Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 71, tiempo total: 0.012 segundos rss2

Los poemas de la cola

Se han perdido los primeros,
entre corazones grises
y comentarios bloqueados.

Se han quedado en el tintero
esperando a que revises,
por nostalgia, lo olvidado.

Eran puros, eran ciertos,
y ahora son papel mojado.
A la cola, los más buenos,
los que pocos valoraron.

Mil patrañas por delante,
votaciones y amiguismos,
con los vicios, no es lo mismo,
antes era emocionante...

Presentaron precedentes,
excelentes iniciados,
que reflejan en sus trazos
la maestría de esas mentes
que retaron al teclado.

Nos mostraron, inocentes,
la belleza entre sus manos,
la verdad de los valientes,
de una playa, el primer grano.

Y ahora quedan relegados
a un fatal segundo plano,
como muelas frente a dientes,
negras teclas de un gran piano.

Pues poémame si mientes,
engáñame, cruel poemario,
en la pole los coherentes,
y detrás los visionarios.
leer más   
24
22comentarios 222 lecturas versoclasico karma: 103

Viaje astral

Mi alma vuela libre entre astros y cometas,
Visita cada rincón del vasto universo.
Piensa volver a este diminuto planeta,
Donde la poesía solo existe aquí, entre amor y verso,
Digo afortunado soy, por más engaños y tormentas.
Tengo donde refugiarme, amar, crear rodeado de una naturaleza perfecta.

De camino veo un planeta lleno de nada,
Paro y encuentro ancianos eruditos.
Me preguntan de donde soy, cual alma distanciada,
Hablaban lenguas muertas y rellenaban manuscritos.
Yo –“De un planeta azul llamado tierra, rico en vida de la más variada.”

sí, si lo conocemos. Donde solo existe crueldad y vida.
Se refugian en algo a lo que llaman de sobrevivencia, para cometer atrocidades.
Yo –“No, no. Nuestra especie se llama humanos, bípedes y racionales”.
No, los humanos son la vida, los que pertenecen a la tierra, son pura alma insípida.
Que avanza con el reloj de su madre tierra, seres buenos y sentimentales.

Yo –“sí, tenéis razón. Pero existen humanos que aún son vida,
Se preocupan, aman, protegen, comparten, aman y sufren.
Exponen sus más profundos sentimientos, intentan ser felices, aunque mal estén”
Lo cierto es que, si tu alma está aquí, con tal distancia recorrida,
Eres vida, y además se nota en la luz tuya emitida.

El amor se extingue en vuestro planeta, ¿Cómo lo dejáis suceder?
¿Como hacéis para los pocos como tú, continúen bueno y puros?
Yo –“Hay un remedio que se llama poesía, con poderes asombrosos,
es maravilloso para el que la consiga absorber”.



¡Poesía!!! ¿algún tipo de magia, algún tipo de enseñanzas, de vuestros ancestrales?
Yo –“sí, antiguamente la poesía se hablaba en las calles,
Se vivía, respiraba la poesía desde cortes y casa reales.
Pero viene desapareciendo desde siglos, sucumbiendo a todos tipos de males.”

Como brillas, cada vez que hablas de poesía, somos milenarios en existencia.
Y es la primera ves que, sentimos y vemos algo así
Enséñanoslo, ¿cómo se hace poesía? Dame ese remedio a mí.
yo -"Primero es algo que se tiene que gustar, sentir y saldrá sola en cadencia.

Pero yo les invito a venirse conmigo a mí planeta".
Aceptaron entusiasmados, iniciamos el camino de vuelta,
Al llegar, me despierto y al final hablaba con los libros de la biblioteca.





DEDICADO A ESA ALMA SOÑADORA.
BY: yo_ése_él.
leer más   
12
3comentarios 88 lecturas versoclasico karma: 84

Nocturno

Era una noche fría de invierno.

El viento susurraba suavemente a las calles,
que respondían
con un poderoso silencio.

Las estrellas y la luna,
en su incesante labor, brillaban;
claras, puras, alegres.

Las gotas de lluvia,
como incesantes pellizcos,
arrebataban a las ventanas
un dulce tamborileo.

Al son de éstas, yo,
en mi letargo, te soñaba
dulce, sonrojada, vivaz.

En mis sueños,
aparecías en mis brazos,
también dormida.

Mas súbito te desperabas
y clavabas el marrón oscuro de tus ojos
en los míos.

Entonces, entre pánico y sudores,
miré a mi alrededor.

No estabas.
Pero me consoló saber
que te encontraría
en el lugar favorito de mi alma.
leer más   
10
6comentarios 50 lecturas versolibre karma: 95

Senryus encadenados

Caricias puras
amanecer del alma.
Luz que nos ama.

Nocturno beso
que derrite mi escarcha.
Calor que aviva.

Furtiva luna
envoltura de piel.
Amor que cubre.

Susurro al alba
despertamos en suave.
Tú y yo enlazados



Hortensia Márquez



Imagen sacada de Internet
leer más   
24
22comentarios 167 lecturas japonesa karma: 103

Converso

Viajo en el autobús un día más,
temiendo no volver a verte jamás.

Componiendo este Jotabé, en verso,
en endecasílabos puros inmerso,
que dirá que el amor sigue tan terso
como el día en que de ti fui converso.

Y así en este poema ando metido
sublimando todo ardor contenido.

En rimas, con tu ausencia, trocarás
purgando de pasiones lo perverso,
de tanto fuego como estoy henchido
leer más   
14
9comentarios 73 lecturas versoclasico karma: 106

Mujeres y hombres buenos

Desde mi profundo ser, quiero homenajear a las

Mujeres y Hombres, que dieron parte de sus vidas dedicada a los demás.

Esos seres con mentes y fuerza física, capaces de darle la vuelta a lo negativo
transformando la vida en un positivismo lleno de amor y ternura. Buenos, comprensivos, ordenados, paternales, hábiles, alegres y generosos.

Son humanos que llenaron las horas de felicidad a los otros y con ellos se desarrollaron
abriendo caminos de bondad y entrega.
No depende de la posición social, ni de la educación recibida, ni siquiera del color político, sale por naturaleza evolutiva proteger y cuidar los seres vivos.

A todos ellos los maravillosos limpio y puros de cerebros sanos y transparentes.
Elegantes, inteligentes, previsores, voluntariosos, constructivos, activos y fuertes.

Los días son con vosotros llenos de luz y las sombras las desterráis al abismo del mayor agujero negro existente. Transigentes, altruistas, valientes, sociables, batalladores, austeros. Las flores han crecido alrededor vuestro y yo os amo, porque dejasteis en todos nosotros vuestro perfume. Expresivos, sentimentales, emotivos… ¡Gracias por existir!
leer más   
4
2comentarios 46 lecturas relato karma: 49

Nunca supe

Hice trizas las angustias,
esas que socavan el alma
y la dejan sin apoyo ni fuerza.
Una brizna de sentimientos puros,
hizo diana en la abertura
del corazón quebrado
por veintiocho partes.

Nunca supe disimular lo que no me gusta.

Nada es cierto ni es mentira.
Todo depende de quien lo recuerde
y de cómo te sientas.
El azul es más azul
cuando la brisa juega a tu favor.
El gris es negro
cuando la mañana viene cargada de tormenta.

Nunca supe fingir ser otra cosa
que este manojo de incertidumbre,
que tira piedra contra su tejado,
y sólo ve la paja en el ojo propio.

Los pasadizos al país de Todo-es-posible,
tienden a dejar crecer enredaderas
que taponan la entrada
y te atan de pies y manos en el camino.

Nunca supe decir más a pesar de saberlo.


Búscame si me necesitas,
nunca supe esconderme.
Siempre dejo al descubierto
los ojos,
el alma
y tres o cuatro abrazos de sobra.




Hortensia Márquez



Imagen: de la película "Una historia verdadera"
18
15comentarios 125 lecturas versolibre karma: 120

Cuentos

Quieres que te cuente un cuento...
Ahhhmmm,,, cuántos cuentos
te puedo contar ?!
No lo sé, porque de tantos cuentos,
me salen puros cuentos,,,
Algunos que no te puedo contar
y de los otros cuentos, ya no
recuerdo cuántos sé contar...
Los cuentos que te puedo contar
son de ultratumba y toma en cuenta
que tienes un cuentapasos,,, no
te me vayas a infartar y luego qué
cuentas entrego yo...

Letizia Salceda,,,

P.D. un chascarrillo tonto... Es el clima de mi ciudad,,, frío, calor, bochorno y lluvia...
leer más   
14
12comentarios 98 lecturas versolibre karma: 103

La nube

Hay una nube pequeña
que se separa.
Cariños que ella tenía
se han desgarrado,
disipándose en espumas
de hilos de sedas
con los dolores agrios
de desengaños.

El sol que la ha visto
muy desvalida,
con las tristezas amargas
de desamparos,
nubecilla de pesares
y retraida,
teme que con sus lágrimas
le apague un rayo.

Con ascuas de sus antojos
se ha enfurecido.
Caprichos de fuego puro
que está creando.
Quiere que desaparezca
la triste nube,
que se deshaga desnuda
en puros llantos.

Pero gozosos claveles
enrojecidos,
lágrimas con gozo acunan
entre sus brazos.
Nube que se perfuma
y así renace.
Cariños enflorecidos
la han consolado.

Se mece, entre las flores
de sus claveles.
Colores en arcoiris,
perla y zafiros,
en diamantes azules
y albas alegres.
Con luces recrea joyas
en los rocíos.
leer más   
14
10comentarios 73 lecturas versolibre karma: 114

Sueños profundos

Sueños profundos
dormir con la esperanza de vencer al tiempo
respirar en automático
en una vida paralela que siempre se olvida.

No existe el caos
todo es orden en el universo infinito y sabio
en donde la humanidad actúa
como si no supiera nada de un cosmos completo.

Me gusta conversar
las palabras son un acto completo
imágenes puras de relatos antiguos
que no se conformaron con poder hablar.

En la calle juegan los niños
son sombras intrépidas bajo un sol mañanero
juegan brincando alegres como si no importaran
los ojos incautos con los cuales miran.

En el desierto la vida es bulliciosa
unos corren por su vida
ocultos en una oscuridad que a nadie engaña
otros observan con el silencio cómplice de una mirada de hambre.

Te imaginé perdiéndote
escrutando los motivos más sublimes
para no pertenecer a nadie
es muy ridículo soportar las mentiras por nada.

Sueños profundos
vida que siempre peligra por ser muy sincero
bastante tengo con permanecer vivo
entre el peligro de ser solo una imagen que siempre se olvida.

Miguel Adame V.
El mute
17/04/2018.
15
10comentarios 214 lecturas versolibre karma: 103

Versos y fragmentos

Escondí bajo la cama
pequeños fragmentos
de grandes días.
Los escombros buscan sitio,
pero aquí no permito que entren.

Escribí bajo la piel
versos puros,
cuando las notas musicales vuelan,
la sensibilidad recorre
cada poro de mi cuerpo.
Me elevo.

La primavera hizo un pacto con la Luna
y por eso las noches danzan
y los días huelen a vida.
Abro una ventana,
en las noches lunares,
y reviso mis fragmentos de grandes días,
y reescribo algún poema bajo la piel.
Parece que los días volverán
cuando menos lo espere.


Hortensia Márquez


Imagen: de la película "Melancolía"
21
12comentarios 107 lecturas versolibre karma: 122

¡Despertad Halagüeño!

¿Por qué la insistencia
De tomar control de la sociedad
Y fomentar su homogeneidad
Ante el vulgo y su existencia?

No me ciñe en la conciencia
Lo que con sagacidad,
Hasta la plena autoridad
Ha constreñido en su presencia.

Ante toda decadencia
Y su oprobia contestación,
Los asnos salmodian su canción
Con umbrías en su conciencia.

Y con bandadas triviales en el ara
¡Si!... en la cúspide del vasallaje.
El vulgo y su baladí equipaje,
Constriñe sus rodillas difamadas.

Al dimanar de su artimaña
Me ahondé en un insigne
Acicateado por un Cisne
Que pregonaba hazañas
Desde el tabernáculo de sus letrados.
Y sus cándidos y fecundos magistrados
Eran como dioses del Olimpo,
Causando un pueril abismo en mi limbo
Por tanta magia quijotesca,
Y mi solemne alma dispuesta
A verter rasos ataño,
Que en lo perenne de los años
Sus púdicas y mirificas creaciones
Han osado como bastiones
Lo excelso y apacible de su talante.
Increpando atávicos por delante
Y causando mi ademán ingente
Que tanto la augura de la gente
Había crispado en mi raciocinio
Como quimera de inquilinos

Al despertar mi realidad
Conocí el vergel de mi ciudad.
También pude apreciar el pudor
Con que el cívico y su sudor
Irguieron esta presea
Como toda una odisea.
Tanto en esculpidas esculturas
Como en proverbios y letras puras
Que perecen en la mirada intrigante
De la mezcla del rebelde al volante,
Que fue el nativo quijotesco.
Y junto al mulato ya dispuestos
A teñir lauros miríficos
Prometiendo su ras solemne a ser prolíficos
Ante la albura genocida.
Y aunque hallándose sin salida
Secundaron su braveza
Con arpegios en su cabeza
Del Gran Agüeybana.
Y con ufana heroicidad
Perecieron en sus gloriosos vestigios
Por impugnar el desprestigio
De traicionar su idiosincrasia
Tomaron el vergel de la eutanasia.

Nuevamente el infortunio
Se repite después de cuatro centurias,
Y a pesar de las Lemurias
Se devane un heráldico plenilunio.
¿La realidad?... Hoy es diferente
Ya que el atropello fue inminente
Causando un luctuoso rezago semilunio.

Ese vacío ahora naufraga
Y es trémulo de todo arte.
Porque ciñeron su filosofía por delante
Del vulgo que es quien paga
La desgracia de los insólitos subclavios.

Aunque nuestra sangre aún reluce
Lo que nuestra tierra induce
A la osadía de lo engavio.
Sien de preces en desagravio
Una lid devana en mis labios
Y una esfinge deslíe en despojos
Se le atañe a leguas en sus ojos
Todo lo insulso y deplorable.
Aunque nuestro ser admirable,
Poco etnocéntrico reclama
Todo lo que en el amor emana
En contra del displicente racismo.
Porque la Tierra es raíz del humanismo
¡Si!... La compenetración de almas profundas
Y aunque en la mente se nos inunda
Que el alba boreal es sobresaliente
La ingente del meollo y el austral van en alza
[hacia Poniente.

¡En alza hacia Poniente!

Sacudiendo el salazón.
Quedando en lo profundo la razón
De su deber y reconocer
Que en lo más recóndito de su ilustre oropel
Medra un capullo de nuestro vergel.

Ha de increpar en la alforja
Del sendero, del camino
Que su alba realidad amorfa,
Honra la carcoma que somos aurinos.

Aurinos mucho antes de su aparición
Diversificados en destrezas
Profundas como represas
De la filosofía análoga a la Ilustración

¡Su azoro no me sorprende!
Hasta el águila se espanta
Al escuchar las hazañas
Que el Guatibirí emprende.

Se les crispan las plumas al oír
Que los aires letrados e ilustrados
Fueron alguna vez gobernados
Por pitirres acicateados
En el cimiento de la cumbre.
Y a pesar que se vislumbre
Que nuestro gallo no tiene cresta
La lozanía acogerá su respuesta.

Al menos en ella reinciden
Mis esperanzas lánguidas.
Porque en todas las épocas álgidas
La ilusión halagüeña es la primera que elide.

¡Incógnito! Para el adalid y sus inmundicias.
Pues solo reina la codicia
De su oligarquía y su plebe
Siendo víctimas del despliegue
De tanta sangre y conciencia derramada.
Se necesitan fuerzas armadas
De ética y de moral
Para poder apaciguar
La guerra que los asnos
Han creado para los esnobs.
Destruyendo la esencia
De ser Libre por creencia
Además de por Derechos y Deberes.
Son triviales los saberes
De verter nuestro cabal vergel a sumisión
Del luctuoso vasallaje que dispone la
[llamada “Americanización”.

Cuando hasta el Guayacán centenario
Es numantino testigo y rival
De la profana expresión que hace rielar
A cualquier adversario.

¿América? No es cuna de los del Norte
Sino los que con su porte
Y quijotesco talante
Cultivan la verdad de su carácter.

¿América? Compone todo un hemisferio
Y no la putrefacción de su imperio
A costillas del mundo.
Cuidad “héroes” boreales su rumbo
No estaremos arrodillados muchas temporadas,
Aunque retornen en bandadas
Este pueblo perecerá con su formación
A pesar que no exista compenetración
Entre el tabernáculo cultural
Y la ética gubernamental.

A pesar del daño realizado
Por parte de ambos soberanos
Es deplorable y suplicio saber
Que nuestros caudillos ignoren el deber
Der ser humanos primero.
Y ante todo esto reitero
Trabajar por nuestro terruño,
Siendo un hermético mandamiento del mundo
Al embelesar nuestro nacimiento.
Honrando la presea con el comienzo
De esta odisea valerosa
Y dadivosa.
Mas cuando el vernáculo apacible
De nuestro vergel ineludible
Deja una huella permanente
En lo excelso de nuestra mente
Y en lo más recóndito de nuestro ser;
Identidad que ahondaré hasta perecer.

Aunque en el proceso nunca sea
El talante de ésta odisea
Y cambie menos la actitud
De toda la multitud.

¿Seguiremos como odaliscas
Con todas las inmundicias
Perenne en el corazón?

Nos esfinge y con razón
La perdiz y sus rasos
Que nos esperan con sus brazos
Abiertos en agonía
Sus mirificas estadías
De ser Libre y Soberano.
Lo halagüeño ahonda en nuestras manos.
¡Despertad mis Borincanos!
Con amor y talante de artesanos.
Para mostrarles al mundo el deber
De amamantar a nuestros vástagos con el beber
De ser un valeroso Antillano.
leer más   
5
2comentarios 34 lecturas versolibre karma: 62

HΨPᎾҜRISIS

Calles cerradas
de caridades vacías
por penitencias que asfixian
tus turbias realidades veladas.

No eres el llanto del atrio
ni la letanía en las cúpulas.
No llevas a cuestas
sino tus propias injurias.

Cierras los ojos
y abres tu juicio.
Muestras autocondena a voces
flagelando otras espaldas, mustio.

Guardas la fiesta
y violas el pesar.

Cargas cruces de materia
y en ellas,
crucificas indolente
cada par de huellas
que padece contigo en el camino.

Ahí vas, caminando junto al crío
que desarropado de amor
y frío de trigo
miras siempre sin afán
y abstienes tu vientre de pan
pero le dejas a él
hacer eterno el sacrificio.

Lamentas aquella omisión,
ese crimen, ¡tal olvido!
pero tus ancianos
perecen lejos del fuego
de tu chimenea
y la sinceridad de tu abrigo.

Visitas hasta el séptimo templo
rasgándote las vestiduras
con las mismas manos
que golpean, vejan
y dolor inquieren a las almas puras.

Desprecias las carnes de bestias
y te haces una
cuando de tu hermano te aborazas
y vendes al mejor postor
que tu oscura entraña lavas.

Dos caras de la misma moneda.
Una moneda que no vale nada.
Un valor que pierdes
cuando usas ambas
¡pretendiendo ser humano!
ser humano un día
y el verdugo de todos,
todos los demás segundos
de tus todos pobres años.



Yamel Murillo


Hypocrisis®
Caleidoscopio©
D.R. 2017
leer más   
15
17comentarios 78 lecturas versolibre karma: 90

Arte y cultura

Cero de hormigón es la tumba
donde la suerte va de banderillas
y fuma largos puros el animal;
apestoso cenicero en el que
la cobardía monta a caballo
y auténticas orejas son los trofeos.

Boca de desagüe es la tumba
donde los clarines dictan sentencia
y el afilado acero es exigido;
nocivo, letal lunar en el que
se levanta en hombros al artista
y bañado es por aplausos y claveles.

Cañón de escopeta es la tumba
donde el ébano escupe sufrimiento
y se atraganta con sangre la arena;
sucio cubo de basura en el que
la guadaña se viste de luces
y entre miles de pañuelos se le aclama.

Redonda, vilmente redonda
como la húmeda y roja moneda
que permite disfrutar de la farsa;
y redonda, asquerosamente
redonda como el carnoso anillo
con que disparo a esa tradición
llamada todavía arte y cultura.
leer más   
13
sin comentarios 106 lecturas versoclasico karma: 105

Metáfora

Una metáfora nunca es una mentira.
Es el flash que te hace ver facilmente
cualquier cosa muy por encima.

O es ese espejo de beldades puras
desde donde poder ver la más cruda vileza
sin que el corazón se dañe y se nos muera.

Y cuentan que La Metáfora encontró un día
al bello Juglar del Canto.
Se enamoraron y quisieron tanto
que nació de su unión La Poesía.
leer más   
5
4comentarios 54 lecturas versolibre karma: 79

Asesinaron los Sueños

ASESINARON LOS SUEÑOS

A Federico García Lorca.

Con armas en mano
aquellos críminales y asesinos
acabaron con los sueños
de un gran poeta y escritor
un dramaturgo como pocos
un poeta extraordinario
uno de los grandes de todos los tiempos.

¿Porqué?
¿por su sexualidad?
¿por sus pensamientos?
¿por su inteligencia?
¿porqué no dejo que comprarán su conciencia?
¿porqué no pudieron silenciarlo a la buena?
¿porqué?
¿quizás?
porqué él era mucho mejor que ellos
le tenían miedo a la verdad.

El duende
el ruiseñor
el poeta
el dramaturgo
aquel que escribía bajo la lluvia
con la luz de la luna
iluminando su sendero
y su visión de tiempo y espacio.

Un hombre culto y lleno de esperanzas
lleno de sueños e ilusiones
un maestro de la prosa y el verso
un dramaturgo como pocos
el padre de todos
el maestro, el amigo
el escritor y soñador
el duende mágico y culto.

El romántico y soñador
ese que escribió los dramas más extraordinarios
aquellas "Bodas de Sangre"
"En la casa de Bernarda Alba"
allá junto a "La zapatera prodigiosa"
bajo "el maleficio de la mariposa"
allá junto a Doña Rosita
con la fuerza de la sangre
bajo la intensa lluvia de la aurora
y la luz de la luna.

Fusilado cobardemente
cuyos restos fueron enterrados
como si se tratase de un animal cualquiera
sin darse cuenta de que aquel día
enterraban al más grande de los poetas de su generación.

Decían que era un homosexual
que era un masón
que era un socialista
puras excusas para acabar con su vida
con los sueños de un poeta.

Federico tu gente te recuerda
hoy más que nunca.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá-USA
Derechos Reservados
(Presente en Antología Homenaje a Federico García Lorca, editada por Alfred Asís, Chile).
leer más   
7
6comentarios 83 lecturas versolibre karma: 109

No ha parado de nevar sobre el mirlo blanco

A la memoria de David


TE marchitaste, amigo.
No me acuerdo con precisión de tus rasgos,
solo sé que la infancia
transfiguraba nuestros rostros
haciéndolos más puros, y que en nuestros ojos brillaban
los fuegos artificiales de antaño.

La muerte cuajó tu vuelo, cercándote de sombras
las estelas de las mejillas,
dejando en tu casa un plato de lágrimas, vacío, sobre la mesa,
dejando ecos de ausencia en los juguetes inmóviles.

Nunca he comprendido tu muerte.
Recuerdo que alguien me la susurró una mañana en la escuela,
trayendo consigo en los labios
la palabra más helada.

Yo únicamente sabía tu nombre y poco más, porque entonces
éramos todos cándidos, éramos como dioses bondadosos
en las paradisíacas arenas del parque,
y no nos importaban las inquietudes egoístas del adulto.

La egolatría era una palabra demasiado compleja
para nuestro vocabulario de tobogán.
Eso bastaba para que la amistad más pura
fuera un simple intercambio de cromos.

No supiste, amigo,
de las risas disparatadas del sortilegio de la cerveza,
no supiste del sudor de la cotidiana nómina,
no supiste de todas las pequeñas cosas
que dicen hacernos grandes...

Yo he pasado la adolescencia,
y veintiún tristezas y tantas dudas no dan sabiduría.

No supiste del desengaño de ser hombre.
No supiste... ahora eres sabio.

Te marchitaste, amigo,
el tren del invierno cuajó tus gestos encaminados hacia la
primavera. Y yo sigo aquí,
en este costado de la vida, siendo carne y nada.


(de ESENCIA, Ediciones Az90, 1998.
Abel Santos)
leer más   
17
14comentarios 246 lecturas versolibre karma: 98

El imitador

El imitador cojea enredando sus alas
no es timidez indolente de abismos lejanos
tampoco es el destierro del griterío amargo,
simula sufrir para acercarse a tu lado.

Siente placer al entregarse a las indecibles obras del mal
que su existencia brumosa desea extinguir
con un fuego sutil que todo lo incendia
con sus vastas tristezas al fingir dolor.

El imitador confunde las palabras a todos
fundiendo la sombra con la noche
sin importarle el vasto color de las praderas
que son hermosas, llenas de amor.

Se ufana corrompiendose sin esperanzas
con pensamientos absurdos
que desnudan al tiempo robando su voz,
goza mentirse ansiando caricias de los besos robados.

El imitador se pasa juzgando la ternura de todos
de fuertes o alegres de puros o intactos,
no le importan las grietas en la carne del poeta
que solo quiere vivir.

El poeta envuelve a el frío
con un rebozo de manta,
cuida sus letras como su amada
ama el aroma del perfume de su última flor.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
El Mute
25/02/2018.
11
17comentarios 206 lecturas versolibre karma: 115

Adolescencia

Moraban ruiseñores, perlas grises,
enramadas de esmeraldas de los bosques.
Risas eran las músicas del agua,
con las risas que dan los manantiales.

Entre los árboles, los verdes setos,
los ramos de jacintos y azucenas,
era dorado el sol, luminoso y puro.
El aire, con aromas de las flores,
jaspe transfigurado y cristalino.
Como lo sueñan las primaveras alegres.

Mi leve cuerpo, crisol adolescente,
ardía sueños de primaveras fogosas.
No eran suficientes las aguas frescas,
ni los aires puros o el ruiseñor,
o los aromas de las flores.

Soñando creaba, con miedo vigilante,
mundos limpios de florestas suaves,
riachuelos y jardines alegres;
para que dios, contento paseara,
disfrutándolos sin tiempo,
dejándome a mí, gozar del destino
de entretener los quiebros de caderas.
leer más   
15
8comentarios 96 lecturas versolibre karma: 109

Maestro de la pluma, mi tinta

Quiero que seas mi maestro.

Que me enseñes que la vida
es más bonita en verso.
Que todo se puede rimar.
Que hasta los versos libres
pueden encontrar perdidas entre estrofas
algunas sílabas con las que conjugarse
y encabalgar su vida hacia un nuevo texto escrito.

Que no todo son versos marcados,
medidos,
que la desmesura es un don
y que por muchos adjetivos que nos falten
como si este poema fuera de la poesía pura,
somos paz, paloma, luz y estrellas,
de brisa ardiente y de cálido aroma.

Quiero que me enseñes cómo son las cosas.
Que vivamos en un romance,
aunque tú seas más de silva,
y yo más de soneto.
Aunque tu cromatismo te lleve a Francia
y yo me quedé estancado
en un eterno dadá.

Que la magia entre nosotros dos
no sea meramente lo mucho que rimamos,
sino que nuestras rimas sean,
a fin de cuentas,
acordes puros de la música de los latidos
de un corazón que estalla en mil pedazos
cuando los versos se acaban;
cuando todo es efímero.

Quiero que vuelvas a ser mi maestro.
Echo de menos tus lecciones,
ahora mis versos se mueren entre las esquinas.
Ya da igual si sé rimar o no,
he perdido la musa, he perdido la noción del tiempo.
El azufre es un mero condimento químico,
y por mis venas cada vez corre menos sangre.
Mi tinta se acaba, y en el frasco solo quedan
lágrimas y melancolía.

Quiero que un día vuelvas a ser mi maestro.
leer más   
4
4comentarios 44 lecturas versolibre karma: 58
« anterior1234