Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 459, tiempo total: 0.008 segundos rss2

Como si aún no nos quisiéramos

Cómo explicas el hecho de que te he llamado
y has contestado,
si antes odiabas las llamadas
pero esta vez me has hablado.
Así,
como si nunca nos herimos,
como si esperaras que te invitara a mi casa
la tarde de un domingo,
como si quisieras que dijera
que aún sueño contigo.

Jamás admitiría que a veces
(cada noche) te escribo,
que camino y espero encontrarte de frente
con el vaso vacío
para así tener la excusa más tonta;
Invitarte a beber agua
o café
o unas diez cervezas hasta emborracharnos
y terminar enamoradas
compartiendo mis almohadas,
de nuevo.
6
2comentarios 34 lecturas versolibre karma: 86

Quisiera escribirte...

Quisiera escribirte para saber de ti.
Quisiera hablarte para contarte mis cosas.
Quisiera que hubiera esa comunicación,
entre nosotros, que hubo en un tiempo,
y que siguiéramos viéndonos de tarde en tarde
y saludándonos como amigos,
tomar un café y sonreír,
intercambiar unas bromas,
como personas que se quieren,
aunque tenga que confesarme
que me duele muchísimo tu ausencia
y todavía más tu silencio,
ya que no sé si soy culpable del mismo
o si simplemente te has aburrido del otoño
y del invierno subyacente en mi persona.

Pero si quieres, y respetando tu silencio,
me gustaría escribirte,
hablarte con mis "palabras",
con mis letras, con mis versos
y desnudar mi alma para ti,
como tantas veces hice, quizás,
sin que te dieras cuenta.

De todas formas soy consciente
de que tienes tu propia vida,
tu camino juvenil y soñador,
tus sueños, incluso, tan variados
y reales,
tan auténticos y sencillos,
y por eso no quisiera romper
esa magia que rodea tu persona.

Antes creí verte pasar y te saludé,
pero no respondiste.
Quizás me equivoqué y no eras tú.
Quizás las legañas de mis ojos
confundieron tu persona con una ilusión,
con un sueño y un deseo de hace años,
y si es así pido disculpas a la persona
que equivocadamente saludé
ya que no era para ella ese saludo,
sino para ti.

Un día pensé que era la hora
de hacer un alto en el camino,
de parar y dejar descansar
a un corazón atormentado
por los sueños y los celos;
de recuperar fuerzas,
tomar un trago de agua
en la fuente fresca de la vida
y reanudar la marcha,
convenientemente renovado,
para afrontar la última etapa
de un otoño, que termina,
y un invierno que se acerca
y en el que empiezo a caminar,
sin darme cuenta.

Quizás por esto mismo
la nostalgia se apodera y me abraza,
me hacer recordar y querer imposibles,
abrir puertas cerradas,
mirar pupilas perdidas,
buscar sonrisas apagadas
y voces mudas, que solamente
quedan ya como rescoldos en mi alma,
de un pasado que se escapa
lentamente de mis ojos
y que, muchas veces, no sé
si fue verdad o fruto de la imaginación
y necesidad de un corazón atormentado
y precisado de cariño.

Pero, a pesar de todo, es cierto,
lo confieso, me gustaría escribirte,
me gustaría hablarte, saber de ti,
intercambiar esas "mariposas"
tan nuestras,
tan charlatanas,
tan pizpiretas,
tan canijas,
que solo con mirarlas ya se alegra el alma
y los días parecen tener vida propia
y hasta la sangre circula con otro tono
musical por las venas,
y los sentimientos se ensanchan y estiran
en la búsqueda de aquel eco del pasado,
intentando traerlo aquí, ahora,
a este instante, a este momento,
a tu lado y a tus ojos,
aunque sea una utopía irrealizable.

Rafael Sánchez Ortega ©
25/01/18
11
2comentarios 85 lecturas prosapoetica karma: 85

Poesía matutina

Te busco en el silencio del aurora,
al salir de mis sueños
y arriesgarme a la vida.

Te esbozo,
con unos trazos grises,
con unos versos lentos...
con emociones tibias.

Tu voz es la del eco de un recuerdo,
nacido en el ayer
y en la nostalgia.
Tu rostro es el destello de un anhelo,
que alumbra mi futuro
y mi esperanza.
leer más   
12
4comentarios 94 lecturas versolibre karma: 104

No Es Un Lastre, Es Mi Hermano ... (Ojalá fuera un Cuento)

Llevamos días de camino, no sabemos cuando llegaremos
el camino es sinuoso es incierto, de peligros no sabemos.
El sol calienta, de día la sed nos asedia, por las noches el frío nos congela,
dando traspiés camino, de tanto caminar se destrozaron mis zapatos
el cansancio me derrumba,
el deseo de llegar me levanta.
Sangran las heridas, duele el pecho
sangra el corazón gotas de dolor y de nostalgia.
Subo la colina con mi carga a cuestas
Regresar? ni se piensa, hay gente
atrás que nos ama y en nosotros confía,
que por nosotros ora no puedo claudicar.
Amanece después de una noche fría
con sus primeros rayos el sol nos abraza,
a lo lejos se ve la frontera entre dos países
uno, el que quedó atrás,el empobrecido por saqueos,
gobiernos corruptos, violencia y mafia, enfrente está el de oportunidades y
sueños, el que promete mejor vida el de la esperanza.

Entre los arbustos alguien sale al paso y con voz baja me pregunta
¿A quién llevas a cuestas? y añade ... Con eso no pasas!
¿No estás cansado, que acaso no te pesa?
¡Mira cuanto has caminado! ya sin zapatos tus pies ensangrentados!
no pensaste en algún punto del camino deshacerte de tan pesado lastre?

Nunca, ni siquiera lo pensé es mi hermano le contesto,
no es un lastre no me pesa y seguiré con mi hermano a cuestas
cruzaría el desierto subiría nuevamente cualquier empinada colina
un río o el océano a nado o a ciegas si así fuera necesario y sin dudarlo
ni un segundo, ni un instante.

¡Pero si es moreno y su cabello rizado
y tú de piel tan blanca!
¡Él no es tu hermano !

Con voz cansada y pausadamente le digo:
Escucha, lo encontré en el camino
en medio de la nada, cansado, herido,
maltrecho, partido por el dolor moral
y ya sin fuerza, no dudé ni un segundo
y lo cargué sobre mi espalda y seguí avanzando.

Cargo a nuestro hermano, él como nosotros
es un ser humano ciudadano de este mundo
¿Que para ser hermanos, importa el idioma o la raza?
Bajó la cabeza avergonzado...

Con respeto y con cuidado, se lo quitó
y sobre su espalda, con él acuestas y con el hombro apoyó al paisano .
Y sin que nadie los viera cautelosos y viendo a todos lados
continuaron lentamente avanzando cruzaron furtivamente la frontera
hacia el otro lado caminando abrazados como hermanos
y en silencio el universo entero se unió a ellos en una sola plegaria
de solidaridad y hermandad.
Hijos de un mismo sol, hijos de nuestra tierra madre .

MMM
Malu Mora
leer más   
10
13comentarios 159 lecturas prosapoetica karma: 104

Quiero

Quiero nombrar tu nombre
murmurar los tiempos verbales
repetir tu nostalgia sin sombra
deambular tu cuerpo sin la memoria.

Quiero tocar los días
con el aliento frío de la llovizna
respirar sonidos con todos los sentidos
enlazar tus ojos con mis latidos.

Quiero llorar tus penas sin pensarlas
abrazar tu cuerpo con mil palabras
consolar tus duelos con el viento
murmurar con ríos tus besos.

Quiero ser la verbena que sane tus heridas
terminar tu angustia con mis versos
que mi sol caliente tu noche
y tus ruegos sedientos encuentren la calma en serio.

Quiero dibujar tus sombras
con un sencillo te quiero,
latir con estrellas tu galaxia lejana
despertar tus sueños que disipen el dolor.


Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
10/02/2018.
18
15comentarios 216 lecturas versolibre karma: 91

Las lenguas eran lagartos

De ramas extendidas como pulpos
noche intensa y vegetal
aroma de interrogantes;

arrimándose tupida y violácea
la Via Láctea en un escenario
de terciopelo negro;

fluida como serpiente
en el agua, me conduce
la noche con la cólera
de un niño ciego;

despierto a medianoche
a la luna llena de nombres
buscados ante tu ausencia;

las lenguas eran lagartos
en mis manos jugaba
tu risa un día no lejano
al que el cuchillo del vivir

[sobrevivir]

ha remitido a la nostalgia
de lo que fue para
con el olvido navegar,
terco,
nuevos laberintos
con rincones de soledad,
esquinas dolorosas,
con el Minotauro del recuerdo
tirando de la correa,
hacia el horizonte andado,
desdibujado, tu imagen está
en el canto de todos los pájaros,
y así debo correr,
correr más deprisa,
espera luna, espera,
guarda tu luz para que
pueda escapar de la sombra
de mis pasos.
leer más   
10
12comentarios 125 lecturas versolibre karma: 102

Persiguiendo sueños

Persiguiendo sueños
por los bordes del alba.
Desatando quimeras
en tu ventana.
Encontré un poema
con alas.
Me fui con la luna
a escondidas de la noche.
Jugué con las estrellas
Desperté cometas
en la madrugada.
Regresé por las orillitas
de la memoria.
Pinté de azabache
la nostalgia.
Llené de poemas
la almohada.
leer más   
11
6comentarios 103 lecturas versolibre karma: 100

Esta noche olvidé tu nombre

Esta noche olvidé tu nombre
y los labios quedaron vacíos
como una casa abandonada

Solo queda el miedo

de una puerta entreabierta
como una arma blanca
que rasga las canciones
que aprendimos
en aquellos años

de soleados días

cuando descubrimos la piel
de nuestros secretos
mirando todo, en la segunda fila,
al margen de la euforia

con la nostalgia inadvertida.

Pero hoy

hoy olvidé tu nombre
y te marchaste con mi miedo
entre las líneas,
entre el lenguaje impune

de esta poesía rota
5
2comentarios 50 lecturas versolibre karma: 51

A qué sabe la nostalgia

A qué sabe
la nostalgia.
A qué sabe
la tristeza.
A qué sabe...
la madrugada.
Donde va la soledad
cuando se escapa.
Donde va la fantasía
A dónde...
las ilusiones
de nácar.
Y los sueños
Y los versos
Y las baladas...
que habitan en el alma
Donde van
cuando la vida....
abre las alas.
leer más   
14
5comentarios 82 lecturas versolibre karma: 101

Rebeldía a las tres de la mañana

Mis letras no quieren,
pero un jueves triste puedo odiarte,
aunque sea falseando los rencores
y evitando todo cepo de añoranza.
Por delante, queda nada.

Ya no es como era antes la nostalgia.

Esa pena instalada en el pecho
al acecho del recuerdo embellecido,
te parece, pero no te está mirando.
Solo quiero que te pierdas en la falla
del olvido, en el hueco descuidado
de la tierra donde no brota
memoria ni deseo de reencuentro.

Que no sigas dando cuerda
a la caja enmudecida,
que no soy tu bailarina
ni esta historia se merece ya
más giros.
15
10comentarios 110 lecturas versolibre karma: 94

Qué extraño lugar

Qué extraño lugar es el presente
que como una ventana abierto está
y los vientos del pasado nos mecen
los cabellos al asomarnos y mirar.

La luz del futuro en nuestra cara
ilumina y calienta nuestra piel
mientras miramos desde la ventana
lo que será y lo que fue.

El año ha pasado como ese gorrión
que de una punta hasta otra de la calle
buscaba con qué alimentar el corazón,
buscaba un huequito donde resguardarse.

Qué extraño lugar es el presente
que igual que la lluvia cuando te moja
en pasado ya se convierte
y es el futuro la que aún no te toca.

Desde él todo parece estar quieto,
lo que fue es una foto que mirar,
y en él creamos los sueños
que en el futuro pedimos alcanzar.

El año ha pasado como todos,
del mismo modo que pasa la vida,
la tierna primavera poco a poco
da paso al verano y su alegría.

Y con la sabiduría de septiembre
los ojos alcanzan a ver
que no hay verano “para siempre”
y entonces empiezan a llover

los colores de la nostalgia de octubre
que alfombran el suelo de añoranza,
leña caída que servirá de lumbre
para calentar las manos de la esperanza.

Qué extraño lugar es el presente,
El tiempo se parece al invierno
no lo ves llegar, pasa siempre,
hasta que el frío te cala los huesos.

Y ves que al fin, ya ha pasado un año,
llegan los propósitos y las enmiendas,
y decimos no volver a abandonarnos,
cumplir al fin esas promesas

que nos hacemos una y otra vez
endeudándonos con nosotros mismos.
Cumpliremos ahora, querer es poder,
este año será distinto.

Qué extraño lugar es el presente,
no dura nada y sin embargo
no acaba nunca ni se detiene.
Es infinito en su acotado espacio.

Y entonces los ojos se nos llenan
de esa cálida ternura infantil
que trae de a poco la certeza
de que la primavera vuelve en abril.

Y tendremos de nuevo un verano
joven y eterno, eternamente joven
que llenará nuestras manos
de agua que no corre.

Y vendrá otra vez septiembre
a separarnos los dedos
para que el agua se cuele
libre entre ellos.

Y volverá de nuevo la esperanza
a calentarnos en Diciembre
que como dijo Cortázar
la esperanza no nos pertenece,
es la misma vida defendiéndose.
leer más   
15
15comentarios 138 lecturas versolibre karma: 101

Viajar en el tiempo

Anoche sentado en la barca del olvido

veía cómo se ahogaban mis palabras en la copa de vino

que mi mano temblorosa sostenía,

se ahogaban en ese mar rojo de penumbras

vivas palabras se ahogaban, pidiendo auxilio.



Intentaba parar la tormenta,

pero cada grito de las huérfanas palabras

se extinguían

se desvanecían

recrudeciendo mi angustia, mi pesar,

y aunque pataleaban con fuerza

las vocales

tratando de salvarse,

el destino pareciera estar escrito .

El destino sacudía mi temperamento y aunque sostenía la copa de vino con tanta vehemencia mi corazón se partía en dos mundos el suyo y el de mis recuerdos.

Cómo salvar aquello

que desconsoladamente

pedía auxilio

en medio de una tormenta descomunal.

Pensé enviarle un salvavidas

en forma de poema;

cavilando podría servir de alivio,

pero no resultó.

La copa de vino

cada vez parecía más profunda.

Cada centímetro de palabra

que caía de mis labios secos

las veía languidecer

en ese mar rojo de nostalgia.

Anoche inventé una excusa para intentar salvar un imposible, inventé motivos para salvar alguna felicidad guardada en algún trastero , inventé excusas para partir hacia algún lugar dónde se esconden los temerosos y despavoridos,intenté poder sacarlos a flote, mis recuerdos y redimirlos de mis fracasos; pero se ahogaban angustiosamente.

La tentación llegó a mí con una sed infatigable.

Necesitaba calmar la piel de mis labios

de este destino

que parecía interminable

y bebí de ese vino rojo contenido en mi copa

que mi mano angustiosa sostenía ,

pero mis palabras morían y mis fantasías también.



Creé sueños y esperanzas

y los bañe con el vino de la arrogancia,

y aún así,

el vino que alguna vez fue de los amantes soñadores

hoy sólo atontaba la sed agónica de desesperanza.

Solo quería beberlo para intentar salvar ecos en la distancia

y no para emborracharme en recuerdos .

Cómo quisiera saber que cada sueño

que fabrico

en este refugio

donde permaneces,

pudiera algún día ser placentero y cálido ,

que sea nuestro por deseo y pasión

y no por el aire infatigable de la lejanía.

La felicidad de mi ser no lo etiqueta un cuerpo

y menos aquellos cuerpos

que no han sabido permanecer ocultos a la tentación

de la vanidad y el confort.
leer más   
7
1comentarios 32 lecturas versolibre karma: 78

Negándote (@Transmisor_d_Sinestesias & @moonlighting85)

Das a beber ausencias.
Deteniendo los latidos
bebo esta sustancia
de tus fríos,
de tus distancias.
Causas espejismos al alma,
la encierras en laberintos.
Te siento lejos
y luego cerca.
Tu juego quema,
hierve la sangre...
Este vaivén de tu playa
atrapa las horas.

Tu voz
respira aires de añoranza.
A ciegas vas
y en agónico silencio
dejas rasgarse
a la nostalgia
en la esquina perfumada
de nuestros agitados besos...

Cruel, vuelcas sin parpadeos
la loza ruin sobre el rudo espasmo
inquerido por ti,
retenido para mí,
negándote
a la inquietud austera
que tu soledad prefiere.

Esquivas ballestas;
incendias las pupilas.
Mis arenas
llevan tus huellas...
¡Causas guerra sin estar
y los vigías no ven tu presencia!

Generas tal sentimiento
que ya doblegas mis ejércitos.
La artillería apuntando
a tu horizonte,
mas solo ven arcas vacías...

¿Qué clase de fuerza posees
que robas atención y calma?
¿Voltearás el rostro
y dispondrás a mí tu trinchera?
¿Darás la orden
a forjarte armadura de mi ser?

He de perderme para perder
tu incólume voluntad
a media batalla.
Colocaré mi asta en tu triunfo
y asumirás que ondeas libre
no obstante, en la gloria
de la marfil insignia
que te viste
va firme y solo mía,
tu derrotada indecisión.


Mesa compartida #Poémame
@Transmisor_d_Sinestesias
@moonlighting85
leer más   
14
19comentarios 103 lecturas colaboracion karma: 91

Quiero ser contigo (@_Sejmet_ y @Verín)

¿Qué eras, nostalgia? ¿Otro nombre dado al vacío? ¿Soledad? ¿Lo peor de mí?
Lo he olvidado, ¿acaso importa? Lo que vale y me eleva dos palmos por encima de las nubes es saber que la luz sigue encendida en mi pecho, justo eso. Eso justo anhelaba y lo he encontrado en la voz de un nuevo día despertándome del sueño.
Llegaste. Tan elegante… seduciendo con tu aroma de vida recién hecha y luciendo carmín en los labios del color de la poesía. Eras tú tan igual a los sueños… ¿Cómo no reconocerte en las plumas del ocaso que se funden con el vuelo de un poema? Sí, tú, suspiro de esperanza que no cabe en los pulmones (de quien milagros no espera). Espanto de nubes, tropel colorido volante en mi vientre, melodía continua, sonrisa permanente llamando a mi puerta. Es así, de esta manera tan perfecta, tan tuya, como desatas de la quimera los hilos que sujetan mis latidos a los puños. Ya son libres de posarse donde quieran, ya era hora que eligieran de destino el paraíso sembrado de luces que albergan tus manos.
Quiero ser contigo. Pero no me refiero a ser la mitad de un todo, parte, trozo, resto indefenso en tu ausencia. No. Hablo más bien de añadir más vida a nuestras vidas restando los miedos, sumando caricias, poniendo más tonos, más dedos, más brazos, más piernas, más lenguas… saliva.
Más...
Ser núcleo, temblor consentido, epicentro, gemido en mi boca entreabierta, calor enredado en tus muslos. Ser. De esta manera y de aquella y de otra diferente. De todas las posibles que halle una imaginación compartida como la nuestra. Quiero ser contigo otra existencia más allá de la mía. Una flor de las dos flores que decoran la maceta perfecta. La sombra que abraza a la sombra que forma la noche.
Nos queda el milagro en los ojos que imaginan y tocan y sienten. Queda el amor floreciendo en poemas escritos por manos que sueñan. Queda mi voz en tu boca llamándote Amor. Y por delante, un camino despierto y abierto ante ti, ante mí, para siempre.

(¡Ah! Una cosita... Muy pronto @TuroCarballo, nos prestará su voz y su guitarra para seguir haciendo magia con Quiero ser contigo)
leer más   
16
33comentarios 219 lecturas colaboracion karma: 106

Sólo abrázame (Amigo)

Si ves que mis palabras
se han quedado congeladas
por el frío de la nostalgia
y no sabes que decir, no digas nada,
sólo abrázame.

Si ves que mi cuerpo
tiembla álgido y no sabes que hacer
para darme calor y decirme
que existe tu compañía,
sólo abrázame.

Si ves que el miedo me paraliza
y no encuentro el modo
de dar un paso más
sólo abrázame
tu apoyo me hará avanzar.

Si no ves sonrisas
dibujadas en mi cara
y crees que la felicidad
salió huyendo de mi vida
hasta el otro extremo del mundo
sólo abrazame

Si ves que por el dolor
quiero gritar y enmudecí
porque ya el silencio se adueñó
de mi voz y poco a poco la apagó
sólo abrázame

Y al tiempo le ha dado
por oscurecer mis horas
apagar temprano mis días,
dame de tu luz de tu alegría,
sólo abrázame

Si mi alma quebrantada
pareciera abandonada
en algún oscuro callejón
porque el destino me forzó
a transitarlo, por burlarse
despiadado de mi vida
y con ligereza me traicionó,
sólo abrázame

Si escuchas el lenguaje mudo
de mi incesante corazón
si ves mi alma herida y desvalida
y no sabes que hacer o que decir
sólo abrázame

Dame calor con tu compañía
dame amor, sólo abrázame,
un abrazo sanador
que sólo tiene el poder de la amistad
abrázame, abrázame muy fuerte amigo.

MMM
Malu Mora
leer más   
14
14comentarios 101 lecturas versolibre karma: 109

Silvia

17 de noviembre.
Maldito diario:

Tras varios meses de ausencia
(casi desde el último abril
del que ya solo queda un tenue arco iris
en algunos fotogramas polvorientos),
tengo algo nuevo que contarte.

Esta mañana de ido con Silvia
(sí, con Silvia, has leído bien)
de compras a la Gran Vía,
a una de esas tiendas del centro
donde los maniquíes besan
sin censura a la anorexia.
Después de probarse nueve vestidos
he pensado, con franqueza, que para qué,
si no hay tejido mas hermoso que su piel.
(Pero claro, no he podido decírselo).
Al final se ha decidido por uno de flores
de mil formas y colores,
como si hasta el despiadado noviembre
fuese para ella primavera.
Pero si Silvia se empeña en que es primavera
florecen los cerezos hasta en la Antártida.

Después hemos ido de cañas a La Latina,
a los bares y esquinas de siempre;
ella ahora bebe sin alcohol,
y a mí, como siempre, casi me basta
con mirar sus labios mientras bebe.

Comenta Silvia:
"Enamorarse de la persona equivocada
es desenamorarse de uno mismo."
¡Qué poco se imagina ella cuán cierta
(y puñetera)
es esa afirmación!

Me ha hablado del último libro que ha leído,
del frío criminal que hace en Copenhague
del trabajo en el que acaba de empezar,
de que ya ve la luz al final del túnel...
La luz al final del túnel son tus ojos, he pensado,
verdes como las primaveras de la juventud.

Maldito diario...
¡no imaginas cuánta nostalgia cabe
en un par de palmos de distancia,
cuántos recuerdos revividos
de un lado a otro de una mesa,
cuántas primaveras levantando muros
entre su boca y la mía,
cuánta fantasía a mil años luz
de la puta realidad!

De vuelta a casa de sus padres
hemos regresado también a la infancia:
ya no está ese banco donde nos sentábamos
y tantas veces planeé besarla
cuando todavía no teníamos edad
(ni sitio)
para las tristezas,
tampoco el parque donde su risa
convertía un taciturno columpio
en una vertiginosa montaña rusa,
y un centro comercial ha engullido aquel descampado
donde jugábamos al escondite
y siempre me dejaba coger
(aunque ella no lo sabía)
por el simple placer de oírla gritar mi nombre.

"Nos han cambiado la ciudad,
el presente y hasta el futuro...
pero los recuerdos siguen en su sitio",
le he confesado.

Ella me ha mirado con melancolía
pero ha sonreído.
Hasta ese momento casi he creído
que podía salir ileso
(o con escasas secuelas)
de aquel encuentro
Pero esa sonrisa me ha derrotado...
y ya sabemos que no es posible salir ileso
de un naufragio en alta mar
o de los restos de un terremoto.
La misma sonrisa de entonces,
fascinante como un truco de magia;
la sonrisa de los recreos,
la de los cumpleaños en la calle,
la de las miradas cómplices,
la de tantas tardes en mi casa
compartiendo secretos y música,
un auricular para cada uno,
cuando las canciones eran una aventura
y sus letras himnos insondables.

La misma condenada e irresistible sonrisa
de te quiero, pero como amigo,
la de me voy a estudiar a Dinamarca
la del día de su boda
en esa fotografía con ese otro chico
que nunca fui yo.

Nos hemos despedido hasta la próxima
(quizás pronto, tal vez nunca),
con besos y abrazos tímidos.

Ya solo, sentado en el autobús,
con los ojos empañados
e intentando huir del pasado,
con su perfume y su sonrisa
aún prendidos en mi recuerdo,
he pensado en ese afortunado de la foto que,
en la próxima primavera,
decorará el suelo con los pétalos
de su vestido.

No he podido evitar odiarla,
odiarla con todo mi alma;
a la primavera claro,
porque a Silvia la amaré siempre.

Juanma
leer más   
13
5comentarios 151 lecturas versolibre karma: 104

Vestigios

Un vaso de vino
medio lleno,
sobre la mano de una sombra.
La purpurina se cayó
de los labios fríos
cuando las bocas efímeras
comenzaron a gritar.
El silencio trae a la memoria
escasos bocetos reales
de figuras casi extintas.
La sábana ya no cubre
más que unos pedazos
de nostalgia, aderezada
con lágrimas y besos transparentes.

Los recuerdos son volubles.
Tan pronto ríen como lloran.
Te golpean o te abrazan.
Te llaman o te evitan.

Las paredes pintadas
de tardes de humo blanco,
dejan ver figuras en los manchones.
Las cortinas de los ventanales
se mueven como bailarinas
alocadas y torpes.
Los retratos amarillean
en sus marcos de plata sucia.

Todo es reminiscencia de vestigio.
19
10comentarios 99 lecturas versolibre karma: 102

El regreso

Vendrás, sé que vendrás
cuando mi aliento sea sólo un suspiro
perdido en las tinieblas del ocaso,
cuando mi cuerpo fluya a la deriva
por un mar sin sentido
de tanto naufragar tras tu silencio.

Vendrás, sé que vendrás
al filo de una oscura medianoche
mientras la madrugada se hace eterna
y en su terca quietud
se niegue a caminar hacia la aurora
del ansiado y postrero nuevo día.

Vendrás, vendrás y...entonces,
¡cuánto lamentaré no haber vivido
todo el tiempo a la sombra de tu risa
para pintar la nieve de tu rostro
con versos de colores encendidos,
para adornar tus trenzas infantiles
con flores a la vera del camino,
para incendiar la fronda de tu cuerpo
con estas manos mías, como antorchas
en busca de recónditos remansos
donde apagar la sed por tanta espera!

Regresarás, lo sé,
cuando la densa niebla ya me envuelva
con sus brazos de bruja plañidera,
cuando este barco mío ya zozobre
en las sombrías aguas del Estigia
y el tiempo derrochado en no tenerte
me aplaste la conciencia como losa.

Vendrás entonces tierna y afligida
sobre una luna llena exuberante,
ataviada con túnica de seda,
y besarás mi frente tiernamente
con un último beso
en las primeras luces de una aurora
lejana ya, imposible.
5
2comentarios 39 lecturas versolibre karma: 70

Con los lunares de la luna

Con los lunares de la luna.
Con las orillas de la noche.
Con el fuego de las estrellas...
Haremos un horizonte
de cometas.
Con las letras de tu nombre.
Con la fantasía de tus quimeras.
Con la nostalgia de tus poemas.
Haremos renacer...
la primavera.
leer más   
14
7comentarios 121 lecturas versolibre karma: 119

¿Qué pasaría, si...?

Entre dos mundos:

Cuando el invierno se recrudece
y sin tregua oscurece el reflejo del sol;
cuando la historia se pudre entre musgos
y se muere con calmada indiferencia...
¿Qué pasaría, si...?

Si el viento feroz dejara de vagar
por los escombros sin dueño, sin luz;
si la noche corroída dejara de patrullar
las almas condenadas, sin destino, al silencio.
¿Qué pasaría?

Si la soledad del tiempo,
si la cantidad de sueños robados
y los recuerdos envueltos en llamas
pudieran hacer eco.
¿Qué pasaría?

Si los minutos abandonados a su suerte
pudieran mirar atrás;
si las vidas partidas en trozos diminutos
esparcidos por el universo

pudieran gritar enloquecidas, palabras,
palabras impregnadas de deseos, de verdades,
de corajes, de esperanzas y de olvidos.
¿Qué pasaría?

Qué pasaría si la historia no les mintiera.
Qué pasaría si los hogares abandonados
se volvieran a llenar de risas, juegos y algarabía.

Qué pasaría si la nostalgia y la añoranza
despojadas de llantos se pudieran borrar de una pluma.

Qué pasaría si los individuos socialmente ignorados,
humillados e incomprendidos proclamaran la verdad, la voz y el lugar.

Qué pasaría si fuese posible formar parte de un mundo
sin posiciones, sin linajes, sin razas,
sin fronteras envenenadas, sin leyes contaminadas,
sin injusticias justificadas; los abrazos rotos;
los padres sin hijos e hijos sin padres;
los cuerpos asesinados sin memoria.

Y después de tanto infortunio y tinieblas, qué pasaría,
qué pasaría si el cielo abriera, por fin, los ojos y dijera: ¡basta!
20
8comentarios 130 lecturas versolibre karma: 101
« anterior1234523