? El
sentimiento nunca muere, y la fuente
de donde procede, en sus sueños desea
con firmeza recuperar lo que por naturaleza
se le niega.

Y lo deseaba yo; y bajo Orión y la Osa Mayor,
Y junto a Sirio en su brillantez, juré el nombre y
se me concedió; porque el oscuro espacio las
estrellas iluminan, y la mía, apagada, sumido
en mi propia penumbra me abandonó.

Y en la pradera gris, entre el vaivén de las
hojas marchitas caminé yo, cargando rosas
llenas de vida, contrastando con lo que frente
a mí veía. Cargando rosas llenas de vida,
para la novia cadáver mía.

-Anjoss
14
4comentarios 68 lecturas versoclasico karma: 98

Haiku

En la dehesa,
con su cuerpo de palo,
baila la encina.
leer más   
17
4comentarios 71 lecturas versoclasico karma: 101

Ouroboros

Entre la incógnita planetaria,
entre los paralelos que sacian el cosmos
con el lácteo de las tierras,
entre sus labios, senos y besos
como anillos protegiendo a Saturno,
aparece mi mente entallada en un cuerpo
semejante al pergamino de Egipto,
las efigies de los Mayas
o el estandarte de una legión de Roma.
Entre tantas líneas invisibles
que enlazan los puntos del universo
para luego salvarlo de la extinción,
a eso que le llaman viento,
yo lo muevo con un suspiro de mi voz.
Una voz que viaja a través del tiempo.
Los orígenes del humano,
el gen de lo onomatopéyico,
del sonido más extraordinario del silencio,
el mutismo de un beso cuando roza lo sagrado,
todo ello se une en el crujir de una rama,
en ese segundo que dura un siglo,
nadie lo escucha, nadie lo aclama,
solo el pie que le deja la huella
al romperla con un camino tan lleno de magia.
Las almas mundanas: el hojaldre de la vida;
los animales: la pólvora de la naturaleza;
los latidos del corazón: la guerra por el amor;
y por la avaricia del infinito:
ella siempre engendra el sueño de mi eternidad,
un dios ataviado con nuestro anillo.

© 2018 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
12
4comentarios 46 lecturas versolibre karma: 96

Ya sale el sol

Quedan los cascos,
las huellas de los cascos,
medias lunas grabadas sobre la hierba.

Los caballos trotan lejos,
los desdibuja el pasto alto
que cimbrea con los relinchos.

Corre el rocío, galopa,
al alejarse la noche
sobre la grupa de una yegua.

Brilla el limonero.
Amarillo.
Ya sale el sol.
Se perfila el horizonte.

Recuesto la mejilla en mi hombro
buscando el calor,
siento el olor de mi piel,
me devuelvo a la naturaleza.

Sentir
es vivir.



....
leer más   
12
17comentarios 83 lecturas versolibre karma: 119

La vida es goteo

¿Cómo retener el aire?
¿Cómo una naturaleza etérea?
¿Cómo siendo uno tan tierra?

Es algo inevitable,
nos agarramos
para no despeñarnos
pero nos vemos en el precipicio.

Nuestros cuerpos son precipicios,
abismos en los que caemos
inevitablemente,
posponiendo lo que acabará por llegar,
la caída.

La mia y la tuya.
¿Y entonces qué?
¿Qué haremos con la caída?

Toda la vida es goteo
leer más   
15
12comentarios 93 lecturas versolibre karma: 101

Creí habeter visto

Ve, Juliana.
Ve que te he visto.
Te he visto caminar;
He visto -a lo lejos-,
Una silueta parecida;
Una tez similar;
Un caminar no tan dispar.

Ve, Juliana.
Ve que te he visto,
O al menos eso creí,
Porque sé que no eres tu,
Porque si fueras tu,
Tu estarías en Medellín,
Caminando por barrientos
O yo recorriendo las calles de Cali:
Tus calles.

Creí que te vi
Y qué te sentabas a
Unos cuantos metros de mi.
Pero no eres tú,
Porque nuestra naturaleza
Es la distancia
Pero la cercanía de nuestras palabras.

Creí que te vi,
Pero no es así
Sólo son tus palabras
Buscando materializarse
en cualquier silueta

Son las palabras tomando formar
Tomando cualquier silueta,
Cualquier caminar,
Cualquier tez,
En cualquier momento,
En cualquier tiempo.
leer más   
10
6comentarios 77 lecturas versolibre karma: 95

El bosque en llamas

El incendio con su furor lo fue arrasando
bajo la insolente luz de un mediodía,
las llamas el bosque fueron borrando
causándole la muerte con su cálida ironía.

El alto roble se dobló en la espesura,
el fuego voraz acabó con su existencia,
con la extinción total de su estatura
ha perdido el vergel toda su esencia.

Vuela el azulejo en busca de su nido
y llora al verlo quemado entre las ramas,
no llegará el araguaney a ser florecido
ni el turpial volverá a alegrar el alma.

Se desvanece, en tan poco tiempo,
lo que a la naturaleza costara tanto;
solo quedan las pavesas en el viento
y mis ojos tristes cubiertos por el llanto.
leer más   
9
4comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 106

Tu mundo

Veo en ti
Esos ojos profundos y pequeños
un mar de pensamientos
donde buscas explicarte grandes cosas
que tu nisiquiera conoces aún

Veo en ti
como tu sombra camina con las demás
como tu cuerpo se llena con vacíos
que crees suponer que de eso trata la vida

Veo en ti un hombre
fuerte y capaz
inteligente
que no sabe bien
hacia donde va ni con quien

Veo en ti
inseguridades
una búsqueda de sentido
buenas pero malas amistades
que te han acompañado en todo tu camino

Veo en ti un potencial oculto
uno muy grande
que explota al conocer otras cosas
al reflexionar sobre la vida
sobre el verdadero amor
que se cuestiona la vida
y la observa de otra perspectiva

Veo en ti una visión
un cambio en tus pensamientos
en tus proyectos
una palabra atrapada en la garganta
y muchos sueños por delante
actos que quedan en el vacío
sin poder ser resueltos
todo por el poderoso miedo

Veo a un ser humano bueno
humilde, sencillo
con un gran corazón
buenas intenciones
un hombre suelto
que camina en el aire
lleno de energía
con ganas de llegar a un sólido lugar
y descansar en paz

Veo en ti
miedo a la expresión
al sentir
a las emociones
que inhiben tu ser interior frente al mundo
que prohiben demostrar tu persona natural

Atrévete a hablar
atrévete a preguntar
a actuar,
disfrutar de lo simple
conocer el ser humano en su debilidad
rescatar lo mejor de ti
para entregarlo a los demás

Veo en ti una pasión
tu deporte, tu manera de expresión
veo como te libera la mente
como surgen tus pensamientos,
como aprecias la naturaleza
y como descansas en ella
como la tranquilidad de las montañas
absorbe los problemas
y la adrenalina pura
bota todas tus impurezas

Veo tu esfuerzo
tus ganas, dedicación
tu admiración frente al silencio de los valles
tu lugar como ser humano frente a gran inmensidad
dentro de los bosques
al escuchar el canto del pájaro

La nieve, que enfría tu cuerpo
al día siguiente se moldea por tu fuerza
y queda tu huella grabada
desde los picos de las montañas

Veo que estas protegido
en tu caparazón estalla la rabia
las penas de tu corazón
que ocultas en el fondo,
en lo interior

Veo que me demuestras tu amor
tu debilidad frente a hechos
tu fortaleza de mente
tu capacidad de hacerme feliz
y tus sentimientos mas ocultos,
que trato de sacar a la luz
para que brillen,
y queden impregnados como estrellas por siempre

Veo en ti a un niño
lleno de felicidad
de espontaneidad, alegría
al que quiero cuidar por siempre
enseñarle lo linda que es la vida

Veo en ti, preocupación y empatía
en ti me siento protegida
me siento querida
me siento acogida
y agradezco todos los dias
el simple hecho
de despertarme cada mañana
con tus lindas palabras
que hacen de mi amanecer
un mejor y nuevo dia
leer más   
7
sin comentarios 26 lecturas versoclasico karma: 64
« anterior1234513