Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 56, tiempo total: 0.022 segundos rss2

Decadencia

Que mi mente se apague,

ese es mi mayor miedo;

perder el norte

hasta acabar

naciendo

nuevo.



Perder todo criterio,

dejar de parecer estúpida

para llegar a serlo.

Convertirme en un engendro

vacío, plano

y sin extraños argumentos.



Dejar de desconfiar de los cerdos,

confiar en todo el mundo entero.

Regalar las perlas a los excrementos

y desechar

toda

la magia

que poseo.



Cuánto daño hace lo externo.

Mentira, el daño nosotros

por dentro lo hacemos.

Porque no ofende quien quiere,

pero parece que todos

pueden ofendernos.



Esta mente se apaga,

pero resurgirá de sus cenizas,

porque no considero la opción

de morir

estando

en vida.
13
2comentarios 50 lecturas versolibre karma: 90

Hasta su cerebro

Casi fue un olvido,

este escrito.



Mañana es un día

do’ el tiempo irá frío

y la piel caliente,

ya que es de un ser vivo.



Dicho ser

pasa un nuevo umbral

para hacer

los años sonar.



Soñará esta vida

desde el nuevo día

con vivirla

conviviendo

con los daños

y los baños.



Nos lo limpiaremos

todo con conciencia,

siendo coincidencia

si algo de detrás

se nos queda.



Bienvenido sea.

Mas, tabula rasa

es lo que intentamos

ser cada año.



De este ya en concreto,

salen buenos

los presentimientos;

que no habrá

ningún resentido

destos que caminan

de la espina erguidos

hasta su cerebro

(en sentido opuesto).
8
sin comentarios 55 lecturas versolibre karma: 86

Calzada distraída

No me veas como

quien ve sin mirar.

Mírame y recuerda

mi aura y mi sonido

el día que fuimos

a tierra a volar.



Descalzas las dos,

recorrimos aire

esquivando piedras

a través del agua

en calzada humana

sin miedo y con hambre.



Deja de mirarme, niña,

no me mires más;

que lucen y alumbran

tus ojos marrones

cual fuego a colores

mi muro en cristal.



Lo vas a romper,

te lo advierto; es cierto.

Tu casa escarlata

me ha ruborizado

hasta el bucle plano.

Y ya sin desearlo

ni por un momento,

me he vuelto tuya

sin ningún remedio.
11
sin comentarios 54 lecturas versolibre karma: 99

Feliz sinvivir

Siempre ausente
de la realidad
piensas
que no se puede
sentir felicidad;
mas te digo hoy,
aquí presente,
que es enorme
el error
que cometes.
Quiero que sepas
que si antes que tú
me voy para no volver,
tal vez fui
infeliz en lo sólido,
pero feliz a más no poder
en mis sueños aéreos.
Y que es mía y solo mía
la culpa de mi marcha;
así que no cubras con heridas
tu espalda morada.

Me hago cargo de todo,
a sabiendas de lo que conlleva;
me encargo de las estrellas.
Ánimo, te veré desde ellas.
15
1comentarios 67 lecturas versolibre karma: 103

Hacedora de recuerdos

Viendo un filme
hace dos días,
oí y escuché
que alguien era y es
hacedora de recuerdos
y memorias.

Solamente necesitaba
conocer,
imaginar
y sí, sentir,
para crear.

Poco conocía
esta alma pura
la vida fuera
de su burbuja.
Mas imaginando saciaba
su interior
y el de otras mentes.

Pero, como todo en la vida,
esto tampoco era una novedad;
ya que todo ha sido
ya creado,
y para crear
uno se inspira,
discretamente o no,
en lo llevado
a cabo
en un tiempo anterior.

Dando esta explicación
por terminada,
la primera deducción
que llega a mi alma
es que todos
lo somos.

Todos somos
hacedores
de recuerdos
en mayor o menor
medida,
pues recordamos
emociones,
imágenes
y sensaciones,
ya estemos aislados
o en compañía.

Y concluyo con lo siguiente:
Dado que todos
tenemos capacidad
y cavidades arrinconadas
para iluminar las almas,
podríamos ampliar
la memoria
de aquellos
seres a los que
más amemos;
comenzando, eso sí,
por la propia.
Claro, que para llenar
nuestra propia alma
de luces y sombras,
aprendamos primero
a bien querernos.

Y el resto,
ya lo recordaremos.
10
1comentarios 69 lecturas versolibre karma: 89

Historia de plata

Un abuelo le dijo a su nieta,
a quien le apasiona lo brillante,
que existía una piedra
más bonita que el diamante.

Se confunde a menudo
con oro no pulido.
Pareciera de aluminio,
grafito o hierro sulfuro.

Tenía otros minerales
aquel abuelo de plata,
cada uno con su historia,
y él con sombrero de paja.

Pero era la pirita
la que hacía que su nieta
brillara al contemplarla
mientras lucía la gema.

Con la luz apagada
duermen ambos la siesta.
En cama, con pereza
echan su cabezada.

Ella no puede dormirse,
pues le recuerda su mente
aquella piedra presente
que le pesa y la desviste.

Cuando despierta el abuelo,
en el salón ve a su nieta
ante la piedra despierta,
soñando con su gran vuelo.

“Hora de irse a ‘casica'”,
le susurra a la niña.
“Te acompaño a la puerta,
da besos a la abuela”.

Ya todos se despidieron,
y al llegar a casa encontró
la maravilla que estaba
en el bajo del pantalón.

Brillaba tanto al mirarlo
que la nieta no pensó
que era su merienda
en aluminio envuelta.

Y lo miró.
Y sigue inmersa
en la belleza
de aquella piedra
que un día vio.

Y en su ‘casica’
la trasladó,
bañada en plata
la mente suya
en camisón.
2
1comentarios 53 lecturas versolibre karma: 95

Huellas a pilares

Como siempre,
a contracorriente.
El vaso curvo,
la cerveza tostada,
La tostada helada
y hielo hasta en la nieve.

El arce a color,
árbol al calor,
el calor del color
al revés,
por lo que cuanto
más naranja,
menos calidez.

Y, por supuesto,
no hablemos ya
del final comenzado,
del comienzo final,
del final del texto,
poema sin acabar.
15
2comentarios 80 lecturas versolibre karma: 97

All over the place

I can’t see clearly;
only spots,
stains and stings.
There are strings I’m breaking.

Today I release
my soul, my jazz.
Tomorrow there’ll be
no shame, no fear.

And, for the moment,
I don’t really care
being partially blind,
cause I’m starting to open my eyes.

Opening my heart too
used to be hard.
But I’ll be heard
weather I’m red, green or blue.

I can’t see very clearly,
but my mind in my head
says that there are freckles
all over the place.
1
sin comentarios 25 lecturas english karma: 12

Falta de flores

Más ayeres como ayer,
que se nos quedó
corto otra vez.
Sin miedo,
digámoslo bien;
con presencia
de la cabeza
a los pies.

Hoy por hoy,
y mañana
el futuro.
Ayer no es pasado,
si quieres es tuyo.

Todo para ti,
mientras puedas
sentir.
Todo para mí,
si lo deseas
así.

Dieciséis desde ahora
para ponerse ya serios,
tras alguna primavera
sin querer entrar
al misterio.

Cojines azules,
os echaré de menos.
Sofá desgastado,
te quedaste pequeño.
Venga, a la calle,
que ya habrá tiempo
para sentarse y pensar
“ay, que me muero”.
12
sin comentarios 60 lecturas versolibre karma: 91

Telegrama falso

Se venden
dos chupetes
sin usar,
y uno usado
una vez.
Nada más.
11
1comentarios 66 lecturas versolibre karma: 101

Sirvienta liberada

Os voy a contar la historia

del recluso que quemaba

cuando intentando alcanzaba

lo que pidió su memoria.


Este era un preso especial.

Nació como los demás:

Púrpura, a punto de ahogarse;

anclado al vientre espacial.



Pero más tarde descubren

taras, partes sin formarse.

Le rellenan ciertos lares

con las llamas de mil lumbres.



Encendiendo y apagando

vagan llamas empujando

a esta prisión no corpórea

que anda siempre amenazando.



El recluso se apagó

un mal día de un otoño,

y no fue hasta hace dos pocos

que volvió a tener ardor.



Esto ocurrió porque siempre

aprisionaba a sus llamas,

y de tanto acorralarlas

se tornaron perecientes.



Mas tal lunes decidió

arrojar los pies del aire,

dejando que libres bailen

sus sudores por pasión.



Y el fuego salió,

dejándonos esta historia

de ardiente futuro en noria

que a vivir ya voy.
3
sin comentarios 16 lecturas versoclasico karma: 47

Deleite anual

No lo sabéis.
Entre tanta estrella
Va dejando huella
La basura espacial.

La vida es sueño, dijo Calderón.
La vida es bella, dijo Benigni.
La Tierra es sucia, he dicho yo.
Más sucia es la mente, pensé después.

Alegraos y sorprended
A los débiles e infelices,
Que el mundo necesita pilares
Y estos han de ser los fuertes.

Hablando de fuerza,
No miréis por encima del hombro
A los que no vieron tanto como vosotros,
Pues las sagas no nos gustan a todos.

Ahora ya no hay más que decir.
Es mentira, hay demasiado.
Pero si os lo dijera,
Se me acabarían la poesía y el relato.
11
1comentarios 73 lecturas versolibre karma: 93

Madera en rama

Ahí va tu corazón;
despellejándose a medida
que la luna escribe
sombras en lienzo helado.

Si tuviera la razón,
desnudaría soles
mientras eclipses crecieran
y detuviesen el tiempo en vano.

Y este daño que sufren los años
detendría a los astros
para comulgar y absolverse
de todos los pecados.

Un nuevo día comenzaría
en este antiguo mundo,
partiendo de ocho:
nueva vida al gato.

El trato se convertiría en rato;
las ratas en caballos blancos,
y los blancos fallecidos
en su corazón.
20
4comentarios 123 lecturas versolibre karma: 102

Agudeza

Se acumulan los espasmos
a la par que los sarcasmos,
y vanse besando flores
entre filas de algodones.

Alcahuetas visten llamas
en tejidas y floridas,
de mármol y retorcidas,
columnas romanas blancas.

La blancura de sus techos,
desgastados con el tiempo,
hacen amarilla mella
en los templos de purezas.

La piedad al Vaticano:
conclusiones que sacamos
cuando andamos sobre espinas,
siendo espina y siendo clavo.

Así vamos, ignorando
luces y faros de guía,
y atendiendo a las heridas
hechas por clavos y espinas.
12
sin comentarios 71 lecturas versolibre karma: 111

Pesada

Punto de vista nuevo
para este nuevo reto.
Objetivo novedoso,
mas ya bien conocido.

Conceded conocer el placer
tras visitar el sudor del hacer.
Un privilegio saciante para un buen semblante.

Una pena merecida
para un futuro decisivo.
Una decisión tajante
para llegar al principio.

Una vida tomada
más a la ligera,
menos extrema
Y con más distantes viajes.

Un viaje en el que quizá,
ojalá,
no nos falle
la voluntad.
8
1comentarios 62 lecturas versolibre karma: 101

Hablando de fiestas

Me encantas.
En realidad pretendía
Decir "me caes bien"
Mientras siento que te quiero.

Manos de diosa, pelo de
Fuego, ¿cómo caminas como
Los gatos sin torpeza ni
Tropezar?

No juzguemos lo
Posible, que para eso
Lo imposible juega un
Papel crucial.

La pared curva curva la
Curva del aire mientras
La onda del golpe hace vibrar
Desde el suelo el techo.

Y la verdad de la mentira hace
Real la mentira, que pasa a ser
Verdad.

Y la mentira de la verdad hace
Sobrio a uno, pese a que oculte
Su embriaguez al callar.

Hablando
De fiestas: Feliz
Navidad.
15
5comentarios 139 lecturas versolibre karma: 117

Zoo inacabado

Bienvenidas seáis, gentes;

estáis en la anclada jungla.

Dejad que os presente a todos

a la esperanza de verde.



Se esconde en enredaderas,

bajando hacia sus raíces

hojas dentro de la arena.



Una alegre pena, cierto,

la de no llegar al mar;

mas, podemos escucharlo

si prestamos atención.



¡Atención! ¡Andando al río!

Nadaremos hasta estar

cubiertos de agua salada,

habiendo esnifado chorros

de agua dulce en el caudal.



Pero antes vais a mirar

quién os clavará el puñal;

ya que, si no estáis atentos,

¿quién sabe qué pasará?



Sin fin de aves carroñeras,

serpientes y mucho más.

Puesto que esto es, como dije,

la jungla, la selva, el zoo.



Y no hay posible cristal

que separe bestias pardas

de las mentes con control.

Ni hay tampoco una aceptable

(o no) comunicación;

por lo que os vais a escuchar,

o esta historia aquí se acaba.
3
sin comentarios 30 lecturas versolibre karma: 44

Mil y una agujetas

En las agujas
los agujeros.
Las agujetas,
agujereadas,
en las camisas.
Y los botones
redondeados
trepan cubriendo
(y descubriendo)
las posiciones
de nuestros cuerpos.

Ahora bien,
para enhebrar
ese punzante,
espeluznante,
y temporal
dolor activo,
recurriremos
al fino filo,
casi asesino,
con nuestro fin
de introducir
el redondísimo
botón sin hilo
en dicho cuerpo
en posición.

El eslabón
que se perdió
cosió camisas
con grapas finas,
puesto que el hilo
se fue volando,
y fue debido
a que gastamos
todo su ser
cosiéndole unas
agujereadas
agujas rotas
a nuestras huecas
mil agujetas.

No nos quejemos
cuando haga falta
más hilo luego
y no podamos
trabajar más
que con las grapas.
Finas, doradas,
ocre o cobrizas,
agudas grapas.
13
2comentarios 118 lecturas versolibre karma: 105

Dulce paradoja en vida

Vaya.
Tanto la oración suya como el escrito mío
han resultado ser sin existir.
Me explotaron en la cara
ambas, adicción y cobardía,
y lo plasmo ahora aquí.
Sí.
Porque ya era hora;
hora de ser decidida.
Aunque sea por mi musa de hoy
y no por mí.
18
sin comentarios 83 lecturas versolibre karma: 87

Final agudo

Un poco de café
iluminado
para saciar la sed
del dromedario.

Algo tarde entra la tarde,
sin ganas de nada pero
queriendo acabar y darle
pasión a los largos sueños.

Estos sueños del deseo,
estos sueños son silencio
con ruidos agonizantes
que despiertan hasta a Dante.

Qué comedia cuando sabes
que lo oído es ronquido,
pero qué terror dolido
al pensar que son graznidos.

Bordados en el mantel
los puntos de los anónimos
drogadictos de dintel
con colgante y sucio muérdago.

Y como no vamos a terminar
en palabras esdrújulas,
tomemos una brújula
y viajemos sin rodeos al mar.
16
2comentarios 53 lecturas versolibre karma: 94
« anterior123