Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 4, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Vendimia

Cuando el verde
es un cielo de anhelo
un desfile de vida
de fragancia y cortesía.
Cuando el verde es el inmenso
y tus manos su prodigio
de cuidados y cultivo
en miradas, que recoge el viento
la tierra árida, preñada
guardiana de tesoros
del tiempo y momentos
acuna en sus entrañas
el más bello sueño. La vida.

Cuando la mano es el verbo
de idiomas interminables
y la sudor se la bebe el aire
entre jornadas de tierra
y cepas cultivadas.
Entonces el universo
se hace redondo y pequeño
en granos de verso.
Nos adueñamos del destino
en los amaneceres
dorados y levantinos
recojiendo los versos
mecidos al calor del cariño
y entre los dedos, con suma ternura
tenemos la vida de todos los siglos.

La brisa leve
cálida y generosa
Pasea entre las hojas
acaricia el fértil cuerpo de la viña
y hace juegos y mimos
entre los redondos y jugosos versos.

Valientes mujeres y hombres
recogen el universo
racimos de luna llena
de estrellas y cometas
por entre las cepas y la tierra
la poesía escribe su cosecha.

Noches de poesía y vino
Con amaneceres coralino
embriaga las pupilas del destino
y sonroja las mejillas de todo lo escrito.

Posdata;
De noche corta el viento
los suspiros de la luna
de la añoranza de la uva
que en tiempos de cepa
cubría de manto y canto
en su pedestar erguido sobre la tierra.
Y te recogen culta de conocimiento
Universal en fragancia y gusto
en tu cuerpo virginal
que encierras el dominio
junto al roble americano o francés
el dominio carnal y salvaje
que arrastran placeres mortales
de embriagar el alma y el cuerpo
del conocimiento de los dioses
del universo.
Que griegos y romamos sintieron
a disfrutar del vino.

Gabriel Hernández Sánchez
(Noches de poesía y vino)
“a Josefa Ortiz
Gabriel Sánchez
A la tierra de Bullas
capital del vino.
Siempre en mi corazón”
leer más   
7
sin comentarios 65 lecturas versolibre karma: 69

Potasio

La sangre de los árboles
vive en los dormitorios
dibujando signos precoces
y máscaras blancas.

El síndrome de piernas inquietas
y el exceso de rivales
disgregan el sentir
de los romances carentes de potasio.

Progresa la enfermedad
de puñales y viento
cursando alteraciones
y dolores varios.

Rosas merodeando un sol prisionero,
la más pura enajenación
eclipsa la luz de los sueños
que uno a uno caen en silencio.

Agujas romas en el tintero,
en el suelo pantanos y un cielo ocre,
en la puerta vino malgastado
por el ansia de querer ser picaporte.

En esta carne,
en estos harapos
habitan violines y bronce.

Este no hombre
abandona su torre
mientras todos duermen.
leer más   
8
sin comentarios 91 lecturas versolibre karma: 82

Hermana Amnesia XV

Merodean las mesnadas
por un campo de callejones:
hiedras mecánicas trepan por el suelo
y la estática procesión avanza
cuajada de raíces necias.

Humo de mansedumbre, hermano,
luz hueca, hermana.
El cielo abierto contempla
tribus obedientes en formación
sutilmente informada.

Cerebros relapsos, romas directrices,
una rebanada más por enmohecer;
todo al gusto del césar ejecutor,
que aplica, con artes quirópteras
su «feng shui» para el trastero de almas.

Apestando a feromonas ideológicas,
hijos adoptivos de partidos prolíficos,
productos del bestialismo social,
carroñeros de rencores maduros,
piezas para la sinergia improductiva,
peones vulgares en su anormalidad:

yo os saludo
mientras enfermáis.
leer más   
5
1comentarios 96 lecturas versolibre karma: 42