Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 735, tiempo total: 0.030 segundos rss2

Sentimientos taciturnos

Hoy mis sentimientos amanecieron taciturnos.
Las palabras decidieron acompañar tu pretérito desconsuelo.
Aquella espera,
que fue la mía.

Y el sol del mediodía, parece no calmar el frio de la noche sempiterna,
que es la nuestra.
Deja las palabras revolotear tu espíritu en silencio,
ellas son niñas de la noche,
y recogen el calor lejano de las estrellas,
para colocar una guirnalda en tu pecho,
que tanto anhelo.

Ellas,
flotan paciente en nubes de la memoria,
recorre cielos oscuros y acarician ríos y riscos húmedos
esperando reconocer tu alma,
llenar tus vacíos de ansias enclaustradas.

Deja las palabras recorrer tu aliento, abrazar tu hastió.
Te las presto, te las regalo, ¡Amada!.
Prefiero que mi dolor sea mudo y conformado,
que imaginar una perla de cristal recorrer tu mejilla,
sin que mis labios la detengan.
en los tuyos.

www.youtube.com/watch?v=QgPiKgaMUA0
leer más   
12
12comentarios 52 lecturas versolibre karma: 96

LԱИЄՏ ԀЄ LѦԱГЄL

Volver, despertar de cada día
siendo lunes de palabras muertas,
de sentidos agotados en mi tristeza,
secos de vida, ausentes de toda mano
que los guíe a cruzar las veredas.

Caminar de puntillas entre silencios
balanceando nubes hoscas donde volar,
espinas en mis yemas floreciendo fosas,
lira muda de alambre como billete
de intuición roma, de ecos vacíos
de pasión en el que reverberar.

A falta de veleta que marque el viento,
de brújula carente de norte,
de pecho con el corazón entre mis dedos
goteando sonetos sin rima,
me aferro a las asas de tu memoria
cual salvahorizonte garabateado
entre los pasos franqueados y tus labios.

Abrir los ojos a una nueva aurora
sabiendo que hoy también es lunes,
lunes de ausencias,
de oasis entre mis letras,
rendición en lábaro mudo de ti,
doblar mi lengua ante el ruido de mi pluma
que clama por bailar en pliego virgen,
ֆǟɮɨɛռɖօ զʊɛ ɦօʏ ʋʊɛʟʋɛ ǟ ֆɛʀ ʟʊռɛֆ
ƈօოօ lმմɾεl ძε ოἶ მlჩεძɾíօ,
րօɾ მჩმղძօղმɾოε მl էმñεɾ ძε էմ ɾἶʂმ εղ ოἶ ցმɾցმղէმ.

მოéղ
leer más   
25
18comentarios 147 lecturas versolibre karma: 105

Tormenta

En esa oscuridad que precede a la lluvia
está oculta la brisa
que se enreda en los árboles
y solo se desata en la tormenta.
En esa oscuridad juega la luz
y se columpia, sigilosa, entre las sombras.

Ante tanta grandeza solo cabe el silencio
y rendirse a las nubes
que nos visten de lágrimas
y esperar que la calma
reconquiste el paisaje
mientras vuelve a pintar
de azul el horizonte.

Aurora Zarco.
leer más   
14
7comentarios 49 lecturas versolibre karma: 90

Veinte Palabras

Arriba se dibuja tu cuerpo
inefable y sonámbulo entre las nubes.

El arrébol del atarceder se manifiesta
con toda su incandescencia,
inmarcesible e impoluto
evocando los días y las horas llenas de ti.

Te vuelves etéreo en una época
en que todo es demasiado concreto
y así vuelas invadiendo con toda tu luminiscencia la aurora.

Embistes la soledad como una epifanía celestial
haciendo que tu boca proclame con efervescencia
besos con melifluo dulzor sobre la piel.

Entonces,
entre soles y estrellas: tu espíritu,
serendipia bendita y mágica llena de poder,
habla con elocuencia a mi ser.

Limerencia desbordada entre nosotros,
ruego por ti, mi amor,
ruego porque todo dolor te sea efímero
y que la iridiscencia de tu rostro
siga siendo mi luz y mi camino.
Que lo que te hiere quede en el olvido
y que el amor sea el único descenlace entre los dos.
leer más   
10
7comentarios 68 lecturas versolibre karma: 103

Descenso

Miras al cielo rojo y ves las nubes que pasan fugaces.
Miras al horizonte y ves las fieras con hambre en sus fauces.

Miras bajo tus pies y cucarachas suben por tu huesos
y te da igual pues ya tu cuerpo esta podrido por dentro.

Miras a tu alrededor y solo vez la basta soledad.
Miras tu corazón, solo es un iceberg flotando en el mar.

Antañas mariposas que sentías ahora son gusanos
buscando renacer y no morir viviendo en el pasado
mientras la muerte acaricia tus ideas con su fría mano
y con la otra te muestra el cadáver de lo que has amado.

Para no ver, la oscuridad se ha vuelto tu refugio
y la felicidad se ha marchado junto al demiurgo
dejando al caos, pero sirenas seguirán cantando,
mientras me atraen al otro lado adormecen mi llanto.
10
2comentarios 63 lecturas versoclasico karma: 94

[Y por un momento ... ] No siento

No me hagas bajar
de mi mundo de aire...

déjame ser azul
y mezclarme entre nubes


déjame ser la brisa
ser viento
y efímera

Déjame ser la hoja
un árbol sin rama
sin raíz
y sin agua

Déjame Silvestre
y que se abran mis pétalos
al caer el Rocio

Déjame perfumar la aurora
vestir las montañas
habitar sin piel

volar como un pájaro
donde el cielo es océano

Infinito e inmenso

Déjame ser roca
ser vacío
y silencio
Que por un momento
el latido eterno
salga de mi pecho

Y por un momento
sentir que no siento ...



@rebktd
leer más   
25
18comentarios 115 lecturas versolibre karma: 97

Hogar, dulce hogar

Rozo con la punta de los dedos las ramas más altas
que besan el cielo
con la misma dulzura que lo acarician
y lo amansan.
Los pájaros le han declarado la guerra a las nubes
por intentar ponerle un límite a su infinita imaginación.
Y cantan burlones
que son libres y rebeldes,
que ni ellas
ni la peor de las tormentas
podrán jamás atrapar sus alas
sino desearlas,
como se desea la imposibilidad de todo aquello
que no se puede tener.
Y que su única patria
es y siempre será el viento
por ser el único capaz de amar su libertad.
Huele a enero y a tierra mojada.
Me he empapado los pantalones de barro hasta las rodillas,
y he rugido hasta doler la garganta.
La brisa es fresca
y me susurra al oído que me suelte el pelo,
que deje libres a todos mis monstruos,
porque hoy
mi instinto animal
se siente más salvaje y puro que nunca
y es capaz de dejarlos en bragas
en las mil y una batallas
que les proponga el viento.
He abrazado a la luna
con el corazón abierto de par en par,
y sin darme cuenta,
ha llenado sus esquinas de flores
y de toda la belleza y vida que tengo a mi alrededor.
Para que cuando sienta que no soy de ningún sitio,
que el único que me acompaña es el viento,
entienda que mi verdadero techo lo tengo dentro.
Que todo esto forma parte de mi
porque yo soy parte de todo esto.
Y que nunca estaré sola
mientras los pájaros sigan siendo libres y rebeldes,
el suelo, de vez en cuando,
siga oliendo a tierra mojada,
y la luna siga llenándome el pecho de flores mientras duermo,
para que nunca olvide quien soy
ni de donde vengo.
leer más   
9
8comentarios 90 lecturas prosapoetica karma: 89

El gitanillo y la luna

Cuando la noche se enciende
ella sube a su atalaya
y se acurruca en las nubes
que la llevan en sus alas,
acaricia las mareas
y se las lleva en volandas
pintando en el horizonte
oscuras olas rizadas.

Enamora a los luceros
pues coqueta se acicala,
mira sus hermosos ojos
reflejados en el agua,
atusa su pelo negro
con blancos dedos de nácar
y se muestra presumida
como si fuera una alhaja.

Tiene un secreto la luna
por eso sueña sin trabas,
quiere ser de carne y hueso
porque vive enamorada
de un valiente gitanillo
que la observa mientras canta
tristes coplas que le salen
del hondón de sus entrañas.

El gitano en sus canciones
le pide que no se vaya
y que se baje del cielo
para enredarse en su cama,
porque no vive sin ella
y se muere de las ganas
de fundir su piel canela
a su superficie blanca.

¡Ay luna!, mi dulce luna,
¡Ay luna!, lunita clara,
tus ojos grises me tienen
arremolinado el alma...
Solo quisiera tenerte
a mi lado cara a cara
y susurrarte al oído
que te quiero más que a nada.

La luna ruega en silencio
e implora por ser humana,
maldiciendo su destino,
llorando desesperada.
Las estrellas conmovidas
acuden a consolarla
y titilando a su lado,
le secan todas sus lágrimas.

¡Ay gitano descarado!,
¿Por qué robaste mi calma?,
deja al menos que refleje
mis rayos sobre tu espalda,
si no dejas de mirarme
me posaré en tus pestañas
y teñiré con mis rayos
tu melena alborotada.

El gitano apasionado
nunca deja de besarla,
provocando que la luna
brille de color naranja.
Él confiesa entre suspiros
que la seguirá hasta el alba
y ella tímida recorre
los cielos ruborizada.
leer más   
12
10comentarios 75 lecturas versoclasico karma: 99

Єllа Ў Él

Ella soñaba con la luz
que cada día le abandonaba,
sometida al yugo del miedo
frisaba un resquicio
por el que calara el amor.

El verde de sus fanales
ansiaban convertir
el dolor en nubes,
su desierto en playa.

Él caminaba con
la tristeza como piel,
con el desaliento
por respiración.

En su huir tropezaba
con cada decisión,
su corazón gastado,
se levantaba tras
cada latido fallido.

La lava de sus versos
disgregaron pavor y recelos,
su verbo en mariposa,
su falta de horizonte en
acordes para la penitencia.

Como bálsamo de su tristeza
el fulgor verde de su mirada,
ella yacía en cada estrofa
que él sangraba.

Éℓ ησ тєηíα ησмвяє, єℓℓα ραѕιóη у ∂єѕєσ…
[ዕቿዕጎርልዕዐ ል ነዐክጎል ]

αмéη
leer más   
23
29comentarios 175 lecturas versolibre karma: 100

Noche incierta

Noche incierta,
!cuantas veces la íntima agonía
fue un tiempo cansado
en un cielo sin estrellas!
nubes navegando lentamente.

Me voy acercando a mi silencio
repitiendo las mismas palabras
con las manos tan frías
que he ignorando los misterios de mis propios sueños.

Me he hecho verbo viejo
no me he dado cuenta de ello
he violentado el impulso de querer seguir viviendo
amando entre las ruinas de una guerra sin sentido.

Extraño la montaña fría y caprichosa,
solo se escucha el único ruido de un saltamontes
que tiene todo un campo para pasar desapercibido
no lo logra tan siquiera un poco.

Aromas contra el viento
como un solo pensamiento
amurallado en duelo
con el cansancio congelado por el tiempo.

El mute.
15/05/2018.
19
10comentarios 256 lecturas versolibre karma: 101

Mis pies y mi baile

Frenéticos contoneos de cintas verdes, se enrollan como lenguas de mariposas.

Bailo entre haces de luz fosforescente. No necesito nadie alrededor, tan sólo los latidos, los míos, entre altavoces del pecho.

Retumban sin cesar, el sonido atraviesa las costillas, y como en un serpentín, destila gotitas de agradecimiento.

Al esfuerzo, a las ganas, al empeño en correr hacia adelante, a tender la mano siempre, a intentar mirar con empatía. A los escalones subidos con ritmo y sin pausa.

A los que me impulsan, a los que me dieron viento para mis alas. A los conocidos y desconocidos que me rizan las comisuras, que me hacen que estornude por dentro entre risas.

A los buenos días con la primera persona que me cruzo en la calle, a los gatos que siluetean los muros de noche, a los charcos en la tierra llena de engobe, a las nubes desnudas que reflejan la aurora, a las mariposas que se cruzan en remolinos, a las lagartijas que se rinden al sol. A los cafés sin prisas. A las costas con brisas.

A las cosas bien hechas, porque bien parecen. A los besos sinceros. A las locuras que no se piensan (y en el fondo se desean). A los espejos con guasa. Al pan tostado con aceite y tomate. A los escudos contra las malas lenguas, hechas trizas.

Y bailo. Me basto y me sobro. Llevo las riendas de mis anhelos. Giro y palmeo, miro al cielo.

Me pongo el traje de superpoderes y subo la música; aquel que no sume, al menos que no reste. Le regalo unas notas de vida, unos pasos de baile. Le brindo las noches, le pinto un mundo entero.
leer más   
9
15comentarios 80 lecturas versolibre karma: 90

Ojos cerrados

Pliego párpados
cuando no quiero ver
con los ojos.
Cuando quiero ver con el alma.
Viajar en etéreo,
y apaciguar fuegos y furias
que no conducen a nada.

Cierro puertas
cuando vienen tormentas.
Cuando se agitan embravecidos
huracanes de palabras y miradas.
Guardo bajo llave
pedacitos de susurros dulces
que apaciguan y calman.

En blanco y negro,
se dibujan pequeñas nubes
sobre las cumbres de mañana.
El cielo de hoy
apenas está enmarañado
y ayer sólo recuerdo que
hubo algún relámpago.





Hortensia Márquez


Imagen: dibujo propio
18
18comentarios 85 lecturas versolibre karma: 110

Tras el ocaso

Se cierran las nubes
y las puertas se abren al silencio.

Después de morir en un beso,
¿habrá vida más allá del cielo?

La luz del alba me amenaza en vano:
muerte al amanecer
recojo mi vida tras el ocaso.
leer más   
17
21comentarios 114 lecturas versolibre karma: 122

Luna pálida

La Luna pálida
se coloca en medio
de una llanura virgen.
Acaricia nuestra desnudez,
su susurro gélido y liviano
muere en nuestras bocas,
llena de nubes nuestra cama,
de estrellas nuestros cuerpos.
3
sin comentarios 10 lecturas versolibre karma: 47

Desconfianza

Has colocado las nubes, nadie te ha visto,
una lágrima sospecha de ti
pero nadie mira.

No quieres que llegue la noche,
apoyado en la ventana parpadeas,
como un relámpago sin trueno.

La tarde está desnuda de ti,
alado tiempo húmedo,
con las manos rozas un cristal de tierra.

Cae una gota de lluvia, la muerdes;
habrá una amapola gris en los labios.
12
2comentarios 38 lecturas versolibre karma: 102

Líneas

A veces no encuentro las palabras pero te veo escrito en todas partes.



Como en las líneas de mis manos cuando están vacías de ti,

o en las muescas desesperadas de la pared que cuentan días

y delatan las noches de cabecero en frenesí.



Otras veces en la rectitud de tu horizonte,

ése que por complaciente desafío , no quiero alcanzar.



En los pliegues que se forman,

cuando no existe ni céfiro ni edad entre tu cuerpo y el mío.



En las curvas sinuosas de mi voluntad

o en el contorno oneroso de las nubes que no conminan nuestra tormenta.



Te descubro irreflexivamente en esa sucesión atemporal,

antes emanando como raudal paralelo,

ahora arrojándose como corriente perpendicular,

a nuestro "te amo".
15
17comentarios 135 lecturas versolibre karma: 98

Mi última bengala

Nada se compara a ti,
nada que me asombre puede competir
con tu piel mojada…
luces que te abrazan porque sí.

Todo parecía mejor,
todo en ocasiones se desvirtuó..
llamas controladas,
techos que se hunden por presión.

Algo se revuelve en mí,
micro depresiones en el corazón,
lluvia envenenada..
nubes que encapotan mi salón.

Niebla a mi alrededor,
busco el horizonte donde se perdió
mi última bengala,
que salió al rescate de tu amor.
leer más   
16
20comentarios 129 lecturas versoclasico karma: 113

El Tabo y tú

Es El Tabo
refugio, paz, esperanza.
El amor ha hablado
mencionando tu nombre.
La gaviota que vuela
me recuerda tu paso callado
casi imperceptible.
Las nubes han teñido
esta tarde blanquecina y gris,
pero el calor está presente
presagiando que,
aún en la tristeza o soledad,
siempre está tu boca o tu mano.
Apoyada sobre la roca,
reposo,
respiro hondo, cierro los ojos.
Luego, casi dormida y
profundamente serena
en este paraíso,
subo a una nube blanca
y estallo de deseo.
No es desesperado ni
Intranquilo,
sino alegre de saber
de tu cuerpo.
Y te acaricio con la imaginación.
Te alcanzo con mis dedos
y flotamos entre
la inmensidad del océano.
Caemos al agua y nos amamos,
tocamos la arena y nos amamos.
Abro los ojos y,
entonces,
me perdono:
por todo lo que siento,
que no sientes.
Por todo lo que amo,
que no amas.
Por todo lo que tengo y soy.
Por todo lo que tienes y eres.
leer más   
12
15comentarios 79 lecturas versolibre karma: 100

Sueños

Sueños grandes y pequeños sueños
que no tienen alma, que no tienen dueño,
que viajan en nubes o gotas de fuego,
que caen desde el cielo,
en gotas pequeñas, en plan aguacero,
o en grandes tormentas de rayos y truenos.

Algunos, sueños buenos, serenos,
en los que tu eres el rey, el dueño,
del mar y del cielo, señor de los vientos.
Del amor y del fuego, de los elementos,
de las sonrisas y cuentos, vives feliz.
Eres de la naturaleza el aliento, señor
de la algarabía, el silencio y los besos.

Algunos, son malos sueños, de penas,
tristezas, de lugares oscuros,
pesadillas de muerte y perdición.
Infiernos infectos, de rabia y dolor.

Y todos caen hacia el mismo mundo
con distintos nombres bajo el mismo sol,
es el hombre quien cambia el prisma,
quien elige abismo o quien elige amor,
somos amigo mío,
tu y yo.
leer más   
20
10comentarios 92 lecturas versoclasico karma: 114

Doncella de hielo

Te confundí con un ángel caído del cielo,
perdí mi cabeza por una doncella de hielo.
Al estar cerca tuya sentía correr la sangre por mis venas,
como aquél prisionero absuelto de sus condenas.
Es querer disfrutar de la vida a cada segundo,
agarrarse a ella como un pobre moribundo.
Por ti descongelaría los lejanos polos,
partiría el cielo por la mitad para nosotros sólos,
en la cima de las nubes una fortaleza levantaría,
con los pétalos de las rosas tu cama te llenaría.
Pero por más que a ti me aproximaba,
tu amarga apatía nuestros caminos separaba.
Terminaste ganando esta guerra fría,
terminaste congelando el apasionado amor.
Encerrado en una oscura prisión sobre mi doncella escribía,
abatidos versos por la tristeza , amarrados ha desconsolado dolor...
leer más   
4
2comentarios 52 lecturas relato karma: 52
« anterior1234537