Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 2834, tiempo total: 0.038 segundos rss2

Un atisbo de humanidad

En una cálida tarde de verano, con un libro de poesía en la mano, me acomodo sobre la pálida hierba de un sombrío parque de la ciudad. Junto a un rosal que se llenó de espinas, porque olvidó dibujar sus rosas.

Abro el libro y el poeta envuelve mis sentidos con sus palabras y sus intensos silencios, logrando que la poesía insufle mi esencia y haga brotar destellos de eternidad en los extremos de mi existencia.

Y aunque sé que jamás lograremos entender lo que dice el poeta, trato de acceder a su reluctante voz, encontrar en ella el hilo conductor, desenrollar en una lectura la madeja. Entrar a los aposentos de la poesía.

Y siempre acabo preguntándome, una y otra vez: ¿Cómo escribir aquellas palabras sentidas y alcanzar a penetrar aquella voz luctuosa, sin tener que hundirme en los abismos de los que jamás pudo salir el poeta?

Esta tarde, frente a las hojas mustias de un rosedal, estoy leyendo a Miguel Hernández, y mientras recuerdo a mi padre muerto, la cálida voz de Serrat toca mi memoria, embriagado en el dolor de la elegía a Ramón Sijé. Es cuando el poeta me recuerda que no se puede hacer poesía, sin antes no haber sufrido de humanidad.
leer más   
10
6comentarios 91 lecturas prosapoetica karma: 103

Ojitos tristes

Se dejaron la chispa, su luz, en alguna esquina. En la intersección entre el bombeo de la sangre y los equilibrios al soñar. Entre las caricias y las espinas.

Cuántas veces se cerraron con todas sus fuerzas para soñar más alto. Para sentir más fuerte.

Cuántas se cerraron flotando en lágrimas, esferas transparentes, imperfectas por la gravedad, que las deforma y las arrastra por las mejillas hasta que saltan del pómulo al suelo.

Cuántas miradas al centro de la Tierra. Como en un viaje de aventuras, indagando la manera de llegar al tesoro.

Cuántos cruces furtivos en escaleras. Entre la multitud. Conectaban a la perfección. Con miedo, y a pesar de eso, seguían buscándose. Como luna y lobo.

Cuántas miradas a las estrellas. Guardianas de esperanzas. Luces que duermen al alba.

Cuántas conversaciones en silencio. Cuánto pueden hablar unos ojos.

Y mis pestañas abrazaban las tuyas. Mis retinas guardaban tu esencia. Mis párpados eran lienzos de tus locuras. Ventanas de mis colores.

Ojitos tristes.
Ojitos cansados.
Ojitos dulces.


Llenos de magia. Pintados de flores.
leer más   
11
17comentarios 39 lecturas versolibre karma: 96

Pétalos impares (Colaboración con @constanza_everdeen)

Vivir en modalidad lucha,
no existiendo amaneceres
ni atardeceres que saborear,
únicamente páginas que pasar
con los dedos humedecidos
por los ojos del cansancio;
buscar las grietas por las que la luz
filtra runas como alimento de la esperanza,
cincelarlas en papel con el carbón de los sentidos,
en la osadía de latidos que se rebelan
por ondear banderas blancas.

Dentro de la guerra y sin descanso en la tarea,
leo el pasado en los posos del café.
En este arrastre sin aliento,
dejo estelas bondadosas a mis pies,
para que otros las recojan en forma de lluvia.

Abrir la caja de música de tu voz,
aferrarme a tus ojos,
construir el camino en tu mirada
como salida al gris de la rutina,
garabatear un arco iris
con mis lagrimas y tu luz.

Un instante atrás todo era páramo,
un corazón asolado,
paisaje espectral sin tu aparición.

Coser nuestras manos,
acostarme en ellas
para que al abrir la mirada
en mañanas de adoquines,
tu alma sea el abrigo de latidos
que tiritan bajo la soledad.

Ahora la lluvia nos concede el regreso,
donde afloran los pétalos impares
y en forma de aguacero riegan nuestro verbo.
leer más   
15
13comentarios 96 lecturas colaboracion karma: 105

Desde aquel día

Y aquí me tienes, frente a ti
Sentada mirando tus ojos
Y tú los míos
Escudriñándome sigilosamente, lo se
Me doy cuenta, soy observadora
Me miras y te sonrío
Te parece un sueño que este frente a ti
Lo deseabas tanto y yo no tanto
Pero al final, cedi ante tu encanto
Me gusta tu sonrisa, me decías…
Me gusta tu encanto me repetías…
Y aquí seguimos mirándonos,
Y el café enfriándose..
Tomaste mi mano con ternura, y la besaste
Acariciaste mi cara, y me diste un beso
Desde ese día, ya no fuimos dos..
Tu cuerpo y mi cuerpo se fundieron en un
Abrazo y fuimos uno solo…
leer más   
4
2comentarios 52 lecturas prosapoetica karma: 55

¡Hagan juego!, ¡Hagan juego!

Se ha iniciado la partida
y se buscan jugadores,
sepárense, por colores,
en la línea de salida.

El juego se llama vida,
el dado será el destino,
les indicará el camino
y todas las direcciones;
¡Disfruten las sensaciones
que les ofrece el casino!

Alguna equivocación
les permite la jugada,
una vez que está empezada,
pero busquen solución.

No olviden el corazón,
les servirá de amuleto,
pero guárdenlo en secreto
porque se puede romper
y eso, además de doler,
le hará sentir incompleto.

¡Hagan juego!, ¡Hagan juego!,
apuesten en la ruleta,
de una manera discreta
o quemándose con fuego.

Pero una cosa les ruego:
No lloren por los errores,
¡No, señoras y señores!,
pagarán las consecuencias
de sus malas experiencias
con amargos sinsabores.

Aurora Zarco.
leer más   
8
4comentarios 59 lecturas versoclasico karma: 96

LԱИЄՏ ԀЄ LѦԱГЄL

Volver, despertar de cada día
siendo lunes de palabras muertas,
de sentidos agotados en mi tristeza,
secos de vida, ausentes de toda mano
que los guíe a cruzar las veredas.

Caminar de puntillas entre silencios
balanceando nubes hoscas donde volar,
espinas en mis yemas floreciendo fosas,
lira muda de alambre como billete
de intuición roma, de ecos vacíos
de pasión en el que reverberar.

A falta de veleta que marque el viento,
de brújula carente de norte,
de pecho con el corazón entre mis dedos
goteando sonetos sin rima,
me aferro a las asas de tu memoria
cual salvahorizonte garabateado
entre los pasos franqueados y tus labios.

Abrir los ojos a una nueva aurora
sabiendo que hoy también es lunes,
lunes de ausencias,
de oasis entre mis letras,
rendición en lábaro mudo de ti,
doblar mi lengua ante el ruido de mi pluma
que clama por bailar en pliego virgen,
ֆǟɮɨɛռɖօ զʊɛ ɦօʏ ʋʊɛʟʋɛ ǟ ֆɛʀ ʟʊռɛֆ
ƈօოօ lმմɾεl ძε ოἶ მlჩεძɾíօ,
րօɾ მჩმղძօղმɾოε მl էმñεɾ ძε էմ ɾἶʂმ εղ ოἶ ցმɾցმղէმ.

მოéղ
leer más   
25
18comentarios 147 lecturas versolibre karma: 105

Dormido

Me pregunto si serás
para siempre mi tortura.
Si he de ir
trazando el camino
con el fuego de tus ojos
quemándome los pies.
Si he de sentir
el hielo de tus manos
congelándome la espalda.
Una mirada,
una palabra,
un beso
Basta tan poco.
Caminando entre las hojas
del destino
preguntándome por qué
tomé este camino,
me muevo a tientas
a oscuras,
sin sentido.
Doy un paso a la vez
procurando no caer.
Tu voz se me escapa
entre los pinos
con su tupido follaje.
Te hablo
y no me hablas,
te miro
y no me ves.
Ausente,
silente
dormido.
leer más   
6
2comentarios 19 lecturas versolibre karma: 83

El viaje

Y quise saltar de la vida en marcha,
pero la cuneta se me antojaba
más difícil que este viaje.

Algunas paradas son solitarias
y otras bulliciosas como zocos.


Decidí continuar porque me enriquece,
a pesar de que algunos trayectos
son más duros que otros.
No siempre la compañía es la más grata
ni el paisaje el más hermoso.
Pero viajar es madurar,
y madurar evolucionar
y evolucionar crecer.

Necesito sentirme viva,
y el viaje de vivir es vida.

Si miró a tras no lamente nada,
pero si echo en falta mucho de lo que se quedó por el camino.
Sigo teniendo ilusión por lo que me queda de viaje,
y eso es para mí lo más importante.
Si la ilusión muere, el viaje ya no tiene sentido.

Ya no hago maletas, viajo con lo puesto,
un sonrisa, un puñado de deseos,
muchas ganas en los ojos
y los bolsillos repletos de mañanas por vivir.




Hortensia Márquez



Imagen: de la película "EL viaje a ninguna parte"
20
18comentarios 88 lecturas versolibre karma: 118

Metamorfosis fallida

{En esta vida hay instantes que ya han sido y que no se pueden alargar ni una milésima de segundo más,no se pueden recuperar. Ya no hay más que hablar,que aclarar, explicar. Ya no hay nada que hacer con ese instante perdido.

Pero siempre habrá algo más por sentir.}

En el amor se empieza siendo semilla,hasta que la flor florece.
Esta puede permanecer intacta, marchitarse, puede ser rota,quemada..
Pero haga lo que se haga, nunca volverá a ser semilla.

Mi flor quedó mustia y pálida
Pero sus pétalos no se rendían.Querían hacer lo imposible.Se conformaban sólo con ser semilla.

Cómo resultado de ello,lo que antes era flor acabó dividida en diferentes partes.

Una de ellas, acabó siendo semilla, consiguió volver a los inicios donde el amor de flor ya no existía.

Pero sólo había media semilla.

La otra parte no consiguió transformarse, se quedó en flor podrida.
Se sentía culpable, no era capaz de olvidarlo todo y volver a ser semilla.
leer más   
4
1comentarios 35 lecturas relato karma: 48

Anocheciendo contigo, vida

Cuando un anochecer y un amanecer se unen, el Universo de la Vida cobra todo su sentido.
En sus manos acoge serena, a ese pequeño ser que amanece a la vida.
Blanco, puro y sin mácula, contrasta junto a su piel gastada, cuarteada por el tiempo y las batallas.

- Niño mío, yo te guardo.
Tu corazón naciente, pegadito al mío ya cansado. Así, latiendo juntos. Tu entrando y yo saliendo, en ese minuto regalo, que nos da la vida, para decirnos hola y adiós, entre besos y abrazos.

- Me gusta estar entre tus manos. No me dejes, necesito que me muestres el camino que debo tomar para no caer.

- No tengas miedo, estoy aquí para entregarte suavemente a la vida. Tu vida.
Será como si de un vals romántico se tratara. Acunadito mi niño, sin prisas; suave y dulcemente, meciéndonos juntos.

Después me iré, porque mi vida ya la recorrí. Las arrugas y los surcos de mi piel, reflejan el camino andado. Los sueños cumplidos, los que pasaron de largo. Las alegrías y las penas. Las soledades a solas y las compartidas, que son las que más duelen. Los silencios, las ausencias, los miedos, los dolores.
Lo que disfruté y lo que me ilusionó. Todo lo que aprendí y lo que olvidé. Todo lo que amé y lo que me amaron. Lo que entendí y lo que no logré entender.
Porque, ¿Sabes una cosa? Nunca llegarás a saberlo todo. Nunca aprenderás lo suficiente, para desterrar el dolor de tu corazón. Porque niño mío, vivir duele.

- Entonces llévame contigo, no quiero sentir dolor.

- No, mi niño. La vida es hermosa y has de vivirla. Tu corazón está preparado para sentir y amar la vida. Deja que crezca en ti ese amor y únelo con el de las personas que te rodean y con el de las que están por llegar a tu vida.

- Y tú, ¿Por qué no te quedas siempre conmigo?

- Yo ya viví, mi niño. Este es el testigo que te entrego, ahora es tuyo.
Que cuando tu piel se escriba de arrugas como ahora la mía, puedas decir... He vivido y ha sido hermoso.



Publicado en "Gente Yold" el 10 de Septiembre 2016
6
4comentarios 44 lecturas prosapoetica karma: 84

A ti

Yo no quiero un bonito diploma
que adorne el tabique de la habitación,
yo no quiero dormir en hoteles
con sauna y bañera de hidromasaje,
yo no quiero unas gafas que puedan
mirar a través de las prendas de ropa,
yo no quiero dinero hinchando
el bolsillo trasero de mi pantalón,
yo no quiero subir a un ferrari
con una morena tremenda a mi lado,
yo no quiero firmar el poema
perfecto que sueñan los muchos poetas,
yo no quiero un trabajo completo
(domingos, festivos y sábados libres),
yo no quiero esperar en la barra
que un alma cándida venga a invitarme,
yo no quiero escuchar el concierto
que Queen dio en Vallecas hará tres trienios,
ni tampoco meterme una raya
y botar como un loco en la pista de baile.

Yo lo que quiero es mirar tu mirada
y sentir tus palabras envueltas en aire
y hundirme en el barro añejo
que hermosa y soñada y amada te hace...
¡yo lo que quiero,
cariño mío,
no es otra cosa
que no seas tú!

Yo no quiero un crédito fijo
que tenga intereses al cero por ciento,
yo no quiero quitarme barriga
pensando que así gustaré mucho más,
yo no quiero entrar a un gimnasio
y salir caminando como un croissant,
yo no quiero creer que no existe
aquello que no alcanzan a ver mis ojos,
yo no quiero tocar la guitarra
al lado de Carlos Santana o Sabicas,
yo no quiero en mis pies unas rebook
de fuertes colores que vuelen mil metros,
yo no quiero un piso más grande
en el que el salitre se huela al salir,
yo no quiero placeres de saldo
y sábanas tibias y besos expertos,
yo no quiero estudiar bellas artes
ni ciencias sociales ni lenguas ni nada,
ni tampoco que filmen mi vida
y luego se llenen o palmen los cines.

Yo lo que quiero es mirar tu mirada
y sentir tus palabras envueltas en aire
y hundirme en el barro añejo
que hermosa y soñada y amada te hace...
¡yo lo que quiero,
cariño mío,
no es otra cosa
que no seas tú!

Yo no quiero llamarme Rick Blaine
y dejar plantadita a la bella Ilsa,
yo no quiero un filete de kobe
servido con vino de sangre de toro,
yo no quiero escribir como escriben
Neruda o Borges o Márquez o Rulfo,
yo no quiero seguir a Siddharta
notando el silencio adentro del alma,
yo no quiero absolver los pecados
que siembran mis ojos de un brillo especial,
yo no quiero marcar un golazo
y miles de voces se fundan en una,
yo no quiero beefeater con cola
ni chivas four roses ni alhambras reservas,
yo no quiero quemar a los jueces
corruptos que matan a Doña Justicia,
yo no quiero olvidar el pasado
aceptando el presente y obviando el futuro,
ni tampoco pescar el atún
de la década a pulso con hilo de nylon.

Yo lo que quiero es mirar tu mirada
y sentir tus palabras envueltas en aire
y hundirme en el barro añejo
que hermosa y soñada y amada te hace...
¡yo lo que quiero,
cariño mío,
no es otra cosa
que no seas tú!
leer más   
9
4comentarios 60 lecturas versoclasico karma: 93

Dos Objetos y Un Recuerdo

Un dia de noviembre 2017,
en algún oxidado anaquel del alma mater,
reposa cansado y polvoriento,
el tomo de mis sueños.

Fruto de mis esfuerzos y tu paciencia,
tu nombre, simple y puro,
póstuma dedicatoria del primer folio,
espera sin letargos,
sentir el sol de tu mirada,
las caricias de tu aliento.

Sueños imposibles, destronados por el tiempo,
amarillentas páginas del oblivium.

En cierto paraje de tu barrio,
quizás al borde de un riachuelo,
descansa inerte y sin doliente,
los restos de la triste guitarra,
que guardaba tu nombre y un poema en su solapa,
su voz apagada y con pena,
no se atrevió a vibrar por la vergüenza

Un dia de noviembre 1992,
en cualquier rico del malecón,
entre la esquina del perdón y el orgullo,
donde alguna vez recorrimos nuestros sueños y sus luces,
tus ojos verdes como olivos,
abandonaron un sollozo en la vitrina,
origen de mis noches y sus fantasmas.

www.youtube.com/watch?v=hLQl3WQQoQ0
leer más   
10
10comentarios 99 lecturas versolibre karma: 98

No necesita de mis versos

La palabra se queda corta
para la curva de su espalda,
la que despega en su cuello
y aterriza allí en sus nalgas,
revoloteando por su cuerpo
cual ligera sobrefalda.

No necesita de mis versos,
ni de poesía en sobrecarga
pues el mundo, inconexo,
cobra sentido al observarla.

Dibujando en lienzo terso
ni Velázquez lo lograba,
acuarela en esmeralda
que sus ojos descifrara.

No imagino a Donatello
esculpiendo una guitarra
con su brillo, con su vello,
con su porte donostiarra,
y el reflejo de su pelo
que al pasear las bocas calla.

Mi poema no hace falta
sin su tez.. ni su mirada,
sin la mueca de ese hoyuelo;
teoría desmontada.

Ya no sirve para nada
que se escriba lo más bello,
sin su olor a caramelo
de una fresa avainillada,
que desprende con sus besos
de amiga desmelenada.
leer más   
15
6comentarios 75 lecturas versoclasico karma: 109

Sueños alterados de consciencia

De las profundidades de la culpa
nace un sol devorador de almas,
oscuro Leviatán de los hombres,
corruptor que no descansa.

He oído quebrarse al aura de los dioses
y al canto del cuervo acunar la noche,
he visto a grandes titanes
doblegarse ante un reproche.
He conocido a dos amantes
acurrucados en el fondo de una botella,
he sentido el latido infinito
del brillo de una estrella.
He remontado el rio a lomos de un colibrí,
he muerto conmigo
y he vivido sin ti.

Encontré a un niño que desarmaba un reloj,
las agujas eran sus bastones,
aquel niño era yo.
Recorrí bailando los montes de la oportunidad,
bebí de los pechos de la inmortalidad.
Rasgué a pellizcos la onírica negrura,
atravesé denudo la estigia laguna.

Sin bastones, sin alas, sin estrella,
alcancé el día.
No recordaba a aquel niño,
sentí que moría.
leer más   
13
4comentarios 76 lecturas versolibre karma: 102

[Y por un momento ... ] No siento

No me hagas bajar
de mi mundo de aire...

déjame ser azul
y mezclarme entre nubes


déjame ser la brisa
ser viento
y efímera

Déjame ser la hoja
un árbol sin rama
sin raíz
y sin agua

Déjame Silvestre
y que se abran mis pétalos
al caer el Rocio

Déjame perfumar la aurora
vestir las montañas
habitar sin piel

volar como un pájaro
donde el cielo es océano

Infinito e inmenso

Déjame ser roca
ser vacío
y silencio
Que por un momento
el latido eterno
salga de mi pecho

Y por un momento
sentir que no siento ...



@rebktd
leer más   
25
18comentarios 115 lecturas versolibre karma: 97

Hay cosas muy hermosas...

Hay cosas muy hermosas,
ocultas tras la niebla
que vamos descubriendo
en medio de sorpresas,
a veces el cansancio
no deja que las vean
los ojos temblorosos
del hombre que se esfuerza,
y entonces los sentidos
se aguzan y se intensan,
y llegan esas "cosas"
por medio de las letras,
en versos trabajados,
en frases, quizás, sueltas,
en voces y suspiros
que sueltan las mareas...

Hay trozos de la vida
que ofrecen primaveras,
retazos de la infancia
y algo de adolescencia,
y están entre nosotros,
y puede que muy cerca,
con mantas y con brumas
detrás de la escalera,
si un día tú las buscas
seguro las encuentras,
y pueden que hasta admires
las rosas que están secas,
instantes de un verano,
de bailes y verbenas,
de guiños a la luna
y besos bajo de ella...

Hay cartas que se guardan
y luego no se encuentran,
pendientes y regalos,
también algunas perlas,
y un día, inesperado,
abriendo una maleta,
las ves abandonadas
y entonces las recuerdas,
fragmentos de un idilio,
vivido en la veintena,
instantes y emociones
que vuelven de la niebla,
de nuevo grita el alma
y hay algo que despierta
deseos y pasiones,
preguntas sin respuestas...

"...Hay cosas muy hermosas
que el tiempo nos enseña,
vivamos cada instante,
¡la vida es un poema!..."

Rafael Sánchez Ortega ©
13/05/18
13
8comentarios 102 lecturas versoclasico karma: 103

Felicidad

Nunca pongas tu felicidad en manos ajenas,
Quiérela contigo, que no se vaya con cualquiera.
Se egoísta en cuanto a este tema,
Ni amores, ni familia, ni amigos, que jamás puedan con ella.

La felicidad es tuya, es única
No te lamentes, lucha,
No es el objetivo, es el camino,
Es la vida, y hay que morir por los sueños perdidos.

Sigue amando, disfrutando,
Sé cómo el aire que fluye sin permiso,
Como un crio que ríe sin motivo.

Ciérrate en ti y siente,
Vuelve a sentir los susurros de quien fuiste y de quien eres.
Vuelve a ser eterno queriéndote como al principio.

Quédate aquí por el tiempo que se te ha dado,
Vive tu presente, olvídate de tu futuro y de tu viejo pasado.

Escribe tu historia,
Mata a la desidia,
Se educado con la vida,
Y nunca ignores el valor de una sonrisa.

Sígueme en @Rumba_Poesía
leer más   
5
1comentarios 38 lecturas prosapoetica karma: 55

Dime si conmigo fuiste feliz

Dime si conmigo no fuiste feliz, si no era yo suficiente para ti, si necesitabas más razones para quedarte junto a mi, si no podías cambiar por mi.

Me enseñaste a qué los besos no se sienten en los labios, a qué el sexo no sea tan necesario, a ser compañía aunque haya de por medio mil millas, a descubrir otra forma de sentir.

A buscar formas de pasear juntos, de usar video llamadas para mostrarnos lugares, a qué podías tomar un café ☕️ y conversar horas de libros, películas y poesías, hasta de hacernos parte de nuestros mundos sin necesidad de estar juntos.

Dime no fuiste conmigo feliz?
Sé que se necesita más para seguir, pero era cuestión de tiempo poder juntar, dos corazones que se encontraron al azar.

Cuando dos almas se reconocen, ganará las ganas de tenernos contra las mil excusas de perdernos.

Dime aun te acuerdas cómo fuimos a el lago, y através de mi cámara te dije que te amaba, que con nadie me he sentido así, y que sabes más de mí que cualquiera que tengo cerca de mi.

Aprendí que podías calmarme con tu voz, que solo necesitaba de tu tiempo, que me ilusionaba con la canción dedicada, y las palabras tantas veces pronunciadas.

Pero no fue suficiente, pues se necesita un verdadero compromiso y que dos se amen suficiente, para no dejar que el amor lo mate la distancia en el tiempo.

Las letras de mi alma.
leer más   
6
2comentarios 44 lecturas prosapoetica karma: 75

Pensamiento vs Instinto

En el pensamiento participa el juzgar, la suposición de la realidad, se accede a la creación de realidades distintas que no precisamente nos convengan. En el pensamiento participa la idea que tenemos de nosotros mismos, pero somos más que esa idea y posibilidad.

El pensamiento no tiene que ver con el relato interno del instinto, que es filosofar acerca de un punto que puede ser tanto para la resolución lógica de un problema hasta la reflexión del instante ante la observación de energías.

Cuando se intuye, quedan recuerdos de las estelas del movimiento de la conciencia, valga la redundancia, quedan recuerdos del acceso a los recuerdos nuestra conversación interna.

No es necesario pensar, porque en nosotros yace la verdad que se obtiene como contexto en el cerebro, para ser otorgada al corazón y así ser sentida. No es necesario crear, porque la vida sobrevive y elige el conducto correcto desinteresado de las cosas.

Existe la fina capa entre crear la realidad y empatizar con lo que nos rodea. La autoestima elige.
3
sin comentarios 36 lecturas relato karma: 43

Bajo la sombra de un viejo cerezo

Bajo la sombra de un viejo cerezo,
sentado en mi bello hogar,
mi recuerdo me es fiel
y empieza a recordar.

Ahora estoy aqui a tu lado
contandote tristes mentiras,
nostálgico cerezo.
Eres una flor ya apagada,

apagada como mi alma,
como mis palabras, cuando se van.
Pero aún asi, me escuchas
viejo y lánguido cerezo.

Mi vida, mis palabras, mi amor
son términos inefables como lo es el morir.
Bueno sois cerezo al escucharme,
pues estas gentes tratáronme como extranjero.
leer más   
14
5comentarios 66 lecturas versolibre karma: 104
« anterior1234550