Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 146, tiempo total: 0.009 segundos rss2

Versando el Alma

Exhibir el Alma en poemas
empapados de su esencia,
cediendo piel al descubierto
y la sangre entre sus trazos.

Tan solo son letras...
indivisibles grafemas,
que se unen y expresan
libres de su peso,
emancipados de su miedo.

Tan solo son vocablos...
que laten carencias,
robando sonrisas
a un tiempo extinguido.

Tan solo son versos...
que bosquejan remiendos
en desgarrados tejidos
de cicatrices en falso.

Tan solo es poesía...
inspiración y dulzura.
Música sanadora
que las venas recorre.
Latido de vida
pertrechado entre líneas.

Tan solo es un soplo...
que alienta batallas.
Esbozos de un trayecto
a tumba abierta desgranado.

Y adherido entre los dedos
un aciago desaliento,
buscando reparación
tan solo...
en una purificadora estrofa.
15
8comentarios 79 lecturas versolibre karma: 109

El mar desde San Pedro

He dormido
sin demasiada paz
y ahogando los suspiros en agua de recuerdo.

Las esquinas
se han desdibujado
y ahora todo es una línea recta que ya no tiene que escondernos.
A raíz de los silencios,
he aprendido a tener sueños planos
que no atienden a deseos
y sólo soy
un pedazo más de muerte al viento
que no encuentra el regreso.

La vida nunca ha sabido lo que siento,
pero en mi fondo,
todavía soy capaz de imaginar
el mar desde San Pedro.
leer más   
15
7comentarios 109 lecturas versolibre karma: 92

Amor de hoy, amor para siempre

El gusto por la poesía,
qué pensamiento me dijeron
cuando creí que moría
por culpa de un mundo para mí viejo.
En verano, un día,
fue una etapa de sosiego,
una tranquilidad tan magnífica
que la soledad ya no me era un tormento.
Me dijo la naturaleza misma:
"he aquí un momento,
hallarás la perfecta rima".
Y verdad fue que conocí su secreto:
el amor de mi vida.

© 2018 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
4
sin comentarios 21 lecturas versolibre karma: 49

Por San Blas

Por San Blas,
la cigüeña verás.
Después, como todo,
se irá. Se irá volando.
2
sin comentarios 20 lecturas versolibre karma: 19

Flores desde San Petersburgo

El agua todavía es nieve.
Acostumbro a hurgar(te) en el tiempo.
Ni una bala echada a suertes sirve para tropezarme con un nosotros en pretérito.
Creí que me traerías flores en pleno enero,
para hacerlas crecer juntos al son de una Flaca cantada y guitarra que aun a veces consigo oír.
Pero no quisimos regar las flores. Ni tampoco las memorias.
Y ya no podemos (o no queremos) recordar las canciones de tu boca a mi oído con la arena de cama.
Yo que no sabía que en primavera las flores marchitaban.
Y de lo que ahora quedaría de ellas, crecen el desdén y la burla entre tanta lucha de reojos a veces dulces.
Tanto es lo que arrojas que tengo espinas por todo el cuerpo,
en cada vértice donde una vez reclinaste tu pulgar, índice y a veces corazón.
Mudaste de piel con el frío de tantas ciudades lejanas. Y allí la dejaste.
Y yo podría ir a buscarla para traértela de nuevo,
como aquel souvenir que olvidaste comprarme.
Que sepas que ya nunca volvería a por ella,
porque sé que ya nunca volverías a ponértela para mí,
como ya en primavera no volverías a ponerte el abrigo.
leer más   
9
sin comentarios 57 lecturas versolibre karma: 106

Relato de un viaje

¿Qué falta? - Pregunté mirando a la ventana -
Nada - Respondió la Muerte.

¿Quieres ser la fuente de inspiración?
¿De estos escritos?
De proceso de comunicación
Entre la percepción de este cuerpo,
La mirada de tu frente,
El ansío de encender la mañana,
O cerrar la urna,
En donde no hago otra cosa más
Soñar que llega la noche,
Podría encender con llamas
Algunos humos,
Porque no puedo hacer algo mejor.
Que entre plena oscuridad,
Se sirva el brebaje de bienvenida
A la apertura de un ojo inquieto,
A punto de abrir:

Nos regalan un cactus en la falda del cerro, en pleno Valle.
Fatigado de conducir, me estaciono afueras de una casa abandonada, la última visible, era el fin de un camino.

Resentido de las heridas de hace algunos días. Nos disponemos a cocinar el San Pedro, un agua santa. Previo a esto, grité al cielo para alejar a la experiencia de mis ausencias, ¿qué más importaba?, si no nos escuchaba nadie más que el viento.

Durante el proceso, no cabían más preguntas, de las que este cuerpo recuerda. No había comunicación, solo la experiencia de lo peor.

Una vez listo el brebaje, algunos zumbidos se hacían manifestar.
'Bebe un poco más' - Oí en mi cabeza -
'Aun falta' - Seguía escuchando -
3
sin comentarios 74 lecturas relato karma: 28

Rock en San Isidro

Ámbar tiene el pelo suelto. Rubia con las raíces a la vista y estatura media. Algo despeinada y sus 23 años afloran en sus actos más rebeldes y elocuentes.

Creció en un conglomerado multinacional que perteneció a los abuelos y que ahora, son propiedad del padre. Lo niega, pero el apellido la delata. Intenta salir de la burbuja y visita los lugares más recónditos de Buenos Aires.

Planea un viaje con la guita de su laburo. Su laburo, se dice a si mísma a pesar de tener una black en la cartera. Los pibes la jodían mucho con eso y por eso decidió abrirse.

Quiso escapar de su esencia. De ser la piba de guita que la rockea. Se sienta en la plaza y quiere ser agradable con todos. Intenta tararear canciones en ingles y la delata su nivel de pronunciación. Ya ni lo intenta. Se deja llevar por vicios baratos y virginia Slim.

Se enrolla el pelo con el dedo índice y hace unos globos con el chicle que son desafiantes. No mide sus respuestas, traspasa la barrera y encara a los pibes que le chiflan en la calle porque son una manga de pajeros. Así de una. Sin mediar palabra. Los mira fijo y los manda a la mierda. Eso es de su viejo.

La madre de Ámbar duerme con ribotril únicamente y desayuna agua con frutas. Contradicciones de mi vieja, dice ella.

Mochila de cuero a donde vaya. Iphone 7 y auriculares. Se pinta la boca de rojo furioso y el delineado resalta los ojos verdes. Reconoce que quiere vivir otra vida pero que su esencia la persigue a donde quiera que vaya. Es como mi sombra, afirma. No entiendo porque los flacos tienen esa mirada sobre mí.

Ella sabe que es atractiva. Que rockerla tiene sus ventajas. Que escapar algunas horas tiene su recompensa. Que es una mina que va de frente porque así será toda su vida, según ella, directa y frontal. Atrevida y sexy.

Tiene un tono algo pausado. Dice que no lo actúa, que le sale natural porque su abuela viene de la provincia aunque nunca dice de cuál. Intimida un poco, es cierto, pero atrae a su mundo a cualquier observador atento de sus movimientos pausados pero firmes.
8
4comentarios 110 lecturas relato karma: 87

Sanando su tristeza infinita

Salvado de sus propios demonios.. con el alma rota y el cuerpo maltrecho .. se lo han llevado, sin resisistirse, a una fria sala de hospital. ..
Donde ángeles terrenales velarán sus renacer y sanaran heridas pasadas y presentes. ..
Cree estar soñando su vida aletargado..
Acostumbrándose al silencio impoluto de
esas cuatro paredes, que ahora le acogen...
Bajo la tierna preocupación de su madre.. que sonrie aliviada...
El tiempo ni pasa, ni se queda... aislado y protegido de sí mismo...
Desde lejos .. imagino estar a los pies de su cama ... arreglandole las sábanas. .
Desde lejos.... mis anhelos ..
Hasta que esos ángeles piadosos... le devuelvan a este mundo...
Un cafè y mi sonrisa le darán la bienvenida.

- No tardes ... el café se enfría ..

*Estaré en tu mundo, en tu cielo y en tu infierno"
leer más   
5
3comentarios 108 lecturas prosapoetica karma: 66

Llorar (significado)

Llorar.
Acto de precipitar
gotas de lluvia,
verterla por los ojos ,
hasta limpiar y sanar heridas,
mientras se escribe una poesía
leer más   
11
8comentarios 146 lecturas versolibre karma: 78

Hoy es día de fiesta

Hoy es día de fiesta,
hoy el mundo celebra el amor
y yo aquí, sin usted y en silencio,
celebro amarle;

No habrá rosas, ni vino, ni cartas, ni tarjetas, mi abrazo seguirá vacío, pero mi corazón estará lleno,
de usted.

Hoy las estrellas me mirarán atentas, saben que volveré a hablarles de nosotros y volveré a contarles las mismas viejas historias.

Hoy es día de fiesta y le sonreiré a los recuerdos, tal vez me embriague de un poco de pasado imaginando sus besos;

Hoy le haré traer de vuelta en alguna vieja melodía y le encontraré en todas las canciones tristes, mientras saboreo cantando la sal de alguna lágrima.

Hoy creeré verle en la figura de alguien que cruza mi calle , giraré con nervios la cabeza al escuchar su voz en alguna voz ajena, seguramente hoy miraré el teléfono más que de costumbre

Y hoy al igual que cada día de cada uno de estos años de ausencia, usted, protagonizará mis pensamientos

Pero hoy es día de san Valentín

y en este día de fiesta, mientras el mundo celebra el amor

yo celebro amarle.
9
3comentarios 245 lecturas versolibre karma: 61

San Valentín

No hay regla que impida
decirle a alguien “te quiero”
a sabiendas de que aún
no nos conocemos.

Porque sé que estás ahí
esperando a nuestro encuentro
por eso hoy te anuncio
que sigo aquí, y aún te espero.
1
sin comentarios 43 lecturas prosapoetica karma: 6

Corazones opacos

A M A R

Se queda grande para tantas bocas, que tienen que partirlo en trozos. Pedazos minúsculos que solo caben en corazones del tamaño de un guisante.

Corazones de trapo.

Corazones que tocan con guantes.

Se queda enorme para aquellos que se mecen en columpios de lija. Para los ciegos sin escrúpulos, los que no ven aunque tengan sanos los ojos.

Corazones de talco.

Corazones de látex.

Se queda inmenso para los que vociferan a las puertas del alba. Los que usan y tiran. Los que empapan con lágrimas las noches de otros.

Corazones opacos.

Corazones errantes.
leer más   
16
4comentarios 81 lecturas versolibre karma: 100

Sólo yo conozco ese dolor

Le propondré un baile a la soledad
para sanar
mis heridas.
Ella los pies me pisará,
no se acabarán
sus mentiras.

Pienso en volver a la ciudad,
ver el mundo real,
pero la gente chilla.
Pienso en marchar,
no mirar atrás,
pero duro una milla.

Fue mi cabo suelto,
ahora ha vuelto,
salto por la borda.
El proceso lento
es digno de cuento,
me engulle la ola más sorda.

Hay una canción
que me recuerda el momento peor
de mi corta vida.
La escucho con pasión,
sin compasión.
Y nunca hay quien lo impida...

Subí la escalera infinita hace siglos,
escalón a escalón me sumí en el olvido,
pero sigo estando y siendo.
Subí la escalera infinita hace siglos,
me olvidaron amigos,
pero llevo décadas cayendo.

Soledad me quiere,
me ofrece hasta lo que no tiene,
nunca falla.
Ella va y viene,
quiere tenerme,
siempre gana la batalla.

Tengo un miedo inmenso a caer,
no sé qué hacer...
Estoy por rendirme.
Tengo un miedo inmenso a recaer,
no sé por qué
si las veces que me ha pasado se cuentan por miles.

Nunca lo necesité,
pero me venía bien.
Ese fue mi error.
No la utilicé,
fue justo al revés,
sólo yo conozco ese dolor.
11
8comentarios 96 lecturas versoclasico karma: 89

Musas y Pingüinos (@hotel_k & @AljndroPoetry)

Vigila que el conserje no despierte,
mientras el edificio llora
treparé por la cañería
hasta la casa del poeta ciego,
lo sé, ha sido él,
me ha robado las musas
y las guarda en el congelador.

¿A dónde se han metido las musas?
Abro la nevera
y bajo los filetes de salmón
solo veo pingüinos en pijamas
con gorros de San Nicolás,
con sus picos parecen parlotear
unos versos en algún dialecto
gatuno.


Llevo dos estrofas afiladas
para burlar el controlador de espíritus,
conozco su mecanismo,
él duerme con dos estribillos
de canciones Pop
apuntando hacia la puerta,
entraré por la ventana,
saltaré las concertinas de confeti
y gateando llegaré hasta la cocina.

Este sable de dos filos
me viene bien
para cortar como mantequilla
los chillidos de los espectros
de las navidades pasadas,
que en coro me gritan
que la última vez que vieron a las musas,
andaban en un mercado de pulgas
sobre el lomo del perro de rayas
que duerme bajo el tostador.


Una a una te lanzaré a las musas,
¿ves ese roído saco de tiempo?
pues las vas metiendo ahí,
si el conserje despierta
dispárale con tus ojos verdes
directo al corazón.

Has hecho bien en quitarles
el pijama a los pingüinos,
ya se notan las escamas de musa
en sus colas;
no te aflijas por el conserje
y el poeta ciego,
si despiertan los adormitamos
con unos sonetos rítmicos rimbombantes.





@hotel_k & @AljndroPoetry
2018-ene-30
leer más   
22
23comentarios 155 lecturas versolibre karma: 106

Dos libros, por favor

Hoy compré dos nubes cargadas de leyendas,
vientos sanos y refugios arcaicos.
Y llenaron mi morada
de homéricos versos
los colores que pronunciaste en Ítaca;
para dar,
para repartir…

en este viaje por el Hades


{0x1f3a8} Ilustración; Amanda Cass
3
2comentarios 29 lecturas versolibre karma: 42

La Importancia De Llamarse Andrés

Fue un simple nombre
lo propuso su padre
entre copa y copa de sabroso vino
Este niño tendrá un nombre espiritual
apóstol de un señor dios
Valiente,fuerte,viril
como no presentarse valeroso?
Será pescador de hombres
Patriarca de su iglesia ortodoxa
No quieras entender su respuesta
solo los necios creen en sus propias palabras
La X tiene su cuerpo
banderas de los cristianos invictos
tres días de sufrimiento
Alguno tendrá que pensar en predicar
la mortalidad de su martirio
Bajo la Cruz de San Andrés
la importancia de llamarse.....de llamarse, Andrés.

Cuadro:
Bartolomé Esteban Murillo. El martirio de San Andrés. 1675-1682
leer más   
12
sin comentarios 97 lecturas versolibre karma: 104

A donde no llegan las palabras

Amo a tu mirada sencilla porque nunca reconoce
que el alba desciende siempre
bajo tu mirada tierna que ilumina con su paz
a todo lo que termina con ser mi última morada.

Amo aquellas veces que invicta me retabas
nunca te importó tener historias finitas
contar las horas no era preciso
te bastaba con tener a la mano solo alegrías
para desnudar el amor que genuinamente
sin ninguna maldad me dabas.

Amo el insomnio por tener que velar
el mutismo irreparable de cada rincón
que separa de tu boca el amor
cada vez no me hablas,
nunca será necesario partir solo me basta tu mirada.

Amo buscarte en equilibrio en este mundo tan incomodo
donde el dolor sin amor se vende terminando siendo
una doctrina inútil que pregona lo que nunca se tiente.

Amo a el universo lejano
en donde no me alcanza la mirada
para abrazar tus colores celestes,
estiro mi mano al máximo y simplemente no te alcanzo.

Amo a la bruma espesa que no confunde a mi sombra
con una esperanza vencida,
quisiera poder sujetar a todos los vestigios de un pasado
que solo simulan no saber porque tanto te amo.
Amo el instante secreto de tus labios
porque odia a esos seres no humanos
que desprecian a otros por el perfume que usamos,
solo es una mezcla refinada de maderas y rosas reposadas
en barricas de mentiras y engaños.

Amo desvanecer tu cabello entre mis dedos
y no sentir mis manos,
me olvido simplemente de contar el tiempo
que paso ronroneando como gato a tu lado.

Amo complicarme la existencia siempre tratando de explicar
porque sufro en tu ausencia,
solo deseo recibir tu calor en un abrazo cálido
sin remordimientos mal sanos.

La noche pronto morirá y bajo su oscuro amanecer
solo tendré que preocuparme por estirar mi mano ante la deriva
quiero sentir a tu presencia tibia sabiendo que sigues dormida,
mi mente te amará por siempre
a donde no llegan las palabras.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
18/01/2018.
22
5comentarios 175 lecturas versolibre karma: 110

A solas con el micro

Sueños que regresan,
letras que hablan por mi
y se expresan.
Días grises que poco a poco
se vuelven azules,
traen abundancia y me desestresan.
Las nubes que se alejan,
el sol tímido que saluda,
sentimientos que juegan
encima de la mesa.
El verso, el beso,
el mar, la piedra,
la tierra, que levitán en el mismo punto
que giran y el espacio misteriosamente sujeta
mientras la luna desde lo alto y
al otro lado con su reflejo
da brillo y dibuja la cara
mas noble de este planeta.
El arte de traer una y otra vez
entre renglones el universo y
mostrarte su lado mas bello
en esta libreta.
Júpiter que tiende su mano y
me deja ver el éxito.
El propósito,el sacrificio, los escritos,
Emociones que respiran y
llenan con su aliento de aire
los pulmones del infinito,
sobra decir que vine a nacer
en invierno, que siendo un crio
ya sentí el calor que el averno esconde,
pude ver el mundo al revés y ardiendo.
Soy sagitario, mis partituras desfilan solas
por el tablao de un escenario y
serian capaces de colarse
por tu cadena favorita de radio y expandirse rápidamente por el extraradio
como un incendio
por que mi pasión y amor por las letras
es extraplanetario,
incluso visionario.
Qué mas da el día que marcaba
el calendario o el reloj con su horario,
si el frío fue mi primer adversario.
La fé, los ángeles, el alma
que sonrie y me anima.
La rima que a mi lado camina y
junto a mí su ojo guiña.
La fama, los pentagramas,
dando vueltas casi sin volumen
bajo sabanas.
Las mañanas, los fines de semana
que me inspiran.
La belleza, la franqueza que me aporta la naturaleza,
la rareza que muestra
tímida y ansionsa
toda su grandeza,
la riqueza, la taza, el café humeante,
el sonido del parlante,
las palabras que se unen y
crecen en mi cabeza.
La certeza, el corazón rojo igual o parecido
al color más vivo
de una cereza.
La tristeza inerte, la razón, la ilusión,
la visión, la creación,
el arte que muestra su voz
a través de la tinta y llena mi corazón
junto a los corazones de los que me leen
desde cualquier parte y
es evidente aquí y al otro lado
del continente.
Lo saben, me dejo la piel y el alma
desde el primer día
como un verdadero aspirante
tan parecido o igual al real artista.
Deja que frene.
Detente; el eco del vacío ausente,
la sensibilidad que aflora,
la humildad que brota,
que atrasa el tiempo y
trae la bondad de aquel indigente
que siempre soñó
con la construcción de este puente
para dar luz y sanar la mente.
leer más   
13
5comentarios 111 lecturas prosapoetica karma: 101

Puede ser

Puede ser que pase solo este día de San Valentín,
puede ser que vea parejas pasar recordándose en gestos lo que una vez los hizo elegirse,
puede ser que encuentre en sus miradas lo que un día viste en mí. Veré cómo se tocan por la calle,
sabré dónde se tocarán después,
pero lo importante es que jamás sabrán la forma como a nosotros no nos importaba,
no nos parecía especial, no nos llenaba,
ya que tendrían que ser nosotros para saber lo que fue el amor,
algo más que una fecha, algo más que costumbre.

Fue,
eso que nunca tuvo explicación,
eso que nadie entendía pero envidiaba, aquello que nacía en un beso y moría en una cama;
aquello que llamamos complicidad,
puede ser que pase recordándote este día de San Valentín,
y puede ser que siga recordándolo viendo algunas parejas;
y que en una de ellas estés tú.
leer más   
3
sin comentarios 21 lecturas prosapoetica karma: 38

De bárbaros y romanos

El hombre, asaetado en la tierra baldía rogaba por su vida. De pié, mirándole fijamente, la venganza brillaba en los ojos de su adversario. Un instante de silencio. Después, el romano continuó suplicando el perdón.

- ¡No tuviste piedad cuando mataste a mi familia! -gritó el guerrero hispano.- ¡Y ahora, ni tu ni Roma viviréis para ver amanecer un nuevo día!

La luz del atardecer, se reflejó en la gastada hoja de la espada al alzarse por encima de la cabeza del fiero guerrero, mientras un zumbido ahogaba el aire. Un golpe seco bastó para separar la cabeza de su dueño. Un gran charco de sangre se formó a sus pies, y el silencio del delirio de la venganza se fue convirtiendo gradualmente en el fragor de la batalla, pues esta todavía no había acabado. ¡Sin piedad! gritaban los camaradas a su lado. El guerrero alzó la mirada hacia las legiones que cubrían el campo de batalla y se unió a sus compañeros por la defensa de su libertad. El ejército bárbaro cargaba brutalmente contra las legiones romanas. Los soldados, muchos de ellos inexpertos en batalla, retrocedían tan solo al oír el griterío de los guerreros hispanos.

Lucio Espurio, veterano centurión de la Duodécima legión arengaba a sus soldados a no retroceder y a defender el honor de Roma. Hacía algunos minutos había visto como un enorme guerrero hispano decapitaba cerca de él al tribuno Marco Lucano, un asesino de mujeres y niños que deshonraba el honor de la República. Sabía que algunos de los suyos se comportaban como verdaderas alimañas, y que en el fondo, esos indomables hispanos luchaban por defender su tierra. Espurio era un hombre de honor, un fiel servidor de Roma y de los dioses. Su misión, luchar por la gloria de la República y devolver a la patria sanos y salvo a sus hombres. Él solo combatía contra guerreros, no era un asesino.

-¡Formación de ataque! -ordenó el centurión.

Los soldados, todos a una, obedecieron. La perfecta máquina de guerra romana se preparó para el choque. O ellos o nosotros, pensó Espurio. El combate se alargó hasta que la noche cayó sobre sus cabezas y la oscuridad lo cubrió todo. Todo, a excepción del amargo olor de la sangre derramada.
4
3comentarios 49 lecturas relato karma: 63
« anterior123458