Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 480, tiempo total: 0.027 segundos rss2

Milagro De Una Nueva Vida

A dónde fue el corazón?
dónde quedó el ayer?
dónde se perdió el amor
dejando tantos vacíos.

La pasión efímera se guardó
entre las páginas
de su libro de Neruda.

Con premura a la vida
llegaron los otoños
con sus miles de hojas secas
cayendo sobre el alma herida.

Juventud a punto de perder.
No había marcha atrás,
nada se podía ya hacer

Pero la sabia vida regaló vida
se gestaba la mayor ilusión
se gestaba el mejor porvenir.

Que podía importar ahora
buena jugada del destino
dolores y pesares quedaron en el ayer

El milagro de una nueva vida ahora,
con fuerza y amor estaba por crecer
esperanza y futuro en un nuevo ser.

El amor de su vida a su tiempo va a nacer
una radiante luz hoy en su vientre mora.


Sus preguntas fueron respondidas
El corazón viviendo en un pequeño ser.
El ayer se esfumó sólo existe por venir.

Nuevas fuerzas, nuevos retos por vencer.
Y el amor, el amor llegó a llenar vacíos
derramando risas de alegría,
y lágrimas, pero hoy son de felicidad.

MMM
Malu Mora
leer más   
8
1comentarios 47 lecturas versolibre karma: 85

piel canela, labios carmesí

Amaneciendo perfumada en labios carmesí, con el viento llega una caricia y en la mirada una sonrisa
Lloviendo de melodías amargas, regando sobre lágrimas serenas esos recuerdos que en la mirada lleva.
Sonetos de dulce pasión escritos están sobre su piel. Llueven estrellas y deseos pide, al universo le dice que larga no sea la espera, que tras la luna llena amanezca, sobre su piel aún fresca, que lirios crezcan en su pecho y corazones amantes en los días relucientes cubiertos de azul pasión.
El perfume de un amanecer dorado, despierta y su boca toca sus labios, pero tan solo es un sueño y ese roce en la piel se ha grabado, pasa por su mente recuerdos aún presentes de vivos colores, de besos y abrazos que no tienen fin.
Soy la que te besa sin tenerte la que te recuerda y te anhela, te espera con el color de Lirio y te acaricia con el viento.
Más siempre algo se pierde con el paso del tiempo, en el silencio del bosque se escuchan los ecos del viento que le llaman, parece un viejo lamento, el bosque late y con dolor recuerda que dos viejos amantes recorrían errantes al son de la dulce melodía del bosque aún encantado, acarician sus manos, abrazan sus almas y las gotas del rocío calman sus ansias.
Bocas de serena melodía de ese latido, sediento lenguaje de amor, sed que en las mañanas calma sus versos, que en sus hojas dejan el rocío de suaves caricias.
Siguen el aroma de sus cuerpos hasta llegar al encuentro a esa aventura que llevan aún en sus labios.
Recogen su alma y se la llevan. Días que llenan de magia, días que solo hay esperanza, días que se escriben para que no se olviden, los amantes siguen, pero las palabras se pierden y vuelan libres.
Rompen los noches, rompen los sueños, rompen lamentos y entre sus recuerdos rompen lágrimas de cielo, como rocío entre sus hojas que beben e impregna su piel canela, bebe de sus lágrimas y tras la tormenta ella le espera, espera en silencio que la noche y su sueño le llegue, para poder soñarle, para que ese sueño le atrape y poder vivir una noche más, un día más con su fiel amante.
leer más   
5
4comentarios 41 lecturas prosapoetica karma: 55

Injuria, locura...¿Sísifo?

la vida nos enterró vivos
mas nosotros recreamos lo que fuimos
pues al separarnos olvidó dios
que es imborrable la pasión
de los ojos
olvidó que ésta resurge en la penumbra
(y en los sueños compartidos)
olvidó que se revive en los besos que las bocas
pronuncian desde el delirio
sobre los ojos lo olvidó todo
olvidó que también besan
que acarician que penetran
olvidó que solemos ser curiosos
y una y otra vez jugamos
inertes con déjà vu
que entre sueños y suspensos
las miradas se tropiezan
y que todavía en la calle
(aunque tarde)
se recuerdan
olvidó que si los ojos se tropiezan con las bocas
y las bocas con alientos
que a su vez tropiezan con sueños
de una vez y por todas
el hechizo queda nulo
y la sensación retorna
casta y férrea
(aunque ya no sea oscuro)
leer más   
11
4comentarios 75 lecturas versolibre karma: 87

mística

Encuentro todas las respuestas en tu vientre
cuando la tarde se duerme en nuestros brazos
y mis manos mansas recorren tu sombra
mientras cae el sol rojo.

El dulce color de tu voz me nombra
cuando mis deseos queman en tu piel
y bebo el fuego de nuestra pasión
mientras la luna nos refleja desnudos…

El viento juega en el río
cuando las aves en el cielo gritan nuestros nombres
y te acaricio con versos y besos que tejen mis labios
mientras los primeros rayos del alba iluminan nuestra almas
leer más   
11
1comentarios 85 lecturas prosapoetica karma: 78

Mujer Colonia

Fragancia perecedera,
Mujer colonia,
La euforia,
Del aroma es caduca,
No vale la pena,
Una ráfaga de pasión,
Que no huela,
Que no dure,
Que sólo duela...
Mal perfume,
De un instante...
Y yo que nací galante,
Y gusto por lo perfumado,
Se me hizo corto,
Y me quedé anonadado,
Cuando al rato,
Ya no olía a ti,
Siquiera a mí,
Olía a nada,
Eso es lo que fuiste mujer perfumada,
Mujer perfume,
Todo lo que baja a veces no sube,
Y tu fragancia se quedó en el frasco...
Menudo chasco.
11
2comentarios 51 lecturas versolibre karma: 91

Partitura de tu piel en la mía...

Un arrebato nos sumerge en un momentáneo silente
roto por el roce de la carne,
por el sigilo de dos salivas
incrustadas en el hueco entre los labios.

Rugimos como dos fieras,
desatadas por la pasión más salvaje,
comiéndonos la vida en cada aliento,
en cada jadeo que no hacía más del otro.

Manantiales de fuegos exudados entre tus labios,
álgidos al atajo de tu lengua,
entre arreboles de tus manos,
marca justa de tu pertenencia.

Ritmo in crescendo.
Un allegro.

Notas que reptan en los pentagramas de nuestros cuerpos,
sin libre albedrío.
Ritual de carne y saliva,
uñas y dientes…

Partitura de tu piel en la mía...

Yo, letra derramada en tus labios.
Tú, beso líquido de mis entrañas.

Y nos hacemos Melodía…
leer más   
9
5comentarios 66 lecturas versolibre karma: 101

Besos de Mariposa

Hace ya 20 años
y todavía te recuerdo
en un trocito de mi corazón,
te guardo, te llevo.

Cuanto pasado en mis versos,
cuanto beso de mariposa,
cuanto me enseñaste a amar,
que las rosas, las caricias,
cogerse de la mano,
y los te quiero al despertar,
son importantes de verdad.

Te recuerdo dormida,
tu melena oro, bruñida,
bella, como Deméter, como afrodita
madre de la tierra, meandros sinuosos
las curvas de tu cuerpo, perfectas.

Tus ojos turquesa,
océano en el que naufragar
mirada de tormenta,
pasión que envenena
tus labios rojo cereza
el jade de tu piel me quema.

¿Por qué pasó el tren?
¿Por qué lo deje pasar?
Era joven, no sabía
que el amor por siempre
es tan difícil de encontrar,
pasó mi oportunidad.

Ahora sólo eres eso, un recuerdo,
papel mojado, tinta y versos
un murmullo en el viento,
un hermoso silencio.
Una quimera, estrella rutilante
Que nunca podré alcanzar.
Eso sí me siento agradecido
porqué me enseñaste a amar.
leer más   
17
5comentarios 59 lecturas versolibre karma: 96

Me enamore de un poeta

Me enamore de un poeta
si, de un poeta y soñador
de esos que en cada verso
te dan un beso de amor.

De esos que te entregan el alma
en cada línea que escriben
donde te hacen el amor un día
y en el siguiente te olvidan

De esos que liberan
el sentimiento en cada poesía
la disfrazan con rima
para que lleve sintonía.

Me enamore de su sentir
plasmado en rimas y versos
me enamore de la forma
en que me mete, en sus letras

Ese poeta que puede hacer
poner sus manos en tu piel
robarte todos los suspiros
y rozar tus labios con su miel

Me enamore de un poeta
porque en sus líneas me vi
en ellas, amada me sentí
y en las mismas, me morí.

Solo quisiera ser yo
La musa de su inspiración
La que cause tal amor
que admiramos con pasión.

Las letras de mi alma
21
13comentarios 127 lecturas versolibre karma: 95

Escapada

De mi huyendo me he escapado// más arriba de las nubes
para ver los nimbos blancos.
Me admiré con su hermosura// pero hoy no me calmaron.

Después casi a despecho// me fui para contemplar
desde fuera el universo.
Vi que no era mucho más// que pelota para un juego.
Ya pude reirme un poco// porque dicen que es inmenso

Luego ya sin más esperas// hasta el más profundo espacio
por ver la noche más negra.
Mas tampoco pudo ser,// por las luces de una estrella,
y aunque era muy hermoso,// hice examen de conciencia.

Vi que el viaje era un huir// de este mundo cruel de guerras
sociedades bioquímicas,// esclavitudes y miserias
y daños de desamores// por innombrables cegueras.

Pensé que hacía yo lo mismo,// Quise de nuevo ver la tierra,
con abrazos de ternura // consolarla y quererla,
y me mostró un carrusel // de llamas de amores bellas.

Qué bellezas los cariños// que calientan los hogares
confirmando que es benigno
que su llama todo une // y es siempre el mejor abrigo.

Las llamas alborotadas // tintes del color de hogares
noviazgos que apenas granan// con las chispas de pasiones
y rozaduras hinchadas.

Y que decir de las luces // de los juegos de los niños,
querubines que amor pulen // y aunque no vemos sus alas
nos animan con su empuje.

Unos grandes fuegos blancos// que viran hacia el azul
por cariños rebosando
y que a veces ni los vemos.// Son los amores ayudando.

Después un desfile sin fin// de fuegos, luces, colores,
peces, algas, animales...// yerbas, árboles y flores...

Ante mi la claridad // brillante de luz estaba:
Toda la vida es amor.// Si con basuras la matan
los amores con sus fuegos // hacen que la vida nazca.
leer más   
3
sin comentarios 20 lecturas versolibre karma: 48

La ausencia de un te quiero

¡Ah! Que tristeza más profunda la que albergo
Es tan triste estar solo, soledad del alma
Y pasan los días y la esperanza se desarma
Quisiera felicidad, compañía y fortaleza ya que no las tengo.

Mi lucha es contra la depresión
Que sufren las personas… por amor
Tanto tiempo y no se opaca ese clamor
¡Ah tanta maldita desilusión!

Pero el tiempo sigue y no para
Todas las circunstancias que se viven
No favorecen, las cosas buenas se prohíben
Las parejas, los buenos amores se separan.

Aún conservo mi espíritu fiero
La desdicha no es eterna
Pero el mal de amor, ese si enferma
Y más cuando se sufre de la falta de un te quiero.
9
3comentarios 71 lecturas versolibre karma: 81

Mientras todo pasa y nada queda

Mientras la belleza lentamente se desvanece,
mientras cada hoja, cada planta y cada rama
lloran por una gota de agua.

Mientras cada una de las aves del cielo
guarda silencio para no espantar el recuerdo
de la lluvia que está por venir.

Mientras la sangre es el único arroyo que fluye
y la sombra la única luz que brilla.

Mientras nada tiene sentido, ni la razón ni la cordura.
Mientras las miradas no ven, los corazones no sienten
y las gargantas duermen.

Mientras las encinas mueren invisibles,
los arroyos secos gimen y el bosque pide clemencia.

Mientras los ojos humildes se secan
contemplando el océano de sus propias lágrimas,
a la vez que sus últimas lágrimas se deslizan
por su piel labrada.

Mientras la juventud duerme con corazones viejos
y decrépita cordura, las bocas ancianas hablan,
sin ser oídas, con más juventud en su melancolía
que pasión en nuestros jóvenes cuerpos.

Mientras todo pasa y nada queda,
nuestra tierra conserva empuje y fuerza
para florecer, brotar y dar sus frutos.
Por eso, os llamo flores, musas y poetas
y os invito a resistir frente a la sombra y a la muerte.
Yo os invito a la mayor de las locuras:
a la de enfrentarnos a la nada
en la que el mundo se va convirtiendo.

Mientras todo pasa y nada queda,
prometamos resistir,
incluso, cuando no haya motivos
para la esperanza.
4
4comentarios 31 lecturas versolibre karma: 59

Silente entre mi alma... y un suspiro...

Me inclino ante Tu Tinta
derramada sobre mí.
Piedra negra de tierra sostenida.

Caricia diluida en verso y deseo,
en pasión y enjambre de alhelíes.
Y el vacío revolotea
en una voz crepuscular
empeñándose en arabescas geometrías,
entregándose al silente musitar de suspiros quebrados.

Te posas en las marismas de mi piel,
como murmullos ambiguos en las manos
naciendo tallo injertado ya sin abrojos.
Dosel de mi ánima libre te eriges
y enredadera enhebrada de ósculos
puntea este secreto
que es tenerte
entre mi alma... y un suspiro.

Un destino a destiempo.
Ecos de caracolas al Viento.
Silencio.
El sonido de mis párpados cerrados
tañidos en lágrimas de sal.
El ancha sobre mi pecho.
Espuma de consuelo
de este mar de barro.
Eterno sin mí...
leer más   
9
7comentarios 73 lecturas versolibre karma: 96

Tus dedos

Me gustan tus dedos,
enredarme en ellos cual araña romántica,
buscar en cada uno esa pluma que escriba nuestra vida,
profundizar los muchos poros de tu dulce mano,
oler el bálsamo perfecto de tu literatura corporal.

Me gustan tus dedos,
esos que a veces laten mi corazón con las palabras "te quiero",
llegar con ellos a tu vientre y pasear en la playa de tus eternidades,
alcanzar el clímax que relate nuestra saga.

Me gustan tus dedos,
los que me acarician el alma,
los que me entristecen por no poder jugar con tu sonrisa como debería,
pero, oh, el arte de tu detallada nutrición puede envolvernos mejor en la costa de tus pecas.

Me gustan tus dedos cuando los paseo por cada una de ellas,
hago un mapa con el que seguir tu inmortalidad,
me pierdo, lo hago adrede,
así experimento la devota lujuria que me prestas,
así coordino la mejor constelación nuestra; pasión inverosímil.

Me gustan tus dedos, mujer de mis sirenas,
eres la musa de mi maná,
surquemos juntos por cada curva de tu voluptuosidad,
anhelo aromatizar los pecados de tu virtuosismo,
diosa de mi brujería.

Me gustan tus dedos, y con ellos, obtengo lo que más deseo.
A ti.

© 2016 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eteno).
España.
10
7comentarios 74 lecturas versolibre karma: 89

Qué quiero

Yo quiero enamorar a una muchacha
de labios como pétalos naciendo,
yo quiero una muchacha enamorada
con ansias de aguas claras en su cuerpo.

Yo quiero un corazón de alba rosada
henchido de pasión en sus dos pechos,
yo quiero despertar una mañana
eterna de caricias y de besos.

Yo quiero ver llegar del mar su barca
y a sus muslos las olas envolviendo.
Yo la quiero desnuda en una playa
con su ropa esparcida por el viento.

Yo la quiero crear con desearla,
con el fervor ardiente del deseo.
Y no está, no te creas, tan lejana:
soy quien quieres, sabiendo lo que quiero.


Imagen: Mónica Bellucci, en Pinterest.
17
6comentarios 143 lecturas versoclasico karma: 80

Bajo el mismo cielo

Era un día soleado, ella lo esperaba en la estación del tren impaciente y nerviosa observaba el reloj en la pared de la boletería donde marcaba la hora y segundo a segundo los minutos transcurrían. Ella, como siempre romántica, lo esperaba con una rosa roja en la mano sin espinas, como símbolo de amor, pasión y ternura que se tenían.

Surgió el tan esperado encuentro de dos almas que se amaban desde otras vidas. Desde lejos se reconocieron con gran facilidad. Se miraron de frente, no paraban de sonreír. Alrededor de ellos se escuchaba el tumulto de las personas y el ruido de los trenes, pero entre ellos hubo una pausa, el tiempo se detuvo, solo escuchaban el lenguaje del amor. Ella observaba sus ojos color de mar, su cabello rayos de sol. Él estaba embelesado con su hermosa piel canela, entrelazaba sus manos en su rizado cabello. Ambos les brillaban sus ojos, él acarició su rostro, se besaron encendiendo la pasión dormida y las mariposas revolotearon en todo su interior. Despertaron sentimientos de amor, romance y alegría; emociones que emanaban desde su alma.

Caminaron bajo el mismo sol, durmieron bajo la misma luna. Pero la vida se encargó de cambiar su destino. Se distanciaron confundidos pero amándose y vivieron separados bajo el mismo cielo. Un océano inmenso los separaba de día y de noche.

Ella se quedó estacionada en ésa época, sintiendo la culpa de haber vivido en una burbuja de amor que su mente creaba. Tejiendo sueños de lo que fue y no pudo ser. Tantos capítulos vividos de una historia sin final.

Solo quedó el recuerdo de las cartas de amor que recibía de su amado, convirtiendo sus días de soledad en alegría y el recuerdo vivo de sus besos, su voz y su mirar.

En las noches ambos (sin saberlo) coincidían al mismo tiempo, miraban al cielo, escogían una estrella, le soplaban un beso desde la distancia y le pedían a la luna que cuidara a su amado y amada.

Y en la noche fría los abrazaba la melancolía convirtiéndolos en dos lobos aullando porque extrañaban a su amor eterno.

Escrito por: Aydil DR
9
1comentarios 67 lecturas relato karma: 85

Déjame

Déjame abrir mi alma y decirte
que mi amor no es tan distinto al de los demás,
pero quizás por el paso del tiempo
sea otra forma de demostrar.
Que he tenido carencias de algunas cosas
y de otras, preferiría no hablar,
que me han herido tantas veces
y otras quizás no supe valorar,
Que espere y quizás por esperar
fue que perdí y desperdicié tantas otras
pensando que estaban mal.
Que la vida no mira atrás
y muchas veces nos caemos y nos cuesta levantar.
Déjame decirte que prefiero compañía,
sonrisas y abrazos antes que una noche de amor fugaz,
que elijo un silencio acompañado
y una mirada cómplice a sentirme sola
entre tanta multitud
Déjame decirte que te amo con pasión
pero tratando de no lastimar a mi corazón.
Emma ETPoEmmas
14
5comentarios 55 lecturas versolibre karma: 82

En Esa Vieja Gaveta Azul

En esa vieja gaveta azul,
en el último cajón
donde guardo mil memorias,
me sorprendí encontrarte allí todavía
empolvado entre mis recuerdos.

Entre trozos de mi vida,
sueños que no se cumplieron,
amores que quise y no me quisieron
momentos felices que en fotos detuvo el tiempo.

Versos escritos en arrugado papel
contando mis cuitas.
Cartas con tinta de miel escritas,
derretidas por el tiempo.

Hay promesas suspendidas,
palabras amorosas, tan frágiles
como últimas hojas secas
de un árbol viejo esperando
ese suspiro que con su brisa
las elevará hasta el cielo
antes de caer entre la hojarasca
para perderse en el olvido.

También hay esperas que no tuvieron reloj
que les marcara el tiempo.
Y ese libro de poemas de"Buesa"
que atado con listones rojos
en papel estraza con habilidad envuelto
haciendo crecer las esperanzas
en el ocaso de una ocre tarde
de otoño con amor y entre besos
que aún viven palpitando.

Y tu amor y mi amor estrella
fugaz haciéndose eterna,
nostalgia mezclada con felicidad
dando a luz a los recuerdos.

Recuerdos mezclados con canciones,
como fondo de cajita musical
sonatina de amor y de pasiones
en alguna existente dimensión
que sólo escuchan suavemente
gente que como yo, ama, siente,
cada vez que abro ese mágico cajón.

MMM
Malu Mora
leer más   
15
6comentarios 69 lecturas prosapoetica karma: 92

Envejezco

He envejecido tan deprisa, qué ya sólo me queda recordar
las chimeneas regalando al viento poniente
sus delicados aromas del naranjo.

He envejecido tan deprisa, qué ya sólo me queda recordar
un ayer ,cada vez más lejano,
quemando cómo lumbre mis entrañas.

Envejezco,
y recuerdo su tibio cuerpo
y su vientre templado y espléndido.
Envejezco y aquí sigo,
sentado en el viejo sillón,
frente a la chimenea polvorienta,
tratando de consumir los miedos
que escondí en el pasado
por ella, por un amor prohibido
por un amor qué una tarde lluviosa
me atrapó en ese laberinto piadoso de la pasión y el ardor;
hipnotizando mi corazón,
hoy más viejo y maltrecho que nunca .


El tiempo se nos va y he envejecido
tan deprisa,
qué ya sólo me queda recordar
sus ojos grandes como perlas de Tahití
deslumbrantes a cualquier distancia entre lo nostálgico y lo glorioso .
Envejezco,
recordando su sonrisa de albaricoque,
recordando esos sus labios suaves y jugosos
dulces como el amor a los 17.

!Oh !
El otoño sigue su curso a través del tiempo que muere,
pero el tiempo es tentación, recuerdos y soledad.
Lo nuestro llegó a un final, pero aun así yo me rebelo
a pensar en cada detalle suyo
en su aliento,
en su jalea real brotando de sus labios,
en el amparo de sus ojos,
soledad,
me niego …
me rindo a su recuerdo. Sí, a su recuerdo.


Envejezco, sí envejezco
y mis recuerdos infinitos
cómo la brizna de hierba tibia que vuela
en un día de mucho viento, así envejezco.
¡Oh ¡Laberintos del destino
me niego ..
qué necedad ..
no puedo pensar qué pudiera acabar entre nosotros
la utopía de los sueños, así envejezco.

Envejezco, sí envejezco,
pero veo en mi mordaz recuerdo su menudo cuerpo reposando en la alfombra de Sierpinski, ese mismo cuerpo que inunde de besos y caricias sublimes,
mientras el aroma del naranjo trepaba por nuestros cuerpos desnudos.

Envejezco,
si envejezco
recordando su cuerpo tibio bañado por el umbral de mi penitencia.
Envejezco, sí envejezco recordando su cuerpo ardiente y nuestro primer día cuando nos tumbamos a la devoción; al misticismo de nuestros placeres e idilios.

¡Oh! Soledad de todas las sombras.
Envejezco como un mendigo de amor.
Envejezco, pero esto no está muerto,
porque cada tarde de aquel otoño, en mi alma,
nuestros corazones retumban tan fuerte, qué sigue estremeciendo las frágiles paredes qué escondían nuestro sacrilegio, bañándose por el misterio de aquel perfume del naranjo.

Envejezco,
sí envejezco
y ya pronto emprenderé un viaje sin retorno, un viaje con el aliento dormido,
pero con los recuerdos de su cuerpo afanoso al mío, de su cuerpo impregnado por aquellos delicados aromas del naranjo qué aquella vieja chimenea desprendía; en esa cabaña fecunda de amaneceres desde dónde partiré con mis remembranzas a su encuentro.

He envejecido
y he envejecido sin ella.
Ya hace mucho qué mis miedos se los trago la tierra, así como mis fuerzas.
Ahora mi cuerpo se fuga, pero mi alma resucitará cada vez qué las chimeneas regalen sus aromas de naranjo a un amor en otoño..
Envejezco, sí envejezco

JOSE LARA FUENTES ©
leer más   
8
3comentarios 53 lecturas versolibre karma: 78

yo soy

Habito en las huellas que inventan tus pies desnudos
y en los espejos que forma el agua
se dibuja el paisaje de tu cuerpo dormido.

Acaricio el fuego que crece junto a nuestra pasión
y me abrazo a nuestros recuerdos
cuando el amanecer enmudece.

Construyo mi jardín en tu mente
y me envuelvo en el resplandor de tu desnudez.

Escribo en tu piel con mi sangre para que mi memoria viva en vos.

La mañana nace con tu voz
y susurra secretos bajo los arboles
y vuelvo a desearte la piel
y tu sombra me nombra
leer más   
7
3comentarios 100 lecturas prosapoetica karma: 57

[ sin título ]

«Fuente sempiterna de inspiración,
generas tormentas que arrasan
el pequeño universo de ésta habitación,
y con besos de vino añejo envenenas
con pasión el alma ennegrecida que
guía los versos de este ángel caído.

Son tus ardientes labios, hija de Eva,
la droga que abre las puertas doradas
de aquél paraíso oculto a comunes expulsados,
y de ese coqueto jardín secreto que posees
nace la gula y la lujuria que aniquila mi cordura
por probar fuera del tiempo tu fruto prohibido.

Derrotada cae mi ausencia de fe
cuando tu silueta desnuda alimenta mis ojos.
Tu presencia es el verbo que encarna
el obsequio divino a mi existencia mundana.
Ríe con altivez y orgullo, mi musa y princesa.
Haz marcado la esencia de mi insania.»


© Larn Solo
Lima/Perú • 15/Jul/2017
leer más   
17
13comentarios 79 lecturas prosapoetica karma: 91
« anterior1234524