Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 823, tiempo total: 0.028 segundos rss2

Hay días...

Hay días en que veo en el espejo
una cara que no es la mía,
una imagen, que es extraña,
y sin embargo me saluda,
como si me conociera de siempre,
unos ojos que interrogan el cristal
intentando darle forma y contenido,
y unos labios que se estiran y se encogen
deseando balbucear unas palabras.

Pero yo, plantado ante el espejo,
no sé qué responder ni que decirle,
así que me enjuago la boca,
tomo el cepillo de dientes,
abro la pasta
y doy comienzo a ese proceso
de limpieza.
Luego vuelvo a buscar el espejo
y, poco a poco, parece que la cara
toma forma,
y en ese rostro que ya me es un poco familiar,
puedo adivinar una peca
que se esconde en su mejilla,
aunque si miro fijamente
seguro que no la veo.
Pero es igual.
Puede ser la miopía de mis ojos
que, sin gafas,
se desplazan, vagabundos,
por el mundo de los sueños, todavía.

Es inútil intentar que la razón
me devuelva al nuevo día,
que salude al personaje imaginario
que se esconde en el espejo
y que salga del sopor
y las legañas de la noche.

Como un ciego, sin bastón,
voy andando hasta la ropa,
que me pongo,
para andar en la mañana,
y lo hago de una forma controlada
e instintiva.

Tras calzar mis zapatillas deportivas
salgo afuera de la casa
y recibo la caricia de la vida,
con los cantos de las aves
y la brisa que acaricia mis mejillas.

Hay un "hola" que se escapa
de mis labios,
respondiendo a tanto halago,
y esa misma sensación acelera
los latidos de mi pecho.

Doy mil gracias a la vida
y también a cada instante
que me deja,
y es entonces que recuerdo
a la persona del espejo,
a ese rostro, en apariencia,
tan extraño,
y sonrío al recordarlo.

Es la sombra de ese ángel de la guarda
que camina a nuestro lado
y no lo vemos,
que despierta con nosotros,
que se mira en el espejo,
que bosteza y que sonríe
y hasta da "los buenos días",
en un gesto sin palabras...

Rafael Sánchez Ortega ©
13/07/18
11
4comentarios 65 lecturas prosapoetica karma: 99

Gely

La que era beba cuando escribí este poema tiene ya 25 años...

Dormida bajo el cielo desnudo
aparece tu carita,
y se revela el mágico embrujo
de tu llanto al despertar.

Yo te veo desde lejos
y desde lejos espero tu llegada
porque se que vendrás a saludarme.

Tus manos están llenas de vida,
tu sueño es hermoso
y tu cuerpo está dotado
de una inquietud fulminante,
que todo me hace pensar
que no eres de este mundo.

Tú debes ser un ángel,
y mientras todos creemos cuidarte
tú eres la que ha venido
a velar por nosotros.

Tus ojos vienen del infinito
bordados con hilo de armonía
y tu pequeño rostro lleno de luz
se ha tejido con fibras de sol
para alumbrarnos el camino.

¿Qué maravilloso encanto tienes escondido para más tarde?
¿Cuál es la sorpresa
que develará tu sonrisa mañana?
leer más   
13
sin comentarios 62 lecturas versolibre karma: 98

Ahora

Cuándo todos los días son ése día.
Cuándo ya depende de ti, el no diferenciar el hoy del mañana.
Cuándo hiciésemos lo que realmente haríamos si fuésemos a morir.
Cuándo dejásemos de tener miedo, dándole ocasión al después, de condicionar lo que harías ahora.
Cuándo sonreír, es cien por cien real.
Cuándo no sentencias, ni dictas, ni te agobia el qué,
si no el cómo.
Cómo hacer.
Cómo decir.
Cómo sentir.
Cuándo de verdad hagamos, lo que deberíamos hacer, si de verdad todos los días fuerán mañana,
comenzaríamos a vivir un poco.
Más que nada porque sentiríamos la falta de tiempo,
siendo ahora.
Dejaríamos de lado los prejuicios.
Acabaríamos dandole importancia, a lo que de verdad la tiene; el momento.
El ahora y no el después.
El presente que se escapa mientras a nosotros se nos agotan las ideas corriendo con mañana.
El hoy es tu mejor amigo.
Si dependiese toda tu vida, de que pensases que hoy no es hoy, ni ahora, ni en este mismo instante,
jamás aprenderías lo que es vivir.
És por el simple hecho, de que está pasando.
En vivo y en stéreo.
Así que si me permitís un consejo,
preguntaros a vosotros mismos:
¿És el día?
leer más   
10
3comentarios 57 lecturas versolibre karma: 97

Huerta

Una noche de verano en la huerta es para dejarse llevar. Una mínima brisa muy húmeda balancea tres farolillos de papel con una luz tenue que no da para leer pero sí para ver los mosquitillos revolotear. El transcurrir del maltrecho río, unos metros más allá, da vida al terrenico de cada vecino que tan celosamente cuida y custodia de manos ajenas.

Las acequias1 árabes se dan un festín cuando borbotean con el agua de riego y los árboles parecen saber que van a beber. El azahar perfuma la tranquilidad de la noche y alguna chicharra se atreve a interrumpirla frotando su tímbalo2 insistentemente. Quizás sea el celo o el calor. Algún perro se une al ruido comenzando a ladrar tímidamente.

La perfección es la facilidad de coger una fruta de temporada con sabor y color penetrantes, regalo espiritual de la naturaleza. Y mientras lo hago veo en lo alto a esas hermanas nuestras, las estrellas, compuestas de oxígeno, hierro o carbono. Me cuestiono entonces la existencia cuando recuerdo un párrafo de Ernesto Cardenal3:

“¿Qué hay en una estrella? Nosotros mismos.
Todos los elementos de nuestro cuerpo y del planeta
estuvieron en las entrañas de una estrella.
Somos polvo de estrellas.”


Me maravillan dichas palabras, de tamaña simple realidad en este trozo de tierra. Es un éxtasis pasar inadvertido y activo, sabiéndome parte de un todo.

Y así es la huerta, un contraste de sonidos, inmensidad, paz y dones.

________________
1Del ár. hisp. assáqya
2Órgano estridulador que los machos frotan, con un ensordecedor sonido, rechinante o chirriante, para atraer a las hembras.
3Poeta, sacerdote, teólogo, escritor, traductor, escultor y político nicaragüense.
leer más   
3
sin comentarios 40 lecturas relato karma: 47

El vuelo de las mariposas

Tu madre llora sin poder contenerse,
el viento sopló, llevando todo lo que encontró a su paso.
y en su paso te encontró a ti...
¿Qué se ha creído el viento?...
En la vida no elegimos a las personas,
simplemente algunas llegan para quedarse, y otras se van.
El dolor es inmenso, cuando ha llegado la hora de irnos de este mundo,
o en el peor de los casos, ver a nuestros amigos irse.
Es cierto que solemos ver al prójimo como mortal, pero no, a nosotros mismos,
y puede que sea la razón, de que el golpe sea más duro.
No es culpable el viento, el sólo pasó y se llevó lo que tenía que irse de este lugar...
Es impotencia la que siento, al ver a tu madre llorar,
y más doloroso es saber que nunca más te miraré.
Puede que en la siguiente vida te voy a encontrar,
sé que voy a reconocer tu corazón y tus bellos ojos negros...
leer más   
5
2comentarios 25 lecturas prosapoetica karma: 54

Antes de que tú llegaras…

Yo vivía con mi sombra
nos entendíamos
conversábamos
reíamos~~>>
y hasta disfrutaba de sus reclamos.
Algunas veces
disertábamos
de política
economía
de espejos
vitrales
mosaicos bizantinos
y pianos descoloridos.
Si el norte es una quimera
y el sur la tierra prometida
si Cervantes sufría de delirios
si Gabo inventó su macondo
y ¿por qué Rubén Darío
escogió el azul cielo
y no otro color primario?.
~ ~ ~ ~ ~ ~ ~
Todo eso antes de que tú llegaras
~ ~ ~ ~ ~ ~ ~
moviste la estantería
ordenaste el cuarto
la biblioteca luce brillante
con tu risa fijada en los labios
y tu mirada oceánica cargada
de bosques amarillos
cambiantes prácticamente
todo el panorama
y me diste tu aroma de ciruela
y durazno.......
ahora nos reunimos los cuatros
tú sombra
la mía
y nosotros.
y nos embriagamos
relatando la poesia de Benedetti
y mirando los retratos.
leer más   
10
6comentarios 78 lecturas versolibre karma: 98

¡Pies, para qué os quiero! (colaboración con @horten67)

Hay pies ligeros, pies de plomo y pies en polvorosa.

Caminos largos, caminos cortos y enredaderas de baldosas.

Hay pies que dan traspiés, y caminos que son destinos.

Pies que pisan firme pero con suela de seda, pies que danzan de puntillas y con mimo.

Hay caminos que son teatro, que son pura fantasía.

Caminos de barro, caminos de flores y caminos de vida.

Hay pies que son guía y rumbo, pies que marcan y nos ayudan.

Hay caminos que no llevan a ninguna parte, caminos sin retorno y caminos de ida y vuelta.

Hay huellas con aroma a campo de amapolas y pájaros libres.

Y sí, hay huellas indelebles, imperdibles de emoción en el pecho.

Hay senderos de gloria y cunetas de vergüenza.

Hay trocitos de viento adheridos a los tobillos, ligeros como pompas.

Hay corazones viajeros y besos que ponen el mundo patas arriba.

Bienvenidos a la vida, piececitos. Hagamos camino al andar...


Estos versos son un guiño a todos los pasos que nos llevan a cada uno de nosotros por mil caminos distintos. La magia surge cuando nos cruzamos en el viaje con personas fantásticas, como mi amiga Horten.
leer más   
18
28comentarios 171 lecturas colaboracion karma: 116

El vaivén de mi lápiz

Tu sombra detrás de la mía.

Envueltas en toda la luz que pudo haber,
tomé tu mano, desierta y en llamas.

Observe con toda la serenidad de la paz.
¡Que pulso tan tranquilo, tan constante¡

Todo el mundo dormía;
nosotros con los ojos abiertos a la noche y,
las manos cruzadas sobre la cabeza, pensábamos.

Luego vino el silencio y la guerra.

Nuestras respiraciones morían cada vez...
...más lejanas, más distantes;
como empujando al silencio a su inevitable fin.

Porque a mi entender
Tú no quieres ser poeta;
Tú debes ser poesía.
leer más   
5
1comentarios 33 lecturas versolibre karma: 62

Yo y mis guerreros

Guerreros se despiertan,
listos para el desdén,
se le cae la baba a Odín
y llueve…
llueve para lavar nuestros inmundos cuerpos,
nos purifica, para la batalla.
Con oraciones y cánticos le agradecemos,
sin embargo, él lava la sangre
a sus guerreros y adversarios
para poder bebérsela.
Una guerra de conquista,
discípulos de Odín
luchando e intentando conquistar
lo imposible, lo inalcanzable.
otros Dioses, perdieron sus guerreros
incluso murieron Dioses,
intentando ganar semejante guerra.
Pero nosotros guerreros del Dios de la guerra
no somos de un Dios cualquiera,
y ya hemos empezado la guerra,
yo y mis guerreros
guerreamos y peleamos
por la conquista de tu amor y corazón.
leer más   
14
7comentarios 65 lecturas versolibre karma: 102

Sé que te irás con él (a Vanessa)

Aún no lo conoces
mas tu dueño será también
me dejarás por un joven
que te erice la piel,
que te quiera, no sé,
tanto como te quise yo,
alguna vez.

Que se funda con tu cuerpo,
como lo hicimos nosotros,
no una vez, sino cien,
que te sirva el desayuno en la cama
como yo suelo hacer.

Que te cuide cuando estés enferma
y a tu hijo, que ya no es un bebé,
le muestre el mundo,
y que lo ponga a tus pies,
que descubra el universo
cuando le sonrías tú a él.

Pero como no todo es color de rosa en esta vida
ni todo lo que reluce es oro, ya ves,
y seguramente oigas que escoba nueva barre bien,
si a pesar de todo, vuelves a mi otra vez
yo estaré aquí esperando, porque yo sé,
que a diferencia de él, yo siempre te amaré...
leer más   
14
6comentarios 78 lecturas versolibre karma: 92

Obsesión

Nos obsesionamos con flores tiñas que tiñen el alma de negro.
Con noches frías, inmóviles sin amor.

Nos obsesionamos con caídas libres, con parapentes y péndulos.
Con meras raíces de un frió ardor.

Nos obsesionamos con vidas infinitas, con logros inalcanzables.
Con martirios efímeros, de bellos sol.

Nos obsesionamos con enigmas, con problemas sin resolver.
Con intempestivas caricias de la incertidumbre.

Nos obsesionamos con vaticinar marañas de pesadillas, en propia carne.
Con que la piel se desligue ya alcanza.

Nos obsesionamos con fotografías de retratos de fotos de antaño.
Con las personas en esas fotografías.

Nos obsesionamos con partituras de oro en caricias, que jamas llegan.
Con desesperantes sostenidos, que se esfuman.

Nos obsesionamos con bemoles que nos sorprenden, quitando la vida.
Con sin razones ni sentidos ni palabras.

Nos obsesionamos con dolores y placeres, que ya no sentimos.
Con frialdad ante el suicidio y la muerte ajena.

Nos obsesionamos con monstruos imperfectos, que no llegan a serlo.
Con bellezas perfectas, que jamas fueron.

Nos obsesionamos con lecturas, eternas e imposibles.
Con letras abismadas, con insectos entre ellas.

Nos obsesionamos con la obsesión misma, hasta repetirla otra vez.
Con abandonarnos a la suerte de la discordia, con nosotros mismos.

Nos obsesionamos con la dictadura, y con la libertad sin corazón.
Con la pasión y el fulgor de una estrella fugaz.

Nos obsesionamos con la cultura y el arte, sin hacer ninguna.
Con los pasajes laberínticos, de la difamación.

Nos obsesionamos con la verdad.
Y lo único que logramos es la obsesión.
leer más   
14
4comentarios 72 lecturas versolibre karma: 105

Olvidemos

Olvidemos si existió algo entre nosotros
Arráncalo de tu memoria como hicieron otros
Haz como si no me conoces
Olvida como se escuchaba juntas nuestras voces

Olvidemos como se sentía el corazón
Ahora no hagas caso al corazón y usa la razón
Yo sé que para ti será fácil hacerlo
Pues a mi tan solo pensarlo, no puedo hacer más que quererlo

Olvidemos las palabras tan dulces que dijimos
Y los momentos únicos y especiales que vivimos
Olvidar lo que hacía que perdiera el sueño
Que dolor me da que su corazón tenga dueño

Olvidemos si alguna vez nos conocimos
Y todo lo que hicimos
Quitame la venda que no me deja seguir
Para de una vez poderme ir
14
6comentarios 72 lecturas versolibre karma: 105

La Pasion.com

LA PASIÓN

La Procesión de tu calvario.
Mostrado en dolor perenne ante el rostro de María.
Caes de nuevo y la corona de espina se incrusta mas en tu cabeza

Lagrimas despavorida.
Sarcasmos.
Blasfemias.
Risas.
Las moscas.
El Calor.
El olor a mierda.
El olor a miseria.

La sangre diluida en dolor silencioso.
Despedazan tu cuerpo.

Tu dignidad es despojada al aire libre.
Mostrando tu desnudez.

El dolor se acrecienta.
Sufres.
No admites esa droga aniquiladora: la cual apaciguara tu muerte.
El sonido del martillo arremete contra tu cuerpo
Tus manos se adhieren a la madera sepulcral.
Tu sangre brota salpicando los rostros de los miserables que tú has perdonado.

Se apago tu luz.
Se apago tu gloria.

Te manifiestas ante el padre.
Padre – repites una y otra vez.
Observas el cielo abrirse ante tu dolor.

Porque me has abandonado??????



LA IMPOTENCIA

Señor
Por qué abogas por los hombres?
Por que te empeñas tanto en perdonar y limpiarlos con tu sangre?

Es que acaso el hombre es digno de tan semejante similitud hacia tu persona?
De que te enamoraste del hombre?

De sus manos carcomidas por el pecado del hurto y del soborno?
O acaso te enamoraste de sus corazones vacios, secos, estériles, sin vida?
Por qué insistes en Juzgar su comportamiento?

No te das cuenta que malgastas tu tiempo?
El hombre ha conocido otro tipo de felicidad
El hombre ha sucumbido al acto de depravarse ante lo palpable, ante lo que le causa placer:

Ante lo que nace más abajo del sol.

Porque insistes en enviar de nuevo a tu hijo?
No te das cuenta que nadie te espera.
Todos están cosechando planes.
Todos están juntando riquezas.
Todos están destruyendo lo que fue al principio un paraíso
Asesinar es la cualidad virginal del hombre?
Vistes lo que paso cuando lo enviaste por primera vez?

Envías a tu propio hijo a la tierra.
Lo conviertes en hombre.
En una parte de nosotros mismos.
Lo destrozaron.
Lo desecharon.
Lo escupieron.
Y aun si lo entregaron a la muerte impotente

Y al final lo entregamos en manos de la traición,
En manos del engaño, del poder, de la avaricia, de la codicia.
De la insoportable vanidad del ser.


En silencio
Calmoso
Humilde.
Mirando con esos ojos que penetran,
Que envuelven, que aman.

Escupimos su cuerpo.
Desgarramos su piel, su verdad.
Pisoteamos su palabra.
Y no contentos con nuestra supremacía.
Lo clavamos ante un madero.
El símbolo de los malhechores,
De los delincuentes.

Eso eras para nosotros?
Un Criminal?
Un Blasfemo?


Quien es digno de mirarte?
Nadie te mira.
Estas solo.
Allí.
Clavado en esa cruz
Como lo más impuro y detestable de este mundo.
Eres el hazme reír de todo el pueblo.
Sálvate - Sálvate – Grita el pueblo
Sálvate tu mismo.



LA SUMISION

Sufrir es nuestro pan renovado de cada dia.
Me acuerdo de esa cruz.
Señalándote.
Allí esta María, portadora de ese silencio sepulcral.
Ella está allí;
junto a tu dolor.
Con la opresión apretando por dentro.
Con la impotencia de gritar al padre y decir: Basta
Mientras te despellejan una y otra vez.
Es el dolor de madre.
Es el dolor de mujer.
El dolor del vientre inmaculado.
El dolor de parir


Allí están todos nerviosos, con miedo, inseguros de sí mismos.
Esperando una luz en las tinieblas de su propia cobardía.
Se retuercen entre risas. Apuestan tu ropaje. Desnudan tu cuerpo.
Esperando el estruendo. El final de los días.
La muerte de la verdad,
La muerte de la palabra.
Del verbo hecho carne.

LA ENTREGA

Sumiso ante ti.
Me arrodillo ante tus plegarias
Tanta humildad de tu parte de pedirle a tu padre una y otra vez
Perdónalos porque no saben lo que hacen

Me entrego a tu verdad.
A tu dolor de verte allí enjuagando tus lagrimas,
por el perdón de nuestros pecados

Me entrego a tu silencio.
Ese silencio impertinente de tantas injusticias que vemos a diario.

Me entrego a tu dolor de verte derramado en sumisión.
Entre vísceras y sangre.

Mis lágrimas se distorsionan por todo mi rostro.
Anhelo y deseo llevar tu cruz.
Es demasiado peso para ti.
Caes una y otra vez.
Y en cada caída reflejamos el dolor y la impotencia,
de verte caminar hacia la muerte lenta


Te acompaño en tus caídas.
Cargo esa cruz cuesta arriba hacia donde apunta la muerte
Es la pasión del hombre.



LA MUERTE

Aun continúas en esa cruz.
Se acabo el combate.
La tarde se entristece.
Y una lagrima cae desde lo más alto del cielo
Golpea tu cuerpo destrozado
Y bendice tu alma.
Es tu padre quien llora por ti.
leer más   
3
sin comentarios 28 lecturas relato karma: 33

Las nubes se desnudan...

Las nubes se desnudan
y bailan filigranas,
esparcen por los cielos
sus formas y su gracia,
es algo muy bonito
que anima las pestañas
haciendo que la vida
nos llegue con su magia,
se animan las violetas,
las rosas y las dalias,
y, cerca, las ardillas
se ocultan en las ramas,
así amanece el verso
por medio de las almas,
que observan a la vida
y sienten lo que pasa...

Las nubes de los ojos
impiden ver la calma
del hombre y su destino
y el mar en la distancia,
confunde todo aquello
y mezcla las llamadas
del verso y el trabajo
con lodo y argamasa,
es típico y humano
guiarse en las palabras
que llegan a nosotros
vacías y sin nada,
por eso los sentidos
ansían esperanzas,
latidos y personas
precisos y cercanas...

"...Las nubes de la vida
sortean las montañas,
y siguen su camino
sin miedo a las batallas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
29/06/18
11
6comentarios 98 lecturas versoclasico karma: 111

Casi seguro...

Casi seguro tenías prisa
y te olvidaste que las estrellas,
en esa noche, nos esperaban,
con el suspiro de sus linternas,
por eso entonces quedaron tristes
y hasta lloraron con mucha pena,
las compañeras, tan silenciosas,
de las cigarras y las palmeras,
porque las unas cantan de noche
bajo los cielos con luna llena,
mientras las otras, sin el nordeste,
quieren la brisa de las mareas,
y es que los faros que el cielo esconde,
tras los retales de fina seda,
son ese puerto que el barco busca
y al marinero el hogar espera...

De todas formas hubo otros días
con otras noches que fueron nuestras
y por desidia, tal vez vagancia
ambos pasamos de estar con ellas,
y las dejamos con su silencio
en la ventana que da a la tierra,
y allí lloraron y allí rieron,
noche tras noches, sin darse cuenta,
y es que nosotros, tan concentrados,
con nuestros versos y nuestras letras,
nos olvidamos de estos gusanos
que por las noches dejan sus huellas,
y que nos llaman y que nos quieren
sabernos vivos, tenernos cerca
para entregarnos la luz ansiada
con la esperanza de amor eterna...

"...Casi seguro, tenías prisa,
y no me diste la fiel respuesta,
a la pregunta que yo te hice
y que olvidaste por una fiesta..."

Rafael Sánchez Ortega ©
12/07/18
4
sin comentarios 34 lecturas versoclasico karma: 78

Nombres envejecidos

Sabemos la existencia de la lluvia,
pero en el desierto del corazón
las lágrimas construyen los oasis.
No conocemos todavía a la muerte
que sigilosamente llegará
envolviéndonos con su telaraña.
Quién me devuelve cada año que pasa,
si cada invierno nuevo llega envejecido:
como las rocas, las montañas y las nubes.
Quién me devolverá cada beso que di,
si los labios que encuentro sólo dicen adiós.
La tierra se nutre de nosotros mismos,
porque donde antes hubo un cementario,
ahora es un bosque verde que calla nombres
y sólo la niebla es capaz de pronunciarlos.
13
3comentarios 79 lecturas versolibre karma: 92

Un sueño..., con inspiración de Hugh Laurie

La muerte y el desastre nos acosan cada segundo de nuestras vidas dispuestos a pillarnos. La mayoría de las veces no lo consiguen. Miles de kilómetros de autopista sin un reventón de una rueda delantera. Centenares de virus que pasan por nuestros cuerpos sin matarnos. Montones de pianos que caen un minuto después de haber pasado, o aunque sea un mes, no significa nada.

Así que, sino tenemos intención de ponernos de rodillas y dar gracias cada vez que nos libramos de un desastre, no tiene sentido lamentarse cuando nos pilla. A nosotros, o a cualquiera. Porque no lo comparamos con nada.

En cualquier caso, todos estamos muertos, o no hemos nacido, y todo esto no es más que un sueño.

(Hugh Laurie)



Un sueño…, tan absurdo como nosotros mismos. Un sueño en el que la única certeza es que no existe verdad ninguna. Un sueño en el que el ayer es tan real como el mañana y el presente ni si quiera está aquí.

Un sueño…, y es que, ¿quién sabe? Puede que los atardeceres no sean el Sol marchándose, sino el cielo incendiado porque la Luna es una pirómana llena de ira por la envidia que la invade al producir menos luz que el Sol.

Puede que la música sólo sea silencio sonando en nuestras cabezas.

Puede que el amor quiera tanto al odio que llegue a odiarlo, y que el odio ame tanto al amor que no pueda separarse de él.

Puede que el esfuerzo tenga su recompensa…, o no, ¿qué más da? No sé soñar sin esfuerzo.

Puede que no nos queramos tanto como creíamos y sólo hemos soñado lo mismo por algún tiempo.

Puede que Romeo y Julieta fueran reales. No, que tontería, puede no, lo fueron seguro.

Puede que en la palabra nosotros haya mezcla de tú y yo.

Puede que soñar sólo sea despertar del sueño y el sueño sólo sea la realidad más lógica que vivimos.

Puede que ya estemos en la nada y que la nada sea el todo.

Puede que la vida nos aceche mientras morimos.

Puede que el óvulo fecundase al espermatozoide.

Puede que nadie sea quien dice ser; que el amor sea la mayor locura que se puede cometer; que el Sol le regale cada día la belleza de su adiós a la Luna; que la nostalgia nos haga viajar para recordar lo que realmente importa; que la luz ame a la oscuridad y por eso siempre aparece; que el tiempo no se detenga para, así, darnos sueños constantemente; que el tú y el yo, quizá, algún día sea un nosotros; que no hayamos nacido porque siempre estuvimos muertos y que nunca llegaremos a vivir, por eso, mejor soñar; y que el desastre venga para recordarnos que vivimos en la nada y que todo es un sueño en el que aún no hemos nacido.
6
sin comentarios 50 lecturas prosapoetica karma: 68

Ruido

Esta vez llegó sigiloso
y ordenado,
a pesar de estar
incrustado
entre nosotros
como un grito
silente.

Se oyen grietas
en este vacío.

Es tu ruido,
mi ruido,
el ruido
que nadie conoce
pero que está aquí,
en lo que queda
de ti y de mí.

Cualquier día
este ruido,
el tuyo,
el mío,
sonará
como una ausencia
negra,
como una soledad
petrificada.

Y entonces,
la amenaza del olvido
podrá recordar
a dos sombras
agujereadas y perdidas
que hicieron
demasiado ruido.

Y entre tanto ruido,
el tuyo,
el mío,
ni siquiera
nos daremos cuenta
que hemos oscurecido
lentamente.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
12
8comentarios 92 lecturas versolibre karma: 89

Mi raza

El dice God bless you.
Ellos As-Salaam alei-kum.
Nosotros Dios te bendiga.

¿Has visto el color de Dios?
Es de todos los colores y de ninguno.
Somos hechos a semejanza.
No es negro el Dios del negro.
No es blanco el Dios del blanco.
No es moro el Dios del árabe.
No es negro el pecado.
No es blanca la santidad.
No es mora la traidora.

El alma no tiene color;
no es negra el alma del malo,
no es blanca el alma del bueno.

La transparencia no es color.
La pintura no tiñe lo transparente.
Ser cristalino no es dejar pasar la luz,
es ser la luz misma en la oscuridad de los demás.
Mi raza es la claridad de espíritu.
leer más   
9
2comentarios 48 lecturas versolibre karma: 98

Otoño

Me acosté junto a ti.
Sentí como el finísimo invierno de tus pies
buscaba urgentemente asilo en el tosco verano
de mis pantorrillas.

Fue entonces cuando creamos un otoño.
Un otoño solo para nosotros.
Un otoño sabor a nepente.

Un otoño que al leerlo,
decía qué hay más de una forma de hacer el
amor.

Cuanta verdad hay escrita en el otoño.
12
6comentarios 72 lecturas versolibre karma: 95
« anterior1234542