Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1910, tiempo total: 0.011 segundos rss2

Ojalá pudiera quedarme y silenciar la lluvia

El cielo se viste para mi,
un cálido sonido entre mis oídos que me hacen viajar tan lejos de aquí.
¿sabes? imagino correr entre arboles gigantes gritando tu nombre
perdiéndome y tú encontrándome.

Es como permanecer inmóvil dejando pasar la calma,
dando la bienvenida a la insípida eternidad
y esa sombra que me no me deja sola
es aquella incómoda compañía
que no temes pero sí inquieta.

Una nube cargada de emociones
se despoja gota a gota,
mientras danzando entre las aguas
la disfrazo con traje de gala entre la lluvia,
dejando a mi paso letreros de adiós...

rompeme los sueños y el alma
¡rompe a patadas éste infierno!
aleja de mi vida tu inestable amor...

y déjame moribunda a la suerte de esos animales salvajes,
llamados dolor,
total, las palabras jamás recuperan.


¿y cómo nos arreglamos?


ven,
porque solo tú
eres la distancia perfecta para olvidarte
pero somos los masoquistas perfectos de esta historia nociva.
leer más   
2
sin comentarios 23 lecturas relato karma: 27

Momentos

Trazos insensatos en el corazón,
castigados por pinceladas de razón que fustigan la tarde solitaria,
me vestí de melancolía solo para extrañarte,
dejando caer lluvias de hojas que acarician tus recuerdos aún latentes,
aún punzantes.

Tus latidos lejanos a mi pecho son como llamaradas
que se encienden para fustigar mi corazón embelesado,
tus besos perdidos cerca a mi frente son momentos sublimes que mi piel extraña,
busca y necesita.

Acompañado de pasos lejanos, fútiles y sin destino;
compás de espera entre el olvido y el perdón,
apariencias entre brumas y destellos fugaces, tú;
descompasada a destiempo pero solamente y únicamente tú.
leer más   
2
sin comentarios 10 lecturas versolibre karma: 26

Títeres de la vida

A veces los kilómetros se hacen eternos y la espera se convierte en siglos, puede que a veces imaginamos ser auténticos o simplemente somos actores que vivimos en una película ficticia en donde los sueños pueden ser mejor que la realidad. Quizás el titiritero que guía nuestros hilos ha decidido tomarse un descanso y dejarnos seguir con pasos propios hacia el objetivo.
5
2comentarios 30 lecturas prosapoetica karma: 52

Niña Mujer

Niña de mirada triste,
donde quedó tu alegría
quién ha cortado tus alas
dejándote en agonía

Impidiéndote que vueles
perdiste tus ilusiones
niña de tiernas miradas
y corazón de pasiones

Quién se ha atrevido a eclipzarlo
a la deriva en un lugre
en la tempestad ponerlo
y de dolor casi te hundes

Los tiempos fueron difíciles
valiente los enfrentaste
con tu corazón en brazos,
grilletes nunca arropaste

Tus ojos han recobrado
la alegría lo brillante
y tus labios lo sonriente
hoy tu alma al dolor evade

Dejaste atrás el pasado
tus alas antes plegadas
dejando al viento te lleve
se extendieron desplegadas

Encontraste a la mujer,
volviste tu vida a atar
mundo de azul y coral
cuando tu alma volvió a amar

Hoy sueñas con ilusiones
el amor te hizo vencer
alma de niña valiente
hoy con tu futuro duermes.

Malu Mora
MMM
leer más   
18
8comentarios 82 lecturas versoclasico karma: 122

Háblame de ti

¿En dónde está tu frontera de viajero
que escapa con los ojos vendados
como queriendo ocultar de su memoria
todo lo que tus pies han andado?

Me angustia saber que no eres perfecto
aunque nadie lo es en este momento,
no me queda más que el alfabeto
no me alcanzan sus letras
para pronunciar las palabras
que se me escapan de muy adentro.

¿Acaso no eres más que un abecedario íntimo
que suplica la absolución de unos labios
que nunca han aprendido a callarse?

Vez tras vez revisaste cada idea
que me rodeaba en la memoria
nunca te alcanzó la noche para imitarme,
así que renuncié al derecho
de permanecer en ignorancia
y cultive mis ojos puliendo sueños
con un poco más que solo esperanza.

¿Quien te dio el derecho de hablar y pensar por mi?

Te invito a que olvidemos
el placer de poder cerrar la boca,
de construir ciudades y sobrevivir
a las suculentas verdades que siempre nos animan
a cerrar los labios para intentar por fin calmarnos.

¿En donde está la vergüenza de tus sueños
que siempre vuelan a todas partes
respirando los silencios de las voces
que no quieren ser escuchadas en vano?

Te invito a conquistar los tiempos sin recelo
a continuar vivos como podamos hacerlo
a no morir en un verso de un instante,
quiero hablar de ti y de tu lógica cordura
que me hace ser elemental para no perderme
en una poesía vieja y rota.

Háblame de tu mirada destruida
por las verdes plantaciones de tus recuerdos
de un pasado ya muy lejano,
la noche y el tiempo nos seguirán separando
como si quisiera torturarnos,
me temo que ha regresado en nosotros el dolor
como si nunca se hubiera marchado
dejando una leve mancha en la memoria
que reclama por no querer escribir su propia historia.

Marchitamos el derecho a ser felices,
no me quedaré con las estrofas
que olvidan en su melancolía
a los delirios más locos y cariñosos
que me niegan el placer de poder vivir.

Háblame de ti
antes que los sueños construyan
una memoria falsa de mi.


Poesía
Miguel Adame Vázquez.
17/01/2018.
19
7comentarios 117 lecturas versolibre karma: 112

No osa despertar

Nocturnidad.
Colgando de unos párpados vitales
que guardan siete mares.
Se desborda la inquietud
de una pasión dormida.
Período de paz entre la guerra,
soñolencia intermitente
entre pasos vacilantes
que no se atreven a llegar.

Cortinas de humo.
Yo misma, entre mis brazos,
ante mis ojos cerrados,
cosiendo imágenes robadas
un perfil distinto,
una nueva nada
que sepa dar colores al negro lacrado
en todas las paredes.

Y de tanto subir y bajar,
la vida me acusa de inestable
en mi más adorada estabilidad.
Los días pasean altivos,
despreciables,
entre las letras doradas que se borran
despacio, muy despacio,
como un deseo ardiente que se hunde
en mi razón helada.

Bendita hoja en blanco...
sabías que hay un beso que no osa despertar?

Nunca quise pensar;
bendita hoja en blanco que me enseñaste a soñar.
leer más   
21
12comentarios 80 lecturas versolibre karma: 123

Abandono

En tu abandono huyo,
huyendo de mí,
de lo que soy
de lo que nunca
seré contigo
o alcanzaré en ti.

En tu recuerdo me abandono,
abandonándome al más allá,
más allá de tu recuerdo . . .
más allá de tu recuerdo
estás tú, mis tristezas,
tu destierro y mi olvido.

En mi huida te recuerdo,
recordando tus ausencias,
lo que nunca hicimos juntos,
besos con imagen a deseo,
nunca buscado, nunca rendido.

Abandonándome, recordando,
huyendo de ti, de mi,
de todo aquello que no forjamos,
de estremecimientos desconocidos,
de sentimientos no mantenidos.

Si esto es amor o ilusión,
si ilusión es sentir tu amor,
si esta amargura fuese
el más dulce y mortal
de los amores . . .

Amándote me abandono
a tu nostalgia,
huyendo detrás de tus besos,
recordando lo que espero vivir,
muriendo plácidamente
del más indeliberado
de los amores, manzana
origen de mi abandono.

Amén
leer más   
18
10comentarios 89 lecturas versolibre karma: 98

Mamá cantaba (I)

Mamá cantaba,
papá escribía poesía.

La voz de mamá era hermosa,
no como un coro de ángeles -que nunca he escuchado cantar-
pero sí lo suficientemente dulce para embelesar a cualquiera -así enamoró a papá-
si cierro los ojos por unos cuantos segundos,
les juro que la puedo escuchar cantándome Lifesize.

Como era costumbre,
como hacía cuando me veía mal,
desesperado,
deprimido,
cuando pasaba horas
y hasta días en mi habitación,
les digo que, aparecía sólo para las comidas.

Dios;
la extraño tanto,
su hermosa voz
me daba vida.

Corrijo,

me da vida.
leer más   
4
sin comentarios 29 lecturas prosapoetica karma: 60

Paradojas (con @Sarrd8r)

Verte blanca,
sabiéndote
roja.

Colores
difuminados
desde la ironía.

Buscarte perdido
en besos,
acabar con un agujero
en el pecho.

Badén
de latidos
bastardos.

Formaciones de odio,
rencor....

Enrraigado
en la ausencia.

Quererte,
creerme pleno,
para descubrirme hueco
por dentro,
a la vez que me despierto.

Con el alma dormida,
soñando que sonrío,
al sacar la daga
de tu partida.

Paradoja

Vida,
realidad,
felicidad,
desvanecidas en sueños.

En el humo
de tu presencia,
pisadas en la arena,
de olas que gritan
al borrarlas.


Paradójico

Quebraderos de cabeza
de amores ilógicos,
dónde uno pierde la razón,
el sueño.

La sed de barro,
cinismo
del niño de pecho.



Dónde uno fuerza a comprender al corazón,
y acaba desgastándose
en esfuerzos vagos,
ingenuos,
luchando,
de forma completamente fútil.

Abandonándose
a la falta de futuro,
mientras rumio
las piedras del camino,
destino fallido
de mi esperanza.

Paradoja es no comprender,
porque la amaba,
si hacerlo me destrozaba.

Rasgando las entrañas,
alfiler del corazón seco,
de alegría mercenaria
por tu extravío.


Paradójico es no entender,
porque lo sigo haciendo ahora,
cuando está claro,
que tengo el alma intoxicada,
rota;
ahora que sólo soy una sombra.

Sombra de tu sombra,
duda aventada
por la certeza,
que no hay olvido.


Es ver mi cuerpo,
reflejarme en el espejo,
ver que como y bebo,
cuando hace más de medio año que estoy muerto,
recuerdo mi fecha de defunción.

Último atisbo de mi existencia,
reptar, mueca sibilina
de mi respirar,
hálito en el cristal
del pasado,
escaparate mórbido
de mi vida.

Amores,
paradojas...
el corazón
un delirio,
una prisión;
ella...
que en realidad,
era roja...
una exquisita paradoja.

Muda,
ausente,
jugando con raíces,
las hojas del árbol,
la brisa del llanto.

Como ver mi sangre brotar
de las espinas de sus rosas....
diciéndome "te quiero".

Tatuado
en el dolor
que no sangra.

Paradojas,
ocultas en un beso,
vivos,
que están realmente muertos.

Sin acuse de recibo,
labios amargos
en el dulzor de tu saliva.

El corazón
y sus misterios.
Las paradojas
y sus tañidos.


Rheinn & Sarrd8r

"Paradojas"
leer más   
19
24comentarios 159 lecturas versolibre karma: 115

Asiento cero

El suelo,
los raíles del tranvía
mascan gusanos
mientras esperan
a un extraviado vagón
del siglo XX.

Lo que fuimos
viaja en el asiento cero,
lo que seremos aún espera
a que abra la taquilla.

Un libro de espinas dormita
regándose con vidrio seco,
juega a separar silencios
en la infinita espera
de un equipaje que quizás
esté desintegrado
en los brazos del tiempo.

El suelo fosilizado,
cincuenta metros contados
con extrema exactitud,
setenta pasos de ida,
dos millones y pico de vuelta.

La baraja de posibilidades
desglosa pensamientos,
el aburrimiento presagia
una incívica evacuación
contra la pared.

¡Qué se le va hacer!
esto pasa
por esperar un imposible.
leer más   
13
3comentarios 57 lecturas versolibre karma: 109

Prendí los cardos

Desperté un día con un bosque en mi cabeza
densa madeja de arbustos y lianas
zarzas, cardos, espinas y ortigas
umbroso encinar.
No se veía el sol, ni el cielo que lo sostiene.
Sólo sombras, unas sobre otras.
Era oscuro,
hacía frío
Estaba desnudo entre tanta hojarasca
así que prendí lumbre al bosque para calentarme.
Ardió.
La cabeza en llamas.
Mis pies bailaron sobre las brasas.
Unte mi cuerpo de hollín.
Giros y más giros.
Pasos encabritados.
Hasta que no quedó nada.
Sólo humo.
Gas.
Ni astillas.
Maté el bosque.
Llamé al hambre.
Llené mi cazo de ceniza.
Me acostaba con hambre.
Despertaba con hambre.
Andaba con hambre.
Dejé de soñar.
Sufrí intoxicación simbólica.
Desprovisto de paisajes interiores.
Del universo que cabía en mis pequeñas manos.
Hoy sólo soy la materialidad del cuerpo
El hambre de las moscas,
molestas, diminutas y esquivas,
revoloteando la fruta,
acosando el cuerpo.
Hoy vivo mascando la dulce raíz del olvido.
Vivo tan cerca del ombligo de la muerte.
Vida tan corta como el último día.
Caí vencido de tanta luz.
leer más   
12
13comentarios 96 lecturas versolibre karma: 121

Sólo yo conozco ese dolor

Le propondré un baile a la soledad
para sanar
mis heridas.
Ella los pies me pisará,
no se acabarán
sus mentiras.

Pienso en volver a la ciudad,
ver el mundo real,
pero la gente chilla.
Pienso en marchar,
no mirar atrás,
pero duro una milla.

Fue mi cabo suelto,
ahora ha vuelto,
salto por la borda.
El proceso lento
es digno de cuento,
me engulle la ola más sorda.

Hay una canción
que me recuerda el momento peor
de mi corta vida.
La escucho con pasión,
sin compasión.
Y nunca hay quien lo impida...

Subí la escalera infinita hace siglos,
escalón a escalón me sumí en el olvido,
pero sigo estando y siendo.
Subí la escalera infinita hace siglos,
me olvidaron amigos,
pero llevo décadas cayendo.

Soledad me quiere,
me ofrece hasta lo que no tiene,
nunca falla.
Ella va y viene,
quiere tenerme,
siempre gana la batalla.

Tengo un miedo inmenso a caer,
no sé qué hacer...
Estoy por rendirme.
Tengo un miedo inmenso a recaer,
no sé por qué
si las veces que me ha pasado se cuentan por miles.

Nunca lo necesité,
pero me venía bien.
Ese fue mi error.
No la utilicé,
fue justo al revés,
sólo yo conozco ese dolor.
6
6comentarios 58 lecturas versoclasico karma: 86

De nuevo...

De nuevo tus ojos
me dicen que siga,
que no tenga miedo,
que escuche a la vida,
que avance despacio,
que no tenga prisa,
la vida es hermosa,
merece vivirla,
por eso obedezco
y aspiro su brisa,
la esencia que deja
tu hermosa pupila,
el canto del ave,
la tierna abubilla,
la alondra que pasa,
la fiel golondrina...

De nuevo tus labios
me ofrecen la risa,
renuevan el alma
que tengo marchita,
hay muchos remiendos
con cardos y espinas
que un día cruzaron
mi cuerpo de heridas,
por eso tu mano
se aferra a la mía
y así yo percibo
tu linda caricia,
la luz de tus ojos,
el labio que vibra,
la voz sugerente
que andaba perdida...

De nuevo mis dedos
se mueven y estiran
y van al cuaderno
con letras sencillas,
no llevan palabras
que sean pamplinas,
ni versos oscuros
con gran estulticia,
si acaso desgranan
el llanto en la tinta,
la risa en el verso
cerrando la rima,
por eso agradezco
la voz que me invita,
a dar otros pasos
viviendo los días...

"...De nuevo los sueños
nos colman de dicha,
la risa, los niños,
la fiel poesía..."

Rafael Sánchez Ortega ©
14/01/18
7
2comentarios 41 lecturas versoclasico karma: 85

-Mundo-

Suena la alarma
despiertas
mundo; PRISAS
Agendas llenas de citas vacías
llamadas perdidas
desgaste de energía



Miradas al techo o al suelo
pero casi ninguna hacia dentro
Mundo de las nuevas tecnologías
que desconectan familias;
niños con iPad en mano en casa o pisando asfalto
Y qué hay del campo
y todo su encanto:
las piedras
las cabras
o las montañas de palos;
Sus flores
sus árboles
y todo su aire.

Dónde están los juegos de antes
con todos esos niños llenando las calles
y la inocencia de aquellas princesas jugando a muñecas

Mundo de vidas hipotecadas
y sensaciones apartadas
no generan
no dan pasta

Mundo de futuros prometidos
y destinos dirigidos
Mundo de acuerdos clandestinos
dinero sumergido
y ladrones consentidos
Mundo de privilegios
siempre para los mismos

Mundo de corazones custodiados por duras corazas
porque ya no se cree en nada
ni en nadie

Mundo de hacer grandes cosas de las que mañana quedarán más bien pocas.
Mundo de sorpresas materiales que duran ese instante
Mundo de dar valor a los objetos e ignorar los sentimientos


Pero no pasa nada
Porque aquí seguimos
Y si
vivimos
pero totalmente perdidos
dejando pasar día tras día la magia que flota en el aire
a la espera de que un día
el mundo por fin se pare
la sienta
y toda esta mierda estalle
en fuegos artificiales.

Alarma , nuevo día : SIENTE



@rebktd
leer más   
17
8comentarios 90 lecturas versolibre karma: 110

Migrantes


@AljndroPoetry @MiguelAdame & @Malulita_


¿Es que te molesta acaso el color de mi bandera
el color de mi tierra o el color de mi piel?
¿O el que viva en una tierra prestada?
¡Tu rincón del mundo, le dices!
¿Acaso no es el planeta entero
un regalo para la humanidad toda?

Mochila al hombro emigré al norte
pionero con esperanza que dejé el pasado
por el sueño dorado, las calles de lodo y techos de paja
la guerra, ella quedó atrás en un martirio pasado.

Sé que es muy triste estar lejos de la patria
muy lejos de los seres queridos,
sé que con nostalgia recuerdo los llanos,
atrás quedaron praderas, montañas y playas;
el terruño donde había nacido.

Los años en la distancia nunca se olvidan
los padres, los hijos la sangre querida
mis manos son huella del esfuerzo trazado
vale la pena ante un sol iluminado
vivo con fe todos los días luchando.

Partí con esperanza
a un país que hoy me acoge
refugio seguro encontré en sus brazos
como aquel de una madre cuando arropa a su hijo
la tierra volverá a ser nueva patria.

Tengo el corazón partido entre dos tierras:
la que me vió nacer y crecer,
la tierra de mis padres y antepasados;
y la tierra que ahora me ve desfallecer,
ante la injusticia, ante la discriminación,
ante los ataques infundados.

Tu tierra es mi tierra en la que el cielo nos cubre con su manto
mi piel es morena, pero no más indigna
que el sentir el sol y respirar esos cielos
plegados de aves que vuelan con sus alas
libres de las cadenas del ego.

Y me llaman extranjero, no entienden
que no busco contienda que defiendo el honor
en estas tierras trabajando, así voy honrando
a mi gente a mi patria.
Mi corazón lleva el color de tu bandera
y por mi sangre corre la de mi país.

Y con el sudor de mi frente
gotas rojas de sacrificio bombea mi corazón,
engrandezco estas tierras tanto como tú;
con mi trabajo honrado,
con mi actuar honesto,
día a día me gano el pan y el derecho
de llamar a este terruño, país mío.
================================
Mesa compartida
@AljndroPoetry @MiguelAdame & @Malulita_
leer más   
23
20comentarios 192 lecturas versolibre karma: 109

Parpadeo

Su corazón es tan grande
que dentro caben el mundo
y su ausencia.

Cierra los ojos en un acorde,
breve como la alevosía de un pensamiento,
termina su poema y resopla
porque siente que se derrama
por los bordes de aquella ciudad
de mala muerte
donde todos parecen autómatas de risa enlatada
con ojeras y alopecia.

Otra semana perdida
entre sueños sin vísceras
y fantasmas con ictus
y arrugadas esperanzas descarnadas.

A veces los pensamientos son inexplicables
y el subconsciente un sótano lleno de trastos.
Reinventa las historias, y sus finales,
y truca las lágrimas, y las sonrisas,
para que el pasado le parezca,
cual un abrir y cerrar de ojos,
el último reducto de su salvación.

Con un tintineo de llaves abre la puerta,
entra en su piso vacío
y se queda mirando la cama huérfana;
limpia el polvo a sus discos de Bowie...
El hombre que vino de las estrellas
hizo de su pasado un lecho de espinas,
y de su destino un laberinto
que huele a farolas y a octubre
y a Lucky Strike;
como un mendigo malabarista
rebusca entre callejones olvidados
donde laten perturbardoras tinieblas
y un puñado de sueños,
desgarradores como cristales rotos,
le devuelve a la realidad...
y a la siniestra delgadez de su sombra,
y a una infancia lejana que parece
un islote perdido entre la bruma.

Otra noche que se arrastra
por otra semana enferma,
fotos antiguas que parecen mausoleos
y la multitud paseando sola
y la ¿última oportunidad? tirada por la borda
y su alma frenética como un enjambre
de avispas psicópatas.

Al final, todas las esperanzas acaban
en el camión de la basura,
con la melodía de la ciudad nocturna
robándole recuerdos a su memoria
y esparciéndolos bajo los neones.
De ella hace ya casi un siglo
y en el centro del universo de sus labios
aún se lamentan los besos no dados.

¿Quién sabe nada con veinte años
si hasta los sabios aseguran
que la vida no es más que un parpadeo?

Juanma
leer más   
17
12comentarios 169 lecturas versolibre karma: 107

Sombras

Los ojos huecos de una estantería vacía
me miran, castigándome en silencio.
Hace tiempo que los libros que la ocuparon
se convirtieron en ceniza entre mis manos.

Un cenicero de recuerdos,
un crematorio de sueños.

Ahí es donde vivo, pensativo, callado
dibujando en el polvo del pasado
siluetas de nombres que el olvido borró.
Fantasmas.

Autopistas y caminos solitarios
alumbrados por palabras de ánimo,
huecas, inútiles,
idealizan proyectos
construyendo castillos de papel de fumar
de cara a la lluvia
o a la espera de una lágrima
antes de volver a empezar.

Caerse. Levantarse. Caerse. Quedarse tumbado.

Cansancio.
Añoranza de una fase larvaria,
coqueteos de absenta y café
entre ideas que asustan,
pero no sorprenden,
de viajes sin retorno
entre mortajas y seres necrófagos.
13
4comentarios 97 lecturas versolibre karma: 102

Ahora

Ahora que tú ya no eres tú y yo no sé dónde ponerte.

Ahora que te parece más importante tener, que ser.




Ahora que por fin entiendo que lo nuestro fue el cuento de nunca empezar

y que el primer beso puede ser también una manera de acabar.






Ahora que sé que hay trenes que no llevan a ninguna parte.

Que soy como el mosquito que se deja guiar por la luz que le mata.

De indiferencia o de rabia.

Ahora que la tormenta no trae la calma.





Como una piel acostumbrada a una herida, que sangra.

Que no cierra ni te mata.



Ahora que las grietas suenan anunciando el estallido.

Que lo roto se recompone como si por allí nunca hubiera pasado el huracán.



Como si pesar de nosotros, todo hubiera sido lo mismo.

Como si nunca hubiera sido tuya, como si diera igual.




Ahora que nos empeñamos en borrar lo extraordinario.

En matar el regalo que fue ser nosotros por un rato.





Ahora que toda la orquesta se ha ido del barco

y sólo que da una pareja de animales abandonados.





Ahora que el diluvio pasa y tú recuerdas,



Que un día nosotros también fuimos tormenta.
21
11comentarios 67 lecturas versoclasico karma: 106

Juntas..

Juntas desde el momento en que te anidaste en mi útero oscuro pero tibio y plascentero para ti…

Juntas hemos estado nueve meses sin mirarnos, sin tocarnos, pero sintiéndote, amándote y deseándote.

Cuándo saliste de tu nido, vi por primera vez tu hermoso rostro, tus bellos ojos, que no dejaban de mirarme.

Ya pasaron muchas lunas de aquel mágico momento, pero aún seguimos juntas, celebrando nuestros éxitos, nuestros logros pero tambien juntas llorando nuestras tristezas.

Pero ha llegado el momento de dejarte volar, se que lo harás muy bien, volaras tan alto, como tú lo desees.

Y si en ese vuelo llegas a caer, yo estaré ahí abajo para recibirte y curar tus heridas, y cuando cicatricen tus heridas volverás a tomar vuelo.

Se que de vuelo en vuelo, volverás a tu nido, aquel que te vio nacer y crecer.
leer más   
8
5comentarios 71 lecturas prosapoetica karma: 104

Qué más da ( a trece rosas)

Ya aparecieron los cadáveres,
esqueletos indefinidos,
tierra, polvo, cenizas,
todo junto... un sin sentido.
Que más da que fueran diecisiete
o trece, cuando uno sólo de ellos
constituye la mayor de las infamias.
Eran hijas, madres, hermanas,
esposas con ideas definidas,
contrarias a sus verdugos,
sin dobleces al defender a los suyos.
Lucharon por una mejor vida
sin pretenciones ni codicia.
Sin saber que tras el muro del cementerio
las esperaban los fusiles
de cobardes escondidos,
de seres sin alma que violaron
su dignidad y sus principios.
Derramaron su sangre en total libertinaje
para viajar en coches blindados
y pasear bajo palio junto al obispo.

Que más da que fueran trece,
diecisiete o un número indefinido,
cuando uno sólo de esos cadáveres,
rosas cuando estuvieron vivos,
es una vergüenza, una piedra
al cuello de su vil asesino.
leer más   
2
sin comentarios 16 lecturas versolibre karma: 17
« anterior1234550