Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 3130, tiempo total: 0.033 segundos rss2

Profundo

Profundo.

En mi alma habitan tus recuerdos
en mi mente tu talento
en tus sonrisas me cobijo,
siempre que te deseo
cierro mis ojos y te encuentro
memoria y recuerdo de un
beso.
Sereno camino de tu sonrisa
da me una mirada en mis ojos.

Cielo imaginario de sueños
da me un abrazo sincero
razón de mi pensamiento.
profundo.
leer más   
6
1comentarios 30 lecturas versolibre karma: 82

Suave

Mujer del norte
suave como el calor
que esparce el fuego
del hogar de mi cofre.

Pero tan fuerte y hábil
como un gran luchador,
como el mejor guerrero
con tu rotundez tan lábil.

Recuerdo, te di las lunas
y el sol umbrío del invierno.
Recuerdo que te amé a ti
aunque adorara tu cuerpo.
leer más   
10
7comentarios 49 lecturas versolibre karma: 95

Para ti, mi bandera querida

Sur:
Parado en el acantilado de una de las islas,
titiritando de frio mientras mi piel se abre
porque la brisa de aquí te corta y quema
cómo las balas calientes que alguna vez volaron en este lugar.
Respiro el dolor, y también el honor
De luchar por amor.
De un brinco salto hacia la otra isla,
quizá ahí pueda caminar hasta el puerto
para que el barco de nuestra condena
me lleve al lugar donde no necesito pasaporte;
Porque de esta manera lo decretaron.
Larga caminata me espera
sobre estas tierras de hielo y glaciares.
hasta encontrar la calma urbana.
Congelado, voy por estos valles helados.
En los espejos que son estos lagos
me deleitó con los reflejos, de estas montañas pintadas de nubes
Ya no sé donde tengo los pies
si en el cielo o la tierra.
Quizá ignore las imágenes que sigue,
quizá me pierda en recuerdos perdidos,
quizá no estoy vivo para sentirlo,
quizá nunca llegue en este lugar donde estoy pasando.
Fabricas me rodean a través
de esta carretera que me llena de orgullo.
Me acerco a la orilla,
el océano Atlántico me baña los pies
me congela y me deja aquí parado
hasta que se derrita el hielo,
Divisar es lo único que puedo hacer
el horizonte me mira de reojo.
¿Y tú qué dices maravillosa criatura
jorobada? ¿Los chorros que largas por tu cabeza
llegarán al firmamento?
Los cánticos llegan rápidamente a mi oído
aunque te aturden, yo las disfruto.
A la hora del alba,
mis pies se descongelan,
seguiré por mi camino.
Llanuras me esperan,
quizá de esta manera
no esté tan cansado,
la cordillera me acompaña
cada vez que miro hacia el este.
Quizá ahogue mis penas en vino,
aún no lo decido...
Seguiré por la costa, camino a mi ciudad.

Centro:
Evitaré pasar por el obelisco,
aunque aquellos aires buenos me rodeen
quizás el olor, y el tránsito me afecte.
Me crucé contigo amigo mío
narrame un poco de medicina
y como conseguiste aquel premio Nobel.
Quizás vuele en helicóptero,
mientras escucho tus tangos,
o lea alguna de tus novelas,
o escriba la mía con esta lapicera.
Llegaré a mí masónica ciudad
llorando por aquellos lápices desaparecidos.
Pero no me preocupa,
amigo mío tú bypass podrá
aliviar la obstrucción de mi corazón.
Correré por las avenidas
como cual brisa que evita estás enfermedades,
llegaré por el empedrado
y cruzaré el río más ancho del mundo,
aunque no lo sé.
Seguiré camino y cruzaré
por aquellos viñedos tan deseados,
aunque Tana es mi sangre,
no hay nada que sea más mío
qué este maravilloso lugar.
Navegare en este nave acuática
dónde se alza está tela
Y baila al compás del viento.
Orgulloso te miro,
aún así atravesaré este espectacular puente.
Las cierras con sus picos
me cortan cortan los pies,
y su verde inunda el horizonte.

Norte:
Las tierras se vuelven cada vez
más áridas, y el bronceado de mi piel lo refleja.
Disculpa si me salteo alguna de las veintitrés,
pero tú hermosura es tan grande
qué no puede ser enumerada ni descripta querida mía.
Me vuelvo a encontrar con montañas,
está vez bañada en siete colores,
quizá todas las eras estén marcada en ti.
Sobre un cóndor volare por el espacio que me queda recorrer,
otra vez me encuentro con un espejo,
ya no sé por dónde vuelo,
si por las nubes, o por la sal del suelo.
Tres hermanos observó ahora.
La majestuosidad de tu cascada
no me deja oír tus críticas.
Una maravilla del mundo.
Las salpicaduras tintan
lo que veo con un arcoíris
por los rayos del sol,
unas nubes al rededor
y en el medio,
Aquel celeste que me llena
completamente el corazón.
leer más   

etiquetas: países, amor
2
sin comentarios 16 lecturas versolibre karma: 31

Ojalá y se de otra vez

OJALÁ Y SE DÉ OTRA VEZ.

Ojalá y se dé otra vez el sublime encuentro, que sin mediar palabras nos convocó en ese instante cuando la razón falló y el instinto venció.

No dije nada en el momento, para no romper la promesa del silencio, pero después no sostuve la mirada, ni intenté rozar su mano con disimulo de una segunda intención, como hasta ahora lo había hecho.

Se hicieron necesarios los días para que el ardor en las venas se decantara, y con ello vinieran a mí las sensaciones menos impregnadas de pasión y de pecado.

Fugaz instante, colapso de dos universos y yo recuerdo tan solo sus besos...efímero instante que se quedó en mis manos, en esas caricias que tórridas y que como jauría recorrieron su sexo, su intimidad.

Mala pasada de mi memoria que no alberga recuerdo, buena retentiva de mis labios que aún sienten el calor de los suyos y en mis manos aún palpita su interior.

Ya han pasado los días, la pena ya ha menguado, pero mi inconsciente alimenta una ilusión, un anhelo urgente de una nueva incursión, de un nuevo encuentro y ojalá se diera otra vez.

David Felipe Morales
3 de Noviembre de 2015

etiquetas: #lectura, #nuevapublicación, #propiaautoría
2
sin comentarios 17 lecturas versolibre karma: 31

Cita a ciegas

Calles que brillan mojadas,
frío en esas miradas
al bajar del autobús.

El anuncio en la parada,
que en turquesa iluminaba
las gotitas de tu poncho azul.

Te recuerdo allí sentada,
los cristales a tu espalda,
pequeñita, acurrucada,
congelada en la distancia,
con las manos apretadas,
estrujando la esperanza.

Tu ojeada en esmeralda
deslumbrante como tú,
me buscaba intrigada,
yo guardaba el bonobús...

El primer gesto en tu cara,
asintiendo con placer,
fue de bella enamorada
por la bestia de buen ver.

Yo creí estar soñando,
"Esta sí es mi mujer",
se me iban acelerando
los latidos sin querer.

Cita a ciegas da en el clavo,
maravillas de internet,
no pensaba, al fin y al cabo,
que esto sí podía ser.

Ni quisiera comprobar
si se puede repetir,
pues siempre he querido estar
a tu lado, junto a ti.
leer más   
15
13comentarios 90 lecturas versoclasico karma: 91

Te entrego mi amor

Ahora que estás lejos no es igual
Recuerdo aquellos días junto al mar
Recuerdo aquellas horas que,
Pasamos en aquel café
Y hoy, yo quiero regresar

Aquellos fueron tiempos de soñar
De ver los días juntos terminar
De ver tus ojos y decir
Que son más bellos que la mar
Y así, volver a navegar

Ha pasado un día más
Y te vuelvo a recordar
No es algo nuevo
Te has prendido al corazón
Y me es fácil aceptar
Que te extraño, te extraño

Quisiera ahora el tiempo regresar
Y verme a tu lado una vez más
Decirte al oído que
Tu eres lo que yo soñé
Y así, no separarnos más

Pero tú no sabes
Lo que quiero decir
Lo que siento yo aquí

Solo espero el día
En que te vuelva a ver
Para decir…..
Te entrego mi amor
Te entrego mi amor
Todo mi amor…..
9
2comentarios 89 lecturas versolibre karma: 89

Vuela Golondrina

Tu que recorres los puertos
Conoces cada lugar
Echa un vistazo a tu vida
Recuerda el bien y el mal
Vuelve tus ojos al cielo
Vuelve tus ojos al mar
Pero no mires al puerto
Que triste me has de encontrar

Vuela golondrina
Remonta el cielo y el mar
Busca tu vida
Dios sabe dónde estará

Vuela golondrina
Algún día encontrarás
El puerto que te reciba
Para nunca más volar

Tu has visto pasar el tiempo
Tormentas y días de sol
No has claudicado ante nada
No iba a ser yo la excepción
Yo solo siento el perderte
Cuando te empezaba a amar
Más tu has quedado en mi mente y
Presiento que volverás

Vuela golondrina....
10
1comentarios 61 lecturas versolibre karma: 84

Líquido, sólido, gaseoso

Fluyo como agua,
por entre los surcos del papel.
Me deslizo cual gota que resbala.
Si me abraso, me evaporo.
Si me niega, me congelo.
(Líquido)

Como roca firme.
Me posiciono en tierra,
me agarro,
me arraigo.
Me sitúo frente al mundo,
como megalito fuerte,
pero con fondo blando
(Sólido)

Etérea.
Vaporosa y suave.
Me deslizo cual nube
por entre los mundos que habitamos.
Por entre tus ciertos y mis aciertos.
Mis dudas y tus dedos.
(Gaseoso)

Fluiré como líquido, por entre los sólidos recuerdo, mientras burbujas de amor invaden nuestro espacio.
15
17comentarios 114 lecturas versolibre karma: 92

El amigo de la muerte

Esta es la historia,
si, la historia de un ser solitario,
un ser que nunca vio la victoria,
y siempre se vistió con la tristeza de un osario.

Un triste ser solitario,
que ni de recuerdos se acompaña,
su niñez…
un calvario,
su inocencia…
víctima de la mala maña,

un ser que no quiso ser,
pero un ser que ha vivido
con un eterno corazón herido,
y también, sin fuerzas para vencer,

un ser que tiene por costumbre
estar en el suelo caído,
deseando que el sol no le alumbre,
o al menos, que éste siempre se haya ido.

Como quisiera él, ser la sombra,
la sombra que siempre vive en el suelo,
o vivir arrastrándose como la cobra,
pero nunca… como el ave que alza el vuelo.

la tristeza es su alimento,
la soledad su cobija,
su amigo es un jumento
que desahuciado no camina,

el presente es su calzado
el futuro su destino,
hoy del mundo apartado
y su mañana un desatino,

esperando siempre expectante
de un amigo su llegada,
llegada con la que de ahí en adelante
tendrá compañía asegurada,

ese amigo es la muerte
a quien ha esperado tanto,
para decirle: contigo por siempre…
… allí en el camposanto.


Rafael Puello
Barranquilla – Colombia.
leer más   
8
7comentarios 82 lecturas versoclasico karma: 84

Recuerdos

De recuerdos estaremos llenos
Toda la vida
Pero yo actualmente los clasifico en tres

El primero el que encorva mi espalda
Por el peso de los besos de un adiós

El segundo el que oprime mi corazón
Con el calor de tu presencia
Diluida en imágenes

El tercero el que ilumina mis ojos
Con esos brillos
Que ya no son brillos
Por una una pérdida
Sin retorno
leer más   
4
sin comentarios 17 lecturas prosapoetica karma: 53

Congoja Nocturna

Hoy me siento desilusionado

desdichado y terminado

mis sueños han muerto

y mis ganas con ellos


Mi único deseo

poder empezar desde cero

optar por lo que quiero

mas no por lo que debo


Me encuentro perdido

en el mar de la desesperanza

mi vida no tiene sentido

el fracaso me abraza


Acostado desnudo

solo, triste y mudo

aguantando las penas

que la vida conlleva

me quedo sin fuerzas

para enfrentarme a ella


Me he rendido hace tiempo

solo deseo estar muerto

y que en el silencio

nadie recuerde mi cuerpo


Mi aliento se ha extinguido

al igual que mi ser

tal vez es mi destino

el nunca vencer


Esta noche me despido

pues dejo el mundo de los vivos

me sumerjo en la oscuridad

donde siempre debí estar.
leer más   
9
3comentarios 61 lecturas versolibre karma: 87

Vestida de destino

Serán seis candados
encerrando un sueño,
pero no se puede aislar de los días
el verso ardiente que sabe nuestros nombres
y los sostiene.

Se rompe la vida
y se ha de armar de nuevo
cada mañana
para sonreír a un tiempo
que ya no sabe lo que es querer.

-no lo he olvidado,
es sólo que ahora vivo al revés-

Para qué se hicieron los caminos
si no podemos andarlos
con los pies desnudos;
que se agrieta la piel
en pleno vuelo
intentando llegar tan, tan lejos,
sin salir de dentro.

Tus manos están calladas;
en las mías
la canción sigue sonando
a pesar del silencio.

¿Recuerdas todavía cómo sabe un beso escrito?
En nuestros ojos, a maldita creencia
y a muerte vestida de destino.
20
17comentarios 127 lecturas versolibre karma: 103

A veces el universo

A veces el universo
se atasca en un abismo,
ese que deja muda a la letra,
ciego al sentimiento,
a veces el universo
se atasca en las orillas
del recuerdo.

A veces el universo
suplica piedad
de las almas,
y pide clemencia por las mismas.

A veces el universo
va de la mano,
con otro universo,
a veces hace de sí
mismo lluvias,
e inunda mares,
donde creía
haber desiertos.

A veces el universo
se llena de dudas,
y rompe en letras
las penas que viven
dentro de sus sentimientos.

A veces el universo,
es solo otro universo,
y de vez en cuando,
cabe el mismo,
en la escritura de un verso.
leer más   
16
6comentarios 87 lecturas versolibre karma: 96

Contigo a tu lado

No solo te quiero,
no solo te amo,
no solo te siento,
no solo te adoro,

no solo te recuerdo,
no solo te admiro,
no solo tu silencio
llevo por dentro;

estoy y me quedo
contigo a tu lado
después de muerto,
no solo no vives en lo eterno.
leer más   
5
2comentarios 25 lecturas versoclasico karma: 53

Pasan los años dejándonos siendo la luz..... (I)

Pasan los años
dejándonos siendo
la luz
de las farolas
titilantes.

Las paredes guardan
luz de sombras.

En sus recovecos
duermen los recuerdos
de quienes fuimos.

Pasan los años
dejándonos siendo
la obscuridad
de las farolas
fundidas.

Nacemos.... Morimos....
bajo sombras,
se mueven con
el ocaso dormido
antes de la
incabable despedida.

Así....

  pasan
los
daños..
leer más   
5
sin comentarios 13 lecturas versolibre karma: 71

Fuego Fatuo

Asida va de la gracia la desgracia; la ruleta que impulsa los dedos del destino desmentido en la ilusión de su carnaval...
Una máscara dispuesta en la faz ajena. La canción repetida de las malditas faenas.

Un beso que hace un lustro, abrazaba, y hoy, sólo besa a sus espaldas. Un abrazo comprometido con el sueño del nunca despertar; del silencio que llora mientras su alarido se ríe en la gota desdibujada del desencanto ancestral.

No predice siquiera la noche, pues imposible es tejer presente y girar rueca en reversa, ni desnuda al día su profecía cuando no desea el discurrir de las cortinas... La pólvora aún tibia, impregna de injusticia a la convocación de un joven relicario. Húmeda le va la causa a causa de sus tristezas; tristezas antiguas bajo esa nueva cera... que no menguan; que derriten la verdad breve al calor de la lupa convexa...

Es el daño, el ignorado. Su recriminar es la posesión de lo despreciado. Es la lluvia que no era nube y la melodía ayuna de nota. Es arrancar a golpe puro, el afiche numerado del almanaque y suscribir con tinta, las piezas sueltas a los hechos de la compartición viril con aquellas Dulcineas a sus horas solas...

Es añorar, tornarse en coraje para acallar sus ojos entrecortados de nostalgia. Invocar en la melancolía todos y cada uno de los nombres; de los rostros del alguna vez, su delirio cercano. Apagar la prohibición y prender incienso en lo profundo del lecho obscuro... concentrar su combustible y consumirse en la única almohada rota a mordidas de promesas; de recuerdos. Recuerdos de desencuentros leales y encuentros fallidos. Recuerdos que arañan, rogando a cada ser sublime de su tiempo, ser por no ser ni haber sido... Implorar perdón por no llamar al pan pan y al vino vino... a lo todo comido; a lo todo bebido; a la mascarada que habita dentro de su propio Dèja Vú y desde sus adentros hacia el todo, su todo vivido.

La vigía se estrena. Pretender desapercibirlos arrepiente íntegra la devoción.

Latires...


Alma a pecho tierra
ardiendo en leña verde...
todas las estaciones,
en llamas de su propio
fuego fatuo.





Yamel Murillo



Incisiones.
La mirada sorda©

El Diario de Paloma©
D.R. 2017
leer más   
6
2comentarios 41 lecturas prosapoetica karma: 79

Entre tus islas

El sello de tus ojos permanece
notas erizadas vuelan
perfumando los infiernos
de mil insomnios sobre piel

El gemido de tu noche
descarga en el oído
pasionales torrentes
que encienden recuerdos:

Tu movimiento
oleaje viviente
que da la luz al chacra sacro
perdiendo entre tus océanos
la torre de mi Atlántida

Tus manos
lazarillos de las mías
encaminan
hacia tus laderas, tus colinas
exploran cada gruta de tu cuerpo
sin restricción ni secretos...

Tus ríos
aguas que agitan los fuegos
que sacian al alma
dejando sediento al cuerpo
beberte ahora
es anhelo vital
prioridad de la carne
deseo de amaneceres
inquietud de los latidos...

Tus aromas
vicios inexplicables
que se precipitan en sábanas
y se impregnan
justo en la apertura
del deseo abismal

Tu cuerpo
manjar fino
sabores tersos
banquete único
esencia de la vid
vainilla y canela
fruta madura
miel a brote de panal

Sobre cada papila
descansan notas
de sudor
de salivas
de tus néctares...

bailan en la lengua
miles de sensaciones
en lenta degustación
hace treinta y tres lunas llenas...

Extraviados los sentidos
en los pliegues de tus espasmos
cae mi todo
en ese vacío
que vuelve lava la sangre
mientras erupciona el volcán
aprisionado entre tus islas...

***************************
Entre tus islas
2018
Transmisor d Sinestesias©
leer más   
14
13comentarios 110 lecturas versolibre karma: 104

Dulce despertar

La soledad me carcome
Cada día de mi vida
No encuentra consuelo
Mi alma herida.

Los caminos se cierran
En un laberinto sin salida
Solo me queda esperar
Que se vaya mi agonía.

¡Pobre de mí!
Que ya no tengo sueños
¡Pobre de mí!
Porque ya no me esfuerzo.

Salir adelante
Ya no puedo
Y por eso cada día
Me ahogo en lamentos.

Pero de pronto llegaste
Llenando mis días de alegría
Gracias a ti
Puedo sonreír llena de vida.

Fuiste la luz
Que alejo mis tinieblas
La cura a mi dolor
Que ya no me atormenta.

Gracias a ti
Mi vida ha cambiado
Y solo quedan los recuerdos
De mi oscuro y triste pasado.

Tú llegaste a mi vida
Como un cálido rayo de luz solar
Haciendo que mis entrañas
Tuvieran un dulce despertar.
leer más   
14
4comentarios 72 lecturas versolibre karma: 99

Jugando

Yo sigo jugando con tus recuerdos,
con tus idas y venidas,
con tus besos en mis nodos.

Yo sigo jugando al escondite con mi corazon,
intentando que la razón no le encuentre,
por qué entonces será mi fin
, y el tuyo.

Yo sigo jugando a recrear(te) en mi cabeza,
a imaginar(te) paseando por las calles de Málaga
agarrado a mi,
desde tus ojos.

Yo sigo jugando a que te tengo
bajo las sábanas, clavado en mi,
bailando a compás de mis caderas.

Sigo jugando porque lo prefiero así,
sin concesiones ni promesas,
sin roturas.

A mí gusto.
Cuando me apetece(s).
Ya se me irán las ganas de jugar...
leer más   
16
6comentarios 63 lecturas versolibre karma: 108

A veces encontramos personas que tienen Ángel

A veces encontramos personas que tienen Ángel, que nos cambian la perspectiva de las cosas, personas para quienes lo más sencillo puede constituir un sueño.

Cierta noche de regreso al hotel donde trabajaba en el área de finanzas, pues debía firmar unos papeles de reembolso a un cliente, yo estaba molesta por el contratiempo de tener que volver al trabajo en la noche, al salir y pasar por el parqueo, el custodio me saluda amablemente por mi nombre, me aproximo para devolver el saludo y veo sobre la silla un libro, es uno de mis favoritos ¨Cien años de soledad¨

…le digo –me encanta ese libro, el señor muy amable me contesta –si ya la he visto sentada en el parque del hotel, leyendo a García Márquez.

Es un señor de aspecto pulcro, muy educado…realmente no me había fijado antes en él y si no es por el libro quizás nunca lo habría notado, solo hubiera saludado y seguido mi camino.

Pero el sí parece conocerme, me quedo un rato conversando con él.

Me cuenta que es ingeniero en construcción civil, ya retirado, que estuvo en la guerra de Angola y que vivió muchos horrores allí, y recuerda uno macabro, en donde les hicieron una emboscada en un puente, allí murieron varios amigos.

Cuenta que, al derrumbarse el puente, él cayó debajo de muchos cadáveres, estaba herido, pero consiente, pasó tres días ahí en ese infierno de sangre y muerte, no había agua, estaba seco el lecho del rio a causa de la escasez de lluvias, a los tres días lo rescataron.

Le comenté que las guerras se roban las almas de las personas.

Me dice que solo pudo conservar la de él leyendo mucho, entre combates y escaramuzas. Y que a falta de libros nuevos releía los que tenía a mano, y siempre encontraba algo nuevo, dice recordando.

Y ahora está realizando su sueño, el sueño de leer todo el rato, ya que el empleo de custodio se lo permite, siente que ahora está realmente viviendo, que realmente eso lo hace feliz…

…ni cuenta me di de lo rápido que pasó el tiempo conversando con Ángel, mi amigo custodio, al irme se me había olvidado el enojo y había conseguido un amigo, hasta hoy conversamos de libros, poesías, de contratiempos, de la vida misma.
15
17comentarios 143 lecturas relato karma: 100
« anterior1234550