Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 638, tiempo total: 0.015 segundos rss2

La historia de una chica y un café

Por Riberpa



Capítulo 1 Génesis


No más de veinte minutos habrían pasado, se había ido tal vez para siempre, y ya empezaba a recordar que todo había empezado en ese increíble tres de agosto de hace cerca de dos años, el destino cruzó una delgada línea y en medio de mi incertidumbre apareciste; recuerdo que yo venía en malas condiciones precisamente porque no eran mis mejores días, las presiones y la soledad habían cobrado y afectado mi salud.


Realmente era incomodo sentirse en ese desequilibrio físico y emocional, fui sin más aliciente que cumplir un requisito más, recuerdo estar ahí sentado esperando sin sentido, al oír mí nombre gire con algo de desidia, pero inmediato mi rostro cambio, está viendo aquella persona que se accidentaba en mi vida y colisionaba frente a mis ojos, ahí estaba esa figura menuda, normal dirían muchos, pero cuando mire sus ojos algo me atrapó; sólo lo descubriría tiempo después.


Camine a su lado durante un corto trayecto las primeras palabras cruzadas fueron como un libreto poco profundas, diplomáticas, pero poco a poco me entró el afán de hablar, tal vez tome la iniciativa tratando de agradar por aquello de la primera impresión, buscando crear un lazo que desde el principio mi corazón sintió que se anudó en mí, el tiempo relativamente voló para mí, parece que hubiera desaparecido el resto de escenario.

Sería presumido pensar que tú correspondías desde esa primera cita sólo mi imaginación desbordada de emoción lo recreo, hacía rato que no me sonreía la vida y ese día tuve la suerte que uno no busca, sino que te encuentra. Aterrizado en mis recuerdos vi correr nuestra historia y esa primera conversación corrió dejando en mi la sensación de un querer más.

A veces nos pasa esa incómoda situación de tener sensaciones inexplicables, irte, pero desear volver tan pronto como se pueda, tal vez existen esas diosidencias que se colocan tú camino para hacerte menos pesado el viaje y empiezas a preguntarte qué enseñanza habrá detrás de estas experiencias a la que llegas cuando menos piensas y cuando tus velas se han ido apagando poco a poco.


Capítulo 2 Añoranzas.

Hoy me fui con esa sonrisa que esa “extraña” me regalo a mi otro extraño, esa delicadeza envuelta en una flor de mujer donde cada palabra que brotó me llevo a la tranquilidad, había olvidado que, si hay gente hermosa y que el empaque es engañoso, había luz en tus ojos y ahí me conecte pensando en que los próximos días fluyera en mi un ángel capaz de corresponder ante tantas dádivas que entregabas a borbotones.


Esos días anteriores a nuestro nuevo encuentro estuvieron plagados de recuerdos, de contar los días esperando retomar nuestra conversación y con la esperanza de seguir reconociendo en ti aquello que había tratado de buscar con algún desespero durante varios meses , en donde soñaba frecuentemente en disfrutar de una conversación y que esta fuera tan lenta como pudiera , alargando cada minuto y sintiéndome afortunado porque estarías ahí para recibir mi sonrisa, con una empatía perfecta y así aprovechar cada uno de esos espacios que me regalaras.


En esas noches pensaba como este sentimiento naciente e ilógico debería manifestarse y en mi mente se cruzaba varias opciones que iban desde unas señales de SOS desesperadas de que te fijaras en mi de manera perentoria hasta pasar desapercibido y solo dar ligeros toques de estas sensaciones que iban creciendo; la noche anterior a nuestro nuevo encuentro me sentía como aquella oruga queriendo convertirse en un abrir y cerrar de ojos en una mariposa amarilla en un mundo lleno de color , sin embargo decidí colocar pies en tierra y reconocer que si bien desde niño me habían vendido la imagen del amor a primera vista esta requería de algo más y lo iría comprendiendo en el camino que me esperaba.


Capítulo 3 Conociéndote


La mañana estaba fría, si bien llovía copiosamente podía ver la gente caminar rápidamente , doy un giro a mi pensamiento he intento imaginar que cada uno de ellos vive su mundo y está pensando en las horas por venir , en sus anhelos y metas de ese día; yo por mi parte venía con esa ansiedad que había tenido los días anteriores, con un solo objetivo confirmar si esa conexión primaria y básica que sentí era real o parte de mi imaginación, de nuevo volví a la realidad y seguía caminando , apresure el paso dando zancadas más grandes y volví a sentir frío en mis manos y ansiedad en mi corazón.


De un salto nominalmente entre al edificio me anuncie y espere con impaciencia el encuentro, por un momento me quede absorto y de nuevo reacciono cuando alzo mi mirada y la vi acercarse hacia a mí, como si me conociera de siempre me saludo con un gran don de gente, sin embargo siempre guardo la formalidad que ameritaba la situación, a pesar de ser la segunda vez que coincidíamos nos sentimos cómodos como si nos conociéramos desde hace mucho tiempo , sentía una buena energía y esto era signos de un buen comienzo para seguir escribiendo letras en el libro en blanco que no había obsequiado el destino.


Hasta ahora me había referido a ella como esa figura menuda y realmente quiero guardar en mi memoria fotográfica tu rostro el cual contemplo de manera directa y en especial esos dos puntos de guía que son sus ojos , he de decir lo que primero vi fue una sonrisa permanente que uno no olvida, vas irradiando luz con una actitud que pocas veces uno ve, más qué describir lo físico de tu belleza admiro lo que inspiras , me llevas a soñar y no queda otro camino más que agradecer a la serendipia que me permitió conocerte, aquí y ahora estoy seguro que si fuera por tu sencillez dirías holas no crees que estas exagerando ? y yo simplemente tendría que decir que pude ver más allá de lo que vieron los demás.


A ratos quisiera describir todo lo que pasa en mi cabeza cada vez que se generan estos encuentros que he de reconocer se presentan por un tiempo limitado y que son de obligatorio cumplimiento pero que disfruto como si fueran libres y espontáneos, me llena el alma de fe, de un sí se puede y de creer que la vida vale la pena vivirlas gracias a la existencia de seres humanos que van regando enseñanzas como semillas con la esperanza de aportar a la vida de cualquiera de nosotros, hoy salgo convencido que sin importar este final ya dejaste huella en mí.


Capítulo 4 La despedida


Así fueron pasando esos sesenta y cinco días de cercanía en donde cada reunión se fue acrecentando sin explicación alguna un afecto inusual que me llevaba a sentirme pleno y a desear día tras día volverte a ver esos sesenta minutos en los cuales el reloj pareciera estar corriendo unos 100 metros planos, eran implacables y a pesar de que sentía que no era indiferente había una barrera implacable de superar; lo sabía y el tiempo se agotaba y no quería llegar a ese final que era tan seguro como la muerte.

Quisiera detallar cada uno de esos instantes vividos en este corto tiempo; donde las letras se darían un banquete ya que se plasmarían todos lo que nos fue sucediendo en donde en cada cita nos sentíamos más dependientes el uno del otro , cada vez conociéndonos más y estoy seguro que tanto tu como yo nos pasó algo que aún no tiene nombre pero que existió , y ahí me queda anclada ese siete de octubre donde se rompió ese cordón umbilical que nos ató durante 65 días, recuerdo salir algo melancólico mas no triste porque comprendía que había tenido suerte y que lo vivido había calado una gran huella que me impediría olvidarte.

Entendía que en ese momento había diferencias que no permitían una relación diferente a la que el destino nos brindó y que antes de manera valiente lo desafiamos y lo llevamos a un escalón más allá de lo permitido, así me fui con una posibilidad escasa de contacto, pero existía como al aire que exhalaba cada mañana posterior a nuestro adiós.

Estábamos cerrando ese primer año y luego de atragantarme con las ganas de escribirte decidí hacerlo de manera sencilla y empezamos otros ciclos de escritos sin vernos en donde te compartía mis escritos que nacieron de la inspiración surgida de los sentimientos hacia a ti, ahí nacieron poemas sentidos que leías y luego me dabas tu opinión donde me reafirmabas que era grato para ti leerme y me agradecías abrirte la puerta de mi vida.


Capítulo Final ser agradecido

Recuerdo que este medio escrito me trae gratos recuerdos contigo ya que siempre recibí una respuesta ; ahora lo sé con certeza el hecho de conocerte fue para mí muy importante disfrute de cada segundo y cada sorbo de este café retrasado en el tiempo y pospuesto por el destino , desde entonces solo pienso que la serendipia llegue a mí para atreverme a soñar contra lo que parece imposible.


Ayer nuevamente recorriste mis pensamientos como en tantos otros días en que te posesionas de mí y aquí estoy escribiendo estas líneas para evocarte y esperando poder robarte unos segundos y una sonrisa ; como diría Benedetti mi táctica y mi estrategia era mantener esa pequeña posibilidad de contacto viva a través del tiempo así fueron transcurriendo meses el cual después de muchos obstáculos se cristalizo una noche fría de aquel 7 de marzo.


Hoy soy consciente más que nunca de las limitaciones que tenemos, unas más que otras y que solo si Dios lo permite caerán, sin embargo, hoy no hay tristeza ni dolor; tengo el recuerdo de la más hermosa sonrisa obsequiada a mí por esos ojos que aun evoco y sabes que entiendo tu silencio y lo respeto, tu historia, tu pasado, pero si por una extraña razón quieres verme ahí estaré ya que siempre he tenido fe en ti.

La noche llega y tu recuerda reposara en mí y a partir de hoy en estas letras que quedaran como vestigio de aquel hombre que llego a destiempo a tu vida y que lo poco que compartió lo hizo de corazón y a plenitud conscientes de sus defectos, cierro los ojos lentamente y mañana será otro día

Esta historia continuará
leer más   
3
sin comentarios 33 lecturas relato karma: 39

Catarsis

Me conozco tan bien que me gusta dejarme caer en picada solo para sentir como vuelvo a mi,
con mayor fuerza, con mas ganas.

Renacer con la misma calma con que fui dejando que todo se hundiera.
Lentamente aterrizar mis pensamientos, pasar de lo que me rodea.

Rodearme únicamente de cosas bellas, el canto de los pájaros, el río fluyendo hacia su cauce, cada hoja desquebrajandose bajo mis pasos. Incluso la brisa que soba mi piel.

Volar hacia mi propia libertad sin ataduras.
Pero al final, ¿será que debemos llegar al fondo de todo para aprender?
leer más   
14
5comentarios 45 lecturas versolibre karma: 101

A solas

Esta mañana
en que el sol me coquetea
salgo al umbral
para verte amanecer...

Te llevo
entrelazado por mi cintura
a la melancolía
del rosal
que se abre para perfumar
mi idea de ti,
la que sabe como aullan
mis brazos por los tuyos
cuando mi loba
abandona la matinal ceremonia.

Te amo.

Eres mío
y lo has oído
del rito que nos une;
que duele
mas deleita mi piel
duplicada en ti
al besar
de tu pensamiento.

Ocupamos ese espacio fino
que arde impasivo
cuando tu mirada
tras la mía
gotea su mar,
la prueba silente
de toda tu perfección
y mi sublime afecto;
día y noche;
limón y miel...

Ahí te conviertes
en el mirto
que me extasía
sobre el alféizar
y te veo
muriendo al agua,
embriagado
del cáliz desbordado
con la uva de los labios
que arrebatas,
mientras hambriento
arrastras mi cuerpo
al campo de tu vid
y el platino de tus cabellos
es la rienda
y la enredadera
de todos mis deseos.

Esta mañana
en que el sol me coquetea
y te ve amanecer...
mi horizonte azul,
mi erguida pradera,
no olvides:
la que te ama tanto
te mostró el atajo
por donde vengas pronto.

Aquí te aguardo
tan impaciente como tuya

para quererte...

a solas.




Yamel Murillo



Nocturnal epístola.
El Diario de Paloma©
D.R. 2016
leer más   
12
11comentarios 73 lecturas versolibre karma: 115

Muerte al ocaso

Es una voz,
un aliento agrio
que engulle todo lo que pasa por su lado.
Hay demasiado lodo
enredado en las piernas
y el viento helado
comulga con la sobriedad del cielo
que se desploma
sin reparo
en cada sueño.
La indefensión es tan sublime
que al final forma parte de nosotros,
y no importa que nadie se preocupe,
que nadie nos pregunte,
porque hemos aprendido a llorar solos.
La sonrisa extenuada de tanta fuerza
no resiste
y sin embargo,
los pies rotos por todas las piedras
no desisten.

Piensas en cerrar la puerta
e imaginar que los días
no son charcos de cemento que devoran
las esperanzas sostenidas con alfileres.
Intentar vivir
cuando la argolla tira de nuestros pensamientos
hacia un sin sentido que nos aterra,
que pretende atarnos y dejar que muera
el ocaso que debería acunarnos
aunque fuera en nuestra más íntima miseria.
leer más   
21
19comentarios 112 lecturas versolibre karma: 110

El imitador

El imitador cojea enredando sus alas
no es timidez indolente de abismos lejanos
tampoco es el destierro del griterío amargo,
simula sufrir para acercarse a tu lado.

Siente placer al entregarse a las indecibles obras del mal
que su existencia brumosa desea extinguir
con un fuego sutil que todo lo incendia
con sus vastas tristezas al fingir dolor.

El imitador confunde las palabras a todos
fundiendo la sombra con la noche
sin importarle el vasto color de las praderas
que son hermosas, llenas de amor.

Se ufana corrompiendose sin esperanzas
con pensamientos absurdos
que desnudan al tiempo robando su voz,
goza mentirse ansiando caricias de los besos robados.

El imitador se pasa juzgando la ternura de todos
de fuertes o alegres de puros o intactos,
no le importan las grietas en la carne del poeta
que solo quiere vivir.

El poeta envuelve a el frío
con un rebozo de manta,
cuida sus letras como su amada
ama el aroma del perfume de su última flor.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
El Mute
25/02/2018.
11
17comentarios 157 lecturas versolibre karma: 115

Espíritu

Estampida
de latidos
de tiempo
que ultrajan
los despojos
de los entes
que tal muerte
caminante
se aferran
al pensamiento
inverosímil
y alucinante
de ser algo
en el parnaso
de los vivientes.

Reacciones
químicas
en cadena,
caldera
de hormonas
y sustancias
que se aferran
al pensamiento
ilusorio
de ser caldo
de emociones
sentimientos
y pasiones;
realidad
de materia
y energía,
nada más
que electrones
y protones.

Y el espíritu
improbable,
teoréticamente
imposible,
en acto
de rebeldía
deleznable;
toma forma,
toma cuerpo
y se reviste
de hálito
viviente,
para gritarle
a los cuatro
puntos cardinales
de la geografía
del ilusorio hombre,
lo siguiente...

"yo era,
antes
que tú fueras
lo que crees ser,
y no eres...

y yo soy,
ahora,
tan real
como la realidad
ilusoria
en la que tú
te aferras
en creer
que eres
algo...

y cuando
ya no seas
lo que ahora
te afanas
en creer
que eres,
sin serlo...

yo,
aún seré...


y mientras tanto,
mientras dura
uno de mis parpadeos...

ve y regocíjate
en la triste
tristeza
de tu inexistencia,
que por efímera
como un elemento
del conjunto
de los reales
del infinito
del tiempo;
no eres nada..."







@AljndroPoetry
2018-feb-14
leer más   
21
17comentarios 65 lecturas versolibre karma: 94

La vida

Soy un bala perdida,
por favor, sálvame la vida,
en este océano de pensamientos en tempestad,
busco calma, un rugido del viento en una planicie abisal.

No me desheredes de consciencia,
no lo hagas, por favor te lo pido, soy pequeño e inexistente,
quiero ocupar mi parcela desde un principio hasta la muerte,
en un trayecto carente de sentido pero exigente,
complicado a veces es no abandonar,
pero cuando encuentras un sentido a todo esto, tú sentido,
vale la pena quedarse,
aunque los tifones bifurquen las aguas,
ponte las ilusiones en la solapa y marcha entre ellas hacia la linea del horizonte, que parece infinita pero se acaba.
leer más   
3
sin comentarios 18 lecturas versolibre karma: 34

Distancias

Irrumpes
por los márgenes
de esta ventana
desde la que observo el mundo
Te filtras
como una brisa
con tus dulces galanterías
me invades
como un vendaval de calor

Causas un terremoto
que me desestabiliza
Cuando te acercas
y me abrazas...
no sé mantener
mis pies en tierra firme
todo mi cuerpo tiembla
al roce de tus manos

Susurras versos
que germinan en mis pensamientos
Siento como tus enredaderas
trepan conquistandome
llenando mi jardín
de un nuevo perfume
Plantando besos
en mi campo minado

Las cicatrices de mis heridas
son punzantes espinas
que tú sorteas una a una
con tus arropadas palabras
Vas venciendo mi resistencia
desmoronando mi coraza
para estar
en cada minuto de mis días

...tan cerca que te respiro
leer más   
18
7comentarios 46 lecturas versolibre karma: 95

Su mirada vacía

Su mirada vacía
siempre al borde del precipicio
con la necesidad de querer saciar una sed inventada
entre el humo de los sueños
y las banalidades de un mundo perdido.

Voces suspendidas en el silencio
por lo menos es así es en sus pensamientos
aunque la esencia permanezca oportuna
sus pasos son como una cabra montés que salta
entre las piedras huecas y una mirada perpleja en el limbo.

Cementerio de nombres rotos
que nunca tendrán hijos
para contarles esas historias viejas
que brillan entre la sombra de los cipreses
con un aire puro del viento.

Su tiempo es un reloj sin puertas de salida
en una adolescencia marchita,
donde prefieren soñar con relámpagos invisibles
que vibrar con la sonrisa de un niño
en un campo lleno de verdaderos delirios.

Espuma de visiones y éxtasis
con una sonrisa falsa
de un monstruo indeleble,
prisioneros de las carencias
de los afectos que nunca tuvieron.

Hierba verde con la semblanza de un enojo maldito,
tanto escuchar voces mudas en una ausencia pérdida
de la ausencia del propio amor,
solo la muerte que les susurra al oído les será segura
espejismo con la mirada vacía.

Poesía
Miguel adame vázquez.
El Mute
12/02/2018.
12
6comentarios 101 lecturas versolibre karma: 109

Desenredando el tiempo

Cierro los ojos, sueño viviendo, busco salidas
al laberinto. Le grito al mundo
que aún no estoy muerto, que vivo siempre
sobreviviendo
aunque asesines mi tiempo.

No puedo mirar atrás.
No quiero... no debo.
Roto el corazón en mi silencio, en mil pedazos
llevo tantas piezas sueltas que no encuentran…
(su)puesto.

Abro los ojos y grito al cielo, despierto muriendo.
Voy aprendiendo a cantar canciones
que no comprendo, a enterrar
palabras que usan de pala mis versos
y solo los muertos podrán leer.
Al mismo tiempo,
sigo esperando el momento,
el día en el que sea capaz de escribirte
lo que siento.


Gracias a @_Sejmet_ por engañarme a convertir pensamientos en estos versos. Gracias también a Julia por desenredar mi tiempo.
leer más   
19
12comentarios 130 lecturas versolibre karma: 120

Solo con amor

Cómo borrar los recuerdos que torturan tu consciente
como una pesadilla que nunca termina,
cómo olvidar las imágenes que se muestran tan vívidas
con sus aromas navegantes que se escurren silenciosos
sin importar los mares de lágrimas derramadas en la soledad que te acompaña.

Cómo deshacerse de esa piel del pasado
que te arropa desafiante
abrazando fuertemente tus sentidos
Cómo desaparecer el pensamiento inmediato
que como polvo de estrellas te hace deambular por un universo eterno.

Cómo ignorar los infinitos pensamientos
que te enmarcan en un destino pasajero
cómo huir de la nube que te envuelve fríamente
en cada intento fallido para no negarte en la derrota,
sólo con amor.

Sólo con el persistente y tenaz amor
como aquel amor que unos verdaderos padres
dan con ternura a su hijo
solo con el incontrolable y glorioso amor.

Como aquel amor que se entrega por siglos
entre dos corazones en un solo latido
solo con amor.
solo con ese amor profundo y sincero.

Venceré contigo
vencerás por mí
vencerás primero.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.

youtu.be/VYLKrWelWOY
14
13comentarios 127 lecturas versolibre karma: 114

Soneto. ¿Tú qué sabes de mí?

En el abismo o cautiverio habita
una sonrisa en el tiempo apagada.
La piel -mi piel- está tosca y cansada
y el amor, no regado, se marchita.

La luz del sol ya nunca resucita
y el dolor del olvido no me agrada.
Mi pensamiento se hace nada en cada
huracán de soledad infinita.

Los atisbos de las miradas dulces
han despertado al eco ya olvidado
y a las ásperas flores de mi seso.

Quiero que vuelvas para que me endulces
el gemir de mi pesar denostado
y el sentido fluido en cada beso.
16
6comentarios 77 lecturas versoclasico karma: 112

Lo intenté, Ángel

Había intentado olvidarlo, pero en todos estos años nadie había tatuado tan bien en mi piel su nombre, de nadie recordaba tan bien su aroma. En tantos años jamás supe cómo se quedó tan dentro de mí.
Nadie me dijo cómo olvidarlo, cómo no suspirar entre las letras de su nombre, cómo verlo a la cara mientras me contaba sus locas anécdotas sin ruborizarme, sin que se agitaran mis deseos, sin que mis pensamientos se alborotaran.
No me enseñaste a olvidarte, Ángel mío.
Nadie me advirtió cómo tus gestos vivirían en mi mente, cómo tus caricias recorrerían mi piel y tus palabras resonarían en mis oídos aún cuando tú ya no estés aquí, aún cuando pasen meses, y quizás años, sin verte.
No me avisaste, Ángel mío, que jamás te irías.
Si tan solo hubiera sabido antes que desde aquel día mis suspiros llevarían tu nombre, si hubiera sabido que en mis insomnios me visitarías, si hubiera sabido que ya ni el café sería lo mismo, jamás me habría ido.
No, Ángel mío, no me avisaste.
Intenté convencerme, Ángel, créeme que me repetí un millón de veces por segundo que no debía escribirte, que no debía soñarte, que mis suspiros jamás te llegarían.
Créeme, mi Ángel caído, que sabía que no volverías, se lo repetía mis sueños, lo escribí una y otra vez hasta el cansancio, se lo decía a Morfeo cada noche antes de dormir…
Y, aún así, aquí estoy, Ángel, escribiéndote, pensándote, soñándote, pero, mis suspiros todavía no te llegan.
3
sin comentarios 30 lecturas relato karma: 29

El mejor poema de mi vida

El mejor poema de mi vida
no son las palabras sobre escombros
en puentes rotos
sobre parajes oscuros que no llevan a nada.

Dentro de mí las sílabas sobran
con un lenguaje con sentido
sobre una imagen momentánea
que hierve con el tiempo deseoso de salir.

son murmullos suaves que me devoran hablando
cada vez que leen los pensamientos
enredados en el deseo de ver una estrella
que se mira a lo lejos.

No iré a ninguna parte sin esa luna
que ilumina con un alfabeto sabio
y que me enseña a hablar conmigo mismo
atenuando el silencio que se adueña de mi último verso.

Heredé de mi abuelo ese verso parlante
de un soneto que se canta con el viento,
alegre y fresco como la sonrisa sincera
que se otorga sin el mínimo esfuerzo.

Yo juré ser un racimo de rosas
que nunca se marchita con las tentaciones
de unas sílabas olvidadas por la memoria,
palabras mayores que morirán conmigo hasta final.

El mejor poema de mi vida
no lo he escrito todavía,
vive conmigo en los días ausentes
de todos los retratos vivos que se guardan para sentir.

Mi poesía es un libro abierto.
Tiempo de siempre,
verbo secreto a voces,
palabras indecisas de un sustantivo que habla.

Cuento de once sílabas
que nunca van a ninguna parte sin mi,
sueño que me persigue sin sentirlo,
aire que disipa a las voces tímidas de un arte que llega.

El universo habla en un poema,
entre las nubes llenas de imágenes libres
de un sendero lleno de simetrías
que se nombran siempre desde mucho antes.

El mejor poema de mi vida eres tú.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
10/02/2018.
20
25comentarios 234 lecturas versolibre karma: 112

Lo que fue primero

Paso el tiempo
hasta que fuiste algo olvidado para los viejos,
una historia entre los olivos
que están llenos de polvo añejo.

No te conozco
has invadido el mismísimo olvido
con un pobre silencio
que evita siempre el llanto de los yo te quiero.

Nos fuimos esperando
hasta quitarnos las máscaras de carne
fue violento el espanto sin esperanza
palidecí con todo tu propósito fresco.

No tuve miedo de morir
preferí defenderme de las palabras impuras
con un pensamiento que respira poesía,
fue mejor que ser olvidado en la hoguera de fuego.

Es jocoso el destierro
cuando no se tiene la mínima idea
de porqué la incertidumbre se alimenta
de la ausencia de lo que fue primero.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
08/02/2018.
15
9comentarios 137 lecturas versolibre karma: 96

Dragón y Ángel

Dragón y Ángel.

Quiero ser Dragón, y tragar me toda la maldad.
Ser ángel para recibir esa flor sin olor
y darle a los derechos, eso, ser.

Ángel que vuele a la cima, y ofrecerte desde allí, el arco iris.
Dragón que, abre la boca para devorar el dolor, luchando con mi fuego erradicando, esos malos pensamientos.

Ángel de rabia, que quiere irse volando, levitando amor.
Dragón oscuro sin sombra ni luz, buscando la falsedad, de un coletazo y de pronto ver claridad.

Ángel luminoso, de nubes,agua, y sol,
caminando sobre esa hipocresía de hielo y fuego, mí dragón herido.
Despierta monstruoso ser, despeja la guarida vuela con tus alas, allí donde la intolerancia vive en libertad,
purifica con tu calor y fuego
mí dragón justiciero.

Ángel rabioso sin servicios, protesta delante de ese altar que se te negó, lucha con tu espada vengadora y libera para siempre la corrupción.

Dragón del tiempo pasado y de hoy, no descanses ni de noche y día, nuestro futuro lo quieren para sí, vigila desde tu atalaya con tu fuego purificador, salves al ser, sin dios.

Ángel rechazado que caminas si rumbos, templar tu espada, da le brillo, busca los enemigos del amor y la felicidad, están equivocados perdidos sin rumbo.

Dragón y Ángel. Yo.
No me llevéis, con falsos profetas y dioses.
leer más   
5
2comentarios 80 lecturas prosapoetica karma: 60

Lo mejor está por venir

Ecuánime y pensativo
como gotas de rocío de una noche
que circula en las horas que amanecen
en el letargo de un pensamiento baldío
siempre perdido a la deriva.

Me duele el cuello de tanto vacío,
hasta el oído murmura impalpables voces
de una algarabía pasada
cientos de momentos que tienen miedo
de caer al precipicio sin sentido.

Me refugié en la perseverancia
queriendo salir ileso ante su carnada,
como trampa respiro obediente
sin medir el peligro desisto
desahucio de un impulso adolorido.

Anocheció instantáneamente
me olvidé del penar que prevalece,
sobreviví a la tumba de un linaje perdido
contemplando apariencias
de un finito camino.

Me detengo en todos los momentos
con la esperanza de poder encontrar
un tiempo apropiado
que no le tenga temor a un abrazo tibio
de un desenlace fallido.

Tengo miedo de escribir siempre a solas
olvidarme de mi nombre
en la oscuridad de la vergüenza
agazapado en la esperanza de saber
que lo mejor está por venir.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
07/02/2018
22
10comentarios 191 lecturas versolibre karma: 100

Dulces pensamientos

Dulces pensamientos que tenéis enjaulado al hombre sin remedio,
dejad libre sus manos, dejad volar su inventiva.
En los llanos prados
voy sin rumbo al ocaso,
desde este balcón alado.
Mis dulces pensamientos
enjaulados.
leer más   
13
sin comentarios 81 lecturas versolibre karma: 101

Gotera I

No fue culpa del daño
Ni fue el desdeño
No ha sido temor ni desgano
Todo fue causa
de un mismo color

Camino de costado
la ausencia,
el mar irreductible,
la imagen repetida
del ciclo sacrificio

Decir para ejecutar los pensamientos
Decir para sentir
Decir para nadie
Decir para nada
Sentir fuera de tiempo

Así
Duplicar los días
y sentir otra vez
el concierto
de las noches

Porque sentir
fuera de tiempo
es perjudicial para la salud
Tener problemas
para sepultar las risas

Imaginar no me sale
Distinguir no me sale
No me sale
Llorar desde la hoja
ya no me sale.


(imagen: Tarde de Domingo)
14
10comentarios 156 lecturas versolibre karma: 95

Ahí nos quedaremos

Quisiera detenerte
pero caes como agua de lluvia de verano
que en un instante ennegrece a la nube
abrazando al instante, nadie lo detiene.

Quisiera ser ese silencio
prisionero de las letras ciertas de un pedazo de fuego,
sueño fragmentos de todos
liberando miradas feroces que solo te persiguen.

Quisiera poder curar a tu herida
con un puñado de rosas silvestres
que floten alegres ante una impaciencia
que te consume hasta doblar la cabeza.

Quisiera poder liberar tus pensamientos cautivos
de esa pregunta ciega que anida en la tumba
cada vez que te acercas a una segura caída
en la tumba infinita de una gloria que no quiso ser.

Pasamos más allá del comienzo
de una puesta de sol que nunca marchita,
ahí nos quedaremos
sólo queriendo ser.
26
13comentarios 236 lecturas versolibre karma: 107
« anterior1234532