Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 551, tiempo total: 0.009 segundos rss2

Si volviera a nacer

Si volviera a nacer
querría ser otra vez,
la luna.
Otra vez canción.
Otra vez poeta...
Si volviera a nacer
querría ser otra vez
fantasía.
Otra vez sueño.
Otra vez,cometa....
Si volviera a nacer.
Sería otra vez el mar
Otra vez la orilla
Otra vez ...la lluvia.
Otra vez. ..
la sirena.
Si volviera a nacer.
Volvería a ser
amanecer.
lluvia de estrellas.
Madrugada.
Noche bohemia.
leer más   
16
7comentarios 86 lecturas versolibre karma: 114

Diluvio Sobre La Pluma

La tinta que cae de golpe
sobre bases de una obra
seca cuando muere el día
vive en arte más que nunca.

Los relojes corren carreras
siempre pierden contra el tiempo
de turno el sutil espectador
garabateando mente al viento.

La paciencia cuentagotas
lleva un vaso medio lleno
traza una nueva inspiración
desarrollo siempre en negro.

Una inagotable misión
buscando en territorios
cada tramo, cada región
versos para el purgatorio.

Lucidez a mano alzada
sobre simple y adornada
el poeta no se detiene
frena con vientos del alba
para poder guarecer
sus sueños sobre pestañas
noches de inspiración
sobran para otro mañana.
leer más   
8
1comentarios 52 lecturas versoclasico karma: 99

Suicidas

La ventana abierta
tú en el suelo acostada
entre mantas protegida
enseñándole a la luna
tu mejor conjunto de lencería.

Un cigarro encendido
ceniza que el viento se lleva
y en sus susurros, poemas.
En tus labios viven
el fuego, las palabras,
en tus manos mueren
la ceniza, los poetas.

Y sin embargo,
asesina tú nunca eres,
pues no matas, por ti mueren,
suicidas.

Gritan tu nombre al saltar
y tú desde tu ventana, abierta,
nunca los pareces escuchar.

Mi grito, dime. ¿Te llegó él a abrazar?
leer más   
5
sin comentarios 24 lecturas prosapoetica karma: 65

Muda

Muchas veces me quedo muda, no sé cómo transmitir mis sentimientos, no es fácil hacerlo, la mente puede decir mil cosas, transitar por mil lugares, describir mil situaciones, pero cuando no llegan al alma, no dicen nada, al menos para mí. Y cuando tanto sentimiento quiere salir, pero no encuentro las palabras adecuadas, sencillamente callo, porque no puedo obligarme a escribir lo que no siento, o a transmitirlo de manera mecánica, por eso cuando me llaman “poeta” aclaro que no lo soy, soy solo alguien que transmite con palabras lo que el alma quiere decir, y cuando los sentimientos hablan sin parar, no sé cómo interpretarlos, y ante tal confusión prefiero callar, y no me gusta porque he callado tantas veces, he dejado de lado tantas cosas, y otras tantas me han dejado de lado a mí, que callar no me gusta nada, pero debo hacerlo, y muchas veces es sabio callar, por eso hoy, hoy no escribí nada, tampoco ayer y antes de ayer, y quizás mañana tampoco lo haga, hasta que encuentre las palabras adecuadas.
10
2comentarios 39 lecturas relato karma: 101

Te pregunto poeta

Tú, poeta, que con tus versos
logras mi ser me arrastre
hasta el fin de mis sentidos;
letra a letra, palabra a palabra.
Poeta, el ras de tu alma, a la mía encuentra.
Haces tu hogar en la cavidad de mi pecho.
Lo hondo de tus palabras penetran en el fuego de mi hoguera, y me baño,
en el frescor de tus aguas.
Tu prosa, es la madre de mis sueños,
fácil me conduce a la fantasía, al ensueño.
Tú, poeta, en suavidad, intensidad o melancolía me atraviesas directo al corazón, cual daga furtiva, o aromático pétalo de rosa.
Sangro, en éxtasis, en agonía,
por el llanto o canto de tu verso.
Incomprensible es mi sentir por tus palabras. Dime, la razón poeta.
Dime el porqué, mi ser por ti suspira?
leer más   
17
17comentarios 77 lecturas versolibre karma: 92

El imitador

El imitador cojea enredando sus alas
no es timidez indolente de abismos lejanos
tampoco es el destierro del griterío amargo,
simula sufrir para acercarse a tu lado.

Siente placer al entregarse a las indecibles obras del mal
que su existencia brumosa desea extinguir
con un fuego sutil que todo lo incendia
con sus vastas tristezas al fingir dolor.

El imitador confunde las palabras a todos
fundiendo la sombra con la noche
sin importarle el vasto color de las praderas
que son hermosas, llenas de amor.

Se ufana corrompiendose sin esperanzas
con pensamientos absurdos
que desnudan al tiempo robando su voz,
goza mentirse ansiando caricias de los besos robados.

El imitador se pasa juzgando la ternura de todos
de fuertes o alegres de puros o intactos,
no le importan las grietas en la carne del poeta
que solo quiere vivir.

El poeta envuelve a el frío
con un rebozo de manta,
cuida sus letras como su amada
ama el aroma del perfume de su última flor.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
El Mute
25/02/2018.
11
17comentarios 157 lecturas versolibre karma: 115

Lápida y Pira

…El mar la mar, como un himen inmenso,
los árboles moviendo el verde aire,
la nieve en llamas de la luz en vilo.
La Tierra.
BLAS DE OTERO.



Tu urna, tus cenizas,
los ápices de tu vida,
y aunque azota el viento,
cuido tus recuerdos, tus esquirlas.

Mira los campos, como no cesan por ti,
como persevera el cielo, en su azul de porvenir.
Y camino al cementerio, las chimeneas y bocanadas,
del frío haciendo climaterio, y un rumor a lápida y flor,
amortajada en algodón.

Tu ofrenda, tus estertores,
llevo en dulce ramillete, esta noble vida de sin sabores,
a tibio son de martinete.

Mira como continúa el llanto,
de tus hijos, de tu hermano,
como reverdece tanto,
del horizonte calcinado.

Y planto tus restos,
Entre salmos y oraciones,
para que crezcan árboles,
orquídeas y canciones.

ROGERVAN RUBATTINO ©
5
3comentarios 28 lecturas versolibre karma: 77

Poeta

Poeta
hazme verso
en la noche
poesía en el viento
poema en tu piel.
Poeta
hazme letras
que cambien
tu mundo y el mío
hazme letras
que hablen de amor
y que llenen de armonía
el universo.
Poeta hazme eterna.
11
2comentarios 66 lecturas versolibre karma: 105

Campos de Castilla

Estrellas cotillas
que pintan cielos
de lunares blancos,
el sol acaricia
el velo de margaritas,
pisando lluvia de llantos,
y llantos de ríos,
ríos retando musgos,
calados de interjecciones
de dulces gestos.

Senderos habitados
de verdes abanicos
de largas copas,
claros, oscuros,
riendo estrofas,
mirando estrellas
abarrotadas de amapolas.

El cielo se pinta
de azul intenso,
besa tréboles alejandrinos
quebrados por mis pisadas.

Cantos de amor
de pájaros ondulando sus alas,
palpitando en morse
corazones de primavera.
Un escarabajo pelotero,
se pavonea,
cruzando tranquilamente
mi mirada,
y yo, quedo absorta,
mirando como envuelve
sus bolitas redondas.

Cantigas de romances de retamas,
pareados de abejas
zumbando el viento,
epopeyas que burlan epístolas,
recreandose en rapsodas
de hiedras rimadas con geranios,
danza de versos y prosa
en un escenario
de cisnes con tutus
de cuellos entrelazados,
hermosa caminata de azucenas
perfuman el aire,
de campos de amapolas.

Esquemas de mundos,
hechos de ritos y palabras,
que dibujan luces y sombras
sobre charcos de lluvia,
saliendo de sus cuadros,
moldeando las aristas
de sus bellos marcos,
ojos que nacen a la vida,
en esquinas de auroras
escritas por poetas.

Angeles Torres
leer más   
13
10comentarios 61 lecturas versolibre karma: 96

Quién Sabe

A dónde va la luz, cuando la tapas;
qué mira el sol, tan alto y displicente;
qué sueña en su letargo la montaña;
qué ley ampara para si un casi siempre;
de dónde agarra la muerte cuando besa;
qué ausencia en nada trocar puede todo;
qué mentira hace del mentiroso poeta;
qué delirio hace un soñador de un loco;
qué linde separa lo exánime de su ánima;
qué hostal aguarda al final del largo viaje;
cuánta sal cabe dentro de una lágrima;
cuántas definiciones para el amor caben.

Quién sabe, quién sabe, quién sabe.
leer más   
19
20comentarios 87 lecturas versolibre karma: 95

Mi carta de los deseos

Tengo que pedir para todos
pues luego vienen reclamos
y la lista se hace inmensa
pidiendo menos tempestades

Quiero pedir por las musas,
Fuentes de inagotable inspiración,
y por esos poetas/ poetisas
que en letras exponen pasión.

Quiero pedir por sus familias,
que son pilar en contra de rendición,
gotas de fuerza en amor en lluvias,
tolerantes de su incomprensión.

Tengo que pedir por los sueños,
en donde quiero que sean dueños,
que suelten lo que los aterran
y fuerte a ellos se aferren.

Pido por los grupos de poesía,
por qué con su grano de arena,
hacen que corazones en lejanía,
se unan y hagan la pena Serena.

Tengo que pedir por mis amigos,
que se han cruzado en mis caminos,
por qué siempre tengan un grado de locura,
y que la verdad siempre sea su cura.

Tengo que pedir por las mujeres,
que son las musas de mis poesías,
para que saquen a relucir sus placeres,
y dejen salir sus hermosas rebeldías.

Debo pedir por el amor,
nuestra fuerza interna ante el clamor,
para que sea nuestro empuje,
ante cualquier situación.

Feliz navidad
leer más   
15
sin comentarios 92 lecturas versolibre karma: 101

Instinto

Ese animal que revienta los burkas mentales
y esquiva las verjas de acero más altas,
ese animal que quebranta las leyes, las normas
y deja que el miedo se aburra a sí mismo...

Ese animal que se lanza del barco en la noche
y grita aun sabiendo que nadie lo escucha,
ese animal que resiste a la lluvia más densa
y aprieta los puños de rabia y coraje...

Ese animal ancestral al que no hay escopeta
ni dardo moral que lo pueda frenar,
ese animal imponente que lucha sin tregua
en mitad de decoros, recato y pudores...

Bestia ambiciosa que ignora confines y formas,
que ruge en la aurora primera del tiempo;
bestia que acecha los prados más verdes y libres,
que escarba en el pecho el camino a la acción...

Fiera indomable y certera que habita lo mismo
las tripas del hombre vulgar y erudito,
que el vientre del necio, el poeta o el monarca;
fiera indomable y certera que habita lo mismo...

Eres el lazo al origen del cielo y la tierra,
la voz que recuerda que somos salvajes,
eres la lengua que quiso cortar el poder
para hacer de nosotros a un perro sumiso.
leer más   
14
12comentarios 84 lecturas versoclasico karma: 109

Yo te di mi sangre para que mi sangre sobreviva

Igual que quien sana su corazón roto
nunca se encerrará en el arrepentimiento
yo te pertenezco, poesía.

No creo que tengamos que pelear-dijiste-,
aunque a veces será inevitable.

Si no fuera por ti,
que me salvas literalmente la vida
manteniéndome sobrio,
quizás pensaría que le vendí mi alma
al nombre abstracto equivocado,
y que hubiera sido mejor
entregårsela a la Música.

Pero desde que te escucho gemir,
al tomarte entre mis brazos,
únicamente eso es ya para mí la Canción.

Por eso nunca dejaré de escribir.

Soy algunos años más mayor, sí,
en cambio tú eres lo más grande.
Mi dolor se da la importancia,
hasta que de ti aprendo lo importante:

Sentados a la mesa,
sé que todo va bien cuando me pides un beso
y te hago llorar de tanto reír.

Porque un poeta triste es una contradicción.

Y la historia, mi vieja historia,
ya sólo es una mancha en el asiento
del tren del futuro.
13
6comentarios 214 lecturas versolibre karma: 86

Tuve

Tuve que acostumbrarme
a mirar la luna desde el lodo,
perdido en medio del ocaso y
adaptarme bajo las estrellas,
al aullido aclamante e
interminable del lobo.

Tuve que mojarme entero
intentando dar caza a esos peces
que se ríen a carcajadas de mí
en medio y ancho de ese lago.

Tuve que beber a sorbos
allá donde otros no se atreven
sin echarme ni tan siquiera
para atrás en el último sorbo.

Tuve que pasar días sin llevarme nada
a la boca y cuando por fin me eh sentado delante de un plato caliente no he podido comer ni la mitad por tener el estómago dolorido y cerrado.

Tuve que arrastrar mi soledad
entre la gente discutiendo
con mi ángel vs mi demonio
con un halo invisible para el resto y
nunca me pare allá donde
mi conciencia intuía que estorbo.

Tuve que correr y coger trenes
en marcha al igual que picar
el billete en el Alvia, el Ave y
apearme en la siguiente estación
dejando atrás al interventor y
los vagones del Talgo.

Tuve que viajar en autobús
por media ESPAÑA sin destino
buscando un porque?
Y he mirado con miedo de reojo
a la muerte allá donde me eh bajado.

Tuve que pernoctar en parques,
cajeros, portales abrazado al insomnio,
envuelto con una manta
de ansiedad y cuando he tenido
la oportunidad de hacerlo
en un cementerio
arropado entre almas
jamás lo he dudado.
La luz en mi sueño con el ocaso
me han otorgado y regalado.

Tuve que mirar mas allá a donde
pocos llegan y ven
Y trozo a trozo me voy encontrando
conmigo mismo.

No soy el número uno en esto
ni quiero que te salgas de contexto
aunque a veces lo intento y
es en vano.
Pero en el fondo muy al fondo
todavia tengo fé y se que valgo.
No voy a rastras, ni con las cuatro
a gatas, tampoco corro
pero junto letras como un jinete y
entre ellas cabalgo.

Pero me imagino que no habrá
nada más bonito y gratificante
para un poeta que le digan
por lo alto, voces entre el
público declamate algo...
leer más   
12
2comentarios 77 lecturas prosapoetica karma: 90

Aquel escritor receloso del poeta

A plena luz del día,
al escritor
le anocheció
de pronto…
No tomó aliento.
No visitó esa Tierra
de los pasos hacia lo posible
y sintió cansancio al correr del viaje.

No vio el sol.
No escuchó llover.
No rasgó sus manos
con las estrellas o las rosas.
Dentro de su burbuja
dejó a la soledad
venderse a él,
empujarle y cerrar la puerta.

Escribiendo
se repetía en su concupiscencia
con ella,
lo efímero de soñar,
lo ilusorio de querer,
lo irreal de vivir
y se creía esclavo.

Mientras él
y su intrusa melindrosa
se enredaban
en las sábanas
del orgullo,
el poeta
sabiéndose libre
tomó su pasión;
surcó los mares
llegando a la orilla
que le aguarda ansiosa,
que siempre le busca.

Con su ritmo
sin espera
quebró los silencios
de la espuma
de la consciencia,
la colmó de susurros
y un te quiero
sin obligación
ni cuentas.
Le hizo suya
en regalos de nácar;
de caracolas;
de brisa que ardía
en volcanes
de palabras al oído.
Se fundió libre
en los deseos escondidos
y todas las horas
se desvanecieron
para terminarse amor
en el cuerpo de uno…
La duda de aquel
se les perdió
en el rumor del aire,
en la sal de sus pieles
y la miel
de sus labios,
que no vacilaron
el 'te amo'
en la dimensión
del idilio claudicado
bajo la absurda reserva.

El escritor
buscó placer
en saciarse de quimeras.
El poeta
asido de sus ilusiones
se volvió pócima
y placenteramente
las encarnó
en la musa fiel de sus verdades.

El escritor
le llamó 'kilómetros infinitos'
a la distancia boca a boca,
mas el poeta de los océanos
luchaba conmigo
sin pretensión
de banderas blancas
o laureles
y por mis dedos
resbalaban sus cabellos
mientras escribió prosas
sobre mi cuerpo,
de donde
nacen sus versos
y guía los míos.
El escritor
receloso del poeta,
entró airado
a hurtadillas
la noche de los tiempos…
Arribó ufano
hasta la misma alcoba
mirando
la única silueta
tendida en el lecho
de mi recuerdo
y su ausencia;
se vio absorto
en el reflejo de mis ojos
y al descubrirse, calló.

Aquí
en el silencio,
habló el gemir de mi suspiro…

Sí…
sólo me escuchó
pronunciar su nombre.




Yamel Murillo



Postdatas sin remitente
Cuando la Luna se muerde los labios©
D.R. 2015
leer más   
11
10comentarios 77 lecturas versolibre karma: 89

Azul marino

A Paco.

El Azul marino, en los océanos profundos.
Azul arriba claro e intenso.

Azules los ojos de seres humanos
que enamoran nada mas verlos.

Azul el horizonte-mi deseo,
de la alborada extremeña.

Azul nuestro planeta.
Azules las pinturas-dibujos del pintor poeta.
Azules de libertad y la palabra.

Azul el verso, azul la lluvia, azul el hielo.

Azul la línea que junta el aire
con el mar.

Azul marino transparente,
de nubes claras y bellas

Paco Merino, tus obras,
azules, bellas, azul.

Pintor. Extremeño, fallecido en Ibiza, año 2.000
A los 52 años.
leer más   
11
4comentarios 65 lecturas versolibre karma: 100

El panteón negro

Paul Verlaine
bebiendo y llorando solo
ante la imagen de Rimbaud
en el fondo verde
de su copa de absenta.

Rimbaud
que ya andaba lejos
de la elegancia de la desesperación
para ir en busca
de las mágicas formas
de la felicidad
que a todos alcanza.

Charles Baudelaire
quemando su herencia y sus dones
con aguardiente
mientras el demonio
se agita a su alrededor.

Edgar Allan Poe
muerto, borracho, en una fría calle
empedrada de Baltimore
envuelta en misterio.

Y un servidor,
que por un maldito amor
casi no lo cuenta
si los del 112 y mi madre
no me hubieran deslertado,
en mitad de mi suicidio,
para hacerme un lavado de estómago.

Cuidado, joven poeta,
cierta poesía es un fuego salvaje.

Que no es bueno tragarse
más de tres poemas malditos
hasta la maldita poesía lo sabe.
17
22comentarios 226 lecturas versolibre karma: 90

Primavera

Adiós primavera.

Fuiste una estación
muy bella.

Fuiste mi mejor época:

Miel que cultivan
las abejas;
verdor que se renueva.

Ojos de poeta
que florecen;
aves que regresan.

Dicha que rezuma
en todo nuestro ser;
tiempo de promesas.

Otras estaciones
ahora nos esperan.

Gracias por todo,
primavera.

Me enseñaste
que también existen
las cosas buenas.

Valió la pena
el trayecto
que me trajo
hasta ti.
4
sin comentarios 29 lecturas versolibre karma: 55

Alegría de tristeza

En ocasiones me pregunto
por qué no escribo desde la alegría,
desde playas desiertas donde el amor
es un náufrago abrazado
a mi aliento de poeta,
desde flores con aroma
a fragancia impúdica,
como gotas de rocío
refrescando mi percepción,
aire limpio donde los lirios
son manjar abundante,
colchón de pétalos
de felicidad donde yacer.

Quizás porque la risa
es la válvula, la espita,
por dónde los barcos de papel,
las aves migratorias,
amaneceres con los colores
de la brocha de tu boca,
fluyen de forma natural
a playas de recuerdo musical,
de sentidos plácidos en tumbona,
envueltos en tul,
con daiquiris de latidos quietos,
varados en la sonrisa.

Mas mi tristeza tiene
una cabaña en el bosque,
un lago donde se bañan
en lágrimas mis versos,
estrellas fugaces con el destello
de la voz quebrada,
melancolía en el linaje
de mis letras sin memoria,
como constante de un corazón
hollado por cientos de huellas,
con estaciones desiertas,
árboles sin primavera,
imágenes de profusas sombras
con sus brazos extendidos.

Mi alegría de tristeza,
es una capa de quimeras rasgadas,
naturaleza de claroscuros,
cruces de gorgojes y ahogos,
dicotomía de mis sentidos
expuestos en el escaparate
de una vida anegada,
balanceada entre la hilaridad
de mi alegría nómada
y la tristeza de la piel de mi sangre.

Amén
leer más   
20
16comentarios 114 lecturas versolibre karma: 116

La letanía del vago lamento

Lágrimas rasgan las paredes de mi casa,
y el miedo llama a la puerta, vencido,
y me espera con un puñal, y una flor gris;
una carta bajo la lluvia
y el disfraz de poeta recién casado
que más bien parece un enfermo neurótico.

¿Qué haces aquí, Juan Ramón?
Se calla y me contempla,
y suspira y se acongoja y llora Platero,
y sus ojos azabache estallan de dolor y rabia
y se convierte, de nuevo, en hombre.

Pronto se desvanece el miedo,
ahogado por la lluvia y el rubor de la aurora;
y salen de las flores Lorca y Machado,
y me esperan con la muerte,
unos gitanos grises; un río de agua gris.

Las nubes, escandalizadas, llueven truenos,
y la nieve cae a peso como plomo;
el fuego brota de entre las algas del mar,
y mi corazón, preso de la letanía de un recuerdo,
deja de latir de un momento para otro.

Vago lamento, marchito y confuso,
complejo, hastiado y depresivo.
Abandóname, o mátame, o simplemente hazme.
Pero no conviertas mi último instante de vida
en el más largo antes de la dulce muerte.
leer más   
3
sin comentarios 24 lecturas versolibre karma: 50
« anterior1234528