Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 3637, tiempo total: 0.032 segundos rss2

Pasó la muerte...

Pasó la muerte a su lado
con la guadaña maldita,
disfrazada de sirena
y con preciosa sonrisa;
engatusaba su aspecto,
la figura tan precisa,
acompañada de niebla,
del nordeste y de la brisa,
y le invitó a que saliera
a la mar, en su barquilla
para pescar unos peces
que sirvieran de comida,
y, confiado, aceptó
y se creyó la mentira
que le acercó a la galerna
con su borrasca temida...

...Y, entonces, en la batalla,
cuando remar no podía,
él comprendió los embustes
de la sirena asesina,
ella quería su suerte,
abrazarle con su tinta,
estrellar a su trainera
y correr una cortina,
porque la muerte no acepta
la mirada y la caricia,
ni la pasión y los besos
y el amor y la utopía...
Pero quería luchar,
regresar hasta la villa,
aguantando la galerna
de la manera más digna...

...Pero la muerte, a sus ojos,
llegó con daga muy fina,
arrancándole los sueños,
las ilusiones, la vida,
y se quedó en aquel limbo
de un poema sin esquinas,
y los versos se perdieron
por alguna alcantarilla
y es que a la vida, la muerte,
le profesa gran envidia,
y destruye a quien la vive
de una manera tranquila,
en silencio, sin molestias,
arropado en su familia,
y tragándose las hieles
por el dolor de la herida...

"...Pasó la muerte a su lado
para doblar sus rodillas,
y el hombre dijo que no,
que a la galerna vencía..."

Rafael Sánchez Ortega ©
14/07/18
5
sin comentarios 33 lecturas versoclasico karma: 95

Pasar sin verte

No puedo pasar sin verte
Sin acogerte entre las ramas tibias de estos brazos
Sin que tu pelo se mezcle en lo frondoso de mis ganas
No podria hacerme ausencia
Con estas ganas de dejar hojas viajeras en tus rizos
Como vos rizos en mis ramas
No puedo dejar de sonreirte con esta estática de árbol
Sabiendo que necesitas una sombra para mitigar el cansancio
Entonces tampoco puedo dejar de ser agua
Que sacie tu fatiga de camino
No puedo
Y ya hasta me es extraño castigo no hacerlo
No acunarte a susurros en mis letras
No llenarte de besos metafóricos a distancia
Ya no puedo ser ausencia
Cuando quiero ser tierra
Donde tranquila germines
Y de despertares en atardeceres encuentre a tus pupilas de hojas
No puedo, ya no puedo pasar sin verte
En esta ceguera que aclaraste
En ese sol que pusiste en esta oscuridad premeditada
Crimen o auto crimen
No poder pasar sin verte.

Marcelo ezequiel
leer más   
10
3comentarios 48 lecturas versolibre karma: 86

Porque contigo

Porque contigo,
otra vez
o siempre;

sé que no será suficiente.

etiquetas: poema, amor
1
sin comentarios 25 lecturas versolibre karma: 20

Te encontré

¡Hola!
Quiero dedicarle este poema a mí novia, pero no sé qur tan bueno sea, espero y me lo hagan saber.
El poema es el siguiente:

Un día te encontré
En un día de agosto
Ese día te miré
Y me cautivo tu rostro

No te dije nada
No quería hacerlo
Eras una chulada
Imposible no verlo

Ese 16 de octubre
Recuerdo aquel día
Felices como de costumbre
Nadie sabía lo que pasaría

Cerca de la banqueta
Y rodeados de amor
Me hacías una pregunta
¿Les hacemos un favor?

Sabía que me querías
Se podia notar
Aún con mis alergias
Te quisiste quedar

Me despido con este verso
Diciendo que no renunciaré
Pues soy el más feliz del universo
Por que al fin te encontré
leer más   

etiquetas: rima, dedicatoria a novia
1
sin comentarios 9 lecturas relato karma: 6

Mujer Divina

MUJER DIVINA

Tú hermosa sonrisa
me tiene cautivado
tu tierna mirada
me tiene atrapado
siento que no vivo
sino te veo
es que me has robado el corazón
mujer divina.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Julio 2018
leer más   
7
3comentarios 63 lecturas versolibre karma: 87

Podría

Podría navegar por tus ojos,
confiando la tarde a su huella,
hasta alcanzar el astro rutilante
que parpadea en su fondo, incesante.
Son tan pausados que asemejan remanso,
son tan amables que parecen un faro.

Podría echar las velas en tu bondad,
tumbarme a soñar.
Segura, a tu lado,
no tendría zozobra, ni tempestad.
Tranquila y tendida,
en la marisma de tu amparo,
creyendo que nadie me puede hacer daño.

Podría pasar una hora
o cien horas,
escuchando y mirando tus labios
contando uno a uno tus dientes,
y perdiendo mil veces la cuenta
de las veces que encuentras en mí,
ese poso de tristeza que intento vestir.

Podría desatar diez poemas,
ninguno de amor, ninguno de penas,
y en cada verso blanco dibujaría,
sílaba tras sílaba,
el paréntesis de tu compañía.
6
5comentarios 35 lecturas versolibre karma: 85

En Su Jardín

Hablame bajo esta luna,
que solo me lleva a ti;
corona nuestros recuerdos,
con la lluvia y pequeños destellos.

El marcapasos no traicionará esta vez,
ni el vibrato inesperado del móvil,
ni la distancia absurda,
que suele envolverse en nuestros pies.

Hablame que aquí me tienes,
y enciende esta tibia noche;
como lo hacen las luciérnagas,
que danzan bajo las estrellas.

Acampemos aquí y ahora este presente,
encendiendo una fogata con recuerdos ingratos,
llenemos nuestros labios con más promesas,
dejemos caer al suelo nuestros engaños.

Hablame en susurro al oído,
para tallar este momento en mi memoria;
porque el color que emana de tu boca,
son tresillos de dulce sonido.

Hablame fluido y concreto,
para quedarme en algún recuerdo.

Niorv Ogrin
8
7comentarios 68 lecturas versolibre karma: 89

Almuédano

Del Señor es la hora,
¿y la mía entonces donde queda?
¿Para el solsticio del invierno,
de un veinticinco que me ignora?

Hacer entonces lo que pueda,
rescatando mi alma del infierno;
subiendo a la cima del almuédano,
alzando alabanzas entre humareda.

¿Quien me reparará de este fuego eterno,
sin proclamar un aleluya en vano?
¿Que mantra salvará al que implora,
cuando se le alquila al demonio interno?

Maldijeron mi rezo profano,
con agua bendita de una cantimplora,
en cenizas esta viña queda,
y astillas en el césped de un manzano.

La erupción en mi piel lo confirma,
en este rezo no hay sello ni firma.

Niorv Ogrin
9
4comentarios 38 lecturas versolibre karma: 90

Espiral descendente

No puedo fingir.
No puedo. Fingir.
¡No puedo fingir!
¿No puedo fingir?
No. (Puedo fingir.)
leer más   

etiquetas: poema, poesía, breve
4
sin comentarios 20 lecturas versolibre karma: 52

Hablemos

Hablemos
¿Qué parte escoges del mar para no dormir?
Y me miras como si fuese la última ola que te destapa,
el último refugio antes del naufragio.
Hablemos,
porque somos el agua desnuda y sigilosa
la única sed que nos necesita ahora,
hablemos en el acantilado de los brazos,
mientras somos esa marea
que nos golpea en todas las heridas.
15
3comentarios 60 lecturas versolibre karma: 104

Gely

La que era beba cuando escribí este poema tiene ya 25 años...

Dormida bajo el cielo desnudo
aparece tu carita,
y se revela el mágico embrujo
de tu llanto al despertar.

Yo te veo desde lejos
y desde lejos espero tu llegada
porque se que vendrás a saludarme.

Tus manos están llenas de vida,
tu sueño es hermoso
y tu cuerpo está dotado
de una inquietud fulminante,
que todo me hace pensar
que no eres de este mundo.

Tú debes ser un ángel,
y mientras todos creemos cuidarte
tú eres la que ha venido
a velar por nosotros.

Tus ojos vienen del infinito
bordados con hilo de armonía
y tu pequeño rostro lleno de luz
se ha tejido con fibras de sol
para alumbrarnos el camino.

¿Qué maravilloso encanto tienes escondido para más tarde?
¿Cuál es la sorpresa
que develará tu sonrisa mañana?
leer más   
13
sin comentarios 61 lecturas versolibre karma: 98

Leer

Te vi
y te miré como el que lee,
como el que quiere seguir leyendo.
19
1comentarios 53 lecturas versolibre karma: 110

Tu la Poetisa y yo el Jardinero ( @Alfjparescritor a duo con @Amalia_Beatriz_Arzac)

Prefiero ser yo el jardinero
para regalarte la más bella flor,
así alegrarte el día con su olor
y el momento sublime y lisonjero.
Ser tú la poetisa primero
y librarme del poema el dolor,
de buscarte palabras de amor
siendo yo el jardinero.

Sólo por hoy y en este día,
que llovizna de alegría
en mi Buenos Aires querido,
recibo de ti esa flor llena de esplendor,
de tus manos displicentes,
trayéndome amor adiarte
de poeta y jardinero.
Son tus letras el sendero
que al rosedal embellecer.

¡Joder! eso sí que es una contestación
aunque solo sea en este día
me llena de orgullo y alegría
y la recibo con gran regocijo e ilusión.
Lloviznas de esas que en tu Buenos aires
yo quiero que caigan en mi corazón
pues no he de darte sino la razón
si por jardinero no me diste desaires
Si por ver en tu rostro en todo ese esplendor,
te llevo con mis manos complaciente
acercándote amor de jardinero paciente,
todo mi jardín a tu paso será un clamor.
Si mis letras son un sendero
¿qué serán las tuyas, autopistas al cielo?
que por escribir poemas no tienes recelo
y que sepas que yo a ti te vi primero.

Con semillas y rosas aromatizas prosas.
Riegas suaves palabras por las verdes veredas.
¿Y tú dices que yo soy la que bien te escribo?
De almácigos tus rimas, fértil sentimiento.

¿Pues sabes que te digo?
que me importa un pimiento
si almácigo mis rimas, como entretenimiento
si me complace leer las tuyas y sigo
pensando que este jardinero es testigo,
de la belleza de tus pensamientos
convertidos en versos con sentimiento,
créetelo pues te lo dice un amigo.
Este florecer de palabras enriquece
el jardín que con sudor cuido con esmero
para decirte todo aquello que considero
todo aquello que por tu maestría te merece.
Y pongo fin a esta charla que continua crece
y que no está pagada con dinero,
pues como he dicho a ti te vi primero
y sé que el título de maestra te mereces


Amalia Beatriz Arzac y Alfonso J Paredes
Derecho de los autores reservados
9
5comentarios 85 lecturas colaboracion karma: 87

Poema 33 [Shapeless]

Couldn't tell anyone
I cannot tell anyone
Cos this is shapeless
leer más   
11
3comentarios 61 lecturas english karma: 88

Una Fantasía

UNA FANTASÍA

Caminando por los senderos de la vida
te conocí
algo en ti me impactó
algo en ti me atrapó.

Desde que te vi por primera vez
supe que había encontrado a el amor.

Lamentablemente todo fue un sueño
una fantasía producto de mi imaginación.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Julio 2018
leer más   
6
2comentarios 23 lecturas versolibre karma: 92

Jotabé en tu día Rebeca

En tus letras, suspiro y resplandor
en tus versos, un fuego abrasador.

Y es que bordas tus líricos segundos
tus lectores te siguen tan rotundos
nos dibujas centenares de mundos
y contigo es sentirnos trotamundos.

Es tu esencia poética un crisol
tus poemas, sus brillos, y tu sol.

En tu día, brindar por tu esplendor
por la fuerza de versos tan profundos
por tu llama, fogata y girasol.



~~~~~~~~~~~~~~~

Feliz aniversario de letras
en Poémame
mi ─ radiante R─

se te admira,
se te quiere
mucho!

@AljndroPoetry
2018-jul-19

leer más   
15
17comentarios 147 lecturas versoclasico karma: 94

Espera

Espera,
aún no ha llegado el tiempo,
aún seguimos siendo mañana;

aún está todo en orden.
20
5comentarios 94 lecturas versolibre karma: 102

Rostros

Tu rostro murió.
Todavía extraño el reflejo
palabras aparte, te olvido
espejo que reserva mi mente
laterales quietos que lastiman
mueven el mundo importando
el ciclo urbano de las esquirlas
que hallaron sitio en mi corazón.

El dibujo es un croquis
diseño austero de ese dolor
caminas sigiloso en los agujeros
por donde atraviesas tu sur
un surco abierto en las flechas
imagen conductora del sentimiento.
Tu rostro murió, hace tiempo.
Se olvidó el norte aquí.
leer más   
13
3comentarios 67 lecturas versolibre karma: 87

Al soplo de tu voz

Te amo, hombre,
sobre todo lo viviente
y lo espiritual...
Te amo, cierto,
sobre cada idea
o vacilación del origen del amor...
Te amo, llama,
a cada minuto
del latido
en el fuego de mi inconsciente
para que sientas
cómo tu sangre, incansable,
grita mi nombre...

Te amo, total,
en las dimensiones
donde la nada,
hace eco
desde nuestros cuerpos
durante todos los segundos
que penetras la razón
y compenetras con la mía.

Te amo, íntegro,
hasta el cansancio
que no agota el remanso
con el que cobijas
la nostalgia de mi frío
cubriéndolo
del tenso lino
de tus dedos
y el licor canela
de tus labios.

Te amo, absorta,
poro a poro.

Te ama
toda la desnudez de mi alma;
el universo que te clama;
ese en el que ardes intransigente
y humedeces
sin lágrimas
permaneciendo
a la guarda
de sus viandas claras.
Te ama fresca,
la aún sequedad
de aquellos besos
que me dormitan
en la dulzura de tu apetito.

Te amo, aquí;
mujer tuya,
ansia líquida.
Te amo, yo,
apasionada
rosa de los vientos
que habita,
que siente
y perfuma mi vientre...

a todo soplo de tu voz.



Yamel Murillo



Amantísimos.
Las Rocas del Castillo©
D.R. 2018
11
2comentarios 47 lecturas versolibre karma: 105

Alli donde el huerto

Allí donde el huerto florece
y la hirsuta piedra
ve pasar
bandadas de estorninos,
se encuentra la humilde
losa
cubierta de crisantemos.
tres cruces, cuatro
-quizás media docena-,
el viajero al cruzar
bajo el pétreo arco oxidado,
mira un instante y prosigue
su lento caminar. La parca
suave ha silbado ¿O ha sido el viento?
Hay rosas y enredaderas
y un mirlo que quiere unirse
al juego de las miradas.
Tanta gente, tan cambiante, tan diversa
y la losa siempre
la misma,
morada verde esponjosa
compañera de la piedra.
¿Quién guardará en su memoria
aquel instante, aquella hora?
La torre
-ventana oval en sus entrañas-
prolonga su débil sombra
hasta el centenario olmo,
urdimbre de raíces entretienen
la incierta marcha del dedal
que busca ingenuo la sonrisa
allí donde no queda
más que un halo de
esperanza
en la última palabra,
que leyó el Padre
en sus latines.
leer más   
12
4comentarios 47 lecturas versolibre karma: 100
« anterior1234550