Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 411, tiempo total: 0.034 segundos rss2

Sed de abrigo

No temas,
pero tengo una oscuridad
en el pecho,
un fuego helado
en la boca,
y un frío clavado
en los huesos.

No temas,
me entenderás
cuando no puedas
arrancarte del alma
una antorcha de mármol,
y tu vida lastre
un saco de heridas.

Junto a mí,
rugoso,
hay un paraje
sin sol.
¿Nunca te has sentido
abandonada y desnuda
como una isla desierta?

Si tú quisieras,
podrías curarme
tan sólo con un beso.



©Alejandro P. Morales.
leer más   
12
15comentarios 117 lecturas versolibre karma: 104

Confesión que nunca será

CONFESIÓN QUE NUNCA SERÁ.

Si tan solo supieras el anhelo que me alberga, la ilusión más tenue que me inunda y me deviene como rocío de alborada, necesidad de poder verte una vez más y poder sentir tu mirada sobre mí.

¡Ay! si supieras del deseo, de la avidez pujante, del anhelo de que fuese perpetuo y jamás termine ese sutil roce entre tu mano y la mía, durante un corto saludo que sin pretexto te sustraigo.

Si tan solo supieras que como excusa limpio de tu rostro imaginarias gotas de una lluvia inexistente, sin otra intención que sentir tu piel tersa en ese corto instante, cuando tu piel y la mía tímidamente se funden.

Si supieras que se anega el tacto de esa savia necesaria para este moribundo vehemente de ti, en un corto instante, en un destello de estrella fugaz.

Sed inagotable, que amenaza con fenecer estos labios, sed insaciable de tu olor y tu voz, sed que si supieras de su existencia, mórbidamente la mantendrías intacta para tenerme famélico tras tus pasos, sed que siempre me acompañará mientras a mi vera dejas migas, trozos suficientes para tenerme con vida, sed de ti, inalcanzable, imposible.

David Felipe Morales
2 de Noviembre de 2015
12
8comentarios 94 lecturas versolibre karma: 88

Musicalma

Me mata el instinto animal
de las ganas que me impelen hacia ti
como la sed con la que se coge una guitarra
cuando se atisba en la mente una bella melodía.

Tengo afiladas las uñas,
afinados los besos,
calientes los dedos,
cerrados los ojos,
entreabiertos y húmedos estos labios
que sólo saben decir tu nombre,
que sólo sirven para susurrar mis deseos.

He compuesto una melodía para cuerda y metal
que se caracteriza por el deseo animal
que me roba la vida, así, a poquitos,
cuando me niegas el agua de tu dulce fuente,
la fría y lacerante fusta de tu batuta,
la atractiva disonancia de tu "blue note".

He compuesto armonías para dúo de cuerda,
porque el solo de guitarra está falto del talento
que destilas cuando exiges fuerza bruta,
cuando ruegas velocidad en la ejecución de una armonía que me arrasa cuando
ese gruñido que parece mi nombre,
precede al derrame de nuestro placer.
4
2comentarios 38 lecturas versolibre karma: 50

Cuarenta veces invierno

Olvídate de las flores bajo la aurora de tu mirada,

olvídate del calor del café de la mañana,

deja atrás al fantasma del pasado,

ponle el cerrojo al corazón cuando salgas por la puerta.

Porque olvidas besos y te quedas con los versos, que se ahogaron en tu boca

y lloraron en tu mirada.

Porque floreces cuando amaneces pero relampagueas de lluvia bajo el insomnio.

Porque siendo fuerte te haces frágil,
porque siendo frágil aprendes a ser fuerte,
pero para ese rancio corazón ya no es fácil,
olvidar querer, sin querer la vida ni la muerte.

Has bailado sola,

las manos del tiempo han dado arrugas de brisa a tu piel,

la mirada de las nubes han dicho,

que no has aprendido a caminar,

por primero querer correr.

Y desde entonces caminas en arrabales de sentimientos marchitos,

donde los corazones vacíos se ahogan en mares de ron,

donde la cura es el dolor y la sed de aliento es insasiable,

donde mueres sin ser tu, sin ser nada, sin ser nadie.
leer más   
13
1comentarios 82 lecturas versolibre karma: 85

Tengo ganas de enamorarme

Tengo ganas de enamorarme.
De que mi sonrisa
se entrelace con la suya
y nuestros pensamientos
duerman abrazados.

Tengo ganas de enamorarme.
De beber del caleidoscopio
que son sus ojos,
de saciar mi sed en
el sonido de su voz.

Tengo ganas de enamorarme.
De perderme recorriendo
las curvas de su piel.
De encontrar los recovecos
en los rincones de su alma.

Tengo ganas de enamorarme.
De olvidar las rupturas
de un pasado oscuro,
de recordar como
se abre un corazón.
leer más   
10
10comentarios 83 lecturas versolibre karma: 95

Mi madurez

No soy hoja en blanco
ni cielo sin nubes
ni carretera sin curvas
soy aire consumido
que reside en mi equipaje
a veces liviano como la brisa
otras pesado cono el plomo

Mis soles han curtido mi piel
mis lunas teñido el pelo
aún mis estrellas
continúan
susurrando canciones

No soy vestido a estrenar
ni hojas sin otoños
ni escrito sin tachones
soy copa medio llena
a veces de agua que calma la sed
otras de vino que embriaga

Mi vientre ha dado sus frutos
mi boca risas y lamentos
aún mi vida
se viste
con ojos de colores
leer más   
11
8comentarios 83 lecturas versolibre karma: 82

El silencio de Maria

Oh! María
Madre del Silencio.
Madre del Misticismo.
Bendita seas entre todas las mujeres.

Te comunicas a través del silencio,
Sin necesidad de gestos, ni palabras,
Solo tu silencio es digno de abrazarnos,
en el más inconfundible de los sentimientos: El amor

Estas allí,
Como una esclava,
Mientras retienes a tu hijo entre tus brazos.
Tu mirada se pierde en la inconfundible piedad
Tu silencio nos conmueve.
Arrastras tu dignidad; entre el dolor y la sumisión de ver a tu hijo cadáver.
Con tus lágrimas enjuagas sus heridas,
Con tu cabello acaricias el rostro de tu niño.

Lloras a tu hijo,
Lo lloras en el profundo silencio de tu ser.
Acurrucas su cuerpo contra tu pecho;
Y sientes al niño reír dentro de ti,
Eres madre:
Eres mujer.

Tus lágrimas se desbordan aun más.
Cuando lo ves destrozado.
Injustamente lo ves caer una y otra vez; entre la furiosa
Impotencia del hombre; entre látigos y dolor

Lo vistes correr desde niño,
Lo vistes reír y jugar.
Y ahora lo ves tan cerca de ti, desgarrado, mutilado, ensangrentado,
Sin aliento,
Sin latidos en su propia muerte


Oh! María,
El dolor te hace fuerte.
El silencio cubre tu sufrimiento.
Removieron su piel entre vísceras y sangre.
Escupieron su rostro.
Y se burlaron de su dignidad.

Y tu allí,
En silencio.
Escuchando su última palabra.
El dolor al exhalar cubrió tu vientre de dolencia
Y conocisteis el dolor de parir la concepción de la vida.

El Cielo cubre tu silencio.
El viento trastorna tu cabello.
El silencio sepulcral se adhiere a tu corazón.

Una vez más atesoras su cuerpo contra tu pecho.
Y lloras junto a su padre.

Oh! María,
Ya todos se fueron.
Los asesinos, los blasfemos
Adoradores del placer del dolor,
Se burlaron de su cuerpo al dejarlo desnudo frente a tus ojos

Oh! María,
Tu alma inmóvil evoca la impotencia de mirar hacia lo lejos,
Tu silencio conmueve.
Tu silencio grita en tu alma
Tu silencio no es ausencia, sino aceptación.
En tu silencio escuchas la voz de tu hijo.
Sed de Justicia.
Sed de Ti



Oh! María,
Tus ojos Misericordiosos enjuagados en lagrimas visualizan las migajas de tu hijo
Aguantas el dolor, la ira, la impotencia.

La verdad rasgada por la indiferencia del hombre ante tanta maldad.



Oh María!
Me entrego a tu profundo silencio.
Mi cuerpo está cansado de tanta inmundicia,
Se acoge a tu voluntad.
Todo a nuestro alrededor se deshumaniza,
lo que creíamos tener ya no está,
lo que acogimos con amor nos traiciona, nos decepciona.

Dulce María,
Me entrego a tu silencio.
Te entrego mi cuerpo; el cual esta desecho.
Concédeme dormir en tu pecho.
Enjuaga mi rostro con tus lágrimas.
Madre del dolor.
Madre admirable
Mujer.
Tu silencio Brillara para siempre.
Yo te saludo María.
leer más   
3
2comentarios 33 lecturas relato karma: 46

Puente de agua

Ella en el cabello una guirnalda
y hasta ella un puente
y el puente es de agua,
la noche teje margaritas mojadas
y hay sed en tu cara

¡Ay el puente de agua!
¡Ay esa guirnalda!
10
1comentarios 65 lecturas versolibre karma: 89

El poema

Vistió de negro sus dudas,

y en el dolor de la verdad,

se vio sola ante un espejo,

sin reflejos amatorios,

con el vientre hueco,

caminando por la misma tierra árida,

de anteriores infelicidades.


En el silencio solo escuchó su sed

y las risas lejanas de juegos cercanos,

testigo callado de la escena,

Consorte agrietada,

cómplice ineludible de arcanos,

dúctil en conjeturas,

desvelada en pantanos ajenos.


A veces no distinguía entre poemas o listas de la compra,

asumía la gravedad con liviana maestría,

carga de marcas blancas,

silenciadas en la piel,

para que nunca faltara de nada,

para que todo terminara en su boca.
18
15comentarios 98 lecturas versolibre karma: 90

Incongruentes los dos

Yo,
bebo
sin sed
y
grito
silencios

Tú,
huyes de mi
sin dar
un solo
paso.
21
9comentarios 97 lecturas versolibre karma: 89

Manos aladas

Cuando la noche
apaga sus velas
la tempestad
a mi puerta llama
entre sirenas y luces

Sumergida en ese mundo
donde la vida
su futuro se juega
con sed y hambre
asida a un suspiro
como cordón umbilical

Torbellinos
de manos aladas
para cuerpos inermes
de rostros sin boca
entre silencios de dolor
y gritos sin voces

En tu seno
vestidos de batas blancas
viven los días sin sol
palpitan
ojos desnudos sin sangre
ojos con hilos de aliento
desbordando emociones

Pero estáis ahí
siempre ahí
vigías, expectantes
entregando vuestras almas
como tabla de salvación
al filo de la frontera
leer más   
14
4comentarios 59 lecturas versolibre karma: 107

Un nacimiento feliz

No ha llovido aún
la resequedad se palma en la memoria
las hojas desfallecen
cayéndose al duelo de la soledad.

Tan solo una gota
un respiro sin pausa
una esperanza de luz que destella
en el desierto de la odisea de la maldad.

¿Me darás lo que no tienes?
quiero quietud
la última palabra en el tiempo
amor resplandeciente como un milagro perdido.

Llovió
huele a tierra que se escurre inquieta
alegre con fiesta
salpicando una sed de amargura
como el último funeral del desveló más frío.

Yo
he sobrevivido a millones de días vacíos
perdono todo, menos a la muerte
¿como soltar a la vida?,es como en mis brazos tenerte.

Bella y vacía
triste nostalgia que se repite como si fuera una rima,
las estrellas nos miran muy quietas
el verso escurre escandaloso por las viejas escaleras.

Nació un riachuelo que se creía perdido
trastabilla inseguro buscando su ego
llegará al río y se hará poderoso,
fuerza descomunal que intimida al ocaso.

El río llegará a el mar
nunca he podido contar el arena blanca
que yace bajo sus eternos cauces,
la nube es huraña en su llanto sentido.

Nacerá la esperanza
descansará sobre el regazo de una fiera inmensa
se impondrá en la mirada fija de su poder,
quítame la venda de los ojos que quiero volver a ver.

Miguel Adame V.
08/06/2018.
13
6comentarios 215 lecturas versolibre karma: 116

Si me naces

Qué no te conozca, si me naces,
ni de agua, ni de pan,

que seas de hambre y sed.
14
2comentarios 67 lecturas versolibre karma: 90

Tanto he muerto...

He recorrido tantos caminos
con tantas promesa de destino
con tantos trofeos
y tantas preseas prometidas...

he visto soles, tantos soles,
y flores, tantas flores,
y ojos de azul oceánico,
tantos ojos...

he besado bocas, tantas bocas,
tanta miel, tanto ajenjo;
y he dormido arropado
entre tantas pieles ajenas,
bajo tantas lunas;
tanta tibieza, tanto calor,
tanto frío...

he recorrido tus senderos,
tantas veces,
enredado en tus remolinos;
he bebido de tus oasis,
y he saciado la sed
de mil y una vidas...

se me han desgastado,
quizá la mitad
de los tantos granitos de arena
o de las tantas gotitas de clepsidra
de ese reloj con fecha de expiración
que en algún momento,
antes de iniciar esta vida,
me fue obsequiado...

he buscado la felicidad,
tanto la he buscado,
he sido feliz
y desdichado,
he obsequiado alegría
a raudales,
amargura también...

he vivido,
sí, he vivido,
tanto he vivido...

y he muerto,
tanto he muerto,
las mil y una muertes
que cada ser humano
debe morir...

he imaginado universos,
tantos universos...

y he escrito versos...

tantos versos,
tanta vida,
tanta muerte,
tanta dicha,
tanto ajenjo,
tantos ojos,
tanta tibieza,
tanto frío.




~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2018-jun-4
leer más   
22
20comentarios 132 lecturas versolibre karma: 102

Parece que no estás...

Parece que no estás y estás muy dentro,
amada poesía tan sincera...

...Estás en el torrente de la sangre
que surca sigilosa por mis venas,
estás en la caricia de la brisa
que sopla en la naciente primavera,
estás en el ciprés que se columpia
por culpa del nordeste que le anea,
estás en la palabra solitaria
que busca la verdad y la certeza,
estás en cada gota de la lluvia
que baja de los cielos a la acera,
estás en la canción de los flamencos
que en la laguna dejan su silueta,
estás en ese libro de los dioses
y en un renglón torcido de sus letras,
estás en la mesura del arroyo
que cruza muy galante las praderas,
estás en esa sed incuestionable
del río que se apaga en las mareas,
estás en esa entrada de la barra
donde antaño pasaban las traineras,
estás en esa playa deliciosa
y en todos los rincones de la arena,
estás en la mirada de los niños
y su pupila limpia que despierta,
estás en el suspiro del amante
y en el susurro ardiente que conlleva,
estás en la belleza de las rosas
y en el temblor del lirio y la violeta,
estás en los recuerdos que dejamos
y en el fanal que alumbra entre la niebla,
estás de espectador en esa danza
de la luna cortejando a las estrellas,
estás en el reclamo de los grillos
y en ese adagio gris de Cenicienta,
estás en la batuta de las aves
a través de sus alas tan traviesas,
estás en tantas almas impaciente
que esperan con dolor que las atiendas,
estás en cada uno de nosotros
aunque te ocultes y no nos lo parezca...

"...Estás, en tantas cosas, poesía,
porque la vida misma es un poema..."

Rafael Sánchez Ortega ©
02/06/18
9
2comentarios 48 lecturas versoclasico karma: 84

Flores secas

ha pasado el amor montado en tu silencio

tras las dunas de arena
camino persiguiendo una sombra
como el que flota en el mar
aun sabiendo que el camino es vano

quisiera volar hacia tus dedos,
pero soy barro abandonado en otra orilla
que ya no conoces

veo desde aquí la lápida de nuestra sed

sin mucha convicción,
dejo escrito un sueño en tus mejillas
-alguien me dijo una vez
que de la voz también salen caricias-

y al besar tu recuerdo
cada verso se convierte en una pequeña muerte
que me devuelve a la vida

y deja flores secas en mi frente
leer más   
24
12comentarios 100 lecturas versolibre karma: 115

Oasis...

El éxtasis

se hace latido tras un sueño

que recorre tu pecho

--desnudo--

surge un beso prohibido

que me guía hacia tu sexo

para saciar la sed.

Oasis en las dunas de tu piel

que fue desierto abrasador

donde morir fue mi suerte;

pues fue dentro de ti

mientras soñaba

donde perdí la vida

derramada…
leer más   
11
1comentarios 64 lecturas versolibre karma: 100

Párrafo triste de Hill Street

Siento, dolorido, un gran vacío
en el interior de una carcasa
que no termina de cicatrizar,
mientras los ojos que persigo
esquivan mis deseos etéreos
y terrenales, espirituales
y carnales, en una angustia
cotidiana que no hace sino
ahondar en la pena,
manchar la triste sed.
leer más   
9
2comentarios 43 lecturas versolibre karma: 85

Letargo amoroso

Arrullo las cartas que datas a mi caída,
sentencio poemas para toda la sumida
desgracia que pulveriza sangre reprimida,
sed de mentiras, placer de boca consumida.

Madre santa que gozas de la pasión perdida,
obtén el deseo de ser fuente bendecida,
fe de la vuestra sonrisa desaparecida,
cantas el susurro blanco, noche repetida.

Olores de tantos besos que sufran la vida,
generosos de oro, la madurez unida,
dulzor meticuloso, hilo de miel asida,
manjar de mango, pasión de mi rancia herida.

Roza las almas que lloran por ti convertida
en la diosa que paga mirada convencida,
humanos por ella, querubín de la leída,
ella siempre vive, mi perfecta prometida.

© 2018 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
5
4comentarios 40 lecturas versolibre karma: 76
« anterior1234521