Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 10671, tiempo total: 0.078 segundos rss2

Neura

Neuronas compactas,

empastadas en pasta

con la justa iluminación.

Ni más, ni menos.

Adiós, rendimiento

de obsesión.


Neurastenia por la neura,

que marchó,

pensamientos dejando

sin color.


Ahora duerme esta mente,

esforzándose por no perder

esas lucecitas

que aún vagan sin perecer.


Más química añadida

no habrá,

mas tampoco se añadirá

más oscuridad.

Que a mi pesar

es necesidad pensar

claramente

cuando quiera

sacar esta mencionada mente

a centellear.

youtu.be/ahpQzs9Nd4o
9
3comentarios 71 lecturas versolibre karma: 94

Osando tarde

Pues así es, sí;
cayendo el día cayó
en el olvido, y llegó
a su fin.

Disculpad
esta osadía.
Al llegar el nuevo primer día,
dos nuevas algarabías
sonarán.

youtu.be/aC7vs_6tCoM
9
2comentarios 46 lecturas versolibre karma: 100

El tomate escondido

Veía una vez

mil frutas y hortalizas,

todas frías y unidas,

menos dos con vitamina C.

Este misterio me aturdía,

pues, ¿dónde sino en la nevera

iba a estar la roja fruta

que buscaba para comer?

Anduve hurgando

hasta en los rincones

más inhóspitos

e insospechados

de nevera y congelador,

hasta que al fin

la bombilla se incendió.

Llamas por todas partes,

y ningún extintor cerca.

Lo único rojo que había

era el fuego de la heladera.

Sacando la maldición de casa

lo vi claro en mi memoria:

aquellos tomates por los que moría

estaban en la despensa,

junto a las zanahorias.

Ay de mí. La casa en llamas,

el pasillo a cenizas,

la nevera derretida,

y en mi negro cuarto las llaves.

Larga vida al tomate;

corta existencia la mía,

pues cuando piten los oídos

de la casera

no tendré para correr

ni una calle.
5
5comentarios 49 lecturas versolibre karma: 83

La actriz después de la función

Con las medias en la cabeza,

como cuando supe cuál era

uno de mis destinos.

Este fue y vino

llevando y trayendo consigo

durante el proceso la pereza

y muchos caminos.

Siendo sin ser sirena,

amante, princesa;

en mil y un vestidos,

jugando cada partido

con todas las cartas.

Montaña que sube y baja,

alcanzando todo fervor

con toda la carne en el asador

hasta el último piso.



Una actriz después de la función.
12
sin comentarios 72 lecturas versolibre karma: 101

Decadencia

Que mi mente se apague,

ese es mi mayor miedo;

perder el norte

hasta acabar

naciendo

nuevo.



Perder todo criterio,

dejar de parecer estúpida

para llegar a serlo.

Convertirme en un engendro

vacío, plano

y sin extraños argumentos.



Dejar de desconfiar de los cerdos,

confiar en todo el mundo entero.

Regalar las perlas a los excrementos

y desechar

toda

la magia

que poseo.



Cuánto daño hace lo externo.

Mentira, el daño nosotros

por dentro lo hacemos.

Porque no ofende quien quiere,

pero parece que todos

pueden ofendernos.



Esta mente se apaga,

pero resurgirá de sus cenizas,

porque no considero la opción

de morir

estando

en vida.
13
2comentarios 65 lecturas versolibre karma: 90

Hasta su cerebro

Casi fue un olvido,

este escrito.



Mañana es un día

do’ el tiempo irá frío

y la piel caliente,

ya que es de un ser vivo.



Dicho ser

pasa un nuevo umbral

para hacer

los años sonar.



Soñará esta vida

desde el nuevo día

con vivirla

conviviendo

con los daños

y los baños.



Nos lo limpiaremos

todo con conciencia,

siendo coincidencia

si algo de detrás

se nos queda.



Bienvenido sea.

Mas, tabula rasa

es lo que intentamos

ser cada año.



De este ya en concreto,

salen buenos

los presentimientos;

que no habrá

ningún resentido

destos que caminan

de la espina erguidos

hasta su cerebro

(en sentido opuesto).
8
sin comentarios 60 lecturas versolibre karma: 86

Calzada distraída

No me veas como

quien ve sin mirar.

Mírame y recuerda

mi aura y mi sonido

el día que fuimos

a tierra a volar.



Descalzas las dos,

recorrimos aire

esquivando piedras

a través del agua

en calzada humana

sin miedo y con hambre.



Deja de mirarme, niña,

no me mires más;

que lucen y alumbran

tus ojos marrones

cual fuego a colores

mi muro en cristal.



Lo vas a romper,

te lo advierto; es cierto.

Tu casa escarlata

me ha ruborizado

hasta el bucle plano.

Y ya sin desearlo

ni por un momento,

me he vuelto tuya

sin ningún remedio.
11
sin comentarios 58 lecturas versolibre karma: 99

Feliz sinvivir

Siempre ausente
de la realidad
piensas
que no se puede
sentir felicidad;
mas te digo hoy,
aquí presente,
que es enorme
el error
que cometes.
Quiero que sepas
que si antes que tú
me voy para no volver,
tal vez fui
infeliz en lo sólido,
pero feliz a más no poder
en mis sueños aéreos.
Y que es mía y solo mía
la culpa de mi marcha;
así que no cubras con heridas
tu espalda morada.

Me hago cargo de todo,
a sabiendas de lo que conlleva;
me encargo de las estrellas.
Ánimo, te veré desde ellas.
15
1comentarios 71 lecturas versolibre karma: 103

Hacedora de recuerdos

Viendo un filme
hace dos días,
oí y escuché
que alguien era y es
hacedora de recuerdos
y memorias.

Solamente necesitaba
conocer,
imaginar
y sí, sentir,
para crear.

Poco conocía
esta alma pura
la vida fuera
de su burbuja.
Mas imaginando saciaba
su interior
y el de otras mentes.

Pero, como todo en la vida,
esto tampoco era una novedad;
ya que todo ha sido
ya creado,
y para crear
uno se inspira,
discretamente o no,
en lo llevado
a cabo
en un tiempo anterior.

Dando esta explicación
por terminada,
la primera deducción
que llega a mi alma
es que todos
lo somos.

Todos somos
hacedores
de recuerdos
en mayor o menor
medida,
pues recordamos
emociones,
imágenes
y sensaciones,
ya estemos aislados
o en compañía.

Y concluyo con lo siguiente:
Dado que todos
tenemos capacidad
y cavidades arrinconadas
para iluminar las almas,
podríamos ampliar
la memoria
de aquellos
seres a los que
más amemos;
comenzando, eso sí,
por la propia.
Claro, que para llenar
nuestra propia alma
de luces y sombras,
aprendamos primero
a bien querernos.

Y el resto,
ya lo recordaremos.
10
1comentarios 84 lecturas versolibre karma: 89

Antigua cerveza

¡Qué precioso era ese cofre que oro contenía!

Solo un pensamiento cuando en las nubes yacía.

Mas, cuando pise tierra, todo será mi vida.

Todo como antes.

youtu.be/H2fZEi3Hobc
3
1comentarios 19 lecturas versolibre karma: 41

Falta de flores

Más ayeres como ayer,
que se nos quedó
corto otra vez.
Sin miedo,
digámoslo bien;
con presencia
de la cabeza
a los pies.

Hoy por hoy,
y mañana
el futuro.
Ayer no es pasado,
si quieres es tuyo.

Todo para ti,
mientras puedas
sentir.
Todo para mí,
si lo deseas
así.

Dieciséis desde ahora
para ponerse ya serios,
tras alguna primavera
sin querer entrar
al misterio.

Cojines azules,
os echaré de menos.
Sofá desgastado,
te quedaste pequeño.
Venga, a la calle,
que ya habrá tiempo
para sentarse y pensar
“ay, que me muero”.
12
sin comentarios 64 lecturas versolibre karma: 91

Historia de plata

Un abuelo le dijo a su nieta,
a quien le apasiona lo brillante,
que existía una piedra
más bonita que el diamante.

Se confunde a menudo
con oro no pulido.
Pareciera de aluminio,
grafito o hierro sulfuro.

Tenía otros minerales
aquel abuelo de plata,
cada uno con su historia,
y él con sombrero de paja.

Pero era la pirita
la que hacía que su nieta
brillara al contemplarla
mientras lucía la gema.

Con la luz apagada
duermen ambos la siesta.
En cama, con pereza
echan su cabezada.

Ella no puede dormirse,
pues le recuerda su mente
aquella piedra presente
que le pesa y la desviste.

Cuando despierta el abuelo,
en el salón ve a su nieta
ante la piedra despierta,
soñando con su gran vuelo.

“Hora de irse a ‘casica'”,
le susurra a la niña.
“Te acompaño a la puerta,
da besos a la abuela”.

Ya todos se despidieron,
y al llegar a casa encontró
la maravilla que estaba
en el bajo del pantalón.

Brillaba tanto al mirarlo
que la nieta no pensó
que era su merienda
en aluminio envuelta.

Y lo miró.
Y sigue inmersa
en la belleza
de aquella piedra
que un día vio.

Y en su ‘casica’
la trasladó,
bañada en plata
la mente suya
en camisón.
2
1comentarios 56 lecturas versolibre karma: 95

Huellas a pilares

Como siempre,
a contracorriente.
El vaso curvo,
la cerveza tostada,
La tostada helada
y hielo hasta en la nieve.

El arce a color,
árbol al calor,
el calor del color
al revés,
por lo que cuanto
más naranja,
menos calidez.

Y, por supuesto,
no hablemos ya
del final comenzado,
del comienzo final,
del final del texto,
poema sin acabar.
15
2comentarios 82 lecturas versolibre karma: 97

Telegrama falso

Se venden
dos chupetes
sin usar,
y uno usado
una vez.
Nada más.
11
1comentarios 68 lecturas versolibre karma: 101

Madera en rama

Ahí va tu corazón;
despellejándose a medida
que la luna escribe
sombras en lienzo helado.

Si tuviera la razón,
desnudaría soles
mientras eclipses crecieran
y detuviesen el tiempo en vano.

Y este daño que sufren los años
detendría a los astros
para comulgar y absolverse
de todos los pecados.

Un nuevo día comenzaría
en este antiguo mundo,
partiendo de ocho:
nueva vida al gato.

El trato se convertiría en rato;
las ratas en caballos blancos,
y los blancos fallecidos
en su corazón.
20
4comentarios 158 lecturas versolibre karma: 102

Agudeza

Se acumulan los espasmos
a la par que los sarcasmos,
y vanse besando flores
entre filas de algodones.

Alcahuetas visten llamas
en tejidas y floridas,
de mármol y retorcidas,
columnas romanas blancas.

La blancura de sus techos,
desgastados con el tiempo,
hacen amarilla mella
en los templos de purezas.

La piedad al Vaticano:
conclusiones que sacamos
cuando andamos sobre espinas,
siendo espina y siendo clavo.

Así vamos, ignorando
luces y faros de guía,
y atendiendo a las heridas
hechas por clavos y espinas.
12
sin comentarios 85 lecturas versolibre karma: 111

Dulce paradoja en vida

Vaya.
Tanto la oración suya como el escrito mío
han resultado ser sin existir.
Me explotaron en la cara
ambas, adicción y cobardía,
y lo plasmo ahora aquí.
Sí.
Porque ya era hora;
hora de ser decidida.
Aunque sea por mi musa de hoy
y no por mí.
18
sin comentarios 102 lecturas versolibre karma: 87

Romancillo a una gitanilla

Parece engreída
Desde la distancia;
Viviendo el pasado
Con bloqueo y ansia.
En todo primero
Se le maldecía:
Débil mentecata
Que no calla y chilla.
Infantil e inculta;
No divina y diva;
Adivinar cree
Con su mala escucha.
Pasaron los meses,
La niña se acerca.
Conversa con todos
Y hay arte en sus venas.
Cultura a raudales
Recorre su alma;
Pasión y sudor
La hacen más humana.
Y es que es tan cercana,
Tiene esa potencia,
Ese gran poder
Y algo de inocencia.
Poca estupidez
En su cerebro.
Lorca ocupa toda
Su mente y su cuerpo.
Y su escucha pésima
Se transforma en aire.
El viento transporta
Estados del arte.
Eso es ella: viento.
Fuego de ilusión
Al son del Teatro.
Genio y más de un don.
14
2comentarios 128 lecturas versoclasico karma: 86

Complejos flamencos

Flamencos comunes grises
confundidos con pelícanos;
Segismundo, Hamlet e Ícaro
flamencos rosas repiten.
Vaivenes que sin piedad
atacan al atraer
criaturas con porqués
que se encuentran en la mar.
Basta de tanto misterio.
Lo que pasó en verdad fue esto:

Tras tres años sin saber de la playa,
una muchacha acudió a visitarla.
Ese agua mágica necesitaba;
ese elixir de su acústica ansiaba.
Sirenas y flamencos saludaban
en la playa de la isla en la que estaban,
de aguas cristalinas y olas que alcanzan
alturas que asustan hasta a las hadas.
Con las gaviotas ella se asustaba.
Creaba música al son del ballet.
Arte es de lo que vivir deseaba.
Tratando de salir, no recaer,
de la tentación casi está alejada;
A la rutina ahora falta volver.
8
2comentarios 93 lecturas versoclasico karma: 77

Cuerdas

Algo más claro.
Hoy observaba fijamente
Y apartaba la mirada de otras ausentes.
Mientras, esta se mantenía en alerta azul.

La inseguridad de los “casi” es un tormento,
Pero casi huele a despedida.
Una más, y una menos.
Por fortuna, volveremos a empezar.

¿Sí o no?
¿Bien o mal?
¿Inglés o francés?
¿Ser o no ser?

Terreno ajeno.
Mitos de cavernas.
Obstrucción en el aire
Y piña sin piñón.

Las piñatas con sorpresa,
Las preguntas con respuesta,
Las flautas traveseras al viento
Y las cuerdas frotadas al violín.
10
sin comentarios 46 lecturas versolibre karma: 91

¿Que es la vida?

Retorno cada día después del anochecer
lleno de experiencias nuevas,
duermo tendido hasta el amanecer
y deséo que otra vez aprenda.

¿Qué es la vida, acaso un frenesí
como decía Calderón?, es tiempo
y nada más que tiempo y recuerdos.

No le faltaba razón
al poeta, librepensador Calderón,
pues frenesí es tiempo y recuerdo ilusión.

Me levanto cada mañana pensando que un día pasó
y ayer no vuelve,
mañana quizá no llegue,
por eso sueño como Calderón,
pues los sueños como el dice, ya sabeis qué son.
Vivo el momento con toda pasión,
como si mañana, no existiera nada más que en mis sueños.

Y los sueños solo son eso, solo sueños
de diversas formas, colores, terrores, amores e ilusión.

Fdo.: Alfonso J. Paredes
Todos los derechos reservados
SafeCreative/Copyright
14
2comentarios 113 lecturas versolibre karma: 97

Aún no es todo

Taciturno momento que te cuelas,
despacio,
con sigilo,
por entre los recovecos
de mis días grises
y mis miedos vivos.

Aún las fisuras siguen abiertas,
aún no he podido cerrarlas.


Miro, remiro y admiro,
lo que pude ceder al tiempo.
La telaraña que tejió en mi verano,
aún no se agostó del todo y sigue tapando.
Pero el otoño tiene luz
de candela tibia y voz en reposo.

Aún no es todo.
Aún falta.


Madrugada en la mirada,
mientras la tarde trae luz de
noche de luna llena y cielo duermevela.




Hortensia Márquez



Imagen sacada de internet
21
19comentarios 179 lecturas versolibre karma: 105

El amor también es una escalera

El amor es sucesión de peldaños,

una escalera de color siempre ganadora,

Incógnitas por despejar,

creación y estructura compleja,

precipitado accidente,

a veces mortal.



Es darse la mano para no tropezar

mientras se juega a medir las distancias.



Espera y encuentro furtivo en el rellano,

la refulgencia del objeto amado en lo alto,

esa penumbra geométrica

que dibuja el ala de su sombrero,

en el umbral de la ascensión.



Luminiscente final y el principio de toda ley.



Devaneo entre el subir y el bajar,

Un tango en el averno,

un bolero bajo techo o a la intemperie

que siempre es travesía hacia algún espacio,

preferentemente sideral y por descubrir.



Gradería de mensajes en cascada

entre dos misterios.



Escenario alusivo de tentaciones,

confluencia de lo platónico y desapercibido,

estallando como una manada de frenéticas estrellas.



La imaginación siempre tiende a la estrechura de su grandeza,

y es que otra escala del amor es una escalera.
15
8comentarios 78 lecturas versolibre karma: 116

Es relativo

Es
de relativa importancia
deshebrar una palabra
en versos infinitos
Para convertir
el mundo plano
y sus océanos idos
por el abismo
En esferas de ruido blanco
convertir ruegos
en caricias de Dios
Cambiar mi caligrafía
Ser atraída por la noche
cuando hay día
Ser una copa de espumante
frente a la tarde rosa
A veces naranja
Pedir asilo en Marte
Desde el borde de mi cama
Sin uniformes ni hordas
Es de importancia
Es de urgencia
Relativa
10
8comentarios 59 lecturas versolibre karma: 99

Mi casa es tan holgada...

Mi casa es tan holgada
que cabe casi todo.
los libros del colegio,
la música de fondo,
la tiza y la pizarra,
la máquina de fotos,
la vieja bicicleta
y el cofre del tesoro,
pero es que en este sitio
los sueños son el colmo
y abundan las estrellas
que duermen en el cosmos,
también las mariposas,
las hojas del otoño,
la eterna fantasía
del mundo de unos pocos...

Mi casa es un conjunto
de versos muy curiosos,
y así se ven las letras
formando de reojo,
hermosos tulipanes
que juegan a los bolos,
cometas por el cielo
que buscan a los globos,
eternos personajes
de bosques y de gnomos
sacados de los cuentos
que marchan al arroyo,
y como contrapunto
los sellos deliciosos,
la dulce filatelia,
de niños y de locos...

"...Mi casa es, simplemente,
un verso caprichoso,
y el labio que suspira
marchándose en un soplo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
19/06/18
15
10comentarios 122 lecturas versoclasico karma: 82
« anterior1234550