Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 150, tiempo total: 0.023 segundos rss2

Rimas de Invierno

Perfecta entre tus labios la mesura,
consonante la rima en tu cadera,
sin ti yo verso roto, estrofa huera,
echo de menos tu voz... y tu cintura.

Ni una sílaba falta en tu figura,
tu ritmo tan pausado me acelera,
y ni en la eterna distancia se modera
mi amor que tras tus besos se apresura.

Tu más bello poema, tu ternura,
la rima siempre fiel, siempre a tu vera,
moribundo entre tus versos reviviera...
¡qué regalo disfrutar de tu hermosura!

Juanma
leer más   
17
12comentarios 143 lecturas versoclasico karma: 96

La poesía

Era la más alta de su clase
y luego se quedó estancada.

Le vienen a la memoria
imágenes de cómo Oscar Wilde
le daba vida a las palabras
tal como ella jugaba a las muñecas.

Afuera, las rimas golpean los muros
a rimo de Hip-Hop.

No sabe a qué hora ĺlegará
su pobre hijo,
y si vendrá con versos que merezcan un beso
o hecho un poema,

roto,
fuera de sí,

por la escalera violenta del mundo que niega
ascensores al cielo.

Y ahora, en la televisión,
ahora que el mundo puede imaginarse
sin haber leído nunca poesía,

ella mira,
impotente,

cómo arrasa el nuevo anuncio
de un clásico perfume.
leer más   
15
8comentarios 145 lecturas versolibre karma: 108

Almas rimadas

Entre los arcos del claustro
se observan pasmadas.
Lo saben: son almas rimadas,
de texturas forjadas en vidas pasadas.

Peregrinan en distancia,
cautelosas acciones,
gratas sensaciones: conectadas.

Equidistantes miradas:
nostálgicas, soñadoras, embriagadas…
¡Férvida melodía en palabras imantadas!

El cielo reflecta un misterio.
Las flores exhalan fragrantes hologramas:
seducen el aire,
pomposo deleite
se instala en sus mentes.

En la galería clavan sus pisadas.
Él franquea el jardín,
sonríe: en el pozo la espera.
El agua cristalina gorgotea la misiva.
Ella recoge los bajos del vestido
verde infinito.
Salta el escalón, avanza frugal y etérea.

Son almas rimadas,
en medio del cosmos halladas.

Marisa Béjar.
leer más   
11
8comentarios 69 lecturas versolibre karma: 80

Léeme poesía poeta

Léeme poesía poeta,
incita mi alma con prosa,
róbame besos entre versos,
regálame tus rimas con una rosa.

Déjame ser quien te inspira,
esa musa por quien suspira,
y coquetéeme con café y cadencias
haciendo metáforas con ocurrencias.

Cuenta las sílabas y explícame,
como me robas la atención,
como te robaste mi corazón,
plasmando letras con esa intensión.

Dame un abrazo con líricos,
una sonrisa de primavera como el Haiku,
algo de gótico con ángeles negros,
y un soneto que hable de nuestro recuerdos.

Regálame un recital de tus letras,
ponle la música de fondo que adoro,
muéstrame cómo se hace un madrigal,
y acompáñalo con una caminata en el rosal.

Hagamos un dúo poético,
de esos que hacen incendios,
Combínalo con tus cuartetos,
que yo completo con tercetos

Las letras de mi alma.
12
2comentarios 93 lecturas versolibre karma: 82

Almas rimadas. Tercera parte

La palmatoria es mi aliada;
volutas de humo serpentean mi alcoba,
gráciles sombras reclinadas en mi cama
susurran tu morada
Por ti salgo de madrugada
con capa bordada de escenas almibaradas.

Sin mi alma rimada
Mi vida es un tugurio,
inmisericorde y de mal augurio.

Te espero en la estancia amurallada;
el claustro que arropa nuestras miradas,
donde el licencioso tacto en muselina
deviene en magma la piel entretejida.
Divina glotonería
que abruma al espía.
Crisol de amor
que miscelánea oración
reverbera en el extrarradio;
fragor insomne y sublimidad en el goce.

Mi alma rimada;
contigo siento el alma mimetizada,
y no puedo desandar el camino,
ni arriar las velas del navío.



Marisa Béjar, 04/11//2017.
leer más   
9
4comentarios 94 lecturas versolibre karma: 89

No Puede Ser Poema, Pero Si Una Historia Rimada

Tenía un sueño imposible,
el amor de una doncella
tuvo que luchar por ella
y resultar infalible.

Mérito no es pelear
sí eres constante y tenaz
pero farsante y mendaz
en el arte de engañar.

Así ganó a la doncella
con sus mentiras urdiendo
a la ingenua iba rindiendo
y se desposó con ella

Día a día la inocente
los embustes que decía
por completo le creía
ay niña! cómo te miente.

Decía que era su amor
su reina siempre sería
que no necesitaría
cantarle otro ruiseñor.

Su amor y fidelidad
a sus pies él le pondría
jamás nada faltaría,
lejos la realidad.

Quería ser desdeñosa
y no podía, su oído
también había perdido
con su lengua ponzoñosa.

De amor eterno le hablaba
que hasta las mismas mimosas
se ponían tan celosas
de la vida que brindaba.

Juramento de ese amor
que cada vez que él fallaba
ella siempre lo intentaba
olvidar su gran dolor .

Con la tristeza a sus ojos
las lágrimas asomaban
en seguida se enjugaba
con sus sueños de despojos.

Mil y muchas maravillas
una y mil veces urgió
pero solo consiguió
lágrimas por sus mejillas,

Unas las secaba el aire
otras el sol reflejaba
viento y sol la consolaban
de ese amor todo dasaire

Así pasaron los años
intentaba sin medida
ser almas que en esta vida
fueran subiendo peldaños.


Esas mismas mentirillas,
repetía con empeño
realizando su sueño,
y el de ella una pesadilla.

Lastimó su corazón,
haciendo un inmenso daño,
con el paso de los años
cansó su fiel corazón!

Cargó la víscera entera
nunca ayudó el "caballero"
de sus sueños fue primero
más ella los vivió austera

Con todo caballo y lanza
nunca llegó a ser hidalgo
más le valía a este galgo
tratar de ser "Sancho panza"

Así terminó este cuento
lleno de amor y mentiras
los sentimientos expiras
si falsedad es talento.

MMM
Malu Mora
leer más   
21
20comentarios 199 lecturas versoclasico karma: 98

Rimas de Invierno II

Fiesta de la bruma en el invierno.
Melodías sin sonido en el salón.
Mi alma merodeando en el infierno.
Ayer quise arrancarme el corazón.

Basura de por vida bajo alfombras.
Un beso caducado en un rincón.
Caricias convertidas ahora en sombras.
Tu ropa amontonada en el cajón.

Juanma
leer más   
14
6comentarios 112 lecturas versoclasico karma: 92

Almas rimadas. Segunda parte

Almas rimadas,
retozan abrazadas.
Suspiran,
respiran: éter de ambrosía.

Ella:
¿Por qué siento nostalgia?
¿Acaso hubo vida en distancia?

Él:
Mi bella, mi amada. No sé dónde andabas…
Mi alma era escarcha,
mi paz es tu aura.

Ella:
El pozo: insigne y glorioso,
deviene el frío en estío.
Mi vida ¿dónde está?
¿Aquí o allá?

Él:
Sólo tú lo sabrás.

Un halo espartano
atrapa el espanto.
En el claustro
las flores germinan
divinos mantos policromados,
lecho prodigioso,
sueños deleitosos…
No regresan,
se besan.
Náyade sella la estancia.

Marisa Béjar, 08/06/2017.
leer más   
13
9comentarios 185 lecturas versoclasico karma: 98

Rima rima que te rima

Rima rima que te rima,
tal que experto en el esgrima
sorteando al que se arrima
y dando estoque sin que oprima.

Generando un microclima
que la prosa desestima.
Puede que así se redima,
con la simple monorrima.

Hoy la brisa le reanima,
y hace que su mente exprima,
y sin más, le legitima
al deleite de la rima...

...rima rima que te rima
el salitre, la calima..
puede que ahora que se ultima,
este párrafo suprima...

En busca de la autoestima,
rima rima que te rima,
esperando que le exima
y el dolor no le reprima.
leer más   
15
sin comentarios 75 lecturas versoclasico karma: 80

Rimar y Medir

Dices Fabio que mi poesía es vana
por no estar por la métrica medida
y que es sólo una prosa presumida
por no hacer con las rimas filigrana

Dices bien Fabio, la rima engalana
y en mis versos le doy la bienvenida.
A veces me resulta muy querida,
si a la idea, que expongo, no enmarrana.

No rechazo la rima bien medida
si al rimarla potencia lo que quiero
y al medirla no queda desleída.

Pero si por medir la pongo huero
o al rimarla se queda muy plañida,
ni métrica ni rima; no las quiero.


Reservados todos los Derechos
leer más   
11
6comentarios 153 lecturas versolibre karma: 56

Sólo sé escribirle a él

Ni poemas ausentes de versos
ni presentes con toques en las rimas.
Ni prosa barrosa con afiladas rosas
ni relatos sensatos como zapatos.
Ni cuentos de había y no
ni historias para tener un fin.
Ni argumento mandatos
ni narro macabro.
Yo sólo sé escribirle a él.
leer más   
10
sin comentarios 127 lecturas versolibre karma: 53

Tengo miedos de toda índole y color

Tengo miedos
cumplidos y parecidos,
enormes y en armas,
deformes y conformes,
arrugados y jóvenes,
simples y triples,
rectos e incorrectos,
tristes y funestos,
incompetentes y con entes,
sucios y tontucios,
vistosos y ansiosos,
arrumbados y burlados,
indeseables y confiables,
arrojados y cagados,
asilados y clonados,
naturales y anales,
orgullosos y dolosos,
mitigados y centrados,
aburridos y bruñidos,
facturados y diezmados,
desnudos y faldudos,
errados y morrudos,
femeninos y caninos,
madrigueras y quimeras,
satisfechos y desechos,
inmaculados y subyugados,
modestos y compuestos,
calientes y crecientes,
desaparecidos y creídos,
admitidos y urdidos.
Tengo miedos
muy míos,
reales e imaginarios,
que a veces riman.
leer más   
10
5comentarios 135 lecturas versolibre karma: 64

รѻกɼٱรค ɗﻉ ρคץครѻ

Tan negada como la sonrisa del payaso
como ofrenda de felicidad ajena,
mi risa, dibujada en lazo desierto,
féretro de mi sombra
lleno de palabras encuadernadas,
con infinitos de te amo desnudos de prisiones,
infinito de besos envueltos en eclipses
grabados en nimbos de lo perpetuo.

Rostro impreso en ventanales,
en cristales, puzle de piezas infinitas,
viendo pasar sueños en reflejos rimados,
conformando un futuro huérfano de días,
sin piel que arrullar, sin muerte que amar.

Brincando entre culpas, remordimientos,
mordiendo piedras para escupir despedidas
cubiertas de lo incierto de cada sílaba,
faltando a la verdad de lo obvio,
que sin ti soy sonrisa desteñida
en colores de lunas andadas.

Las jarcias de silencios no pronunciados,
incrustadas en arboledas donde celar
todos mis sentidos deshechos en otoños,
de hojas verdeas, recuerdos lacrados
en canciones que destilan pena,
ésta que desposee mi risa pintada
en versos de pecho rasgado.

мє ℓєναηтαяé, ριηтαη∂σ мι ѕσηяιѕα ∂є ραуαѕσ,
ѕємвяαη∂σ мι αℓιєηтσ ∂є єѕ۹υιяℓαѕ, αηнєℓαη∂σ вяσтє ℓυηα ηυєνα.

αмéη
leer más   
15
10comentarios 129 lecturas versolibre karma: 101

No, no sé

Me gustaría sentirme un poeta
de esos que riman colores,
vida, recuerdos y sinsabores,
de ufanas y bellas letras.

Encuentro todo hermoso
lo que mis ojos pueden ver
pero no encuentro forma
de describirlo en el papel,
por ejemplo:
hoy en el furgón al trabajo
vislumbré un bello arrebol
de nubes naranjas y frío sol
y mi ser en cabizbajo.
Pero no supe
cómo volverlo bello
en letras, y mis cabellos (pensamientos)
quedaron como en mute.

Hay veces que me siento
un animal sin razón
y por instinto el sentimiento
disparado sale del corazón.
Pero hay otras veces
que vuelvo a pensar
y me bifurco en las heces
de mi razón que es callar.
leer más   
18
4comentarios 56 lecturas versoclasico karma: 119

Confusión

Sueño gritando, intentando despertar mis sentidos
esos que se aletargan cada vez que respiro
como queriendo reconstruir el pasado
como si eso cambiara algo de lo que vivo hoy.

Son las incoherencias confusas del futuro
cúmulo de sentimientos rebotando uno sobre otro
como tratando de confundir lo armonioso
por el mismo placer de sentirlo.

Que fácil hubiera sido rimar unas estrofas
contar unas palabras
amarrar las sílabas al cordel de la rima
dejar que el sonido acompañe a los versos.

Es divertido escupir infundidos
ideas hermosas, dolores marchitos
montones de sílabas que se retuercen por el puro gusto
palabras de amores que hablan sin su propio amor.

Es más delirante sentir angustia que despierta
un amor que se resbala de la boca amada
saborearla con un poco de melancolía trasnochada
que importa, solo es un escrito que juega a nada.

El mute
11/04/2018.
21
35comentarios 177 lecturas versolibre karma: 118

Llueve

Jamás, mi ánimo
suicidó su eterna agonía,
jamás, mi cuerpo,
sintió el frío invierno.
No sé, por qué el amor,
se distorsiona, se marchita,
y muere, sin apenas darnos cuenta.

Nada, hay más bello que lo amado,
nada, hay más bello que lo perdido.
Llueve y me atrapa por dentro
el intenso temporal.

Amor soñado, amor idealizado,
temeroso e incompatible,
vulnerable a toda hostilidad,
que saquea vilmente las ilusiones,
haciendo una intensa entrega.
Como, el mar al océano,
dejando fluir su innata
energía liberada.
Como, las tormentas
sin sombra,
que desgranan nubes,
dejando lágrimas
prendidas en los árboles.
Como el aullido perdido,
arrastrado por el viento,
llenando su vientre
de estrofas desparramadas.

Gimen las hojas de mis versos,
vagan incesantes,
buscando cobijo
en ínfimos huecos crepusculares.
Oigo el jadeo del viento,
y el cielo desahoga su angustia.

Llueve, en mis ojos,
y cala mi alma,
descorchando rimas
de burbujas
en nuevas estrofas,
intentando escribir en el cielo,
todo, todo lo que siento.

Angeles Torres
leer más   
12
12comentarios 63 lecturas versolibre karma: 112

Cadenas

Mujer encadenada
de ojos de acero,
que espera
su yunque de fragua,
que nunca llega,

Mujer, que das vueltas a la nada,
derramando lágrimas
de palabras,
vistiendo de miedo
y alegría de ceniza.

Sendas de sueños
que nunca dibujarán
años escritos en su memoria,
que es su manera,
de guardar silencios
de canciones de viento,
en partituras de llanto

Mujer encadenada,
que busca encontrar
una ola de mar,
que te lleve
a la orilla de otra playa.

Y por las noches,
dejas escapar tus demonios
de lenguas de fuego,
que consumen sueños,
más allá de la palabra,
y llenan de ascuas
las cenizas muertas,
en avernos de hielo.

Y notas su voz despiadada
como te arranca las entrañas,
golpeando los huesos del alma,
hundiéndote en el fango,
y tu finges amar,
prestando tu cuerpo
deshaciendo barras de labios,
y llantos de rimer
que recorren tus ojos yermos.

Y yo siento, alfileres,
atravesando acericos
de senderos,
que perforan mi piel de mujer.

Y leo las runas de piedras
reflejadas en tus ojos,
y el truco de la magia
que se evadió,
en tormentas
de remolinos,
de labios magullados,
embebidos de tristezas,
de posos de lluvia,
de brazos cerrados,
de ilusiones maniatadas,
y te vuelves a entregar,
al látigo de sus miradas,
a sueños sin retorno
de velos rasgados,
llenos de humo negro.

Y te vuelves
a vestir
con la coraza de luna,
izando tus deseos
hacia una duna
de oasis de cielo.
Sin sentir ya, dolor,
porque ya, te has acostumbrado.

Angeles Torres
leer más   
13
12comentarios 68 lecturas versolibre karma: 109
« anterior123458