Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 10, tiempo total: 0.022 segundos rss2

Un poco de locura

Tengo ganas de llorar, de vomitar la pena hasta oír el corazón y sus arterias como un latido con su eco resonando en el abismo. Debo vaciarme de mí para sentirme completa, quiero ser “una” otra vez, con mis marcas pero entera. Voy a arrancar de mí esta maleza, voy a remover esta tierra, voy a quitar mis escombros hasta convertirme en hueco, en donde siempre haya horizontes y sea cobijo de vuelos. Ya no más este ostracismo, solo quizás un exilio para estar a solas conmigo. Quiero tal vez una luz en ese hueco vacío y descubrir en su cuenca de la vida algún sentido. Quiero sentir en el rostro el aire que yo respiro y en la noche…en la noche solo paz que me haga compañía. Quiero a través de su abra ver el vuelo de gorriones e imaginar escalones sobre el mar en su infinito. Quiero llenarme los ojos con la inmensidad de su cala para beber los colores de atardeceres rojizos, la mutación de la luna cuando me muestra la cara y leve dejarme estar cuando amanece en mi rada. Quiero ser esa grieta por donde escape mi Nada, el huero que me contenga cuando estalle alucinada y el cóncavo que me encarcele si la lucidez me llama.
leer más   
16
8comentarios 103 lecturas prosapoetica karma: 97

A mi querida amiga...,....

Dímelo, necesito que me digas
aunque sea una gran mentira
que siempre serás mi amiga,
aunque te lleves mi corazón,
me dejes pena y llanto en el alma
y me invada, un océano de lágrimas.

Lo necesito, necesito que me digas
que seguiremos tomando juntos,
el cafe, en nuestra cafetería,
que comerás conmigo al medio día.
Que aunque estés con él
seguirás estando en mi vida

Que no te difuminarás en la niebla
que no me encontraré sólo y sombrío
en este invierno helado, frío,
dime que aún viviendo con él, amándolo
acariciándolo a él, tendrás para mí un suspiro.

Dímelo, porque sin ti,
mi corazón morirá de frío.
Mi cuerpo quedará sin alma, vacío.
Mis ojos sin vida, terreno yermo y baldío.
Volveré a mí silencio,
volveré a mí ostracismo
volverá el eco de la soledad
a sonar en mis oídos.

Aunque contigo llego mi fin,
de besarte no me he arrepentido.
Pues por poco tiempo he amado
y he sido querido.
No tuve dicha más grande
que la de haberte conocido.
No pase noche más feliz
que la que pasé junto a tu ombligo.
leer más   
13
4comentarios 96 lecturas versoclasico karma: 82

Angustia de esperanza

¿A cuántas cosas renunciamos por vivir?
¿qué vida estamos viviendo?,
miro a mi entorno, solo veo
cuerpos sin vida, en tonos neutros.

Vida que transita por una vía
con estación en el olvido,
vida escrita, sangrada,
con renglones arrugados.

Felicidad, felicidad,
felicidad, felicidad, felicidad...
cuanto más te pronuncio,
menos sentido tienes para mí.


Nos esforzamos por perseguir
metas llenas de tópicos,
cuyo destino suele ser
la indiferencia, el ostracismo.

Animal que habitas en mí,
te escapas en cada amanecer,
tan solo quiero
encerrarte,
poder descansar.

Descansar de mí,
arrancándome la fuente
de todo mi sentir,
de todo mi callar,
negando mi nombre.

El mañana ya pasó,
el ayer no llegará más,
el hoy . . . .
el hoy,

una sucesión sin descanso,
del ayer, del mañana....

Mientras me abandono
al infinito del purgatorio,
solo tu nostalgia
me devuelve a la realidad,
de mi angustia por no tenerte,
mi esperanza por olvidarte.

Amén
leer más   
30
28comentarios 260 lecturas versolibre karma: 110

Tal vez mañana

Horizonte oscuro
de incertidumbre alimento.
Condenado al ostracismo
de un lúgubre
y helador presagio,
sufres el insoportable peso
de aquel inhóspito vacío.

Perdido en ninguna parte
de un paisaje
eternamente blanco.
Altas cumbres nevadas,
que imponentes enseñan
entre sus afiladas garras,
severa advertencia
de mortal herida.

Sin luchar mueres
bajo ese manto gélido.
Si tu cuerpo flaquea,
vida o muerte
se retratan juntas.

Pelear por la vida
o caer rendido
ante una muerte que tirita.
Noche perpetua
extendiendo su negrura
sobre inmaculado
y níveo sepulcro.

O resistirse firme en ese…
“tal vez mañana”.
Caminar en busca del valle…
¡Y vivir!.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/01/07/escribe-tu-relato-de-enero-iii-roberto-ca
13
6comentarios 123 lecturas versolibre karma: 97

Alimañas de almas

Perseguida por seres diabólicos espumeando rayos en un receptáculo en compasión blindado.
Son hombres y mujeres a rostro descubierto. Sedientos por mi sufrimiento. Siempre me atrapan. La oscuridad se alía en su guadaña.
¿Qué quieren? No los comprendo.
Victoriosos en la sima del poder abismal; ostracismo en bondad.
Matarme no es suficiente… quieren atraerme a su fétida fuente.
Hendiduras con lava; mi ser ululando a la nada.
Heridas que se pulverizan… Extraño prodigio mi piel habita.
Refluyo de la “No Vida” sintiendo indecible agonía… Seré desoída por la cofradía.
Huyo por una escotilla, deambulo sobre una azotea arriesgando mi nueva vida. Pavimento resbaladizo y cielo plomizo; aliados pétreos al desatino.
Ellos avanzan con templanza, son alimañas de almas…
Salto los tejados, mis pies retumban en la luna.
Ya no los veo. Me oculto en un gran macetero…
Allí contemplo la luna: nueva y oscura, ella también se oculta.
¿Se esconde de las alimañas de almas?
Puede que los astros también clamen calma y sean estancos al mal karma. Y que ni el más principesco lugar se halle ajeno al mal.
Pero también puede que existan parajes ignotos que la fatalidad no logre rasguear. Mi macetero es esa realidad.
¿Me esperas detrás?

Marisa Béjar.
leer más   
4
sin comentarios 74 lecturas prosapoetica karma: 62

Para no faltar a la mentira

No conoce el amor la compasión.
La marca del fuego. Felipe Benítez Reyes.

Era falso tu idilio con la luna,
tu miedo al ostracismo,
tu deseo de guerra.
Era cierta tu lengua de poeta,
tu angustia al despedirnos,
tu paz llena de culpa.

Perdona, creo que me he equivocado,
erré en algunos versos,
espera que retoque.
Solo hace falta que cambie el enfoque,
unos golpes de efecto
y lo dejo arreglado.

Era falsa tu meta sin llegada,
tu sonrisa inocente,
tu bondad infinita.
Era cierto tu arte con la mentira
tu amor por el presente,
tu mirada de gata.

Ahora sí, ¿ves? No era tan difícil.
Decimos la verdad
y seguimos mintiendo.
Para inventar, tu tienes el talento,
y, para qué engañar,
yo quiero que me mientas
para seguir creyendo.
12
8comentarios 98 lecturas versoclasico karma: 82

O.F.T ( Ostracismo Furioso y Tiránico)

He creado un pequeño fuerte,
Para poder solo jugar.
Indios y vaqueros,
Conflicto Medieval,
Espadas y guerreros;
Microcosmos particular.

Lo defiendo a vida y muerte,
Nadie se puede acercar,
Ni propios ni forasteros,
Zona bajo ley marcial.
Aquí no hay pendencieros,
Ni nadie que me pueda dañar.

Es cuestión de pura suerte,
Como esto pueda terminar.
¿Serán piadosos los días venideros
O también este refugio acabará mal?
Sentado, solo, espero, no quiero pasajeros,
No quiero que nadie llegue a entrar.

Pero necesito poder quererte,



A ti, a él, a los demás, necesito amar.
leer más   
4
4comentarios 67 lecturas versoclasico karma: 45

Tras el naufragio, la calma (o no)

Cálamos huecos vestidos de plumón grisáceo. Rutinas que hacen bucles en un folio y saltos mortales sin posibilidad de repetición al imaginar el dedo del otro en la espalda.

Se agolpan las letras y se giran las ganas. De perfil. No miran. No hablan.

Como una moneda romana con dos caras, el principio y el fin de todo lo presente. No miran. No hablan.

Ausentes.

Mensajes de humo a lo lejos, vestidos de oscuro. Han perdido el deseo, el empeño, súbitamente se han hecho viejos.

El escritor y su musa partieron en mil pedazos la risa, la fábula. No miran. No hablan.

Llegará el día en que reconcilien los lazos, la magia. A veces son necesarios los crudos naufragios y el huérfano ostracismo para que lleguen las ganas.

A veces un infierno se apaga con el deseo de las almas. Con la chispa y el espectáculo de las plumas, doradas y blancas, decorando las alas.
leer más   
4
4comentarios 71 lecturas versolibre karma: 63

Titanes

Cristales rotos y sangre en las yemas de los dedos. Borran identidades. Rasgan pieles condenadas al ostracismo.

Lágrimas resbalan hasta la barbilla. Encadenadas, como grandes racimos.

En mis huesos, los titanes. Entre el mito y el pasado. Acabo en el Tártaro, como Crono. Es la condena por gritarle al cielo.

Llenos de arañazos, mis brazos caen lánguidos. Sobre lechos de espino, duermo (y me desvelo).

Porque no hay mirlos blancos. Porque no hay cunas en Marte. Ni lucidez en las copas de vino.

Me ahoga la cadena. Me retumban las sienes. Me duelen los párpados. Me vuelan los anhelos.

Toca mis flancos. Acuna mis lunas. Toca mi vida.

No te marches. Dame huracanes. Y paz. Dame descargas eléctricas. Y sosiego. Dame vendavales. Y calma.

Dime que VIVIMOS.
5
4comentarios 67 lecturas versolibre karma: 47

Vacío

Catapulta de cuatro letras para piano,
En do mayor y mezzo histriónica
Soledad como excusa del inadaptado
Y vacío,
Frigorífico a final de mes,
Bolsillo del parado,
Espíritu del muerto en vida,
Y vacío,
Pecho de 224 meses henchido de nada
Absolutamente nada
Nada en la nada
Nada.
Batín de pelo,
Reminiscencias del temor,
Inoperancia,
El aliento que juega sin reglas
Chispas en los ojos de la meta
Y vacío,
Malos recuerdos aparcados,
Sintonía de una infancia irreversible,
Ostracismo, expatriación, olvido

Y vacío,
batallón sin ejército,
playa sin mar,
vendaval sin viento
leer más   
6
1comentarios 45 lecturas versolibre karma: 73