Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 771, tiempo total: 0.031 segundos rss2

No puedo parar

Ando sin poder parar,
descorriendo las sombras
que se pierden por aceras
y dejan solo polvo
cubriendo mis orejas,
y mis labios, se niegan
abrir rizos de palabras.

Arañazos en los pies
de asfalto,
deambulo atravesada
por espinas de hormigón
y luces sincronizadas.

Arden mis alas
de flor de angeles,
quebradas y sumidas
a carbón.

Busco saliva
para aliviar mi sed,
oigo el flujo y reflujo
del mar,
bailando sus marejadas,
y sus resacas huecas.

Deja campanillas
de caracolas
y sueños de abejas.

Me quedo
absorta con mi lengua
de trapo,
y esponja para sofocar
la sed de mis labios.

Mientras, el mar entra y sale
humedeciendo aceites
sobre dorados cuerpos.

Angeles Torres
leer más   
11
16comentarios 60 lecturas versolibre karma: 94

En un cielo anaranjado

Te soñé navegando en las aguas del olvido
¿Como son?, me preguntaste,
son inmensas
tan azules que se pierden en un efímero respiro.

Ojalá cuando llegue a viejo
me leas también como yo te leo a ti ahora,
sin la respiración agitada
y el dolor en el pecho cada vez que te respiro.

Sin esos pequeños espasmos de humor
que en vaivenes innegables
a veces son felices y a veces son amargos,
como esa abrupta acidez que te sube del cuello
Y te enseña lo abandonado que te sientes
después de una tormenta estruendosa,
vil y oscura negación absurda
de no poder comprender tanta sabiduría.

No fue un sueño, eras tú
y estaba yo flotando a la deriva
en la inmensidad de un reflejo anaranjado
de una puesta de sol que nunca termina.

Después de tanto navegar sin rumbo fijo,
en tantos sueños,
nos dimos cuenta de lo apartados que estamos
del amor verdadero.

Regresemos a la mar a luchar
con la furia incontrolable que ya no tenemos,
tal vez después de la tormenta
podamos encontrar un poco de paz verdadera.

El mute
22/07/2018.
16
9comentarios 239 lecturas versolibre karma: 105

Orgullo, el invitado indeseado

Como puede ser que la libertad sea lo que tanto admirabas, y hoy precisamente la que te de ataques de ansiedad, las alas que tanto te gustaba acariciar y verla volar con ellas, hoy quieres que no las abra, y que detenga por ti su vuelo.

Cuando un error se comete, borra todos los aciertos que se ha tenido, y se marca para siempre un juicio olvidando lo dejado en el pasado, haciendo caso omiso en el presente de lo que marco la diferencia, porque eran dos para mucho en medio de un mucho en el que ambos de manera separada deberían conquistar.

Y aun teniéndolo todo, el orgullo se agasaja atormentando, siendo invitado no deseado pero convertido en el perverso daño, en una lucha de egos, que angustiaba la verdaderas razones que los tenían unidos.

Y cuando todo se nubla, cuando todo ensombrece aquel puñado de promesas que se hicieron entre abrazos, cuando en susurro decías, que era por por ella que habías tanto esperado.

Les sobraba el amor, les faltaba el resguardo de un amor sin escenarios donde nadie pierde y gana, en donde ceder no es perder, y el amar no es atar, porque vive para verte brillar
y seguirá aplaudiendo tu maravillosa forma de enfrentar todo en los aciertos de tu vida, donde logras lo propuesto y donde sabes a donde vas,
Te admirara, porque te amo en libertad y desde aqui te aplaudirán quedándose con el rocio de la utopia de un amor, que fraguaron en el alma, para la eternidad.

Las letras de mi alma
leer más   
2
sin comentarios 22 lecturas relato karma: 35

No me hablen de amor…

/// No me hablen más de amor,
¡Por favor!

¿No ven que perdí el corazón?
Incluso en medio de una canción
perdí la voz y la inspiración.

/// No me hablen más de amor,
¡Por favor!

¿No ven que me robaron los sentidos?
Que aún recordando los tiempos vividos
lloro por esos versos destruidos.

/// No me hablen más de amor,
¡Por favor!

¿No ven que casi pierdo la locura?
Aún peleando en contra de la cordura
termine perdiendo la compostura.


/// No me hablen más de amor,
¡Por favor!


Que aún extraño mi corazón

Que aún sigo buscando mi canción

Que aún quiero mi voz.



¡No me hablen más de amor!


Que la vida misma doy.


@Un_Fool

#poefool
leer más   
19
13comentarios 100 lecturas versolibre karma: 116

No se como

Pero hoy como si nada
Quiero sentir
Como me pierdo en ti
Entre las cordilleras
De tus pecho
Llegando a lo mas alto
Y hay sentir el frío que genera
El pico de tu ser
Y cubrirme de tu calor
Para sobrevivir entre ellas
leer más   
4
sin comentarios 18 lecturas versolibre karma: 56

¿Qué se siente?

¿Qué se siente?
Cuando la mirada se extingue,
la sonrisa se pierde y el sudor de la cama
perfora la alambrada
y oxida los tejidos de hierro.
¿Qué se siente?
Cuando lo efímero esta
en los desolados cuadros
y la música ya no es
el canal de matar la nostalgia.
¿Qué se siente?
Cuando el sol no pasa y la brisa
no esta en la mesita de noche
¿Qué se siente?
cuando se ausenta el perfume de rosas
y el olor a jazmín abandona el éxtasis.
................................¿Qué se siente?

¡UNA RABIA NO CONTENIDA!.
leer más   
9
3comentarios 58 lecturas versolibre karma: 91

Entre marismas y jardines

Entre marismas y jardines.


Existen jardines óptimos para el descanso,
donde se permite tender la sombra sobre el césped
-depilado o no- pero exento de bichos.
Jardines, donde poder sentarse a leer y a pensar en usted;
justo al lado de la niebla, mientras el sentimiento
juegue pelota por entre la hierba mojada.
Jardines, donde los ya cansados,
nunca reposan sobre un banco de madera oxidado.
Un lugar para recrear los versos inexpresados,
bajo la luz de una vela llena de esperma;
las que por el efecto del alcohol se prende una vez al mes.
Santuarios, carentes de hombres lobos
ni monstruos ni aullidos ensordecedores.

Hay jardines calificados, donde se permite escuchar conciertos
lúgrubes de flores silvestres y de los llantos de los grilletes,
como en cualquier floristería agreste.
Jardines, para dilucidar acerca de la dirección que tomará la brisa estival,
durante el mes de septiembre otoñal.
Jardines, donde se prohiba la entrada al aire artificial.
Jardines, donde la llovizna inyecte con sus agujetas blandas,
el alma del alma y se disfrute de unas gotas de algodón de azúcar,
menos saladas, como aquellas que te ofrecen
en el parque de diversiones.
Jardines provistos de estanques agridulces;
entre lo cáustico y lo avinagrado.
Jardines seguros, donde no puedan hurtarse los anillos
que presumen las calas en sus dedos largos,
aquellos que valen menos que el rocío.

Jardines, cuyas flores denominadas "pensamientos"
pierden su memoria, y solo priva el recuerdo bonito,
donde no se despetalicen los te quieros
y acierten en sus reflexiones.
Jardines, donde las cascadas son una aleación
de agua, menta y hierbabuena.
Existe un espacio en el cual se altera todo;
porque es notorio que de vez en cuando
el pulso del jardinero tiembla y dada esa circunstancia
va podando fiscus y pinos de forma abstracta,
según los diseños que le dicta el alma.

Es evidente que los sauces tristes ya no lloran al trocear cebollas;
sino que gozan de las cosquillas que les profieren las hormigas cabezonas.
Es bien sabido, que los árboles de peras,
ya no ofrecen sus mejores óperas en diciembre.
Todo se transmuta. Hasta los bonsáis crecen de más
y adoptan su tamaño natural.
Las raíces de la hiedra amarga, alcanzan a las estrellas
de mar doradas y envenenan hasta las algas.
Las constelaciones de lotos no miden distancias,
se enredan y pierden el hilo de la fragancia que los ensarta.
Lo verde se torna cenizo, esmeralda y mohoso;
extremadamente, raro, fosforescente, frondoso y hermoso.

Hay Jardines dispuestos por toda la ciudad,
a los cuales se accede en metro, a pie, en tranvía...
y se encuentran a unos cuantos kilómetros subterráneos
y aéreos, cerca de la vía.
Nadie pide el carnet de identidad para el ingreso a la paz;
la entrada es libre, como lo impalpable.
Allí puedes transitar sobre los puentes de los cristales de aloe vera.
Pero hoy...y hoy techo de menos y hoy he hecho té de más,
porque el viento me regala hojas frescas de amapolas
para preparar infusiones escarlatas
y los jazmines blancos, no aromatizan a otros predios.

Se extraña aquel triste sonido del violín sobre las nubes.
Ya ni el ventarrón destribuye los sombreros de las setas por entre los plebeyos.
Las voces de las haches que no se pronuncian
se tornan cada vez más mudas y se mudan lejos.
Sí, se conocen de jardines en los cuales te van plantado
eternamente en vida; porque el destino te va diseñando varios oasis;
pero nos mantenemos parados frente a los alevosos espejismos
de una marisma sobre el concreto: desinteresados.
Jardines donde el silencio de la noche suele ahorcarse
por entre los helechos colgantes.
Sí...abundan vergeles para dormir bajo pretextos,
al lado de unas cuantas semillas de afrechos,
alejados de las malvas que intoxican el lecho.

17 de julio de 2017
leer más   
6
sin comentarios 37 lecturas relato karma: 60

Incongruencias

Y busco y busco porque me pierdo en pantanos.
Y no encuentro a alguien que acceda al "cúrame".
Y curo y curo porque hay que cumplir el ejemplo que predicamos.
Y, por favor, búscame.

Y continuamos vagando sin rumbo
porque es lo que nos define.
Porque, ¿cómo le vas a exigir a Dumbo
que olvide sus orejas y camine?

Y no le puedo exigir yo a un único,
si debería conformarme con que estuviera...
Como el actor con su público
en su primera escena.

Y no me conformo ni con lo estratosférico
porque está al alcance de cualquier desalmado mortal
como participar en un conflicto bélico
que reduzca a escombros su ciudad.
Pero tampoco me veo capaz
de imaginar ese paisaje tétrico
porque por muy hábil que sea el rapaz,
sigue dependiendo de lo atmosférico.
2
sin comentarios 35 lecturas versoclasico karma: 27

En el air. . ... -.-. .-. .. - --- / .- -- --- .-. / .-.-.- .-.-.- .-.-.- .-.-.

Amor
no les hables de mi...
Que el AmoR verdadero
nunca se cuenta ...


Qué él no entiende de historias
Ni se escribe entre hojas
él derrama su tinta
en los huecos del alma

él es pájaro libre
en un vuelo invisible
abriendo sus alas

E inexplicablemente

tus alas me abrazan...

Prométemelo...

No les cuentes quién soy
ni dónde fue que nos vimos

Y qué ellos no sepan ...
Qué mi silencio es la voz
con andén en tu pecho

Qué ellos no entiendan
que si existe el trayecto

qué mi tren es la piel
Y en su destino tu cuerpo

Y yo sé amor

Que no hay poesía
sin verso
Ni hay luz sin destello

Pero yo te juro
que en mi soplo hay amor

Y es el viaje más bello

Que aunque tú no lo digas

Qué aunque mi voz no se oiga
y mis labios se pierdan ...

No importa , AmoR

~~~~~En el aire está escrito ~~~~~


@rebkd
leer más   
22
24comentarios 134 lecturas versolibre karma: 110

He avanzado en edad...

He avanzado en edad y, sin embargo,
los miedos permanecen.

Es el miedo a vivir y a soñar,
a despertar un día y comprobar
que nada te rodea
y solo permanecen las tinieblas
en este mundo indeciso de personas
y de cosas,
que no sabes definir
y parece te persiguen.

Recuerdo esa otra edad,
la de la infancia,
y veo que, en la misma,
el miedo estaba allí,
en los rincones juveniles
de esos años,
en el respeto y seriedad
de los mayores,
en la influencia de los hombres,
y las gentes,
en una sociedad muy inmadura
que trataba de salir de sus complejos,
en la abundancia de unos pocos
frente a la pobreza y las carreras
por crecer, de una inmensa mayoría
en que yo estaba.

Quizás, por eso, aquellos miedos
fueron distintos,
y era el miedo de los cuerpos
y el destino,
de sufrir enfermedades,
suspender en los estudios,
no tener ese trabajo
que ofreciera algún dinero,
y por fin no conseguir que te mirara
y respondiera,
la persona que llamaba tu atención.
Y es que el amor, en aquel tiempo,
conseguía aglutinar todo el esfuerzo
de luchar y superarte contra el miedo,
de soñar con imposibles,
de mirar y susurrar a las estrellas,
de escribir algún poema en el cuaderno,
de formar una familia en tus deseos,
de vivir, intensamente, cada día,
de enfrentarte al propio miedo,
combatiendo en su terreno...

Y es que ahora, con la edad,
el otoño de los sueños se agudiza
y se ven tantos proyectos marchitados,
tantas rosas y violetas por el suelo,
tantos labios olvidados con sus besos,
y hasta ahogan los latidos su frecuencia
y se pierde, en bajamar, aquel rumor,
con el suspiro que dejaban las resacas
y las olas.

No es momento de hacer cuentas,
ni tampoco de vencer o ser vencido,
es, si acaso, el propio instante de la vida
en que el miedo se agudiza, y es normal,
ya que todo nos asusta y nos aterra,
empezando por la simple soledad
y hasta el silencio,
y hasta sobran y empalagan muchas voces
que se acercan,
todo ello por el miedo y por los miedos,
y sin darnos cuenta que las dudas
y el suspense desembocan en el miedo,
y que éste es muy normal en cada vida
y debemos aceptarle,
no tratando de vencerle
y sí tomarle con respeto,
como eterno compañero de este viaje
en que ahora estamos,
con su dosis de prudencia
y sin angustias.

Rafael Sánchez Ortega ©
08/07/16
14
8comentarios 78 lecturas prosapoetica karma: 97

Tarea

He plantado flores de azahar

para abrirte caminos invisibles

por si te pierdes entre lunas

para que siempre quieras regresar.


He dejado de tejer,

de sembrar migas de pan

en forestas aparentes,

porque no he venido a envejecer.


He rehuido el no sentir

aunque duelan las demandas,

viviendo como fuego latente

sin nada que le alcance a herir.


He cargado la roca

moldeando la paz

para que no temas la caída

para que siempre te recoja mi boca.


He inventado melodías

letras en luminosas espirales

manando de fuentes misteriosas,

disfrazando silencios y alegrías.
4
2comentarios 29 lecturas versolibre karma: 74

Las matemáticas y la poesía…

La vida… ¿Que es la vida?------
Es esencia que emana de una sustancia divina.
Pero también es una infinita progresión de números

Aritmética y Geométria delinean nuestro hermoso cuerpo
líneas trasversales, rectas, triángulos, rectángulos y círculos
están apegados a esa manifestación de escalas y números
y una recta perfecta con una desviación exacta
son nuestros largos huesos y esos labios carnosos
y protuberantes son un círculo perfecto.
Las leyes de la matemática pura resuenan en el pentagrama
Música divina acordes de Bach y Beethoven.
Y así nos llegan los versos octosílabos, endecasílabos y más
si no hay uniformidad el poema pierde cadencia y ritmo
otra cosa es la poesía libre aquí entramos en el terreno de lo salvaje
de logaritmos y derivadas la poesía libre es como el viento.
El pintor, el poeta y el matemático resuenan en creatividad.
El padre de la numerología en sus amplias disertaciones
nos habló de la influencia de los números
nuestra personalidad
carácter
misión de vida
propósito
tan solo tenemos que convertirnos en observantes
los números nos dan lección de vida.
leer más   
14
4comentarios 74 lecturas versolibre karma: 102

Senryu (tus labios)

Tus labios míos
humedeciendo mi alma,
me pierdo en ti.



Maricel 14/07/2018
22
22comentarios 182 lecturas japonesa karma: 94

Sin ninguna razón

El metanol se centra en su cuerpo
Ya no queda rastros de vida
Ella pide ayuda
Pero se va a la playa a calmar sus demonios
Falla las razones para seguir su camino.
Pierde sus sentidos y empieza a sentir miedo
No quiere dormir, quiere seguir con vida
Quieren que recuerden su nombre.
Promesas de amigos, entonces les decían
¿Qué es lo que pasa?
Melancólica agonía, círculo cerrado
No quiere terminar como su madre
Se mira al espejo, pero sabe que solo tiene una oportunidad
Pide perdón a sus amigos, a sus hijos
Continúa con su vida falsa construida
Los temores la devoran, así que al final si se marcha y continúa con otro alias
leer más   
2
sin comentarios 32 lecturas versolibre karma: 26

Oscuro

Cuándo se marchará esta sensación gélida de mi piel.Juego de abalorios trenzados en mis dedos.Eran imaginados en nubes de cemento,dibujadas de cielo.La realidad,puro hielo...Niña corazón sin dueño.Mujer que busca despertar de un aletargado,mórbido sueño. Fué el mejor de mis cuadros el que pintó mi silencio....Que bella es la poesía,que hasta los demonios se pierden en su ángel...Regreso.
leer más   
4
1comentarios 27 lecturas versolibre karma: 40

Para que me encuentres

Cuando me alejo de ti
voy dejando pedacitos de te quiero
en cada paso para que no pierdas
el camino hacia mi ........
leer más   
5
2comentarios 28 lecturas versolibre karma: 73

Giré la esquina

Doblé la calle corriendo. Atrás dejé el ocaso. Mil ideas bajo el brazo.

En la acera, puestos de flores, empanadas y bollitos de napolitanas.

A pesar de ser calmada, siempre fui ligera cuando de ganas se trata.

¡Ay, futuro, qué gustoso aterrizas sobre miles de alpacas!

Cosechada la siembra, recojo las maletas, llenas de vida, repletas de cerezas.

Atrás quedaron callejones angostos y vías sin salida. No las quiero, absorben mi energía.

Doy la vuelta al bulevar de sombras en forma de media luna.

Me pierdo entre colinas doradas y miradores de tejados amarillos, fachadas de pimentón y puertas de cúrcuma.

Fanales y faroles, bombillas y pupilas.

Jambas en pie, siglos entre escalones. Veredas que serpentean y servilletas de lunares.

Trasiego de gentes, café molido y muelles marineros que se pintan los labios con salitre.

Barquitas atlánticas, hacedme un hueco, que ya giré la esquina.
leer más   
14
17comentarios 135 lecturas versolibre karma: 105

Irreverente

Pedí un deseo al cielo,
con la cara oculta tras el llanto,
instando cualquier tormenta
que me alejara de mi esencia.
Y mis manos mintieron
temblando en su acierto;
¿acaso el desamor
es voluntario,
acaso morir
depende del viento?

Y es solo ahora,
desde la esfera sin horas,
donde me envuelvo
de tu virtuosa mirada,
que por libre
apenas me retuvo,
que por noble
expiró de mi océano.

Y es solo ahora,
en mi certera mentira,
que vuelo libre,
al instinto de mi deseo
al impulso de mi latido,
que en tus rotos
despertó del sueño,
que en tus certezas,
se inundó sin pausa
de tus demonios.

Así me excuso
y me redimo,
así me encuentro
y me pierdo,
efímera amante
de lo eterno,
imposible doncella
de una quimera.

Y es ahora,
en mi última muerte,
que despierto libre,
al saberte en tu camino;
al encontrarme irreverente,
sin espacio ni tiempos,
sin fronteras ni defensas,
muriendo tus ausencias,
reviviendo en tus venidas.

Y en mi sentencia de vida,
serán mis manos por siempre,
imposible pecado
de tus noches oscuras;
será mi piel lujuriosa,
eterno reflejo
de tus labios heridos.

LOUE
leer más   
17
9comentarios 96 lecturas versolibre karma: 104

Te diré bajito

Que el lenguaje de las cejas no tiene palabras.

Que soy alquimia en un solo latido.

Que respiro azul a ras del suelo, que no tengo anclas porque vivo enredada en el cielo.

Que andar sin rodeos es mi paseo favorito.

Que los días son arte y las noches, sus musas.

Que mis labios beben licor de almendras.

Que mi espalda morena es camino sin rumbo, se pierde en el horizonte.

Que dibujo con mis dedos colores transparentes, toman forma cuando se paran en bosques boreales, en acantilados de palabras, en macetas de pensamientos, en cartas al viento.

Que mi vida entera cabe en hojas de menta y en trazos de mora.

Que mis brazos acunan sueños.

Que mis pies siempre me llevan adelante.

Que soy volcán que ruge, parapente que asalta las nubes.

Que soy pulmones henchidos de luz.

Que tengo almohadas de conciencia tranquila y callejones llenos de cometas.

Que la sinceridad es mi mejor pijama.

Que soy risas. Me pinta la alegría.

Que mis besos en las comisuras son tarjetas postales desde las alturas.

Te diré, bien bajito, que soy duende del bosque. Salto entre flores de azaleas y entre troncos de abedules.


Recuérdame libre, tú que bebiste mis ojos, noctámbulos en firmamentos de gratitudes.

leer más   
14
13comentarios 98 lecturas versolibre karma: 101

Noche galopante

Se desmenuza el tiempo
en manojos de olvido,
las arrugas de la noche
crujen
en la habitación del alma;
el silencio de la almohada
y el destello ambivalente
de la luna plateada,
escuecen
ante el sollozo
del instante
que se pierde en la distancia
de los días felices...

quizá ella nunca quiso irse...
quizá los soles nunca mueren de noche...
quizá él nunca supo retenerla...
quizá el relámpago algún día...
quizá los astros algún día...
quizá el cenzontle algún día...

quizá la lluvia algún día
vuelva a mojar
el fulgor
de la chispa
de sus cuerpos ardientes,
anudados
anidados
fundidos
amalgamados,
golpeados
por la misma ola
de emociones;
galopando
y palpitando
incesantes,
entre ríos
de sangre incandescente,
a los lomos
de un mismo latido
univalente.





~~~~~~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2018-jul-9
leer más   
25
28comentarios 151 lecturas versolibre karma: 111
« anterior1234539