Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1930, tiempo total: 0.018 segundos rss2

müki

un día claro
flores en la ventana
rojizas nubes.
leer más   
12
2comentarios 29 lecturas versoclasico karma: 89

silencios

Quiero que mis poemas se lean a los gritos, que nadie se calle cuando me lea...

El silencio es salud decían los militares en Argentina.
El silencio no es mi idioma dicen los hinchas de San Lorenzo.
El silencio es imposible...todo es ruido, dicen los sabios.
silencio hospital...dicen los médicos.
El silencio es una virtud, decían los reyes.
El silencio es parte de mi religión, dicen los monjes.
Una persona que habla se la conoce en un minuto, aquel que calla, en una hora...dicen los árabes.
El silencio de los cementerios es el silencio más escalofriante que sentí en mi vida.
El silencio de los vivos es terrorífico.
Creo que se puede juzgar a una persona de acuerdo al grado de silencio que soporta;
las personas claramente se dividen entre aquellos que hablan y aquellos que callan.
Los que gritan, los que cantan, los que hacen lío,los que rezan en silencio, los que rezan a los gritos, los que hacen el amor en silencio, los que hacen el amor gritando, los poetas que escriben y no hablan, los poetas que hablan y no escriben, los músicos que tocan con sordina, los músicos que tocan en estadios, los que leen a los gritos, los que leen en silencio,los que mueren en silencio, los que mueren gritando, los que mueren insultando a los que quedan vivos, las mujeres que gritan cuando está naciendo su hijo, las que callan cuando nace, las que lloran más que el niño, las que insultan al marido por ponerlas ahí, en ese dolor, y en ese arrancamiento de un ser que vivió nueve meses con ella...
el día de mi funeral quiero ruido y música en mi tumba y plañideras llorando a los gritos y rajándose las vestiduras...que hablen de mi, que me recuerden y no me guarden en el cajón oscuro del silencio...porque para estar muerto no hace falta morir, sino que te condenen al silencio...que nadie te hable y no poder hablar con nadie.
leer más   
4
2comentarios 67 lecturas prosapoetica karma: 52

Orilla

El mejor poema
es ese que se llora
calladito
a la orilla de una almohada

Mariana Antúnez (2017)
leer más   
12
2comentarios 42 lecturas versolibre karma: 82

Encuentros

Su puerta con rosas, margaritas, yerbabuena,
su vestido con las llaves puestas y un timbre
que sonaba a campanadas de luna
y a violetas de alba.

A veces, la disposición de ciertas circunstancias
hacen que la realidad parezca desfigurada.


A veces, la vida incita a entrar en ciertas abstracciones.
9
2comentarios 38 lecturas versolibre karma: 81

Nadie

La habitación vacía,
unas telarañas juegan a ser espacio,
la luz del mediodía resquebrajada en otras luces
y el eco de la oscuridad recogido en el suelo,
como sombras chinescas del olvido,
también la calle se quedó vacía,
vacía de manos,
vacía de caricias,
la complicidad del viento te lo recuerda,
como si fuese todos los labios que has besado,
como si ninguno hubiese existido,
como si fuese la misma habitación,
como si fuese las telarañas
12
5comentarios 59 lecturas versolibre karma: 86

Haiku "Sobre los mares"

Sobre los mares
la mirada son niños
volando sueños
6
sin comentarios 5 lecturas versoclasico karma: 86

Y Llegaron

Y LLEGARON

Y los vi llegar
sin previo aviso
llegaron a este mundo
para destruirlo todo
sin piedad
sin remordimiento alguno
seres sin conciencia
sin corazón
sin alma
que llegaron
y lo destruyeron todo.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Noviembre 2017
leer más   
14
sin comentarios 53 lecturas versolibre karma: 88

Me contaba la vida

Me contaba la vida que entonces
habría un ahora como este,
sombrío de otoño, con rosas que saben
a mañanas pasajeros, a últimas copas,
En aquellos tiempos vivía, tal vez en un beso,
desnudando la lluvia entre un cabello de sal
y, puede, que con nostalgia de futuro,
ahora, es la noche incipiente la que escribe,
como una hoja más cayendo entre el viento
sin importar la tierra donde se pose,
sin que importe la cama donde duermas,
sin que importe el nombre de quien amas.
Me contaba aquel tiempo qué entonces
y, ahora, conozco la verdad que desconoce
el ahora de tantos ahora.
Me contaba la vida que entonces
y ya no la escucho, tan sólo intento sobrevivir
a otra noche, como si fuese el comienzo

de todo lo que termina.
5
1comentarios 22 lecturas versolibre karma: 81

Elegía

Hoy me levanté y ya no estabas ahí.
Yo, afortunado como pocos
Acomodado y estudiante
Con mil quejas por delante…

Tú, sonreías a la vida cada día
Ella, te ignoraba y despreciaba
Dios, que en su trono te admiraba
No quiso demorar más tu llegada

Comprenderás la grandeza de un hombre
Cuando su ausencia sea tan grande
Que en tus sueños oigas su nombre

Hoy me levanté y ya no estabas ahí.
Tus cenizas se hundieron en la mar
Y es cierto que en la mar naciste
Ahora, al fin, libre caminarás


Señor T.
leer más   
9
sin comentarios 47 lecturas versolibre karma: 77

Hilo

Hilo,
los camellos pasan por el agujero de la aguja,
me descoso algunos dioses,
hay demasiado asfalto y niños sin barro en los zapatos.
Se lo digo a los hombre con la mirada,
nadie escucha,
nadie cose,
nadie es ya herida,
no hay nubes pero construyo un arca
donde quepa todo aquello de lo que no nos arrepentimos.
14
2comentarios 81 lecturas versolibre karma: 79

Este modo de vivir

Libro: Bailar junto a las ruinas (2017)

Este modo de vivir del Siglo XXI
es un culto a la prisa y al cansancio.
Todas las ciudades parecen al fin
de cuentas cortadas con la misma
tijera consumista, por habitantes que
solo mascan resignaciones desechables.

Envilecida, soberbia y vestida de
democrática la mentira campea a sus
anchas en el desecho calendario
de un presente repleto de fugacidad.
Un slogan de sonrisa asustada
desciende por una escalera mecánica.

(La revolución no ha de comenzar
editando artículos en Wikipedia).

Caminos morales incorrectos se clavan
en el corazón de la impotencia.
Los derechos y garantías viajan
dentro de una cantimplora agujereada.
Como en aquel poema de Bolaño,
juntamos las mejillas con la muerte.

Este modo de vivir es la
tormenta, el naufragio y la indiferencia
al mismo precio. Nos deslumbran
con fábulas infames, y zapateando
en el umbral de las quimeras,
el invierno solo reparte besos abatidos.

(Cuando la leche en polvo viene de regalo,
hasta el niño más hambriento desconfía).

Ignorarnos como habitantes de éste infierno
no nos transforma en residentes del paraíso.
Recuerdo con asimétrica nostalgia aquel tiempo
en que creíamos tener un futuro. En
la profundidad del intestino de la amargura,
crecen las raíces de los años encarcelados.

Para saber de una vez quiénes
somos, habrá que seguir escarbando
en los nombres extinguidos por el
ajuste estructural, remake eterna de los
mismos que quieren consolar nuestras
penas ofreciéndonos un pañuelo sucio.

(Esta insensatez de modas derrocadas
parece hecha al gusto de los reptiles).

Como anacrónica práctica se subastan las
más selectas lágrimas de cocodrilo,
mientras, en esta venerable indisciplina que
es levantarse a diario, continuamos
navegando, con los tendones deshechos,
hacia metas que sabemos inalcanzables.

Seguimos regando, con la tinta de un
contrato leonino, las gardenias que nacen
marchitas en la cuneta de la historia. Guerrillas
de iras oscuras ponen armas de guerra
en manos de niños con nombres arrebatados,
y el salvoconducto a una fosa común.

(Resulta que los más sabios de todos se
estrellan contra el futuro igual que los demás).

Es sencillo sentirse felizmente
desgraciado en este tiempo de ojos
cerrados y bolsillos entrelazados
con la incertidumbre...
Más que vivir los días
nos revolcamos sobre ellos.

Con nulos deseos de continuar hincando las
rodillas, los parias gritan su cólera
sin máscaras. Cuando ya solo nos quede
la negación como heredad, habrá que
sentarse a esperar el tsunami, o el
rigor del látigo de una multinacional.

(Hoy son los corderos los
que gerencian el matadero).

No va a ser gratuita emocionalmente
esta sobremesa de desilusiones
sucias y granadas de mano.
11
6comentarios 89 lecturas versolibre karma: 92

No dejes para mañana lo que puede doler hoy

Quien quisiera dejar parapléjico al recuerdo,
Que no se moviese más de la cama
Y poder avanzar sin un corazón tan hermético.
Afecto.
El afecto vendrá cuando todos mis canales estén abiertos.

No dejes para mañana lo que puede doler hoy.

No tengas asignaturas pendientes,
En una ocasión hablando con un superviviente de cáncer
Me comentó que:
Al enfermo se le ha de dejar estar enfermo,
Y estoy de acuerdo.
¿De qué sirve teñir tu cara con una sonrisa mientras cargas toneladas y toneladas de piedras?
Podrás avanzar unos metros, pero tarde o temprano tus manos vencerán frente a la carga.
El ver todos tus males por el suelo será un trauma.
Escucha.
Si tienes que llorar llora,
No te lo guardes para dentro,
Si reprimes todo y lo escondes bajo la tierra,
Te crecerá una planta de guerras internas.
¿Cómo combates eso?

Así que siéntate, escúchate
Las personas no solo tenemos derecho a estar bien,
También lo tenemos a estar mal, concédete ese derecho.
Busca la paz.
Entiende que todo duelo conlleva varias fases.
Desahógate.
Piensa en como llevaras tantas piedras,
Cuales te llevaras y cuál será la manera,
Y cuantas despeñaras ladera abajo.

Es irónico, nos enseñan la teoría de la gravedad
Pero no nos enseñan que las lágrimas han de caer,
Parece que lo lógico es arrestarlas en el lagrimal.
Cuántas de ellas viven en cautiverio por el que dirán,
O por el
“los hombres no lloran”
O el
“tenemos que ser fuertes porque tendremos que aguantar un parto”
O aquellos hipócritas que dicen “sé tú mismo” para más tarde decirte “deberías sonreír más”

Ya basta de criminalizar a quien no se siente abrazado
por alegría.


Disfruta mañana lo que no puedas disfrutar hoy.
Mientras pases el duelo grábate estas palabras:

Hay que dejar de ver la vida como una balanza
Donde pesa más lo malo y verlo como una catapulta;
Donde lo bueno sea un contrapeso y lo malo
Sea la munición que se lanza.


Si lo consigues tal vez nunca más necesites este poema.

LGR
leer más   
17
6comentarios 134 lecturas prosapoetica karma: 101

Sombra

Va el sol de vez en cuando
y reposa en sus maderas,
algunas parejas se besan ahora allí,
entre un eco de olvido y hojarasca.
El tiempo no tiene propiedades;

el olvido sí.
13
sin comentarios 33 lecturas versolibre karma: 93

Soneto. Igual que te he esperado cada día

Hay desenfreno en esos arrabales
que suscitan cultura anquilosada
y frío de hipotermia consternada
en tierra dura o grandes peñascales.

De madrugada, cuando entras o sales,
mi cardiopatía está dilatada
y bebo sed de amor exasperada
en todos los ríos y sus caudales.

Si al fin se degrada mi ideología,
podrás usarme como precedente
en tu boca llena de rebeldía.

Cundo muera y esté sin morfología,
podré esperarte como antecedente
igual que te he esperado cada día.
4
sin comentarios 67 lecturas versoclasico karma: 48

El tiempo en ti

A veces me siento como
invierno
muerto y dejado llevar por la corriente

Otras, en cambio, soy de otoño
marrón,
pálido y muerto hasta un suspiro.

Pero hoy, hoy en cambio,
me siento ausente de ti;
sin respiración.

Me siento lejano, quizá distante.
Me siento distante, quizá de ti.
Me siento de ti, quizá hoy
Me siento hoy, quizá en la vida
Me siento en la vida y quizá
solo quizá
en
la
muerte.
leer más   
6
sin comentarios 22 lecturas versolibre karma: 78

La verdad nos mira desde el suelo

La verdad, que está en el suelo, es una placa fría,
que nos mira desde allí con sus ojos inhumanos,
traspasándonos con su pupila de acero,
esa flecha pura... nítida, como leyendo el alma.

La verdad es como el concreto amalgamado en cromo,
está ahí, desnuda y exhibicionista,
tiene la decencia de ponerse de pie cuando debe,
con la única intención de que la vean, tal cuál es...
sin miedo a las arrugas,
ni a sus grietas de vieja mohosa,
que acepta a los hechos como son, sin discriminar.

La verdad es esa luz que nos cuesta mirar de frente,
es una laceración en la retina.
El resplandor incómodo de un Sol de justicia que ya nadie quiere ver...
porque nos duele.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
4
1comentarios 27 lecturas versolibre karma: 48

Cita

Algunas veces quedo conmigo,
son esas citas a las que te cuesta ir,
lo hago disimulando la contrariedad con una sonrisa,
como si no pasara nada.
Habrá conversaciones, las de siempre,
no hablaré de ti, aunque seguro se me notará
en algunos silencios, te preguntaré por la vida,
y habrá un eco de distancia
y, me mentiras y lo sabré, siempre ha sido así,
es como si conociese tus noches,
es como si desconocieras mis olvidos.
Algunas veces quedo conmigo
y es inevitable desconocernos
hasta que nos digamos adiós
y la sonrisa desaparezca.
14
8comentarios 76 lecturas versolibre karma: 93

Por un segundo

Vuelvo a entrar al baño,
me pongo de nuevo
frente al espejo

un nudo de nostalgia
revuelta con ceniza
se abre paso en mi garganta.

Mi cabeza grita
entre sollozos inaudibles:
“Para ya”
“Deja de hacerte tanto daño”,

Las lágrimas dibujan surcos
por mis mejillas,
casi pareciera arte
el dolor y la tristeza
que me inundan esta noche.

Ya es diciembre, ya pasó otro año
ya nacieron otras vidas
ya nos dejaron muchas otras.
Sin embargo, yo sigo aquí,
tan vacía y mundana
como de costumbre.

No esperéis una estrofa bonita
para terminar este poema horrendo.

Solo quería volver vuestra alma
del color de la mía
por un segundo.
10
1comentarios 50 lecturas versolibre karma: 106

Quisiera Pero No Puedo

QUISIERA PERO NO PUEDO

Quisiera dejar de escribir
pero no puedo.

Quisiera dejar de soñar
pero no puedo.

Quisiera dejar de ser Yo
pero no puedo.

Quisiera ser diferente de lo que soy
pero no puedo.

Quisiera no ser un poeta
pero no puedo.

Quisiera acabar con todo
pero no puedo.

Son tantas cosas que quisiera hacer
pero No puedo.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Noviembre 2017
leer más   
11
1comentarios 76 lecturas versolibre karma: 82

Colateral

La plaza, las palomas, las migas del tiempo,
el hambre de los días,
alguien se sienta en un banco,
hay aleteos de cuentos viejos,
las aves picotean cada segundo de la vida,
los niños persiguen el vuelo de la muerte
y gritan alegres y sonríen;

ellos no saben que hay más guerras que palomas.
12
sin comentarios 42 lecturas versolibre karma: 94
« anterior1234550