Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 457, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Mar de amores

Seré brisa,
salitre de mar,
meciéndote
los cabellos.

Caracola,
donde guardas
el resto de
todos tus vientos.

Y serán olas
tus lágrimas,
que beberé
mientras
te van cayendo.
leer más   
18
19comentarios 101 lecturas versolibre karma: 146

Congelado nadaba... (Polipoesía)

CONGELADO NADABA
(Polipoesía)

Anoche soñé que nada soñaba. Nada-nada.
Y corría y corría y corría. Nada-nada.
Como como la comida en la nada.
Y en el océano/la playa/la alberca/nada.

Y dada de dada los dedos de dáda.
Endedados muy endedados danzaban
Pod nada pod doñar danoche. Danada.

Nada/nada/el pez/la foca/el pato.
Ná/dá/ y Na/quita y Na/niega.
Nalgueada naranja naval.
Adormecida acorazada.
Deferente delicada.
Abundante.

Con tó
Con té
Con tú
Con tá
Con tí

Del cero inexistente… ¡Sin tí!.
Excesiva nulidad…Sinosotros.
Ni un ápice. Ni un hueco.
Ni el naufragio del eco.
Explosión…¡Eclosión!.
Eclosi-iii-ón-ó-nnn.
Eclo-eclo-eclo.
Ec-eee-ccc.
¡E!.

Y más/por nada.
De nada.
De lado.
Alado.
Helado.
Fresco.
Gélido impávido inmutable,
frialdad desapasionada alejada,
insípida incontenible imponente.
¡Nulidad inútil ineficaz vacío!.
Na/daba/na/tomaba/delsueño.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Tanto del texto como de la imagen)
leer más   
14
20comentarios 100 lecturas versolibre karma: 136

Tesoros de verano (relato)

Sentada frente a la ventana pensó lo mucho que había cambiado todo. No quedaba nada de lo que recordaba haber vivido en su infancia. No era sólo su edad, era el mundo.
Recordó, saboreando con placer, aquellos maravillosos veranos de su niñez. El mes de julio al pueblo con los abuelos. Los baños en el río, las barbacoas en el patio lleno de plantas. ¡Cómo se enfadaba la abuela si rozabas las flores! Jugar en la calle hasta las tantas, sin importar horarios. Y luego en agosto a la playa. Solo 15 días, papa decía que salía demasiado caro pasar el mes entero. La arena de la playa, los chapuzones en el mar, jugando con Marcos en la tabla. Las paellas del chiringuito. Casi podía oler todos aquellos aromas.
Ahora, a sus 65 años, sola en el mundo. En un mundo que no reconocía. Donde ya apenas había estaciones. El cambio climático había hecho estragos en los últimos 300 años. Habría preferido morir que vivir todo aquello.

- Señora María – dijo el médico - siento comunicarle que hemos detectado una enfermedad de reciente descubrimiento, muy grave y de la que aún se desconoce la cura. Ya sé que la noticia es terrible, pero hay esperanzas. Como sabrá, el gobierno acaba de aprobar la hibernación para enfermos con enfermedades como la suya. Se espera despertar a los pacientes cuando se halle la cura. Su enfermedad está entre las aprobadas para ser costeada por el estado.

Aquello fue como un mazazo en el alma. Quedarse con los suyos y morir en breve o dormir hasta…..¿quién sabia hasta cuándo?
Sus hijos se empeñaron en que aprovechara la oportunidad, hibernar estaba al alcance de muy pocos, aún era muy caro, y ella podía.

- No seas tonta mama – decía su hija Ana – quien sabe, igual tenemos un golpe de suerte y podemos hibernar alguno. ¿Te imaginas encontrarnos después de 100 años? Te queremos mucho, y aunque sabemos que quizá no podamos volver a verte, si te mueres ya sí que no te veremos nunca más.

Ahora estaba allí 300 años después, sola, con unos parientes a los que no conocía y en un mundo donde ya no había veranos en el pueblo ni en la playa. El sol era tan peligroso que salir fuera durante las horas de más calor estaba prohibido.
Si cerraba los ojos, casi podía sentir el roce de la mano de su madre cuando acariciaba su cara. Podía percibir el aroma de la piel de sus hijos el día en que nacieron. La imagen de su compañero junto a ella. Le perdió pronto, desapareció un día de abril. Un infarto dijeron.
Solo quedaba soñar, soñar con aquellos veranos donde un simple chapuzón en el río o en la playa constituía todo un tesoro.



Hortensia Márquez


(envié este relato para participar en el I Concurso de relato corto “Sueños de verano”, patrocinado por la Escuela Cursiva y organizado por Libros y Literatura., no ha ganado, ni es finalista, pero si ha sido seleccionado para formar parte de la antología que se editará)
18
12comentarios 105 lecturas relato karma: 148

De tu amor

La vela de tu barco
cruzan la mirada
que te sigue con alma sentida

El mar que espera
el manso de tu tierra
tus soles, tus pasos
por la casa pintada
con la fragancia divina
de tu canto

Ese amor despierto
que recorre los ríos
las artes de tu primavera
y en el silencio que talla
el encanto de las mariposas

pasión floreciente entre sonrojo
este amor que se escribe siempre
en azucenas del camino que pasa
luna cercana de madrugada
de siglos con templos sagrados
con playa fresca
de amor inconfundible.
leer más   
6
1comentarios 39 lecturas versolibre karma: 90

¿Qué es entonces?

Hace un poco menos de 4 años nos conocimos cuando, dejando de lado mi ansiedad y vergüenza, en ese entonces mis fieles amigas, que me acompañaban y se aferraban fuertemente de mi mano hasta cuando caminaba por los pasillos del colegio para ir al baño; te pedí ayuda con matemáticas, una asignatura que hasta ese año había jugado el papel de enemiga en toda mi vida escolar (quien se imaginaría en ese entonces que un par de años más tarde entraría a estudiar nada más ni nada menos que ingenieria), tú, un niño, muy lindo e inteligente, con la misma sonrisa y la misma buena voluntad que tienes ahora, me dijiste que feliz me ayudabas. Nos empezamos a quedar despues de clases haciendo entrar en ésta cabecita terca todos los conocimientos que nunca había entendido (ni había intentado entender tampoco), me explicabas por skype lo que habíamos pasado en el dia, y casi de un dia para otro, empecé a entender logaritmos, y despues trigonometria, y asi de a poco se fue convirtiendo matemáticas en la clase que más disfrutaba, y te fuiste convirtiendo tu, en mi persona favorita, nos sentabamos juntos y te reías de mis chistes, te hacía reír siempre que podía porque si hay algo que me gusta más que ver Netflix, es verte reir, como se te achinan los ojitos y abres la boca hasta que casi se te ve el esófago (super romantico). No lo sabía todavía, o tal vez solo tenia un mini presentimiento, pero desde ese entonces me gustaba estar contigo, pasar tiempo contigo, hablar contigo.
Pasaron los meses y nos fuimos haciendo cada vez más cercanos, iba a tu casa, tu a la mía, jugábamos play, conocimos a nuestros papis, todo lo que hacen los amigos, pero yo siempre sintiéndome especial, esperando quizás que tu te estuvieras sintiendo de la misma manera, hasta que me contaste que te gustaba mi mejor amiga, que te parecía linda, que tonta había sido ¿cómo pude pensar por un segundo que tu te estabas acercando tanto a mi con alguna otra intención que la amistad? ¿cómo alguien como tu podría ver a alguien como yo de una manera romántica?, ¿cómo tú podrías mirarme con los mismos ojos con los que te miro yo?, qué mejor manera de castigarme, por mi tonta ilusión de los últimos meses, que boicotearme y presentarlos a los dos, hacer planes para que se juntaran y ojala se enamoraran, si al final, eso querías tú y yo solo quería que nadie supiera nunca, lo tonta que había sido por haberme pasado rollos; asi que ahi me encontraba, un par de meses después, en tu casa, cortando letras de cartulinas que formaban la frase “¿Quieres pololear conmigo?”, con una risa y de una u otra forma (bajo toda mi pena) feliz por ti. Han pasado los años,te convertiste en un hombre y yo en una mujer, somos “grandes” (aunque a mi no me guste aceptarlo),tuviste una relación muy duradera este tiempo, me encantaba ella para ti, es de tu mismo estilo, relajada, amadora de la vida, y simple, me ponía feliz saber que estabas con ella, pero siempre triste por no poder ser yo quien te entregara todo el amor que tenía guardado para entregarte, y no poder ser yo quien recibiera todas tus caricias; fue por esta relación y porque salimos del colegio, que ya no lograbamos quedar tan seguido como antes, la universidad ocupa mucha tiempo y el que tenias libre se lo dedicabas a ella y todos tus amigos, claramente ya no nos veríamos todos los días; en este mismo tiempo, nuestra amistad ha sido rara, a veces muy juntos, y a veces muy separados; a veces juntandonos a jugar play, ver películas, a solamente estár, aun cuando no hay nada que hacer; y a veces hablando nada o muy poco por meses (sigo sin entender bien porqué se nos dan esos tiempos de “sequia”, asi los llamamos), pero ambos sabíamos que el otro estaba solo a un llamado, a un mensaje, de tener toda nuestra atención y escucharnos y aconsejarnos cuando fuera necesario. Ésta relación que tuviste, recientemente terminó, y es por esto que tienes mas tiempo libre, asi que el ultimo mes nos hemos estado viendo más, y lo siento amigo, no pude evitarlo, por mas que yo no quería, mis sentimientos de cabra chica de 3ro medio han salido de la tumba en la que (por mi propio bien) los tenía enterrados. Cuando nos juntamos no puedo no quedarme mirando tus ojitos 1 segundo más de lo adecuado , no puedo hablar con tu mamá sin imaginarmela siendo mi suegra (nos llevaríamos tan bien, somos igual de pesadas y mandonas), no puedo mirarte y no pensar en lanzarme, chantarte el beso, no me importa que sea raro, que sea incorrecto, sólo para quitarme las ganas que llevo casi 4 años aguantando; o a veces ni siquiera eso, solo con acurrucarme, con hacerte cariño en el pelo, en el cuello, abrazarte fuerte, todas las cosas que yo no soy capaz de hacer como amiga, hay gente que sí puede, y juro que los envidio mucho, a los que abiertamente demuestran su cariño con caricias y besos largos en la mejilla o con cualquier tipo de cosa tierna que yo no puedo hacer, que mi personalidad, mi inseguridad y el odio y asco que siento por mi misma no me permiten hacer; amigo, me llega una notificacion tuya y no puedo evitar emocionarme, nos juntamos y no puedo evitar ponerme triste cuando te vas. Las pocas personas que saben este secreto que llevo tan dentro de mi corazoncito, tan profundo, esperando que nunca se sepa públicamente que esta pobre mujer siente cosas por su mejor amigo, quien todos sabemos que la ve solo como eso, su compañera; me han dicho que ésto que siento no es amor, o es otro tipo de amor, no el amor “real”, lo han suavizado diciendo que no por eso es menos valioso y se que su intención nunca ha sido herirme diciendo cosas así pero me confunden, no conozco lo que es el amor, pero si amor no es sentir maripositas en el estómago, si amor no es mirarte y que el mundo se detenga (por más cliché que suene) porque me quedo sin aliento de tanto anhelar que estes conmigo para siempre, entonces ¿qué es?.
leer más   
4
1comentarios 49 lecturas versolibre karma: 59

Cuando yo no esté...

Cuando yo me vaya
No me recuerdes con palabras
No me llames con lamentos
Ni me nombres entre gritos de dolor
Recuérdame- más bien-
Por las veces que me di por entero
En cada uno de mis actos…
Que te entregué hasta el último suspiro
De mi pecho,
Hasta el último atisbo de energía
En mi actuar.
Recuerda las veces que te dije,
-Aprovecha el tiempo y no guardes rencor-
Sabes bien que nunca lo he hecho yo…
El rencor daña al propio corazón, te he dicho.
No son cuchillos que pueden herir al otro…
Son más bien, sentimientos negativos
Que van aprisionando nuestra alma.
Cuando ya no esté…
Llámame con dulzura,
Recuerda todas las veces
En que tomé tu mano,
En que acaricié tu pelo,
En que sentiste mi abrazo…y vuelve a sentirme así
Unida a ti en la bruma del recuerdo…
Pronuncia mi nombre, cargado de paz y sosiego
Que sienta en tu timbre,
Que el tiempo que no he estado
Has reflexionado y vuelto a vivir con mesura.
No me recuerdes sumido entre las sombras,
Enmarañadas de bajas energías ni oscuros sentimientos
Has que sea yo, un remanso,
Al cual volver, cada vez que añores la calma…
Has, que mi recuerdo, sea parte mía y tuya
Cuando yo ya no esté.
Que la soledad que te envuelva
Sea menos triste y más acogedora.
Que el eco de mis palabras
Pronunciadas en momentos de dicha
Retumben en tu oído
Y fortalezcan tu alma.
Que cuando pienses en mí
Sean dulces sensaciones.
Planifica tu vida,
Ordena tus pensamientos,
Encausa tus sentimientos
Y modera tu actuar…
Para que cuando yo me haya ido
No me necesites por dependencia
Sino que sea una dulce necesidad
De recordar y rememorar los buenos tiempos.
Y que una vida dichosa te acoja,
Y su final te encuentre
Con un camino plagado de experiencias
De gratos momentos
Que puedas legar a quienes te sigan en este andar.
Cuando yo me vaya…
Búscame en mis gaviotas,
Rescata mi voz en el sonido de mis olas en la playa
Recuérdame en mi mar amado
Grita mi nombre
Para que la marea lo traiga a ti
Enredado entre las algas
Sobre las perladas caracolas de la orilla
Cuando ya no me encuentres
Quiero que me sigas sintiendo,
Que me sigas pensando,
Que me sigas nombrando…
Pero en el amor.
Quiero que me sigas buscando
Que me sigas necesitando
Para tu descanso
Para tu dicha
De haberme tenido en tu vida
Y hacerla mejor.
Para que sea dulce, sea grato
Y siempre quieras recordarme
Cuando yo ya no esté…
leer más   
4
1comentarios 32 lecturas versolibre karma: 65

Respirar

Respirar

Los minutos que más cuentan son los del descuento. O los de la prórroga. Los días de la vida pasan y se hacen viejos. También nos envejecen. Por eso procuro ser muy preciso en todo lo que digo y hago. Pienso y escribo. Dice mi amigo el poeta que mientras espera un destino adecuado aprovecha para vivir al máximo y hacer cosas. La vida debe tener rincones en los que todavía no he mirado. Y eso que me paso horas sentado en el escalón de la puerta de casa para ver cosas. Y También miro desde la ventana. Pero al final terminas por pisar calles y caminos. Aquí es dónde aprendes.
Un contertulio de las mañanas llegó, un día, con un caminar más lento de lo habitual. Luego sus ojos dejaron de mirar y de fijarse en las cosas. Luego perdió el habla y la sonrisa. Empezó a vivir sus días de prórroga. Se nos hacía difícil verlo así. Empezamos a verlo menos hasta que dejamos de verlo del todo. Ahora hay días que le recordamos. De todo lo que dura una vida hay pocos momentos que son de felicidad. Pero puedes aumentarlos o no. Todos sabíamos lo que quería decir cuando no decía nada. También cuando dejó de decir. Nosotros seguimos con las tertulias de las mañanas porque las costumbres no se dejan. Que ya sabéis lo que ocurre. El alma, un buen día, te deja.
Hay exposiciones sobre las edades del hombre. Pero hay otras edades que no tienen exposiciones. He leído que hay una edad para producir, otra para jubilarte, la de guardar los nietos o viajar y la de estar postrado en una silla sin hacer nada. La edad de vivir y la de vivir de recuerdos. Las de ver las lejanías como algo a conquistar y las de mirar los decorados y los paisajes con cierta opacidad. La línea del horizonte se mueve. A veces parece cerca y se ve asequible y otras se sitúa en la lejanía del tiempo. Así es la vida y su mar.
Pero los grandes males también tienen remedios. El mar. Su aire de salitre que todo lo cura. Menos a Frédéric Chopin que lo terminó de hundir. Tienes que respirar profundo sentado a la orilla. En la playa. Mientras el sol se pone en Deià. En la habitación de casa sólo amanece cuando retiro los visillos de las ventanas y abro las persianas. Entonces entra la claridad. Salgo de casa y me pongo a la intemperie para contactar con el mundo silencioso de las mañanas. Que poco a poco se vuelve ruidoso y tengo que seguir caminando por la acera que al principio es ancha. Los amaneceres nunca son iguales. Tampoco las puestas de sol. Ni siquiera los días.
Y yo te sueño cuando los perros no ladran. Cuando las calles están iluminadas por farolas. Que la negrura de la noche es propicia para los deseos y los enamoramientos. El erotismo de la penumbra o la oscuridad. A partir de cierta edad la vida brilla sólo en apariencia y dura hasta la vida finalizada. Después de la vida de prórroga. Por las noches las tertulias se hacen en la calle y se habla de intimidades. Cuando los niños ya se han ido a dormir. En mi infancia eso también pasaba. Pero yo escuchaba mientras me hacía el dormido. De las cosas que se entera uno cuando los mayores hablan de cosas de mayores.
La noche tiene sus sonidos. Yo ya los conozco. Recuerdo que descubrí la muerte siendo mayor. Cuando llevas tiempo sin ver a alguien y te dicen que se ha ido o se ha mudado. La inocencia no cuestiona. Así de simple. No recuerdo cómo pero descubrí que lo de irse era verdad. Pero se iban a ningún sitio para siempre. Eso era la muerte y sigue siéndolo. Así también aprendí que uno no puede dominar las lágrimas. Pero que las que son de tristeza saben amargas. Yo no tengo ninguna urgencia en llegar a la prórroga de la vida. O a los minutos de descuento. Como cafetero que soy me gusta saborear los buenos momentos. Salud.
3
sin comentarios 18 lecturas relato karma: 16

Fue preciso...

Fue preciso que te viera,
que sintiera tus palabras
recitando mi poema.

Me dijiste que tus ojos lo leyeron
una tarde, en el cuaderno de una amiga,
y quedaste impresionada
por la rabia que llevaba.

Yo quedé muy sorprendido
y pensé que exagerabas.
Recordaba aquel poema
como fruto de unos versos
que salieron, sin pensarlo.

Fue una tarde de septiembre
en que volaron esas letras de mi cuarto
intentando ver las olas de la playa,
pasear por sus arenas,
embriagarse con el yodo
y el salitre de las aguas.

…De esta forma coincidieron nuestros pasos
a través de mi poema.

Rafael Sánchez Ortega ©
03/09/18
6
2comentarios 30 lecturas prosapoetica karma: 97

Bello día...

Bello día el que tenemos
de finales de verano,
transformando la alegría
con sus pétalos dorados,
y esos pétalos divinos
con el sol luciendo en alto
son los rayos y susurros
de los dioses y sus labios,
es inútil resistirse
al cariño y al abrazo,
del preludio del otoño
que nos llega con su canto,
simplemente lo recibes
y le aceptas suspirando
esperando la ternura
que trasmita su contagio...

Bello día de salida
para el monte y para el campo,
y también para la playa
y el paseo cotidiano,
porque en días como estos
es preciso disfrutarlos
y vivirlo intensamente
bajo pena de pecado,
disfrutemos la mañana
y tomemos su regalo,
de la arena y de las olas
con el fondo de los prados,
y soñemos con campiñas
con neveros y con barcos
en la eterna sinfonía
que los niños han creado...

"...Bello día el que tenemos
como un verso en el ocaso,
de la vida y los latidos
que soñamos y buscamos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
02/09/18
14
11comentarios 104 lecturas versoclasico karma: 125

Una niña

Hay un nosotros que vive por siempre
si cerramos los ojos y volvemos
donde el tiempo era la historia
de “ Había una vez… “
y frente a la orilla
y su horizonte una niña
con ganas de ponerse a escribir
de vivir…


Pero el tiempo vuela
y se escapa en un suspiro de las manos
y nos acordamos cuando a veces es tiempo
de recordar esos sueños con lápiz en mano
y otras el destino nos daña tanto el alma
que ella no puede, no quiere recordarlos…


Y no es culpa del tiempo
y no siempre el destino
es quien nos quiebra
a veces inconscientes
las ambiciones,
postergan los sueños
porque creen
que todo lo pueden
y no, no es así…

Yo no tuve orillas
ni sueños con promesas
que llegan a otras playas
buscando castillos de arena
y príncipes azules, no tuve a esa niña
ni ambiciones que lleven perdida
sólo un par de ojos color esperanza
que grababan la vida
mientras conocía la mentira
la verdad y la mentira…

Pero hay, siempre hay
abrazos que sanan
y techos llenos de sueños
que cada noche acarician el alma
para vivir mil historias
donde aparezca esa niña
en cualquier orilla
y viaje por el mundo
y el mundo brille
inmenso en su ojos
cada vez que vean
en el viento volar una hoja…


soundcloud.com/lola-bracco/una-nina (Lola).
16
16comentarios 100 lecturas versolibre karma: 132

Hacia la mar

Cuando la mar te llame
acógela,
sumerge sus ribetes verdes
en tu regazo blanco de esperanza.

Ella te conoce,
mujer de historias y candelas,
ella te espera,
mujer de cintura encrucijada,
mujer de aire y temporal.

Cuando la mar te llame
contesta a su clamor con tus suspiros,
y resta su agonía
para sumar con tiento
en los resquicios de su costa,
sobre el puerto,
bajo las corrientes que dominas,
mujer de estigmas.

Cuando te acaricie elevarás el vuelo
con el cabello recogido
y la mirada abierta,
con alas de recuerdos
de extremidad de seda,
con la poesía envuelta entre las telas
de tu Mundo cubierto a tiempo lento.

Pintarás con tus dedos huellas
de amante de proverbios,
trazos blancos en tus playas,
rayas que hasta el horizonte alcancen,
pintarás con serenidad tu estela.

Serás tú,
desde tu soledad descalza,
calma entre los nidos de sus grietas,
la que eleve con sus manos
las caídas estrellas,
la ventura de los astros.

Cuando la mar me llame
nadaré con nuevas aletas viejas,
remaré con presentes viejos remos,
ausente en los minutos
fundidos como cera.

Resbalará el agua entre mis manos,
capturaré sus gotas nómadas,
recogeré la brisa tibia
en el horno de mi pecho,
la libertad de temporal alborotando
la oscuridad revuelta
de nuestro vendaval secreto.

Seré yo
longevidad de frases sueltas
entre la sal de marejadas,
con el Sur entre mis cejas,
y tus estrellas
los círculos concéntricos del tiempo.

Seré yo
en la espesura de las algas
enredadas en mis brazos,
cuerda dúctil que me aferra a las ideas
de mil nudos amarrados
a las nuevas experiencias.

Seremos la anciana mar
de pausado nuevo paso,
calmo clamor antiguo renaciendo.
15
4comentarios 58 lecturas versolibre karma: 122

Arcoiris (poema infantil)

Blandiendo tu cuerno,

cuernito de plata,

galopas el viento

caballito de magia,

tú,
  guardián de los cuentos,

corcel de las hadas

que adornas tu frente

con tan bella espada.


Y así,
    todas las noches,

cuando el sol se apaga,

vigilas inquieto

los bosques y playas

donde viven los duendes,

por si los asaltaran

legiones de orcos

provistos de lanzas.
leer más   
15
6comentarios 55 lecturas versolibre karma: 113

Aunque Tú No Lo Sientas

En alguna ola
dormida
de aquella playa
que no acaba nunca,

estarán las canciones
que nadie conoce,
el miedo convertido
en alegría,

la piel frágil
entre las sábanas
de la noche,
la asignatura
de amor en ciernes,
el primer beso.


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
18
18comentarios 138 lecturas versolibre karma: 125

Tu virginal fragancia

A mi corazón lo puedes despojar
de su negra y tormentosa coraza
no vas a encontrar el tesoro escarlata
ni el mar de cristalinas aguas.

Tampoco los sueños de invierno
ni el sol ardiendo fuera de su órbita.

Todo eso lo borré de mi memoria.

No entiendes de preguntas…

Y frases abandonadas en la playa...

Yo busqué tus huellas en la arena
en el aire,
en tu aliento,
en la estancia
y en tu cofre de porcelana
y no te encontré.

El mar borró tu rostro
lo corrompió
lo abandonó y
lo destrozó.

Ya no aguanto este torbellino
tu ausencia de aromas de jazmín 
lapidan mis sentidos.

Que tonto fui.

Soy un pálido reflejo.

Miro a derredor…

Y la cama esta distendida
solo faltan tus sábanas blancas
que se humedecieron
con tu virginal fragancia.

@ray perez
Septiembre 2018
Venezuela
leer más   
17
10comentarios 96 lecturas versolibre karma: 126

Me cuesta tan poco...

Me cuesta tan poco amarte
que ni me doy cuenta y ya lo he hecho,
aún sabiendo que me equivoco
siento el ardor en mi pecho.
Es curioso enamorarte,
me cuesta tan poco.....

Amarte es mi sino de propio derecho,
derecho inconsciente, un acto reflejo,
sensato es no hacerlo y en cambio me dejo,
me cuesta tan poco....

Amarte es la nota tocada en el arpa,
que suena muy flojo y se queda clavada,
me cuesta tan poco soñar tu mirada
que cierro los ojos...

Te veo dormida o recién levantada,
amarte es pensarte, no me cuesta nada...
Es como rodar en la arena mojada,
reboza con gusto y me desenfada.

Adoro el regusto que deja en mi almohada
amarte de noche y por la mañana,
te amo en el coche, te amo en la playa,
aunque tú no estés, mi mente se explaya...

Me resigno a apostar por los futuribles,
tu vida y mi amor aún no son compatibles,
opto por amarte, que eso sí es factible,
me cuesta muy poco y no es imposible.
Me siento tan solo....
leer más   
13
8comentarios 74 lecturas versolibre karma: 117

Había una vez… “3” Cuentitos de Ironía humor y doble sentido sin pudor…

Había una vez… “3” Cuentitos de Ironía humor y doble sentido sin pudor…

Y contaba la historia que… Siempre voló y voló, deseando llegar lejos, pero nunca llegó, sin brújula ni mapas, y hasta que creo que llevó un ala delta de repuesto, por si las suyas perdían las plumas, porque dejaba que la guíe el viento, y el viento no era uno, eran muchos y cada uno la desviaba a su antojo y el antojo la dejó en su mismo punto de partida, desplumada y con enojo…

Y porque quererte no alcanza, y alcanzar no te alcanzo, yo vuelo cerrando los ojos hasta la puerta de los sueños, donde te dejo una pestaña, sólo una, para que veas como con amor siempre te veo…

y Te quiero yo. Y si me amas te amo. Y si me piensas te siento, y si te siento yo me quedo en tus rodillas, con las piernas a cada lado y los corazones enfrentados latiendo cruzados, por amor…

Y Apareces siempre, cada que el viento me arrastra a otro puerto, y entre marineros y fogata contamos chistes verdes en la playa, donde la luna de risa pierde la compostura y hasta los piratas abren los ojos, o el que les queda, y aunque no entienden el idioma de los cuentos, están tan borrachos que pagan y riendo se duermen, y en silencio robo todo para juntar los fondos y pagarle al viento para que me lleve aunque sea tarde, a los sueños de tu puerto.

Pero a veces me quedo, en mi frío, donde llegan tus sueños atravesando el mar aún calientes, porque no hay corriente fría que los detenga, ni luna nueva que oscurezca haciendo noche su horizonte, cuando en mi orilla el sol apenas se esconde esperando, porque sabe que sin ellos no me duermo, no me duermo…

Y están ellos, que siempre se enojan y cuando se enojan son tan tercos que ni hablan, y ni hablan aunque se muerdan la lengua, porque la tienen muy larga de tanto besarse las mentes, de tanto intentar tocarse las bocas y las ganas que hacen babas los deseos de probarse; por eso se enojan, porque no hablan aunque mueren de dolor mordiendo la lengua con ganas de escucharse…

Pero fue un día como hoy, como mañana y una canción desafinada con la cual la despertaba saliendo de la cueva el escritor de cuentos, fue un día como hoy, como la mañana de un verano, donde ella nunca no entendió la letra, entonces se escapo a inventar un sur, donde el frío a la noche la abrazaba, hasta que lleguen las flores, cuando el invierno se descongele y se apague el fuego de ese lejano verano lejano de cuentos sin principio, ni final.

Y Otro día como hoy Quizás se volverán a cruzar, Quizás, tal vez, a lo mejor, sabio sólo el tiempo lo diría, mientras no se dejen de soñar, y ella mientras teje le escribe sus sueños al viento, y los guarda para reinventarse de nuevo, cada día, cuando no quiera pensar que cada mañana puede ser como aquel, con otro autor, Un día como hoy, pero de otro fin de verano…

Y empezó un nuevo cuaderno escribiendo: “ Hasta fin del Verano y del Invierno Amor… ” y lo dejó sin terminar, esperando otro cuento…

Final sin Terminar… Lola


soundcloud.com/lola-bracco/habia-una-vez-cuentitos-3
15
13comentarios 116 lecturas relato karma: 141

Ya van las nubes llegando...

Ya van la nubes llegando
con su forma peculiar,
de dibujos y personas
con traperos de cristal,
se ven también animales
y retazos de ciudad
y todo aquello que sueñe
la cabeza del juglar,
y es que son flores y versos
que se estiran sin final,
y se juntan y separan
sin distinción ni verdad,
porque sus besos sublimes
son inocencia ejemplar,
como ese roce del agua
que llegaba hasta el fanal...

Ya están los niños jugando
y la tarde pasa ya,
mientras las olas se estiran
por la playa en bajamar,
hay sentimientos sublimes
entre bolas de alquitrán,
y hasta hay rosas que estremecen
las mejillas del rapaz,
y es que una tierna gaviota
quiere ver al cormorán,
a las garzas y garcetas
y también al alcatraz,
porque la bella familia
de estas aves de la mar
está en las flores y nubes
que son puras y sin mal...

"...Ya están los cielos llorando
y los niños, ¿dónde están?
porque la lluvia son besos
y sonrisas de su edad..."

Rafael Sánchez Ortega ©
20/08/18
13
8comentarios 101 lecturas versoclasico karma: 120

Cádiz

Cádiz, confeti de brillos,
calima densa de tul,
de olas bordadas de plata,
brisa añil de juventud.

De cielos de eternos soles,
que doran piel y testuz,
de atardeceres que ciegan,
friso y portal de la luz.

Cádiz, de vientos dementes,
tormentos de la inquietud,
de playas de arena inmensas,
cobijos de multitud.

De esos mares infinitos,
donde desova el atún,
frituras y casas blancas,
de pleno acento andaluz.

Cádiz, es sal y la arena,
templado piélago azul,
es aire, agua y claridad,
es mi norte, que está al sur.
16
5comentarios 80 lecturas versoclasico karma: 121

Van cien gaviotas...

Van cien gaviotas volando
aunque pudieran ser más,
no las cuento, yo las veo
a través del ventanal,
son gaviotas de este puerto
donde su esencia es el mar,
un salitre lleva el agua
que purifica su sal,
entonces miro a la playa,
que es muy grande en bajamar,
y contemplo a las gaviotas
con las olas de cristal,
es un cuadro impresionante
que estremece al observar,
y es un hombre quien lo dice
no un marino y capitán...

Hay un niño que, en la playa,
busca a dios y a la verdad,
no lo encuentra, por desgracia
en el mundo tan fatal,
pero entonces mira al cielo
y allí encuentra a Peter Pan,
ese niño que no crece,
el que asombra en su jugar,
el que va con Campanilla
a otro mundo sin maldad,
donde hadas y sirenas
tienen algo singular,
es encanto y es esencia,
es la magia que nos dan,
con su gracia y la ternura
de una forma natural...

"...Hay gaviotas por el cielo
y también un alcatraz,
larga infancia tengas, niño,
¡nunca dejes de soñar...!"

Rafael Sánchez Ortega ©
22/08/18
13
8comentarios 72 lecturas versoclasico karma: 106

Cincuenta Sombrillas para Grey

Andaba yo en mi pueblu tan traquilu
cuando a las mujeris les vino las calorinas,
vide yo que salían algunas de la tienda la Macu
con un libru como un ladrillu , asina de gordu.

Que sofocus en veranu con la calima
pos qué dicil el libru me pregunté con picoris
de la menti que me trajinaba algu rarina,
¡tengo que enteralmi! Pues estu no se quea asina.

Resulta que un tal Grey tuvo cincuenta sombras
Pa que las mujeris gozaran solinas,
fue aquí dondi yo viede el negociu
pues a los marius vendile sombrillas.

Que la mujel compraba el libru,
yo le dicía al mariu, ¡tú comprarmi una sombrilla!
que si el Grey tieni cincuenta sombras
yo le jagu cincuenta sombrillas.

Asina gozais los dos,
de las sombras y las sombrillas,
que, si la mujel goza sola,
al hombri solu le quea la espera
pa abril la sombrilla.

Este poema está escrito en un dialecto denominado “Cactúo”, que se practicaba en el Norte y parte del Sur de Extremadura. Donde más se practicaba era en el Norte de la provincia de Cáceres, aunque en algunos pueblos del Sur de Badajoz, también utilizaban el Cactúo. Es un dialecto que hoy por hoy se ha perdido, es raro encontrar a alguien que lo practique, aunque no imposible. Sobre el Cactúo decir que el gran poeta español Gabriel y Galán, escribió varias obras en este dialecto cuando residió en Extremadura. Muy conocido es su poema titulado “Varón”:
“¡Me jiedin los hombris
que son medio jembras!
Cien vecis te ije
que no se lo dieras,
que al chinquín lo jacían marica
las gentis aquellas.
Ahora ya lo vide, y a mí no me mandis
más vecis que güelva...”
Esta es una estrofa de dicho poema de Gabriel y Galán.


Alfonso J Paredes
Todos los derechos reservados S.C./Copyright
imagen tomada de internet, cuya fuente es: www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&a
leer más   
20
4comentarios 98 lecturas versolibre karma: 108
« anterior1234523