Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 6232, tiempo total: 0.051 segundos rss2

Ser eterno

Somos las hojas del árbol
que caerán en el otoño.

Somos las olas del mar
que romperán en la orilla.

Somos las nubes del cielo
que desvanecerá el viento.

Somos los rayos del sol
que oscurecerá el ocaso.

¡Oh, gran Muerte, cruel verdugo
que se oculta en el otoño,
que aguardando está en la orilla,
en el viento, en el ocaso!

¡Yo quiero la eternidad!
Como el árbol, como el mar,
como el viento, como el sol...
¡Ser eterno quiero yo!
16
23comentarios 133 lecturas versolibre karma: 83

Eterno

Sé que cuando centelleas,
me susurras en morse,
que, si no puedo ser eterno ahora,
lo seré contigo.

Sé que, en un momento dado,
podré exhalar en diferentes ruidos fatuos,
que no estaré mañana
pero, lo estaré contigo.

Sabré que caer en el olvido de diferentes presagios
y ser el punto final de sus letras,
no será el peor de los finales,
sino es contigo.

Podré olvidar todas aquellas estrellas
y no poder agitar todas las nubes del cielo
con mi dedo
pero, podré afirmar que, hoy
yo aún, te quiero.
leer más   
18
10comentarios 107 lecturas versolibre karma: 90

La Muerte a un mortal

Porque quieres que yo muera
ser que quiere el infinito
si el instante más bonito
trae sonrisas pasajeras.

Porque quieres ser eterno
perpetuando tu condena
Luego de sufrir tu pena
hay nirvana mas no averno.

No me oculto en el otoño.
Yo te espero aquí en la orilla
de mi isla de reposo
donde el viento trae mejillas
y el ocaso ojos llorosos
del tormento de la vida.

Si me llamas "cruel verdugo"
mi oz es llave de tu celda
liberándote del yugo
del que tu alma es prisionera.

Somos las hojas del árbol
que caerán en el otoño.

Al igual que este papel
Fue una vez parte de un tronco

Somos las olas del mar
que romperán en la orilla.

Al igual en la Pangea
Muchos de ellos no existían

Somos las nubes del cielo
que desvanecerá el viento.

Al igual que el firmamento,
será pasto de lo yermo.

Somos los rayos del sol
que oscurecerá el ocaso.

Ni siquiera su candor
vence al tiempo y a su paso.
leer más   
12
8comentarios 56 lecturas versoclasico karma: 86

Ser

Ser

Inevitable experiencia,
caótica situación,
problemática realidad

Ser

Dolorosa secuencia,
angustiánte eternidad,
callejón sin salida

Ser

Pesada carga,
solitaria caminata,
frustránte muestra,
página sedienta,
cruel desilusión

Ser
Renaciénte trabajo,
interminable pesadumbre,
ruinoso trato

Ser
Un rápido desengaño,
una destrucción gradual,
una degradante actitud,
un degenerado acto

Ser

Una atmosférica reacción,
un poco de aliento

Ser
Una curiosidad,
el engaño,
dos fuerzas encontradas,
un desentendimiénto,
una actitud

Ser

Soledad,
tristeza,
desesperación,
un salto en el vacío,
una gravísima afección
leer más   
13
8comentarios 93 lecturas versolibre karma: 88

Bosque mágico: Preludio de la eternidad (con @DeeDee)

(Dieciséis en punto)
Cuatro tañidos áureos
estallan en mi pecho,
en cascada ultravioleta.
Y se hace mi piel de luz,
se desintegra.
Me invade un rocío
de sonrisas de verdor
descendientes de altas copas
en gráciles aleteos
de burbujas tornasol,
tenues hadas danzarinas.

(Diecisiete en punto)
Repica la quinta campanada
y se eriza mi piel
al roce de ondas concéntricas,
ecos silentes;
partículas de magia aquamarina
han viajado en los cabellos del viento
desde lejanos mares
y penden como zarcillos esmeralda
del follaje de verdes gigantes
que me contemplan absortos
desde sus ojos de cielo.
Un haz de crepúsculo violeta
corta en dos los colores del horizonte
y llena de matices el iris
de las ventanas de mi alma.


(Dieciocho en punto)
Media docena de cantos
acaricia mi respiración,
inmersa en la esencia fresca
del musgo tendido a mis pies
por elfos de seda fina
que labran los aromas del bosque.
Y navegan mis sentidos
en las miradas púrpura
de la tarde que se despide,
besando mis labios etéreos
con hechizados frutos silvestres.
Y los destellos de oro
brotan dulces de mis poros.

(Diecinueve en punto)
Como siete enanitos
sin su doncella
me acoge la tenue oscuridad,
millares de puntos grises
en una noche mística
donde duendecillos
y seres liliputienses
encienden las antorchas
de enjambres de luciérnagas
extinguiendo la incertidumbre,
atizando mi esencia,
pringando mi piel
con miles de lunares
recién ordeñados de las ubres
de la luna blanca.


(Veinte en punto)
Como lluvia de astros
ocho seres radiantes caían
desde el terciopelo índigo.
Su piel de matices lucientes
inspiraba manantiales de calma,
y sus miradas contaban
historias milenarias
que pendían de sus ojos
como hojas de un árbol.

(Instante sin tiempo)
Al contacto de sus manos
la brisa entonó cantos antiguos,
me tomó entre sus brazos
y dejó de danzar.
Levitamos.
El bosque se hizo más extenso
más dulce,
más claro.

(Instante eterno)
Y me arrulló la noche
en sus brazos de madre eterna,
y cada lumbrera
me cantó una nana,
las arpas y arpegios
de alados seres celestes
acompañaban los coros
con sus multidimensionales voces,
mientras los labios
de un cálido viento juguetón
besaron mis párpados;
salí del pesado cascarón
de tantas vidas vividas
en una sola
y me envolvió la liviandad,
hasta quedarme dormido
en un sueño infinito.



~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

@DeeDee & @AljndroPoetry
2018-abril-18
leer más   
16
27comentarios 157 lecturas colaboracion karma: 103

A lo eterno te asemejas

A lo eterno te asemejas
cercana y desnuda,
perpetua eres,
apenas oscura al alba.
Descansan tus manos
palma arriba
del amor ocioso
y apenas desgranan ya
impaciencia,
cristal parecen, quebradizas
como aves exhaustas,
y a las crueles ramas
se parecen tus dedos,

Forjada en nieve, expósita,
aún en el fuego tiemblas.
Dejé una muerte orgullosa
en el limbo de tus senos,
brío y aliento
coronaban de mi boca,
y la tuya, patria carmesí
era un nacimiento.
Valles de tristeza palpaba
tan cercanos a mi sangre
tu movediza alma.

A lo eterno te asemejas
solitaria
desnuda como un blanco cielo
interrumpido tan solo
por tus ojos
fraguados por el día
en cobalto hiriente,
y por tu pelo
astro anochecido
que parece caer sobre mí
como una lluvia de barro.
Tu vientre era una llanura
que desconocía el sosiego
a placer se reclinaban
celestes mis caricias.
Acudía el amor obstinado
con primaverales dagas
y última corola
queríamos ser nosotros
abierta sobre la tierra.

Y ahora ahí descansas
cordillera dormida
desnuda,
temblorosa y nevada,
a placer inquieta
y mecida
por sueños esquivos
lejanos, perpetuos,
y eterno
parece ser
el aire que respiras.
leer más   
12
5comentarios 98 lecturas versolibre karma: 105

#3

Soy la marga blanca en tu muro,
disonante y plausible de alegorías vanas,
el claro brillante en tu inmensidad vacía,
que sucumbe a la eternidad fortuita,
consumiendo una lívida sintonía
que marca paso a la vida misma.

Y soy tu dios, y soy tu siervo.
Soy mas que el agua en el desierto,
cuando mas hace falta el destello
en la noche de las tormentas ufanas,
que vienen con cada tristeza tuya,
distanciadas, de cada promesa rota.

Si pudiera ser algo más,
sería la tierra en que te paras,
seca y cálida a tu paso,
sosteniendo el peso lívido de tu cuerpo
y abriendo los brazos para guardarte,
para ofrecerte el seno interno a tu deceso
haciendo con cada parte tuya, las mías.
leer más   
13
9comentarios 64 lecturas prosapoetica karma: 108

Eterna Niñez

Imágenes grabadas, con una sutil sonrisa de amor.
Un bello disfraz que nos enamora de niños.
Hasta el alma se conmueve con su sonrisa,
será que la belleza solo se siente con el corazón,
la del niño que nos guía a ser felices,
que toda la infancia nos habita,
de adultos se nos apaga el brillo de nuestras miradas,
del asombro que nos causan los imprevistos,
adultos que nos asombran con sus corazones de niños,
una inalcanzable imaginación de años de sufrir,
con esa nariz roja que se graba en nuestras retinas.
A la distancia del tiempo, con una lágrima en cada ojo,
observo la niñez,
que en la vejez debe continuar,
porque es una imagen que se hace eterna
leer más   
6
1comentarios 55 lecturas prosapoetica karma: 75

Motivos de ser hasta desaparecer

Del arte en la escritura quisiera ser un apasionado como muchos escritores,
en el arte de mi mente no existe algún lenguaje,
solo existen cortas y maravillosas partículas de bañadas fracciones,
que me hacen entender que vale la pena luchar juntos en este viaje.

El arte va lento, un poco despacio,
es el contacto de miradas encontradas.
como un beso eterno de unos labios,
que al final de la obra te desnuda enamorada.

La lluvia de una noche que a muchos puede hacer feliz,
el abrazo de una persona que te llene de calor,
si existe algo por lo que merezca la pena vivir,
es el arte de morir bajo la lluvia en un abrazo que desborde amor.


Pienso que el poder de las personas está en la unión,
y vaya qué clicheado suena ese verso.
es porque para todo siempre tenemos una vana imperfección
y es que para expresar lo que sentimos nos encontramos presos.

Presos de inversos pensamientos,
de creer en lo correcto y no actuar bajo el orden que desvaríe a lo contrario.
porque si de algo sé que estoy en lo correcto,
es que ante todo preferimos ser felices y lo demás es secundario.

De niño soñaba con ser un gran abogado o ser un astronauta,
correr como mi padre y tan valiente como mi madre.
Lo que no sabía es que iba a crecer con desprecio por la ley más miedo a las alturas,
obvio con grandes enseñanzas pero en medio de un matrimonio que se volvió una tortura.

Es mi enseñanza a los niños lo que dejo,
por más mal que se vean las situaciones tienen la gratitud de la experiencia.
Porque si algún día llego a viejo,
quiero saber que fui un buen ejemplo para el futuro de mi escencia.


Todos podemos confiar a desconfiar de todo y todos, hasta de nosotros mismos, desde un pensamiento insano hasta la mala escritura en un verso de la libreta.
Es como esa sensación de si es o nunca es cierto el sentimiento
que al final de la linea de un verso se puede llevar el alma hasta la meta.

La confianza es un pequeño margen de los límites del aspirante a la vida
un pequeño cierre en el cuadro de los mares sobre el suelo,
una sensación de plenitud o desaire sobre el trazo de mis ruinas
y la sensación de encontrar las nubes sobre el cielo.

La confianza es darle la razón a la consciencia de la mente
y al fuego lumbre
la desconfianza de darle la razón al verso adverso que no miente
y su incertidumbre.

La confianza es la duda de la vida y la certeza de la muerte,
la confianza es la mano que ayuda con palabras mudas,
la confianza es alegría que no deja dudas a la suerte.

Nace del calor más los vientos con sus llamas
vive entre su escalas de valor y sus ramas,
reproduce su sentimiento en el café de la mañana
y muere cuando es la incertidumbre a quien su puerta llama.
leer más   
5
1comentarios 48 lecturas versolibre karma: 45

Seres vivos

Jugamos a ser seres vivos,
de esos que se autoproclaman
estar en el pináculo de la evolución
(habría que ver que piensan los delfines de eso);
de esos que nacen, crecen, se reproducen y mueren;

y vivimos, ¡ah sí, cuánto nos vivimos!
vivimos uno punto treinta y tres por pi
(1.33 * π) eternidades...
y todas durante aquel breve verano
que transcurrió en nuestra adolescencia,
¿o fue durante la juventud?
ah, ya no me acuerdo bien,
hace tanta eternidad de eso

y también morimos
(no en el orden que lo hace
un ser vivo promedio: al final
),
o al menos yo lo hice
con esa muerte anunciada que deja el adiós,
aunque pensándolo bien
debí morir antes por sobredosis
de primaveras y lunas llenas
vividas contigo

y aún vamos a morir...
cuando se nos acaben los inviernos,
y las hojas ocre ya no tengan ganas de caer
ni flotar en el viento...
aunque cada uno en un distinto universo;

y morir otra vez
(así cada uno en su propio universo),
quizás duela;
ah, pero lo que verdaderamente duele,
es que tú y yo,
nunca nos reprodujimos;
eso, vaya, eso sí que duele.



@SolitarioAmnte / x-17
15
16comentarios 125 lecturas versolibre karma: 87

El juego eterno de ganar y perder

Nubes, alma, polvo, silencios...
suspiros contenidos
que quiebran interiores no exteriorizados
aumentados por silencios impuestos
y propósitos vetados.

Cielo, tierra, cuerpos e historias ribeteadas
con finísimos hilos de autocompasión
en un paisaje
mitad ensombrecido
mitad iluminado
por poderosas luces artificiales sin alma.

Resquicios de seres que no están,
de amores borrados con rabia
que restan convicciones
y entierran emociones.

Signos que creemos ver y acaso entender
en el juego eterno
de ganar y perder.
leer más   
12
6comentarios 83 lecturas versolibre karma: 104

Quisiera ser

Quisiera ser
el infinito
que brota
de tus labios
la eternidad
de tus abrazos.

Quisiera ser
éxtasis perdido
en tu piel
éxtasis de amor
perdido en el infinito
de tu ser.

Quisiera ser
parte de ti
parte de tu cuerpo
parte de tu esencia.
12
4comentarios 119 lecturas versolibre karma: 94

Cuando el ser se despide

Porque hasta tu cuerpo
seductor entre miles de andróginos
lastima
cuando ya no se puede amar.


Porque hasta el silencio
excitante rencor
se quebranta ante la indiferencia.


Y no sé extrañar
entre el fuego
de la distancia.


Somos diapositivas olvidadas
hechas cenizas en mi cigarro
y morí en la hoguera
de tu boca.

Y no supe renacer
cuando me declaraste
el olvido
el destierro
de mi cielo prohibido
de tus labios encendidos
de desamores abiertos
en la eternidad
que nos amedrenta.
leer más   
18
8comentarios 104 lecturas versolibre karma: 98

Tú ; Mi salvavidas

Un día conocí a una niña
que amaba siempre con el pecho abierto

Esa niña creció
y se dio cuenta que su baile de fuego siempre terminaba apagándose con la lluvia

Que el mundo giraba
y giraba
Y las agujas de su brújula siempre marcaban el giro equivocado.

A medida que crecia
cada baile era más largo
Cada paso más corto
Cada salto más flojo
Cada decepción

Más grande

Vacío
Abismo
Precipicio
qué más daba ;sabía que nadie correría a salvarla

El tiempo la empujó
a ir de puntillas ,
a estar siempre a la sombra del suspiro
que sopla

a la inversa
y boca abajo

Y Así
quién es capaz de sostener sus pasos

Se acabó el vuelo
le gritaba el pecho en lado izquierdo
Deja de soñar niña
gritaban sus latidos

Despierta
Bienvenida al mundo

Si miraba hacia atrás solo veía polvo
Si miraba hacia adelante
sentía el ahogo de cada bocanada de asfalto
De cada esquina
de cada curva
de cada recta
de cada Mordida en la yugular
Por cada salto de línea

Había quemado tanto fuego
Que empezó a creer que ya no podría ser llama

Que del infierno
de su pecho
Al nublado de sus ojos
ya solo había media manzana

de la otra ...
Ah ! Si de la otra

De la otra solo quedaban las semillas
El camino se había encargado del resto

Ahora cuando me encuentro con esa niña
Veo que de ella solo quedan sus ojos de gata
Sus noches lunáticas

Y su espada ...
De papel y blanca

Con la que batallar
toda la tinta que se agolpa en su alma

Eterna vida poesía

-Tú eres mi salvavidas -


@rebktd
leer más   
11
10comentarios 66 lecturas versolibre karma: 112

Seras poesia

Serás poesía
cada vez que mis labios te nombren,
cuando en mi recuerdo rondes y no me dejes dormir.
Serás poesía
cuando aniden las aves, cuando vuelvan a volar,
cuando la tormenta estalle y luego alumbre nuevamente el sol.
Serás poesía
en el firmamento eterno, entre nubes, entre sueños,
entre mis pensamientos.
Cuando ande por los caminos cual peregrino,
cuando calle mi voz y se duerman mis sentidos.
Serás poesía, siempre mi poesía.
12
2comentarios 82 lecturas versolibre karma: 113

Nací para Ser una Canción Eterna de Alegría

Me despertó ese instante,
cuando sentí la calidez de la caricia
de los rayos del sol.
Sentí que me abrazaba con ternura
me acariciaba la piel con su luz , su dulzura,

Busqué en mi interior y encontré el camino,
donde me reencontré, me di cuenta
que era una persona que era capaz de renacer .
Renacer cada día en cada amanecer
o en cada momento del día .

Dejé que el amor inundara
mi corazón ya por la vida contraído,
dejé que se iluminara con esa refulgente luz .

Me prometí ser el espejo
que reflejara luz a los demás.
Me sorprendí entonando una melodía,
en ese instante entendí que había nacido
para hacer yo, ¡sí yo! una canción eterna de alegría,
una canción de esperanza de alabanza por la vida.

Me sentí plena,
la alegría empapaba mi ser,
era feliz tan sólo con lo que me rodeaba.
Y decidí que al seguir caminando por la vida,
regalaría más te quiero, más te amo,
más amor en cada doblez del camino.

Entendí que el amor no se guarda,
que hay que repartirlo, entregarlo,
regalarlo, pero nunca dejarlo guardado en ti.
Porqué cuando uno se marcha,
no se lleva su amor, se lleva los te quiero,
los te amo que las personas te regalan.

MMM
Malu Mora
leer más   
12
8comentarios 111 lecturas prosapoetica karma: 75

La eternidad de una madre...

Tal día como hoy hace años
te vi por primera vez,
llenando mis ojos de tierna ilusión
y de paz a mi corazón,
en un día en el que el tiempo
por un momento me dio su absolución,
y allí estabas, entre mis manos, mi niña...
mi ser, mi acoger y mi acontecer,
la cura de mi dolencia
y razón de mi existencia,
fuiste tú, mi pequeña presencia
quien me aportó la creencia
de que el destino duro a veces,
en otras nos llena de decencia,
y su regalo supera con creces
momentos vacíos de esencia,
y su obsequio fuiste tú
mi presente fuiste tú
mi futuro fuiste y serás tú,
pues aquel día que te sentí
una parte de mi te regalé
un resquicio,
por el que por siempre en ti estaré,
y no hay nada más hermoso
que ese lazo que aquel día nos unió
y que nunca nos separó,
pues me colma de orgullo
seguir cobijándote en tus malos momentos
y ser el consuelo de tus lamentos,
ese consuelo que fuiste para mi
aliviando el eco de mis tormentos

En la plenitud del Edén
vivo con satisfacción tu recorrido,
y agradecimiento siento de quien
te resguarda el latir herido,
es entonces cuando fuertemente
a la sonrisa me aferro,
pues veo que no soy solo tus recuerdos,
sino que vivo en tu presente
que sigo siendo ese afecto
de tu cariño confidente,
que me guardas celosamente
en ese corazón latente
que tienes por bandera,
aun a riesgo de que traspasen
tan doliente barrera,
eres... tú y sólo tú
quien me siente
de manera diferente,
quien hizo que aquel día
tuviera orgullo de dar vida,
quien hace... que dé gracias
de que seas mi niña

No hay nada por lo que llorar
mientras tu alma me llame,
no hay lágrimas que derramar
mientras tu espíritu me hable,
no hay soledad mientras quieras abrazar
a quien entre sus brazos te tuvo,
a quien hasta el final junto a ti
el camino anduvo,
no sufras, mi niña, no sufras,
no cedas al dolor
por quien no se lo merece,
pues te enseñé a dar calor
a quien de oscuridad carece,
a quien te iluminará con su luz
cuando en tu alegría sólo anochece,
esa misma luz con la que me alumbraste
cuando necesité de tu guía,
cuando siendo yo noche
fuiste tu mi día

Mientras haya en mi niña,
un solo resquicio de mi
habré conseguido que la dicha se ciña
en esto que siento en mi pecho, aquí,
justo donde me tocaste
aquella primera vez
que dentro de mi te sentí

Me hiciste tan feliz
aquel primer día que te vi,
que volvería a dar mi vida
a cambio de un solo segundo para ti,
ese segundo que ahora te regalo
como presente eterno,
para que hagas de él
mi sentir más tierno
leer más   
10
6comentarios 98 lecturas versolibre karma: 106

¿Cómo te ayudo a ser feliz?

Reclamé felicidad
como si la felicidad se pudiera dar
cuando no se sabe cómo regalarla,
no debí intentar comprar ese derecho para mi.

Nací con el deseo de ser feliz
por todo el tiempo
que se transcurre en lo inmediato
¿cómo se me olvidó ser feliz?
¿cuándo me extravié al imitar
a ese aniquilador de sueños grandiosos?.

Perdí la brújula al gatear a ciegas
por un sendero espinoso
siempre estaba mirando hacia arriba
como si solo buscara la aprobación
en un cielo y sus estrellas.

¿Qué me hizo olvidar cómo se puede ser feliz?
cuando aprendí a respirar fue tan automático
que pensé que ese era mi único propósito,
sonreír ante la indiferencia de un mundo caótico
que envidia con sus deseos y miserias.

¿Qué me hizo ser feliz?
fue un amanecer esplendoroso
que me dio el verdadero valor eterno
para poder aprender a vivir con gozo,
con un único motivo que me ayudó a comprender
que el conocimiento abre los ojos,
en esos años que transcurren con su tiempo
y sin prisas por los muchos escalones con tropiezos.

Nunca seré feliz
si solo deseo tener un nido caliente
con abrazos de un lugar amado
en donde puedo escribir
mis más osadas historias.

No lo seré con soñar con ese barquito
que me lleve mareado todo el tiempo
por un azul esplendoroso y lejano
que tanto se extraña al remar.

La felicidad nunca ha estado fuera de mi
lo está en el deseo genuino de ser feliz,
¿y si logro volver a ser feliz?
¿acaso volveré a ser amado de nuevo?
¿que seré para ti si vuelvo a ser feliz?.

¿A quien le he dado ese poder?
porque la abundancia nunca se adquiere con miseria,
cuando el interior está vacío
simplemente se vuelve un deseo profano,
la felicidad se regala para siempre
porque nunca se compra con los bienes
que no son verdaderamente queridos .

Reclamé felicidad como si fuera algo
que se puede pedir simplemente
y ahora soy feliz,
¿Cómo te puedo ayudar
para que seas feliz nuevamente?.


Poesía
Miguel Adame Vázquez.
17/12/2017.
15
8comentarios 341 lecturas versolibre karma: 121

Eterno despertar

Me he negado tantas veces a dormir
que algún día cerraré los ojos
y no volveré a despertar jamás.

No será como aquella adolescencia mediocre
en donde apresuradamente buscaba una canción
para que se llevará la carga que atormentaba a mis hombros.

Será como aquel vuelo de las miles de mariposas
que emigra en el horizonte huyendo de los fríos momentos
que congelan sus ligeras alas de colores.

No será como esa flor abandonada
en un florero con el agua estancada de un ayer
que ya fue un instante marchito.

Será como la fuerza potente y ligera de una ballena azul
que nada tempestuosa por aquellos mares fríos
de una profundidad oscura e inmensa del propio recuerdo.

No será como el tibio cauce del cinismo
que todos practican sin pena
como si fuera un deporte popular.

Cuando llegue mi descanso,
será como un paseo en un jardín lleno de orquídeas
de muchos colores alegres.

Será como el abrazo de mi madre
aferrándose a mi cuerpo latente,
diminuto en su minúscula manera de querer ser.

Será como las lecturas de mi padre en esa librería vieja del centro
con un montón de libros de historia
que ya nadie quería comprar para contar.

Me he negado tantas veces a dormir
que algún día cerraré los ojos
y no volveré a despertar jamás.

Mientras eso suceda seguiré despierto,
negando a la noche con el frío,
ganándole a la vida con un corazón como fusil.


Poesía
Miguel Adame Vázquez.
28/11/2017.
21
10comentarios 221 lecturas versolibre karma: 99

A los seres que empujan

Con un racimo de posible
comencé un desayuno de ganas.
No hay nada más cuerdo
que intentar lo que puede ser.

Me compré una bolsa de primaveras
y adorné este otoño que cubre.
No hay nada más sabio
que las segundas oportunidades.

Si no me ves, no es culpa mía,
es porque no me miras.
Ya no quiero esconder
las palabras bajo la alfombra.

Siempre hay puntos de apoyo
en este camino de incertidumbres.
No todo son piedras y palos.
Seres etéreos y suaves
que te envuelven y elevan
cuando otros tiran de tu pie hacia abajo.

Le regalo a la vida
un puñado de sonrisas,
y una cometa repleta de sueños.
No me visto por los pies
desde que se clavaron al suelo,
hora es ya de despagarlos
y saltar con las botas de siete leguas.

Esto se lo debo a quien me escucha,
a quien me lee y anima,
a quien me enseña y aprende conmigo.
Y también a mí misma,
yo sin mí no soy ni yo ni nada.

Descosí las costuras y
estoy dando nuevas puntadas
a estos abrigos que necesito.
Los atardeceres también son hermosos.

Me levanto por fin,
con un sinfín de cosas por hacer,
con un puñado de sueños,
un conjunto de amigos,
una sonrisa en los ojos
y una mirada nueva en los labios.



Hortensia Márquez



Imagen: de la película "Candilejas" (la gran Candilejas)
18
18comentarios 114 lecturas versolibre karma: 114

Soy concepto del ser

Una vez fui
y ahora no.
Crecí para ser
lo que ahora soy.

Olvidando aquello
que ya pasó.
Que parte de mi
no formó.

Soy concepto
del hacer y el haber.
Lo que siento,
mi saber.

Soy concepto
por querer.
Unos ya saben,
otros a aprender.

Olvidando aquello
que pasado fue,
que en el hoy no hallo
ni en el saber.
leer más   
6
2comentarios 63 lecturas versolibre karma: 74

El síndrome del "quisiera ser"

Hace ya algunos años charlando con mi hijo Gabriel (en ese momento 17) salió a colación el tema del síndrome del “quisiera ser”, comentábamos que normalmente nos ocurre a todos, el hecho de siempre querer ser otra cosa (en este caso querer tener otra edad), entre los 5 y los 7 miramos con cierta envidia a los de 13/14 que pueden ir solos a andar en bicicleta o que pueden armar partidos de fútbol y alquilarse una cancha en un fútbol 5, etc...
A los 13 observamos con recelo a los de 18 que ya no tienen que “bancarse” la matiné y pueden ir a bailar donde quieran, entrar a un cine y ver una prohibida... fhaa!, fulano ya tiene registro... quien pudiera...!
A los 18 estamos superenamorados de nuestra novia y lo único que queremos es estar con ella... mañana, tarde, noche... (sobre todo noche!) no veo la hora de tener 25/30 así no me rompen los viejos con el horario, el estudio, responsabilidad... si tuviera 25/30 años podría laburar, alquilarnos algo con la flaca y estar juntos todo el día (y las noches).
Cruzamos la barrera de los 20 y todo se vuelve vértigo, días, semanas, meses... a los años los vemos pasar con la sensación de ser arbolitos que miramos desde un auto en una ruta...20, 21, 22, 23, 25, 28... nos encontramos ya con la flaca en una casa alquilada (en el mejor de los casos será nuestra luego de tan solo 127 cuotas más) las cuentas se nos acumulan...
- Como ya vence ? si lo pagamos hace 2 días !-, ya tenemos que ir comprando las cosas. el nene comienza el cole... y hablando de Roma allá está nuestro primogénito en el patio jugando con unos autitos, lo miramos con una mezcla de ternura y orgullo y allá vamos con la tiza a marcar las calles para jugar con el, sacamos la bolsa de soldaditos y la desparramamos (pensando si se los vamos a prestar) y nos ponemos a jugar con el queriendo ser por un instante aquél niño de 6/7 años y por un indescriptible momento desaparecen las cuotas, las cuentas, los problemas de “adultos”, pero es solo un instante, por que a los pocos días nos damos cuenta que nuestro vástago (que hasta ayer jugábamos juntos) hoy cuenta ya con 17 años !, ya no nos pasa tanta “bola” por que si hasta ayer nos miraba desde abajo y estábamos tan alto! nos miraban sorprendidos,¡ éramos gigantes! y encima estábamos en un pedestal... hoy ya nos miran casi desde arriba, pero si están más altos que nosotros !, a una distancia de algunas generaciones, imaginate ! hoy ya somos unos jovatos de 45 ! si hasta ayer eramos Superman sin miedo a nada, hoy somos unos viejos miedosos que no queremos que salgan tarde, que no anden solos de noche por la calle, cuidate del Sida, trata de no fumar... (sobre todo yerba), fijate en lo que te da la gente que no conoces cuando vas a bailar (y las que conoces fijate más), no los dejamos “ser”, no le damos “libertad”...y en el fondo tienen razón...
Somos unos viejos rompe cocos ! no solamente eso si no que muy dentro nuestro nos gustaría volver a tener 17 años, poder ir a bailar, salir de joda dos días seguidos sin que nos duelan hasta las pestañas, no tener los bolonquis de adultos, te acordás cuando nuestra mayor preocupación era como decirle al viejo que nos habíamos llevado alguna materia...?, y mas vale que se enterara por nosotros... volver a tener 17 años !...
Entonces seguíamos hablando sentados en la “pelopincho”, mientras a la sombra nos castañeteaban los dientes y al sol nos hervía hasta los huesos...
- así es Gaby... siempre “queremos ser”-, queremos tener otra edad, ser distinto a lo que somos...sin darnos cuenta que aquello que queremos ser, alguna vez lo “fuimos” y que lo que hoy somos... alguna vez “quisimos ser” por eso hijo tenes que disfrutar a full “todas” las edades en su momento ahora que tenes 17 disfruta todo lo que tu edad te indique, no “quieras ser” mas grande para tal o cual cosa...ya llegará su momento, todavía estas a tiempo de zafar del “síndrome del quisiera ser” simplemente “se”, se feliz, disfruta lo que tenes, disfruta de tu libertad de elegir, lucha por tus ideales sin perder de vista la belleza de las cosas simples, como el hecho de poder estar sentados acá charlando y disfrutando este momento...
Entonces me dí cuenta que me estaba hablando más a mi que a él, que eso era tan valido para él como para mí... para vos que lo estas leyendo, para todos !
Disfruta ahora, disfruta hoy... simplemente SE FELIZ...!
3
sin comentarios 51 lecturas relato karma: 68

La chica que volverías a ser

Todavía lo recuerdo.
No hace tanto que el murmullo
de un anhelo palpitante
te hacía decir que volverías al sur,
porque tu corazón no se había movido
de allí.

Te sentaba bien la trenza de certeza
inventada, la ilusión bajo las cejas
y el rimero de las ganas
que vertías en los días para ser feliz.
Todavía lo recuerdo.

Volverías a ser aquella chica
de sonrisa abundante, con la piel atezada
y el ceño dibujado por un sol
que, pocas veces, se oculta.
No habrá más techo que el azul
para mi esperanza
, decías.
Todavía lo recuerdo,
aunque llega a mi memoria
como un paisaje bañado por el vaho
de la ventana o la rapidez de los árboles
al viajar en tren.

¿Qué fue de aquella chica?

Los años consumieron la avidez,
al mismo tiempo que la juventud.
Perdida la brújula, ganado el recelo,
cada vez está más lejos el trozo de tierra
que ocupa su lar.

¿Dónde quedó soñar con la realidad
del sueño?
15
8comentarios 120 lecturas versolibre karma: 86

Finjo ser alguien que no soy

Finjo ser alguien que no soy,
finjo tener algo que no tengo,
finjo escribir en mis versos
con la tinta de mi cuerpo y
con miradas de adiós
que hacen de mí un pañuelo tan ligero
que puede llevárselo el tiempo.
Esconderme tras la máscara que dibujo
con adornos de palabras que me creo.
Confundir la realidad, abrazando la mentira
y sentir que la vida es así
Frágil es la armadura que vestí en su momento,
frágil es el reloj que marca tu tiempo,
frágil es la pluma en mi texto,
frágil es mi voz cuando no intento
ser quien soy.
Palabras tatuadas en mi cuerpo
que escriben de mí una verdad tan frágil,
que me hace seguir fingiendo.
¿Por qué? ¿Por qué hay que fingir en todo momento?
leer más   
22
10comentarios 190 lecturas versolibre karma: 99

Eterna arena

Arena y miel. Agua y néctar.

Envueltos en hojas de palmera navegan mi beso y tu boca.

Ocre y naranja. Verde y añil.

Abrigada de noche, descansa entre estrellas mi alma de tierra. No tiene principio, no alcanza su fin.
leer más   
15
13comentarios 89 lecturas versolibre karma: 113

Crisálida de la eternidad

Cuarenta realidades
menos veintidós espejismos
dividido once desilusiones
no suman una vida
ni la elevan a ningún exponente
─real o imaginario─.

La víspera del infinito
lleva dos a la dieciséis eternidades
demorada en abandonar
su estado de crisálida.
Y la raíz de todos mis males
ha perdido su cuadratura.

No sé cuántas perpetuidades llevo
llamando a cada estrella por su nombre,
poniéndolas todas en el mismo redil;
sospecho que una estrella negra
se me ha extraviado.

Los sueños, los anhelos
y las estrellas fugaces,
en fila india marchan al patíbulo.
El verdugo, las sogas y la guillotina
se han ido de juerga
al bar de la esquina,
─qué si su trabajo es muy estresante─
le cuentan al cantinero.
Pero seguro vuelven pronto
a reanudar sus labores.

Los polos bipolares de la tierra
han dislocado todas mis gravedades
y han quedado más graves que nunca.

Y aquí,
en el centro de mi multiverso,
¡tu luz no me llega!
y no me llega tu calor,
todo es fugaz, efímero;
todo es
bolsas de carne, huesos y sangre
con fecha de caducidad;
apenas me llega...
tu gélida ausencia,
tu famélica oscuridad,
y por más que lo intento...
tu perennidad no siento.




@AljndroPoetry
2018-ene-29
leer más   
22
14comentarios 145 lecturas versolibre karma: 117

Los demonios que no me dejan ser

Vivo atormentado

por toda una muchedumbre

de demonios

que no me dejan ser.



Pululan a diestra

y siniestra mía,

y hay incluso,

una cantidad considerable

de demonios,

que, obstruyendo mi andar,

cuelgan de mis espaldas

y de mis pies.



Existen los que parecieran

de gigantescas proporciones,

cuando en realidad

son diminutos,

o al menos eso

me han asegurado

algunas personas,

que dicen haberlos visto

con sus propios ojos.



Independientemente

de su tamaño real,

yo no logro

vislumbrarlos objetivamente,

así que su tamaño real

me resulta indiferente.



Existen, además, los demonios

que me atormentan

en las noches,

mostrándome imágenes

terribles

que no quisiera

contemplar,

impidiéndome así,

conciliar el sueño.



Cómplices de estos últimos,

existen también aquellos

que me encadenan

a rutinas tan autodestructivas,

que pocos hombres

y mujeres podrían

siquiera imaginar,

al no vivir infestados

de demonios.



Otros, en mi haber,

murmuran palabras

al oído,

dichas por otros,

por lo que no hacen

más que reforzar

los efectos negativos,

que, como una maldición,

estas palabras han

surtido en mí.



Existen, claro está,

además de todos

los anteriores,

mis miedos y mi angustia,

entre otros demonios

notabilísimos,

y hasta ciertos

demonios que preferiría

nunca jamás nombrar.



Todos trabajan

en conjunto,

procurando

mi perdición.



Siendo yo,

un simple mortal:

¿qué puedo hacer

para vencerlos,

si a tal grado,

han conseguido

consumir mis fuerzas?
9
3comentarios 71 lecturas versolibre karma: 91

Dejó de ser poesía

Hice de versos rimas,
condené la vida en un escrito perverso,
asesiné al tintero sin conocer la vida,
enterré el cadáver entre el paréntesis de un verso.

Respiré en el cuello de una línea,
besé las letras de una piel como mejor lienzo.
Naufragué en una boca como Joaquin Sabina,
en un retazo de papel le dí la vuelta a un universo.

Desde entonces
ha de condenarme
la mirada de una rima,
la bocanada de un papel,
escrito en un viejo recordatorio
en los recónditos lugares,
donde habitan los retazos de una piel.

El alma de un libreto vaga entre prosas,
las hojas pasaron a ser muchas cosas,
pasó a no ser lo que parecía,
perdió el suspiro del alma y dejo de ser poesía.
leer más   
14
2comentarios 53 lecturas versolibre karma: 98

Te vas alejando

Un nubarron de tristeza abraza mi ser,
me enseñaste lo maravilloso de conocerte,
mi corazón aprendió contigo a querer,
ahora me dejas sin rumbo... a la suerte,
puedo sentir, cómo el viento, de mí,
te aleja, y empiezo en soledad a perecer.

No fui lo que esperabas, me marcho,
pisando de este volcán de sentimientos,
las lágrimas, como la misma lava.

Mi alma quedará muda, porque las palabras
se marchitaron, entumecidas no encontraton
salida, ahogadas reposaron bajo los caudales
de tus desprecios, que lentamente me torturaron.

Y yo insisto, a veces desesperada te busco,
y puedo sentir tanto frío que congela mi corazón,
¿Qué más puedo hacer corazón?
solo darte las gracias por tu paciencia conmigo,
Gracias por tu amor, en mí no merecido,
gracias por lo que fue.
Solo sé que donde vaya, siempre en mí te llevaré.
leer más   
11
12comentarios 96 lecturas prosapoetica karma: 101

Eterna Primavera

Te encontré en el redil de los sueños
rompiendo guijarros,
estrellas
y ladrillos.
Escucha piadosa gema
la aurora trazar su disfonía,
sin rima acentuada
silaba desbocada
dolor compulsivo.

Cada nota marca un sonido,
indeciso,
obligado,
e impreciso,
en el arpegio del alma.
Un Susurro cúpula en la madrugada
y crece en delirio
Como estibando los huellas
de caminos inciertos
como loco andante.

La canción evoca un pasado,
por la cubierta del regato
como pequeños navíos
como pequeñas caravanas
montada sobre los rieles del camino.
Te conozco …¡Como la eterna primavera!
leer más   
3
1comentarios 29 lecturas versolibre karma: 48

"Eterna herida"

No estabas
te tantee con los dedos del alma
esculpí la insondable silueta del miedo
solo había una nota…
“ayer no estuve…
desde hoy estaré siempre”.

Recuerdo y rabia
copulaban en la derrota
era una nota mía
de otras batallas
en mi alud de sabanas
me atravesó con mi espada
amor tan solo gota
amar eterna herida.
leer más   
5
2comentarios 26 lecturas versolibre karma: 70

Eternidad

Había una vez una mariposa aleteando en el pensamiento de una niña del Amazonas.
Mi mariposa le dijo a la suya que no quiere existir más.
La suya le dijo a la mía que en las hojas verdes se alcanza la eternidad.

Une Ceci
leer más   
9
6comentarios 53 lecturas prosapoetica karma: 91

Quise ser

Quise ser, arena movediza
entre tus manos
que deslizara y quede pegándose
a tu piel cual musgo,
y bebiera de manantiales
que de tus raíces surgen.
Quise ser, río crecido y
solo en ti encontrar calma,
que tú hubieras sido
el mar donde mi caudal,
desembocara lo bravío
de mi corriente.
Quise ser, nube cargada
de gélido granizo
y esa furia tú calmaras.
Que tus aguas termales
se encontraran con mi frío,
y se tornaran cálidas.
Quise ser, desierto
y vertieras en mí:
rocío, lluvia,
cada fluido que de tu ser surgiera,
hasta que en mi desierto
corran venas cristalinas
con tus aguas.
Quise ser,
luz que tu sendero alumbrara,
para guiarte a mí,
en cada oscuridad de tu alma;
en toda madrugada
ser ese rayo de luz
que tu rostro alumbrara.
Quise ser todo,
fui casi nada.
Solo un suspiro
en el viento,
solo un recuerdo olvidado.
leer más   
14
11comentarios 99 lecturas versolibre karma: 83
« anterior1234550