Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 18, tiempo total: 0.031 segundos rss2

Ѕоѓъіэиↁо аіѓэ

A empujones con la vida,
con ésta marabunta de saetas
ensartadas en cada pliegue
de mis latidos moribundos,
juglares de angustias.

A más tristezas, a más desalientos,
te percibo con mayor simplicidad,
aferrándome a la soga del ahorcado
con las manos del superviviente,
sorbiendo aire como náufrago
de decisiones herradas en la memoria.

A mayor certeza de que yerro como verbo
en pasado pluscuamperfecto,
de que aún comprando siete vidas,
todos los infiernos de Dante,
cuántas acequias abracen mis vísceras,
seguiré esperando ésa decisión,
la que custodie tu nombre
hasta nuestros dedos.

A pesar de que cada
partícula de aire sorbido
me aleja más aún de la costa,
sembrando niebla y extravío
en el quicio de un espíritu abatido,
de ésta gabarra que surca
espinos y arena,
ahogos y más ahogos.


A diario, en cada hoja que cae
como losa, como mirada de piedra,
en lágrimas peregrinas de tu ausencia,
en auroras boreales como ofrendas
del silencio por zurcir mis labios,
sorberé ésta última migaja de aire
que penetre las murallas del silencio,
cual cerrojo de mis pozos y tu inmortal olvido.

αмéη

[α ρєѕαя ∂є ۹υє ¢α∂α
ραятí¢υℓα ∂є αιяє ѕσявι∂σ
мє αℓєנα мáѕ αúη ∂є ℓα ¢σѕтα,
ѕємвяαη∂σ ηιєвℓα у єχтяανíσ
єη єℓ ۹υι¢ισ ∂є υη єѕρíяιтυ αвαтι∂σ,
∂є éѕтα ﻭαвαяяα ۹υє ѕυя¢α
єѕριησѕ у αяєηα,
αнσﻭσѕ у мáѕ αнσﻭσѕ.]
leer más   
22
14comentarios 119 lecturas versolibre karma: 112

Colinas insomnes

Cuarteados los labios
  los pechos,las bocas,
  los pozos,
  cuando el fuego
  de la sequía y el hambre,
  llegaron a ser insoportables,
  los mas jóvenes
  se encaramaron
  a los cerros
  que el viento lija,
   lija sin memoria.

  Allí , más cerca del cielo
  lustran cerbatanas
  hinchan sus pulmones
  y al azul disparan
   flechas hermanadas

  El dardo mas certero
  en la bóveda clava
  ,como la lanza en Cristo,
  su punta meridiana.

  
  Rompe a llorar el cielo
  y sus lágrimas bañan
  chozas, plantas , ganado,
   corazones sombríos.
  
  
  Miríadas de flechas
  a la altura parten.
  Un coro de niñas
  vestidas de huesos
  entona su canto:
  ¡benditas heridas!
  ¡benditos los llantos!
leer más   
5
1comentarios 31 lecturas versolibre karma: 71

Costuras de poeta

Con mis versos en los bolsillos,
el azahar como vaho de mi inspiración,
renuncio a etiquetas prendidas
en el pecho de la vanidad.

Poeta hidalgo de letras
derramadas en costuras
como portales de quimera muda.


Ramos con tejido de poesía
germinada en pasados de dunas
como espectros sin cobijo,
futuros versados en boliche del deseo
huyendo del presente maduro
de impúdico granito.

Bruñir pozos en cada latido,
sentarme en los ribetes del abismo
con los pies de mi pluma colgados,
rasgando la tinta del desvelo.

Ansío trocar los guijarros de mi juicio
por alboradas deshaciéndose en lluvia,
encordar letras cual trampa del tiempo
donde descanse el ruido de la punzada
fluyendo en marisma blanca de lutos.

Amén
leer más   
29
22comentarios 159 lecturas versolibre karma: 102

Verificar...

más que el pósito calmo
de este desfiladero
donde vamos llegando
para acallar trasiegos

nos verifica el hambre, el hambre de secreto...

nos verifica el trecho conquistado
hasta el remoto templo donde avistar la llave...
pues no existe más lengua
en este idioma sacro
que el impulso aéreo y centrípeto del ave...

qué más nos verifica
si no el lastrar con plomo
a los pies de los pozos
que nunca tendran fondo...
quienes urden a lumbre de cerilla
los mapas encriptados,las líneas discontinuas...
encadenando alas
a todas las periferias oscuras de la vida,

qué más nos verifica...
si no esta vocación
de atestarnos de aires
y de aguas infinitas...
13
6comentarios 67 lecturas versolibre karma: 93

Negada niebla (Colaboración @rebktd & @sarrd8r)

Mañana de niebla en la razón,
de despedida como onda en el agua
ahogando gargantas, ungiendo latidos,
animal extinto que salta libre
para estallar entre palabras
en el cristal de mi corazón,
alimentando miradas
que sostienen el tiempo
golpeando la sien de la partida.

Hincando los dientes al olvido, desgarrando
incesante nuestro hilo
que en el arduo blanco y negro
se ha partido,
qué es en mi pecho arrodillado donde yace,
qué descosido a mi boca ha enmudecido,
qué te juro que en mis labios vive tu nombre
y que hoy me niego
a que un adiós a mi boca se lo borre .

Saltaste las defensas de mi dolor,
la incredulidad de mis sentidos heridos,
pintaste en colores el blanco y negro
de mi pasado envejecido,
alumbraste pozos y quejidos,
ahora partes,
pues la vida pasa de puntillas por nuestro dolor
y el furtivo destino;
la despiadada certeza de que el horizonte
está hecho de cicatrices y vacíos.

Y me niego,
yo me niego a qué tú seas esa certeza ,
que ante mis ojos se derrumba
y se hace polvo
y que no,
que no me creo que el latido de nuestro fuego
se haya extinguido con el soplo de un suspiro ;
que si esperas de mi boca despedida ,
será una vez yazca rendida bajo el polvo y las cenizas.
leer más   
23
29comentarios 249 lecturas colaboracion karma: 92

De alambres y mimbres (Colaboración @JanaRivera & @sarrd8r)

Rasurando los años en minutos,
el niño que aún nace en cada primavera,
en cada flor inocente de marchitarse,
pasea de puntillas entre laberintos
de despedidas y tragos de olvido,
sin esperar boreales ni enredaderas.

Se acicala el cabello, como el que doma una fiera. Pero entra y sale de tantas casas con las puertas abiertas, que acaba rondando, despeinado de nuevo, por tristes aceras.

De adoquines sin alas,
de portales con barrotes,
de vidas ciegas para su llanto;
su primavera se lavó las manos
en manantiales de realidad,
destiñendo toda inocencia
en corbatas de alambre
cual grilletes de suspiros.

Estalla en pedacitos el cálido pecho. Bofetadas amargas envueltas en papel de lija. Regalos de experiencia, postres secos que raspan gargantas.

Puso un anuncio en su partida de nacimiento,
"canjeo años sin gastar, por recuerdos viejos".
Apretó los ojos , abriendo los puños,
con la piel en los universos,
jurándose no secar más sus pozos
plantó futuros,anhelando florecer en mañanas.

Y llegaron las noches en vela con cientos de cuentos (rápidos, curvos, lentos). Los juegos de mimbre (ligeros, mágicos, libres). Las tazas de chocolate (dulce, compartido, caliente). Los primeros amores (verdaderos, veloces, valientes). Desenvolvió el mundo; desplegó sus alas
leer más   
21
15comentarios 130 lecturas colaboracion karma: 101

Moneda de dos reveses

Ésta noche sale el sol
en cuarto creciente,
haces de luz cálida
bañando mis ganas de ti,
de amarrar el deseo
en puertos vacíos de promesas.

Moneda de dos reveses...

Copos de arena,
en éste imprevisible
invierno de soledades,
de ausencia agotadora,
pleamar desamparada
del movimiento de tus caderas.

Esperando levantar el vuelo,
lanzada al aire denso de mi aliento.


Algodón de azúcar salobre,
impregnando los dedos
de la felicidad viajera,
pulverizador de gotas de lluvia
como remedio para
la aridez silente de tu voz.

Moneda de dos reveses...

Moneda ciega de ti, vacía de suerte,
esperando la arista roma de tu boca,
sellando nuestro mañana en la mía.

Amaneceres en latas de conserva,
cuál salvavidas de lunas grises,
sollozos evacuados por el desagüe
del olvido canalla.

Pozos con el color de tus ojos,
lágrima que arrastra tu nombre
hasta empapar mi alma.

Moneda de dos reveses...

Amén
leer más   
17
15comentarios 162 lecturas versolibre karma: 103

Esperanza hecha promesas

Huyendo de un futuro,
persigo un instante en el presente,
olvidando lo que ignoro,
recordando el silencio
de pensamientos no dichos.

Como plegaria llena de promesas,
de promesas no hechas,
de promesas no cumplidas,
promesas imposibles de prometer,
imposibles de borrar.

Cada día es idéntico al anterior,
mas distinto al siguiente,
mientras en mi interior
anido la esperanza de no sucumbir
a mis deseos, a mis instintos.

Entonces me invade la bruma,
la más gris y espesa de las brumas,
mi cuerpo pasa a un estado
de inmovilidad sentimental
paralizando toda motivación.

No tengo pies, ni manos
para escapar de mis alientos,
abandonándome a éste torrente,
procurando no chocar contra las rocas,
cierro los ojos en una oración.

Padre tu que conoces las fuentes
de todo sentido y sentimiento,
alumbra en mi oscuridad
los pozos de mi esperanza,
ayúdame a entender el porqué.

Mi cuerpo siendo arrastrado
por esta corriente enfurecida,
abro los ojos, mientras el agua
surca mi rostro enmudecido
por el cansancio y el dolor.

Me invento un futuro imperfecto,
porque tus ojos no requieren
de artificios para mirarme,
tu boca de disfraces para besarme,
devolviéndome la vida,
con tan solo un beso
o tan solo una mirada.

Amén
leer más   
13
2comentarios 57 lecturas prosapoetica karma: 82

Sudán

Suda el pueblo por la codicia del oro negro.
Sudan los hijos de la tierra y la tierra cambia oro negro por cuerpos maltrechos
y sin gloria.
La lluvia de oro negro que brota desde el suelo pervierte al ingenuo,
dirigido por el poderoso desde su mando a distancia.
El cielo envía gotas de auxilio,pero los pozos de agua están cubiertos de cadáveres
por la codicia y la avaricia.
La madre noble como la naturaleza no puede entender cómo sus hijos mueren,
pero la madre noble como la naturaleza alimenta al niño
desde su pecho desnudo,
que el niño sin distingo abriga de esperanza…
¡Mirad infieles!
Dejad el sofá de piel carmín
y venid a alimentar al hijo de la tierra.
¿Por qué robáis y comercializáis con la savia de la vida?
Hay crisis, sí crisis, crisis humanitaria y de hermandad.
¿Quién respeta las etnias y sus diferencias? Perdonadme, ellos también
son hijos del sol viviendo entre paredes creadas entre el norte y el sur;
allí desterrados viven con su vianda vacía, porque alguien roba el oro
negro que brota de la tierra noble.
Venid a ver, dejad el sofá de carmín y venid a ver a los niños
con piernas como alfileres y rostros de momias
que desfilan en el desierto de penumbras,
porque los codiciosos criminales de guerra
los proyectan a la media luz por la codicia del oro negro.

Sudan los pobres inocentes en los bordes de un país maldito.
Sudan los niños de Sudán…
Mapas de venas en rostros vírgenes de inocencia,
rostros destinados al vivir marcados por la indulgencia..
Detened la codicia hombres malditos, los hijos de la tierra lloran.
Mercaderes de la tierra matáis al hombre que nació libre,
encarceláis y aturdís al hombre que nació sin mapas y fronteras.


¡Levantad vuestro pesado harapo, hombres infieles!
Por qué os sentáis en el sillón de la casita de los países enseñando vuestros
dientes bañados en oro burlándoos de vuestra sangre, vendiendo
esclavos al lobo estepario.

Vuestros bolsillos están repletos de estiércol y oro maldito.
Queréis hacernos creer que lloráis por los hijos de la pobreza, pero
estáis descubiertos, lloráis por vuestra ambición al oro negro.

JOSE LARA FUENTES.
leer más   
11
4comentarios 80 lecturas versolibre karma: 88

Pozos y Tierra

Te perdí a ti,
pero me quedé conmigo.
Aquel día cojo,
casi a mitad de semana,
en que grotescos fantasmas del pasado
volvieron a mis entrañas.

¿Sabes de qué día hablo?
¿Te acuerdas cómo acabó el verano?

Fuiste la tierra que se hundió
bajo mis pies.
Fuiste el pozo que se cerró
para darme sed.

Y yo, yo me descompuse en mi campo de concentración,
mientras me mataban gigantes en mil intentos de evasión.
Volví a ese pasado opaco,
ese foso inhóspito y sórdido,
Que quebró mi alma con fragores agónicos,
y me desarmó de voluntad.
Fui árbol caduco arrasado por un violento otoño.
Y te perdí...

Te perdí a ti,
pero me quedé conmigo.

Excusas taciturnas y baratas.
Yo no me quiero a mí... sin ti.
Me acuerdo cuando no existías,
cuando no eras marrado ni errata.
Conmigo era suficiente,
que vacío estaba,
y que poco sabía de mis vacíos.
y llegaste tu, con tu luz y tu torrente,
y conmigo ya no era suficiente.

¿Te acuerdas de cuando llegaste?
¿Afilabas los puñales cada tarde?

Había brisas y risas, calma en nuestras espadas,
tú jugabas a creer que me matabas,
yo jugaba a dejarme matar entre semana.
La lana de tus miradas picándome en mi empeño,
los manjares de tus palabras que me alimentaban,
tropezaba, y pronto volvía a ganar el derecho de estar al acecho.

Y entonces llegó ese martes,
esa rabia que había olvidado,
volvió ese espectro mórbido,
ese cáncer extendido y crónico.
Quisiste verme lejos, y decretaste mi exilio.
Me turbé con tu aria lejana, y mi abandono umbrío.
5
2comentarios 55 lecturas versolibre karma: 65

Juego de luces

Diseños y redes,
patrones electrónicos obnubilan,
cielos pensando que la ciudad se excede,
desde farolas cuyos focos titilan,
hasta inmensos LEDs en avenidas cosmopolitas.

Es el juego de las luces,
miramos hacia arriba las pantallas,
lluviosa metralla nos introduce,
a ritmo de subwoofer en diminutas centellas,
producidas por la disolución de los semáforos,
meteoros de metáfora en rojo verde e indeciso ámbar,
surcando torrenciales en el diesel, a ver si escampa.
Marcan los destinos los rótulos fosforescentes,
de las marquesinas, los autobuses traen el gálibo,
impacientes,desde los porches, a recoger la dosis de rutina,
para los más humildes, lámparas de neón,
de tiendas vespertinas, ventanas de habitación,
tendederos bajo pálida bombilla de cocina,
saludan a faros de xenón.

Las luces y su juego,
miramos de frente caracteres y avatares,
continuas posibilidades caben en simuladores,
todos partícipes de estos universos virtuales,
que empiezan desde el fondo de escritorio,
con un decoro meritorio hasta las redes sociales,
donde poder ser populares y ganarse odios,
compañeros de partida de rol o shooters de criminales,
identidad dibujada en Paint o retratos,
con gráficas tridimensionales,
no es un fantasma,de nosotros,somos nosotros,
en acto de humildad negamos el sol nos vale con el plasma,
festejamos nuestro dominio luminoso con coloridos lásers,
hackers taciturnos son los mirones de turno,
de este virtual y virtuoso mundo,
entretenido y ensoñado,
obsolescencia programada,
o adolescencia en el umbral de lo alumbrado,
webcam integrada en el portátil,
cambio de realidades en un zapping,
así con suma celeridad,sumido en la tranquilidad,
que produce ver a la celebridad,
en esta casa dentro de otra casa,
no puede existir más comodidad,
si la tragaperras se hace hogar.
créeme que no es por su jugabilidad,
hacer magia con controles de los mandos,
coexistir online aparenta inocuidad,
vicio de personajes ficticios,
desde el pinganillo con profesionalidad,
comunica la amistad como un comando,
prende un cigarrillo que no haga real tu invisibilidad,
paga la factura pues un corte y sucumbiremos ambos.
Noches sostenidas por esta luminosidad,
hasta la hora de la cama,
cambio de programa,
o página blog de desahogar morralla,
hasta las tantas de la mañana.

Jugando con las luces,
miramos hacia abajo a los píxeles,
conexión sublime en unos toques táctiles,
elevamos el trofeo como mártires,
y nos capturamos posando en curvas de Praxíteles.

Nos emboba la luz,
pestañeo entrecerrado,genera tantos gozos,
para mí entre ellos son más bellos,
los que apuntan estelares emulando a Tales,
aunque nos estrellemos con los pozos.
8
2comentarios 75 lecturas versolibre karma: 13

Vaga—cementerio

(Bebidas)


Querida compañera de viajes por los más insólitos lugares de un cementerio abierto a las tres de la mañana (saltarse significa estar abierto para nosotros; ya ves, nos gusta huir de las reglas), yo también estaba abierto a aquella hora de la madrugada. A veces los huracanes que se formulan en mi dermis estallan y me dejan al descubierto de un meteorólogo (huracán Elliot o huracán poseía tardía). Ya verás como volveremos a vagar por criptas, mausoleos, lugares sagrados, estatuas efímeras (cincelaremos nosotros una que dure más de quince mega—tormentas) y pozos con fondo de cementerio abierto a las tres de la madrugada.

(Y refrescos templados)
leer más   
5
sin comentarios 35 lecturas prosapoetica karma: 47

Navicella

NAVICELLA
Por D. A. Vasquez Rivero.


Los ojos del gondolero parecen trémulos y distantes
en la Venecia atrapante de enmascarados y barcarolas;
oscilan como la pértiga que dirige al amor flotante,
oscilan igual que un remo cuando enmaráñase en la forcola.

(En cambio los del Barquero son como tajos de machetazo
que no le espejan el río del inframundo por el que bogan.
Un par de abismales pozos que quienes llegan a ver se ahogan,
dos patas de lobo negras que te desgarran en un zarpazo.)

Los ojos del gondolero son de montaña unos azulejos
que se acurrucan y ocultan bajo el viril canotier de paja,
hundiéndose en el recuerdo de carnavales y de cortejos,
en tanto que una pareja de su alargado bajel se baja.

(Del mismo modo que bajan (tarde o temprano) al funesto puerto,
al pestilente Aqueronte con una paga para su viaje:
El óbolo, cuya falta se considera el mayor ultraje
a vista del juez barquero que a errar cien años condena al muerto.)

Los ojos del gondolero tienen la hondura propia en canales
que suelen salar las anchas escalinatas de los palacios.
¿Acaso cuando se pierde su azul mirada en tantos vitrales
o entre balcones reales se piensa dueño de aquel espacio?

(¡Que piense si así lo quiere, de nada sirve, la sombra es sombra!
¿El hecho que se proyecte sobre las cosas la vuelve "dueña"?
El hombre es barro de dioses, humo y ceniza, ego que sueña
la ansiada inmortalidad hasta que el temible Carón lo nombra.)

Los ojos del gondolero guardan la véneta niebla adentro
por miedo a que se entrelace con el suspiro de un vaporetti.
"Questa è una bella giornata per passeggiare."*- Piensa al encuentro
y muestra su rostro alegre cuando del buque arrojan confeti.

(Paseo que no disfruta su desdichado colega en Hades.
¡Resúltale tan tedioso remar, flotar en olvido a tientas!
Murciélagos esqueléticos aletean sus osamentas
y en su volar selectivo le enseñan rutas y cavidades.)

Los ojos del gondolero van reflejando su recorrido
sobre el regazo tendido de aquel Adriático desgarrado,
pasando por edificios que con el tiempo se han convertido
en un gigantesco friso, cumbre de todo el arte creado.

Y en ésto sí están de acuerdo tanto el humano como el espectro:
El arte es el instrumento mediante el cual se les dió la vida;
al gondolero los óleos de los pintores romanticidas
y al viejo Caronte el verso de los poetas con lira y plectro.





Questa è una bella giornata per passeggiare: "Este es un bello día para pasear."
leer más   
4
sin comentarios 135 lecturas versoclasico karma: 44

Poémame

Poémame,
sí,
poémame en tu silencio,
en tus caricias.
Poémame en tu indiferencia,
poémame infeliz, en tus recuerdos.
en tu alegría compartida,
sí, hazme poema,
en las canciones que pedía que escuchases,
recuerda...
en los autores que ahora están prohibidos.
Poémame en tus besos, peregrinos,
aunque tus labios no sean míos,
ni tu lengua me descubra pozos de miel,
poémame tu raíz hundida,
aunque siembres en otra piel.
leer más   
13
5comentarios 103 lecturas versolibre karma: 91

Ven

Ven, acércate.
Hunde tus pozos oscuros
en mis fuentes.
Siente el calor
de mis lágrimas
y llénalos
de la vida que derraman.
Despierta de tu eterno letargo,
vendedora de malvas,
único tallo intacto
de la siega del alba.
Ten, toma mi pulso,
el ritmo que marca.
Yo me quedo con tu traje:
aprenderé tu danza.
Quiero que contemples en tu árbol
la flor en rama.
Quiero que descubras que sesgaste
una vida equivocada.
Sufre con los demás,
sal de tu ignorancia.
Quiero que tus labios sientan
el sabor de unas lágrimas amargas;
cómo aflige ese dolor
que te come lentamente las entrañas.
Ven, acércate
y habla.
Dame una respuesta para esa mujer
que su rostro empaña.
Mira esos hijos que cambian
su sangre por lágrimas.
Que, con sus ojos hinchados,
acompañan el alba.
Que no durmieron por no ver,
ni en sueños, tu cara.
Ven, acércate,
y, mejor, calla.
7
2comentarios 64 lecturas versolibre karma: 76