Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 61, tiempo total: 0.022 segundos rss2

En Honor a la Verdad

Instituida con una fuerza tradicional que ata,
Un lugar muy difícil de correrse…
Nos recubre como una sombra,
La Verdad,
más allá de su propia crisis.
Vigencia de verdades, que aunque perimidas,
sin nuevas ideas que logren su reemplazo, aún persisten.
Las verdades son siempre fantasmales.
que escapa al pensamiento binario,
ni vivo, ni muerto… ni verdadero, ni falso.
Es la presencia de una ausencia,
paradójicamente insoportable….
Una… una sola verdad absoluta,
que será así por la eternidad de los mundos.
¿Quién puede decir que existe?
Una casuasiverdad no es verdad,
no es un absoluto.
Las verdades que creemos,
las derivadas del relativismo,
las que se relacionan con algo,
relacionada a un contexto, en una época,
que le hace perder su absolutismo.
Un absoluto… Donde todo cambia…
Donde todo es contingente.
Si hasta la propia naturaleza
no es idéntica a sí misma,
donde la evolución la modifica.
Todas la verdades son relativas y
si lo afirmo y lo confirmo no hago más
que aprobar el argumento
me conduce a su oposición.
La verdad relativa me condena a
la aceptación la realidad de lo que soy hoy
y todo lo que soy puedo serlo de otra manera,
La insaidad de las cosas
no es más que la verdadera parcialidad,
construcción de la propia imagen de lo real.
Es lo incierto,
el más concreto desierto de la ausencia.
Un mundo aparente donde yo existo,
en la completa complejidad de en mi misma.
Una construcción de escenarios que evidencian
la creación de mi propia mente que
concibe mi realidad que me cohíbe.
En la búsqueda de una correspondencia,
lo concreto no es lo que necesito sino
lo que modifico en mi propia realidad,
para ser fiel a mi verdad que sigue sin ser absoluta.

A.B.A. 2017
Amalia Beatriz Arzac
Buenos Aires Argentina
leer más   
13
14comentarios 126 lecturas versolibre karma: 90

He preguntado por ti...

He preguntado por ti
a la luna de la noche,
a los perros del vecino
y a los árboles del bosque,
pero nadie dice nada
y me miran con reproche,
esa luna pizpireta
que susurra muchos nombres,
esos canes tan furiosos
y que ladran sin un orden
y los áboles señeros
con las hayas y los robles,
y es la eterna paradoja
del olvido de los hombres
que recuerdan sutilezas
y otras cosas muy menores...

Pero insistí en la pregunta
sin dobleces y cual borde,
para que alguien me dijera
dónde estaban tus canciones,
porque escuchando tu voz
encontraría ese norte,
y ese rumbo definido
para entregarte unas flores,
puede que fueran violetas
o unas rosas con un sobre,
que te llevara unos versos
y el tic-tac de unos rumores,
dicen que si te has perdido
y que andas por los montes,
medio huyendo de la vida
y robando corazones...

"...Pero no creo tal cosa,
y me siento don Quijote,
ya que pregunto por ti
sin atender a razones..."

Rafael Sánchez Ortega ©
02/07/18
11
10comentarios 92 lecturas versoclasico karma: 103

Se tensa el arco

Que no me alcanzan
ni los versos ni el tiempo
ni las mil vidas
imaginarias... ¡No!
Ni alcanza o basta
este millón de besos
para plantar
en un lunar o dos...
constelación
y cosmos es tu ser.
Se tensa el arco,
se fractura la flecha.

Es que tú y yo:
¡destino y paradoja!
Es que tú y yo: ¡jamás!



~~~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2018-mayo-28
leer más   
18
19comentarios 156 lecturas versoclasico karma: 112

Haiku 5

A veces para
crear, primero debes
destruir todo.


@ChaneGarcia
...
leer más   
7
2comentarios 36 lecturas japonesa karma: 78

Virtualidad postmoderna

El hombre postmoderno,
En su sobreabundancia,
Lo único
Que secretamente
Desea,
Es reventar;
Como un saco de patatas,
O como una paloma
Aplastada contra el asfalto,
Bajo las ruedas de una auto-caravana.

Nuestro dolor,
El máximo sufrimiento,
De los peores, sino el peor,
De los miedos: La Nada.
¿Sensación?
Náusea.

Una vida que se sabe quebrada,
Condenada, paradójicamente,
Por estabilizada, por plana;
Porque sabe menos incluso
Que el agua, y no hidrata;
La nada es la sequedad de un desierto vital
Que te abraza y te reduce a poco menos
Que una mancha de mostaza en una camisa desgastada.

Tienes nombre,
Un empleo,
Un piso,
Un coche,
Un perro,
A alguién,
Y a algunos,
Y aún así, todo lo que sientes,
Es nulo, absurdo, demasiado concreto
Para sentirlo tuyo, perdidos en lo abstracto,
En lo absoluto, soñamos pájaros y practicamos el ayuno,
Soñamos con ir desnudos, y todo, porque una vez, mordimos un fruto.

Estamos hartos de todo esto,
De nosotros mismos,
Y es algo, innegable,
Algo, cercano a la verdad.

Nadie tiene una buena razón
Para amar, cuando sabemos
Que todo esto
Va de la teatralidad
A la irrealidad,
Nuestra "no-vida" virtual.

Y aun así, cada día,
Nos levantamos, desayunamos,
Decimos que nos amamos,
Y hacemos lo posible,
Por volvernos a engañar.


@A. Rheinn
Virtualidad postmoderna.
#RheinnPoetry
leer más   
14
14comentarios 89 lecturas versolibre karma: 100

Había que cantar

Es el canal de comunicación
De la esencia,
Que le permite hablar
Al estómago y a la garganta.

Para saltar a lo largo
Y poder reducir el camino
Del único delimitador:
El inconsciente.

Solo había que cantar
Y seducir sigilosamente
Al único protector que no necesito,
El ego.

Volver a nacer,
Volver a ver las manos,
Al rostro de la gente
Disfrutar una conversación
Dejando de batallar.

Y vivir con poesía
Filosofando en vez
De estar pensando.
Volver al éxtasis constante.

En este espacio
Intento poder nacer de nuevo,
Pero dejaré de intentar,
Para poder hacer.

En esta ausencia de poesía
Reduzco el cuestionamiento al mínimo.
Así en paradoja,
Disfruto de la simple expresión del self,
Sin esperar a cambio los supuestos,
Los putos supuestos
Que me hacen pensar y no ser.
9
sin comentarios 53 lecturas versolibre karma: 103

200 poemas y una historia (a ti amigo lector de poémame)

Si te digo que me muero por vivir,
que sueño con estar despierta
o que me crezco cuando soy pequeña.
Que me asfixio cuando me das aire,
no son sólo paradojas, son vida.

Doscientas veces te conté de mí,
me expuse,
me derramé,
me mostré.
Doscientas veces me abrí,
me desnudé,
me exprimí.
Soy lo que ves,
y lo que no ves también.
Mi mundo es el que te muestro,
y también el que me guardo.

El poeta que soy,
lo soy por mí, pero
también lo soy gracias a ti.

Esto no es un fin, es un punto y seguido.
Mañana seguiré aquí,
si me dejas, te mostrare doscientos uno.


Hortensia Márquez
mi poema 200 en poémame
37
52comentarios 358 lecturas versolibre karma: 131

Versos de pájaroserpiente

Llueve Cortázar
azucenas de nostalgia
en colores cúbicos incoloros.
La realidad de Pizarnik
se hace jaula
de versos enjaulados
sin alas, sin pájaroserpiente;
en la herida de la noche,
en su llaga melancólica.
Octavio se hace árbol de Paz
y su tronco y sus ramas
se despeñan en desfiladeros
de contradictorias paradojas.
En las ficciones de Borges
no hay contradicciones
ni ilusiones,
y se apagan imperios
mientras mengua
el destello
del abdomen de la luciérnaga.

Y de repente,
en medio de la insana cordura,
un mundo invisible,
toma forma, se busca un nombre,
pide una luz prestada,
y aparece un universo lila
de pétalos de jacaranda
desprendiéndose desde
los cielos y fundiéndose
en un abrazo
con las ramas
de los árboles
esclavos de la tierra,
firmemente anclados
al subsuelo
por grilletes en forma de raíces;
al compás del griterío
de centenares de voces
que rompen el silencio
de la bóveda celeste
viajando a velocidad luz
desde la garganta del sol
y caen a la Tierra
en forma de pomposos
rayos de luz.

Y se enciende una llama
una antorcha,
la fogata;
en el alma.
Y hay tibieza,
y esperanza,
aunque no estés,
hay calidez,
alborada;
plumas,
aves,
pájaros,
cielo,
sol
y jacaranda.




@AljndroPoetry
2018-mar-2
leer más   
27
26comentarios 133 lecturas versolibre karma: 107

A͟N͟T͟E͟S͟ D͟E͟L͟ A͟M͟O͟R͟ A͟H͟O͟R͟A͟ ♊♌(O͟d͟a͟ a͟ u͟n͟ G͟u͟e͟r͟r͟e͟r͟o͟)

Antes de amarte... debí soñarte; cuando el amor fue sólo un mito en mis páginas; cuando el besar era la utopía de mi suspiro y las caricias, los vagos y fallidos intentos por volar con alas rotas...

Antes de hallarte, debí mirarte; cuando eras lucero de otros cielos pero desde el mío nacías núcleo, en aquella coordenada azul donde destellabas ideal sobre todo astro de toda galaxia...

Antes de amarte, debí desearte... Debí elucubrarte en esos nocturnales donde reivindiqué vacíos, acariciando la sombra inmersa en mi fragua y ocupándola con tu recuerdo aún no conocido...

Antes de tocarte debí percibirte aire.. olas y sonetos en la paradoja oscura; presa obsesiva de la perenne ensoñación en busca del arroyo de tu vaivén imaginario...

Antes de amarte... antes, debí tenerte en mí, habitando en esta piel-yugo que te nombraba. Esa curva grana que ignorada te adivinó oro a párpados cerrados; palpitares esbozando una silueta con las yemas exacerbadas, armándote para sí, estandarte de sus letras fragmentadas...

Antes de conocerte, debí quererte; cuando eramos personajes vanales de una historia etérea... Protagonistas en dualidad corpórea exaltando la pléyade de mis fantasías... por quien yo, al igual que ella, reconocería en tus sienes al ceño del amor...

Antes de saberte, lo sé, debí escucharte... en aquel trinar sordo del gorrión que me contemplaba desnuda desde la majestuosa y frondosa copa del ramón... anhelo sacudido por los vientos del otoño que parecía convocarme: ¡musa, musa mía!.

Antes de vivirte, debí saberte; como te sabía ayer; como te sé hoy... como te respiro en el segundo que se agota y en los siguientes... como te viviré mañana: amo de mi soñar; soñador voluntarioso, dueño del amanecer absuelto de adioses...

Antes de abrazarte, sé que me fuiste el abrazo de tu armadura; los brazos extenuados por luchas de nostalgia pero invencibles y vigorosos... fortalezas tuyas en vías de pelear las guerras mías contra el mundo, enarbolando la bandera de mi gloria y mi amante espera...

Antes de besarte, debí ser el cauce del río que lavó tus penas; donde se posaba bálsamo sobre tu boca, la mía, ansiada y exasperante fruta de tu hoy delirio...

Antes de amarte, sé que debí imponerte durante los horizontes profundos de vidas perpetuas por infinitas...
Sé que lo hice entre tanto, sutil, deambulaba rumbo al violeta de tu aura-corazón; al pedregal real bañado por mis sendas...

Te amé desde entonces,
sinrazón de mis razones.
Balanza de mi cordura.
Paz en total desesperación.
Temple de dulzura abrumadora.

Te reconocí en el rocío tibio del jazmín, pundonor de tus manos; en tu voz, al recorrerme los sentidos... justo al arribo tuyo aquí, trémulo... el latido del único respiro cierto.

Tú, el Ser; divina cruz; esencia perfecta... aguda, amorosa... penetrando el alma-flecha de la que se alza, señor.

Recitaré para ti por encima del lunar:

Apaga tus ojos...
enciende mi divinidad
y te deleitaré
con los labios de mi arpa
dispuesta al encuentro.

Tú y Ella...
tu nunca desconocida;
la conocida del siempre jamás.

Ámala...

Ámala, como sé, debiste hacerlo antes del primer beso del mar al cielo...
como debiste amarme...

Así...


Ámame, Guerrero.
Como antes; como nunca;
como ahora.



Yamel Murillo


Antes del amor ahora (Oda a un Guerrero)
De la Piedra Angular.
Las Rocas del Castillo©
D.R. 2016
leer más   
17
12comentarios 166 lecturas prosapoetica karma: 103

Infinito a la cero

Muérdago de la noche,
murciélagos viscosos
aleteando por las alcantarillas
de mi garganta compungida.

Los lados oscuros de tus lunas
engullen la luz
desde los confines
de nuestro porvenir de rodio.

Tañen
las reverberantes paradojas
de todos los mundos paralelos
en que tú no estás conmigo;
en todos te anhelo.

Y ya no sé,
si yo te dí a luz
en las entrañas
de mi corazón de cristal
─hecho añicos─
o si yo soy el engendro
concebido
en el horizonte de eventos
del abismal y denso
agujero negro
que estalla
en el cosmos de tu pecho.

Antítesis
de mi antítesis,
solución inexpugnable
de las irresolubles ecuaciones
qué demuestran
mis indemostrables hipótesis;
eso eres tú.

El infinito elevado a la cero,
menos uno;
ese soy yo,
sin ti.



@AljndroPoetry
2018-feb-19
leer más   
18
18comentarios 140 lecturas versolibre karma: 99

"Desiertos a granel"

Inmensas dunas
inexistentes,
tragan todo
lo que acontece.

Desaparecen
en la arena,
entre los granos dorados
del tiempo.

Lo malo...
Lo bueno...

No queda
nada.

Salvo
desierto.

Un horizonte vago,
sobre un suelo
yermo.

Presentes
llenos de esqueletos.
Recuerdos vivos,
que murieron.

Felicidades,
mentes,
cuerpos;
que amamos,
y se extinguieron.

Succionados,
por las dunas
del tiempo.

La arena
al viento,
se desprende
en ráfagas.

Un desprendimiento,
una erosión,
que trae recuerdos.

Sólo granos dorados
en movimiento

Pepitas de oro;
como segundos
de un instante,
como vidas
de un momento


Paradojas,
perdidas
en el tiempo.
La comprensión
es un lamento.

Adoro el
desconocimiento;
pero soy adicto
a descubrir.
Sufro,
de curiosidad.

Y aunque
no sé por qué,
sigo cavando.
Porque sé,
que hay algo;
aunque no sepa
qué.

Aunque no sepa
lo que saldrá,
aunque me pierda
en este desierto,
antes de acabar.

Si el reloj cesa,
la Gran Duna
me tragará.

Quizás,
bajo la arena,
sufra un nuevo
despertar.

Quizás,
bajo tierra,
se dibuje coloreado,
mi negro final.

Enterrado,
Bajo la nada
Coloreada
De un desierto.



Rheinn

"Desiertos a granel"

RheinnPoetry®

- caos bajo el amanecer -
leer más   
19
12comentarios 256 lecturas versolibre karma: 99

Delgada

Danzaba
Dudaba
Corría…
Sobre una cuerda delgada
Que se estremecía bajo mi peso.

Una línea fina
que me roba el equilibrio
y la identidad.
Izquierda y derecha
Nubes e infierno.
De un lado a otro
Sin respirar.

Tropiezo y deslizo
Me sostengo en los hilos
De mi camino deshecho
que nunca existió.

Y así me mezclo con la nada
Por no pertenecer
A ninguna de las paradójicas
Caras del mundo.
leer más   
11
2comentarios 79 lecturas versolibre karma: 95

La paradoja del nudo gordiano

Unidos en un crisol universal,
Silencio álgido disiento pálido
Y gimo.
Precipita sobre mi tu quietud.
La distancia,¡Ay la distancia!
Cómo quema.

Deshumanizarme y desmaterializarme.
(¿No ves qué maravilla?)
Y yo aquí sentado en el gris menester
De quién quiere en vano.

Solo. Remoto. Abrumado.
Aunque cualquier universo
Que habites será mi patria.

Ubicua, sé ubicua.
Cierne tus raíces en mi diadema
Que me siento descalzo,
Con la paz descompuesta
En un desorden azul.

"Aquel, y sólo aquel que corte este nudo,
Este nudo gordiano,
Conquistará ningún lugar"

El adalid de revoluciones marchitas.
Escribirte para sentirte:
Consuelo de alzar y tirar.
Para que tú seas yo dejo de ser.

Llévame en tu pecho lejos de aquí.
¿Por qué, si tus latidos
Responden a los míos,
Por qué deliro sin hálito?
¡Maldito desvarío que habito!

Sentimiento nimio, sentimiento mío.
Amar a la musa, la musa me ignora.
Calamidad critica, vivacidad incolora.
Vaciedad inexpugnable me apodera.

Buscarte en mi alma,
Reclamar la calma.
Inviable, imposible.
Ven y cubre mi cama
(Qué tirito)
Tintinea aurora mullida
Con tu gracia metálica,
Con tu sombra concreta,
Que este asceta ama la penumbra,
Que está bruma engulle al poeta
Y sigue incorpórea la musa.

La musa no me quiere,
¿La musa existe?

Sedoso su vaho en mi nuca.
Fácil llorar para este adusto
Con metástasis de costras.
(La angustia encharca mi cuerpo)

Besos, besos del santiamén.
Analgésico básico.
Los labios se atrofian
Sino se devoran.

La parca alza la viola.
Sinfonía aguda resquebraja
Los tímpanos.

-Cerciorate de cerrar la ventana, amor,
Que esta noche tengo frío.

Tú ufana te afanas otra vez:
-¿Por qué nunca sonríes?
Y se caen mis piezas...
As always.

El melodramático de la lágrima fácil.
Si sonrío se descomponen mis mejillas como un plátano enmohecido.
El dolor sería y yo dejaría de ser.
(Eres dolor y mármol)

En vano esquivo el llanto.
La vida, una llaga intratable.
Mi paz, una utopía irrisoria.

No escatimo en THC,
Es que si me abstengo no vivo.
Evadirme en una nebulosa gris,
El opiáceo me da un Break,
Se acaba el plazo y retorna
La ciénaga... mi abrigo.

Me mataría, te lo juro
Pero del dicho al hecho
Y del hecho al nicho
Escucho la endecha
Y me engancho al lecho.

Quiero abrazarte procurando mi asfixia.
Morir purpúreo y yerto a tu vera.
(Beatus ille)
Te amo y me destruyo.

Pervivir es abstraerse en la insapiencia.
Las preguntas dan coces en mis sienes.
¿Por qué estoy aquí
Y no nutriendo a un manojo de gusanos?
En tus brazos soy menos necros.

Vida enquistada.
Hartazgo innato.
Hastío de tanto frío viscoso.
El esplín, mi cálido hogar.

La paradoja del nudo gordiano,
Ella está inherente y dispersa.
She was born to be loved.
I was born to be Blue.
leer más   
20
14comentarios 204 lecturas versolibre karma: 102

Paradojas (con @Sarrd8r)

Verte blanca,
sabiéndote
roja.

Colores
difuminados
desde la ironía.

Buscarte perdido
en besos,
acabar con un agujero
en el pecho.

Badén
de latidos
bastardos.

Formaciones de odio,
rencor....

Enrraigado
en la ausencia.

Quererte,
creerme pleno,
para descubrirme hueco
por dentro,
a la vez que me despierto.

Con el alma dormida,
soñando que sonrío,
al sacar la daga
de tu partida.

Paradoja

Vida,
realidad,
felicidad,
desvanecidas en sueños.

En el humo
de tu presencia,
pisadas en la arena,
de olas que gritan
al borrarlas.


Paradójico

Quebraderos de cabeza
de amores ilógicos,
dónde uno pierde la razón,
el sueño.

La sed de barro,
cinismo
del niño de pecho.



Dónde uno fuerza a comprender al corazón,
y acaba desgastándose
en esfuerzos vagos,
ingenuos,
luchando,
de forma completamente fútil.

Abandonándose
a la falta de futuro,
mientras rumio
las piedras del camino,
destino fallido
de mi esperanza.

Paradoja es no comprender,
porque la amaba,
si hacerlo me destrozaba.

Rasgando las entrañas,
alfiler del corazón seco,
de alegría mercenaria
por tu extravío.


Paradójico es no entender,
porque lo sigo haciendo ahora,
cuando está claro,
que tengo el alma intoxicada,
rota;
ahora que sólo soy una sombra.

Sombra de tu sombra,
duda aventada
por la certeza,
que no hay olvido.


Es ver mi cuerpo,
reflejarme en el espejo,
ver que como y bebo,
cuando hace más de medio año que estoy muerto,
recuerdo mi fecha de defunción.

Último atisbo de mi existencia,
reptar, mueca sibilina
de mi respirar,
hálito en el cristal
del pasado,
escaparate mórbido
de mi vida.

Amores,
paradojas...
el corazón
un delirio,
una prisión;
ella...
que en realidad,
era roja...
una exquisita paradoja.

Muda,
ausente,
jugando con raíces,
las hojas del árbol,
la brisa del llanto.

Como ver mi sangre brotar
de las espinas de sus rosas....
diciéndome "te quiero".

Tatuado
en el dolor
que no sangra.

Paradojas,
ocultas en un beso,
vivos,
que están realmente muertos.

Sin acuse de recibo,
labios amargos
en el dulzor de tu saliva.

El corazón
y sus misterios.
Las paradojas
y sus tañidos.


Rheinn & Sarrd8r

"Paradojas"
leer más   
20
24comentarios 196 lecturas versolibre karma: 115

Al otro lado del revólver

Al otro lado del espejismo
alumbra un sol negro...

al otro lado de la colina
una lluvia ácida brota del árido subsuelo...

al otro lado de la tierra prometida
las promesas son de vidrio irrompible
a prueba de balas de grueso calibre;
sin embargo,
todas están hechas trizas en el suelo...

al otro lado del mar
los iceberg de certezas
deshielan todas las fantasías;
los pingüinos ya no visten de etiqueta...

al otro lado del universo
la hondura del tiempo
y la dilación de la anchura
están hechas de la misma sustancia...

al otro lado de esta realidad
se calcula el límite
de cada individuo que tiende al infinito,
y el resultado es el TODO mismo...

al otro lado de la borrachera
más allá de los sembradíos de agave
y sus filosos aguijones,
la sobriedad agazapada
asecha mi vida...

al otro lado de la vereda
y en sentido contrario
estás tú,
y de este lado estoy yo;
y nos separa
la contradicción irreconciliable
de la paradoja...

al otro lado del revólver
estoy yo,
y de este lado
mi otro yo
está apretando el gatillo.



@AljndroPoetry
2018-Ene-15
leer más   
21
11comentarios 133 lecturas versolibre karma: 119

Paradoja

Mi parodoja es despedirme,
para no cesar de buscarte,
tener que volar
para quedarme en tu cielo.

La paradoja es el olvido
y no apartarte de mi memoria,
huir de tu felicidad
para que puedas encontrarla.

Buscar el silencio
en el ruido de tu ausencia,
cerrar los ojos
y mirarte en cada verso.

La paradoja de mi súplica,
la oración de éste ateo,
es que me olvides en tu presente
mas no quiebres éste amor y el deseo.

Amén
leer más   
21
12comentarios 124 lecturas versolibre karma: 102

Frasco de mechas

Matemáticas de las lenguas,
uniformadores sin acento,
pantallas en crecimiento

Ventanas a la cárcel,
tatuajes del remordimiento,
trazos enramados que preguntan

Dosis de metáforas incorruptibles,
calcos del destino de miedo,
desparramadores de ejemplos

Manipuladores de paradojas,
mares de tinta,
piedras importantes

Los cálculos de las veces que salieron nuestras lágrimas
por sus ojos,
íconos, firmas, machetes

Chanfles incompletos,
accesos directos a la poesía,
borradores de sangre enciclopédicos


(imagen: Türan Ustünel)
13
10comentarios 172 lecturas versolibre karma: 96

Dedal

Se me escapó rodando como un canto,
arena que se marcha entre los dedos,
como aquel que se ve libre de enredos,
inmigrante ilegal que huye de espanto.

Era un dedal de tiempo, no era tanto,
hilos de juventud, hermosos credos,
remiendos que se cosen a los miedos,
ladrón que a la inocencia roba encanto.

Belleza y su dolor cuando se pierde,
la flor que se marchita y aún no muere,
amor perro que ladra y nunca muerde.

Idilio y paradoja del que quiere
que un sueño en madrugada le recuerde
que el pasar de los años no le hiere.
leer más   
6
sin comentarios 37 lecturas versoclasico karma: 81

Sabor ya conocido

Me creí fuerte, me profesé firme y decidido al intentar dejarte en el valioso baúl que resguarda mi pasado, hasta sentí tener el placebo de libertad que da el olvido entre mis manos.

Te imaginé ahí, guardada y custodiada por miedos e ilusiones que como cancerberos evitaran tu escapatoria, tu libertad, tu regreso a mi mente, corazón e ilusiones.

Toda esa fortaleza concebida tras la ilusión de haberte extirpado del cotidiano, cimentando esa mentira verosímil de un olvido que en realidad no se daba.

Pero son frágiles y quebrantables la mente y el alma cuando de designios del corazón se trata, la noche y la soledad arremeten contra quien ya ha gozado de la vida en tierno abrazo; y el recuerdo... aunque se esconda en los anales y confines, simplemente brota como flor que desprevenida entre la nieve del invierno proclama primavera.

La vida y su azaroso ir y venir, de a pocos te da enseñanza, y cuando el espíritu se hace famélico, un recuerdo se dispone como manjar, como vino, como ángel al desfallecido.

Y ahí estabas tú, mi prisionera más vigilada, logrando salir lentamente día por día, con cada saludo, con cada mirada, con un simple gesto; logrando burlar a mi razón.

Un shot de vida, a este loco paradójico que necesita sentir el dolor para así creer estar vivo, que no concibe ni el vino dulce, ni el amor sin llanto.

Y ahí estabas, libre otra vez aleteando y dejando tu estela de encanto, ese sabor ya conocido.

David Felipe Morales
1º de Noviembre de 2015
5
1comentarios 46 lecturas versolibre karma: 64

Mi Ángel Especial

He visto a los ángeles cuidar de su rebaño.
Nunca supe el secreto que guardan en sus corazones,
ni el porqué, sus alas nunca descansan,
Ni la epifanía de los reyes magos,
que son seres tan mágicos.
Ni el amor que a los terrenales se nos acaba,
ni sus eternas flores blancas, que nunca se marchitarán,
ellos cuidarán por siempre a las almas y los sueños,
y el de todos sus angelitos.
Siento que muchas veces descuidamos estos placeres de escribir a los ángeles
a quienes admiramos con todo el corazón y nos enamoran con su alma tan brillante,
esa que muchas veces son maltratadas,
y no las ayudamos a salir desde el hastío que a veces se sienten.
Una musa de verdad nos haría enamorar y llenar de sueños de vivencias,
y placeres tan terrenales como necesarios para el hombre común.
Pero he aquí una paradoja para con mi corazón, puedo destruir los mitos del amor para mi ángel,
o simplemente amarla como si fuera un amor de verdad de esos que son tan perfectos,
que fuerzan a que la felicidad dure para toda la vida,
de esos que si me fallara el corazón ella lo cuidaría sin pedir nada a cambio.
¿Cuánto tinte poético deberé adornar en letras ese corazón tan trabajado,
para poder soportar el peso de las angustias, fracasos,
y dolores que su vida conlleva tan perfecta y sublimemente?,
es que una prosa o creo ayude tanto como ser esa musa del alma que vuela
como un ángel y cuando acepta ser terrenal,
lo hace mágicamente enamorando,
con su cuidado a tanto chiquilin que le implore tanto amor maternal.
Gracias a mi ángel especial.

José Luis Vega
leer más   
7
sin comentarios 119 lecturas prosapoetica karma: 78
« anterior1234