Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 117, tiempo total: 0.011 segundos rss2

Enjambre de supersticiones

Libro: Bailar junto a las ruinas (2017)

Domingo de tomar té con masitas con
un espantapájaros analfabeto, en un jardín
de platos rotos y vergüenzas por el estilo.

Domingo de aprender que es mejor
no cortarse las uñas para arañar
los indescifrables pasillos de la memoria.

Domingo de infamias imperceptibles, y
de quedar mano a mano él y yo, un
insomnio invicto que se niega a jubilarse.

Domingo de canciones desconsoladas, de arrojar al
almanaque una procesión de gritos transpirados
con meticulosa e insoportable parsimonia.

Domingo de vanidades primerizas, romances
embalsamados, de dos y dos sumando seis
generaciones de rendiciones aromáticas.

Domingos de asalto a caricia armada,
de caligrafía en llamas, de procesos de erosión,
de protobiontes, de exhaustos picaportes.

Domingo de querellas apresuradas, de
acariciar el pelo al letrero que anuncia la
capitulación de un escultor tenebroso.

Domingo de reconstruir papeles locuaces, aunque
desgastados, de estrangular audacias invisibles,
de disecar un enjambre de supersticiones.

Domingo de estudiantes de arte dramático
vestidos de negro, de inviernos que se
acurrucan bajo la escalera para pasar el otoño.

Domingo de reverberaciones y palafrenes,
de perseguir caricaturas en los copetines,
de acariciar novedades cubiertas de rocío.

Domingo de viajar en un avión de
párrafos displicentes, de muecas de disgusto
sobre las que es sencillo resbalar.

Domingo de recitar epigramas que se desdicen
a sí mismos; de trenes estrafalarios, que
detienen sus caprichos en andenes polvorientos.

Domingo donde un hilo de lluvia cae
sobre un libro abierto, en el momento
en que una efeméride envejece.

Domingo de mezclar ruegos desabridos con
agravios en cautiverio; donde la eventualidad
gobierna, aunque no se responsabiliza.

Domingo de escalones desordenados, donde soñar
con mariposas transparentes al costado del camino
es recubrir al espanto con mala hierba.

Domingo de signo de interrogación amarillo
sobre fondo negro, de esconder bajo
la manga dos relámpagos y un ruego.

Domingo en que la lucidez encubre el
puñetazo de lo inalcanzable, y las porciones
descocidas de un gesto que no pudo centellear.

Domingo en que cada hora viene con su
insurrección de nomenclaturas, y con
la crisis existencial de una bestia milenaria.

Domingo, jarrón que empieza a quebrarse llegando
la tardecita, amplificando las ganas de tirarle arena
en los ojos a la inevitable rutina que vendrá.

Será cuestión de desabrigar esperanzas, de hacer
fondo blanco con una taza de café con poca
azúcar… Porque el lunes ya ha tomado su lugar…
10
2comentarios 54 lecturas versolibre karma: 97

La ausencia de un te quiero

¡Ah! Que tristeza más profunda la que albergo
Es tan triste estar solo, soledad del alma
Y pasan los días y la esperanza se desarma
Quisiera felicidad, compañía y fortaleza ya que no las tengo.

Mi lucha es contra la depresión
Que sufren las personas… por amor
Tanto tiempo y no se opaca ese clamor
¡Ah tanta maldita desilusión!

Pero el tiempo sigue y no para
Todas las circunstancias que se viven
No favorecen, las cosas buenas se prohíben
Las parejas, los buenos amores se separan.

Aún conservo mi espíritu fiero
La desdicha no es eterna
Pero el mal de amor, ese si enferma
Y más cuando se sufre de la falta de un te quiero.
9
3comentarios 71 lecturas versolibre karma: 81

La tarde

Decae la tarde aquí,
y los rayos rojizos me traspasan,
te amo, me digo a solas,
y tú, me contesto, no me amas.

No quiero romper silencio,
ni forzar mi lengua vana,
no busco librar mi alma
de todo este tormento.

Te amo,
y no me amas,
pero prefiero ser estatua
a delatarte mi duelo.

Porque antes que arriesgarme
a perderte por mis desvelos,
prefiero amarte así,
como si estuviera a lo lejos.

Lejos como está el sol
que se pone tras el brezo,
que calienta en mi frío,
y enrojece mis ojos secos.
leer más   
5
sin comentarios 30 lecturas versoclasico karma: 68

Romance Mi Guitarra

Voy a tocar mi guitarra
Un romance con mis versos

Tocaré toda la noche
Al compás de mi desvelo
Recordando los momentos
Que de tu amor yo fui dueño
En quebranto y derroche
Acoplando sentimientos.

Voy a tocar mi guitarra
Un romance con mis versos

Voy a tocar mi guitarra
A la luz de los faroles
Una sublime canción
Que esté llena de ternura
Y le brinde la dulzura
A mi triste corazón.

Voy a tocar mi guitarra
Un romance con mis versos

Mi guitarra tocaré
Recordando tus pupilas
Observando las estrellas
Y las más hermosas lilas
Reviviendo los aromas
Que tu adiós se llevó.

Voy a tocar mi guitarra
Un romance con mis versos

Haré música mis versos
Dibujando mi sonrisa
Recobraré la cordura
De tu partida imprecisa
Desojaré en reverso
Las páginas del olvido.

Voy a tocar mi guitarra
Un romance con mis versos

Tocaré con mi guitarra
Hasta que desaparezca
El sonido de la noche
Y tu voz se desvanezca
Entre grillos y chicharras
Extinguiendo toda lágrima.

Voy a tocar mi guitarra
Un romance con mis versos

Del amor nace la música
Mi canción será alegre
La melodía perfecta
Cuando ya no te recuerde.

El fondo de mi guitarra
Lleva grabada mi alma.

Haris 12-11-17
@Simplemente Yo En Letras
leer más   
12
9comentarios 64 lecturas versoclasico karma: 84

Bajo el mismo cielo

Era un día soleado, ella lo esperaba en la estación del tren impaciente y nerviosa observaba el reloj en la pared de la boletería donde marcaba la hora y segundo a segundo los minutos transcurrían. Ella, como siempre romántica, lo esperaba con una rosa roja en la mano sin espinas, como símbolo de amor, pasión y ternura que se tenían.

Surgió el tan esperado encuentro de dos almas que se amaban desde otras vidas. Desde lejos se reconocieron con gran facilidad. Se miraron de frente, no paraban de sonreír. Alrededor de ellos se escuchaba el tumulto de las personas y el ruido de los trenes, pero entre ellos hubo una pausa, el tiempo se detuvo, solo escuchaban el lenguaje del amor. Ella observaba sus ojos color de mar, su cabello rayos de sol. Él estaba embelesado con su hermosa piel canela, entrelazaba sus manos en su rizado cabello. Ambos les brillaban sus ojos, él acarició su rostro, se besaron encendiendo la pasión dormida y las mariposas revolotearon en todo su interior. Despertaron sentimientos de amor, romance y alegría; emociones que emanaban desde su alma.

Caminaron bajo el mismo sol, durmieron bajo la misma luna. Pero la vida se encargó de cambiar su destino. Se distanciaron confundidos pero amándose y vivieron separados bajo el mismo cielo. Un océano inmenso los separaba de día y de noche.

Ella se quedó estacionada en ésa época, sintiendo la culpa de haber vivido en una burbuja de amor que su mente creaba. Tejiendo sueños de lo que fue y no pudo ser. Tantos capítulos vividos de una historia sin final.

Solo quedó el recuerdo de las cartas de amor que recibía de su amado, convirtiendo sus días de soledad en alegría y el recuerdo vivo de sus besos, su voz y su mirar.

En las noches ambos (sin saberlo) coincidían al mismo tiempo, miraban al cielo, escogían una estrella, le soplaban un beso desde la distancia y le pedían a la luna que cuidara a su amado y amada.

Y en la noche fría los abrazaba la melancolía convirtiéndolos en dos lobos aullando porque extrañaban a su amor eterno.

Escrito por: Aydil DR
9
1comentarios 67 lecturas relato karma: 85

Quiero ser

Quiero sanar esas heridas que destilan del fondo de tu corazón.
Ser la letra del libro en tus manos y la poesía que necesitas en tu vida.
Quiero ser los arpegios que componen tus tardes. Esa tranquilidad que buscas para ecualizar tu alma.
Quiero ser la simpleza en tus pensamientos
Y la felicidad que sólo tú sabes merecerte.
leer más   
8
sin comentarios 70 lecturas versolibre karma: 76

A ti... mi amor

Hay en mis versos un grito,
un anhelo, un deseo, una búsqueda infinita,
un insomnio, un desvelo, una ansia de amor.

Hay en el aire un deseo,
una llama, una chispa, una estrella que se apaga,
un universo que nace.

Hay en las nubes un romance,
un señuelo, una diana, un cupido,
una hoja, un árbol, un sueño.

Hay en la tierra unos pies,
unas lágrimas, unas risas,
un aroma a mojado, una soledad,
un vacío, otro grito, un clamor.

Hay en mis sueños un hilo rojo,
un camino, un sendero, un abismo,
que me lleva a ti...

A ti, mi colina, mi risco,
mi acantilado, mi cascada, mi caida,
mi muerte, mi vida.

A ti, mi bocanada de aire,
mi suspiro callado, mi grito ahogado.

A ti... mi sol

A ti... mi estrella más brillante.

A ti... mi amor.



@SolitarioAmnte / x-17
leer más   
18
16comentarios 118 lecturas versolibre karma: 91

Amargo esplendor

El esplendor
de un romance tan breve
amargo brilla
en mi interior oscuro
como destello insípido;
ni margaritas quedan,
incierto deshojar ,
amor sin pétalos,
cariño sin ternura,
fétidas flores.


@SolitarioAmnte / ix-17
leer más   
19
17comentarios 165 lecturas versoclasico karma: 73

Potasio

La sangre de los árboles
vive en los dormitorios
dibujando signos precoces
y máscaras blancas.

El síndrome de piernas inquietas
y el exceso de rivales
disgregan el sentir
de los romances carentes de potasio.

Progresa la enfermedad
de puñales y viento
cursando alteraciones
y dolores varios.

Rosas merodeando un sol prisionero,
la más pura enajenación
eclipsa la luz de los sueños
que uno a uno caen en silencio.

Agujas romas en el tintero,
en el suelo pantanos y un cielo ocre,
en la puerta vino malgastado
por el ansia de querer ser picaporte.

En esta carne,
en estos harapos
habitan violines y bronce.

Este no hombre
abandona su torre
mientras todos duermen.
leer más   
8
sin comentarios 86 lecturas versolibre karma: 82

Fortaleza

Mi país cultiva gente de ahuehuete
ésta no se quema, no se ahoga
xerófilos somos, bien adaptados.
Indiferentes nunca a la injusticia
caminos de tierra húmeda, pero,
oro en cada sonrisa que regamos.

Fortaleza en el rojo llevamos,
ufanías en las fiestas del santo,
entierros con alegría y cantos,
romances en el sol y en el llanto.
Trópico, calor, sudor de tantos
el águila real con su encanto.

Y así ya va culminando esto.

Labrando sueños en el norte y sur
incitando rebeldes con machete
negando gobiernos apócrifos
divisando amenazas extranjeras
ocultando la tristeza en la piel.
8
3comentarios 113 lecturas versolibre karma: 85

La Huella De Su Amor

Fue una noche de baile cuando se conocieron, ella con sus amigas y el con sus amigos, bailando cada cual por su lado, sintiendo la música en su cuerpo, de repente sus miradas se cruzaron en medio de la pista de baile, él la vio tan bella que no pudo aguantarse las ganas de acercarse a ella, agarro una rosa que encontró en un jarrón y se dirigió a ella, ella que se dio cuenta que se iba acercando sintió un cosquilleo por dentro como si del primer amor se tratase, llego hasta ella y le dijo “Esta rosa para ti mi bella dama”, ella se ruborizó, unos colores rosaditos le surgían de la cara y ella le dijo a él “Gracias mi humilde caballero”, empezaron una hermosa amistad pero con el tiempo se fueron enamorando y comenzaron una historia de amor.
Estuvieron una temporada juntos, volando, soñando, viviendo y vibrando de amor, miles de anécdotas vivieron, miles de caricias compartieron, miles de veces se envolvieron en besos apasionados, miles de abrazos se regalaron, pero ella repentinamente sintió miedo, miedo a que la dañara, miedo del mañana, miedo a que le rompiera el corazón, pero nunca pensó que él la amaba de verdad con una pasión que jamás se había visto, ella ignorante de la felicidad que él le podía brindar y con todo el dolor de su alma le dejo marchar.
Años después se volvieron a encontrar, de nuevo sus miradas se cruzaron, esta vez fue en una escuela a la que fueron a estudiar, dio la casualidad que les toco en la misma aula, uno al lado del otro, se veían todos los días, tirándose miradas dulces y apasionadas, estaba claro lo evidente, todavía se amaban, todavía se deseaban y todavía se buscaban con la mirada y el corazón, esta vez él tenía a otra mujer en su vida, pero ardía por dentro, eran muy grandes las ansiadas ganas que tenía de abrazarla, acariciar su pelo y besarla con tanto amor como sentía, como si de un romance secreto se tratara se acercó a ella en un momento que a solas se quedaran y le susurró al oído “¡¡Te amo!! ¡¡Quiero sentirte mía!! ¡¡No te olvidé!!”, ella con los ojos llenos de lagrimas, sintiéndose más amada que nunca le susurro a él “¡¡Tampoco te olvidé!! ¡¡Te sigo amando!!”, a continuación rozaron sus labios suspirando amor, de repente ella le dijo “Tú tienes a una mujer en tu vida y esto no lo podemos hacer, aunque te amo y te deseo, no me atrevo a hacerle daño a otra mujer” y él con las mismas le responde “Yo arreglare esa situación, ahora que te he vuelto a encontrar no te quiero dejar escapar”.
Siguieron viéndose fuera y dentro de la escuela, de una noche de amor desenfrenada y apasionada surgió algo que no esperaban ninguno de los dos, ella fue bendecida con el mejor regalo del mundo, se quedó en estado de buena esperanza, cuando llegó la hora de decírselo a él, este le respondió “¡¡Amor mío es maravilloso!!”, ella le dice “Tienes que terminar la relación con ella, no podemos seguir de esta manera, ahora vamos a formar una familia”, lamentablemente él le vuelve a responder “No puedo dejarla, desgraciadamente, si la dejo me quedaré sin nada y no podré darte la vida que te mereces”, ella con el corazón destrozado se marcha.
Pasaron unas semanas cuando inesperadamente ella se sintió mal, con mucho dolor, ella asustada porque era muy pronto y todavía le quedaba mucho tiempo de gestación, se acercó al médico, después de hacerle algunas pruebas detectaron un problema, el feto no tenía latido y tenían que operarla porque no podía tener a su bebe, la citaron para otro día el cual tenía que ingresar para darle fin a esa nueva vida que había estado creciendo en su vientre, ella lo avisó y le dijo “Tengo que hablar contigo, quedamos donde siempre”, al rato se encontraron donde siempre se veían, al llegar él, la vio llorando tanto que aquello parecía un rio de lagrimas, él la abrazó y le preguntó “¿Mi vida que te pasa? ¿Qué te han hecho para que tengas tanto dolor? ¿Qué te atormenta?”, ella con voz temblorosa y dolor en el alma y el corazón le responde “Perdí a nuestro hijo, ha habido un problema, su corazón no late y me tienen que operar para dar fin a esa vida que lamentablemente no podía nacer, ya nada te retiene, ya puedes marchar y disfrutar de tu vida con ella”.
Él con lagrimas en sus ojos, se derrumbó, era tanta la tristeza que sentía en ese momento, que no se enteró que ella ya estaba marchándose, levanto la mirada y vio que ella se alejaba, corrió tras ella para decirle que la amaba y que quería estar con ella, pero ella le dijo “Aunque te amo con toda mi alma, mi cuerpo y mi corazón, mientras sigas con ella a mi no me volverás a tener” y con las mismas se fue alejando deslizando su brazo con el suyo hasta sentir las puntas de sus dedos.
En la actualidad se han vuelto a encontrar y se aman a escondidas, porque ahora es ella la que tiene a otro hombre, se aman solamente con la mirada, se ven como amigos con derecho a ver sus ojos, pero la huella de su amor es tan grande que aunque sea con la mirada se siguen amando.

(Basada en hechos reales)
Davinia Mesas Lorenzo
La Poesía De La Vida – Artes Literarias –
9 de Diciembre de 2016
© Derechos de autor.
3
sin comentarios 31 lecturas relato karma: 21

En Llanes...

En la senda de San Pedro,
me he sentado frente al mar,
y mis ojos, por la vista,
tan solo quieren llorar.

En este infinito abismo,
de frente la inmensidad,
una fuerza poderosa,
océano en libertad.

Como pupilas de Bécquer
que intentaban arrancar
a las cantábricas peñas
de la costa vertical.

Y desafiando a la lluvia,
la tormenta y tempestad,
que me cala y que me embiste
de una forma tan brutal.

Hasta aquí llega la espuma
del salado manantial,
ascendiendo por la roca
como fuego al flamear.

Debajo del cielo gris,
insistiéndose en nublar,
el alma se está calmando,
me estoy llenando de paz.
15
5comentarios 80 lecturas versoclasico karma: 94

De perfume y esencia

Es quimera
Su fragancia
Que inquilina
Me posee

Perfumando
La memoria
Cautivada
Por su aroma






-es tu esencia, alquimia perfecta-
leer más   
11
6comentarios 117 lecturas versolibre karma: 78

Canto a las Furias

Si me vais a hundir, consejo os doy,
venid con todo o no me toqueis,
venid con todo o dejadme libre.

Traed bombas, armas y cañones,
traed de Varo sus legiones,
traed centurias, ejércitos, mercenarios,
traed lo que sea aún de mayor escarnio.

Ponedme a luz y sombra sin agua ni fuego,
exigid al Senado algún decreto,
enterradme en un túmulo, arrancadme los sueños,
usad perros de caza, usad puñal y veneno.

Allí donde caiga mi cuerpo,
allí dónde esté mi entierro,
sabrá bucear por la tierra,
sabrá deshacerse su peso.

Echará nutridas y anchas raíces,
nacerá árbol de venenoso tejo,
y sus ramas gritaran pecados,
y sus frutos matarán a los cruentos.

De entre sus raíces nacerá por mi sangre,
un río de ponzoñoso veneno,
amamantará víboras, escorpiones,
que arrancarán vidas con su beso.

Entre sus ramas anidarán por gracia
todo pájaro de mal agüero,
cornejas, cucos, buitres y cuervos,
gritando todas el homicidio hecho.

Los frutos de ese árbol
en tierra darán sustento
al cuerpo de todas las Furias,
al centro de todos los miedos.

Y sus bocas, desencajadas,
devorarán a todos los que un día,
decidieron matar a mi cuerpo,
para dar a mi alma venganza en lo eterno.
leer más   
3
sin comentarios 23 lecturas versoclasico karma: 30

Los pasos del amor

Pies divinos,
romances a la caballeresca,
los caminos por los que andas
me ofrecen brisa fresca.
Dedos al masaje secreto,
al goce de las patadas de bebé
cuando silbas las palabras
de este poema.
Léelo bien,
pues va dedicado a ellos,
a los que pisan mi cuerpo
siguiendo el erotismo... al pie de la letra.
Sí, tus pies,
que son dos regalos al amanecer,
al jolgorio de las caricias
cuando mis manos te hacen una obra maestra.
Refulgentes, translúcidos
y tan bellos
que ni un ángel se atreverá a parártelos;
en ellos toco el placer de tu puerta.
Pies del origen,
santas danzas,
¿sabes cómo se les llaman también?:
los Pilares de la Tierra.
Deja que vuelen,
deja que fluyan,
deja que existan puros en mis labios,
yo los limpiaré de la suciedad de este planeta.
Camina por mi pecho,
por la catarsis de mi corazón,
el que te otorga la felicidad,
el que te ama a puño y letra.
¡Pies tan hermosos!
Con ellos me quedo.
El hombre pisó la luna,
pero quiero que dejes en mí tu huella.
Pies tuyos,
perfumados a inocencia,
atareados por la vida,
entregados a mi fuerza eterna.

© 2017 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
4
1comentarios 29 lecturas versolibre karma: 54

Consejos para un poeta pobre que no puede viajar a París

No te llenes de ira,
que la ira desborda
los límites de la razón.
Llénate de palabras
que expliquen la vida,
que exalten el amor,
que lleven esperanza,
que exuden pasión.
Y aunque no te paguen
lo que vale cada letra
y no reúnas lo suficiente
para tomar un café
en La Closerie des Lilas,
y vivir de la poesía,
siempre tendrás
tu solitaria banca
en los bordes
de tu imaginación,
en la que puedes
sobrellevar con dignidad
tu petit romance
con la inefable París.
leer más   
12
3comentarios 68 lecturas versolibre karma: 96

...Ecos

Esta tarde se posan sobre mis oídos a través de mi ventana

Los...Ecos de tu amor.
leer más   
9
3comentarios 79 lecturas versolibre karma: 85

Chöca (romance de garzas)

Su grácil danza
engarza corazones,
ligeras garzas
enarbolan sus cuellos,
albo vaivén
perfumado de nieve,
bello ritual
en plumas de romance
donde nace el amor.


@SolitarioAmnte / viii-17
leer más   
15
8comentarios 97 lecturas versoclasico karma: 78

Corazón Blindado

Le he construido un muro a mis emociones y ya no sé echar de menos
Le he girado la cara al amor por todas las veces que miré de frente y caí al suelo
Le he echado tanta sal a mis heridas que no encuentro el dolor que siento
Le he dado tantas vueltas a la página que no veo el final del cuento

Le he cantando una y otra vez al fantasma del recuerdo irrompible
Le he bebido a la noche todo el alcohol y embriagarme ya no sirve
Le he escupido versos al traidor y e ignorado el presente posible
Le he puesto tantos seguros al corazón que ya sólo se irme
leer más   
6
sin comentarios 33 lecturas versolibre karma: 64

Prólogo (Sueños y desvelos)

Aquí comienza mi libro,
compuesto de alguna rima,
de calladas emociones
y recuerdos de una vida.

Algún gracioso soneto,
quizás una fina lira,
homenajes a poetas
o una rítmica quintilla.

Desde las noches en vela,
a las pasiones baldías,
el apego a las raíces
y el amor a la familia.

Solo son mis sentimientos,
también mi ideología,
afectos y desamores,
estampas en la retina.

Cómo se funden los besos,
cómo te mece la brisa,
un aroma de violetas
y todas mis utopías.

Una copla y un romance,
un verso que me fascina,
la belleza de una estrofa,
una gota en tu pupila.

Solo espero que te guste,
que te saque una sonrisa
desde que leas el prólogo,
a la última poesía.

Pretendo que te emociones,
que sientas la fantasía,
de mis sueños y mi mundo,
de toda esta alegoría.
leer más   
20
9comentarios 82 lecturas versoclasico karma: 89
« anterior123456