Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 560, tiempo total: 0.016 segundos rss2

Pasos impares

Libro: Apotegmas en el desierto (2014)

Cuando quiero escribir, simplemente me limito
a bostezar imágenes, mal dormir instantes,
y esperar que se haga de noche en mi obstinación
entre irrealidad y desamparo.

En un reino octosilábico habito un palacio
de cartón; mis rimas, tan forzadas como siempre,
tan mediocres como nunca, me dejan conforme,
lo cual es suficiente para mí.

Nunca me lo he planteado así, pero quizá me
dedique a derramar tinta por no querer gastar
saliva; desnudo de los miedos para abajo,
me pierdo por los atajos de la vida.

Persigo el dulce amor de las derrotas sonriendo
ante recuerdos suicidas que buscan llamar la
atención, encuentro lo infinito a la vuelta de
la esquina, en un jardín sin flores.

Mis silencios pecan por soberbios; ocasos que
besan vagamente los labios equivocados,
me enfrento al papel gritando adjetivos que evito
nada más empezar a expresarme.

Y eso es mi poesía, un impreciso sabor a
nostalgia, un conjunto de nuncas que osan salir
a caminar con obscenidades de etiqueta,
con pasos impares y vencidos.

Confieso que a veces me detengo demasiado
en el relato furtivo de un país de lobos
sueltos, lagrimeando por un futuro que no
llega ni siquiera a pesadilla.

Huésped del cuerpo que me ha tocado, arena
en la inmensidad de la vida, siempre dedico
renglones a hacerme preguntas inoportunas,
pisando cristales por deporte.

También deshojo en forma de caricia, crónicas
de los inviernos inhóspitos en pabellones
polvorientos, portando la condena a contemplar
expediciones de soledades.

Resumiendo y sin extenderme en tantos detalles,
expongo como teoría una nimia conclusión:
los poetas escriben porque tienen talento,
yo lo hago porque me da la gana.
10
3comentarios 47 lecturas versolibre karma: 117

De-liras

Mirada embaucadora,
oscilante en la brisa evanescente,
me incita embrujadora
flotando en el ambiente,
secuela de un deseo que es creciente.

Palabra aduladora,
la que traza un relato convincente,
es íntima y sonora,
el verbo que no miente,
navegando por tu labio sonriente.

Bebida embriagadora,
mezcolanza de besos y aguardiente,
en boca, abrasadora,
el elixir ardiente
que fluye en mi interior, efervescente.

Me bailas seductora,
la danza que me envuelve sugerente,
a veces retadora,
tan cerca y tan caliente
excita al corazón vivo y latente.

Mi mano exploradora
me guía hasta ese pecho tan turgente
tentando pecadora.
Mi lengua está impaciente,
y la tuya me responde obediente.

Tu vulva acogedora,
se desborda empapada en un torrente,
y siendo vencedora,
recibe la simiente
del placer que fulgura iridiscente.

El alba cegadora
ilumina tu cuerpo reluciente,
la germinal aurora
que acaba la indecente
noche, en la que me abrazas cual serpiente.
16
12comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 98

Otro amor pasajero

LAS CENIZAS DE UN ANÓNIMO.

OTRO AMOR PASAJERO.


Creo que inconscientemente él aceptaba lo que estaba pasando, pero lo negaba.
Ella sabia lo que quería, no era él.
Ella dejo de escribirle, ya no lo llamaba.
Él rogaba, pero se canso.
Dejaron de hablarse. Hoy son dos desconocidos.
Hoy no esperan mensajes ni llamadas, pero comparten mil recuerdos que jamás morirán.

-JOEL B. LEZAMA.
leer más   
5
4comentarios 26 lecturas relato karma: 51

Saboreándote

Amor a las finas hierbas;
perifollo y cebollino,
estragón y perejil.
¿Es Albahaca o es tomillo
lo que me hace estremecer?
Dulces aromas percibo
a tu paso junto a mí.
Agudizo mis sentidos
y en tu dulce compañía
me entrego a ti y no concibo,
no volverte a respirar.
Soy salvaje en mi delirio;
con pasión sigo tus huellas
pues nunca ha de ser delito,
que yo beba en tus aromas.
Entre mis ganas elijo
que además de tus fragancias,
degustaré y no declino,
el sabor que con tus besos
vestiré nuestro destino.
Pura ambrosía que apuro,
como copa de buen vino.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/05/20/escribe-tu-relato-de-mayo-iv-la-tripulaci
14
22comentarios 107 lecturas versoclasico karma: 101

La leyenda del poeta

(Esta fábula está dedicada a todos aquellos que al elevar el espíritu a través de sus letras, han hecho el mundo más hermoso, gracias poetas)

-----
La leyenda del poeta
-----
-----

Dios quiso al hombre cuando advino
En el umbral que de otros seres lo divide
Allanó con virtudes el camino
Y la creación es la añoranza que los une
-----

Cuenta una vieja leyenda
Que Dios amó tanto lo que hizo
Que le regaló la decisión de su existencia
Y el poder de salvarse por sí mismo
-----

Hubo un hombre que de lo bello afana
Que hizo de las palabras un anhelo
Que usó lo hermoso que Dios emana
Y dijo palabras con ecos en el cielo
-----

Encontraba en lo ordinario de las cosas
El trazo sutil, heredado del dios artista
Relatos de flores surgentes de aguas fangosas
Y actos heroicos en la guerra misma
-----

Él supo de una mujer que como luz surgía
Que hizo que las flores la miraran
Que ocupó los encantos y los vestía
He hizo que sus versos la adoraran
-----

El día que él tuvo a la mujer en sus ojos
Aunque ausente nunca dejó de verla
Ella no escuchó los delirios amorosos
Y no hubo versos con cuales detenerla
-----

Aquel hombre olvidó la misión que concebía
Quiso ser dueño de la belleza que narrara
Por despecho ignoró las auras que veía
Y olvidó sus versos entre su voz expiada
-----
Ella desdeñó lo mejor de las criaturas
La vanidad se postró como ceguera
Sus mismas virtudes fueron ataduras
Y destruyó lo que en el alma se venera
-----

Entre hojas su juventud se fue con el viento
Entre hojarascas ella se miró al espejo
Se dio cuenta que al correr del tiempo
Los versos de él, eran más bellos que su reflejo
-----

No soportó la ausencia de miradas
Ni el ciclo de su piel que se marchita
Sus razones de vivir sin él, están envenenadas
Igual que el fruto, que hoy su muerte precipita
-----

El viento va cantando los rumores
Se posan hasta la cama que un viejo habita
Y se rompe el silencio en pedir perdones
Y en la salvación que dos almas necesitan
-----
Él siempre suplicó por ella
Por el peso de llevar tanta hermosura
A nadie le importó nada fuera de lo bella
Como si hubiese vestido una armadura
-----

Nunca existieron tan bellas plegarias
Seres de luz quedaron conmovidos
Y con ellos las presencias necesarias
En la magia donde fueron concebidos
-----

Cuentan que él visita todos los senderos
Y recita el misterio del profeta
Y cuando evoca los tiempos venideros
En el mundo nace algún nuevo poeta
-----

Cuenta una vieja leyenda
Que desde la luz inspira una linda doncella
Y cuando alguien escribe un nuevo poema
¡Se inspira, en nombre de ella!
-----
-----
Jorge Alfonso Ruiz Galindo
(Poeta Gotzon)
Este poema se publicó en el libro " Cosmos de poeta"
(España)
11
2comentarios 81 lecturas versolibre karma: 83

Cinco botellas de vino

otro viernes del tiempo que se va descontando
para contar mi relato
a quienes me acompañen
en la mesas de este bart
y asi te perderé por cada vez que lo repita

comienzo con cinco botellas
porque son los años
que te ame sin precaución
perdiendo con ella mi pasión al amar

el vino tu favorito
lo escojo para llegar a rechazarlo
como rechazamos la vida juntos
y con el desvanecer mis recuerdos por ti


otro viernes mas
de estos miles que faltan
leer más   
6
1comentarios 30 lecturas versolibre karma: 70

La Sirena Samurái

Ella es inquieta y luchadora. Se mantiene atenta por si necesita de su ayuda. Pero jamás interviene porque sabe que los procesos son personales y únicos. No tolera el dolor, ni físico ni mental, pero eso en vez de ser una debilidad es una de sus mayores fortalezas. Le permite sentir empatía por quienes sufren. De sus ojos sinceros emana toda la fuerza con la que se puede comenzar el día. Son como fuente de Castalia. Si se la consigue, puede arreglarle la jornada. No hay oídos mas amables que los suyos, siempre dispuesta a calmar las aguas que no pueden contenerse dentro. No desperdicia palabras, así que, si decide regalarle algunas, aprécielo. Seguro servirán para traerlo de regreso a tierra. Locuaz y silente, monje y samurái. Ella puede serlo todo a la vez.
Una mañana, despertó con la sensación de ser el Monte Fuji. Le gustó tanto que sus cabellos empezaron a transformarse en un hermoso arcoíris que devino en azul rey. No hubo argumento que le hiciera cambiar su apariencia de sirena citadina. Es tan mágica que a veces parece irreal, pero sus clavículas emergen de su cuerpo para recordar lo humana que es.

Su tozudez es otra de sus fortalezas. Si decide creer en algo, cree. Si decide dejar algo, lo deja. No carga lastre. Deja que cada quien se hunda con su saco de piedras o flote con su cannabis mental. Puede ir por la vida haciendo amigos pero no se enclava en ningún afecto. Respeta las elecciones ajenas y espera que respeten las suyas. Quien la conoce, sabe que es afortunado en tenerla entre sus afectos, ella es como talismán que guinda de los corazones.

Ella va transformándose en su andar. Pero no se equivoque; es una sirena samurái, muy leal a sus ideales. A veces puede caer por las escamas que sobresalen de sus talones, pero cada caída, la hace mas fuerte y ligera. Como sus escamas son hermosas y tornasoles la gente quiere verlas. Cuando las personas se agachan para admirar esas hermosas escamas multicolores, pareciera que la reverenciaran. Por eso muchas veces la confunde con alguien de la realeza ¡Y quizás ella lo sea!

Hemos caminado juntas. Pero a medida que pasa el tiempo siento que ella apura el paso. No se si es porque me he vuelto lenta. Lo cierto es que pronto se me adelantará demasiado y cuando eso suceda, me quedaré con su holograma. Porque no me atrevería, ni siquiera pensarlo, en colocar plomos en sus extremidades. Ella es como esas criaturas que se ven flotando, apacibles y encantadoras, como las medusas en la fosa abisal. Esas que lo hacen a uno suspenderse entre nubes de emociones.

Será interesante ver a la sirena de este relato terminar su transformación camino al océano infinito de oportunidades. Quizás en algunos años usted se la pueda conseguir. Y, en lo que la mire a esos expresivos ojos, sabrá que ya la conocía. Querrá sumergirse en esas fuentes pardas de Castalia para conocer el futuro; pero ella no lo permitirá. Probablemente no lo dejará ser indiferente tampoco. Y cuando usted menos lo espere, caerá postrado ante sus talones lleno de escamas multicolores en una elegante reverencia.
3
sin comentarios 11 lecturas relato karma: 36

Pensamiento vs Instinto

En el pensamiento participa el juzgar, la suposición de la realidad, se accede a la creación de realidades distintas que no precisamente nos convengan. En el pensamiento participa la idea que tenemos de nosotros mismos, pero somos más que esa idea y posibilidad.

El pensamiento no tiene que ver con el relato interno del instinto, que es filosofar acerca de un punto que puede ser tanto para la resolución lógica de un problema hasta la reflexión del instante ante la observación de energías.

Cuando se intuye, quedan recuerdos de las estelas del movimiento de la conciencia, valga la redundancia, quedan recuerdos del acceso a los recuerdos nuestra conversación interna.

No es necesario pensar, porque en nosotros yace la verdad que se obtiene como contexto en el cerebro, para ser otorgada al corazón y así ser sentida. No es necesario crear, porque la vida sobrevive y elige el conducto correcto desinteresado de las cosas.

Existe la fina capa entre crear la realidad y empatizar con lo que nos rodea. La autoestima elige.
3
sin comentarios 37 lecturas relato karma: 43

Caperucita va armada

En su mano la plata fulgurante
de una bala que espera amenazante.

En la cesta está el arma requerida
y un licor, elixir que cedió el druida.
Que si el lobo aparece, prevenida,
le hablará con su voz desinhibida.

No es la historia del libro la que cuento,
pues la niña le dio con mucho tiento

una vuelta valiente y trepidante,
que en justicia también es merecida.
Ese lobo, por fin, tendrá escarmiento.





Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/05/13/escribe-tu-relato-de-mayo-iii-la-escritor
20
26comentarios 120 lecturas versoclasico karma: 107

El cuento de la vida

Apenas tienen cinco años cuando se conocen. Es el primer día de colegio y sus madres los dejan en una clase llena de otros niños llamativos, pero menos. Menos niños no, menos llamativos los unos para los otros que como se atraían ellos entre sí.

Su historia empieza en una mesa verde llena de bolas de arcilla que, a diferencia de la plastilina, al quedarse seca se endurece, como la vida. Él moldea un unicornio, ella no sabe qué es. Él le explica que es un caballo mágico y ambos ríen ante aquella ocurrencia. Después da forma a un barco y le asegura que, cuando esté acabado, navegarán a bordo de él por el patio de recreo en los días de lluvia, y vivirán aventuras increíbles surcando lagos malditos, mares lejanos, el mundo entero. Ella sonríe con los ojos brillantes de ilusión.

Pasan los recreos siempre juntos, contándose historias imaginadas, cuentos recién inventados, fábulas en primera persona. Los demás niños los miran con recelo, observándolos a una distancia prudente, como si fuesen bichos raros que no conocieran. Aprenden a escribir juntos, a leer de la mano, a sumar y restar cantando... y cogen la costumbre de contarse el argumento de los libros en primera persona. Se disfrazan de los héroes de sus sueños, crecen dentro de sus mentiras, se abrazan de mentira, y se besan de mentira, como los novios de mentira.

Llega el último verano de colegio y ya no les quedan más septiembres. Se mienten, esta vez sin saberlo. Poco a poco, como planetas en distintas órbitas, se van distanciando irremediablemente. Siguen viéndose de manera casual por el barrio, pero cada vez conversan menos, se miran menos, se sonríen menos... hasta que el saludo se convierte casi en obligación.

Pasan los años de mentira y van conociendo a otros ellos. Llenan sus nuevas vidas de otras mentiras, aunque mucho menos cómplices, más mundanas, menos divertidas. Un día ella entra en una discoteca, ya decepcionada de esa nueva vida, y se lo encuentra. Entre tragos de alcohol recapacita: “de todos los que me han mentido, nadie me ha mentido como él”. Se acerca y le saluda. Al oído le confiesa que está en la discoteca porque el descapotable se le ha averiado, iba de camino a una cena con músicos, actores y gente del mundo de la moda. Él se ríe, se separa con los ojos brillantes, hace una pausa para mirarla. Se acerca a su oído y le miente. Así que ambos, mentidos de arriba abajo, salen a buscar al unicornio de arcilla, que con el tiempo ya está amaestrado, para que los lleve a la fiesta. Se besan y hacen el amor en un portal.

Siguen viéndose de vez en cuando para mentirse. Se mienten incluso sobre sus actuales parejas. Se van contando sus bodas programadas, los hijos que tendrán, sus viajes, sus mascotas... Poco a poco van dejándolo todo para mentirse con más frecuencia, hasta que ya casi se mienten en exclusiva. Y un día deciden irse a vivir juntos, para mentirse ya del todo. Es entonces cuando cada uno descubre todas las verdades del otro.

Salen por la mañana a trabajar a la ciudad, y vuelven corriendo por la tarde a mentirse en su reino recién conquistado, a lomos de su caballo mágico. Pero una noche ella se pone enferma, y acuden a un hospital muy falto de fantasía. Un doctor le diagnostica una enfermedad incurable, y le cuenta que apenas le quedan unas semanas de vida. Ella llora y maldice todas las verdades del mundo.

Él se quita los zapatos y se acurruca en la cama junto a ella, abrazándola con fuerza. Le aparta el pelo de la oreja para alimentarla de una última mentira. Le explica que ellos no existen, que son parte de un cuento, un relato nacido de la fantasía de un pensamiento. Le cuenta que son tan reales como los unicornios, y que al final del cuento no se muere, porque los cuentos no tienen final. Y le promete, sin más mentiras, esta vez ya de verdad, que puede estar segura de que vivirá para siempre en su recuerdo y su corazón.

Juanma
leer más   
11
10comentarios 200 lecturas relato karma: 90

Otro tipo de duelo (a @raulrib2)

Otro tipo de duelo
es al que yo me refería..
Sin embargo tú le viertes,
como jarro de agua fría,
pellizquitos a tus versos,
que rebosan poesía.
Con tu fábula diviertes,
tocas bien la fantasía.

Por supuesto, entro al barro,
como ves, no soy de lides,
yo soy más de porquería.
Pues mi dama calzaría
chal, tejanos y un cigarro.
Y si gano se despide,
por tener vacío el tarro.

Por si acaso, no te olvides
que tú te has subido al carro,
que otro gallo cantaría
con tus textos de a diario.
Ya no me sorprendería
que te unieras al becario
Rafapuello y compañía,
alumbrando tu poemario.

Y ahora sí fiel adversario,
que rebrote la poesía.
Que parece que por miedo
ya cerraste tú tu cuento,
laureado caballero
de las tierras del tormento.

Es verdad, no soy poeta
ni tampoco un vil farsante,
pues yo ya lo dije antes.
Soy de padre anacoreta
y de madre fabricante
de mis sueños, de mis metas,
y de hermano “echao” pa‘ lante,
que me presta sus recetas
de valor y ser constante.

Y te admito que mi día
viene frío por momentos.
Pero en fin, te mentiría
si asintiera que no siento
cosquilleos en la lira
que se escucha desde el viento
que tus rimas soplan lento.
No lo digo y me arrepiento,
ahora a ver si lo solvento.

En el cielo está el añil
que repinta nuestros duelos,
y que salvas por los pelos
al no decir que es azul,
y encauzarlo por lo bello.
Ya te contesté Raúl,
si no has quedado contento,
un relato varonil
de esos tuyos y reviento,
que esto comenzó en Abril
y aún en Mayo lo contemplo.
leer más   
12
16comentarios 95 lecturas versoclasico karma: 100

Si caminas dormido...

Si caminas dormido por la vida
y no sientes la brisa ni el aliento
de esa voz que te llega con el viento
y que avisa, si puede, tu caída...

...Si persiste la sangre de tu herida
y el dolor no ha parado ni un momento,
y ese grito, callado, es un lamento,
es posible que seas un suicida.

Porque amar, corazón, es algo ingrato,
es donar y entregar lo que tú tienes,
aunque sea una hermosa primavera.

Es ceder esa parte del relato,
y aliviar con caricias a las sienes,
a quien quieres hacer tu compañera.

"...(Si consigues amar y ser amado,
tú estarás, corazón, enamorado.)..."

Rafael Sánchez Ortega ©
07/05/18
14
12comentarios 95 lecturas versoclasico karma: 118

Impetu I

La Barceloneta y sus luces.
El mar y las olas, tu mano en mi cadera.
El cielo achicando las gotas,
yo sonriente,
por qué soy de las que aman mojarse.
Tus labios y mis corneas,
entornándose, imaginándose.
Una cerveza, dos, tres, cuatro, cinco.
Caminar sin parar, sin destino, sin objetivo, como nosotros.
Hablar, sin fin,
sin un punto en concreto al que llegar.
Pararse a observar, respirar y quejarnos un poco del mundo, y acto seguido creer que lo podemos arreglar.
Ser superfluos, inconstantes e inconscientes.
Más que nada, porque siempre llega un punto en el que el beso es la claridad de la situación.
Estoy segura que si los ángeles existen,
nosotros somos su comedia.
La de dos personas que se acaban de conocer, y no hacen mas que sandeces.
Es bonito, llega el primer beso.
Sabe a estrellas.
Huele a algodón de azúcar.
Sientes lo que siente una persona cuando besa a bocajarro, extasís,
pero sin la droga.
Dicen que al besar utilizamos 34 músculos,
pero es que en realidad, el más importante es el que no se cuenta.

Mis manos dicen que si,
y mi corazón me pregunta que qué coño estoy haciendo.

Bien,
otro día seguiremos con la segunda parte.
leer más   
4
sin comentarios 30 lecturas relato karma: 44

Pequeño mensajero

Pequeño colibrí
que alegre bates tus alas al viento,
y a la ventana de mis días llegas,
rompiendo mi silencio ceniciento.
Traes color y aromas de romero;
hermoso colibrí
de mágicas plumas iridiscentes,
que mueves dibujando en un patrón
de infinitos deseos envolventes.
Mi alféizar iluminas,
y entrando directo en mis pensamientos
ya eres dueño de todos mis tormentos;
incumplidos deseos
devaluados en tristes gimoteos.
Mi pequeño adivino,
vuela con ellos hacia su destino.
Que si no he aprendido a decir "te quiero",
lo harás tú, mi adorado mensajero.
Y te entregaré el sueño;
tu victoria es mi empeño
que por mi cobardía en ti delego.
Dile por mí... "te quiero"




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/05/06/escribe-tu-relato-de-mayo-ii-la-periodist
21
27comentarios 130 lecturas versoclasico karma: 105

Minicuento

"Escuchas la muerte de la hoja y es mejor un beso tórrido y desenfrenado y así darle libertad al desnudo corazón y es tan profundo este sentir que las palabras se hacen cortas como los besos para relatar un sentimiento."
9
sin comentarios 76 lecturas relato karma: 93

No será la última batalla

Año 206 a.C. Las legiones romanas estaban celebrando la victoria. Habían expulsado definitivamente a las huestes cartaginesas de la Península Ibérica, haciéndose con los territorios conquistados hacía años por esos bárbaros africanos. Roma expandía su poder con puño de hierro, y las legiones, entrenadas y disciplinadas, se convertían en su brazo ejecutor. Marcelo Crispo, uno de esos legionarios, celebraba el triunfo acompañado de sus camaradas, anhelando el fin de la guerra y el regreso a su Cumas natal junto a su mujer y sus dos hijos. Marcelo, recordó los momentos vividos con sus camaradas caídos en la batalla, buenos y leales compañeros, en especial Quinto Vitelio Rutio, el cual le había salvado la vida en más de una ocasión. Esa noche, el veterano legionario Aulo Marcelo Crispo, haría una ofrenda a los dioses sempiternos, pidiendo que las almas inmortales de sus camaradas y amigos caídos en la batalla tuvieran una existencia dichosa y feliz en los Campos Elíseos. “Volveremos a vernos, amigos”, dijo Marcelo mirando el refulgir de las estrellas en la oscura inmensidad de la noche, “pero todavía no.”
5
sin comentarios 33 lecturas relato karma: 54

Soy; diría yo, un extraño mundo que intento conocer

LAS CENIZAS DE UN ANÓNIMO.

SOY; DIRÍA YO, UN EXTRAÑO MUNDO QUE INTENTO CONOCER.



Cómo podría hablar de mi?
Si yo mismo me desconozco aún cada día más.
Lo único que puedo llegar a decir con gran certeza es que se mejor que nadie en este mundo que aún no sé quién soy.
Aún no he encontrado un camino que me sirva de guía para descubrir hacia donde voy.
No existe un faro que alumbre mi noche anieblada en medio de este mar de dudas;
estoy seguro que aún puedo chocar contra las rocas filosas de mi ignorancia.
Entonces, cómo responder correctamente cuando me solicitan hablar de mi?
No quiero llegar a dar una respuesta inexacta, quiero poder ofrecer la respuesta más clara que se escurra de mis labios en algún susurro.
Cómo responder correctamente y de forma clara, sin llegar a ser parte de una mentira?
Me desconozco, cada día me esfuerzo por estudiarme y saber más acerca de mí.
Soy un ser humano que a diario cambia.
Un simple niño que crece cada día jugando a la pelota en un jardín.
Soy dudas; también certezas. Soy odio, sin embargo, también una gran parte de amor.
Soy frío y calor, agua y fuego. Soy tormenta y también soy calma.
Entonces si debo responder, quién soy?
Soy; diría yo, un extraño mundo que intento conocer.


-JOEL B. LEZAMA.
leer más   
7
2comentarios 60 lecturas prosapoetica karma: 97

entrelazados

Se que nuestros propios senderos
entrelazados en el espacio-tiempo
e iluminados por el mismo lucero

están, llorando y también riendo
durmiendo y en vigilia voluptuosa
virando a cielo un déspota infierno.

Escuchan al viento contra las rosas
a ese tan sublime sonido al unísono
en esta muy relativa distancia corta.

Y yo que no soy nada frívolo
ni de acepciones negativas
aprehendo de este vicioso círculo

que al escalar tan alta colina
inclinada tanto en su pendiente
nos veremos ambos en la cima

Como nunca y como siempre
como conocidos sin conocerse
como soluto sin solvente.
leer más   
3
sin comentarios 11 lecturas versolibre karma: 46

(Hombres) Lobos

Lobos saliendo de caza
al acecho y sin clemencia
tantean su frágil presa,
que al descuido de su suerte,
caerá en sus crueles garras.

Marchita y triste amapola
que al cerrar tus mustios ojos,
pétalos entumecidos
por miedo y llanto aturdidos,
sin enfrentar la agresión
no hay Justicia que te ampare.

Para ver rielar tu imagen
refulgiendo entre las sombras,
la luna en su desafío
delatando al malnacido
su fulgor quiere entregarte.

Que se sepa tu infortunio,
que se atienda tu dolor,
pues ya no es noche de fiesta
cuando aparecen los lobos,
al acecho y sin clemencia.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/04/29/escribe-tu-relato-de-mayo-i-la-actriz-ali
22
14comentarios 101 lecturas versolibre karma: 115

El legado

Un antiguo manuscrito y un incunable eran admirados por el conde, mientras el bibliotecario observaba horrorizado, cómo acariciaba con sus larguísimas uñas un delicado grabado.
- Son ejemplares de un valor incalculable, le ruego extremo cuidado. - Dijo casi en un susurro.
El conde levantó sus ojos del pergamino clavándolos en el atemorizado empleado de la biblioteca.
- He tardado quinientos años en encontrarlo; nunca lo volverás a archivar.
De entre las amarillentas hojas extrajo un papel que leyó en voz alta: “Con este legado dominarás el mundo de los vivos llenándolo de infinita oscuridad”
El bibliotecario tembló ante las palabras del mismísimo Diablo.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/04/01/escribe-tu-relato-de-abril-i-jose-luis-de
14
8comentarios 98 lecturas relato karma: 94
« anterior1234528