Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 3427, tiempo total: 0.022 segundos rss2

Samsara (XX)

La existencia de nuestra inexistencia
empieza en la nada,
termina en la carne.

Abraza tu calavera,
vive.

Abraza tu cuerpo,
muere.

Abrázate a tí mismo,
r e s u c i t a.



*pintura de Zdzisław Beksínski
**Poema XX de mi primer libro La Mala Sangre
leer más   
10
8comentarios 61 lecturas versolibre karma: 87

Falta de ortografía

Sé que amarte
es la única forma de decir a la vida
que estamos equivocados,
porque el amor es un error;

es la falta de ortografía más bella del alma.
11
2comentarios 94 lecturas versolibre karma: 90

Los colores estallan

La tierra sangra brotes verdes.
Las nubes de este cigarro,
El cielo,
Sangran color gris, o transparente.

Y mientras este poema sangra blanco
La carne sangra muerte
Buscando la vida entre dos labios.
leer más   
13
3comentarios 50 lecturas versolibre karma: 96

Poesía

Te colaste en mi vida de repente
para aliviar la pena tan intensa
cual escudo dispuesto a la defensa
eres mi fiel refugio, felizmente

Imprimes sentimiento confidente
de tristeza y amor de forna densa
llegando al corazón cual luz intensa
para sanar la herida recurrente

Vuelas con libertad de pensamiento
removiendo conciencias como losas
con versos esparcidos por el viento

Poemas con profundo aroma a rosas
sembrando su semilla con aliento
para resucitar almas medrosas
leer más   
10
4comentarios 47 lecturas versoclasico karma: 88

Los poemas de la cola

Se han perdido los primeros,
entre corazones grises
y comentarios bloqueados.

Se han quedado en el tintero
esperando a que revises,
por nostalgia, lo olvidado.

Eran puros, eran ciertos,
y ahora son papel mojado.
A la cola, los más buenos,
los que pocos valoraron.

Mil patrañas por delante,
votaciones y amiguismos,
con los vicios, no es lo mismo,
antes era emocionante...

Presentaron precedentes,
excelentes iniciados,
que reflejan en sus trazos
la maestría de esas mentes
que retaron al teclado.

Nos mostraron, inocentes,
la belleza entre sus manos,
la verdad de los valientes,
de una playa, el primer grano.

Y ahora quedan relegados
a un fatal segundo plano,
como muelas frente a dientes,
negras teclas de un gran piano.

Pues poémame si mientes,
engáñame, cruel poemario,
en la pole los coherentes,
y detrás los visionarios.
leer más   
24
22comentarios 208 lecturas versoclasico karma: 103

No existe

No existe el silencio,
lo busco por tu cuerpo
y no lo encuentro;

no existe.
19
3comentarios 107 lecturas versolibre karma: 106

Jugando

Yo sigo jugando con tus recuerdos,
con tus idas y venidas,
con tus besos en mis nodos.

Yo sigo jugando al escondite con mi corazon,
intentando que la razón no le encuentre,
por qué entonces será mi fin
, y el tuyo.

Yo sigo jugando a recrear(te) en mi cabeza,
a imaginar(te) paseando por las calles de Málaga
agarrado a mi,
desde tus ojos.

Yo sigo jugando a que te tengo
bajo las sábanas, clavado en mi,
bailando a compás de mis caderas.

Sigo jugando porque lo prefiero así,
sin concesiones ni promesas,
sin roturas.

A mí gusto.
Cuando me apetece(s).
Ya se me irán las ganas de jugar...
leer más   
16
6comentarios 63 lecturas versolibre karma: 108

Desposada

Llegas
próximo a la mañana...
De tu piel,
inmenso ámbar de luz,
se inviste tu imponente sensatez...
respiro de ella
el remanso
que le prodigué
la leve brisa nocturna.

Una vida transcurrió
bajo el estrépito
de las lluvias tormentosas
y la siega
por parajes dorados,
alcanzándonos
la dimensión,
las almas
al pulsar
de las manos extendidas…

Mas basto
fue el instante
a los lustros de voces ajenas
reconociendo entre ellas
tu solo llamado
en la más fiel de mis horas.

La incondición de un juramento
significó el deseo
colocado en mi sien
como guirnalda del vívido sueño…
dejaste sobre mi blanco velo
rosas de esperanza.

Eres bondad que adopto;
el sí por siempre;
la palabra, la cimiente…
el credo mutuo.
Eres todo amor.
Lazo inquebrantable.
Eres el amor mismo:
el Infinito mío.

Sonrío a través tuyo
el vivir de la alegría plena
de quien puede ver el Sol
sin cegarse siquiera
y admirarle devota
entretanto le ama.

Desposada
con la verdad de tu aurora
me veré ataviada
en el éxtasis de tus rayos,
cuando fundido sobre mi mar
te ocultes lento...
Tu calor, tara de mil valías
y tú, mi Océano Esposo,
permaneceran conmigo...

Para entonces,
vestirás de Luna
en el lecho nupcial.

Unida te iré
con sortija de fuego
en el abrumado
sigilo del alma.

Tras aquella,
nuestra primera noche
seré
la perpetuada en ti
en eterno ciclo.
Al final
de toda noche que cae;
al filo de todo amanecer,
podré así, amor…
contemplarte de nuevo.


Yamel Murillo


Amantísimos©
Las Rocas del Castillo©
D.R. 2017
10
7comentarios 83 lecturas versolibre karma: 96

Micropoema

No tengo miedo a que te vayas,
tengo miedo a que te marches y te quedes.
5
1comentarios 35 lecturas versolibre karma: 64

Una oración con un grito...

Una oración con un grito
viene a la mente, despierta,
en los versos que desgrana,
lentamente, este poema,
y es la oración por los hombres
y es el grito por la guerra,
para que cesen los odios
y las armas se detengan,
porque el político necio
y el cobarde con su lengua
van ofreciendo los cielos
con palabras y promesas,
y se olvidan de los hombres
que trabajan en la tierra
y desprecian a la vida
porque no les interesa...

Por eso gritan las masas
en las ciudades y aldeas
ya que la fuerza se impone
a las rosas y violetas,
de nada sirven miradas
ni razones muy concretas
ante la ley y el decreto
del gobierno sin cabeza,
por eso suenan los gritos
y las almas se despiertan
ante el desprecio a la vida
y al empleo de la fuerza,
y ese run run tan constante,
con resacas y mareas,
son los gritos de unos labios
que ahora dejo en el poema...

"...Que se congelen las armas
y se metan en neveras,
que las balas se transformen
en mariposas que vuelan,
que las bombas se desmonten
y se aprovechen sus piezas
para nuevas energías
y soluciones alternas,
que los fusiles se queden
en museos y novelas
y los obuses se callen
para siempre en las praderas,
que nunca caven los hombres
otros fosos y trincheras
ni construyan barricadas
para matarse entre ellas..."

"...Y que en la paz de los campos
surjan de nuevo las huellas,
por el trabajo del hombre
que nunca quiso la guerra..."

Rafael Sánchez Ortega ©
17/06/18
18
18comentarios 112 lecturas versoclasico karma: 104

prestado

Y me cogí prestado el corazón
y lo llené de versos y poemas
y me lo tuve que devolver
porque sangraba
leer más   
9
sin comentarios 56 lecturas versolibre karma: 88

Es la luz

Es la luz
y sabes,
a veces me duele tanta claridad
y el apagarte,
o el dejarnos entre las sombras de las heridas;

por eso no quiero irme de mi dolor,
de tu luz.
13
4comentarios 93 lecturas versolibre karma: 98

Caen las hojas...

Caen las hojas suspirando
en el otoño que llega,
y también con el crepúsculo
de la vida sin respuestas
y es que ausentes los murmullos
son las hojas las que dejan
los susurros malsonantes
y las palabras austeras,
así continúa el viaje
por caminos y por sendas
por estaciones sombrías
con veranos que se alejan,
en ellos quedan los días
y las noches tan serenas,
con la luna vigilante
de soñadores y estrellas...

Caen las hojas en los bosques
porque el otoño está en fiesta
desplegando fantasía,
en colores y bellezas,
y es un viaje, sin retorno,
de la etapa que se quema,
en la estación que ha pasado
del verano y de las fiestas,
atrás quedan ilusiones,
sentimientos y promesas,
que mezclados con caricias
alteraron nuestras venas,
aunque es cierto que la vida
continúa y sigue ciega
reclamando los latidos
del otoño que ahora empieza...

"...Caen las hojas de los árboles
y en el hombre se despierta,
la ilusión de amar la vida
y plasmarlo en los poemas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/06/18
14
4comentarios 74 lecturas versoclasico karma: 106

Poetas...

Nos quedamos suspendidos
suspendidos en las ramas del árbol de la vida
de la vida que nos encuentra y cruza
y en el cruce del camino sin sabernos, amor…

amor del aire, del aire que bebe las letra
que el viento vuela cuando las borras
y las borras a medias, porque aún quedan
en tu memoria
y bendita la memoria
que acapara sensaciones
y desnuda corazones callados
corazones armados de poemas
poemas para ser besados
y besados por las bocas
que sedientas de pasiones
se abrazan y lloran
hasta llegar a las manos
y las manos tiemblan
y tiemblan por esas letras
que se sienten, que acarician
que regalan deseos
de humedades
y encarnan cicatrices
para dejarse sentir…

sentir mientras amor tus letras vuelan
las mías aprenden, y el aire de la primavera
calienta la brisa que fuera invierno con letras nuevas
con voces, que rozan la piel, que anudan gargantas
para que otras al leerlas, o escucharlas puedan revivir su alma
y su alma tan etérea nos llame poetas… (Lola) #poémame #poesianomada
17
8comentarios 111 lecturas versolibre karma: 104

El proveedor

Frotando allí
insistente está la yema
tratando de exprimir de mi fruta el zumo
ácidos calores que desde adentro vienen
gotas de negra magia
que sirven para volver a los hombres locos.

A veces siento
que para ti soy sólo un tinajero
me acudes cuando necesitas de mis llagas
mueles sin piedad la pulpa primitiva
encendiendo el sol de ese guisante.

A veces me siento como un preso
dentro de esta, mi mujer cautiva
hay sitios de mi que desconocía franco;
pero llegas tú con tu machete de rabia
y disipas toda esa maleza.

¡Ah!... ¡El dolor de los terrenos nuevos!
hasta que del ardor brote el cayo
y sea entonces
un pan comido entre los dos de acostumbrados.

A veces me siento como un exprimidor de jugos
me usas como tu objeto cotidiano
un crisol; un matraz de Erlenmeyer
donde puedes jugar con tus artes fatuas.

A veces me siento lleno de vacío
cuando me columpias con tus manos
hacía ese abismo...
Tú, sólo miras
mientras tuerces esa sonrisa de media cara
arrojándome a las llamas del pasmo.

Sólo tengo tiempo para dibujar muecas
me retuerzo en las sábanas como lo haría el gusano
llevo en los ojos el palpitar de un loro
apreto los dientes cual perro con rabia
brota la baba
y asperso la saliva.
Escupo el grito de un mono arisco
ardo aferrado a los dos filos de la cama.

Tú... Impávida
sólo observas y esperas
a que el tulipán bermejo
vomite sus galaxias
sus semillas liquidas
sus colores de niebla espesa
sus jugos...
escasos y codiciados
de como tú, nigromante, bruja lunar.

Me sueltas
arrojándome como un muñeco-colilla
mientras aún me calcino en lo de tu silla eléctrica
últimos estertores
luego, vacío total.

Dime: ¿Qué soy para ti?
¿Sólo una avellana enterrada...
en lo profundo de un tejido de hojarasca?
¿Una ánfora diminuta...
capaz de derramar la miel sus leches?
¿Sólo soy tu proveedor de mascarillas...
para cuando intentas renovar una juventud antigua y gastada? ¿Ah?
¿Qué soy?



@ChaneGarcia
...
leer más   
7
7comentarios 76 lecturas versolibre karma: 99

Leerte

Cuando te leo
con voz pequeña, casi silencio,
las palabras se hacen más grandes
y la vida.
22
4comentarios 106 lecturas versolibre karma: 118

Ͼἇ₱ἇ₰ Ðἕ ϾłἕŁØ (Colaboración con @Constanza_Everdeen, @rebkTD, @delaotapia)

Llevaba varias capas de inviernos,
pero se sentía desnuda
cuando la dejaba sin palabras.

Rascando la escarcha de la espera,
cada fonema que ella latía
él la recogía con mimo para guardarla
cual perla en el cofre de su pecho.

Sus labios no murmuraban tanto
cómo lo hacía su piel,
cuando cada poro recitaba una sílaba
en la poesía de su entrega.

Sus manos balbuceaban torpes caricias,
sus ojos tintineaban miradas saltarinas,
el reloj de su miedo incendiaba el tiempo.

Ah! El tiempo...
que hoy me grita su ausencia
mientras mis sábanas se baten en sollozos
y se desmoronan tristes cómo su último recuerdo.

Y vuelvo ...
vuelvo a vestirme de invierno,
a deshojar cada pétalo
que protegía tu lecho...
Y Vuelvo,
vuelvo a ti, a tu recuerdo,
a mi suspiro hecho hielo
que hoy se deshace en tu olvido.

Pero hubo un tramo de cielo, donde yacíamos cercanos al mar,
enredados en lumínica concupiscencia,
corriendo a través de bosques salados, rimando los cuerpos,
el hambre, engendramos la eternidad, vivimos el poema.
leer más   
20
22comentarios 180 lecturas colaboracion karma: 99

Sin Retorno

¿Para qué volviste?

Creíste la ceguera un punto de trance
y el balance obvió los valores rojos;
donde escondiste el secreto
murieron los silencios que dijeron
tanto viento pasajero.

Te presté atenciones y oídos
me quedé sordo de tanto escuchar
y el odio ahora me abraza dolido
esperando una última oportunidad.

Nunca quise esperanzas,
latidos y hemorragias casuales.
Solo quebranté un poco los mares
para llevar a mi ego de paseo.

Sin retorno.
leer más   
8
6comentarios 46 lecturas versolibre karma: 93

Nuevos comienzos

Las almas vivas en plena armonía
recorren los ojos del mar azul.
Los redondean como si quisieran aún
buscar un nuevo cuerpo para su sintonía.

Porque -aún vivas-, ¿jamás te has preguntado,
si las almas que comienzan una nueva vida,
que has pensado que ya no estaban vivas,
iban a buscar un nuevo comienzo en vano?

Solitas ellas van, nunca de la mano,
cantando poemas y numerando rebaños,
pensando en lo que les queda todavía.

Nadie las interrumpe porque creen que están apagadas
algo que nadie ve nunca es resucitar una llama,
pero siempre quedan restos de una herida.
12
sin comentarios 50 lecturas versoclasico karma: 85

El Fénix

Caminando cabizbajo
en mi mundo de tinieblas
de un pasado de tormentos
sumergido en la miseria.

Voy pisando los pedazos
de aquellos sueños en vilo.
Ya mi sombra no distingo
las penumbras me gobierna.

La esperanza yace muerta
en los campos del olvido.
Los recuerdos son tormentas
y yo un náufrago rendido.

Inundado en mis memorias ya no busco redención,
solo quiero hallar la paz en este mundo de cartón,
de apariencias, de mentiras y de falsos juramentos.
Decepciones de personas que asesinan sentimientos.

A mi izquierda veo al diablo fingiendo ser pitonisa,
prediciendo mi futuro me señala la otra esquina
donde se encuentra la muerte con su macabra sonrisa,
esperando con paciencia. Mi hora llega, ya está escrita.

* * *

Desvanecen las tinieblas y levantando la mirada.
Una luz que me enceguece resucita mi esperanza.
Resurgiendo como el fénix desde sus propias cenizas
le veo expandir sus alas y alzar vuelo con la brisa.

Viento suave que acaricia
lentamente el corazón,
cicatriza sus heridas
llevándose mi dolor.

Al destello, con intriga le pregunto ¿tú quién eres?
Con voz tierna, bella y pura me responde lo siguiente:
"Soy tu padre, soy tu madre, soy tu hermano, soy tu amigo
soy el ángel que te guía, no te rindas, soy tu hijo."

Ahora avanzo y miro al frente,
hacia un mundo diferente,
a un futuro de promesas
que le sigue a mi presente.
El pasado ya no importa.
Las cadenas de mi mente
ya se rompen, no soportan…
ellas ya no me detienen.
14
6comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 93
« anterior1234550