Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 15640, tiempo total: 0.079 segundos rss2

Mi Universo

Cerrando puertas, me aseguré de cerrar con seguro la cerraduras
y la llaves botarlas por allí (no sé a dónde fueron a dar)
Me di la media vuelta y me topo con un gran e inmenso portal,
estaba abierto como el mismo mar, mi universo se expande como
un nuevo big bang.

Todo termina para un nuevo camino comenzar.
Estoy cansada pero no me puedo esperar, en medio de la silenciosa
madrugada, un bello horizonte me palpita un próximo ocaso,
en mi soledad el sol del amanecer me sonreirá.

Él me dice: "deja todo atrás, corre hacia la estala, no debes miedo tener"
me toma de su mano, estoy aquí, escucho el revoloteo de las aves,
saliendo del sótano del vencejo acollarado al amanecer, mi rostro fresco,
pulmones limpios, cabello despeinado, una flor silvestre me ha adornado,
mis pies descalzos, no tengo hambre. Él está aquí a mi lado y sus tibias manos
viran mi cabeza y me dice con suave voz:
"mira todo lo que has dejado atrás, no te detengas, lo mejor está por llegar"
Le miré a los ojos, sincronicé los míos con los de él,,, estamos juntos,
este es el lugar donde siempre te busqué.
Ése, el de tus hermosos ojos y en donde mi paz encontré.

Letizia Salceda,,,
leer más   
8
10comentarios 65 lecturas versolibre karma: 102

¿Cuándo existo?

Turbias mañanas
que se vuelven cansinas
desde mi espejo
en la madrugada.
Un ir y venir constante
donde olvido la serie de días.

Y las horas pasan
y se van los meses.
Cada vez más alejado
del futuro soñado a los 5.

No estoy donde imaginé
porque las risas
obnubilaban los sueños.
Hoy que ellos se han ido
el panorama es blanco silencio.

Siento que pierdo tiempo
y mi mente responde lenta.
Y mi vida que no es grata
me pide que ya no siga.

Existo porque nací
pero no veo propósito al andar.
Quizás debería contemplar.

Objetos palpables,
colores fugaces...
¿Por qué los tomo?
¿Por qué los veo?
leer más   

etiquetas: vida, existencia, desesperanza
8
1comentarios 34 lecturas versolibre karma: 89

Un atisbo de humanidad

En una cálida tarde de verano, con un libro de poesía en la mano, me acomodo sobre la pálida hierba de un sombrío parque de la ciudad. Junto a un rosal que se llenó de espinas, porque olvidó dibujar sus rosas.

Abro el libro y el poeta envuelve mis sentidos con sus palabras y sus intensos silencios, logrando que la poesía insufle mi esencia y haga brotar destellos de eternidad en los extremos de mi existencia.

Y aunque sé que jamás lograremos entender lo que dice el poeta, trato de acceder a su reluctante voz, encontrar en ella el hilo conductor, desenrollar en una lectura la madeja. Entrar a los aposentos de la poesía.

Y siempre acabo preguntándome, una y otra vez: ¿Cómo escribir aquellas palabras sentidas y alcanzar a penetrar aquella voz luctuosa, sin tener que hundirme en los abismos de los que jamás pudo salir el poeta?

Esta tarde, frente a las hojas mustias de un rosedal, estoy leyendo a Miguel Hernández, y mientras recuerdo a mi padre muerto, la cálida voz de Serrat toca mi memoria, embriagado en el dolor de la elegía a Ramón Sijé. Es cuando el poeta me recuerda que no se puede hacer poesía, sin antes no haber sufrido de humanidad.
leer más   
10
6comentarios 91 lecturas prosapoetica karma: 103

Pasos impares

Libro: Apotegmas en el desierto (2014)

Cuando quiero escribir, simplemente me limito
a bostezar imágenes, mal dormir instantes,
y esperar que se haga de noche en mi obstinación
entre irrealidad y desamparo.

En un reino octosilábico habito un palacio
de cartón; mis rimas, tan forzadas como siempre,
tan mediocres como nunca, me dejan conforme,
lo cual es suficiente para mí.

Nunca me lo he planteado así, pero quizá me
dedique a derramar tinta por no querer gastar
saliva; desnudo de los miedos para abajo,
me pierdo por los atajos de la vida.

Persigo el dulce amor de las derrotas sonriendo
ante recuerdos suicidas que buscan llamar la
atención, encuentro lo infinito a la vuelta de
la esquina, en un jardín sin flores.

Mis silencios pecan por soberbios; ocasos que
besan vagamente los labios equivocados,
me enfrento al papel gritando adjetivos que evito
nada más empezar a expresarme.

Y eso es mi poesía, un impreciso sabor a
nostalgia, un conjunto de nuncas que osan salir
a caminar con obscenidades de etiqueta,
con pasos impares y vencidos.

Confieso que a veces me detengo demasiado
en el relato furtivo de un país de lobos
sueltos, lagrimeando por un futuro que no
llega ni siquiera a pesadilla.

Huésped del cuerpo que me ha tocado, arena
en la inmensidad de la vida, siempre dedico
renglones a hacerme preguntas inoportunas,
pisando cristales por deporte.

También deshojo en forma de caricia, crónicas
de los inviernos inhóspitos en pabellones
polvorientos, portando la condena a contemplar
expediciones de soledades.

Resumiendo y sin extenderme en tantos detalles,
expongo como teoría una nimia conclusión:
los poetas escriben porque tienen talento,
yo lo hago porque me da la gana.

etiquetas: pasos, impares
1
sin comentarios 10 lecturas versolibre karma: 12

Se me antoja

Se me antoja la miel
Parto un limón, una ácida gotita
Sobre tu irresistible piel

Se me antoja el flautin de viento
Posa tu mano sobre mi cintura
Hagamos un concierto

Se me antoja estar descalza
Caminar sobre tu espalda
Qué buena terapia

Se me antoja tu sonrisa
Pero tú no estás
te encontraré en el cuello de tu camisa

Se me antoja un racimo
Llévame a tu viñedo
Embriágame con tu vino

Se me antoja una fiesta
Tú y yo al medio día
Tengamos una siesta.

Se me antoja un desorden
Ten mis labios fríos
Los tuyos los encienden

Se me antoja un desvelo
Léeme tus poemas al oído
Hagámoslo más seguido

Se me antoja un suspiro
Hazme tuya de principio a fin
Que tus brazos sean mi abrigo

Letizia Salceda,,,
leer más   
5
9comentarios 22 lecturas versolibre karma: 92

Esperaba...

Esperaba que el silencio
se fundiera con las sombras,
y los gritos retenidos
no llegaran con las olas,
y es así que las resacas,
tan profundas y tan roncas,
se quedaban en suspiros
que llegaban a las costas,
no sé bien si las heridas,
con la sangre delatora,
se cerraban limpiamente
y quedaban luminosas,
era un tiempo consentido
de promesas muy sonoras,
y de frases adecuadas
a la voz de muchas bocas...

Esperaba que llegaras,
primavera con tus rosas,
y también con los claveles
y geranios de la alfombra,
es el mundo insuperable
que hasta alegra lo que roza
ya que tiene en sus colores
una magia que enamora,
un perfume sugerente,
la visión de las alondras,
y aquel roce de la brisa
con el puerto y las gaviotas,
ya que al fondo está la playa
y allí mueren muchas formas,
se desbocan los deseos
por la ausencia de la ropa...

"...Esperaba tus caricias
una tarde muy preciosa,
y quedé, con mi silencio
viendo el paso de las horas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
18/05/18
8
8comentarios 47 lecturas versoclasico karma: 103

Su hermosura

Odio a su hermosura
porque me ha hecho
esclavo de ella.
La odio porque donde
quiera que volteó a ver,
la miro en esas flores y
ese río,
en esa luna y esas estrellas
que me alumbran.
Odio a su hermosura
perfecta y arrogante
que sólo la tienen los
Ángeles que no son
mortales.
La odio y la amo,
porque lo único que
puedo besar de usted
son las huellas que sus
pies hermosos van
dejando.
Odio a sus labios
hermosos que no he
besado y a sus ojos
negros brillantes que
no llevan mi reflojo
que en silencio la
adora y la ama en
el más profundo
secreto de mis miedos.

Daniel Abreu Gama 6-4-2018
leer más   
5
3comentarios 79 lecturas prosapoetica karma: 53

Los gitanos

Los gitanos.

Ellos errantes por los caminos del viento
como caracolas en las playas y peces en el mar.
Van hacia el horizonte de sueños
idolatran las fiestas, llenas de campanas de bronces y farolillos.

Sus ancestros les reclaman, perdurar y ser ellos,
taconean la vida para olvidar, sus filigranas danzan piruetas de sol y sangre
cuerpos vibrantes de nervios y dolor
piel canela con sabor a menta y hierba buena.

Ojos vidriaos negros y azules ocasiónales, de pelos oscuros azabaches
de mirada neutra penetrante, que se clavan en el corazón y el alma
gitanos como luceros del alba en la madrugada.

Hondo valle de la guitarra, sombreros de paja jazmín hado, del patio
sal cante jondo de las gargantas, y saetea a la luna, noche esmeralda.

Un gallo canta en la torre, una voz destrona la mañana y el sol agachado tímido, le bloquea la montaña.
Caldero de agua, bulla a lo lejos los gitanos bailan y cantan
entre rosas y claveles, recuerdan a Porrina, Juan Breva, La Parrala.

Camarón su alma revolotea entre los olivos plateados
y deja aromas de buen cante, en las playas gaditanas
plata del cáliz, vino de sangre, la saeta en las calles cruzadas.
Federico G. Lorca los inmortalizó dentro de la cultura paya.

Un cajón viejo lo toca un joven gitano, y las palmas de dos gitanas, acompañan el quejido de una nueva guitarra,
la voz rota de un cantaó vibra en la plaza.
leer más   
3
sin comentarios 40 lecturas prosapoetica karma: 55

Soy

…Soy el que tiene, soy el que da.
Soy el que trata de corregir, el que se da cuenta.
…Soy el que escribe las palabras, soy el que piensa,
soy, el que está.

Me había preguntado antes…
¿quién soy?...
y obtuve respuesta.

Del dictado de mi mente…
fueron aflorando las palabras.

¿Mentirían?
Puede que tuvieran o no tengan razón.,
sin o con inseguridades,
siempre seré yo.

Quedarán tras esto muchas cosas que añadir,
mi circunstancia era actual y se expresaba,
estaba solo y me hallaba en acción.

Repetir, recoger….
ahora ya no percibo el eco aquel,
ni siquiera el del viento.

Al momento,
soy el que inicia la narración
¿De qué?...
de una experiencia.

La historia parte,
desde el diccionario de mi vida,

¿Los hechos?
Si no los hay, miento.,

Sólo soy. Sin o cón

Soy la constatación,
de que un día como ayer era,
y de que todavía soy.
leer más   
4
8comentarios 30 lecturas prosapoetica karma: 78

Prisioneros

Somos prisioneros del presente,
pasajeros en una celda con una ventana de persianas opacas,
y una puerta que se mueve escurridiza
tras cada aliento del pestillo.
leer más   
14
2comentarios 40 lecturas versolibre karma: 104

Olvidando

He vivido en los malos recuerdos,
que han de atormentar mi existencia,
que me hacen vivir en oscuridad,
donde los malos pensamientos
dejan mi alma en ausencia
y me dejo llevar por una verdad,
que al final de cuentas no es existente,
pero pienso que es y no es coherente.

Debido a esto debo dejar,
las horribles historias
que me hicieron pensar
que todos querían acabar con mis memorias,
y que yo tenía que terminar
con algo que no existió en realidad.

Abro mis cajones y veo cada momento
que lastime a los demás
y les cause un injusto sufrimiento,
cuando ellos no me lastimarían jamás.

Olvidando todo lo que me hará daño
y que me hizo lastimar a mi familia,
ya que cometía errores año tras año.
Solo espero que me perdonen un día,
y observar esa viejita que me decía
que vivía equivocado.
leer más   
2
sin comentarios 11 lecturas versoclasico karma: 23

Ya fui poema y canción♥♥♥

Ya fui flor y fui espina
ya me rompi en mil pedazos
ya sali despues del ocaso
ya subi y baje de la cima.

Ya me despoje de la avaricia
con que se vive en otra dimensión
ya fui poema y fui canción
fui abrazo y fui caricia.

Y cuando no hubo más voluntad
para abrir el cielo ante mis ojos
se me vistio el alma de rojo
con tacones de verdad.
leer más   
10
10comentarios 39 lecturas versolibre karma: 107

¡Bendito Benedetti!

(2 Jotabé)



Tenía falta la literatura
de la pluma amable, crítica y pura,

de un amante que nos hizo entender
que para amar, papel no ha menester,
y que al conjugar el verbo querer,
ni una estrella azul debemos poseer.

¡Bendito Benedetti! Voz osada
que defendió de forma encarnizada,

el amor y la vida y la amargura…
y nos regaló el inmenso placer
de su fiel poesía enamorada.


Poeta uruguayo por su nación,
mundial siempre ha sido su proyección.

Pues aún con el alma comprometida,
en denunciar la maldad fratricida…
¿Cómo obviar el poema, Bienvenida?
Y su sensibilidad sin medida.

¡Bendito Benedetti! Voz viajera
que, de Montevideo a la Albufera,

el aire ha impregnado de esa emoción,
que nunca a nadie pasa inadvertida,
y mi alma convirtió en su costalera.
14
6comentarios 36 lecturas versoclasico karma: 106

Aún me quedan pájaros...

Aún me quedan pájaros volando en la cabeza
de aquellos que, de niña, llevaba en mi equipaje,
aún rozan con sus alas mis sueños cada noche
y vuelo entre sus trinos en busca de arcoiris.

Se mantienen anclados al ritmo de mi pulso,
temblando entre mis dedos, bailando en mis pupilas,
así tiñen de magia la luz del horizonte
y borran de los mapas el miedo y las tormentas.

Siguen aquí varados, los siento en mi costado,
guardando las trincheras de las guerras perdidas,
aquellas que libramos, a oscuras, de memoria,
cogidos de la mano, rodeados de silencio.

Aurora Zarco.
leer más   

etiquetas: alejandrinos
1
sin comentarios 9 lecturas versoclasico karma: 20

Ojitos tristes

Se dejaron la chispa, su luz, en alguna esquina. En la intersección entre el bombeo de la sangre y los equilibrios al soñar. Entre las caricias y las espinas.

Cuántas veces se cerraron con todas sus fuerzas para soñar más alto. Para sentir más fuerte.

Cuántas se cerraron flotando en lágrimas, esferas transparentes, imperfectas por la gravedad, que las deforma y las arrastra por las mejillas hasta que saltan del pómulo al suelo.

Cuántas miradas al centro de la Tierra. Como en un viaje de aventuras, indagando la manera de llegar al tesoro.

Cuántos cruces furtivos en escaleras. Entre la multitud. Conectaban a la perfección. Con miedo, y a pesar de eso, seguían buscándose. Como luna y lobo.

Cuántas miradas a las estrellas. Guardianas de esperanzas. Luces que duermen al alba.

Cuántas conversaciones en silencio. Cuánto pueden hablar unos ojos.

Y mis pestañas abrazaban las tuyas. Mis retinas guardaban tu esencia. Mis párpados eran lienzos de tus locuras. Ventanas de mis colores.

Ojitos tristes.
Ojitos cansados.
Ojitos dulces.


Llenos de magia. Pintados de flores.
leer más   
11
17comentarios 39 lecturas versolibre karma: 96

Imagíname

Imagíname feliz,
aunque sea solo un instante.
¿Dónde logras visualizarme?
Exacto, en aquella orilla junto a ti.

Porque si pudiera elegir
el camino de mi destino,
te aseguro que escogería
el que descanse en tu abrigo.

Porque sonrío cuando te pienso,
lo hago más de lo que imaginas.
Estás en cada momento,
te leo en cada página,
te siento en cada aliento.

Contigo no existía invierno o verano,
solo necesitaba agarrar tu mano,
apartar suavemente el pelo de tu cuello
y estrecharte fuerte contra mi pecho
para apaciguar mi corazón maltrecho.

Ese pequeño y soleado rincón
donde estábamos juntos los dos,
para mi significaba
la mayor felicidad que podía encontrar.

etiquetas: imaginame
1
sin comentarios 7 lecturas versolibre karma: 7

Bajo siete capas de piel

Te escribí bajo siete capas de piel
y se han desparramado las cenizas
por dentro.

Me doy cuenta
que somos escombros
de un tiempo que hizo temblar
nuestros cimientos.

¿Quién escucha ahora la canción del viento?
¿Quién inmortaliza los restos
de la flor valiente
que crece en la tierra seca?

Yo tengo el alma desierta.

Siento la cuchillada de tu silencio
demasiado cerca…

Creo que te echo de menos;
y estos son los pétalos valientes que crecen
en la aridez extrema de tu recuerdo.
leer más   
16
16comentarios 39 lecturas versolibre karma: 96

Volando a lomos de los versos

Cuando la luz se me fue a oscuro,
bajé hasta las entrañas de un lodazal
de llanto y barro de soledad.
Escavé túneles buscando la salida,
pero todos me llevaban
al punto de partida.

(No se puede escapar
cuando no se quiere ver).


Me guardé una llave
en el cuarto creciente del corazón,
pero con la ceguera lo olvide todo.
Me mantuve aletargada
esperando no sé qué mano
que nunca llegó a sacarme.

(No se puede ser rescatado
cuando no se pide ayuda).


A pesar del frío y el hastío,
una llama diminuta seguía encendida.
Calenté manos y voz,
calenté versos y brisas.
Las palabras me devolvieron
al espacio que ahora habito.
Me puse guantes blancos
y calcé zapatos voladores.

Ahora vuelo cuando escribo
y escribo para NO volver al oscuro.



Hortensia Márquez


Imagen sacada de Internet
15
18comentarios 56 lecturas versolibre karma: 103

Pétalos impares (Colaboración con @constanza_everdeen)

Vivir en modalidad lucha,
no existiendo amaneceres
ni atardeceres que saborear,
únicamente páginas que pasar
con los dedos humedecidos
por los ojos del cansancio;
buscar las grietas por las que la luz
filtra runas como alimento de la esperanza,
cincelarlas en papel con el carbón de los sentidos,
en la osadía de latidos que se rebelan
por ondear banderas blancas.

Dentro de la guerra y sin descanso en la tarea,
leo el pasado en los posos del café.
En este arrastre sin aliento,
dejo estelas bondadosas a mis pies,
para que otros las recojan en forma de lluvia.

Abrir la caja de música de tu voz,
aferrarme a tus ojos,
construir el camino en tu mirada
como salida al gris de la rutina,
garabatear un arco iris
con mis lagrimas y tu luz.

Un instante atrás todo era páramo,
un corazón asolado,
paisaje espectral sin tu aparición.

Coser nuestras manos,
acostarme en ellas
para que al abrir la mirada
en mañanas de adoquines,
tu alma sea el abrigo de latidos
que tiritan bajo la soledad.

Ahora la lluvia nos concede el regreso,
donde afloran los pétalos impares
y en forma de aguacero riegan nuestro verbo.
leer más   
15
13comentarios 96 lecturas colaboracion karma: 105

Tanka ( la noche llega)

La noche llega
ocultando con sombras
el bello ocaso
como amor que renuncia
muriendo en el crepúsculo.
leer más   
13
6comentarios 44 lecturas japonesa karma: 107
« anterior1234550