Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 534, tiempo total: 0.012 segundos rss2

¡Baila la vida!...

Caminando por la vida,
bailando al son de la
música, aunque sólo
tú, la escuches...

Tú eres tu propia
música, la melodía
de tu propia historia,
tu propia vida.

Siempre ríe con tu
gente, esa que siempre
esta a tu lado, y
nunca te da de lado...

Porque a pesar de las
penas, eres alegre
y risueña.

¡Baila la vida! Da igual
que llueva, haga sol, o
que truene,
no pares de disfrutar,
que vida solo hay una,
y hay que...
¡Vivirla!...

La vida es así, demasiado
hermosa como para
estar de lloros y de
penas.esta para
vivirla, y no para
comprenderla...

Disfruta al son de tu
canción, ponle mil
colores alegres, a
tu mil emociones, a
todo lo que sientas
dentro y vivas
con mayor pasión e
ilusión en cada momento...

GOZA, GRITA, BAILA, Y RÍE...

Qué lo bueno esta por
llegar, no te quedes atrás,
que de lo malo se aprende,
y de lo bueno, bienvenido
será...

Sé feliz, y haz feliz a los
demás, que eso es lo que
más te hará más feliz, a
lo largo de tu caminar.

Sonríe, y deja que todos
miren, y te observen, el
por qué tú tanto sonríes,
bailas y eres feliz el
resto de tus días...

¡Baila la vida! Tú eres
la música, la melodía
de tu propia historia,
de tu propia vida...

¡Baila la vida!...


© Derechos de autor
leer más   
10
3comentarios 64 lecturas prosapoetica karma: 105

Puertas cerradas y Puertas abiertas

Puertas cerradas.
Un recorrido equivocado.
Puertas abiertas.
Un mundo nuevo por descubrir.
Puertas cerradas.
Amores olvidados.
Puertas abiertas.
Experiencia por vivir.
Puertas cerradas. Puertas abiertas
Ciclos que acaban. Vidas que empiezan.
13
4comentarios 80 lecturas prosapoetica karma: 119

Las manos benditas

Una moneda de diez versos señor
me falta el pan sobre la hoja,
tan blanca, hambrienta y ansiosa
se muere por un poco de tinta.

Una moneda señor, que valga un rubor
de mi amada en sus mejillas,
mis bolsillos aguardan la sangre
de un poeta que no exista.

Una moneda de amor,
un diamante en letras escritas
por las manos de un trabajador,
en las minas de las musas benditas.
leer más   
9
2comentarios 73 lecturas prosapoetica karma: 105

La belleza sin lógica

La poesía es disoluta
rebelde, inconforme
opuesta a los convencionalismos
renuente a llevar uniforme
o a que la encadenen en la homogeneidad.
Huye del "animal de costumbres"
y del sopor que se mulle en el confort
Se place en la comodidad del hambre
hace buenas migas con la angustia
se pasea por las callejas sucias
donde encuentra —como él— amores sin dientes
sustitutos de otros con dentaduras inalcanzables.
Degusta el sentido trágico muy a lo van Gogh.
Los poetas son esos calvos en ciernes
condenados a la locura del soltero anacoreta
a la lastima del mendigo
a la sinceridad del borracho
con el hígado de acero.
La poesía es...
es esa belleza sin lógica
floreciendo en las alas de un insecto caótico
cual mariposa con hongos,
es la mancha en ese vitral de escamas
de sus dos celofanes batientes.-

@ChaneGarcia
...
leer más   
12
3comentarios 80 lecturas versolibre karma: 105

Todo es polvo

El esperma de allá arriba
lejano, inmutable, difuso
y el que está aquí abajo
breve y palpable
hasta con la pizca de los dedos
sintiendo la espesura de los granos de sal.
Todo es polvo
vinimos de él y hacia él vamos.
No hay nadie que no haya sido hecho en un polvo.
No que no lo haya probado alguna vez.
Sólo mira:
Nebulosas y grumos
millones de puntos estáticos
moviéndose a qué centellas
en su aparente quietud violenta.
Y aquí, carnes y huesos
de una "efímeridad" dolorosa
en su insignificancia infinita
réplicando el primer polvo primordial.
El universo, ese gran pegoste lácteo
aglomerando por caída hacia adentro
la posibilidad de nuevos seres réplicantes
emulando así
la capacidad de Dios.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
3
1comentarios 16 lecturas versolibre karma: 57

Él, nuestro hijo (III)

Ella cantaba
Yo escribía poesía
Él...
bueno,
era
nuestro hijo.

Fue un veinte de diciembre cuando supimos la gran noticia
No cabía en nosotros tanta alegría
Ahora ella cantaba lifesize todo el día
Y yo estaba ahogado de tanta inspiración para crear poesía.

Pero...

Maldito pero.

Sucedió (?)

Lo amábamos
lo amamos
lo amaremos.
Sin conocerlo.

Lo haremos,
tenemos que.
Tengo que.

Ella cantaba
Yo escribía poesía
Y Él...
bueno,
nuestro hijo,
existía...



Sólo en mis poemas
leer más   
12
2comentarios 76 lecturas prosapoetica karma: 107

La caída hacia adentro

La brutalidad de mis padres
que por amor
queriendo enderezar
lo que para ellos estaba torcido
lo que hacían en realidad era quebrarme
en algo que en el fondo no era yo
trato de encajar en lo de su molde
máscaras, poses por todas partes
sólo por complacer
y yo, migrando hacia mi mismo
como en una caída.
Una soledad como un océano
y un punto como la isla que soy.
¡¡Nadie me conoce!!
y aún sigue la comparsa.-

@ChaneGarcia
...
leer más   
18
6comentarios 80 lecturas versolibre karma: 108

Mensaje en una botella

Conducía mirando al frente. Con seguridad.
De vez en cuando se veía una casa,
rodeada siempre de campo y algún huerto sin cuidar.
Masas de árboles se movían al mismo tiempo,
empujadas por un viento ligero y caluroso.
Cuando tomaba un rumbo nuevo
el sol cambiaba con nosotros de dirección.
A veces nos daba en la cara
y aunque nos nublaba la visión
sentíamos el verano quemándonos la piel.
Canté con ansias más de una canción.
Recordaba bien las letras, pero nunca retuve los títulos.
Dejamos atrás algun pueblo y en alguno que otro desperezamos los huesos.
El olor de un horno con nombre de mujer nos activó más de un sentido
así que me vi obligada a comprar bollos de mermelada
que comimos a la sombra del cariño y a la luz tenue del placer.
Cuando llegaban las noches, el frío llamaba para dormirse en nuestros pies.
Aparcaba en algun camino y hacíamos el amor hasta dormirnos en los asientos de atrás.
Llegué a pensar que nunca volvería a encontrar una magia como aquella.


Conducía mirando al frente. Con cautela y atención.
Un día llegamos a una ciudad y en ella me di cuenta de mucho.
Los caminos se convirtieron en grandes avenidas
y a nuestro paso se llenaban de charcos todas las aceras.
Dejamos de comer dulces de mermelada
y los sustituimos por café sin azúcar la mayoría de despertares.
Seguía habiendo casas, pero los tifones del final del verano
se habían llevado tantos tejados
que nos acostumbramos a vivir así, desarropados.
Una de cada dos noches me costaba conciliar el sueño.
No encontraste ni un cuento ni una sola nana para hacerme dormir.
Hubo veces en que me volví hacia tu asiento para mirarte de reojo.
En todas las ocasiones solo encontré botellas vacías y una foto tuya de carnet.
Kilómetros después siempre te encontraba haciéndome autoestop.
Siempre quise pasar de largo pero nunca encontraba las agallas.


Conducía mirando al frente, sola, sabiendo que en cualquier momento me podía estrellar.
Me dolió tanto el estómago.
Los pinchazos no se detenían en ninguno de mis semáforos en rojo
en los que poder recuperar un poco de aliento.
Las casas no tenían ventanas, ni puertas, ni paredes.
Las flores estaban muertas, los gatos y los pájaros también.
Los pueblos, la ciudad, el campo, el horno, los charcos, el verano y parte del otoño
se habían convertido en un río sin orillas donde poder agarrarme.
Flotaban mi coche y las camas en las que intenté sudar la tristeza alguna vez.
Me dolió tanto la garganta. Y las manos.
Vomité tu voz tantas noches. Y días. Y vidas.
No hubo poemas por escribir.
Me dejaste sin hojas en un invierno largo
que no tenía ojos ni tampoco sonrisa.
Encontré la miseria en un pijama, en una taza.
En el espejo.

Dejé de conducir. Finalmente me estrellé.
Encontré fuerzas y te escribí este mensaje
para meterlo en una de tus botellas vacías
y la arrojé al río. Con rabia. Bien lejos.
No me hizo falta asegurarme de que la recibieras
porque tú ésta fábula bien la conocías.


Recuerdo esta historia mientras me quito la ropa, pieza a pieza, frente al mar.
Me sumerjo dispuesta a poner en práctica todo aquello que me enseñaste.
La sal curará las llagas, los mordiscos y los arañazos que me dejaste de recuerdo.

Sigo con dolor de estómago. Creo que ahora es de tanto reír.
leer más   
5
2comentarios 37 lecturas prosapoetica karma: 62

La venda

Te lo dije de todas las formas posibles que conozco.
Te lo dijeron mis palabras.
Te lo dijeron mis gestos.
Te lo dijeron mis detalles.
Te lo dijeron mis miradas...
Pero no supiste verlo o tal vez te gusta eso de no ver y echarle la culpa a la venda.
Mi cuerpo y mi mente tienen un límite,
y he pasado demasiado tiempo caminando sobre las cuerdas.
No quiero caer,
prefiero bajarme y poner los pies en el suelo para subirme al próximo tren.
Crucé la calle con el semáforo en verde
y se puso en rojo justo detrás de mí.
No sé qué habría hecho si en vez de encontrarme con cientos de rostros desconocidos,
en los que imaginaba el tuyo,
hubieras aparecido realmente tú.
Juro que en ese instante escuché un “crac”
y ambas sabemos qué fue lo que se rompió.
No sabes cuánto duele abrir los ojos,
pero ojalá algún día lo hagas.
Porque duele descubrir que eras la única parte que apostaba a full por la historia,
pero tal vez duela más,
no darse cuenta de ello...
O darse cuenta cuando ya es demasiado tarde.
Hay trenes que solo pasan una vez,
y yo no voy a subir de nuevo al caos
que tienes tú por vida,
ya la vida en general,
es suficiente caótica.
leer más   
7
2comentarios 33 lecturas prosapoetica karma: 72

Lluvia...

Lluvia...
Tiene un encanto especial
en esta noche que apenas
la luna se puede apreciar...

Lluvia...
Es inspiradora, ayuda a
plasmar a escribir lo que
me dicta el corazón, es
melancólica, es como música,
que se cuelan en tus oídos,
y en tu corazón, y los versos
que escribo forman bonitas
canciones.
y a la vez nostálgica, que te
recuerda recuerdos vividos
tan tuyos.

Lluvia...
y sábado mezcla perfecta
para estar en armonía
acompañada de tus pensamientos,
junto a una taza bien caliente
de café...
Escuchando así, como golpean
las gotas de lluvia en el cristal
de tu ventana...

Cierras los ojos y te evades
de la realidad, de
las acritudes cotidianas. Los
inevitables sin sabores del día
a día y algún que otro desaire.

Aunque te sientes en un rincón
preferido de tu habitación,
escuchando esa canción de
fondo que se escucha sin parar.
y la noche y la lluvia te acompaña,
al compás.

Por unos instantes te llegan aromas,
sonidos recuerdos, y fantasías
divagando por tu mente.
que te acompañan en ese mundo
tan tuyo, tan personal y que
no puedes compartir con nadie,
porque tal vez, nadie lo entendería...

Abres los ojos. ...

Y ahí te ves, con tu taza de café,
escuchando la misma canción
que no deja de sonar, y escuchas
caer la lluvia, y las gotas
golpeando en el cristal de tu
ventana...


© Derechos de autor
leer más   
10
sin comentarios 69 lecturas prosapoetica karma: 96

Amantes de Amor

Especial son tus manos sobre mi cabeza

que me avisan antes de cada ataque .

Lo siento soy un alma cansada

y me castigo moviendo hilos en tu memoria, para cortar caminos y no llegar a ti.

Cada luna llena muerdo algodones, para no gritar y decir la verdad de este Amor.

En medio de la desesperación y este corazón, empiezo a sentir que estoy boca abajo

mientras que en cada paso que doy, voy contando tus disparos y no sabes cómo arde

pero aun así te suplica, quédate conmigo!

no lo puedo evitar mi alma hace piedras en tu nombre.

Y como ser suya?

si no creo en mi suerte!

y dime…

Como es que no puedes ver al amante de este corazón?

deja de pensar que es el amor y lo que esta dispuesto a dar este corazón

obligas a poner limites y no entiendes que esto ya no tiene final.

Tu dejas que las gotas de mi amor, se te deslicen entre los dedos y solo pasas frente a el, duele.

Me arrebataste todo, sabía que quemabas, que no sabes amar

pero olvide lo mucho que arde en mi tu fuego.

Al esperar, me toco perder y mi voz ahora lo grita!

siempre estado hasta el tope

tanto que puedo sentir desbordarme.
leer más   
6
1comentarios 48 lecturas versolibre karma: 68

2017...

Este año destape mascaras de
personas que creían ser mis
amigos,
y cayó ante mis ojos, la venda
que tenía.
abrí los ojos y de nuevo
otra decepción más...

Este año aún conservo
amigos, de toda la vida
de esos que aunque poco
nos veamos o solo interactuemos,
por redes sociales,
se que siempre estarán
ahí y nunca me fallarán...

Este año, conocí personas maravillosas, que
llegaron en el momento justo de mi vida, y ojala
que en este nuevo año 2018 que entra,
sigan estando ahí, presentes, y por
muchos años más.

Este año no ha sido ni muy bueno ni malo,
entre medias, alegrías siempre habido, y
muchas risas, siempre habrá tristezas, pero
de eso siempre habrá, hay que saber llevarlo y
saber andar, y salir a flote, y saber que ahí afuera,
queda mucho por andar, disfrutar, reír,
ser feliz, y sobre todo ¡Vivir!...

Los problemas se superan, vivimos de lecciones
continuamente que nos da la vida,
a veces alegrías a veces tristezas, pero siempre,
siempre, se aprende y nunca hay que rendirse,
siempre hay que ver el vaso lleno...
Y aunque este año acabe, y viejas amistades diga adiós,
no por ello quiere decir que no me hayan importado
y que no las haya querido, simplemente, son cosas
que pasan, que di mucho más de lo que yo tenía que
haber dado, y recibí, a cambio decepciones,
y mentiras..

Se qué en este año 2018 que entra, me traerá
más personas por conocer,no lo se,
simplemente lo intuyo..
La vida te lleva por otros caminos, y
te separa de amigos, que se convierten
con el tiempo, en desconocidos, y
desconocidos que se convierten en
grandes amigos...
Qué la vida te abre puertas, y conoces
realmente quienes son tus verdaderos amigos,
en los que realmente confiar, y en los
que te quieren ver feliz, y se alegran por ello,
y te quieren de verdad,.
Lo demás, es secundario...

Qué la amistad no es CANTIDAD,
sino CALIDAD....



© Derechos de autor
leer más   
5
sin comentarios 29 lecturas prosapoetica karma: 74

Ella...

Cada pétalo de tu ser
cada trago de una vida
cada siglo sin tu piel
cada mundo sin tu guía
cada sol sin tu aroma
cada instante sin florecer
cada tiempo sin su coma
cada despojo sin querer.

Arrancarte de tu sitio
no es matarte, no es prohibido
contemplando un menester
el destinatario correspondido
en la entrega sobre manos
a tono con el motivo
un silencio que sentencia
una carga en el olvido.

Sentimiento que no acaba
sabia ciencia sobre escrito
el final de varios días
tan guardado en el bolsillo
desatado entre fronteras
horizontes sin deriva
tesoro en un mar sin fondo
de las doctrinas de la vida.
leer más   
14
2comentarios 59 lecturas prosapoetica karma: 119

Día gris

Hoy es un día gris,
ese día en el que sólo tu mirada
sería capaz de pintarme el cielo
con un arcoíris.
Esa mirada tuya,
con la que me mirabas a veces
y que decía mucho más que las palabras.
Ese brillo de enamorada,
de eres todo para mí...
Y no estás aquí,
me despierto en una cama
que tantas veces fue nuestra,
y a mi lado solo está el frío
de un adiós temprano e inesperado.
Abro los ojos deseando estar dormida
pero no lo estoy,
y tu cuerpo tampoco...
Voy al cajón de la mesita de noche,
cojo una tirita y visto con ella el corazón,
deseando que así la grieta duela menos,
pero solo tus besos
tendrían ese poder curativo que necesita.
Hoy es un día gris,
pero sé que mañana
o pasado,
me despertará la luz del sol
y podré salir a bailar bajo ese cielo azul.
leer más   
5
3comentarios 32 lecturas prosapoetica karma: 71

Ahora que lo pienso...

Ahora que lo pienso
extraño muchas cosas,
el año que ha pasado,
los besos de las olas,
las hojas del otoño
formando aquella alfombra,
las luces de la iglesia
y en ella las farolas,
los bancos de la plaza,
los plátanos sin forma,
algunos alguaciales
mostrádonos sus porras,
las casas malolientes,
con puertas y mil sombras
y arriba en el tejado
las tejas medio rotas...

Ahora que lo pienso
me digo que es la hora
de ver con nuevos ojos
el año que se asoma,
de estar enamorado,
(no sé si ya me toca),
buscando en los jardines
el pétalo y la rosa,
andar con nuevos bríos,
cantar hasta la jota,
sentir lo que nos dicen
las tiernas mariposas.
y luego, por la noche,
mirar la luna a solas,
tomarla entre las manos
besarla con mi boca...

Ahora que lo pienso
recuerdo las palomas,
un banco en los jardines,
las migas y las sobras,
igual que en tantas almas
asoman las derrotas,
también los desafíos
que a nadie ya le importan,
llegaban las traineras,
los remos en la borda,
silencio en los marinos
tocados con su boina,
arriba, por los cielos,
volaban las gaviotas
y tú las contemplabas
canija tan absorta...

"...Ahora que lo pienso
comprendo pros y contras,
de estar enamorado
un verso de una nota..."

Rafael Sánchez Ortega ©
04/01/18
10
5comentarios 70 lecturas versoclasico karma: 107

Los pájaros y las moscas

Los pájaros y las moscas
escapando de mi boca,
incubando versos gusanos
exhalando crisálidas rojas.

Un caurrusel en mi cabeza
de signos desarmados,
un muro de letras tiesas
un mundo desesperado.

En la esencia de la tinta
yase poema latente,
el corazón que no siente
tumba de la poesía extinta.
leer más   
5
sin comentarios 98 lecturas prosapoetica karma: 79

Besos

Nos extendemos en las estrías de la lluvia dormida,
nenúfares de fuego, flecha de luz,
me entierro entre tus piernas, prosa de sal,
las alas del mar llevan hojas de nuestras ramas,
somos aves, nidos donde nadie retorna,
cristales rotos abrazados,
te beso.


Porque un hilo de sol se trenza, casi humano,
entre lo que no queremos;
somos nuestro propios enemigos,
arpegios de sombras danzando en una sonrisa,
te beso.

Sobreviremos a la inocencia,
al paisaje de la muerte, a la piel de los árboles,
al relámpago de piedra, al arco iris de ceniza,
a la poesía no escrita, al grito de la esperanza,
sobreviviremos conscientes de la derrota,
te beso.
9
3comentarios 104 lecturas versolibre karma: 107

Oprime el corazón...

Oprime el corazón una tristeza profunda.
Hay soledad y silencio.
Si miro atrás veo sombras detenidas.
Alrededor una niebla espesa
impide continuar el camino.
Avanza la tarde y se acerca la noche.
El dolor desgarra el alma.

Hoy entiendo lo que es la soledad,
el silencio prolongado
y no buscado,
la falta de alegría en el ambiente,
la ausencia de risas y carreras infantiles,
la nota diferente que ofrecían aquellos ojos,
cansados de mi madre,
la melodía de los labios amados
con su voz en la distancia,
las luces de fiesta poniendo su nota
y distintivo a estos días,
la ilusión de mi corazón por reunirnos,
todos,
en estas horas únicas del año
y, así, sentirnos más cerca...

Pero hoy la soledad y el silencio
son la nota de tristeza que me rodea.

Quisiera llorar pero no debo ni puedo.
Quisiera correr y huir,
partir hacia otros lugares,
marchar lejos de esta realidad
y estas fechas,
pero no es lo sensato y debo asumir
que todo ha cambiado,
que ella ya no está,
que los demás ya no vendrán,
que los niños respetarán el silencio
que yo, ahora, quisiera romper y quebrar
en mil pedazos,
para que cada uno siga su vida,
igual que yo debo de seguir la mía...

Pero me duele el alma y debo de gritarlo,
debo decirlo,
debo escribir
y hablarte
y hablarme.

Debo decirte que mi corazón sangra
y que la herida no está cerrada,
que me falta el aire
y que los suspiros van en aumento
ante esta tristeza que llega,
aprieta,
y atenaza el corazón con ese nudo
que trazaron tus dedos.

Pero debo escribir,
gritar,
hablarle al viento,
al cielo y a cualquiera que me mire,
aunque me tomen por un loco,
y debo hacerlo,
para no ahogarme,
en este círculo cerrado
donde ahora me encuentro
y porque la poesía y la vida
me lo exigen y precisan
con el galope incesante
de la sangre por mis venas
que quiere desbocar
y dar un nuevo aliento y esperanza
a mi viejo y cansado corazón.

Rafael Sánchez Ortega ©
24/12/17
5
2comentarios 46 lecturas prosapoetica karma: 49

Silencioso Dolor

Esas palabras
lastimaron lo mas puro
de sus sentimientos
pero con suave sonrisa
que enmarcaba
la tristeza de su rostro
le dijo.

No tiene importancia
Mientras por sus ojos
una tímida nube
dejaba escapar
unas cuantas gotas
de lluvia de sal.

Que recorrían sus mejillas
como olas silenciosas
llevándose su amor
para ahogarlo
en lo más profundo
del inmenso mar.

MMM
Malu Mora
leer más   
7
2comentarios 99 lecturas prosapoetica karma: 86

Y solo eran dos extraños...

Y solo eran dos extraños...
Queriéndose encontrar,
y el destino no les juntaba...

Caminaban por esas calles
de Madrid.
ciudad grande, distancias
cortas, sentimientos,
corazones, y almas
unidas, pero cuerpos
separados....

Caminaban, entre la
multitud de gente, y el
aire esté, que se respiraba,
olía a la Navidad...

Y solo eran dos extraños,
queriéndose encontrar,
y que el destino, jugara
bien sus cartas,
y que les junte...
Como regalo de Navidad...



© Derechos de autor
leer más   
6
sin comentarios 45 lecturas prosapoetica karma: 69
« anterior1234527