Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 3100, tiempo total: 0.039 segundos rss2

Vida en plenitud

Tierna es tu mirada
al otro lado del mañana

dibujada por nubes ya disueltas
que formaron cielo,

por noches muy oscuras
que conservas dentro,

por bellos paisajes abiertos
y frágiles recuerdos...

Dulces son tus ojos
vacíos ya de lloros...

Vida en plenitud.
leer más   
8
10comentarios 40 lecturas versolibre karma: 94

No encuentro nada...

No encuentro nada
que asocie, en mi retina,
con tu recuerdo.

Fue en Salamanca,
comienzo de un verano,
donde nos vimos.

Fin de semana
vivido intensamente,
tan añorado.

Fuimos felices
deteniendo las horas,
parando el tiempo.

Y nos amamos,
así lo proclamaban
los corazones.

En la partida
brotaron unas lágrimas,
quizás de miedo.

Y con el tiempo
negaste y cuestionaste
el sentimiento.

Lloré en silencio,
no pude comprender
por qué mentías.

Dudé de ti,
e incluso, en tus palabras,
dudé de mí.

Pero tu voz,
diciendo que me amabas
era la prueba.

Y la guardé,
oculta con mis lágrimas.
Nada te dije.

Sigo pensando
que amar es algo fácil
si se es sincero.

Rafael Sánchez Ortega ©
16/06/18
7
5comentarios 34 lecturas prosapoetica karma: 96

Destrozados sueños de vidrio

Destrozados sueños de vidrio
flotan en el espacio entre el silencio y la espera,
vidrios de luna blanca que se rompen al rozarse
ante el inmenso asombro de la esperanza perdida
que busca y no encuentra sitio para alojarse…

Se ha fragmentado la luna blanca
y sus trocitos se van perdiendo,
en brazos del viento se van, se van apagando,
y ya no son quienes eran,
son otros, son ajenos a ellos mismos, a nosotros,
a los recuerdos y a los sueños
que se quedan atrapados en la tristeza.


Maricel 18/06/2018
11
14comentarios 41 lecturas versolibre karma: 96

Cuando el corazón escampa

Ya no llueve,
ya el cielo no nubla
sus arrabales
de montañas rosadas,
las viejas miradas
han dejado de ser
tan grises,
la lluvia ha dado
espacio al sol
sobre las mejillas.

El Jazz acampa
en los oídos,
de los apasionados
escritores,
que dan vida
a las letras en versos
de su universo.

El sol
ha dejado de quemar
la lluvia
ha dejado de doler.
las mañanas,
el pasto fresco,
el "Buenos días"
de una madre,
las ganas
de querer,
el querer poder.

Las mañanas
ya son frescas,
las tardes
han caído
cálidas,
y la noche
se ha vuelto nuestra.

Ya no hay escombros
en el cementerio de
recuerdos,
al son del fuego
se han vuelto cenizas,
se han ido
sin decir adiós,
el tiempo pasó,
y al mal
se lo llevó la brisa.

Ya
la falda de la luna
no baila sola,
y el sentimiento
olvidado
ha tomado vida
como recuerdo,
ya
la vida no va
tan lenta,
va rápida
para el loco
que fingió ser
feliz,
cuando siempre
habitó
en la mente
de un cuerdo.

Pero escampa,
para los ojos
que llovieron,
y ahora,
sale el sol
por las mañanas,
con su abrigo de piel,
para el corazón
que supo naufragar
algún vano
sentimiento perverso.
leer más   
14
16comentarios 61 lecturas versolibre karma: 92

Sabor a olvido... Senryu

Sabor a olvido
tienen ya mis recuerdos
mientras quizás.
leer más   
18
6comentarios 57 lecturas japonesa karma: 94

Rosas azules

Rosas azules bañan tu cuerpo
cuando tu mirada arquetípica
chirría palabras de lamento.
Que el cielo no es azul, que es tormento.

¿Gritas entonces al decirte
mi alma roñosa, melancólica
cuánto y desde cuándo te quiero?
Abre desde el susurro tu voz
porque tu mente ya la he descubierto.

Rosas azules bañan tu cuerpo,
azules como el que mira
un mar de remotos recuerdos.
10
3comentarios 60 lecturas versolibre karma: 102

Ͼἇ₱ἇ₰ Ðἕ ϾłἕŁØ (Colaboración con @Constanza_Everdeen, @rebkTD, @delaotapia)

Llevaba varias capas de inviernos,
pero se sentía desnuda
cuando la dejaba sin palabras.

Rascando la escarcha de la espera,
cada fonema que ella latía
él la recogía con mimo para guardarla
cual perla en el cofre de su pecho.

Sus labios no murmuraban tanto
cómo lo hacía su piel,
cuando cada poro recitaba una sílaba
en la poesía de su entrega.

Sus manos balbuceaban torpes caricias,
sus ojos tintineaban miradas saltarinas,
el reloj de su miedo incendiaba el tiempo.

Ah! El tiempo...
que hoy me grita su ausencia
mientras mis sábanas se baten en sollozos
y se desmoronan tristes cómo su último recuerdo.

Y vuelvo ...
vuelvo a vestirme de invierno,
a deshojar cada pétalo
que protegía tu lecho...
Y Vuelvo,
vuelvo a ti, a tu recuerdo,
a mi suspiro hecho hielo
que hoy se deshace en tu olvido.

Pero hubo un tramo de cielo, donde yacíamos cercanos al mar,
enredados en lumínica concupiscencia,
corriendo a través de bosques salados, rimando los cuerpos,
el hambre, engendramos la eternidad, vivimos el poema.
leer más   
19
22comentarios 136 lecturas colaboracion karma: 99

En el cielo

Así como el rayo de luna
deja ver las ilusiones nocturnas
y hace de ti un sentimiento,
¡Así suspiro yo!

Así como la niebla esconde la estrella
que de mis ojos borra
y el corazón envuelve en un eterno letargo,
¡Así me olvidas tú!

Así como el ocaso viste
con trajes de seda violeta
y transforma el cielo en armonía,
¡Así te recuerdo yo!
leer más   
11
5comentarios 52 lecturas versolibre karma: 100

Ahora que no estás

Ahora que no estás, pesa tu ausencia
y el vacío inllenable de tu espera
falta el dulce olor de tu primavera
y el carisma que adorna de tu inocencia.

Ahora que no estás ,se acumula tensión
en los puntos donde más me duele
tu recuerdo golpea y hiere
y me hace trizas el corazón.

Ahora que no estás entiendo
lo que la soledad comprende por amor
el verdadero significado del dolor
y de la amargura que estoy sintiendo.
leer más   
14
14comentarios 89 lecturas versolibre karma: 95

Postales

9 octubre 2007
Hola mamá,
aprovecho que ha salido el sol para escribíos una postal sentado en una terraza, preveo que será de las últimas veces que podré hacerlo en los próximos meses. Ya estoy instalado en mi nuevo apartamento, a las afueras de Uppsala, a una hora caminando más o menos, pero me gusta el sitio. Es tranquilo, no hay casas a la vista desde las ventanas y el silencio es magnífico. ¡Viviendo en Barcelona me había olvidado de lo que es el silencio! ¡Qué maravilla! Y el paseo hasta el centro otro regalo, bordeando el río, o cruzando por el bosque. A ver si cuando lleguen las primeras nevadas pienso igual. En fin, una postal no da para mucho. En la foto, la catedral. La majestuosa catedral de Uppsala. Para haceos una idea de la ciudad-pueblo, volved a ver "Fanny och Alexader" está toda filmada allí, y las calles y edificios siguen iguales. Si mal no recuerdo, M tiene mi copia de la cinta.
Besos y un abrazo muy fuerte a los dos!! Recuerdos al resto de la familia.

14 octubre 2007
Enric, nano, ¿cómo va la vida por allí abajo? ¿Sigues trabajando para los malos? Por aquí todavía ando un poco despistado, cuesta hacerse a cada nuevo país. Costumbres nuevas, funcionamiento de las cosas distinto, idioma nuevo… en fin que sigo dando vueltas en mi pequeña piscina un poco alieno todavía a la vida que transcurre a mi alrededor. Creo que en parte sigo junto al Mediterráneo, pero confío que el frío creciente ayude a distanciarme de esos recuerdos. Para sorpresa mía, hace unos días me descubrí maravillándome con las rubias. ¿Quién lo hubiese dicho, no? Es un enamoramiento escénico. Una luz oblicua, los árboles dorados, encendidos por el otoño, y ellas deslizándose sobre sus bicicletas levantando un mar de hojas secas. Sus cabelleras son como oro y vuelan junto a sus bufandas. No me he detenido en el rostro de ninguna de ellas, es la imagen del otoño, la bicicleta y la melena la que me cautiva. Aprovecho cuando sale el sol para tumbarme en alguno de los parques de la ciudad a leer y ver pasar chicas en bicicleta. Así pretendo olvidarla… la distancia geográfica ayuda. Saber que no existe la posibilidad del encuentro ayuda a ir despidiéndome de su dolor…
Espero recibir en breve noticias tuyas, y de cómo sigue todo por allí.
¡Cuídate mucho! Un abrazo


22 octubre 2007
Hola Maia,
Muchas gracias por la llamada del otro día, fue una grata sorpresa volver a oír tu voz después de tanto tiempo. Bien pensado, tampoco ha transcurrido tanto tiempo, no llevo un mes aquí todavía, pero tiempo y espacio actúan sinérgicamente incrementando la sensación de ambas. La mente trabaja de una manera curiosa, borra y reinventa recuerdos. El otro día me visitó una imagen de nosotros sentados en una cala de Colliure contemplando el mar, pero luego pensé que nunca estuve contigo en Colliure. Planeamos ir más de una vez, tenía que enseñarte la tumba de Machado y las colinas desde donde Matisse robaba la luz al Mediterráneo para sus lienzos, pero nunca llegamos a ir juntos. Si tienes oportunidad de ir algún día, ves. No te defraudará, es un pueblecito precioso. Todo y así aparecías en el sueño… que traidora que llega a ser la memoria. En fin, se acaba el espacio. Algún día viviré en una granja de madera roja, torcida y destartalada como la de la foto, ya sabes como me encantan estas cosas. Cuanto más viejas mejor, y por aquí en los alrededores hay muchas de éstas. Ya te contaré.
¡Cuida bien de mi pequeño! Ráscale bajo la barbilla, que ronronee, era lo que más le gustaba que le hiciese.
¡Un abrazo muy fuerte!

14 noviembre 2007
¡Primeras nieves! ¿Os lo podéis creer? Mediados de noviembre y ya lleva tres días nevando a nivel de mar. Fue acostarme un día, y a la mañana siguiente levantarme y encontrarme todo el paisaje cubierto por un velo blanco. Se ve todo tan limpio y virgen que por las mañanas hasta me duele ser el primero en pisarla y abrir camino a través de ella. Ensuciarla y sobre todo quebrar el manto que extiende cada noche sobre todo. Esconde todos los defectos de las calles, la suciedad, diría que lo homogeneiza todo, sepultando toda la fealdad urbana. En cuanto pueda os mando unas fotos de la casa y alrededores para que veáis como ha cambiado la cosa desde que llegué hace un par de meses. Espero que por Pirineos todo vaya bien. Supongo que ya habréis encendido la chimenea estos días y gozaréis de vuestro retiro en compañía de la Cara y los nuevos perros de adopción de los vecinos… si los alimentáis y los dejáis tumbarse junto al fuego ¡no me extraña que todos acudan a vosotros! A este paso, pronto os van a echar las bestias de vuestro propio hogar.
Besos. Recuerdos a las abuelas. Que no se preocupen, que me abrigo y me alimento bien… que el clima no es tan malo. Como dicen aquí: no hay mal tiempo sino ropa inapropiada. Sabiduría nórdica.
¡Más besos! que estos ya no me caben…

26 noviembre 2007
Ay Maia, la nieve es preciosa, pero aquí la hay en exceso… es un no parar. Nada malo con la nieve, lo peor es el hielo, los bloques de hielo que se van compactando al paso de la gente y los vehículos, allí los zapatos no se agarran bien y no es difícil patinar. Nunca pensé que a mi edad tendría que volver a aprender a caminar, pero así es. He descubierto que el andar sobre el hielo requiere otro estilo… a base de tortazos pero he caído en la cuenta finalmente, eso sí, después de caer literalmente cuatro veces en tres días al suelo. Cuatro patinazos y mi rabadilla que ya no da más, está bien dolorida. Todo y así este fin de semana me he dejado convencer para que me lleven a patinar al lago. Ya ves, al final patinaré… te negué el privilegio de verme caer varias veces en nuestros viajes a Alemania. Recuerdo que cada vez que en un pueblo había una pista de patinaje para niños en la calle me animabas a probarlo. Me estirabas de la manga de la chaqueta entre risas imaginándome con los patines entre todos aquellos chiquillos acelerados. Entonces no hubo manera, conseguí escapar a la caída sobre el frío hielo, todo y que sabía que me ayudarías a levantarme una y otra vez, y sostendrías mi mano. Esta vez, voy solo, dispuesto a caer y levantarme por mi propio pie, pues no dudo ya que caeré. Ya te contaré la experiencia.
¡Un abrazo!
leer más   
10
11comentarios 114 lecturas prosapoetica karma: 94

El Fénix

Caminando cabizbajo
en mi mundo de tinieblas
de un pasado de tormentos
sumergido en la miseria.

Voy pisando los pedazos
de aquellos sueños en vilo.
Ya mi sombra no distingo
las penumbras me gobierna.

La esperanza yace muerta
en los campos del olvido.
Los recuerdos son tormentas
y yo un náufrago rendido.

Inundado en mis memorias ya no busco redención,
solo quiero hallar la paz en este mundo de cartón,
de apariencias, de mentiras y de falsos juramentos.
Decepciones de personas que asesinan sentimientos.

A mi izquierda veo al diablo fingiendo ser pitonisa,
prediciendo mi futuro me señala la otra esquina
donde se encuentra la muerte con su macabra sonrisa,
esperando con paciencia. Mi hora llega, ya está escrita.

* * *

Desvanecen las tinieblas y levantando la mirada.
Una luz que me enceguece resucita mi esperanza.
Resurgiendo como el fénix desde sus propias cenizas
le veo expandir sus alas y alzar vuelo con la brisa.

Viento suave que acaricia
lentamente el corazón,
cicatriza sus heridas
llevándose mi dolor.

Al destello, con intriga le pregunto ¿tú quién eres?
Con voz tierna, bella y pura me responde lo siguiente:
"Soy tu padre, soy tu madre, soy tu hermano, soy tu amigo
soy el ángel que te guía, no te rindas, soy tu hijo."

Ahora avanzo y miro al frente,
hacia un mundo diferente,
a un futuro de promesas
que le sigue a mi presente.
El pasado ya no importa.
Las cadenas de mi mente
ya se rompen, no soportan…
ellas ya no me detienen.
13
5comentarios 64 lecturas versoclasico karma: 93

Canción para mi niño muerto

(3 Jotabé)



Ese niño yerto en aquella caja,
clavó en mí su fría tez cual navaja.

Destrozándome el pecho y sentimiento,
reavivando el viejo sufrimiento,
que pensaba llevado por el viento,
donde la voz nunca habla de lamento.

Donde en roca se torna el corazón,
tras una venda de gruesa aflicción.

Pero fue el acre olor de su mortaja,
o quizá fue su aspecto somnoliento,
quien golpeó sin tregua mi razón,


creando en mi recuerdo la figura,
de un pequeñín de cálida lisura,

y piel blanca como la de un armiño,
al que todas las noches con cariño,
besaba sus mejillas con aliño,
pues ese tierno infante era mi niño.

El hijo que mi esposa en sus entrañas,
concibió y luego parió con sus mañas,

Cuidó y amamantó con gran ternura,
mientras mi hijo con un pícaro guiño,
reía todas las pizpirigañas.


Pensaba mi vida llena de dicha,
hasta que el cruel destino movió ficha,

y un drogadicto triste y tembloroso,
de muy mala ley y corazón buboso,
mi paz golpeó en derribo y acoso,
llenándome de un vacío espantoso.

Mi ánima llorosa gritaba herida,
y mi voz enmudecía aterida

con la realidad de mi desdicha,
pues al cubrir de tristeza aquel foso
en él enterraba mi propia vida.
leer más   
14
6comentarios 68 lecturas versoclasico karma: 100

Mi pueblo

Dicen que es el agua
de sus manantiales,
dicen que es la calma
en sus días primaverales..

Dicen de su playa
que en abril desmaya,
que de un rojo eterno
el sol tiñe sus rocallas.

Dicen que es un pueblo
con más de mil batallas,
dicen que el recuerdo
permanece en sus murallas.

Quizás lo primero
que me viene al alma,
es un mundo entero
de ilusiones en la infancia.

Dicen que en invierno
las estrellas bajan
y alumbran el cielo
de esa aldea renacuaja.

Dicen que exagero
porque esta es mi casa,
dicen que si muero
me pondrán aquí una estatua.

Y yo solo quiero
ver su puerto al alba,
sentado en su ladera
de moqueta en flores malva.

O con mi velero
recorrer sus calas,
casi que prefiero
no perder de vista nada.
leer más   
6
3comentarios 31 lecturas versoclasico karma: 83

Caían las estrellas

Guardaba en un tarrito cada estrella que le guiñó un ojo en las noches en vela.

Tenía cristales brillantes por docenas, de todos los tamaños, de mil intensidades.

Cuando cerraba los ojos, soñaba entre reflejos luminosos que le besaban la frente.

Cada caricia cabía en un haz de luz.

Silbaba en la oscuridad con la seguridad de que siempre tendría unas motitas de recuerdo...

(Y sonreía. Siempre sonreía)
leer más   
17
19comentarios 100 lecturas versolibre karma: 89

Costurera del alma

Tejía el alba desperezándose entre su nombre.

Daba las buenas noches a la Luna sabiendo que podría tejer de nuevo al día siguiente.

Nunca deshizo el nudo.

Murió entrelazando recuerdos.

...
leer más   
14
16comentarios 104 lecturas versolibre karma: 85

Funeral a media noche (Resubido)

En los tejados de la mente, le dije a un recuerdo: "Bájame la luna, mañana te la pago."
La grima del alma sin voz, que retumba el silencio,
como el peor de los ruidos.
El baile de brujas,
el canto de hadas,
en las miradas perdidas se encontraron las
penas,
las causas perdidas de sueños no deseados.

Cada noche en espacios de congregaciones en medio de la especulación,
se trazaban los ríos causados por la lluvia,
el charco de sangre del desvelo,
el enjuiciamiento tomaba rumbo cuando revivían mis penas de ataúdes,
en nombre de mis alter-egos.

Las miradas veían con ansiedad mi debilidad de sucumbir,
las voces murmuraban las dudas del sometimiento,
risas de niños hacían un circulo al rededor de un agujero en medio del desierto.

Y una pequeña sombra a escondidas exclamó, "Olvídalo todo, te convertiste en el fantasma de tu pasado."

Ahora muero cada noche, y juego con los recuerdos de mi mente, a mi propio funeral.
leer más   
3
2comentarios 19 lecturas versolibre karma: 43

Senryu

Por esta playa
caminabas amor
y te recuerdo
leer más   
5
sin comentarios 21 lecturas japonesa karma: 55

Detuvimos las horas...

Detuvimos las horas
y compramos el tiempo,
ese espacio invisible
con pasión y deseos,
y también intentamos
contener los lamentos
de los labios sensibles
por la brisa del viento,
y es que el hombre que espera
la respuesta del eco,
es un niño, en el fondo,
buscador de mil sueños,
es el alma sensible
a captar todo aquello
renovando su vida
a través de los versos...

Detuvimos las horas,
un instante pequeño,
un fragmento en la nada
y vivimos sin miedo,
aún recuerdo la tarde,
aquel cuadro pequeño,
y una linda figura
realzada en el lienzo,
y es que el mar asomaba,
y en el fondo un velero,
con las olas altivas
sin parar sacudiendo,
y venían en ciclos,
estirando su cuerpo,
y elevando la espuma
golpeaban de nuevo...

"...Detuvieron las horas
unos labios traviesos,
los relojes pararon
dando paso a los besos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
15/06/18
10
4comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 84

Color vital

Quisiera soplarle al viento todos los colores que pintan mis lunares, repartidos por mi vida y por mi piel.

Con los dedos acaricio el papel, pigmentos terrosos de holy y cañas de azúcar.

Me siento libre, como libélula violeta entre brotes de bambú. Verde manzana y madera gastada.

Cierro los ojos y el aire caliente del solsticio despeina mis miedos. El melocotón decora mis pómulos, el bermellón, mis venas.

Tengo recuerdos azules y horizontes claros. Tengo besos color chicle y susurros fluorescentes.

El color de la plenitud da vida a mis años. Mis metas son de tonos intensos, han ido llegando como fuegos artificiales.

Agradezco al presente la luminosidad de personas entrañables, el calor de la risa y la sensación refrescante de las almohadas sin remordimientos.

Soñar a pleno color y guardar trocitos de mi vida en esos negativos que jamás caducan. Porque el blanco y negro también existen. Porque sombrean fotogramas como escalones al cielo.

Abro las alas color pomelo, las de atardeceres suaves. Las de mañanas limpias. Las de estelas de aviones pespunteando las nubes.

Y revoloteo entre cometas, aquí, ahora.

Me desnudo el alma. Pinto la vida con luz en los dedos.
leer más   
6
7comentarios 34 lecturas versolibre karma: 71
« anterior1234550