Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 241, tiempo total: 0.031 segundos rss2

Sólo yo conozco ese dolor

Le propondré un baile a la soledad
para sanar
mis heridas.
Ella los pies me pisará,
no se acabarán
sus mentiras.

Pienso en volver a la ciudad,
ver el mundo real,
pero la gente chilla.
Pienso en marchar,
no mirar atrás,
pero duro una milla.

Fue mi cabo suelto,
ahora ha vuelto,
salto por la borda.
El proceso lento
es digno de cuento,
me engulle la ola más sorda.

Hay una canción
que me recuerda el momento peor
de mi corta vida.
La escucho con pasión,
sin compasión.
Y nunca hay quien lo impida...

Subí la escalera infinita hace siglos,
escalón a escalón me sumí en el olvido,
pero sigo estando y siendo.
Subí la escalera infinita hace siglos,
me olvidaron amigos,
pero llevo décadas cayendo.

Soledad me quiere,
me ofrece hasta lo que no tiene,
nunca falla.
Ella va y viene,
quiere tenerme,
siempre gana la batalla.

Tengo un miedo inmenso a caer,
no sé qué hacer...
Estoy por rendirme.
Tengo un miedo inmenso a recaer,
no sé por qué
si las veces que me ha pasado se cuentan por miles.

Nunca lo necesité,
pero me venía bien.
Ese fue mi error.
No la utilicé,
fue justo al revés,
sólo yo conozco ese dolor.
6
6comentarios 57 lecturas versoclasico karma: 86

Estuve ausente

Estuve ausente
Buscando nuevas formas de hacer arte.
No tienes por que preocuparte.
Si mis letras tarde o temprano
vuelven para inspirarte,
iluminarte y arroparte.
Da igual que estes andando,
sentada o en cualquier parte.
Mi pasión por esto es tan grande que
ya se confunde con la inmensidad
de Marte.
Siéntate si puedes.
Por que vine y lo hice para contarte..

Sentado en la orilla pido deseos
a la luna que brilla
como un espejo
en el horizonte del mar.
Haciendo que estas letras
solo las entiendan y
sientan aquellos
que realmente saben amar.

Las olas rompen con su baile.
la sinfonía de esta brisa que
hoy lleva calma y se moldea sigilosa
en la belleza de esa roca.
Besa la estructura del rompe olas y
mece ese barquito que adormece entre suspiros que yace en el muelle.

Las estrellas se ríen a carcajas
y se miran en este océano.
Que se ofrece como espejo
sin pedir nada a cambio.

Los peces escriben versos
usando como lienzo los abisales;
dejando miles de pulpos sin tinta
con tal de mostrar esa espina artista
a la luz que les regala el cielo.

A tu lado la alegría llega
detrás del consuelo.
Tenga mojado o seco el pelo.
Miles de almas navegan
por tus entrañas por placer y
otras miles viste partir
con un repentino y misterioso
halo de silencio.

Para otras no eres más
que una simple forma de sobrevivir.
Tan parecido o igual a esa redera
que cose en el puerto y da forma
entre sus manos un trozo de red;
Que se llevará trocitos de tu alma
a rastras desde el suelo o
un puente para los que buscan
una vida mejor, dejando atrás
el látigo de la desigualdad
de una tierra árida que sangra y
no cura.

Créelo.
Pero para los que te admiramos como yo.
El firmamento se queda pequeño a tu lado. La poesía hace gala real este sueño y
con la señal de ese faro que
peina tu costa.
Abres camino a solas
al compas de esa guía a miles
de almas de sentimientos
que regresan a casa.
Después de un tiempo
con los pulmones
llenos aire, de vida.
Que crean arte con la humildad
que les dejo tu aliento.
leer más   
5
sin comentarios 34 lecturas prosapoetica karma: 71

A solas con el micro

Sueños que regresan,
letras que hablan por mi
y se expresan.
Días grises que poco a poco
se vuelven azules,
traen abundancia y me desestresan.
Las nubes que se alejan,
el sol tímido que saluda,
sentimientos que juegan
encima de la mesa.
El verso, el beso,
el mar, la piedra,
la tierra, que levitán en el mismo punto
que giran y el espacio misteriosamente sujeta
mientras la luna desde lo alto y
al otro lado con su reflejo
da brillo y dibuja la cara
mas noble de este planeta.
El arte de traer una y otra vez
entre renglones el universo y
mostrarte su lado mas bello
en esta libreta.
Júpiter que tiende su mano y
me deja ver el éxito.
El propósito,el sacrificio, los escritos,
Emociones que respiran y
llenan con su aliento de aire
los pulmones del infinito,
sobra decir que vine a nacer
en invierno, que siendo un crio
ya sentí el calor que el averno esconde,
pude ver el mundo al revés y ardiendo.
Soy sagitario, mis partituras desfilan solas
por el tablao de un escenario y
serian capaces de colarse
por tu cadena favorita de radio y expandirse rápidamente por el extraradio
como un incendio
por que mi pasión y amor por las letras
es extraplanetario,
incluso visionario.
Qué mas da el día que marcaba
el calendario o el reloj con su horario,
si el frío fue mi primer adversario.
La fé, los ángeles, el alma
que sonrie y me anima.
La rima que a mi lado camina y
junto a mí su ojo guiña.
La fama, los pentagramas,
dando vueltas casi sin volumen
bajo sabanas.
Las mañanas, los fines de semana
que me inspiran.
La belleza, la franqueza que me aporta la naturaleza,
la rareza que muestra
tímida y ansionsa
toda su grandeza,
la riqueza, la taza, el café humeante,
el sonido del parlante,
las palabras que se unen y
crecen en mi cabeza.
La certeza, el corazón rojo igual o parecido
al color más vivo
de una cereza.
La tristeza inerte, la razón, la ilusión,
la visión, la creación,
el arte que muestra su voz
a través de la tinta y llena mi corazón
junto a los corazones de los que me leen
desde cualquier parte y
es evidente aquí y al otro lado
del continente.
Lo saben, me dejo la piel y el alma
desde el primer día
como un verdadero aspirante
tan parecido o igual al real artista.
Deja que frene.
Detente; el eco del vacío ausente,
la sensibilidad que aflora,
la humildad que brota,
que atrasa el tiempo y
trae la bondad de aquel indigente
que siempre soñó
con la construcción de este puente
para dar luz y sanar la mente.
leer más   
13
4comentarios 77 lecturas prosapoetica karma: 101

Felices Fiestas 2017-2018

Que los días que vienen
sean de puro amor, de amor sincero.
Mucho seguro tienen
los que pasaron contigo primero
penas, ese si es amor verdadero.


Hortensia Márquez

ABABB
7A-11B-7A-11B-11B
Lira o lira garcilasiana.
Quintanilla endecasílaba o quintilla real.
10
sin comentarios 60 lecturas versoclasico karma: 92

Reminiscencia de invierno (parte VII - final)

Ese lunes por la mañana Salvatore llama a Alessandra camino a su trabajo. Le dice que es vital conversar esa misma tarde. Le pide que salga temprano y que lo acompañe al parque pues tiene cosas muy relevantes que contarle sobre su viaje a Monterrey. Alessandra queda sorprendida de saber que él anduvo en Monterrey el fin de semana y le dice que ella también tiene información muy extraña que compartir con él sobre una charla que tuvo con doña Juana el día sábado. Alessandra no tiene que rogar mucho a Claudia para que la cubra esa tarde; después de lo que ambas vivieron en la cocina de doña Juana, sabe que es crucial esa cita. Salvatore por su lado, pasa muy mal rato rogando a su jefe que le deje salir temprano, una vez más; inventa alguna cita inesperada con el IRS, y en Estados Unidos ese es siempre un tema de respeto; de mala gana, el jefe accede. En el parque, los copos de nieve caen con una tristeza, como si tuvieran el augurio de que esa tarde, alguna hermosa historia de amor, podría acabar. Alessandra y Salvatore caminan de la mano, se miran fijamente a cada rato mientras lo hacen; ninguno comienza tratando el tema grave que necesitan abordar. Hablan de nimiedades. Se preguntan del trabajo. De como van las ventas en la pastelería. De como están los clientes de Salvatore. Finalmente se sientan en una banca, respiran profundo y Alessandra le cuenta todo lo sucedido donde Juana. Salvatore por su lado, le cuenta los increíbles hallazgos de Solomon en los archivos de Remembrance. Ninguno de los dos quiere dar crédito a las historias que cada uno cuenta y a la increíble coherencia y consistencia de ambas. Alessandra llora mientras cuenta su parte, las lágrimas caen al suelo como granitos minúsculos de hielo. Salvatore tiene una cara de aflicción imposible de esconder. Ambos deciden ignorar todo lo que han investigado. Simplemente no pueden dar crédito que el uno o el otro se haya hartado de la relación y del intenso amor que vivían.

Los meses pasan volando. En menos de diez días Alessandra rompe definitivamente con Salvador, su prometido. Le cuenta que ya sabe toda la verdad y Salvador no opone ninguna resistencia. La abandona de inmediato, sin drama. En menos de un mes, ella se muda al apartamento de Salvatore. El mes siguiente dan rienda suelta a su pasión. Las noches no les alcanzan, pues el deseo y el amor les desborda. Los primeros meses son de idilio total, se enamoran tan profundamente, como nunca antes lo habían estado. A partir del cuarto mes, algo empieza a ir mal. Todo lo que investigaron meses atrás empieza a hacerse realidad, inclusive una realidad más dramática que lo que les habían contado. Alessandra desarrolla paulatinamente una codependencia muy intensa y maliciosa. Empieza a tener un comportamiento compulsivo, obsesivo y controlador. Salvatore la ama desesperadamente y aguanta con valentía todo lo malo que se viene. Sus encuentros sexuales no menguan ni un ápice a pesar de todo. Una tarde cualquiera de sábado, volverían al apartamento a las tres de la tarde y pasarían desnudos hasta la media noche, devorándose el uno al otro, con o sin coito; y la cantidad y calidad de sus orgasmos es algo fuera de este mundo.

A los seis meses todo ha concluido. Salvatore se ha mudado de ciudad, ha puesto una orden de restricción contra Alessandra. Ha viajado a Monterrey a hacerse un borrado voluntario de memoria, olvidar a Alessandra y todo lo que tenga que ver con ella, otra vez. Alessandra pierde toda cordura, literalmente. Se le diagnostica algún tipo de demencia. Es recluida en un centro especializado para recibir el cuidado y tratamiento que corresponde. Claudia se encarga de todo. Las ganancias de la pastelería son suficientes para cubrir con esos gastos y aunque no lo fueran, Alessandra es su amiga del alma. Sufre mucho por ella. La visita todos los sábados sin falta. En cada visita, Alessandra le cuenta sus delirios de relación con Salvatore, una que aún no termina; le cuenta como él la visita a escondidas todas las noches, se mete a su cama y le hace el amor toda la madrugada. Y siempre se despide diciendo que la ama con toda su alma, que pronto la rescatará de esa clínica, que ya casi desbarata toda la organización de Remembrance, y cuando concluya, ella será liberada y vivirán felices para siempre. “Salvatore, te amo”, es lo que ella siempre le dice al verlo salir por la puerta de su habitación.

Seis meses atrás, esa noche de domingo, Salvatore llega casi en automático a la casa de Solomon, al sucio y lúgubre sótano donde vive. Por el camino lo asalta la incertidumbre, la ansiedad, el desespero. No puede creer que su historia con Alessandra no acabe de comenzar, que ya tengan esa historia previa. Esa historia tan extraña, y que inclusive ni esa historia es verdadera, según lo que Solomon le ha anticipado por teléfono. ─Tú y Alessandra nunca han estado juntos. Nunca se conocieron en verdad. ─le dice Solomon─ todo comenzó con un concurso que ambos ganaron en alguna red social, alguna encuesta que llenaron y salieron favorecidos con unas vacaciones de ensueño ─Solomon continúa relatándole ese mecanismo que Remembrance utilizó en el pasado, unos tres años atrás, cuando su tecnología estaba en versión beta. Y le cuenta como las dichosas vacaciones de ensueño eran en realidad una prueba beta de implantarles los recuerdos de unas vacaciones. Que coincidentemente Salvatore y Alessandra eligieron Milán como destino de su viaje vacacional. Lo que Remembrance hizo sin su autorización fue agregar la experiencia de romance fugaz, y para que ésta fuera más intensa cruzaron sus dos personajes. Cada uno había sido la experiencia romántica del otro. A decir verdad, había un buen nivel de seguridad en la experiencia, estaba garantizado que el romance sería superficial y temporal y que sembrarían en ambos un sabor de haber sido algo bello, pero que no iba a tener trascendencia alguna. Tiempo después, algo inaudito ocurrió. Los recuerdos sembrados en cada uno de ellos empezaron a crear nuevos recuerdos, unos que no fueron implantados, y que obviamente tampoco correspondían a ninguna realidad. Esos nuevos recuerdos incluyeron la continuidad de su relación de vuelta en Estados Unidos. Y un breve periodo de un año en el que se amaron con una intensidad, como ninguno había experimentado en su vida real, al punto de hacer planes de casarse. La relación ─en la virtualidad de sus nuevos recuerdos─ sin embargo, se deterioró porque Alessandra desarrolló una obsesión maliciosa y un síndrome de bipolaridad que hizo que continuar juntos fuera poderosamente peligroso para ambos. Si bien la relación que su cerebro inventó a raíz de los recuerdos primarios implantados no era 100% idéntica para ambos, los puntos de coincidencia eran asombrosos. En la vida real, dos personas no recuerdan una relación 100% igual tampoco, cada quien le ve sus matices y la ve a través un cristal distinto. Todos los participantes de la prueba beta eran monitoreados quincenalmente por personal calificado de Remembrance y al detectar esa anormalidad los invitaron a ambos, cada uno en fechas distintas, a realizar otro viaje a Remembrance, donde se les contó la verdad de lo que les acontecía y al descubrir ambos que todo era una farsa creada en su cerebro, optaron por un borrado total de toda la experiencia: De los recuerdos que nacieron espontáneamente, del viaje original a Monterrey, de las vacaciones inventadas en Milán, del romance fugaz, de todo lo concerniente al tema. Y para hacer verosímil todo el tema y liberar de responsabilidades a Remembrance les pidieron que grabaran los videos falsos en que ambos confirmaban haber tenido una relación real, que se tornó dolorosa y decidieron borrarla de su memoria. Alternativamente, había unos video reales de todas las sesiones que habían tenido con ellos; estos últimos eran ultra-secretos y estaban encriptados con criptografía cuántica, indescifrable para el mortal promedio; mas no para Solomon. Como parte de los servicios de borrado, Alessandra optó por el detalle de conocer un nuevo novio de inmediato, alguien que sagazmente la conquistara y le propusiera matrimonio, y que tuviera un nombre similar al de Salvatore. De allí surgió Salvador. Por su lado, Salvatore optó por que le sembraran un desgano y apatía total hacia una nueva relación, prefería quedarse como un lobo solitario. Doña Juana y algunos otros personajes, eran personal de Remembrance, que se aseguraban de lo verosímil de las historias, y ante el encuentro inesperado de Salvatore y Alessandra, activaron un plan “B” que hiciera creíble la cuartada de Remembrance en todo el tema ─¿Tienes una memoria USB que me prestes? ─pregunta Salvatore─ cópiame allí todos los videos por favor, me los llevo para revisarlos nuevamente con calma esta madrugada ─. Solomon hace la copia y lo despide con un efusivo apretón de manos, de alguna manera le había cogido cariño a Salvatore ahora, a pesar de la falta de empatía que caracterizaba a Solomon. Salvatore regresa a su casa, conduce con mucha calma, como sedado, como hipnotizado. Los videos vistos pasan por su cabeza una y otra vez, dando punzadas en su corazón, cada vez más fuertes. “Alessandra, te amo”, susurra mientras conduce por la larguísima autopista que lo lleve de regreso a su hogar vacío, un hogar donde Alessandra, en la realidad, nunca tuvo parte.


FIN.


@AljndroPoetry
2018-ene-12
18
14comentarios 144 lecturas relato karma: 115

La venda

Te lo dije de todas las formas posibles que conozco.
Te lo dijeron mis palabras.
Te lo dijeron mis gestos.
Te lo dijeron mis detalles.
Te lo dijeron mis miradas...
Pero no supiste verlo o tal vez te gusta eso de no ver y echarle la culpa a la venda.
Mi cuerpo y mi mente tienen un límite,
y he pasado demasiado tiempo caminando sobre las cuerdas.
No quiero caer,
prefiero bajarme y poner los pies en el suelo para subirme al próximo tren.
Crucé la calle con el semáforo en verde
y se puso en rojo justo detrás de mí.
No sé qué habría hecho si en vez de encontrarme con cientos de rostros desconocidos,
en los que imaginaba el tuyo,
hubieras aparecido realmente tú.
Juro que en ese instante escuché un “crac”
y ambas sabemos qué fue lo que se rompió.
No sabes cuánto duele abrir los ojos,
pero ojalá algún día lo hagas.
Porque duele descubrir que eras la única parte que apostaba a full por la historia,
pero tal vez duela más,
no darse cuenta de ello...
O darse cuenta cuando ya es demasiado tarde.
Hay trenes que solo pasan una vez,
y yo no voy a subir de nuevo al caos
que tienes tú por vida,
ya la vida en general,
es suficiente caótica.
leer más   
7
2comentarios 33 lecturas prosapoetica karma: 72

9mm (cargador repleto de honestidad)

Cuatreros de la envidia
asediando a los seres anónimos
con docta ignorancia.

Lo que no saben
es que tenemos una nueve milímetros
apuntándoles a la sien
con el cargador repleto de honestidad.

¡No os mováis!,
o soplaremos vuestro castillo de naipes
hecho de odio y veneno.

Hemos trazado líneas de humildad
para mostrar un sendero a nuestras familias
y no permitiremos que ningún
niño pataleta con bolsillos llenos
venga a ensombrecernos.

¡Márchense por favor!
ya estamos curados de tanta amenaza,
las dificultades del vivir ya son familia.

Si se aburren compren un maniquí y lo peinan,
lean un libro, paseen....
inyecten en sus vidas dosis de mundo real
y si por casualidad se vuelven "Yonkis" de ello, mejor,
entonces nos entenderán.

¡Márchense por favor!
abandonen el barrio.

¡Ahh!
si sus padres les preguntan
por que tienen los pantalones mojados,
un consejo:
¡Mientan!.
leer más   
19
1comentarios 76 lecturas versolibre karma: 108

Los narradores

En otra dimensión, cinco escritores, sentados alrededor de una mesa circular, celebran un singular certamen.
Narran para existir. En algún momento fueron muchos más, pero fueron cayendo uno a uno. Ellos son los narradores, pero también los lectores. Cada uno necesita del otro.
El escritor "A" se especializa en relatos románticos; el "B", en comedias; el "C", fantásticos,; el "D", infantiles y el "E", dramáticos. Cada uno crea un mundo a su medida donde transcurren las acciones.
El objetivo es ganar, ser el único. Hasta que alguien percibe que si uno de ellos gana es el final del juego. Sus mundos y los millones de personajes que en ellos habitan desaparecerán. Para evitar esto, deciden cooperar y mantener un equilibrio evitando un triunfo definitivo.
Desde entonces estos géneros coexisten armoniosamente. Sangre, lágrimas, suspiros, delirios y risas dan forma a las vidas de quienes se creen reales.





De El domador de recuerdos y otros relatos
16
13comentarios 136 lecturas relato karma: 126

Ciudad de cartones

Un perro
mira a cámara
hacia el futuro
tiempo estancado
en dígitos

cartones en el suelo
del cajero automático
cocodrilos indigentes
desdentados
barbas deshilachadas
con las que otros se harán corbatas
crestas de gallos
tras la pantalla
que el préstamo niega
escupiendo a los dedos mojados en vino
a mujeres que perdieron sus días
entre toses y dolores de pecho
entre oficios que arruinaron sus manos
a niños derrotados antes de nacer
prolongando la cadena del desamparo

¿Me pones un carajillo?
Uno cargado
que sostenga el andar perruno
empujando carros llenos
para el rey de la chatarrería
entre vestidos floreados
poblados de pavos reales,
aplaudo y salen volando
al cielo de este barrio
edificado sobre cartones
de estrechos callejones
y borrosos horizontes
de ciénagas y caimanes
largamente abandonados
en el rompeolas, junto al mar
de torpes turistas
de pulmones llenos de nieve

Tensando el futuro
un perro
mira a cámara
con circundante tristeza,
la carne, la suya
aguarda que el hueso engorde
que el hambre salve el corazón
y la sed espante el frío
que camina descalzo
por la urbanización
en una Rambla seca
por mantas empapadas en carreras
de pavos que la recorren
de arriba abajo
conjurando las grandes ausencias
del insecto que habita el vientre
del que borra las líneas de la mano
y hace de los ojos desierto
y de los pasos encrucijadas
haciendo de cada día una victoria estéril.

El trago del carajillo arde,
cuenco de agua sucia bendita,
y ellos, los que nacieron desollados,
por primera vez callan,
recojo todas sus pieles en este poema
y sigo, calle abajo
me llevo de paseo el ardor
en viaje de direcciones contrarias
antes de ser hombre a trozos
con un cuerpo lleno de fronteras
de fragmentos que me suceden.

Miro
vuelvo a mirar
el perro mira a cámara
Nada está firme
en la ciudad de los cartones.
leer más   
12
19comentarios 120 lecturas versolibre karma: 124

Esencia a la deriva

El tiempo siempre cambia
todas las formas de poder ser libres
confundiendo a las palabras
para nunca encontrar el punto de partida
solo viviendo bajo la sombra de un recuerdo
cautivando a los secretos
para que no encuentren la salida.

La imagen de la esencia
nunca se volvió instantánea
ante la nitidez de los versos,
nunca fue puro el revuelo
para abrumar el vacío en lo que siento
la existencia
nunca pudo contener en un instante el goteo del tiempo.

Nunca seré como esas nubes que vagan a la deriva,
siempre preferí
estar atado al viento en un inmenso cielo
desvaneciendo las espinas que maltratan al cuerpo,
sujetándome fuerte a un oasis de mi pensamiento.

Quisiera poder encontrar a una esencia
que no se marchite al contemplar mis fracasos
que viva de las dichas de un espejismo perplejo,
siempre gana la luz de ese borroso y real espejo.

He fabricado con demasiada alegría
un mar de aventuras escritas,
no me arrepiento de nada
pues he curtido mis historias con un amor verdadero.

La esencia siempre imita a la esencia de otros
trasluciendo verdades
a veces vendidas por un bajo precio
sin tan siquiera obteniendo un simple te quiero
mendigando por unas cuantas miradas
que nunca sabrás si saben lo que es vivir una vida sin invernadero.

Me pesa la inconciencia
que voy borrando a cada momento
con la esencia nítida de lo que hasta ahora
construyó mi cuerpo,
desaprobando mi deserción de los sentidos opuestos.

Mi nombre aprieta el paso
siempre sabiendo que el tiempo no es ciego
se ha llenado muchas esencias marchitas,
solo espero que antes que se interese por tomar de la mía
pueda contemplar consumada mi vida.

Quiero ser esa esencia tan pura
como esa flor que es sostenida
con un puñado de tierra árida y fría
nunca seré como esas nubes
que vagan perdidas a la deriva.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
03/01/2017
18
7comentarios 337 lecturas versolibre karma: 119

El Tambor del miedo

Apago la fe adherido al sofá,
treinta horas de insomnio
para mutilar los sueños uno a uno.

Renuncio a mi cuerpo en la escalera
con los bolsillos repletos
de banderas blancas.

Toco el tambor del miedo
en una cornisa inapetente
asediado por el crudo real.

La menta del náufrago
llega como modelo de tortura,
prensadora de mis propios logros.

Me arranco el corazón de cuajo
y lo tiro a un vertedero,
quizás ahí encuentre
mágicas flores marchitas
que lo hagan reflotar.

Apago la fe
en las veinte avenidas
que una vez me llevaron a ti.

Simplemente voy a tocar el interruptor
que lo apague todo y siguientemente
donaré mis manos al olvido.

"Ya apuntalado todo
con la sangre raspada de mis agravios
me escondo en un búnker en desuso".
leer más   
14
6comentarios 71 lecturas versolibre karma: 137

La verdad está en la esencia

Suspendido en el aire pende la esencia
de todo lo divino y de lo humano.
De todo lo tangible y lo intangible.
De lo creado, y hasta de lo imaginado.

Esencia que los ojos olvidan,
porque no la ven.
Que las manos ignoran,
porque no la tocan.
Que los fríos corazones no sienten,
porque no creen en ella;
o en aquellas Almas vacías,
donde irremediablemente se muere.

Es en la esencia de la vida y de las cosas
allí, donde nace lo autentico.
Lo real manifestándose desde el interior;
lejos de la aparente envoltura de su ser
y cerca del origen de su luz.
Luz cálida que emana
de su propia esencia.
Que da sentido y presencia.
Que inspira y acoge.

Somos esencia que confluye
en un cosmos infinito.
El espacio que hay
entre el Alfa y el Omega.
El ser inspirador en su propia naturaleza.
Almas que se tocan en una única verdad;
la consciencia del todo.
Eternamente, aquí y ahora...
somos una sola luz.
leer más   
13
17comentarios 140 lecturas versolibre karma: 132

Alimento y júbilo

Alimento y júbilo
para un hambriento
que ha llegado
a un diminuto oasis
de mondas de patata
y restos de botellas.

Despojado de todo origen
y argumentos
el caballo del tiempo
frena en seco.

¿Qué es esto?

Veo uno de mis nombres revolotear
en un tabique de pladur,
una flecha con la indicación:
"Sigue por aquí".

Una puerta,
un picaporte oxidado,
procedo al golpeo
y justo antes de que las manos lleguen
se abre sola.

Un rellano,
otra puerta,
más grande,
más grasienta.

Una voz fragmentada grita:
¡Continúa!
espero que este torrente
para los oídos sea real
si no tengo un grave problema.

Empujo,
está entreabierta,
paso a una sala vacía
y justo en el centro
otra flecha con otra indicación:
"Mira hacia arriba".

Veo una bóveda
con frescos de todas mis musas,
no tienen rostro
pero yo sé quién es quién.

¡Joder!
¡vaya movida!
¡yo me piro!
fijo que aquí no tienen bar.

Busco por donde escapar,
¡bien!
he visto una ventana
con su correspondiente flecha
con su ya pesada indicación:
"Salida de emergencias".

Cojo carrerilla,
salto en plancha
para atravesarla
y ¡zas! está pintada en la pared,
menuda hostia,
será mejor que me levante
y me ponga a desayunar.

Alimento y júbilo.

¿Qué echarán ahora en la tele?.
leer más   
9
2comentarios 66 lecturas versolibre karma: 116

¿Quién soy?

¿Y si siempre hice lo que no debía? ¿Y si siempre creí en las mentiras que reflejaban mi alrededor? ¡Despierta! Grita mi prisionero. Desata mis cadenas, implora. Quizá tiene razón y son ellos los extraños; el miedo, la incomprensión, lo desconocido golpea con fuerza la sien. ¿Acaso es real? ¡Adelante! No mires atrás. Escapa del hastío en el que se ha convertido este juego llamado realidad. Ahora ha llegado el momento de la verdad, pues tú no eres igual que ellos, siempre lo has sabido. Tú eres especial. Un don te ha sido concedido, pero no será fácil controlarlo. Haz de tu presencia luz, de tu voz sonrisas, de tus manos esperanza. Libérame y seremos eternos.
9
sin comentarios 86 lecturas prosapoetica karma: 119

Nuevo cosmos

Cuando Adrián y Astrid volvieron a encontrarse, el mundo real e imaginario convergió en una nueva creación. En ese nuevo universo no existía ni el tiempo ni el dolor, ni la amargura ni el desazón, y todo al que allí llegaba lo hacía a través del lenguaje del alma. Era cerrada noche, y la calle estaba iluminada únicamente por la cálida lucecilla de una vieja farola. Allí, bajo aquel débil refulgir, dos figuras intercambiaron miradas a la espera de nada, a la espera de todo.
4
sin comentarios 61 lecturas relato karma: 61

Hablando de fiestas

Me encantas.
En realidad pretendía
Decir "me caes bien"
Mientras siento que te quiero.

Manos de diosa, pelo de
Fuego, ¿cómo caminas como
Los gatos sin torpeza ni
Tropezar?

No juzguemos lo
Posible, que para eso
Lo imposible juega un
Papel crucial.

La pared curva curva la
Curva del aire mientras
La onda del golpe hace vibrar
Desde el suelo el techo.

Y la verdad de la mentira hace
Real la mentira, que pasa a ser
Verdad.

Y la mentira de la verdad hace
Sobrio a uno, pese a que oculte
Su embriaguez al callar.

Hablando
De fiestas: Feliz
Navidad.
15
5comentarios 91 lecturas versolibre karma: 117

Los demonios que no me dejan ser

Vivo atormentado

por toda una muchedumbre

de demonios

que no me dejan ser.



Pululan a diestra

y siniestra mía,

y hay incluso,

una cantidad considerable

de demonios,

que, obstruyendo mi andar,

cuelgan de mis espaldas

y de mis pies.



Existen los que parecieran

de gigantescas proporciones,

cuando en realidad

son diminutos,

o al menos eso

me han asegurado

algunas personas,

que dicen haberlos visto

con sus propios ojos.



Independientemente

de su tamaño real,

yo no logro

vislumbrarlos objetivamente,

así que su tamaño real

me resulta indiferente.



Existen, además, los demonios

que me atormentan

en las noches,

mostrándome imágenes

terribles

que no quisiera

contemplar,

impidiéndome así,

conciliar el sueño.



Cómplices de estos últimos,

existen también aquellos

que me encadenan

a rutinas tan autodestructivas,

que pocos hombres

y mujeres podrían

siquiera imaginar,

al no vivir infestados

de demonios.



Otros, en mi haber,

murmuran palabras

al oído,

dichas por otros,

por lo que no hacen

más que reforzar

los efectos negativos,

que, como una maldición,

estas palabras han

surtido en mí.



Existen, claro está,

además de todos

los anteriores,

mis miedos y mi angustia,

entre otros demonios

notabilísimos,

y hasta ciertos

demonios que preferiría

nunca jamás nombrar.



Todos trabajan

en conjunto,

procurando

mi perdición.



Siendo yo,

un simple mortal:

¿qué puedo hacer

para vencerlos,

si a tal grado,

han conseguido

consumir mis fuerzas?
9
3comentarios 63 lecturas versolibre karma: 91

Sin complejos

Después de tanta oscuridad
después de tanta pena,
hoy me siento con liviandad,
Tiempo de romper la cadena.

Hoy soy la mujer verdadera,
La real, la de pasión heredera,
hoy soy la Bombilla recién cambiada,
el secreto de una libertad realizada.

Hoy me complazco a mi misma,
ya no busco ser lo que otro quiere,
ya bote el dolor que llevaba encima,
soy las manos que mis pedazos uniere.

Ahora levanto mis ojos para ver de frente,
soy ahora la que sola se defiende,
soy fundadora de creer en sueños,
Orgullosa de los que de su vida son dueños.

Ahora soy el estandarte de la felicidad,
ahora hasta ya no temo a la contrariedad,
y creo en lo que antes dudaba,
Ahora veo el mundo que antes ignoraba.

ser lo que yo quiero ser sin complejo,
sobreviviente para ver mi reflejo,
disfrutar ese amor que yo esperaba,
observo ahora mi nuevo yo renovaba.

Las letras de mi alma.
leer más   
11
6comentarios 51 lecturas versolibre karma: 103

Tras el espejo

No deja de apresarme
como las cosas más sencillas
son las que más me sorprenden,
no por cotidianas o simples
escapan a mi atención.

Mi imagen en el espejo,
lo que siento, lo que soy,
mis pensamientos,
mi esencia, mis alientos
atrapados en un reflejo.

Mas no siempre lo evidente
es lo real, lo innegable,
ni lo que vemos lo tangible,
¿acaso solo soy materia
o mi destello en el espejo?

Mis dudas, mis silencios,
mis viajes a ninguna parte,
mi sentir más íntimo,
mi ausencia y mi llantar,
todo tras el espejo.

Soy una imagen tras el espejo
observando la vida,
escuchando el crujir del tiempo
bajo mi cansino andar,
mientras miro mi juicio
tras un espejo.

Amén
leer más   
17
2comentarios 74 lecturas versolibre karma: 90
« anterior1234513