Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 745, tiempo total: 0.030 segundos rss2

No encuentro nada...

No encuentro nada
que asocie, en mi retina,
con tu recuerdo.

Fue en Salamanca,
comienzo de un verano,
donde nos vimos.

Fin de semana
vivido intensamente,
tan añorado.

Fuimos felices
deteniendo las horas,
parando el tiempo.

Y nos amamos,
así lo proclamaban
los corazones.

En la partida
brotaron unas lágrimas,
quizás de miedo.

Y con el tiempo
negaste y cuestionaste
el sentimiento.

Lloré en silencio,
no pude comprender
por qué mentías.

Dudé de ti,
e incluso, en tus palabras,
dudé de mí.

Pero tu voz,
diciendo que me amabas
era la prueba.

Y la guardé,
oculta con mis lágrimas.
Nada te dije.

Sigo pensando
que amar es algo fácil
si se es sincero.

Rafael Sánchez Ortega ©
16/06/18
9
5comentarios 37 lecturas prosapoetica karma: 96

Dejó de ser poesía

Hice de versos rimas,
condené la vida en un escrito perverso,
asesiné al tintero sin conocer la vida,
enterré el cadáver entre el paréntesis de un verso.

Respiré en el cuello de una línea,
besé las letras de una piel como mejor lienzo.
Naufragué en una boca como Joaquin Sabina,
en un retazo de papel le dí la vuelta a un universo.

Desde entonces
ha de condenarme
la mirada de una rima,
la bocanada de un papel,
escrito en un viejo recordatorio
en los recónditos lugares,
donde habitan los retazos de una piel.

El alma de un libreto vaga entre prosas,
las hojas pasaron a ser muchas cosas,
pasó a no ser lo que parecía,
perdió el suspiro del alma y dejo de ser poesía.
leer más   
14
2comentarios 53 lecturas versolibre karma: 98

Tormenta

Deseo que en este día
recibas una gran lluvia
de los "te amo" que te envío
empapándote con mi amor
por la tarde la tormenta
de mis caricias líquidas
hasta apaciguar tus ganas
en el calor de mi cama
con la noche como testigo
de mi felicidad contigo.
leer más   
10
15comentarios 99 lecturas prosapoetica karma: 90

Transparencia

soundcloud.com/maria-jose-luque-fernandez-247802184/transparencia-alma


Es mi alma transparencia que se quiebra cuando ocurren injusticias.

Es aura que brilla cuando el día es gris y prende la sonrisa para que el otro que me mira, se despierte y no se quede entre el lodazal que a veces es la vida.

Es color cuando abraza al que llora, al que sufre o está ya desahuciado.

Es fortaleza cuando necesita que su sangre sea vida y reviva los sentidos, mostrándole la vida como fluye y no se para mientras él se amarga por qué sufre y no entiende lo que pasa.

Es vida cuando cae y se levanta, cuando se resquebraja y desvencijada recoge sus cachitos, esculpiéndose a golpe de cincel, sin ser arquitecta de constructos vitales.

Y se que no lo entiendes,

Y se que no lo ves.

Es mi silencio el alma pura, como el agua que discurre ladera abajo, cuando fluye de la tierra.

Y tu,

no se por qué

no quieres verlo.

Marijose.-
leer más   
5
3comentarios 48 lecturas prosapoetica karma: 72

Eternidad

Había una vez una mariposa aleteando en el pensamiento de una niña del Amazonas.
Mi mariposa le dijo a la suya que no quiere existir más.
La suya le dijo a la mía que en las hojas verdes se alcanza la eternidad.

Une Ceci
leer más   
9
6comentarios 53 lecturas prosapoetica karma: 91

Sin título...

Todos la
decían...

¡Ya volverá!.

Pero ella,
no estaba
tan convencida
de que él,
volviese...

Y, es verdad.

Nunca jamás,
supo de él,
ni tampoco
regresó...


© Derechos de autor
Isa García
leer más   
6
1comentarios 26 lecturas prosapoetica karma: 68

Desde el espacio vacío al amor

Eres el camino de mi ser, hacia mi prosa,
porque mi mejor escrito tiene forma de mujer,
una compañera de vida; más que otra cosa,
es la luz de mis ojos, mi flor de piel.

Te anhelo en mi presente,
entre letras ya existíamos en nuestro ayer,
a tu lado quiero permanecer por siempre,
aprendiendo a volar, que se nos olvide querer correr.

He sido débil,
y en tu ser encontré mi hogar de abrigo,
He sido fuerte,
y en el calor de mi pecho te he dado mil suspiros.

Hoy te quiero,
hoy añoro nuestros amaneceres,
sobrando ropa,
entregados de piel,
al borde de la cama,
con mis besos sobre tu rostro,
cual pintor
pinta sobre su lienzo,
con su mejor pincel.

He aprendido que a tu lado los problemas son chicos,
y que de tu mano nunca habrá un por qué caer,
me has enseñado a olvidar el olvido,
me has enseñado a querer querer.

He caminado de tu mano con tacto de regocijo,
he encontrado el suspiro perdido de mi alma en tu pecho,
he nacido por cada beso de tu boca, sumergido en abrigo,
he muerto feliz en cada abrazo tejido, que a mi piel has hecho.

Cuánto te quiero, querida mía,
cuánto te deseo, amante de mis versos.
cuánto te adoro, amiga mía,
dueña de mí, diosa del universo.
leer más   
3
sin comentarios 39 lecturas versolibre karma: 46

Las vueltas que da la vida

Una rosa es una rosa aunque arranques sus espinas
y tu boca dice cosas aunque se que son mentiras,
entre copa y poca ropa yo me trago lo que digas
porque de mi prosa loca tu también te crees las mías.

Mas flotan mis derrotas que los triunfos en mi vida
pero las rocas rebotan si son planas y las giras.
Cargo en mis botas las gotas de la lluvia cristalina
que me brotan de las horas que lloré por ti aquél día.

Recogí la forma rota del corazón, me dolía,
entre mi porra, mi esposa y tu disfraz de policía
me dejo una nota floja y la cabeza baldía.
Quedé sin soga ni potra, en medio de la agonía.

Tome mis hojas y notas cargadas de poesía
de la mosa en mis estrofas, también su fotografía,
cabe una fosa tan honda como el hueco de mi herida
y entre una mota y otra enterré lo que sentía.

En mi zona ya no hay zorras, tampoco melancolía.
A esta hora estoy a solas, con la conciencia tranquila.
Ella llora por mi ahora. Que vueltas que da la vida,
ayer quien llora por otra hoy llora de la alegría.
5
sin comentarios 44 lecturas versoclasico karma: 80

La vida es un inciso

Vengo de afuera,
voy hacia adentro,
soy de la noche,
breve es mi día,
aquí sólo estoy
de paso.

Fuera de este paréntesis
hay la unidad de dos noches:
La boca del mismo útero
que nos vomitó al nacer;
esa misma boca con dientes
que nos espera ahí adelante.

¡Ah!... ¿Lo sientes?
Ese es el horror
de tener que volver
a esa casa oscura.-


@ChaneGarcia.
...
leer más   
14
6comentarios 86 lecturas versolibre karma: 93

Retales de poesías...

Retales que quedan
de las poesías.
Qué al alba te
escribía...

Eran suaves
caricias, que
en toda tu alma
te envolvían...

(Y en un suspiro de
anhelo, te sentía)

Retales que quedan
de las poesías.
Con el fin, a no abrir
de nuevo viejas
heridas...

¿Dónde ellas
quedaran? ¿Al
igual qué las flores,
marchitarán?...

Retales que quedan
de las poesías.
Aunque parte
de ellas, en tu
piel, por siempre
quedaran...

Con esas...
Ya no hay nada
qué hacer...


© Derechos de autor
Isa García
leer más   
10
2comentarios 70 lecturas prosapoetica karma: 82

Quién sabe, igual yo también soy un fantasma

Te despiertas a gritos por las noches. Fantasmas. Encerrados en la casa mientras les tengas miedo. Y, por si acaso, te encomiendas a ellos, nombrándoles. Porque si no les nombras, se asustan, creen que ya no existen. Y te susurran sus nombres para que les recuerdes, para que el olvido no les convierta en polvo. Eso son las palabras: fantasmas con miedo.

Luego perdieron el miedo, sí seguían existiendo, y al final se fueron. A ese lugar, ya sabes cuál. Al que nombramos para que nos dé menos miedo. Eso son las palabras: fantasmas sin miedo y vivos aterrorizados. Y me paso el día, así: nombrando y desnombrando, Vivos y muertos. Hasta que en la habitación volvemos a estar solos tú y yo, cerrando los ojitos: buenas noches, niño. Y ya no hay fantasmas que me hagan despertar a gritos por las noches. Hasta que ya no hay muertos asustados que quieren seguir vivos suplicando que alguien diga su nombre antes de irse a dormir: buenas noches, niña.

Y ahora ya no hay fantasmas ni muertos que me asusten de noche. Ahora solo quedan los vivos. Los que nos asustan de día. De día y de noche. Despiertos y dormidos. Esos vivos, ya sabes cuáles, que no nos dejan vivir, ni soñar, ni dormir, ni despertar. Eso son las palabras: vivos con pesadillas.

Quién sabe, igual yo también soy un fantasma. Tu fantasma. Ese que te acecha por las noches, que no sabe aún que ya no está, que ya no existe. Ese fantasma que quiere seguir vivo que te pide una y mil veces que, antes de dormir, pronuncies su nombre. Que susurres mi nombre: buenas noches, niña. Para que el olvido no llene mis ojos. Para que la ceniza no llene los tuyos. Buenas noches, niño. Hasta mañana.

Buenas noches, fantasma.
6
sin comentarios 44 lecturas prosapoetica karma: 61

Perder(se) para encontrar(se)

Anduve perdida en una bruma
que no tenía principio ni fin.
Deambular para no quedarse quieta,
caminar para no sentir el frío.


Desanduve el camino
esperando salir del espacio oscuro.
Pero los fantasmas te persiguen,
van siempre contigo.
Correr no sirve de nada,
huir no tiene sentido.

A la niebla se le gana con ganas,
y al frío se le vence con alma.
Me cincelé una sonrisa en las manos,
y acaricié cada espacio yermo.
Ahora brotan versos, y prosas
y sueños y lilas con aroma a
“primeras horas del día”.




Hortensia Márquez
21
22comentarios 209 lecturas versolibre karma: 110

Torso

La brisa fría me ondea atravesándome fantasma
¿O soy yo el que la atraviesa a ella...
cual flecha inmóvil?
Torso desnudo que se enchina por la lengua del viento en la borrasca
pareciera que estoy en Galicia
plantado en sus costas de frío
con su humedad de musgo y manto de niebla;
pero no...
Sólo es mi terraza
íngrima de sueño que se despereza
calistenia de gato
un domingo en la mañana
muy de mañanita
antes de que apriete la erizada cabellera del Sol.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
7
5comentarios 61 lecturas versolibre karma: 106

La mala noticia

Cae mi tinta entre tus brazos
salpicando en sentimientos,
corazón hecho pedazos..
casi siento los fragmentos.

Escritura maliciosa
devorada por momentos.
Simulada piel sedosa
de un papel como memento
que en su filo corta en prosa
y comienzan los tormentos.

Tus pupilas, que vidriosas
hoy se manchan de mis letras,
se defienden entre gotas
del saber que les penetra.

Esa carta poderosa
que tu vida en flor agrieta,
se convierte en esa losa
que acompañará tus metas.
leer más   
17
14comentarios 110 lecturas versoclasico karma: 88

A mi querido amor

Mi querido amor, lo extraño es sentir un dolor y no llorar, que simple es perder a alguien que te ama, ¿prosa y verso será que se entiende? , ¿tristeza y alegría serán facciones de la vida?, ni yo mismo me entiendo, sólo sé, que me encuentro dianbulando en penumbras, alegría o felicidad, que más da, tu mi querida mente eres tiránica y desconcertante, ¿o difícil? O sólo eres producto de mi propia lúgubre vida, pues en verdad todo es extraño, pero más inconsciente yo, que te perdí por una gran estupidez.
leer más   
3
sin comentarios 27 lecturas relato karma: 31

Agua viva

Pretendo inútilmente desafiar a la muerte. No resisto más la Tierra.
En el espacio del Espacio, el «it» es la luz que irradia mi estrella interior. En mi cápsula atemporal, en la que los instantes importan y ya no importan, me siento junto a Clarice, mientras escribe su poesía matérica y musical.

Son las 2:43. Pienso en mi imperfección silábica;
son las 2:44 y la luna panza abajo llora sus cráteres vacíos.
Son las 2:45 y faltan quince minutos para las tres.
¿Por qué tanto deseo de abrazarte?

Necesito que sean las 3:00.

Flotando en mi cápsula en el espacio, faltan diez minutos para las 3.
El frío y el silencio de la madrugada es azul y es aurora boreal que ilumina mis torpes aciertos.
Soy un espejo roto en cinco pedazos; un pedazo por cada minuto. En este primer minuto pienso en la calidez de la respiración, tan corta como tu caricia pasajera. Ya estoy en el minuto dos. Ahora el minuto tres. ¿Qué estoy haciendo?
En este minuto par se dividen las células de mi soledad. Queda un minuto. Ya son las 3. No cambió nada. Sigo viendo a la luna, pero un poco más arriba. Tuve la sensación de no haberme movido, pero yo no estoy manejando, mi cápsula sabe a dónde ir.

Maga, no te voy a mentir ni a dar excusas torpes. Como puedes ver, necesito este libro conmigo en el Espacio, porque quizás sea en lo único que piense durante mi último respiro, cuando mi «it» sea comandado por la cápsula hecha de pétalos de páginas de libro.
Cualquier dispositivo electrónico que pueda utilizar como sustituto, me puede abandonar en medio de la eternidad; las baterías duran menos que el pensamiento de una mariposa recién salida del capullo.

Une Ceci
leer más   
15
7comentarios 57 lecturas prosapoetica karma: 99

La ciudad de los malditos

El sonido martilleante y repetetitivo de las teclas golpeadas por los dedos se filtra por la rendija que deja la ventana entreabierta y se confunden con la sangrante lluvia que hace languidecer la ciudad maldita en cortinas de supurantes lamentos.

Es noche cerrada y la densa negrura teje un tupido velo que oculta el bosque de luces que caracteriza a la solemne nocturnidad diaria del parapeto infundado sobre el que se sostiene la llamada sociedad.

Mientras el viento se arremolina en abruptos giros inconscientes, el cielo escarlata secreta su dolor en forma de fulgurantes truenos y atronadores relámpagos que tiñen de fantasmales siluetas las sombras que se yerguen orgullosas en el camposanto que es la vida en las urbes.

Escuece, escuece la noche en las gargantas degolladas por litros y litros de sangre bombeada a diario al ritmo intermitente que marcan los incongruentes horarios que limitan la jornada a meros trámites burocráticos con los que obtener un pedazo de pan al son de títeres manejados por manos invisibles nunca vistas por las miserables almas que sostienen el mundo.

Las televisiones escupen toneladas y toneladas de ligeros paquetes de masticable información con una amplia gama de sabores a gusto del consumidor, y los periódicos martillean las moldeadas mentes con titulares segregadores con los que aderezar los descansos de media mañana que se filtran por las rendijas de ese presente que disfrutamos describiéndola como vida.

Los libros ya no son portadores de almas, sino meros repartidores a domicilio de ideas precocinadas para mantener una hegemonía dominante sostenida sobre monumentales recuerdos al pasado y rebosantes fosas consagradas al olvido.

Y entre lágrima en el campo y lágrima en el mar, el pueblo se olvida de quien era y solo tiene en mente que ahora todos ellos se llaman ciudad; el progreso dicen, aunque los estómagos vacíos y las hipotecas sin pagar siguen señalando como culpables a meros elementos en los que un día se vieron reflejados como un igual.

Dejando de lado que quienes martillean las teclas y marcan los calendarios no son otros que los que siempre han mandado y reordenado el mundo a su antojo.


* * *


Es noche cerrada y la densa negrura teje un tupido velo sobre el bosque de sombras nocturnas conocida como sociedad.

Aunque a veces, si prestas mucha atención, se escucha el martilleante y repetitivo sonido de las teclas al ser golpeadas por supurantes dedos (ya sean del narrador o del patrón), mientras la desesperante lluvia se descompone en afiladas cuchillas de sangre que hacen languidecer las miserables almas que habitan en esta sucia vida.
5
4comentarios 100 lecturas prosapoetica karma: 72

gotas saladas

Limpian las lágrimas la mirada enturbiada, cae el barco por las cataratas a lo más profundo. Lluvias que aparecen de repente en un día soleado llenando de crispación todo el ambiente.
Se abren las compuertas ante tal cúmulo de sensaciones que solo pueden hablar las gotas saladas.
Catarsis dolorosa y el corazón sangra.
Volverán las alegrías contigo o sin ti. Sanará mi corazón roto. Surgirá el barco de la tempestad rumbo al hogar.
Creceré y llegará el día que encuentre la risa fugada en paradero desconocido.
4
1comentarios 33 lecturas prosapoetica karma: 54

La espera

Desde lejos se siente
el perfume triste
de las jóvenes prostitutas,
en el altar profano
donde van a llorar
solitarios hombres
lastimados del alma,
avergonzados del sol,
agusanados por la soledad.
En ese excusado de hombrías,
caía mi cuerpo deshecho,
pintado de alcoholes
revolcado por el tiempo,
mendigando un poco
de amor de mentira,
cada noche enamorado
de un sueño distinto,
allí dejaba algunos versos
a cambio de calor
y algunas copas
hasta que el amanecer
me escupía a la acera
donde no hacía más
que esperar
que vuelva a anochecer.
leer más   
4
sin comentarios 41 lecturas prosapoetica karma: 58

~Nos comimos los pasos ~ ~

Apagamos las luces , nos cerramos las puertas
Nos cegamos los ojos, con el polvo de estrellas
Nos leímos en prosa, con miradas sin huellas...
Se volaron los hilos, de puntadas ya muertas


Perseguimos un sueño, convertido en alertas
Disfrazamos las noches, de luciérnagas bellas
Nos caímos al suelo , retorcidos en mellas
Nos tapamos las pieles, las dejamos cubiertas


Derribado ya el tiempo ,consumidas las ganas
Acabado el latido , deshacemos destino
y cargamos mochila , disfrazada en mañanas...


El presente en un hilo … apuntalando sin tino
Tu montaña lejana, mis encinas mundanas;
Nos comimos los pasos... Derramamos el vino…



@rebktd
leer más   
16
16comentarios 147 lecturas versoclasico karma: 94
« anterior1234538