Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 364, tiempo total: 0.025 segundos rss2

Pasó la muerte...

Pasó la muerte a su lado
con la guadaña maldita,
disfrazada de sirena
y con preciosa sonrisa;
engatusaba su aspecto,
la figura tan precisa,
acompañada de niebla,
del nordeste y de la brisa,
y le invitó a que saliera
a la mar, en su barquilla
para pescar unos peces
que sirvieran de comida,
y, confiado, aceptó
y se creyó la mentira
que le acercó a la galerna
con su borrasca temida...

...Y, entonces, en la batalla,
cuando remar no podía,
él comprendió los embustes
de la sirena asesina,
ella quería su suerte,
abrazarle con su tinta,
estrellar a su trainera
y correr una cortina,
porque la muerte no acepta
la mirada y la caricia,
ni la pasión y los besos
y el amor y la utopía...
Pero quería luchar,
regresar hasta la villa,
aguantando la galerna
de la manera más digna...

...Pero la muerte, a sus ojos,
llegó con daga muy fina,
arrancándole los sueños,
las ilusiones, la vida,
y se quedó en aquel limbo
de un poema sin esquinas,
y los versos se perdieron
por alguna alcantarilla
y es que a la vida, la muerte,
le profesa gran envidia,
y destruye a quien la vive
de una manera tranquila,
en silencio, sin molestias,
arropado en su familia,
y tragándose las hieles
por el dolor de la herida...

"...Pasó la muerte a su lado
para doblar sus rodillas,
y el hombre dijo que no,
que a la galerna vencía..."

Rafael Sánchez Ortega ©
14/07/18
5
sin comentarios 33 lecturas versoclasico karma: 95

Hubo un tiempo...

Hubo un tiempo en que escribía,
por la noche, a las estrellas.
Les hablaba de mis sueños,
de las cosas de la tierra,
de los guiños de las olas
al dejar, con las mareas,
esos rizos extendidos
por la playa y en la arena,
y es que todo era posible
en el verso y el poema
que nacían, en la noche,
con la luna de linterna
y salían, indecisos,
los escritos con mis letras
pero llenos de ilusiones
y queriendo ser viajeras...

Hubo un tiempo en que los niños
sí querían cosas ciertas.
Por ejemplo el aguinaldo,
traducido en sus pesetas,
y también las caracolas
que escuchaban las sirenas,
o los cuentos de castillos
que ocultaban a princesas,
y es que el tiempo de la infancia
pasa pronto y bien se aleja
descubriendo que esos días
son instantes sin respuesta,
porque queda la nostalgia
de esa vida tan intensa,
que marcó nuestros destinos
de una forma tan maestra...

"...Hubo un tiempo, me pregunto,
en que amaba los poemas,
que la vida nos dejaba
cada día en la alacena;
pero ahora es otro tiempo
en que miro a las estrellas
y la infancia, ya lejana,
acrecienta mi tristeza..."

Rafael Sánchez Ortega ©
09/07/18
13
6comentarios 55 lecturas versoclasico karma: 108

Se nos pasa la vida...

Se nos pasa la vida
y se marcha el verano,
con el alma impaciente
y los cuerpos cansados;
tiene arrugas la cara,
perlesía las manos,
y los ojos vivaces
su fulgor han cerrado,
atrás queda ese tiempo,
tan fugaz y lejano,
de la infancia perdida
y el candor de los labios,
ese tiempo sublime,
juvenil y sin cardos,
donde tantos proyectos
en palabras quedaron...

Se nos pasa la vida
y por ella marchamos,
en etapas de sueños
y en jornadas de llantos,
porque nada es perfecto
en el mundo en que estamos,
y gozamos de risas
y por ellas pagamos,
atrás quedan amigos,
sentimientos y abrazos,
de la sangre que un día
compartió nuestro ocaso,
y es que el tiempo transcurre,
y se pasan los años,
la pasión se sosiega
y el amor es lejano...

"...Se nos pasa la vida
y quedamos rezando,
en la tarde y la noche
por los tiempos pasados..."

Rafael Sánchez Ortega ©
11/07/18
12
10comentarios 101 lecturas versoclasico karma: 94

Cuántas veces...

Cuántas veces estuve
esperando tus letras,
y el mensaje soñado
que viniera con ellas,
pero solo el silencio
golpeaba en mi puerta,
y pasaron los días
y las noches eternas,
yo pedía a los cielos,
y a la luna y estrellas,
que gritaran tu nombre
y que tú respondieras,
porque así me darían
las noticias completas,
aliviando mi angustia
y las fuertes ojeras,
por los sueños perdidos
en las tardes sin siesta
y en los días tan largos
persiguiendo quimeras...

Cuántas veces, sin rumbo,
he buscado tu reja,
y el balcón de tu casa
y el jardín de la huerta,
porque en ellos, quería,
encontrar lo que fuera,
que tuviera tu sello,
tu perfume y tus huellas,
aún recuerdo las rosas
y también las violetas,
que cubriste de besos
con tus labios de fresa,
y es que quise encontrarte
por paseos y aceras,
además del sendero
que conduce a la iglesia,
yo tenía esperanzas,
de una forma sincera,
de encontrarte y hablarte
y escuchar tu poema...

"...Cuántas veces los hombres
nos quedamos a medias,
al soñar, como niños,
con caritas de seda..."

Rafael Sánchez Ortega ©
07/07/18
20
14comentarios 95 lecturas versoclasico karma: 104

Romance antiguo

¡Qué antiguo amor que estamos usando!
Este amor en tiempo implacable
de anhelo y de océanos derramandose
por mi mejilla, de romántico ingenuo.

¡Qué antiguo amor que estamos usando!
Tan lejos estas amor...
Siento como mi alma te alcanza
y entonces lloras por nuestra dicha.

¡Oh amor, que antiguo romance
así se derramó por mi sangre!
¡Qué antiguo romance estamos usando!
¿Dónde estas? ¿Dónde estás amor?
leer más   
12
5comentarios 60 lecturas versolibre karma: 97

Nostalgia

Huele a rosas
Huele a pasado
Huele a ti
Huele a sombra de verano.

Huele a miedo entre tus ropas
perfuman hojas carmesí
Que se caen de sus copas
Pintando el blanco alhelí

Huele a rosas
Como si fueran mil
Huele a nuestro pasado
Que llegó cantando y me habló de ti

Huele al vino dulce
y también al blanco
Huele a silvestres rojas
Huele a tu viejo encanto

Huelo este momento
embalsamado de ti
Y recordándote siento
Como después de tanto tiempo
…aún me haces sentir…
leer más   
16
6comentarios 84 lecturas versoclasico karma: 93

Por dormir la dichosa siesta (Romance)

Que si estando yo acostado
viene un bicho y me molesta,
¿qué remedio me procuro
para echarme yo la siesta?
Dando vueltas me marea
y me duele hasta la testa,
que ya no duermo esta tarde
por molesto en esta fiesta.
Con veneno se marchare
esa mosca tan funesta,
no me importan los dineros
y lo arrimo yo a la cesta.
Dando vueltas sigue el bicho
que por poco que le resta,
da por saco todo el rato
si pillare y sale de esta,
no respondo ante mis actos
lo mato por una apuesta.
Luego pienso: ¡pobre mosca!
si por bicho me molesta,
no por ello lo merece
por dormirme yo la siesta.
Otras veces yo lo pienso:
¿Si tuviera una ballesta?
¿cuántas moscas mataría?
muertas con la bota puesta.
Yo no soy tan sanguinario
la dejo marchar si presta
para dejarme dormir,
la ansiada y querida siesta.

Fdo.: Alfonso j. Paredes
Todos los derechos reseservados
SafeCreative/Copyright
imagen obtenida de internet, cuya fuente es: www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&a
18
13comentarios 115 lecturas versoclasico karma: 107

Recuerdo el tren aquel...

Recuerdo el tren aquel, en que llegaste,
al filo de una tarde de verano,
sonaron campanillas en las almas
de muchos compañeros que temblaron,
quedaron cautivados, sin remedio,
los ojos de los niños solitarios,
siguiendo, sin descanso, la figura,
del hada y la princesa de aquel cuadro;
ajena caminabas por la plaza
buscando la pensión, y en ella, el cuarto,
que había contratado tu familia
para ir a conseguir un buen descanso,
traías la maleta de los sueños
repleta de ilusiones, sin candados,
querías compartir lo que tenías
y luego despertar de tu letargo...

Recuerdo el tren aquel, y no le olvido,
llegaba a la estación y, sin retraso,
nos trajo un aire nuevo y diferente,
un verso sin pulir para las manos,
nacieron golondrinas y violetas,
volaron mariposas con abrazos
y luego renacieron las caricias
del fuego juvenil y tan dorado,
entonces comenzaron los suspiros,
se oyeron los susurros de los barcos
y puede que las olas murmuraran
extrañas a beodos y borrachos,
porque esta borrachera intermitente,
nacía de los pechos embrujados,
seguía por los cuerpos tan sensibles
queriendo compartir ese regalo...

"...Recuerdo el tren aquel, y tu sonrisa,
llegaste a renovar nuestro cansancio,
y fueron unos meses deliciosos
que nunca olvidaré, porque te amo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
06/07/18
17
6comentarios 66 lecturas versoclasico karma: 116

Cita a ciegas

Un feriado de tantos,
en medio del desierto
que en mi alma un lirio
había dejado
me sentía triste y abandonado
por un amor que cuando nació,
ya estaba muerto.

Sin embargo un chat de esos
que pululan en la Internet
desde varios lustros,
hizo que mi soledad diera lugar
a un romance platónico,
con un alma gemela
que al igual que yo,
estaba de luto.

Miríadas de mensajes,
preguntabas por el linaje
que si era latin lover
que si usaba pullover
que si gustaba el rock
porque tu eras fanática de Iggy Pop
al fìn un dia nos decidimos
y a conocernos fuimos
tù con tu peinado punk
yo con mi libro de Ana Frank.

Tres horas la primera cita
té yo con medialunas,
tu no te anduviste con medias tintas
con una sinceridad que me abrumó
me preguntaste si tenía reloj
a lo cual respondí con un poco de tos
que con el celu ya no hacía falta
me tomé toda mi Malta
y caminamos despacito
tú con tus Levi's ajustados
yo con mi buzo nacarado.

Tus bromas sobre mi edad eran continuas
mas tu sonrisa era angelical
me tomé un Uvasal
pues el breakfast me cayó mal
suelo comer sin sal
y tú lo hacías como Pantagruel
el clima me sabió a miel
y con mi alma a flor de piel
me tiré un lance cual Cupido
te pregunté si tu apartamento o el mío,
me dijiste que te daba igual
que no podías sin mi estar
y que de sexo ni hablar
ya que no era lo normal
que en la primera cita
nos amáramos como esposos,
en mi faz, de sonrisa apareció un esbozo
casi caigo dentro de un pozo
por mirarte a los ojos
un mal paso di
y continué con mi perorata
que si Freud, que si Lanata,
que los Beatles o los Rollings
que si con caviar o frijoles
en algo cambiaban los roles
mas me dijiste que a tu entender
es de sabios conocer
que lo que nos rodea no importa
lo primordial no està a la vista
que yo era como el vino a la fiesta
y tú como la cereza de la torta.

Con total displicencia,
me dije,"contrólate Manuel"
que todo marcha sobre un riel
sè prudente que con paciencia
la cosa no tiene ciencia
como si fuera natural
al llegar a mi domicilio
te pregunté si tenías sencillo
para tomarte el bus
mas me respondiste que era tarde
que para el almuerzo ya era hora
que encargáramos pizza y Coca Cola
que en menos de lo que canta un gallo
el delivery nos la traería
y que mientras tanto tú y yo
en el sofá podríamos yacer
haciendo alguna picardía,
que la tarde aún era joven
y por más que no hubiera espectadores
la pasión no faltaría
pues es sabido que quien espera
con el tiempo desespera.

Subimos las escaleras
tomados por la cintura
al cerrar la puerta con premura
el universo se me abrió
y preso de la lujuria
tu piel recorrí
más pronto comprendí
que de un sueño se trataba
que era un mal que me aquejaba
el sucubo me visitaba
con presteza se alejaba
y a la realidad volví
!Qué mal sueño me poseyó!
Mas todo aquel que lo leyó
seguro lo disfrutó
y ante la risa sucumbió.
leer más   
5
2comentarios 50 lecturas prosapoetica karma: 64

Quiero ir...

Quiero ir hasta tu lado
y saber lo que tú piensas,
y después de contemplarte
enseñarte las sirenas,
las que estaban en los cuentos
del pupitre de la escuela,
y de aquellas que encontramos
en los versos de un poema,
y es por eso que yo quiero
que me aceptes y me atiendas,
y que dejes que mis labios
se emborrachen con tu néctar,
ese vino de los dioses
que así citan los poetas
y en la copa tan sagrada
que reflejan las estrellas...

Quiero ir hasta tu lado
sin que notes mi presencia
y mirar como te duermes
y también como despiertas,
deslizarme entre los sueños
recogiendo las respuestas
que dejaron en las nubes
y en los cielos las cigüeñas;
cuando encuentre los mensajes
te diré que las galernas
han pasado a nuestro lado
agotándonos las fuerzas,
y es que estabas tan dormida
que temí que te me fueras
en los brazos de los vientos
y detrás de las tormentas...

"...Quiero ir hasta tu lado
y dormir donde tu duermas,
entregarte mi cariño
y aceptarte como seas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
05/07/18
17
11comentarios 82 lecturas versoclasico karma: 105

Romance de La Cañada

Andaba el pastor pensando
que esta jornada era dura,
mientras recorre cañadas
de nuestra amplia Extremadura.
De caminos pedregosos
y riachuelos de agua pura
por los valles floreados,
profunda herida sin cura
de ese Tiétar tan sinuoso.
Pastor con palabra jura
que esta agua sí bebería
pues la fuente es limpia y pura.
No fatiga en la vereda
con sus viandas que condura,
por caminos tan hermosos
cañadas de Extremadura,
anda el pastor muy despacio
por contemplar su hermosura.


Fdo.: Alfonso J. Paredes
Todos los derechos reservados y registrados en
el Registro de la Propiedad Intelectual SafeCreative/Copyright
imagen recopilada de internet, cuya fuente es: folkloreytradicion.blogspot.com/2011/05/tradiciones-del-valle-del-tiet
16
14comentarios 117 lecturas versoclasico karma: 97

He preguntado por ti...

He preguntado por ti
a la luna de la noche,
a los perros del vecino
y a los árboles del bosque,
pero nadie dice nada
y me miran con reproche,
esa luna pizpireta
que susurra muchos nombres,
esos canes tan furiosos
y que ladran sin un orden
y los áboles señeros
con las hayas y los robles,
y es la eterna paradoja
del olvido de los hombres
que recuerdan sutilezas
y otras cosas muy menores...

Pero insistí en la pregunta
sin dobleces y cual borde,
para que alguien me dijera
dónde estaban tus canciones,
porque escuchando tu voz
encontraría ese norte,
y ese rumbo definido
para entregarte unas flores,
puede que fueran violetas
o unas rosas con un sobre,
que te llevara unos versos
y el tic-tac de unos rumores,
dicen que si te has perdido
y que andas por los montes,
medio huyendo de la vida
y robando corazones...

"...Pero no creo tal cosa,
y me siento don Quijote,
ya que pregunto por ti
sin atender a razones..."

Rafael Sánchez Ortega ©
02/07/18
11
10comentarios 92 lecturas versoclasico karma: 103

Si la musa...

Si la musa se queda dormida,
deberemos, quizás despertarla,
intentando que el sueño profundo
equilibre la paz de su estancia,
cubriremos de sedas y armiños
ese cuerpo, durmiente, que calla,
esperando que se abran sus ojos
y que miren y atiendan al alba,
y es que un día comienza de nuevo
y con él se despliegan las alas,
de los niños que van al colegio
y que sueñan con elfos y hadas,
así bien amanecen los hombres,
acudiendo, sin prisa, a las barcas
para ver si es posible la pesca
en el mar, hoy tranquilo y en calma...

Si la musa se marcha de viaje
y abandona tu pluma y su casa,
deberás perseguirla sin freno,
acudiendo a tus dotes de magia,
tú sabrás como puedes lograrlo,
seducirla con tiernas palabras,
atraer la atención de sus ojos
escuchando su voz y palabras,
porque tú necesitas respuestas
de manera sincera y muy clara,
sin palmadas de manos amigas
y mentiras que ocultan y tapan,
y es que el verso que nace torcido
de la musa precisa su gracia
para luego plasmar el poema
que refleje el mensaje del alma...

"...Si la musa se queda dormida
deberás acudir y taparla,
procurar que descanse unas horas
y cuidarla de forma muy sabia..."

Rafael Sánchez Ortega ©
04/07/18
12
6comentarios 58 lecturas versoclasico karma: 102

Déjame ver en tus ojos...

Déjame ver en tus ojos
lo que te dictan los versos,
letras de amor y esperanzas
y otras con miel y recuerdos,
aunque seguro que guardas
en las pupilas mis besos,
y esas caricias tan tiernas
de los veranos aquellos,
porque en los mismos vivimos
un singular sentimiento
que transformó nuestras almas
para llevarlas muy lejos,
y así nacieron promesas
de unos futuros proyectos
que, por desgracia, quebraron,
y se quedaron inciertos...

Salí a buscarte en la noche
pero no vi tu reflejo,
ni la sonrisa en tu cara
ni tu silueta en el suelo,
y me quedé entristecido,
con una sombra en el pecho,
y la mirada perdida
sin obtener el consuelo,
y es que ya pesan los años
y es agobiante el silencio,
cuando en la noche me faltan
esos preciados momentos,
donde escanciamos la vida
con ilusión y sin miedo
y concebimos poemas
y en nuestros ojos leerlos..

"...Déjame ver tus pupilas
para robarte el secreto,
y así estaremos más cerca
para vivir nuestros sueños..."

Rafael Sánchez Ortega ©
03/07/18
11
6comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 111

Se me pasa la tarde...

Se me pasa la tarde
sin dejar unas letras
en mi humilde cuaderno
que adolece de ellas,
y es que hay tardes y tardes
y esta es una cualquiera,
en que el alma se encoge
con dolor y sin fuerza,
mientras tanto lo intento
y restaño las penas
y también a la lluvia
que a mis ojos aqueja;
ya vendrán otros tiempos
y también primaveras
con veranos y estíos
y mil noches de estrellas...

Pero puede que el tiempo,
que ahora pasa y se aleja,
paralice un suspiro
de mi boca reseca,
y se quede temblando
esa frase sincera
que decía "te quiero"
con la voz del poeta,
y es que pasa la tarde
y retorno a la iglesia,
a la humilde capilla
que aceptó nuestras velas,
y aunque el tiempo transcurra
y no acepte respuestas,
yo pregunto y pregunto:
¿dónde estás mi barquera...?

"...Va pasando la tarde
entre dudas eternas,
siento el alma dormida
y la noche se acerca..."

Rafael Sánchez Ortega ©
01/07/18
14
8comentarios 83 lecturas versoclasico karma: 107

Entre las llamas...

Entre las llamas perecen
unos cientos de preguntas
que no fueron contestadas
y se fueron a la luna,
en la noche de San Juán
quedó la plaza difunta
cuando sonaron las cuatro
en la torre y en su aguja,
con las sombras alargadas
en las calles muy desnudas
se desplazaba la noche
acabando su aventura,
y esta noche era distinto
el silencio ya se escucha,
estremeciendo los cuerpos
y atravesando las nucas...

De las llamas, los rescoldos,
siguen y dejan su música,
esas cintas de colores
sin orquestas ni batutas,
y es que el recuerdo es profundo,
con la nostalgia y la angustia,
y aunque San Juán purifica
sigue entre nieblas y brumas,
los sentimientos se queman
ante la proa y la brújula
que marcan los corazones
porque han cambiado de ruta,
y se olvidan las promesas
que se quedan en ninguna,
y se silencian los labios
que han perdido la ternura...

"...Entre las llamas se quedan
las sonrisas y el azúcar,
de unos tiempos que han pasado
de una manera confusa..."

Rafael Sánchez Ortega ©
24/06/18
11
sin comentarios 64 lecturas versoclasico karma: 89

Una vida que escapa (Ze & @_Sejmet_)

Hay tanto ruido en los días
que apenas oímos nada.
Relojes dueños del tiempo,
persecuciones tan vanas
que se nos pierden los ojos
y no distinguimos almas.

En las suelas, la codicia,
pierden valor las palabras.
y tras colores brillantes
hay una vida que escapa.
¿Cuándo sabremos mirar
viendo que hay otras miradas?

Que no hará falta dinero
cuando nos guarde una caja.
Que no hay pena tan enorme
como la ausencia de ganas.
Ojalá no sea tarde
y la noche esté lejana.

Que aquello que no se ve
justo es lo que nos aguanta.
Vivir es algo distinto
a estar llenando las arcas,
pues lo que debe importarnos
es más vida y menos farsa.

Cuanto más lleno el bolsillo,
más vacía queda el alma.
Prefiero emociones ricas
a pobres codicias. Ansia.
Discutiendo se me arruga
el perfil de la esperanza.

¿Podemos vivir, vivir...
dejando lejos la saña?
leer más   
23
27comentarios 222 lecturas colaboracion karma: 94

En cualquier momento...

En cualquier momento
buscaré tu mano.
La preciso niña,
igual que a tus labios,
esa mano fina
con tan dulce tacto,
ese labio hermoso
con el beso sabio,
y es que solo quiero
tenerte a mi lado,
saberte conmigo
gozar de tus pasos,
y luego, con tiempo,
vivir un abrazo,
sin prisas, sin horas,
eterno y soñado...

En cualquier momento
marcharemos ambos,
a mirar la luna
desde el viejo faro,
y veremos luces
de lejanos barcos,
y también estrellas
con sus guiños claros,
y en aquel silencio
nos diremos algo,
que nos llene mucho
y no suene a falso,
porque yo te quiero,
no debes dudarlo
y sé que me quieres
aunque soy pesado...

"...En cualquier momento
te daré un regalo,
que recuerdes siempre
y por muchos años..."

Rafael Sánchez Ortega ©
30/06/18
10
7comentarios 72 lecturas versoclasico karma: 92

Casi seguro...

Casi seguro tenías prisa
y te olvidaste que las estrellas,
en esa noche, nos esperaban,
con el suspiro de sus linternas,
por eso entonces quedaron tristes
y hasta lloraron con mucha pena,
las compañeras, tan silenciosas,
de las cigarras y las palmeras,
porque las unas cantan de noche
bajo los cielos con luna llena,
mientras las otras, sin el nordeste,
quieren la brisa de las mareas,
y es que los faros que el cielo esconde,
tras los retales de fina seda,
son ese puerto que el barco busca
y al marinero el hogar espera...

De todas formas hubo otros días
con otras noches que fueron nuestras
y por desidia, tal vez vagancia
ambos pasamos de estar con ellas,
y las dejamos con su silencio
en la ventana que da a la tierra,
y allí lloraron y allí rieron,
noche tras noches, sin darse cuenta,
y es que nosotros, tan concentrados,
con nuestros versos y nuestras letras,
nos olvidamos de estos gusanos
que por las noches dejan sus huellas,
y que nos llaman y que nos quieren
sabernos vivos, tenernos cerca
para entregarnos la luz ansiada
con la esperanza de amor eterna...

"...Casi seguro, tenías prisa,
y no me diste la fiel respuesta,
a la pregunta que yo te hice
y que olvidaste por una fiesta..."

Rafael Sánchez Ortega ©
12/07/18
4
sin comentarios 34 lecturas versoclasico karma: 78

Las nubes se desnudan...

Las nubes se desnudan
y bailan filigranas,
esparcen por los cielos
sus formas y su gracia,
es algo muy bonito
que anima las pestañas
haciendo que la vida
nos llegue con su magia,
se animan las violetas,
las rosas y las dalias,
y, cerca, las ardillas
se ocultan en las ramas,
así amanece el verso
por medio de las almas,
que observan a la vida
y sienten lo que pasa...

Las nubes de los ojos
impiden ver la calma
del hombre y su destino
y el mar en la distancia,
confunde todo aquello
y mezcla las llamadas
del verso y el trabajo
con lodo y argamasa,
es típico y humano
guiarse en las palabras
que llegan a nosotros
vacías y sin nada,
por eso los sentidos
ansían esperanzas,
latidos y personas
precisos y cercanas...

"...Las nubes de la vida
sortean las montañas,
y siguen su camino
sin miedo a las batallas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
29/06/18
11
6comentarios 98 lecturas versoclasico karma: 111
« anterior1234519