Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 134, tiempo total: 0.038 segundos rss2

Tú y yo rimábamos

Tú y yo rimábamos.

Éramos dos caras iguales compartiendo moneda.

Teníamos una sintonía absolutamente mágica, que nos hacía hermosos, fuertes e invencibles.
Pero la armonía tiene un precio y la perfección solo dura lo que dura un aleteo, si no… No sabríamos percibirla.


Tuvimos que devorarnos y después de eso, ya nada fue suficiente.

Disparamos y el fogueo nunca fue para nosotros. Nosotros íbamos a matar.

Y nos matamos. A silencios, a vacíos y a distancias.
Nos matamos bien muertos. Nos rematamos. Y ninguno creyó nunca en la resurrección.

Y es que a joder no había quien pudiera ganarnos. En esto también, éramos únicos.

Nos matamos con pistola, con hacha y con veneno. Asfixiándonos, rompiéndonos, ahogándonos.


Sin piedad, sin paciencia, como si nunca nos hubiéramos lamido.
Te odiaba con tanta rabia… Con esa que uno tiene solo después de querer mucho. Porque no podía comprenderte… Y las dudas están diagnosticadas también como enfermedad letal.
Te odiaba porque para mí nada estaba por encima.
Porque pudiendo ser con otros, yo solo era contigo.

Y dime tú si eso, no es razón suficiente …


MÁS EN:

* www.facebook.com/chicadelpuente/
* @StaPoulain en Twitter

etiquetas: amor, poema, poesía, historia
6
4comentarios 22 lecturas versolibre karma: 99

Horizonte

La desesperanza hace mella
en la carne trémula,
dibujando abismos turbios
donde reposar la cabeza.

Hileras descoloridas,
vestidas de polvo
y harapos de miserias,
pupilas inflamadas,
ojeras distendidas,
llantos tejidos
de pétalos de rosa.

Tifones de fuerzas enmarañadas,
irrumpen con rabia de impotencia entumecida
sentimientos descabalados
prendidos en asideros de estériles destierros,
zapatos que lamen el mundo,
bebiendo lágrimas de terciopelo.

No importa, el color de sus cadenas,
no importa, la agonía que nacerá mañana.

El viento nómada, envuelve las frágiles sombras,
sin oponer fuerza, se deja llevar,
hipoxemia que arrebata el aire
que llena los pulmones,
y deja sin aliento, horas
ciñéndose a cinturas agridulces, y se deja llevar.

Angeles Torres
leer más   
15
6comentarios 57 lecturas versolibre karma: 105

Ahora

Ahora que tú ya no eres tú y yo no sé dónde ponerte.

Ahora que te parece más importante tener, que ser.




Ahora que por fin entiendo que lo nuestro fue el cuento de nunca empezar

y que el primer beso puede ser también una manera de acabar.






Ahora que sé que hay trenes que no llevan a ninguna parte.

Que soy como el mosquito que se deja guiar por la luz que le mata.

De indiferencia o de rabia.

Ahora que la tormenta no trae la calma.





Como una piel acostumbrada a una herida, que sangra.

Que no cierra ni te mata.



Ahora que las grietas suenan anunciando el estallido.

Que lo roto se recompone como si por allí nunca hubiera pasado el huracán.



Como si pesar de nosotros, todo hubiera sido lo mismo.

Como si nunca hubiera sido tuya, como si diera igual.




Ahora que nos empeñamos en borrar lo extraordinario.

En matar el regalo que fue ser nosotros por un rato.





Ahora que toda la orquesta se ha ido del barco

y sólo que da una pareja de animales abandonados.





Ahora que el diluvio pasa y tú recuerdas,



Que un día nosotros también fuimos tormenta.
20
9comentarios 55 lecturas versoclasico karma: 106

SEPTEM PECCATA CAPITALIA V, VI (@MiguelAdame, @Alex_richter-boix, @Transmisor_d_Sinestesias & @AljndroPoetry)

V - INVIDIA -

Que le cubra una costra de sal
que le desatienda el aliento
que los pies se le hagan astillas
despierte rodeado de peces muertos
y se le rompa el cuenco de las manos
que su luz pase a ser mia.

Pincho y pincho con alfileres de tirria
la cabeza, los ojos, extremidades
y hasta el ombligo de este muñeco Vudú
que me he hecho a imagen y semejanza del vecino.
!Qué no soporto que en su maldito jardín
florezcan las mejores margaritas!

Cerrado el día, con la luna rajando el cielo
camina a la deriva cual figura de buey deshuesado
siseando, sonríe
saluda, me tiende la mano, [desgastada]
habla, es musical, cadencia, canción
y yo quiero ser él
y que él deje de ser él
y sólo yo ser armonía.

Y la noche me anega, y la luna me ciega,
mil vueltas en la cama, nada me sosiega,
no me aguanto su pasto más verde,
su perro más fino,
le alumbran los mejores rayos de sol,
la lluvia nunca lo moja.
Su mujer de medidas perfectas y ojos de cielo.

Soy la marca del descenso al mar profundo
mi piel me pesa, por no quererla,
por ser un puñado de deseos de un otro
de una lengua y palabras ajenas
que escapan a mi cacería ante un espejo:
vidrio pulido descarado,
reflejo infiel
que me va enterrando.

Me oprime el agobio de kilotones de rabia inventada,
se me clavan mil dagas de una desolación fantaseada,
esta camisa de fuerza no me deja tomar en mis manos
el regocijo que este mundo me brinda cada día,
solo puedo sufrir, porque a otros obsequia su alegría.


VI - AVARITIA -

No acabas de darme el brebaje
y ya siento ansiedad de poseer
de no desprenderme de nada
Materialista perfecta eres, ¡Bruja desquiciada!
mueves al alma con hilos de codicia...

Placer de tesoros escondidos es mi deseo
avaro desenfreno que carcome mi mesa
porque ella es solo mía
y bajo la miseria lo tengo todo
desde lo alto del brillo monetario tú no serás más nada.

¡Y nada, nada puede negárseme! nada hay, que no quiera poseer...
Nada, no hay nada más que mis ídolos de oro...
¡Nada puede faltarme, nadie con mi jerarquía!
¡Nada, nada de miserias en mi haber, ninguno de mis soles será escaso...!
Ninguna de mis noches probará la miseria.

Lo tengo todo, porque tu no tienes ya nada
es mio el sol que brilla en una ventana dorada
tus pensamientos son rastrojos sin vida
ante mí majestuosa palabra
soy el dueño de tu respiración apagada.

Pienso en... Cuantos cientos de denarios quedan por poseer?
¿¡Cuántos más en ésta perfecta existencia?!
Sin cederle uno sólo a la causa que no me beneficie!
En la frente llevo tres sellos grabados, tres sellos miden la vida:
"¿Cuánto poseo?"... "¿Cuánto cuesta?"... y "¿Cuánto gano?"...

Cuerpo avaro que todo lo posee en un día
tesoro persa que nunca más será afligido
monedas doradas que opacan tu brillo
deseo que quema formando un martirio
avaricia acabada, codicia que no tiene desquicio.


~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
SEPTEM PECCATA CAPITALIA
(V - Invidia, VI - Avaritia)
Mesa Compartida:
Miguel Adame, Alex Richter-Boix,
Transmisor d Sinestesias & Alejandro Poetry,
leer más   
19
45comentarios 227 lecturas versolibre karma: 106

Personas de Carne y Hueso

Son personas de carne y hueso
que llegan con esperanzas
de cambiar ese destino incierto
que la vida les ha puesto en su camino.

Dejan familiares y amigos
dejan sus costumbres y tradiciones
la tierra de sus padres
los recuerdos de antaño
para sobrevivir a la incertidumbre
de no saber si vivirán
o si morirán en el intento.

Son masacrados
humillados o heridos
tratados como basura para algunos
realizan las funciones que otros jamás harían
y caminan por las calles
siendo indiferentes ante los ojos de los demás
que los miran extrañados
con indiferencia y rabia
¿Cómo si ellos tuvieran la culpa de lo que ocurre?

Son hombres, mujeres y niños
que dejan atrás los recuerdos
las memorias
los fotogramas de otros tiempos
para buscar un nuevo destino
y sobrevivir ante el dolor de la guerra
de la injusticia o de la decepción que les causa
no poder vivir en su tierra amada.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Enero 2018
leer más   
7
sin comentarios 65 lecturas versoclasico karma: 89

Mensaje en una botella

Conducía mirando al frente. Con seguridad.
De vez en cuando se veía una casa,
rodeada siempre de campo y algún huerto sin cuidar.
Masas de árboles se movían al mismo tiempo,
empujadas por un viento ligero y caluroso.
Cuando tomaba un rumbo nuevo
el sol cambiaba con nosotros de dirección.
A veces nos daba en la cara
y aunque nos nublaba la visión
sentíamos el verano quemándonos la piel.
Canté con ansias más de una canción.
Recordaba bien las letras, pero nunca retuve los títulos.
Dejamos atrás algun pueblo y en alguno que otro desperezamos los huesos.
El olor de un horno con nombre de mujer nos activó más de un sentido
así que me vi obligada a comprar bollos de mermelada
que comimos a la sombra del cariño y a la luz tenue del placer.
Cuando llegaban las noches, el frío llamaba para dormirse en nuestros pies.
Aparcaba en algun camino y hacíamos el amor hasta dormirnos en los asientos de atrás.
Llegué a pensar que nunca volvería a encontrar una magia como aquella.


Conducía mirando al frente. Con cautela y atención.
Un día llegamos a una ciudad y en ella me di cuenta de mucho.
Los caminos se convirtieron en grandes avenidas
y a nuestro paso se llenaban de charcos todas las aceras.
Dejamos de comer dulces de mermelada
y los sustituimos por café sin azúcar la mayoría de despertares.
Seguía habiendo casas, pero los tifones del final del verano
se habían llevado tantos tejados
que nos acostumbramos a vivir así, desarropados.
Una de cada dos noches me costaba conciliar el sueño.
No encontraste ni un cuento ni una sola nana para hacerme dormir.
Hubo veces en que me volví hacia tu asiento para mirarte de reojo.
En todas las ocasiones solo encontré botellas vacías y una foto tuya de carnet.
Kilómetros después siempre te encontraba haciéndome autoestop.
Siempre quise pasar de largo pero nunca encontraba las agallas.


Conducía mirando al frente, sola, sabiendo que en cualquier momento me podía estrellar.
Me dolió tanto el estómago.
Los pinchazos no se detenían en ninguno de mis semáforos en rojo
en los que poder recuperar un poco de aliento.
Las casas no tenían ventanas, ni puertas, ni paredes.
Las flores estaban muertas, los gatos y los pájaros también.
Los pueblos, la ciudad, el campo, el horno, los charcos, el verano y parte del otoño
se habían convertido en un río sin orillas donde poder agarrarme.
Flotaban mi coche y las camas en las que intenté sudar la tristeza alguna vez.
Me dolió tanto la garganta. Y las manos.
Vomité tu voz tantas noches. Y días. Y vidas.
No hubo poemas por escribir.
Me dejaste sin hojas en un invierno largo
que no tenía ojos ni tampoco sonrisa.
Encontré la miseria en un pijama, en una taza.
En el espejo.

Dejé de conducir. Finalmente me estrellé.
Encontré fuerzas y te escribí este mensaje
para meterlo en una de tus botellas vacías
y la arrojé al río. Con rabia. Bien lejos.
No me hizo falta asegurarme de que la recibieras
porque tú ésta fábula bien la conocías.


Recuerdo esta historia mientras me quito la ropa, pieza a pieza, frente al mar.
Me sumerjo dispuesta a poner en práctica todo aquello que me enseñaste.
La sal curará las llagas, los mordiscos y los arañazos que me dejaste de recuerdo.

Sigo con dolor de estómago. Creo que ahora es de tanto reír.
leer más   
5
2comentarios 37 lecturas prosapoetica karma: 62

Sin título

Maldito viento que hiela las manos
que vacía las entrañas
de la mañana
que apenas deja brotar
lágrimas
de los manantiales.

Maldito viento que abre las heridas
que ahoga el grito
de las despedidas
que no concede siquiera
el consuelo
del silencio.

Yermo de dolor
sin armas ni conjuros
de rabia
sin esperanza alguna
busco en el sol del invierno
un atisbo de camino
un resguardo del viento.
leer más   
17
11comentarios 73 lecturas versolibre karma: 106

Volviendo A Mis Dos Padres ( Regresando a tu Regreso 2da parte)

Sé que es muy tarde para volver a ti
Sé que es muy tarde para yo regresar
Dentro de mi corazón sé que no me aceptaras
Pero hoy decidí volver a ti porque no tengo a nadie más.


Me fui de tu lado como un niño rebelde y malcriado
Pensando que estaría mejor sin tus palabras dominicales
Llevandome conmigo las decisiones a todos mis males
Y viendo como gozaria mi vida de ahora en adelante.


Yo por dentro me gozaba en como el mundo se gozaba conmigo
Y como mis supuestos amigos decian "la vida es una...vivamosla"
Pero algo en mi contradecia a todo lo que mis ojos veian
Me reclamaba y decia..."tu no perteneces aquí...regresa a mí, hijo querido.

Llegué al fondo del abismo, donde pensaba no caer
Mientras veia como "mis amigos" se esfumaban de mi vida
Con un trago en la mano lo que sentía era rabia e ira
Dentro de mi meditaba...ya es muy tarde para volver atras...


Me encontraba solo,triste y angustiado por esta via
Y con el arma en la mano hacia la muerte me dirigía
Sintiendo como mi cabeza traicionera me decía
Termina con esto de una vez y por todas.


Pero en esos momentos sentí algo que jamas había sentido desde mi partida
Era como algo sobrenatural que se acurrucaba en mi alma
Me dijistes, soy Jehova el que la tempestad calma
Y el que cambiará de ahora en adelante tu vida


Llorozo tiró el arma y decido regresar a tu regreso
Pensando si vale la pena en el que me perdonaras
Pero yo decidí a arriesgarlo todo
Con tal de estar feliz y no estar restregandome en el lodo.


Andando por el camino de la humillación hacia tu casa me dirigía
Mientras de lejos te veo con un café en tu viejo sillón
Tiraste la taza corriendo a mi gritabas...MI HIJO REGRESÓ...MI HIJO AMADO REGRESÓ...
Mientras te abrazo y digo...Eme aqui padre..regresé a tu lado.


Ahora le pregunto al padre celestial en que te fijastes en mí
Para que algo tan bello tocara las puertas de mi vida
Siendo yo alguien que mil veces te ha fallado
Y ahora mi corazón para siempre te da la bienvenida...


Espero que les guste el poema...Saludos desde Puerto Rico..
leer más   
3
sin comentarios 47 lecturas relato karma: 29

Una vida

Amanece.
Miedo. Asfixia. Azotes. Lagrimas. Abrazo. Incubadora. Cuna. Lactancia. Inocencia. Familia. Primavera. Sonrisas. Años. Adioses. Hormonas. Enamoramiento. Amor. Desengaño. Llantos. Rabia. Frustracion. Risas. Adolescencia. Amistades. Despedidas. Espinillas. Acné. Onanismo. Deseos. Tentaciones. Madurez. Trabajo. Estres. Hipoteca. Ulceras. Niños. Alegria. Responsabilidad. Recuerdos. Nostalgia. Tanatorios. Soledad. Vacaciones. Hastio. Otoño. Hojas. Acera. Nubes. Vejez. Cataratas. Amnesia. Achaques. Miedo. Medicos. Hospital. Consultas. Amargura. Paliativos. Remedios. Morfina. Dolor. Cirugia. Muerte. Ataud. Saten. Lagrimas. Flores. Tierra. Olvido.
Anochece.
Un instante. Un segundo. Un santiamen. Tu vida.
Disfrutala.

Siento la falta de tildes, pero lo acabo de escribir con el movil :(
leer más   
11
9comentarios 95 lecturas prosapoetica karma: 126

Impulsos

Mi voz se queda en el aire,
la penumbra talla la imagen
de esta sombra que me observa.
Me observa con tristeza,
con regocijo por mis impulsos.

Quiero llorar pero no me deja,
no quiero llorar más de verdad.
Quiero gestos de amor, no de rabia.
Escalar las piedras de este muro
que devora mis palabras.

Deja de mirarme sombra,
desde ese rincón donde estoy.
Dame la ternura que necesito,
aunque tu forma de mirarme
sea el reflejo de una ciudad dormida.
12
1comentarios 44 lecturas prosapoetica karma: 96

Harto, hastiado

Harto de verte solo la espalda, vida,
asido del pecho del inconformismo
y la sal de la rabia,
renuncio a cualquier principio
que no tenga alma,
a cualquier rostro que no tenga fin.

Harto de brincar entre piedras,
para terminar tropezando
siempre con la misma,
esa cual lápida lleva mi nombre.

Harto de encontrar lo que no busco,
de buscar lo que rebusco,
de que los pétalos no sean vida
sino yunques donde forjar
muecas herradas con los clavos
de las indecisiones.

Hastiado de que las únicas salidas
sean las de emergencia,
que las señales sean los arañazos
del ataúd de mis sentidos,
sin encontrar esa campana
que tañe esperanza.

Hastiado de que mi barco no encuentre
ni albatros ni gaviotas,
que mi sextante halle en solitario
mi estrella errante, cual holandés,
sin la fortaleza de tocar tierra.

Harto de estar hastiado,
hastiado de estar harto
de que las preguntas sean sentencias
y las respuestas mariposas
que aletean empujadas
por los vientos de los juicios.

Amén
leer más   
19
16comentarios 114 lecturas versolibre karma: 124

Autoretrato

Soy
mar en calma, extenso en tu horizonte
luz confusa partiendo la niebla
un sueño mordiendo madrugadas...

Soy campana de la torre
perro guardián, centinela
silencios

tinta, café, luz de velas
desvelos amarrados...

Soy aliento cercano
fuego, caricias, espasmos placenteros
ojos cristalinos, instantes
repentino deseo...

Soy furia, salivas amargas
pies en lodo, desprecio, distancia
rabia contenida
fiera en la yugular...

voz de la noche, manos en percusión
abrigo, plegaria en madrugada
melodía de silencios

Soy imperfección
naturaleza humana
instrucción de mis Maestros
regaño de mi Arcángel
tentación de demonios...

Soy carne
soy polvo
soy luz...

Soy siempre
mi propia Esencia...

*********************
Autoretrato
Transmisor d Sinestesias©
leer más   
14
18comentarios 125 lecturas versolibre karma: 118

Polvo

Descreída o descreído, adjetivo definido según el DRAE como persona sin creencia, porque ha dejado de tenerla. No hay decepción, no hay tristeza, no hay dolor, no hay rabia, no hay lágrimas, no hay alegrías, ni jolgorios, ni triunfos, ni anhelos, ni metas, solo hemos dejado de creer. Nos hemos convertido en descreídos, en decepciones ambulantes de nuestras propias pasiones, de la pasión de la vida. Parece que la humanidad, las ganas de vivir, se nos escapan ante el desconcierto de la nada. Deja de tener significado en quién o en qué creer. La vida sin sentido. Desaparecemos. Seres anodinos e insignificantes…Polvo.
4
2comentarios 57 lecturas prosapoetica karma: 43

Soledades y otras compañías

Con la rabia y la pena
en la punta del quebranto
que me hizo descubrir
que nada cambia,
todo es canción de monotonía cobarde.

Se está siempre más sólo
de lo que se piensa y se cree.

Ruido de palabras huecas,
vacías de contenido y
oblongas de forma,
que se prolongan hasta
el hastío y el absurdo.

En esta soledad no pedida
se descubre que queda de cierto.

Palmadas en el ego
del egoísta que de forma ególatra
te cuenta, que cuenta contigo
siempre, cuando sabemos que
todo es puro cuento.

En los pasillos de los solitarios
muy acompañados, nos reconocemos la mirada.

Pero siempre retomamos camino,
nos levantamos,
curamos,
limpiamos ,
y proseguimos sabiendo
que es un ciclo nuevo
pero igual.

La vida es repetir y repetir
esta monótona canción
de soledades en compañía.
13
6comentarios 116 lecturas versolibre karma: 103

Sirenas de Tinta

Un banco desierto junto a un estanque con bruma,
una mortaja de niebla blanquecina que inhibe los recuerdos
y crispa los sentidos.

Silencio.

El goteo de las lágrimas de un sauce
pone voz a aquella despedida,
a ese último beso en una terminal
a un incómodo sol amaneciendo
mientras las horas de ser nosotros se agotaban.

Un ave grazna sobre sus ramas
despertando la tormenta,
un viento huracanado en mi cabeza
forma remolinos de palabras,
fragmentos de caricias astilladas
golpean mis sienes, barriendo la nostalgia.

Una puñalada de luz
se abre paso entre las nubes.
El sol brilla con rabia
arrancando reflejos verdosos al agua.

Tu mirada, limpia y cristalina me mira
desde las ondas que mecen su superficie,
invitandome a dar un paso al frente
a adrentarme en tus humedades
sin mirar atrás, sin dudar.

Ansioso doy un paso. Después otro,
sintiendo tu aliento acariciándome
mientras inundas mi cuerpo y mis sentidos
en mitad de un folio en blanco
manchado de sueños de tinta
delfines a modo de tildes
y sirenas abrazadas por krakens nerviosos
notando su piel bajo sus ventosas.

Un paso. Después otro.
Hay quien hablará de naufragios,
pero tus palabras en mis oídos
lo único que hacen es abrazar mis miedos
dejándolos morir entre constelaciones de deseos
escapando de mi boca,
ocupando el hueco que dejaron mis lamentos,
un no sueltes mi mano. Te quiero.

Fotografía: @distoppia
Textos: @iAlterego84
13
7comentarios 89 lecturas versolibre karma: 104

Certeza con punta de roca

Sangre no es sangre si mana sin pena,
sange no es flujo que ignore la vida,
sangre no es nada si calla rendida
ante la daga que ya la condena.

Sangre es la sangre que abrasa la arena,
sangre es la rabia que late en la herida,
sangre es la lengua del alma dolida,
vino que moja rebelde la vena.

Ella es certeza con punta de roca,
labios que llenan oídos de invierno,
voz que susurra que nada es eterno.

Ella es el beso que pongo en la boca
dando por hecho que un día sin nombre
sangre será por los besos de otro hombre.
leer más   
5
4comentarios 51 lecturas versoclasico karma: 57

Nacer en el infierno

Con toda la rabia del mundo,
te arrancaría la memoria a besos,
para que nunca pudieras recordar,
que te tocó nacer en el infierno.
leer más   
12
sin comentarios 75 lecturas versoclasico karma: 96

Cambia el flujo y otra vez a la contra

El vértigo de mi aliento al tuyo.
Las lágrimas derramadas
son de tristeza y no de rabia.
Ya no odio todo lo que construyo,

no me sienta como una cárcel el mundo
y la salida fácil es la misma entrada.
El vacío del pecho se cambia con la asfixia
que mi cuello sufrió entre los muros

de la cárcel donde soy preso y carcelero
adónde busqué para mí un refugio
que no encontré y fue solamente veneno

en un cristal opaco que se volvió turbio.
Ya no tiro por la borda todos mis remos
aunque no se pueda ir en contra del Danubio.
3
sin comentarios 31 lecturas versoclasico karma: 33

Lápida sin epitafio

La belleza tajante
de unas palabras ya gastadas
esas que aún se aferran con rabia
al alma impoluta de un mármol
como para no huir
obligadas a la fuerza
borrándose por la lija
en las innumerables
lenguas del tiempo.

¡Sí!... ¡Eso es un epitafio!
unas frases que al vuelo
que intentarán hablar de ti
tratando de condensar
en cuatro líneas
el signo bajo el cual
se debatió tu vida enferma.
Esa ristra inevitable
de desastres fortuitos
buscado a veces sin querer
y a veces queriendo.
Esas pequeñas dulzuras de nada
que duraron breves.
Heridas que quedaron bajo la piel
latiendo amargas y difusas.
Momentos indecisos
en los que no sabías
si seguir guindando como un mango
o dejarte caer.
Esa nada honda y gris que siempre
te acompañó inseparable
y de la que nunca
te desprendiste del todo
haciéndote un triste.
Esa incoherencia tan tuya
entre el ser y el hacer.

¡Oh! ¡Cuan dificil es tatuar uno mismo
las palabras que sentenciarán
tu propia lápida!
Porque eso implicaría
definirte al desnudo,
"cortar a vivo" la naranja en ti
con lo bueno y lo malo
que pueda haber allí adentro
tapiado en lágrimas de verdades.

¡Y no!
A más de uno eso le dará culillo
no todos tiene el valor
de mirarse en ese espejo sin rostro
en el abismo del papel
de esa losa blanca
ese espacio sin nombre
esa frase aún por escribir.

Dime... ¿Ya tienes tu epitafio?


@ChaneGarcia
...
leer más   
9
2comentarios 42 lecturas versolibre karma: 106

Deberes para padres de ambos lados del ocaso

Démosles una dieta equilibrada. Está bien.
Curémosles las pupas cuando se caigan. Cómo no.
Ayudémosles a sacar buenas notas.
Cultivemos sus hábitos de higiene.

Librémosles el camino de objetos peligrosos.
Vistámosles con argumentos contra el frío.
Defendamos la ciudad de su inocencia.
Retratémosles hasta vernos a nosotros mismos.

Pero, por encima de todo, démosles
la oportunidad de no descender siempre del mono.
Arranquémosles nuestro corazón lleno de rabia.
Asesinemos el cromosoma de nuestros complejos.

Por encima de todo, no criemos
ultras de nuestro grupo sanguíneo.
Pongámosles las gafas de dudar
de nuestra versión de los hechos.
Que nuestros hijos aprendan a decir te quiero
en el idioma de nuestro enemigo.
No infiltremos en sus tripas nuestros odios.
Que no vayan de la mano de papá hacia el precipicio.
5
2comentarios 45 lecturas versolibre karma: 75
« anterior123457