Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 263, tiempo total: 0.013 segundos rss2

Romance sin título

Cuando te vi en el desierto
te miré sedienta el alma
quise llenarte los cántaros
de nieve acaramelada.
No me contaste tu historia
yo la rimé en tu mirada
hilándola con el trino
del ave que la llevaba
en su pico con primor
al nido en que la enhebraba.

Tanto el verdor de tus ojos
como tu risa lozana
hizo temblar en suspiros
a mis entrañas de lava.
Vi que subía hasta el cielo
y de tu mano tomada,
el agua y miel en la tierra
eso ya no me importaba.

Eras ocaso de versos
nubes doradas, bordadas.
Siguen tus rayos de sol
avivándome la calma
por eso mantengo en pié
esa premisa jurada
de no revelar jamás
cómo esta historia es llamada.





Dee Dee Acosta
leer más   
14
13comentarios 93 lecturas versoclasico karma: 112

Se ha marchado la tarde...

Se ha marchado la tarde
y ha llegado la noche,
y cambiaron, de pronto,
los bonitos colores,
porque el dulce cromado
de la tarde sin nombre,
se cambió por las sombras
de ese negro uniforme,
y cambiaron los besos
y la brisa, de golpe,
y negaron caricias
en la noche sin flores,
una inmensa tristeza
se apodera del hombre
que ha perdido la tarde
y en la noche se esconde...

Se ha cambiado la risa
por la lágrima torpe,
y también la palabra
se perdió entre las voces,
y quedaron callados
los inquietos relojes,
los caballos altivos
en la noche tan joven,
porque el duro silencio
ha escalado la torre
y llegado hasta el alma
y perdido su norte,
y es que el labio sin risa
balbucea canciones,
como rana sin rumbo
y perdida en el monte....

"...Se ha marchado la tarde
y se fue no sé a dónde,
y la noche ha llegado
de repente y sin flores..."

Rafael Sánchez Ortega ©
22/05/18
10
4comentarios 59 lecturas versoclasico karma: 98

Quiero el néctar...

Quiero el néctar de tus labios
y ese beso que me ocultan,
para ser un niño grande
que no sueñe con la luna,
ya que quiero que en tu pecho
se acelere y se consuma,
ese fuego de la infancia
que precede a la lujuria,
y es que somos inocentes
y al crecer, nuestra locura,
se desbordan los sentidos
y hasta mengua la fortuna,
es por eso que te pido
que me dejes que me suba
a tus labios temblorosos
y les robe alli su fruta...

Las cerezas seductoras,
las manzanas y las uvas,
y ese vino delicioso
que confunde la cordura,
son productos que bien guardas,
y celosamente ocultas,
para dar a quien tu quieres
y merece de tu ayuda,
yo por eso pido un beso
y ese néctar de tu pluma,
en el verso de tus labios
que responda a mis preguntas,
bellas letras temblorosas,
donde el alma se desnuda,
apartad estas tinieblas
y dejarme ver la cuna...

"...Quiero el néctar de tus labios
y sumirte entre la bruma,
de mis dedos, descorriendo
los botones de tu blusa..."

Rafael Sánchez Ortega ©
21/05/18
11
4comentarios 63 lecturas versoclasico karma: 102

Ya van saliendo las flores...

Ya van saliendo las flores
y luciendo sus vestidos,
en este mayo que pasa
y que anticipa el estío,
pero vivamos los días
que se van como suspiros
y disfrutemos las horas
que nos permiten seguirlos,
y así tendremos colores
de primaveras teñidos,
y unos cielos agridulces
por donde vuelan los mirlos,
y en la tierra los labriegos
hacen surcos con cariño,
para sembras las cosechas
con las semillas del trigo...

Se ven los campos con flores
y se alegran los caminos,
mientras cantan las cigarras,
en el campo, con los grillos,
y se mezclan los colores.
los olores y sonidos,
y hasta el alma se transforma
y se cambia de vestido,
porque la luz que le llega
es un faro sutilísimo
con la alegría que el cielo
nos regala con su mimo,
ya estamos en primavera,
ese instante tan bonito,
donde las almas, al alba,
buscan el sueño infinito...

"...Ya van saliendo las flores,
con sus pétalos tan lindos,
y ese mensaje que dejan
para los hombres y niños..."

Rafael Sánchez Ortega ©
20/05/18
13
8comentarios 71 lecturas versoclasico karma: 96

Saboreándote

Amor a las finas hierbas;
perifollo y cebollino,
estragón y perejil.
¿Es Albahaca o es tomillo
lo que me hace estremecer?
Dulces aromas percibo
a tu paso junto a mí.
Agudizo mis sentidos
y en tu dulce compañía
me entrego a ti y no concibo,
no volverte a respirar.
Soy salvaje en mi delirio;
con pasión sigo tus huellas
pues nunca ha de ser delito,
que yo beba en tus aromas.
Entre mis ganas elijo
que además de tus fragancias,
degustaré y no declino,
el sabor que con tus besos
vestiré nuestro destino.
Pura ambrosía que apuro,
como copa de buen vino.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/05/20/escribe-tu-relato-de-mayo-iv-la-tripulaci
14
22comentarios 107 lecturas versoclasico karma: 101

Se toman decisiones...

Se toman decisiones
un tanto sorprendentes,
que a veces nos asustan
y en otras nos dan mieles,
la vida es un compendio
de días y de meses,
con años transcurridos
que pasan y no vuelven,
dejando mil recuerdos
de rosas y claveles,
de llantos y desgracias
que a todos nos conciernen,
y todo es un momento
un soplo del nordeste,
un punto en nuestra vida
que sigue con su fiebre...

La vida es movimiento
de cruces y de andenes,
de sendas que se enfilan
de forma muy consciente,
y luego, con el tiempo,
se busca en los papeles
el verso detenido
por culpa del presente,
que quiere proseguirse
y hacer que no muriesen
las letras compartidas
salvando los mil puentes
y puede que volvieran
los nervios tan alegres,
las tiernas mariposas
y el beso de la frente...

"...Se toman decisiones
de un día, para siempre,
y en unas acertamos
y en otras hay serpientes..."

Rafael Sánchez Ortega ©
19/05/18
10
6comentarios 60 lecturas versoclasico karma: 104

Esperaba...

Esperaba que el silencio
se fundiera con las sombras,
y los gritos retenidos
no llegaran con las olas,
y es así que las resacas,
tan profundas y tan roncas,
se quedaban en suspiros
que llegaban a las costas,
no sé bien si las heridas,
con la sangre delatora,
se cerraban limpiamente
y quedaban luminosas,
era un tiempo consentido
de promesas muy sonoras,
y de frases adecuadas
a la voz de muchas bocas...

Esperaba que llegaras,
primavera con tus rosas,
y también con los claveles
y geranios de la alfombra,
es el mundo insuperable
que hasta alegra lo que roza
ya que tiene en sus colores
una magia que enamora,
un perfume sugerente,
la visión de las alondras,
y aquel roce de la brisa
con el puerto y las gaviotas,
ya que al fondo está la playa
y allí mueren muchas formas,
se desbocan los deseos
por la ausencia de la ropa...

"...Esperaba tus caricias
una tarde muy preciosa,
y quedé, con mi silencio
viendo el paso de las horas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
18/05/18
11
10comentarios 79 lecturas versoclasico karma: 103

Yo me pregunto...

Yo me pregunto si estás dormida,
si acaso sueñas y vas a pie,
porque esa gracia que en ti palpita
hace que sueñe de día y bien,
que te acompañe por los paseos,
cuando descansas y en el café,
así te veo y así te miro
tomando un zumo con ron y miel;
ya sé que es algo que suena amargo
y que parece ser de revés,
pero no importa si estoy contigo,
si te acompaño y no sé que hacer,
porque estas cosas, cual chifladuras,
son importantes por un aquel
y si aprovecho que al ver tus ojos
me veo en ellos ya somos tres...

Entonces niña seamos pobres,
sigamos niños en el ayer,
en ese tiempo, quizás lejano,
que hemos vidido de forma fiel,
ahora rompamos viejos tabúes,
pequemos pronto de diez en diez,
y disfrutemos de nuestras fuerzas
con nuestros cuerpos sin tener juez,
y así seremos lo que queramos,
lo que nos dicten razón y ser,
nuestras lujurias y las pasiones
tendrán el agua para la sed;
y un día acaso, no muy lejano,
veremos juntos atardecer,
y nuestra noche será otra noche
donde la luna nos de su hotel...

"...Yo te pregunto si tú me quieres,
pues yo te quiero y no sé que hacer,
y entonces veo que tu sonrisa
es la respuesta que da tu piel..."

Rafael Sánchez Ortega ©
16/05/18
7
2comentarios 44 lecturas versoclasico karma: 89

Ya no busco...

Ya no busco tus palabras
ni la esencia de tus besos,
me conformo, simplemente,
con la brisa y con el viento,
ese tierno remolino
que llegaba en los deseos
y con bellas mariposas
que mostraban su aleteo,
y esa frágil filigrana
se quebró, por un momento,
y marchó para otras tierras
y otros brazos más morenos,
se quedaron solitarios
los jazmines tempraneros,
y con ellos los suspiros
que brotaron hacia el cielo...

Ya no busco tu mirada
ni a tus ojos junto al fuego,
ni tampoco aquellas noches
yo las guardo y las conservo.
...Es preciso que reposen,
que conserven el misterio,
y que encierren sus entrañas
tantas letras con mis versos,
yo prefiero que la sangre
salga pronto de mi pecho,
y que abarque y cobre vida
y no quede en el tintero,
que las crudas telarañas
sean frías como el hielo,
y se plasmen en poemas
que dormiten con mis sueños...

"...Ya no busco fantasías,
el otoño está muy dentro,
me conformo con las voces
y susurros del silencio..."

Rafael Sánchez Ortega ©
17/05/18
17
6comentarios 80 lecturas versoclasico karma: 105

No siento mariposas...

No siento mariposas
que vuelen por la calle,
ni escucho las campanas
de iglesias seculares,
no huelo los perfumes
de rosas y azahares,
ni veo las cigüeñas
volver a sus nidales,
...las torres hoy vacías,
las sombras nos invaden,
el humo de las casas
no llega a los pajares,
y todo en este día
tan lleno de saudades
pequeñas mariposas
perdidas no se sabe...

No siento tu presencia
desde hace unos instantes
presiento que has salido
y buscas otros mares,
océanos sin nombre
que vibren con su sangre,
las olas misteriosas
mezcladas con las sales,
son ecos y latidos,
susurros de la carne
que ahora se despiertan
sedientos y con hambre ,
por eso no te juzgo
y sigo en esta cárcel,
mi bella mariposa
ausente en esta tarde...

"...No siento las heridas
sufridas en combate,
la vida es algo hermoso
si aprecias sus detalles..."

Rafael Sánchez Ortega ©
15/05/18
15
6comentarios 64 lecturas versoclasico karma: 104

Hay cosas muy hermosas...

Hay cosas muy hermosas,
ocultas tras la niebla
que vamos descubriendo
en medio de sorpresas,
a veces el cansancio
no deja que las vean
los ojos temblorosos
del hombre que se esfuerza,
y entonces los sentidos
se aguzan y se intensan,
y llegan esas "cosas"
por medio de las letras,
en versos trabajados,
en frases, quizás, sueltas,
en voces y suspiros
que sueltan las mareas...

Hay trozos de la vida
que ofrecen primaveras,
retazos de la infancia
y algo de adolescencia,
y están entre nosotros,
y puede que muy cerca,
con mantas y con brumas
detrás de la escalera,
si un día tú las buscas
seguro las encuentras,
y pueden que hasta admires
las rosas que están secas,
instantes de un verano,
de bailes y verbenas,
de guiños a la luna
y besos bajo de ella...

Hay cartas que se guardan
y luego no se encuentran,
pendientes y regalos,
también algunas perlas,
y un día, inesperado,
abriendo una maleta,
las ves abandonadas
y entonces las recuerdas,
fragmentos de un idilio,
vivido en la veintena,
instantes y emociones
que vuelven de la niebla,
de nuevo grita el alma
y hay algo que despierta
deseos y pasiones,
preguntas sin respuestas...

"...Hay cosas muy hermosas
que el tiempo nos enseña,
vivamos cada instante,
¡la vida es un poema!..."

Rafael Sánchez Ortega ©
13/05/18
13
8comentarios 104 lecturas versoclasico karma: 103

Te busco...

Te busco, bandera oculta,
y no sé dónde tú estás,
si en la tierra y día a día
o en la luna y en el mar,
y no sé dónde se encuentra
la cordura y la verdad
de este mundo que desborda
una imagen tan falaz,
hay reflejos infantiles
todos llenos de humildad
pero hay otros que envidiosos
solo quieren humillar,
y es el odio y la mentira
la proclama singular,
la que aceptan y se arrogan
los profetas de la paz...

Te busco, palabra oculta,
la del trapo y el percal,
la que dejaba sonrisas
al escuchar un tic-tac,
porque la gracia, sin nombre,
que dejaba, era inmortal
y la preciso hoy en día
por no abusar del coñac
y es que los hombres confunden
a la verdad por callar,
y hasta pretenden que piense
lo que otros piensan sin más,
pero rebelde he nacido
y pensaré sin dudar,
aunque al final se equivoque
mi ingravidez otoñal...

"...Te busco, verdad oculta,
y preciso verte ya,
sentir que estás en el alma
para encender mi fanal..."

Rafael Sánchez Ortega ©
14/05/18
10
2comentarios 61 lecturas versoclasico karma: 93

Quiero charlar con los robles...

Quiero charlar con los robles
y escuchar lo que me cuentan,
lo que susurran sus ramas
de labradores y aldeas,
porque seguro que esconden
infinidad de leyendas
de las que fueron testigos
durante tiempos y gestas,
unas serán agridulces,
otras con hambres y guerras,
pero seguro que algunas
tendrán amor entre ellas,
y entonces será la brisa
la que inunde la floresta,
el robledal de este bosque
con su ternura y belleza.

Quiero charlar con el hombre
que ante el roble se doblega
para escuchar los suspiros
que en el acto aquel le deja,
y es que en los robles, la vida,
es como el tiempo de espera
y ellos están en silencio
pero sus ramas atentas,
guardan perfecta memoria
de lo que el mundo les lega,
y lo conservan muy dentro
del corazón y corteza,
dicen que lloran los robles
y puede ser que así sea,
ya que entre risas y llantos
surge el dolor y la pena.

"...Quiero charlar con los robles
y recoger su tristeza,
aunque también los tatuajes
que los amantes les llevan..."

Rafael Sánchez Ortega ©
12/05/18
12
8comentarios 60 lecturas versoclasico karma: 98

Ella

Llegó a la playa el mensaje,
metido en una botella,
tembló mi labio al leerlo,
trataba viejas querellas.

Un glacial escalofrío,
surcó como una centella,
la noche oscura y mi espalda,
como una fugaz estrella.

Me partía el corazón
mi venerada doncella,
quien me juró amor eterno,
la que me amaba…, ¡sí aquella!

Sobre el blanco del papel,
solo quedaron las huellas
de sus palabras hirientes,
de un carmín color grosella.

Ponía el punto y final
a nuestra historia más bella,
detrás del último adiós…
venía la firma de ella.
12
5comentarios 61 lecturas versoclasico karma: 94

Conticinio

Llegó la hora del sigilo,
empápate del momento
en que la noche se calla,
de ese instante de silencio.

Es como un soplo muy leve,
un segundo que es eterno
o un infinito tan breve,
es lo que dura un buen sueño.

Las estrellas están mudas,
cuando se detiene el tiempo,
y el reflejo de la luna
es su grito y es su verso.

Quietud sobrecogedora,
unión con el universo,
una íntima melodía
donde reinan...los secretos.
11
4comentarios 58 lecturas versoclasico karma: 109

El gitanillo y la luna

Cuando la noche se enciende
ella sube a su atalaya
y se acurruca en las nubes
que la llevan en sus alas,
acaricia las mareas
y se las lleva en volandas
pintando en el horizonte
oscuras olas rizadas.

Enamora a los luceros
pues coqueta se acicala,
mira sus hermosos ojos
reflejados en el agua,
atusa su pelo negro
con blancos dedos de nácar
y se muestra presumida
como si fuera una alhaja.

Tiene un secreto la luna
por eso sueña sin trabas,
quiere ser de carne y hueso
porque vive enamorada
de un valiente gitanillo
que la observa mientras canta
tristes coplas que le salen
del hondón de sus entrañas.

El gitano en sus canciones
le pide que no se vaya
y que se baje del cielo
para enredarse en su cama,
porque no vive sin ella
y se muere de las ganas
de fundir su piel canela
a su superficie blanca.

¡Ay luna!, mi dulce luna,
¡Ay luna!, lunita clara,
tus ojos grises me tienen
arremolinado el alma...
Solo quisiera tenerte
a mi lado cara a cara
y susurrarte al oído
que te quiero más que a nada.

La luna ruega en silencio
e implora por ser humana,
maldiciendo su destino,
llorando desesperada.
Las estrellas conmovidas
acuden a consolarla
y titilando a su lado,
le secan todas sus lágrimas.

¡Ay gitano descarado!,
¿Por qué robaste mi calma?,
deja al menos que refleje
mis rayos sobre tu espalda,
si no dejas de mirarme
me posaré en tus pestañas
y teñiré con mis rayos
tu melena alborotada.

El gitano apasionado
nunca deja de besarla,
provocando que la luna
brille de color naranja.
Él confiesa entre suspiros
que la seguirá hasta el alba
y ella tímida recorre
los cielos ruborizada.
leer más   
12
10comentarios 76 lecturas versoclasico karma: 99

Madres

Observa, fíjate en ellas,
allí en el parque sentadas,
jugando con sus retoños,
cuidando de su camada.

En sus rostros la dulzura,
la ternura en sus miradas,
en sus manos protectoras
la fuerza de sus entrañas.

Cómo velan por sus hijos,
los miran embelesadas,
su vínculo es indeleble,
viene de dentro del alma.

Todas rebosando amor,
luchadoras y esforzadas,
educando con paciencia,
cariñosas, delicadas…

Ellas les dieron la vida,
haciendo trucos de magas,
y transformando sus vientres
en maravillosas lámparas.

Al tomarlos en sus brazos,
resbala por sus pestañas,
como el agua de un torrente,
orgullo en forma de lágrimas.

Preguntarás quiénes son,
viéndolas tan abnegadas,
son mujeres increíbles,
son madres... enamoradas.

Dale a la vida mi niño,
por tener madre, las gracias,
yo se las daré también,
porque, aunque lejos, me guarda.
12
9comentarios 60 lecturas versoclasico karma: 90

Cautivadora mujer

Quiero nacer de nuevo,
para poderte más tiempo conocer,
acercarme un poco a tu edad,
rejuvenecer.

Pero estaba dispuesto el cósmico encuentro,
así ha tenido que ser,
en un poema,
en la inicial mayúscula de la E.

Sé que tendría que luchar,
pelear por ti,
gallito bronco el primero,
acostumbrado a ganar.

Mas al puro paso de los años,
he aprendido algo más,
buscar la belleza,
océano por medio,
sondear otro continente,
en profundidad.

Esto me delata,
pero no lo voy a ocultar,
la poesía es bandera de fraternidad.

Cautivadora mujer,
no siempre un hombre acierta,
en su elección del ayer,
ni Cupido da a tiempo en la diana,
del alma gemela,
que debiera escoger.
leer más   
11
6comentarios 122 lecturas versolibre karma: 92

Suspira un poquito...

Suspira un poquito, las olas ya llegan,
tendrás que decirles, la eterna verdad,
que no eres marino, tampoco labriego
y solo tú quieres un poco de pan,
mas no las migajas que escapan de mesas
ni aquellas mezcladas con risas y sal,
tú buscas la fuente, precisa y variada
y el agua sublime que llega del mar,
por eso las olas pronuncian tu nombre
y quieren que vayas al muelle tal cual,
verás a los barcos, también los marinos,
verás las gaviotas que quieren volar,
y tú, como el niño, serás un cometa,
que vive y que juega con gran ansiedad,
darás unos pasos, sin prisa y sin norte
viviendo tu vida, queriendo soñar.

Suspira un poquito, mi buen Rocinante,
cruzamos la Mancha, la venta está atrás,
me apura la fiebre que asola mi alma,
estoy muy cansado, me siento muy mal,
quizás necesite pararme un momento,
contar las estrellas y ver su disfraz,
veré como anuncian las luces lejanas
señales diversas al joven rosal,
aquel que se afana mostrando las rosas,
las flores tan lindas que invitan a amar,
por eso me digo que apures el paso,
las sombras avanzan y no hay claridad,
ya se oyen las voces, se ven las resacas,
la playa preserva su gran castidad,
las olas fustigan sus rizos dorados
y luego se duermen callándose el mar...

"...Suspira un poquito lector impaciente,
termino el poema llegando al final,
no soy don Quijote, tampoco lo intento,
soy solo un poeta que intenta soñar..."

Rafael Sánchez Ortega ©
11/05/18
11
8comentarios 70 lecturas versoclasico karma: 100

Cuesta mirar...

Cuesta mirar a las calles
y comprender el silencio
de tantas tardes tranquilas
donde el calor es intenso,
pero las tardes de julio
y las de agosto son fuego,
y nadie quiere pasarlas
en los jardines del pueblo,
hay que esperar a la noche
cuando al ocaso, de nuevo,
vuelve el rumor a las calles
con las palabras y gestos,
de pronto surgen las voces
y las sonrisas al cielo,
porque el ambiente refresca
y están los cuerpos ligeros.

Pienso en las almas cansadas
y en los suspiros del pecho,
en tantas flores que un día
entre los labios surgieron,
y es que la vida nos cansa
y nos convierte en objetos,
en una simple rutina
que nos remite a un espejo,
éste se muestra en el alma,
con amplitud y reflejos,
para enseñarnos la imagen
que nos remiten los ecos,
puede que entonces termine
o que comience ese intento,
el de buscar cada día
una caricia y el beso.

"...Cuesta mirar a la vida
si no te miras primero,
porque con medias verdades
nunca estarás satisfecho..."

Rafael Sánchez Ortega ©
10/05/18
13
8comentarios 74 lecturas versoclasico karma: 98
« anterior1234514