Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 276, tiempo total: 0.033 segundos rss2

La noche de San Juan

Es la roja y brillante llamarada
que ilumina la noche a la alborada.

Es crepúsculo de la primavera,
que da paso al verano que no espera,
rodeando al calor de la madera,
el festejo en la noche sanjuanera.

Son pavesas que dicen hasta luego,
son vestigios de amores y de fuego...

Y entre sombras la llama apasionada,
besos de humo que brotan de la hoguera,
le promete a ese cielo mujeriego.
24
9comentarios 101 lecturas versoclasico karma: 109

Diez Haykus para el día de San Valentín

En primavera,
enamorados besan,
¡Apasionados!

Cae la tarde,
pasean muy contentos,
¡Enamorados!

Luna redonda,
brilla el amor eterno,
entre sus ojos.

Noche estrellada,
hay besos y caricias.
¡Vinos de amor!

Cuántos suspiros,
arrancará la luna,
¡A los amantes!

Amor por siempre,
se juran entre besos,
¡Felicidad!

Las rojas rojas,
los osos de peluches,
¡Se venderán!

Noche estrellada,
Yo te juro que te amo,
¡Príncipe amado!

Enamorados,
en un cielo estrellado,
¡Juran amor!

Entre suspiros,
ya se entregan la vida,
¡San Valentín!

Autora:Edith Elvira Colqui Rojas - Perú

*Todos los derechos reservados***
(Se lo dedico a todos los enamorados del mundo)
leer más   
12
10comentarios 105 lecturas japonesa karma: 87

Sorpresa en San Valentín

María aparcaba el coche en frente del portal donde vivía con Juan, su marido. Por fin llegaba a casa después de ocho horas de duro trabajo. Subía en el ascensor y, al entrar en su hogar, se encontró con Juan en la cocina preparando la comida: unos canelones gratinados con queso, bacalao a la vizcaína y, de postre, una mousse de chocolate con fresas. Al verlo en la cocina, María se quedó con la boca abierta:

- Juan, ¿qué es esto? ¿tú cocinando? ¿quién te ha visto y quién te ve?
- Cariño, estoy haciendo la comida, ¿no lo ves? Te quería dar una sorpresa.-respondió Juan sonriendo.
- ¿Y quién te ha enseñado a cocinar si no agarrabas ni un plato?.-contestó María.
- Llevo unos meses haciendo un curso de cocina por Internet que me recomendó un amigo mío, Pedro, con el que tengo una gran amistad desde que éramos niños en el pueblo. -comentó Juan.
- ¿El que se había divorciado?
- Sí, el mismo. Le dejó la mujer porque era muy celosa y veía cosas donde no las había, por eso se divorciaron. Finalmente no tuvo otro remedio que aprender a cocinar. -le contaba Juan.
- Pero habrás cocinado ya en algún lugar, ¿no?
- Claro, en casa de Pedro. Me dio unas clases prácticas.
-¡Uy, Juan, qué alegría me has dado que estés aprendiendo a cocinar, menuda sorpresa! Ya sabes que tienes el colesterol y los triglicéridos altos, así que debes cuidarte para que no empeore tu salud, cielo.
- Veremos qué te puedo ir preparando.
- Bueno, poco a poco. No te preocupes. Te doy la libertad de hacer lo que quieras si no me quedas sin cocina.
- ¡Jajajajaja...! Tendré cuidado, mi amor.

María, al ver todo lo que había hecho Juan, le dio un beso y le dijo que le quería mucho. Juan le correspondió de la misma manera, recordándole que es la mujer de su vida y que ése era su regalo de San Valentín.



AUTORA: ALMAR.
Almudena del Río Martín.
DERECHOS RESERVADOS.
17/2/2018.
leer más   
4
sin comentarios 48 lecturas relato karma: 42

De como sanar en versos

Llorar… ¡No, No lloro! Solo lluevo,
Riego auroras en himno y elegía
Las lágrimas vertidas me regresan
Convertidas en selvas de poesía.

¿Quien puede decir que me lamento?
No hay pesar en dolores merecidos
Que el justo precio en su balanza pesa
Lo mismo que los dones recibidos.

Sufrir… ¡No! No sufro: Solo escribo
De una tinta que sombras diafaniza
Plegaria en trazo diciendo bendiciones
Esta tinta demonios exorciza.

Y soy feliz pues queda tras la lluvia
Y tras secarse el trazo y las hogueras
Este amor despojado de rencores
Sereno avril, cantando primaveras.

Perder…¡No! ¡No pierdo! Mucho gano,
Del cristal roto en al alma que se irisa,
Fuerza solar ardente con que vuelvo
Mi tormenta violenta en suave brisa.

Y cae al verso lo triste de mi vida
Sin que en inútil nostalgia se extravíe
Mi espíritu en tristeza desmedida
¡Que llora más, acaso, quien sonríe!

Arder… ¡no, Para nada! Solo atizo
De esta hoguera este fuego que idealiza
Tantas glorias y abrazos naufragados
Por renacer cual fénix… de ceniza.

Y cada golpe me arranca gratitudes
Por levantarse en recuerdos redimidos
Hacen que en paz diciendo plenitudes
Puedan reír mis labios malheridos.

Y va mi barca surcando marejada
De amar tranquilo o bien de mar revuelta
Y pueda ser que si el dolor logre llevarme
Gritando amor, mi verso… ¡Me devuelva!
leer más   
13
12comentarios 86 lecturas versoclasico karma: 110

Versando el Alma

Exhibir el Alma en poemas
empapados de su esencia,
cediendo piel al descubierto
y la sangre entre sus trazos.

Tan solo son letras...
indivisibles grafemas,
que se unen y expresan
libres de su peso,
emancipados de su miedo.

Tan solo son vocablos...
que laten carencias,
robando sonrisas
a un tiempo extinguido.

Tan solo son versos...
que bosquejan remiendos
en desgarrados tejidos
de cicatrices en falso.

Tan solo es poesía...
inspiración y dulzura.
Música sanadora
que las venas recorre.
Latido de vida
pertrechado entre líneas.

Tan solo es un soplo...
que alienta batallas.
Esbozos de un trayecto
a tumba abierta desgranado.

Y adherido entre los dedos
un aciago desaliento,
buscando reparación
tan solo...
en una purificadora estrofa.
17
12comentarios 120 lecturas versolibre karma: 109

Hoy es día de fiesta

Hoy es día de fiesta,
hoy el mundo celebra el amor
y yo aquí, sin usted y en silencio,
celebro amarle;

No habrá rosas, ni vino, ni cartas, ni tarjetas, mi abrazo seguirá vacío, pero mi corazón estará lleno,
de usted.

Hoy las estrellas me mirarán atentas, saben que volveré a hablarles de nosotros y volveré a contarles las mismas viejas historias.

Hoy es día de fiesta y le sonreiré a los recuerdos, tal vez me embriague de un poco de pasado imaginando sus besos;

Hoy le haré traer de vuelta en alguna vieja melodía y le encontraré en todas las canciones tristes, mientras saboreo cantando la sal de alguna lágrima.

Hoy creeré verle en la figura de alguien que cruza mi calle , giraré con nervios la cabeza al escuchar su voz en alguna voz ajena, seguramente hoy miraré el teléfono más que de costumbre

Y hoy al igual que cada día de cada uno de estos años de ausencia, usted, protagonizará mis pensamientos

Pero hoy es día de san Valentín

y en este día de fiesta, mientras el mundo celebra el amor

yo celebro amarle.
9
3comentarios 262 lecturas versolibre karma: 61

Llorar (significado)

Llorar.
Acto de precipitar
gotas de lluvia,
verterla por los ojos ,
hasta limpiar y sanar heridas,
mientras se escribe una poesía
leer más   
11
8comentarios 148 lecturas versolibre karma: 78

Sanando su tristeza infinita

Salvado de sus propios demonios.. con el alma rota y el cuerpo maltrecho .. se lo han llevado, sin resisistirse, a una fria sala de hospital. ..
Donde ángeles terrenales velarán sus renacer y sanaran heridas pasadas y presentes. ..
Cree estar soñando su vida aletargado..
Acostumbrándose al silencio impoluto de
esas cuatro paredes, que ahora le acogen...
Bajo la tierna preocupación de su madre.. que sonrie aliviada...
El tiempo ni pasa, ni se queda... aislado y protegido de sí mismo...
Desde lejos .. imagino estar a los pies de su cama ... arreglandole las sábanas. .
Desde lejos.... mis anhelos ..
Hasta que esos ángeles piadosos... le devuelvan a este mundo...
Un cafè y mi sonrisa le darán la bienvenida.

- No tardes ... el café se enfría ..

*Estaré en tu mundo, en tu cielo y en tu infierno"
leer más   
5
3comentarios 131 lecturas prosapoetica karma: 66

Rock en San Isidro

Ámbar tiene el pelo suelto. Rubia con las raíces a la vista y estatura media. Algo despeinada y sus 23 años afloran en sus actos más rebeldes y elocuentes.

Creció en un conglomerado multinacional que perteneció a los abuelos y que ahora, son propiedad del padre. Lo niega, pero el apellido la delata. Intenta salir de la burbuja y visita los lugares más recónditos de Buenos Aires.

Planea un viaje con la guita de su laburo. Su laburo, se dice a si mísma a pesar de tener una black en la cartera. Los pibes la jodían mucho con eso y por eso decidió abrirse.

Quiso escapar de su esencia. De ser la piba de guita que la rockea. Se sienta en la plaza y quiere ser agradable con todos. Intenta tararear canciones en ingles y la delata su nivel de pronunciación. Ya ni lo intenta. Se deja llevar por vicios baratos y virginia Slim.

Se enrolla el pelo con el dedo índice y hace unos globos con el chicle que son desafiantes. No mide sus respuestas, traspasa la barrera y encara a los pibes que le chiflan en la calle porque son una manga de pajeros. Así de una. Sin mediar palabra. Los mira fijo y los manda a la mierda. Eso es de su viejo.

La madre de Ámbar duerme con ribotril únicamente y desayuna agua con frutas. Contradicciones de mi vieja, dice ella.

Mochila de cuero a donde vaya. Iphone 7 y auriculares. Se pinta la boca de rojo furioso y el delineado resalta los ojos verdes. Reconoce que quiere vivir otra vida pero que su esencia la persigue a donde quiera que vaya. Es como mi sombra, afirma. No entiendo porque los flacos tienen esa mirada sobre mí.

Ella sabe que es atractiva. Que rockerla tiene sus ventajas. Que escapar algunas horas tiene su recompensa. Que es una mina que va de frente porque así será toda su vida, según ella, directa y frontal. Atrevida y sexy.

Tiene un tono algo pausado. Dice que no lo actúa, que le sale natural porque su abuela viene de la provincia aunque nunca dice de cuál. Intimida un poco, es cierto, pero atrae a su mundo a cualquier observador atento de sus movimientos pausados pero firmes.
8
4comentarios 116 lecturas relato karma: 87

Relato de un viaje

¿Qué falta? - Pregunté mirando a la ventana -
Nada - Respondió la Muerte.

¿Quieres ser la fuente de inspiración?
¿De estos escritos?
De proceso de comunicación
Entre la percepción de este cuerpo,
La mirada de tu frente,
El ansío de encender la mañana,
O cerrar la urna,
En donde no hago otra cosa más
Soñar que llega la noche,
Podría encender con llamas
Algunos humos,
Porque no puedo hacer algo mejor.
Que entre plena oscuridad,
Se sirva el brebaje de bienvenida
A la apertura de un ojo inquieto,
A punto de abrir:

Nos regalan un cactus en la falda del cerro, en pleno Valle.
Fatigado de conducir, me estaciono afueras de una casa abandonada, la última visible, era el fin de un camino.

Resentido de las heridas de hace algunos días. Nos disponemos a cocinar el San Pedro, un agua santa. Previo a esto, grité al cielo para alejar a la experiencia de mis ausencias, ¿qué más importaba?, si no nos escuchaba nadie más que el viento.

Durante el proceso, no cabían más preguntas, de las que este cuerpo recuerda. No había comunicación, solo la experiencia de lo peor.

Una vez listo el brebaje, algunos zumbidos se hacían manifestar.
'Bebe un poco más' - Oí en mi cabeza -
'Aun falta' - Seguía escuchando -
3
sin comentarios 92 lecturas relato karma: 28

El mar desde San Pedro

He dormido
sin demasiada paz
y ahogando los suspiros en agua de recuerdo.

Las esquinas
se han desdibujado
y ahora todo es una línea recta que ya no tiene que escondernos.
A raíz de los silencios,
he aprendido a tener sueños planos
que no atienden a deseos
y sólo soy
un pedazo más de muerte al viento
que no encuentra el regreso.

La vida nunca ha sabido lo que siento,
pero en mi fondo,
todavía soy capaz de imaginar
el mar desde San Pedro.
leer más   
15
7comentarios 109 lecturas versolibre karma: 92

San Valentín

No hay regla que impida
decirle a alguien “te quiero”
a sabiendas de que aún
no nos conocemos.

Porque sé que estás ahí
esperando a nuestro encuentro
por eso hoy te anuncio
que sigo aquí, y aún te espero.
1
sin comentarios 43 lecturas prosapoetica karma: 6

Noche 229

después de la claridad
la oscuridad en bandeja
y caída...
y el suelo de lodo se traga el demonio
y me arrastra con él

susurros áridos rozan mi oído
papel de estraza cubre la piel
para sanar el frío

¿qué espero que me diga ese maldito dios?
que la vida no me despierte,
vivo dormida en un desvelo atroz

de puro
   amor
leer más   
12
11comentarios 88 lecturas versolibre karma: 104

Verano dieciocho

Allá por San Juan
se juntaron las guitarras,
la brisa y las brasas.

Tu nombre inaprendido
mojaba la arena
blanca de luna vestida.

La noche cerró la puerta
a solas contigo,
los dos en un solo iris.

No hubo palabra alguna
ni gesto que no quisiera
amarnos por dentro.

Éramos lucientes estrellas
al azar abandonadas,
varadas en seco
con el alma empapada
de mar embravecido.

Con la piel viva
nos venía la muerte, a cada instante
renacidos. Las manos
sobre todo, todo sobre nosotros
y el mundo. Sin respiro.

Tuvimos por horizonte
tu boca y la mía
rebosantes de voces perdidas.
Solo el latir de los labios
mostraba caminos a seguir.

Solo los besos
entrecortan el ansiado silencio
de loves sueltos bañado,
esparcidos, llenos
de dichoso destino.

Quisimos volar,
alcanzar la cima de las nubes,
porque no habría más,
supimos que nunca volvería, jamás
sería otra vez eterna.

No supimos que hablar, ni entendernos
siquiera. Éramos uno: un árbol,
un torrente de verdad cristalina;
éramos un hechizo de amapolas.

Cuando al alba las alas se plegaron
te llevaste tu cuerpo entero, tu luna,
te llevaste mis años, mi adolescencia
bruñida y cincelada con tu recuerdo.

Anhelo volver a visitar tu alma
acaso sin luna, mar, sin arena,
sin ti y sin mí, la memoria sola

Tejiendo sábanas de blanca seda
donde etéreos los cuerpos culminen
sin dolor, sin miedo, tantas ternuras.
4
sin comentarios 17 lecturas versolibre karma: 48

Entre Alamedas y Pinos me defiendo

I

Por las arboledas de alamedas rondan los maltrechos
y de tal cantidad de hombres que pelean,
brinca un pino de piñas puntiagudas por despechos
y en sus techos bastean.

Las heridas infringidas rebosan siempre hacia abajo
y resbalan como serpientes sinuosas,
entre tanto las heridas suenan a badajo
de campanas ruidosas.

La sabia huele a bosque y está en el bosque
como la sangre huele a sangre y sabe a sangre,
aquel maltrecho perdido en sotobosque
y se levanta y tiene hambre.

Maltrecho voy, ¿me veis?, necesito ayuda,
poca vida me queda para esta gran faena
y recoger la sabia, que por el tronco fluye menuda
y limpiar la sangre, que mi cuerpo llena.

La alameda es una arboleda de dichosos placeres,
que se transforma en cobijos de heridos maltrechos,
que pasan la noche curando en amaneceres
hinchados de oxigenados pechos.

Si hasta la alameda se agolpan con regocijo
se transforman los álamos y los heridos,
en alamedas y hombres derechos ante el hijo
con mirada de amores sufridos.

II

Entre alamedas y pinos me encuentro
entre alamedas y pinos estuve herido,
como un guiñapo observado por dentro
eso es lo que he sufrido.

Entre alamedas y pinos me siento
henchido mi pecho y la sabia pegada,
en mis heridas sangrantes y mi pelo al viento,
la luz apagada.

Entre alamedas y pinos me defiendo a mordiscos,
de aquellos que cortaron los troncos me hirieron
y me deshago a dentelladas, patadas y a pedriscos,
de los que no me quisieron.

Y si sus ramas fueron cortadas
Y sus troncos fueron talados,
maltrecho mis heridas sanadas,
que por su sabia fui alimentado.

Retornaran los álamos a sus alamedas
y las piñas a sus pinos colgarán frondosas,
restañaras mis heridas mientras puedas
y dejaran de ser maltrechas para ser hermosas.


Alfonso J Paredes
S.C./Copyright
Imagen tomada de internet, cuya fuente es: www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&a
12
7comentarios 75 lecturas versolibre karma: 111

Al final, en el final a alguien rendiremos cuentas

Llagas, heridas, sangre y cicatrices,
la vida, la sabiduría y las historias nuestras meretrices,
a palos, a besos a las buenas y a las malas,
al final, siempre nos quedarán las perdices,
cuentos. leyendas, verdades, mentiras caminan con bengalas,
aun así, la vida cabalga al alba llenas de espectadores en salas,
unos son actores, otros guionistas, inventándose finales felices,
siclo vicioso alimentándose solo, para que el final no sea a las malas,
nos equivocamos cuando erramos, asumiendo nuestras cicatrices,
aprendemos de los engaños, creando heridas sin sanarlas,
vivimos sabiendo, que viviremos un otro engaño, llagas con alas,
se vive y se crean viles mentiras, dándoles vida con nuestra sangre alimentándolas.
leer más   
13
7comentarios 85 lecturas versoclasico karma: 94

Flores desde San Petersburgo

El agua todavía es nieve.
Acostumbro a hurgar(te) en el tiempo.
Ni una bala echada a suertes sirve para tropezarme con un nosotros en pretérito.
Creí que me traerías flores en pleno enero,
para hacerlas crecer juntos al son de una Flaca cantada y guitarra que aun a veces consigo oír.
Pero no quisimos regar las flores. Ni tampoco las memorias.
Y ya no podemos (o no queremos) recordar las canciones de tu boca a mi oído con la arena de cama.
Yo que no sabía que en primavera las flores marchitaban.
Y de lo que ahora quedaría de ellas, crecen el desdén y la burla entre tanta lucha de reojos a veces dulces.
Tanto es lo que arrojas que tengo espinas por todo el cuerpo,
en cada vértice donde una vez reclinaste tu pulgar, índice y a veces corazón.
Mudaste de piel con el frío de tantas ciudades lejanas. Y allí la dejaste.
Y yo podría ir a buscarla para traértela de nuevo,
como aquel souvenir que olvidaste comprarme.
Que sepas que ya nunca volvería a por ella,
porque sé que ya nunca volverías a ponértela para mí,
como ya en primavera no volverías a ponerte el abrigo.
leer más   
9
sin comentarios 60 lecturas versolibre karma: 106

Ella (se fue)

Ella,
cantora perspicaz de mis temores,
cómplice de las imágenes
que hicieron girar la rueda de mi voz,
mujer de ojos de emoción diáfana,
narradora en sus pupilas
del amanecer rojizo de un verano de furias.

Ella,
hembra dulce de escalera atormentada,
amante de las noches de lluvias
y del lodo de los caminos infinitos,
residente en la sabana más profunda,
pintora en tantas madrugadas
de todas mis arrugas.

Ella se fue
dibujando con su rastro mi mirada nueva,
dejando mi orgullo moribundo
prendido entre sus ramas austeras,
se fue
danzando al compás de su llanto,
buscando entre las piedras
la sublime urgencia de sanar su magia.
leer más   
12
7comentarios 106 lecturas versolibre karma: 96

Mi amistad

En el Mirador de San Nicolás, mientras La Alhambra nos miraba, se asentaron sentimientos que se taparon con la manta de la admiración, la empatía y el respeto.

En la toalla que descansaba sobre arena malagueña supimos que, aunque nada es eterno, el tiempo estaba de nuestra parte, pues creamos el reloj que juramos proteger con las olas como testigo.

Y así, sin más metáforas y sin más palabras que no alcanzan, hoy puedo decir que la amistad existe y que la cuidaré para que el reloj nunca se destruya. Ahora, con la tinta como testigo también.
leer más   
5
sin comentarios 32 lecturas prosapoetica karma: 59

Señor poeta

Ud que escribe de amor
que del alma saca el pudor
ud que ha vivido la sensación
y cambia de inspiración

En esta madrugada
engañando a la tristeza
me acompañan los suspiros
por aquello que me da fuerza

Pero cuando el dolor ataca
cuando el recuerdo pesa
cuando el Amor empaca
y ya nada le interesa

¿Qué haces cuando se acaba?
¿cómo haces para reír?
¿que le digo a mi corazón?
pues quiere dejar de latir

Me recibe el amanecer
con el alma humedecida
tratando de permanecer
tranquila y escondida

Con gritos que nadie oye
con lágrimas que nadie ve
quebrándose por dentro
hundiéndose desde el centro

¿Dónde ahogó la tristeza?
¿cómo llamo a la entereza?
¿cómo dejo de sufrir?
¿cómo le hago para vivir?

Entre letras y suspiros
entre versos yo respiro
para sanar esta herida
que me tiene sumergida.

Las letras de mi alma
leer más   
13
8comentarios 115 lecturas versolibre karma: 99
« anterior1234514