Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 266, tiempo total: 0.009 segundos rss2

-Noche (de) perpetua -


Y si ...
Los paisajes también caen
...


Es que no sientes el latido
que me brota como un río

y qué sin ti
está perdido

qué es por ti
por quien yo muero
Y es por ti
todo mi frío

Qué no hay cauce
ni camino

Qué el destino

hoy de luto
se ha vestido

Es que que no escuchas
como tocan los tambores
que retumban en mi almohada

vistiendo de negro
mi cama

No percibes la fragancia
de la humedad
tan salada
que suspiro
en madrugadas

No la ves
como se agolpa
desbocada
y noctámbula

De verdad es que no sientes
qué amanezco
con agujas
en el alma

con segundos
y momentos
clavándose

en blanco y negro

No lo ves

Qué no hay color
Qué no lo veo
Qué no te veo

Que solo hay noche
sed
y silencio

Qué solo hay rejas
para mi pecho

Y tu condena
Palpitándome perpetua ....


Y tú ... Ahí ...
Cubriéndote de inocencia

Y sin querer
tirar la venda .

@rebktd
leer más   
16
6comentarios 71 lecturas versolibre karma: 104

Realidad

Lo significativo del absurdo,
cuelga una palabra en el viento,
pasa una rama, como un nada del aire
y la palabra se vuelve hoja y cae,

vuela, remolino entre piedras, vuela
leve, sólo ante quien lo observa,

un rayo de nieve en las manos acaricia la verdad,
de la sombra el agua es el libro que nos lee,
no bebas porque entonces tendrás sed,

detente, no hagas caso, sigue,
no olvides que estás solo,
que los demás están viviendo.
21
11comentarios 67 lecturas versolibre karma: 109

Nada

Calles abarrotadas de transeúntes,
nadies
mirando a la
nada.
Absortos.
Unos ríen
otros callan.
Hablan entre ellos,
se mueven,
como piezas en un ajedrez que no controlan,
engranajes más de una gran máquina de guerra.

Balas.

En Estados Unidos es fácil comprar un arma,
el que tiene instintos suicidas puede ir al instituto con un rifle y cargarse a compañeros suyos,
mientras los demás vemos aterrados lo que sucede.
Tras una pantalla.

Siria.

Los refugiados están ahí.
Mueren de frío,
de hambre,
de sed.
Mientras nosotros cambiamos de canal.
Hoy juega el Barça en la Champions.

Muerte.

Que por qué es necesario el feminismo, preguntan quiénes no ven (o no quieren ver) los micromachismos, las actitudes que afectan a las mujeres o la violencia hacia ellas.
Mientras el hombre desde el sofá, birra en mano, grita a la mujer que le haga su cena.
Que a ver si va a tener que ir él.
Dice.
Que ella se enterará.
Dice.

Mendigos.

Desahucios.

Bullyng.

Maltrato.

Y todo es circular como este poema.

Calles abarrotadas de transeúntes,
nadies
mirando a la
nada.
Absortos.
Unos ríen
otros callan.

Y nadie.

Nadie.

Hace nada.
leer más   
3
sin comentarios 21 lecturas versolibre karma: 33

No nací para nacionalismos

Ninguna bandera me tienta:
sus tristes colores no colman
la sed que atesoran los ojos.

Tampoco me gustan los himnos:
el ritmo marcial no consigue
que batan las alas en vuelo.

De toda frontera recelo:
la mano que traza los límites
produce también las heridas.

Y hablar de las patrias me aburre:
un muro de torpes neuronas
impide que llegue la luz.

Ingenuo, perverso artificio:
querer abarcar en conceptos
el vasto sentir de la sangre.

Perversa, ingenua mentira:
mandar a buscar a los hombres
su origen en signos vacíos.
leer más   
6
4comentarios 28 lecturas versoclasico karma: 75

Tormentas de arena y fuego

Abrasan cuerpos, destapan los trucos bajo el sombrero.

De la mano te llevo a través de las dunas. Los pies descalzos, las manos desnudas.

Como el que muere de sed, esperamos impacientes las primeras nubes. Cargadas, henchidas. Rosadas, plomizas.

Rompió la tormenta, y por fin empapamos los ojos, los labios, las palmas, los dedos.

Oasis de palmeras abrazan los miedos. Los amansan. Hasta convertirlos en pequeños granitos de arena que caen y se amontonan, se pierden en la inmensidad.

Somos halcones libres. No volvemos a ninguna mano cetrera. Ningún lienzo de cuero curtido nos pesa en las plumas.

Charcos mágicos en mitad del desierto. Los genios de las noches, cargadas de estrellas. Pintadas de ternura.
leer más   
4
4comentarios 31 lecturas versolibre karma: 73

Su mirada vacía

Su mirada vacía
siempre al borde del precipicio
con la necesidad de querer saciar una sed inventada
entre el humo de los sueños
y las banalidades de un mundo perdido.

Voces suspendidas en el silencio
por lo menos es así es en sus pensamientos
aunque la esencia permanezca oportuna
sus pasos son como una cabra montés que salta
entre las piedras huecas y una mirada perpleja en el limbo.

Cementerio de nombres rotos
que nunca tendrán hijos
para contarles esas historias viejas
que brillan entre la sombra de los cipreses
con un aire puro del viento.

Su tiempo es un reloj sin puertas de salida
en una adolescencia marchita,
donde prefieren soñar con relámpagos invisibles
que vibrar con la sonrisa de un niño
en un campo lleno de verdaderos delirios.

Espuma de visiones y éxtasis
con una sonrisa falsa
de un monstruo indeleble,
prisioneros de las carencias
de los afectos que nunca tuvieron.

Hierba verde con la semblanza de un enojo maldito,
tanto escuchar voces mudas en una ausencia pérdida
de la ausencia del propio amor,
solo la muerte que les susurra al oído les será segura
espejismo con la mirada vacía.

Poesía
Miguel adame vázquez.
El Mute
12/02/2018.
12
6comentarios 101 lecturas versolibre karma: 109

Amor. Mi primavera

Amor. Mi primavera

Naciste en abril,
y como abril serás mi primavera,
verano, otoño aún invierno.
Eres mi inicio y nunca parte de mi fin,
fuiste el despertar inocente
de la ilusión de un tierno beso,
y como botón de rosa en delicado toque
tomaste mi tallo, y aspiraste mi aroma.
Mi jardín te dio sus gotas de rocío.
Mis tiernas mariposas, que en mi adentro
hacian nido, por ti, tomaron vuelo buscando tu boca donde saciar su sed.
Mi plumaje,
de joven jilguero en ti tomó color,
y su canto, en tu canto, la melodía encontró.
Eres mi agua fresca de abril,
y mi tibia lluvia de junio.
Mi verano en ti halló fresca mañana,
donde descansar, tu rama,
densa y segura, de cedro fuerte,
a su sombra me acogió.
Mi labio sediento, en tu boca se sació de lo fresco de tu fuente.
Mis gotas de sudor, las bebieron tus labios,
tus dedos recorrieron mis mapas dunas y senderos en apacible madrugada,
y en noche de pasión.
Mis otoños en ti, siempre tiene la esperanza de una nueva primavera, mis hojas secas, para ti, son parte de mi esencia, donde siempre hay vida. Mis ramas vacías en ti reverdecen y dan fruto.
Tu hoguera cubre mis fríos, tu semilla hace germinar mis flores nuevas, mi mejor flor.
Mi invierno en ti toma calor,
mi hielo evaporas, formas corrientes de agua cálida donde se baña mi ser.
Eres raíz fecunda,
cimiento firme, dónde crece mi hogar.
Eres mi eterna primavera en ti,
siempre florece mi flor.
Roma Luna
leer más   
13
12comentarios 64 lecturas versolibre karma: 101

No Es Un Lastre, Es Mi Hermano ... (Ojalá fuera un Cuento)

Llevamos días de camino, no sabemos cuando llegaremos
el camino es sinuoso es incierto, de peligros no sabemos.
El sol calienta, de día la sed nos asedia, por las noches el frío nos congela,
dando traspiés camino, de tanto caminar se destrozaron mis zapatos
el cansancio me derrumba,
el deseo de llegar me levanta.
Sangran las heridas, duele el pecho
sangra el corazón gotas de dolor y de nostalgia.
Subo la colina con mi carga a cuestas
Regresar? ni se piensa, hay gente
atrás que nos ama y en nosotros confía,
que por nosotros ora no puedo claudicar.
Amanece después de una noche fría
con sus primeros rayos el sol nos abraza,
a lo lejos se ve la frontera entre dos países
uno, el que quedó atrás,el empobrecido por saqueos,
gobiernos corruptos, violencia y mafia, enfrente está el de oportunidades y
sueños, el que promete mejor vida el de la esperanza.

Entre los arbustos alguien sale al paso y con voz baja me pregunta
¿A quién llevas a cuestas? y añade ... Con eso no pasas!
¿No estás cansado, que acaso no te pesa?
¡Mira cuanto has caminado! ya sin zapatos tus pies ensangrentados!
no pensaste en algún punto del camino deshacerte de tan pesado lastre?

Nunca, ni siquiera lo pensé es mi hermano le contesto,
no es un lastre no me pesa y seguiré con mi hermano a cuestas
cruzaría el desierto subiría nuevamente cualquier empinada colina
un río o el océano a nado o a ciegas si así fuera necesario y sin dudarlo
ni un segundo, ni un instante.

¡Pero si es moreno y su cabello rizado
y tú de piel tan blanca!
¡Él no es tu hermano !

Con voz cansada y pausadamente le digo:
Escucha, lo encontré en el camino
en medio de la nada, cansado, herido,
maltrecho, partido por el dolor moral
y ya sin fuerza, no dudé ni un segundo
y lo cargué sobre mi espalda y seguí avanzando.

Cargo a nuestro hermano, él como nosotros
es un ser humano ciudadano de este mundo
¿Que para ser hermanos, importa el idioma o la raza?
Bajó la cabeza avergonzado...

Con respeto y con cuidado, se lo quitó
y sobre su espalda, con él acuestas y con el hombro apoyó al paisano .
Y sin que nadie los viera cautelosos y viendo a todos lados
continuaron lentamente avanzando cruzaron furtivamente la frontera
hacia el otro lado caminando abrazados como hermanos
y en silencio el universo entero se unió a ellos en una sola plegaria
de solidaridad y hermandad.
Hijos de un mismo sol, hijos de nuestra tierra madre .

MMM
Malu Mora
leer más   
10
13comentarios 159 lecturas prosapoetica karma: 104

El desafío

Miré ayer el horizonte;
me encontré perdido y amenazado...
de muerte.

Estaba ansioso, desesperado e inerte frente a tu puerta.
Los clavos insanos se me han ido hasta las pupilas,
ya aprendí a controlar los golpes de mi cabeza...
Y de mi cuerpo.

Ahora, estoy solo y parado en el borde;
Ahora estoy solo y quemado por las nubes.
Estoy aprendiendo a estar solo, aprendiendo a caminar solo.

Los tímpanos se me vuelan cada vez que aullo a la luna.
Tus manos vuelven siempre en cada estación y en cada parada de autobús.

Por un momento el ayer se me olvidó

La sed volvió y se desparramo en mi
¿En ti?
¿No lo sientes?
Se que estoy listo para morir;
para dejar ir
¿Y tú?

Vamos tu puedes, abandonemos la puerta y los clavos de ayer,
miremos nuestras manos;
descubramos el horizonte detrás de esa ventana.

¿Quieres saltar?
Adelante. Estaré aquí.
leer más   
7
2comentarios 45 lecturas versolibre karma: 101

Viajar en el tiempo

Anoche sentado en la barca del olvido

veía cómo se ahogaban mis palabras en la copa de vino

que mi mano temblorosa sostenía,

se ahogaban en ese mar rojo de penumbras

vivas palabras se ahogaban, pidiendo auxilio.



Intentaba parar la tormenta,

pero cada grito de las huérfanas palabras

se extinguían

se desvanecían

recrudeciendo mi angustia, mi pesar,

y aunque pataleaban con fuerza

las vocales

tratando de salvarse,

el destino pareciera estar escrito .

El destino sacudía mi temperamento y aunque sostenía la copa de vino con tanta vehemencia mi corazón se partía en dos mundos el suyo y el de mis recuerdos.

Cómo salvar aquello

que desconsoladamente

pedía auxilio

en medio de una tormenta descomunal.

Pensé enviarle un salvavidas

en forma de poema;

cavilando podría servir de alivio,

pero no resultó.

La copa de vino

cada vez parecía más profunda.

Cada centímetro de palabra

que caía de mis labios secos

las veía languidecer

en ese mar rojo de nostalgia.

Anoche inventé una excusa para intentar salvar un imposible, inventé motivos para salvar alguna felicidad guardada en algún trastero , inventé excusas para partir hacia algún lugar dónde se esconden los temerosos y despavoridos,intenté poder sacarlos a flote, mis recuerdos y redimirlos de mis fracasos; pero se ahogaban angustiosamente.

La tentación llegó a mí con una sed infatigable.

Necesitaba calmar la piel de mis labios

de este destino

que parecía interminable

y bebí de ese vino rojo contenido en mi copa

que mi mano angustiosa sostenía ,

pero mis palabras morían y mis fantasías también.



Creé sueños y esperanzas

y los bañe con el vino de la arrogancia,

y aún así,

el vino que alguna vez fue de los amantes soñadores

hoy sólo atontaba la sed agónica de desesperanza.

Solo quería beberlo para intentar salvar ecos en la distancia

y no para emborracharme en recuerdos .

Cómo quisiera saber que cada sueño

que fabrico

en este refugio

donde permaneces,

pudiera algún día ser placentero y cálido ,

que sea nuestro por deseo y pasión

y no por el aire infatigable de la lejanía.

La felicidad de mi ser no lo etiqueta un cuerpo

y menos aquellos cuerpos

que no han sabido permanecer ocultos a la tentación

de la vanidad y el confort.
leer más   
8
2comentarios 33 lecturas versolibre karma: 98

La poesía

Que del lápiz no salgan
azules ni negras
las huecas estrofas
de inanes domingos,
que el grafito anodino
de un pulso previsto
no manche la fruta
del árbol caído,
ni el trazo plasmado
se mezca en la cuna
de tantas verdades
prestadas sin ritmo.

Escoger la poesía
requiere el valor
de ser los demás
y ser uno mismo,
compromete a dejar
las voces que somos
a golpe de inercia,
barrotes y siglos,
a fuerza de normas,
preceptos, temores
y vendas tapando
la boca al instinto.

La palabra ha de ser
un coro de letras
cantando a los sueños,
al sexo y al vino,
un enjambre de tinta
bailando en el blanco
lejanos rumores
de huesos y pinos,
el simbólico pacto
de clara verdad
que firma el autor
por ser un testigo.

La palabra ha de ser
la luz que revela
los labios partidos
de sed en los niños,
los oídos que prestan
su humano altavoz
al grito sesgado
del hombre oprimido,
el alma que habita
al fondo del folio
dejando constancia
del mundo y sus hijos.

Lo demás es lanzarse
al son del disfraz
juntando vocablos
en puro espejismo,
que el tiempo desdice
sin actos solemnes
ni rimas perfectas
ni grandes lirismos,
cuando falta la fuerza
de haberlo soñado,
sentido, urgido
y al cabo vivido.
leer más   
16
10comentarios 80 lecturas versoclasico karma: 122

soy...

Soy lo que he sido

esencia, sed, vida, verso,

alzado al cristal

durmiente en madera

perfumado poema

de raíz en tierra.
9
3comentarios 65 lecturas versolibre karma: 87

El regreso

Vendrás, sé que vendrás
cuando mi aliento sea sólo un suspiro
perdido en las tinieblas del ocaso,
cuando mi cuerpo fluya a la deriva
por un mar sin sentido
de tanto naufragar tras tu silencio.

Vendrás, sé que vendrás
al filo de una oscura medianoche
mientras la madrugada se hace eterna
y en su terca quietud
se niegue a caminar hacia la aurora
del ansiado y postrero nuevo día.

Vendrás, vendrás y...entonces,
¡cuánto lamentaré no haber vivido
todo el tiempo a la sombra de tu risa
para pintar la nieve de tu rostro
con versos de colores encendidos,
para adornar tus trenzas infantiles
con flores a la vera del camino,
para incendiar la fronda de tu cuerpo
con estas manos mías, como antorchas
en busca de recónditos remansos
donde apagar la sed por tanta espera!

Regresarás, lo sé,
cuando la densa niebla ya me envuelva
con sus brazos de bruja plañidera,
cuando este barco mío ya zozobre
en las sombrías aguas del Estigia
y el tiempo derrochado en no tenerte
me aplaste la conciencia como losa.

Vendrás entonces tierna y afligida
sobre una luna llena exuberante,
ataviada con túnica de seda,
y besarás mi frente tiernamente
con un último beso
en las primeras luces de una aurora
lejana ya, imposible.
6
3comentarios 40 lecturas versolibre karma: 90

Deseo

Hoy deseo
que vengan
los extraterrestres
con sus dientes de hambre
a comernos.

 Quiero
que nos invadan.
Que apunten
a cada ciudad
y a cada pueblo
sus armas desconocidas
de luces
que matan.

 ¡Habitantes
del universo
que ya no tienen agua
en sus planetas:
no tarden en venir
a robarnos
los océanos!

 ¡Llévense
nuestros bosques,
nuestros animales;
nuestro petroleo.
Sacien su sed
con nuestra sangre!

 Qué feliz
sería yo
de ver temblar
de miedo
a la humanidad entera;
tal vez así
comprenderíamos nuestra fragilidad;
la idiotez de las fronteras;
la confrontación inútil;
la culpabilidad en los robos,
las muertes, las amenazas,
las agresiones al otro.

Quizá
solamente así
entenderíamos
que somos iguales.
Que la tierra
es casa de todos
y que todos
tenemos el derecho a vivir;
que somos hermanos
y que nos necesitamos.
leer más   
18
11comentarios 87 lecturas versolibre karma: 94

Superlativo

Sabio de cabellos marrón;
de serpentinas líneas
en señas áureas y plata...
me has abrumado de tu
peregrinación solar.
Consumiéndote
te llevo entrampado y mortal;
inmerso y agudo
por vagos seis sentidos.
Te conviertes repentino
en un séptimo.
Ríes y sales de mí...

Bajas...
Delirante, sofocador,
me navegas las venas.
Hundes preciso tu huella
en un camino sin fronteras.
Se asienta tu acantilado
en mis melancólicos bosques
silenciando intercambios
con secretos sonetos,
bebiéndome la sed
a buenos sorbos...

El beso oxigena
una palabra incierta.
Todo es luz al interior fraseo
y mi corazón en llamas
muerde la boca y sangra,
tomando la distancia innecesaria
para amar tu desnudez
colmada de un cuerdo amor
completamente loco.

El viento golpea mi espalda...
Tú no estás frente a mí
y se va.

Tu murmullo de lluvia larga
a través del paisaje desértico
se posa y se estremece
manso ante el deseo...

Deseo que esperará...
Esperaré...

Mientras
que no sólo
el dorso de la marea celeste se piensa,
mío es el polvo
de tus estrellas...
Jamás coraje le falta
y te elige.

Nunca anduve
equívoco el paso,
a pesar
de los dardos venenosos
disparados
al aire cabal,
al argumento tácito
de poseer tu alta verdad.

Tesoro de resguardo vas.

En el iris triste
se te alza apasionada
la dulce corola
redescubriéndome...

Porque lo sé,
iracundo desfallece tu eco
y te ausenta de la idea
de mi pureza
fuera de tu leyenda...
mas caes en cuenta
de tu mayorazgo
hasta el punto álgido
donde entremezclar
tu carne y mi raíz cúprica
en la que tocas
con vapor extenuado
al viento que florece
cual rosa y mandarina.

Soy en tu hilo de fuego
un espejismo muy superior
al mundo entero,
a mí misma...
al desespero consumador
de tu voz tardía,
sesgada en pausas
que estrepitosa acaricia.

Soy inerte paz
hasta que te sientes
rubor acrisolado,
hasta que te miras
tuyo por mío...
superlativo.

Viajo al nivel
del callado rumor
de tus falanges
prestidigitadoras.
Me bautizas verdadera
a tu destino definitivo...
hacia el desembarque
y el soltar de mis amarras.
La caída contundente
de tu ancla,
te arroja hasta allí...
tan adentro del sur
de toda mi existencia.



Yamel Murillo



Amantísimos.
Las Rocas del Castillo©
D.R. 2017
leer más   
10
12comentarios 126 lecturas versolibre karma: 108

Llegará el día, llegará

Llegará el día, llegará.

Llegará el día en que nos unamos
a las almas de pies doloridos y bocas secas,
a los que caminan cada noche,
durante horas, días, meses y años,
con pasos lentos siempre hacia delante,
atravesando mares, montañas y desiertos,
sin comer ni beber,
sin porvenir ni presente,
sólo pasado arrastrado en sus cuerpos transparentes,
sólo el pretérito que lleva cada uno de ellos en su memoria.

Llegará el día, llegará.

Llegará el día que chupemos guijarros,
que los chupemos para engañar la sed,
y que soñemos para seguir viviendo,
que veamos relumbrar sus almas desnudas
y la muerte que los empuja hacia la vida,
que sintamos como por aquí y allá,
por todos los rincones del planeta,
ascienden los sueños de los humanos.
Todos diferentes, todos aspirando a lo mismo:
al deseo de la supervivencia y
al deseo del futuro arrebatado,
la obsesiva búsqueda de lo desconocido.

Llegará el día, llegará.

Llegará el día en que nuestros ojos lo verán,
verán con sus párpados fruncidos,
nos veremos con ellos escrutando el horizonte
lo descamaremos de espejismos,
el horizonte retrocederá,
retrocederá hasta el infinito,
y tras el horizonte, se perfilará el sueño,
claro y concreto,
y ese día no retrocederá,
no dejaremos que el sueño, el horizonte,
retroceda para perderse para siempre.
Porque no podemos,
no podemos dejarlo perder, por eso,
por eso…

llegará el día, llegará.

Llegará el día en que salgan del agua,
veremos salir los esqueletos de niños y adultos
que recogerán sus pieles,
se vestirán con ellas y se irán hacia su casa cantando,
y los abrazaremos
y lloraremos,
lloraremos de vergüenza por verlos de nuevo,
por no haberlos visto,
por no darles un espacio en nuestra memoria,
por negarles el abrazo,
por impedirles que envejezcan,
que se marchiten delicadamente con el tiempo,
por los años, dulcemente, como nosotros,
por no abrirles la puerta de los privilegiados.
Por todo ello lloraremos
nos desesperaremos
y pediremos perdón
en un gran abrazo que llegará,
que ya debería haber llegado,
que ya tarda,
que debería estar aquí,
donde acaba la historia del hombre
y asalta la crecida de los sueños.

Se abren los cielos
Se abren los brazos
Se abre el mundo
Y ojalá muera el imaginario

Que el llegará sea un llegó,
llegó el día, llegó.
leer más   
15
21comentarios 123 lecturas versolibre karma: 109

[La despedida]

Anego mis esperanzas
en el amargo elixir de la desilusión
trago a borbotones la botella medio vacía

La absenta quiere anegar mi desgarro
pues tal vez así deje de sentir este dolor
culpable de amar sin medida

Obstinadamente reitero mi delito
es mi condena recordarte eternamente
mientras abrazo la sinrazón de anhelar tu regreso

Pequé de zalamerías que tu no escuchabas
insensible a mis más sinceros sentimientos
para ti solo fui una breve distracción

Me enredabas recitando Apollinaire
creía que me hablabas de amor pero era solo sed
que apagabas en mi alcoba sin pronunciar palabra

Siento un gato maullar como un violín que chirría
los murmullos me enloquecen
no hay calma solo esta soledad que me inunda

Esta noche, las frías aguas del Sena serán mi lecho
nadie recordara mi existencia ni sabrá de mi pesar
no quedara ni rastro ni sombra de mí...
leer más   
3
sin comentarios 16 lecturas versolibre karma: 34

La sexualidad del cataclismo

Fantasías

- ¿Por qué te gusta tanto la palabra cataclismo?

Pregunta.
Ronronea y se contornea aleve.
Fauna famélica
Faena ineludible en su flora.

Ella dispuesta C O L E T E A
Con su lencería de neón,
Con sus curvas psicotrópicas.

Here We Go.

Destrucción espontánea,
Abiogénesis inversa.
Catalizo el cataclismo.
Catatónico goteo en su convexidad.

Quiero
Contener el finiquito.
Quiero
Enraizar el coito.

Desenvaina su retórica,
Jadea y palpa el summun.
Me entrego emplatado
Y ella repasa las vocales.

Su néctar afrodisíaco
Me mata de sed.
Servil ser sitibundo,
La bebo y me diseco.

Sin habla, sin cuerpo,
Deliro en otro plano.
Beber de su cáliz
Es puro misticismo.

Fluyo incorpóreo y sublimo.
Confuso me reincorporo.
Oniria me deja caer en mi vulgar cuerpo
Y ella se levanta e insiste:
-Chico, ¿Por qué te gusta tanto la palabra cataclismo?
leer más   
11
9comentarios 114 lecturas versolibre karma: 111

El mar tiene sed

Y viven los difuntos
anclados en la distancia de la acústica.
Viven, sin perder de vista un horizonte
que suponen tras las olas.
Cuelgan de noche en las estrellas
las llaves de las argollas
que les impusieron cuando nacieron
y para vaciar de hambre sus estómagos huecos;
se dejan llevar mar adentro.
Que no se los bebe el mar por capricho
sino por testimoniar -con muertos-
el luto de la inútil vida
que refleja la guadaña de un verdugo
cuando sonríe en la ansiada orilla, con billetes en la mano
prometiendo el postizo,
de un adulterado,
de un fingido,
o de un incierto
mundo mejor.
Que es así de triste, amig@s
porque el mar volverá de nuevo a tener sed
de necesitados,
de olvidados,
de desdichados hambrientos
que un día lloraron la partida
de alguien que nunca llegó hasta la otra orilla.
9
4comentarios 71 lecturas versolibre karma: 94

Tu Sol

Para que se acabe la oscuridad
tomo tu sol entre mis manos
para mirarte en el reflejo
que viene de un lugar infinito.

Solo hay una luz,
que es todas las luces al mismo tiempo;
que tiene un color que a veces no entiendo,
y muchas voces, tu voz,
que nunca escucho.

Es tu sol rubio mi esperanza
tu sol que bebo en el vino
y en el viento de la tarde.

Tu sol que con brazos fuertes
acuna encanto y abraza con fuego
fuego violáceo que endulza mis labios.

Tu sol que es de miel y luceros
de copas y hasta de lunas
porque tu sol,
se asoma por las ventanas
y calienta noches y dias
se cuela entre tus pestañas
y se hace parte de mis huesos.

Tu sol,
la luz que calma mi sed
donde renace el alba
cada vez que parpadeas.
leer más   
14
8comentarios 93 lecturas versolibre karma: 101
« anterior1234514