Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 2341, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Suspira mi corazón lágrimas del alma y sonrisas de los sueños

Entre los recovecos del alma me siento a observar el mundo, a dejar mi vista volar mientras las nubes pasan de largo lentamente por la gran bóveda celeste. Quisiera averiguar el por qué de la existencia, pero creo que solo atino a levantar castillos de naipes de un futuro que se sostiene tambaleante ante la necesidad perenne de no dejar de soñar nunca, aunque puede que nunca lleguen a cumplirse dichos sueños.

Sorprendido y desorientado, saco una nueva mano de cartas, a ver si así, de algún modo, logro vislumbrar el porvenir como una baraja de tarot que señale ilusiones entre las brújulas que marcan el norte que me hiciste perder.

La helada cae en la madrugada; al tiempo que la noche oscura e impertérrita dibuja siluetas difuminadas de vanos intentos de atrapar lo que ya no tenemos. El cigarro reposa sobre una botella vacía de plástico, sumergiendo sus cenizas en cúmulos de fracasos que adornan la habitación. Las paredes supuran rastros de melancolías y aún de este modo, descifro crítpicos laberintos que tienen por centro a mí mismo.

¿Dónde está lo que todos buscamos?

Las metas.

La felicidad.

Las fuerzas para seguir luchando cada día.

¿Dónde está todo eso?

Que alguien me lo explique, porque yo hay días en que no soy capaz de percibir entre la neblina del horizonte todos esos pequeños detalles que dan color a la cotidianidad.

Y la rutina se ha apoderado de mi triste paleta de grises,
y el lienzo solo arrastra simples tanteos de sonrisas,
pero hay alguna luz entre las sombras
y las tinieblas ya no cubren tantos túneles de ida y vuelta como el recuerdo que vive entre los sincorazón y sus negros ojos sin alma.

La tormenta ha dejado la calma tras la tempestad, y el temporal ha traído cientos de piedrecitas cristalinas a la orilla,
pero ni la suerte
ni el azar
se han subido a las olas
y la arena ya no perdura las huellas de todos los pasos que dimos hasta encontrarnos
entre sus palabras y sus caricias.

No sé muy bien a dónde quiero llegar, quizás ahí resida el principal problema. Quien no sabe qué quiere no va a ser capaz de alcanzar nada. O puede que lo sepa, y no me atreva. En ambos casos hay poco que hacer más que suspirar mirando a través de esa ventana que nos muestra todo un mundo que no somos lo suficientemente valientes de explorar entre los equilibrios funambulistas de las aspiraciones y los sueños.

No he atrapado a la felicidad eterna todavía entre las manos,
pero no me he cansado de intentarlo,
al menos no todavía
hasta haber triunfado por y para conmigo mismo,
y con la vida
celebrarlo.

Mientras tanto, camino
con las manos en los bolsillos
y el cuerpo tatuado,
al tiempo que de mi cuello se balancea
el recuerdo constante que me obliga a no darme jamás por derrotado.
8
2comentarios 45 lecturas versolibre karma: 125

Libertad…

Navegaste en el subterráneo lúdico de efímeros atardeceres
sin sentir la brisa suave del céfiro silbido resoplar.

En tu encofrado palpitar, madera fina, de roble antiguo
latía el vencido tiempo y la aurora vespertina.

Poco a poco fuiste remando, creciendo y consumiendo
la borrasca que desató el diluvio o el invierno de cierzos.
Y recorriste todo el entramado etéreo de la época más oscura
en un océano socio-cultural de raíces infranqueables;
periodo tan antiguo como la hoguera y la sepultura de almas
en pena

y que el viento apostilló en el atril de la insipiente comuna.

Libertad…
Le diste sosiego al jornalero y sediento labriego
y al desterrado iluminaste su herrumbroso camino.
Son tus ojos tan profundos como la luna estacionada en el tiempo
convenciste al letrado, al guerrero y al siervo

que la silla del monarca estaba tallada con clavos de destierro
de agonía y sufrimiento.

En aquella tarde del Paris melancólico el verdugo hizo de cabezas girar
y la sangre derramada puso fin a la servidumbre.
Ahí estabas con tu entramado rostro en pleno festín
de castillos y mazmorras
de reyes y reinas
de príncipes y princesas
con el vulgo de testigo
con la noche atrevida y corriente
gozosa por el placer que te da ser una heroína ejemplar
Diosa encarnada
de luz y sombra.

Son tus pendones brotados del ancho mar
del vértigo y la pluma del pintor que calló postrado
y te hizo pintar en la acuarela parisina.

Luchadora y poetisa
llegaste en un carrusel de sonrisas
para sembrar fe en los oprimidos

contra el miedo, la tiranía
y la falsa democracia.

Ramón Pérez
@rayperez
01/08/2016
Cabimas, Venezuela
leer más   
3
1comentarios 21 lecturas versolibre karma: 60

Frío cristal

Espirales de deseos
en el antro mal iluminado
nacen formando universos
ajenos a lo oscuro.
Mientras
la camarera cansada
perfila sus ojeras
y siente
el frío cristal del vaso de wisky
bajo su mano de cera.
leer más   
19
9comentarios 50 lecturas versolibre karma: 153

Silencio

Silencio para aquellos héroes,
Piedad para los renegados,
Un cielo de diversos colores,
Vendaje al corazón atravesado.

Otra lágrima al río,
Otro reproche al aire,
Ni de mi sombra ya me fío,
La historia de un don nadie.

Pájaros que escaparon,
Tiempos oscuros y frustrantes,
Un esfuerzo no es en vano,
Cuando la muerte llega al instante.
leer más   
8
5comentarios 51 lecturas versoclasico karma: 95

Nada es para nadie

Nada es para nadie
ni siquiera el tiempo
ni siquiera la ceniza de un verso
en sus símbolos de un ocaso en un perpetuo sueño.

Nada es para nadie
ni el sufrimiento anónimo
que agoniza en el instante de un olvido
tampoco lo es el amor que nos tenemos.

Nada es para nadie
ni la madrugada fría
que bruscamente despierta
con el despejo de un oscuro sentimiento.

Nada es para nadie
ni la muerte vana de unos ojos quietos,
ni la tristeza airada de un fugaz momento
ni la ansiedad en una enfermedad que agobia.

Nada es para nadie
ni el canto fuerte
que suspira por el terror
de un abismo alejado de los besos.

Nada es para nadie
ni el oleaje inquieto
que se sujeta en la noche
a la luz de una luna imponente.

Nada es para nadie
ni la infamia que saluda breve
con una sonrisa oculta
en una soledad que fracasa en la ligera frase desnuda.

Nada es para nadie
quien soy yo para contarte el tiempo eterno
para forjar la espada poderosa
que parta el vientre de una mentira que homicida mata.

Quien soy soy para salvarte del peligro
que te acecha en un reproche
por la codicia y la soberbia
de saber qué nada es para nadie.

Miguel Adame
23/09/2018.
20
5comentarios 88 lecturas versolibre karma: 133

Contradicciones

Contradicciones

A media tarde
cuando el sol se retira
las cimas son ocres
oxidadas por el tiempo.

No puedes separar
las olas del mar,
la oscuridad de la noche,
las cimas de las montañas,
o los ojos de la mirada.

La misma mano
que estrecha una amistad
puede abofetearte la cara.
La lengua que habla
verdades en domingo
puede mentir en otoño.

Unos árboles que dan frutos
y otros que dan sombra.
Que acompañan
durante el camino
o molestan porque se han caído.

Pensamientos enfurecidos
de ideas domesticadas.
La sonrisa y la tristeza.
La libertad del preso
que piensa lo que quiere.


El pez tiene la opción
de morder el anzuelo, o no.
No decidí nacer, ni dónde.
Pero defiendo la vida nacida.
Poder silbar cuando ando
o cantar mientras me ducho.

La vida es eso. O eso creo.
Salud.
4
2comentarios 17 lecturas versolibre karma: 52

No te amo por tus labios

o tus senos
ni por la nube enjaulada que habita entre tus piernas
altas y sensibles,
como la luna que duerme entre tus poros.

No te amo
- aunque debería hacerlo -
para ser guardián de tus horas y tus puentes,
de la leche derramada que es también tu piel y tu sonrisa
y no te amo bajo la pretensión de ser uno e indivisible contigo entre las estrellas encarnadas de tu nombre.

No te amo por las luz de tus pestañas
no por la lluvia que vas goteando en este cuerpo
donde florece el alargado sonido de tu ausencia,
semejante a los dos metros de oscuridad continua que separan tus pasos de los míos
en esta sensación de atemporalidad y vacío
de conjunción y desorden
en la intermitente y terrible nostalgia de tus ojos
y tu ombligo.

Te amo,
te amo por tus manos
y por lo que viene detrás de tus manos,
por tus cabellos que se debaten con las mías
entre las sábanas perfumadas de tu noche
mientras busco mi esencia en tu vientre
y te muerdo con suavidad de caricia.

Te amo para dibujarte
sin querer que tengas una forma precisa
que tu cuerpo sea solo el silencio
la arquitectura de la nada.

Te amo
porque es así que vivimos bajo el agua
cómo bellos animales de párpados invisibles
en donde busco tu cuerpo
que es también mi luna y espejo,
daga que me abre el pecho y permite que te reflejos en mis latidos
azules y limpios
y me vayas dibujando
con tus pies descalzos
con tus pies descalzos.
leer más   
12
5comentarios 98 lecturas versolibre karma: 135

Danza de las palabras

Algo me dice que todo gira
y, aunque yo calle,
sigue girando.

Algo me dice que todo danza
y, aunque no hable,
sigue danzando.

Alguien me cuenta desde muy lejos
sus sueños nuevos,
sus sueños viejos,
sus desencantos.

En la penumbra de esos momentos
laten a tientas sus firmamentos,
corren despacio.

Es el bramido de los espejos,
la cama humilde de sus tormentos,
de sus arcanos,
de los lunares de sus recuerdos,
cristal oscuro de desencuentros
de antiguo llanto,
el pulso añejo del desapego,
la vida huida tras sentimientos
abandonados.

Algo me dice que todo avanza;
mientras se mueve
sigo callado,
desmenuzando todo lamento
escudriñado tras el rosario
de sus milagros.
12
9comentarios 65 lecturas versolibre karma: 151

Rompehuesos

Apretó las manos en secreto
con sana intención

el ritual en
sus ojos hicieron kilómetros de miedo
antes de;
y los gestos, y el ademán

en otro idioma; y sin mártires

decodificando contraseñas, obscenamente.

En la oscuridad no vio a nadie
después de quemar
el centro de un hospicio

El camino más largo en otra dirección,
luego,
se echó a dormir
donde el dolor pesa toneladas de tristeza.

Rompehuesos.

Y tan onírico.

El dios del sueño y lo onírico
ha de jugar a la pelota en verano;
entonces,
extrañar con rareza
el golpe certero de una ola.
leer más   
6
1comentarios 20 lecturas versolibre karma: 96

Los Años (Poema por mi cumpleaños #38 El 25 de Septiembre)

LOS AÑOS

Los años transcurren
muy rápidamente
el tiempo pasa deprisa
sin darnos cuenta
sentimos que no hemos vivido lo suficiente
que no hemos hecho todo lo que queremos
todo lo que anhelamos
en la vida.

Los años pasan tan rápidamente
que sin darnos cuenta
nos sentimos diferentes
nos sentimos extraños
somos pasajeros de un tren
tan enigmático
tan extraño
al que llamamos vida.

He llegado a un momento
entre el cielo y el infierno
he caminado entre sombras
por senderos oscuros
he visto la luz
pero no la he tocado
he vivido
y no he vivido lo suficiente.

Ya son 38 años primaveras
38 años de vida
luchando por vivir
tratando de sobrevivir
a las pruebas de la vida
cargando una cruz a cuestas
viviendo con las voces que me atormentan
caminando entre las sombras que me acechan
pero aquí estoy como un luchador valiente
como un poeta optimista
cumpliendo un año más de vida
después de tantas cosas.

He muerto y he renacido
he soñado
he caído
me he levantado
estoy luchando contra fantasmas
contra sombras
contra demonios sin rostros
en un mundo sombrío
donde Yo soy el caminante
el pasajero de este tren
al que llamamos Vida.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Septiembre 2018
leer más   
5
1comentarios 23 lecturas versolibre karma: 86

Y porque pienso en ti a las 3 am

Y porque pienso en ti a las 3 am.
después,

quemo toda ilusión en un poema
la tele encendida marca tu ausencia
de otras noches

siempre

te llevo a todas partes
y esta soledad que sepulta en el olvido
tu nombre.

Mi cuerpo ebrio
tumba de todos mis recuerdos
todavía piensa en ti.

Y porque ya no estás,
apago la luz sin reconocerte
desde mi nostalgia;
y de oscuridad este corazón
que bajó frenéticamente

si te habías ido lejos
mucho antes.

Este amor que te tengo
sabe de profesar con devoción
tu silencio;
y conozco del miedo
de quien renuncia
perdonando
la mayor ofensa que nos hicimos
otras veces.

En vigilia.
El ruido de la ciudad
busca tu sonrisa
y yo
el peatón
el transeúnte vagabundo
dobla la calle de la esquina
que te vio pasar eterna.

Nada, como el sonido de la música
en mi habitación
donde ya no estás
adormeciendo mis sentidos.


Helados y palomitas de maíz
hacen guardia
de tantas noches,
insomnio de centinela.

No lo dudo
de todas las veces
en que te pienso,
sea esta noche y de madrugada
3am.
en que te pienso un poquito menos.
leer más   
14
4comentarios 84 lecturas versolibre karma: 134

Mujeres que narran historias sin cuerpo

Ellas cubren sus pálidos rostros
con el néctar de las flores nacidas del sueño de una lágrima.
La sangre, que cae de sus vientres
como un rosario de perlas moradas.

Cubren los yermos resecos,
bendiciéndolos como la húmeda savia bendice al bosque...

Con su segote de plata, extirpan las penas de los que bailan
sin su propia danza y así espiran secretamente el sordo ritmo ondulante
de la vida detrás de la vida.

Ellas son las viejas y las doncellas,
que bajo el sereno abrazo de la luna llena
narran antiguas historias sin cuerpo.

En las tierras de abajo, y de más abajo, cubiertas por un dulce éxtasis,
entonan y cantan sus plegarias al agua.
Emergen desnudas y silenciosas para dirigirse hacia lo alto de la montaña,
y dejarse envolver por el rocío fresco de la mañana.

Ellas tejen alegremente los perfumes de las hierbas,
untan los crepúsculos con brillantes colores
y juegan con las criaturas salvajes de la tierra.

También son las que engendran las oscuras raíces de la noche,
donde las bestias y las sombras gritan desde la herida,
escupiendo su fétido dolor, clamando por el perdón...

En la danza de sal, con túnicas hechas de la espuma del mar,
zambullen sus cuerpos hasta tocar el corazón del agua
y por los ojos de las olas dejarse llevar.


ɐ u ǝ ɹ o L
ǝ l ɐ ɔ o ı C
leer más   
6
1comentarios 28 lecturas versolibre karma: 92

Cuerpos invernados en el edén…

Los cuerpos invernados
permanecían en esferas boreales
en el acantilado azul de los reflejos.

Esferas

Etéreas

Circulares

Boreales

Ondulares...


Noche sin estrellas, lóbrega oscuridad
Jardín del edén...

El Odín toca la trompeta.

Los cuerpos se levantan.

El plasma de luz trasiega.

El cielo está estrellado...
los cuerpos invernados
sacuden su letargo.

El corazón late...palpita demasiado.

Los músculos se comprimen
un cálido susurro mece los cabellos
y se avivan los genitales
salen del valle del edén.

Ya alcanzaron la pubertad

y el tumultuoso silencio,

cargado de ecos
solo les acompaña...

Ramón Pérez
@rayperez
Febrero 2017
Cabimas, Venezuela
leer más   
21
13comentarios 95 lecturas versolibre karma: 139

Musa

Si pudiera abrir
la puerta de tu interior,
solo para entrar y saber
si tus ojos me ven con amor.

Sueño con verte llegar con tu luz radiante,
que fulgures en la noche
más oscura de mi corazón,
Como si tu piel fuese un diamante.

Muero por ver
la flor de tu berretin,
salir reluciente y espléndida
En esa ruina que se sueña jardín.

Cruza hasta mi.
El amor es un puente,
que une el camino de las almas,
En un eterno presente.

Y quiero que me abraces
hasta encenderme,
igual que lo hace el viento con el fuego,
que en mis ojos brota el diluvio
Y me apaga con sus aguas el desasosiego.
leer más   
18
7comentarios 58 lecturas versolibre karma: 135

El sol herido...

Fragancias siderales en llamas recorren los farillos
plantados como espías celestes.

El sol esta herido,
un extraño objeto hunde su punta de acero.
Muros y surcos ásperos
impactan y flagelan el sol polvoriento.

El sol desfallece.
La caratula del bosque envejece,
bajo un manto sin estrellas.

La muchedumbre corre despavorida
por calles sin sentido
peligra la existencia.

El vetusto roble se niega al despojo,
la golondrina errante no siente impulso.
Las gárgolas del palacio
caen como horrendas estatuas.
El sol se sumerge en una austral
sinfonía de extraños sonidos
la profecía de los días de oscuridad
apenas comienza.

El viento lacustre despliega golpes certeros.
su risa oceánica se ha ido.
El polvorín calizo cubre la montaña de cenizas
el mar en la distancia ronronea.
El disco solar ya no se pinta de amarillo.

Las aves azules viajan por rumbos inciertos.
La brújula del tiempo
se sujeta con desvanecido intento;
no consigue dar el norte
al navegante expuesto
las burbujas flotan del entramado marino
y reciclan el paso de peces
en búsqueda del sol herido.

Al siguiente día...
la oscuridad sumida en tinieblas
envuelve el numen.

Los corazones se desanclan de la órbita
y ruedan en círculos interminables.

Ramón Perez
@rayperez
01/06/2018
Cabimas, Venezuela
leer más   
17
8comentarios 85 lecturas versolibre karma: 140

... y pienso en ti

Pienso en ti,
sos la luz
que rasga la bruma
de mis pensamientos;
sos la llama,
la vela,
el candil;
en la pieza oscura
de mi existir.

   . . . y pienso en ti.




~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2018-sep-21
leer más   
21
13comentarios 144 lecturas versolibre karma: 126

Eras ese monstruo

Eras la sonrisa de cada mañana,
La charla de cada madrugada.
Eres el despertar que esperaba
Al abrir los ojos.
Eras la resaca de todas las noches
Y el olvido de la mañana.

Eras el puerto seguro que me guiaba
A través de la oscura noche.
Eras el silencio cómodo
Cuando la tranquilidad reinaba
O el obligado
Cuando el caos se desataba.

Eras el beso robado cuando nadie miraba,
Sonrisa escondida tras una mirada.
No eres el príncipe convertido en sapo
Ni el sapo esperando ser príncipe por un besazo.

Eras el sabor a fresas,
A menta que refresca
Y revitaliza mi cuerpo
Evitando que me mienta.

Eras ese abrazo escondido en la oscuridad
Que nadie ve, pero que vive en la ciudad.
Eras ese monstruo que vive en mí,
Y que siempre estará para ti.
leer más   
7
3comentarios 31 lecturas prosapoetica karma: 86

"Recuerdos"

Fue en aquel anochecer
Cuando la oscuridad me
Envolvió en sus fauces
Queriéndome extasiar con
Sus sórdidos recuerdos,
Recuerdos que en mis entrañas
Hacían ecos de las noches
En las que mi frágil figura
Se desdoblaba a los indolentes
Látigos de tu indiferencia
Tu espalda pegada a la mía
Dos cuerpos, dos almas
Divididos por una franja
Con Sendos dejos de
Frialdad, tus sueños ya
no se complementaban
a los míos, nos volvimos dos
seres desconocidos buscando
escribir una historia, cuyo
actores principales fueron
el desamor y el olvido y
donde el crudo final sería
que yo, no estaría en tu
vida, ni tú en la mía.
leer más   
13
12comentarios 87 lecturas versolibre karma: 127

. . . te siento

"En el faro de tu amor
en el regazo de tu piel
me dejo llevar al sol...
es que no hay nadie como tú
que me haga sentir así
en un arrullo de estrellas" ~ Zoé


  ~ ~ ~
to my world... to who I am
to my innerself
you read me in many ways

  ~ ~ ~

te siento... porque
amo tu corazón
amo tu alma
amo todo tu ser
y amo este anhelo
de un futuro hermoso contigo

  ~ ~ ~
te siento
en mi corazón
en los caminos recorridos por tu boca
en mi cuerpo

  ~ ~ ~

te siento
mi solecito de amor
en cada alborada que nace
en la lejanía de las montañas de mi alma
en cada trino de amor
cuando el sentimiento en tu interior
me baila, me danza y me canta

te siento
mi sol y mis estrellas
rompiendo la oscuridad de las noches negras
dando sombra al ardiente mediodia de mi existencia
te siento como un sorbo de chocolate caliente
en el frío crepúsculo
de nuestras tardes juntos
te siento entre almohadas, entre sábanas
te siento como ríos interminables de cálida piel
como destellos de labios que besan y muerden y se ahogan
como torrentes hermosos de un manantial de sensaciones
como la ola que ruge y golpea en la roca de mi alma
y la ablanda y la amansa y la ama.

  . . . te siento mi amor.







~~~~~~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2018-sep-20
leer más   
17
15comentarios 116 lecturas versolibre karma: 145

A una monja

Hueles a sol de miel
A espliego fresco
Trillo de ocaso
Y vino dulce en la flor.
Sabes a canela oscura
Como el color de tu piel...
Desnuda.
Sexo joven,
Pechos firmes
Nalgas fuertes
Y besos macerados de pasión.
El sol te presta su fuego
La luna te da su amor
A mí me entregas el cuerpo
Y el alma dices que a Dios.
Apartaré de tu celda
Entrégate a mi dulce amor,
Te haré vivir en el cielo
Salvarás tu corazón,
Lo fundirás con el mío...
Libres de culpa,
Y sin más dios
Sabremos ser más felices
Que en tu convento con Dios.
leer más   
3
2comentarios 35 lecturas versolibre karma: 37
« anterior1234550