Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 812, tiempo total: 0.009 segundos rss2

Sólo yo conozco ese dolor

Le propondré un baile a la soledad
para sanar
mis heridas.
Ella los pies me pisará,
no se acabarán
sus mentiras.

Pienso en volver a la ciudad,
ver el mundo real,
pero la gente chilla.
Pienso en marchar,
no mirar atrás,
pero duro una milla.

Fue mi cabo suelto,
ahora ha vuelto,
salto por la borda.
El proceso lento
es digno de cuento,
me engulle la ola más sorda.

Hay una canción
que me recuerda el momento peor
de mi corta vida.
La escucho con pasión,
sin compasión.
Y nunca hay quien lo impida...

Subí la escalera infinita hace siglos,
escalón a escalón me sumí en el olvido,
pero sigo estando y siendo.
Subí la escalera infinita hace siglos,
me olvidaron amigos,
pero llevo décadas cayendo.

Soledad me quiere,
me ofrece hasta lo que no tiene,
nunca falla.
Ella va y viene,
quiere tenerme,
siempre gana la batalla.

Tengo un miedo inmenso a caer,
no sé qué hacer...
Estoy por rendirme.
Tengo un miedo inmenso a recaer,
no sé por qué
si las veces que me ha pasado se cuentan por miles.

Nunca lo necesité,
pero me venía bien.
Ese fue mi error.
No la utilicé,
fue justo al revés,
sólo yo conozco ese dolor.
6
6comentarios 58 lecturas versoclasico karma: 86

Mi búsqueda constante

Soy rara, a veces me explora la médula teatral para engañar ojos ajenos.

El mundo parece no entenderme, ruedo y ruedo sin poder alcanzarlo, siempre mi alma prefiere correr del lado contrario.

Millones de personas habitan esta masa circular y a una sola anhelo encontrar.

A tus ojos yo no puedo engañar, junto a tí quiero escapar, llorar de felicidad y de mis fallas reír sin parar.

Hoy me siento cansada, he vivido poco y me siento abandonada de tus huellas. Esta soledad me atrapa y todo me sabe mal, ya no quiero viajar sola.

Te dibujo en los libros, te disuelvo en mí té, te llamo al alba, te reclamo entre jadeos y simplemente no estás.

Soy tan rara. A veces un poco bipolar.
Mi coraza se gasta y me quedo desnuda de los vituperios de esta sociedad.

Voy andando en busca de la única persona que me entenderá, mi alma gemela. Mi otra mitad.

Estoy a bordo, el camino no parece terminar pero voy por tí, no te muevas, quédate donde estás.

Somos tan raros pero ¡madre mía! Que perfecto es el amor entre los dos, almas desconocidas y en búsqueda constante una de la otra.
leer más   
6
sin comentarios 31 lecturas prosapoetica karma: 86

Te sigo esperando

Quiero decir esta noche que espero su regreso.

 Que vive en mi memoria; mi mente no la olvida,
y por más que lo intento, persisto en recordarla.

 La luna inmensa en el cielo, me mira y me acompaña.

 Quiero decir esta noche que espero su regreso.
Deseo tomar sus manos, otra vez, y quedar en ellas preso.

 Cómo olvidar las tardes en que me dio sus caricias.
Conservo en mis recuerdos, como un tatuaje, la paz de su sonrisa.

 La amé como nadie la ha querido, y aun la quiero,
porque ella también, como a nadie, me quiso.

 Quiero decir esta noche que espero su regreso.
Que lloro por su ausencia y que vive en mis recuerdos.

 Alzo mi rostro. Pregunto por ella al cielo.
Nadie escucha. Mis palabras se pierden en el viento.

 Abro de mi alma y de mi corazón las puertas;
que donde ella se encuentre, sepa que están abiertas.

 Eres mi esperanza, mi plenitud. Faro del náufrago perdido.
Sin ti la lucha diaria, el esfuerzo; la gloria, no tienen sentido.

 La busco en cada lugar donde quedaron sus recuerdos.
A las calles pregunto. Divago porque a veces la veo y siempre la pierdo.

 Sin embargo mis ansias la buscan sin descanso.
Mi cuerpo frío pide su abrigo; mi inquietud, su remanso.

 Una a una sus imágenes llegan viajando del ayer.
La suavidad del polvo, de la niebla, me recuerdan su piel.

 Tal vez mañana, cuando te encuentre, los dos seremos otros.
Pero mírame bien. Soy el mismo que te ama, Tú, la que vive en mis ojos.

 No importa si hemos cambiado. Si el pelo tiene canas.
Se que los años pueden envejecernos, pero no a nuestras almas.

 Recuerda el compromiso que deposité en tus manos.
Aunque termine el mundo. Aunque todo se acabe, seguiré esperando.

 Arena y sol de mis playas, gaviota de mis mares,
en mi soledad; en las frases cansadas de mis últimos versos,
enredado en la madeja de tus recuerdos,
te sigo esperando.
leer más   
9
sin comentarios 39 lecturas versolibre karma: 90

Vacunadlos contra la depresión

Padres del mundo,
  sabed
que el alma también se acatarra
con un virus feroz,
que cuando no mata
  desgarra.

Padres del mundo,
  intuid
que hay también inviernos helados
en los cuarenta grados de agosto.
Y hay vientos huracanados
que congelan los corazones
que juegan
  desabrigados.

Padres del mundo,
  entended
que no hay jeringuilla ninguna,
ni jarabe, ni pastilla,
ni espray,
donde condensar la vacuna
que les dé la inmunidad
para su primeriza
  luna.

Padres del mundo,
  encontrad
bufandas para la autoestima;
tejed a mano jerséis
que mantengan su calma caliente;
y nunca jamás les dejéis
exponerse en soledad
al frío más punzante
  e hiriente.

Padres del mundo,
  velad
y al ver las primeras fiebres
tiene que verlo el galeno.
Y, por lo demás, ya sabéis:
caldo de gallina y amor,
mantas con gran comprensión,
paños impregnados de ayuda
y mimos para
  el corazón.

Padres del mundo,
  cumplid
con vuestro oficio
  más sacro.
16
7comentarios 87 lecturas versolibre karma: 125

Desterrados

Caminando sedientos, bajo un sol ardiente, un tumulto de personas caminan sin saber a donde ir, llegan a un país extraño, a un país distante de ellos.

Son los desterrados, por gente que en algún momento les prometieron un paraíso pero viven en una guerra sin sentido.

Hoy lloran su desventura, y llevan acuestas sus recuerdos de una tierra que los vio crecer y hoy tienen que abandonarla.

No saben que harán, ni donde dormirán, lo único que saben es que hoy dormirán tranquilos, sin el zumbido de las balas sobre sus cabezas, que estremecían las paredes del cuarto.

Desterrados, de su terruño, del olor, del sabor, de sus fiestas, de sus colores.

Desterrados de sus amores, que los condenan a vivir en soledad, con el alma desgarrada.

Separados sin compasión de sus familias, de los amigos, que hoy lloran su partida.

Los desterrados, no porque delinquieron, no porque lo desean, sino porque las injusticias, la violencia, los obligó a ello.

Y el mundo mira con desdén, el éxodo interminable de seres humanos que solo quieren vivir en paz y en comunión con el mundo.

Hoy habrá un nuevo amanecer, nuevas esperanzas,
hoy saldrá el sol para ellos.
Hoy nace un nuevo día….para los desterrados.
leer más   
9
sin comentarios 70 lecturas versolibre karma: 95

La presencia del pasado

La memoria es esa boca difícil de besar
se nutre de guerras lejanas
de imágenes desesperantes
la memoria es óxido
la guerra del tiempo que extingue el tiempo
vivir un presente vaciado de pasado
desmenuzado en un futuro improbable
radiante o desencantado
El presente ha perdido la presencia del pasado
pasado de voces privadas, silenciadas
el hoy se ha vuelto un tiempo vacío
suspendido en la historia
plena de vacíos que se despliegan
eliminando arrugas hasta llenarlo todo
un tiempo cántaro
un tiempo hueco
un tiempo inédito
un presente, que ha quedado obsoleto
primado del hoy, sin ayer ni mañana,
huérfano, sólo con la experiencia humana
compra, consume, disfruta,
estrésate, deprímete, muérete
alejados del tiempo físico
del biológico
de los círculos vitales
de las órbitas astrales
emancipados de la naturaleza
somos el hombre reducido a sí mismo
a su estado inconcluso
a su soledad
condenados a besar para olvidar
leer más   
12
7comentarios 113 lecturas versolibre karma: 108

La caída hacia adentro

La brutalidad de mis padres
que por amor
queriendo enderezar
lo que para ellos estaba torcido
lo que hacían en realidad era quebrarme
en algo que en el fondo no era yo
trato de encajar en lo de su molde
máscaras, poses por todas partes
sólo por complacer
y yo, migrando hacia mi mismo
como en una caída.
Una soledad como un océano
y un punto como la isla que soy.
¡¡Nadie me conoce!!
y aún sigue la comparsa.-

@ChaneGarcia
...
leer más   
18
6comentarios 81 lecturas versolibre karma: 108

Pasado por llegar

Eres el pasado que nunca llega,
lágrima rota que se recoge,
tristeza que ríe amarga,
huerfana de eco,
que corre hacia el muro.

Agradecimiento hueco del silencio,
crepúsculo que destiñe despedidas.

Soy fado de nostalgias
con letra de un pasado que no llega,
marea que no tiene orilla,
hoja seca de distancias y olvidos,
que nunca cae, abrazada al viento.

Pañuelo esperando su estación,
horizonte dibujado en un papel.


Blanqueo el dolor,
la harina negra de mi boca,
cristal canícula en mis entrañas,
amanecer cainita delator de tu soledad,
de un pasado que nunca llega.

Guantes de la piel fina del miedo,
humo de la voz que sangra versos.

Enciendo una vela
cuál mordaza de mi oscuridad,
dando a luz plegarias nacidas
en el bolsillo de mis sentidos,
de un volver al pasado que nunca llega.

Amén
leer más   
18
14comentarios 96 lecturas versolibre karma: 109

Nuestro amor es más grande que los dos

Fragilidad
deambulo entre los sueños
flotando con los ojos semiabiertos
sonambulo
intermitente entre un zumbido
en el oído que nunca me habla
cansado
huyendo de la luz
con movimiento de un sentimiento
con muchas esperanzas,
nunca te han amado
con un abrazo de soledad.

Restringido
cortado de los árboles
antes de ser un fruto dulce,
solo pausas
quietud que cierra los ojos
ante el suspiro que inhala
el frío aire de una madrugada más que termina.

El mar se escucha
en tu pecho solitario
nada importa
si no es todo a tu lado
vejez sin esperanza,
tus manos son muy pequeñas
para sujetar con fuerza
todo aquello que quisieras controlar.

Ojos que no pierden detalle
de todas las insignificantes palabras
que tu mente simplemente no escribe,
paz inaudita
camino que sana las heridas.

Si no te ayudo
¿Que sentido tiene la vida para vivir?
te quiero contar lo que hace revolotear
a mi estomago en todas las madrugadas ausentes.

Es más el miedo
que la verdadera traición,
pausa en una noche
que apenas empieza,
otra vez terminaré recitando
versos en voz alta,
escuchando silencios vencidos,
letras que nunca escuchan
porque tú atención
siempre está en la mirada que voltea
solo a otro lado.
agua turbia que trasluce un amor cristalino
nuestro amor
es más grande que los dos.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
13/01/2018.
leer más   
21
10comentarios 331 lecturas versolibre karma: 107

Depredadores

Era mi inseparable y yo su retorno
Ella tomaba el camino de vuelta
Y yo iba ya de regreso.

De nosotros y nuestras manos
El principio y el fin…

Éramos lo mismo y a la vez lo de nadie
Éramos como las estaciones.

La una viene y la otra se va
Tú te quedas y alguien vuelve.
leer más   
11
2comentarios 47 lecturas versolibre karma: 98

Respirar

Solo deseo verte natural como todo el mundo te ve
Y no anaranjado con mis letras azules que escribo


*
Eres tú, y no lo sabes, eres tú
y cada vez que te vas siento apagarse las velas
y morir los nuevos intentos y resucitar.

Y cuando vuelves, contigo vienen los girasoles
Y las olas del mar de mi café regresan desesperadas.
Y hasta los veranos retroceden y comienzan
las hojas a cambiar de tono.
Eres tú,
lo sé.
Y hasta las estrellas lo saben
Eres tú.



**
Eres tú; en mí, lo sé.
Eres lo que se incendia en mis noches y lo que los magos hacen desaparecer,
eres viento, intensidad, más no desastre.
Cuando te vas los barcos y el agua se van contigo
y hasta mis lágrimas te llevas.
Veo morir todos los recuerdos que recorren mi sangre.


*

Y cuando vuelves; todo el mundo lo sabe
quemas todas las velas del mundo
preparas el infierno en tus ojos,
llega el mar y con ello los barcos.



**
Llegas por los pasillos que intento olvidar.
Me recuerdas a mis memorias de ayer
no intento olvidar, solo acabar.
Eres el último amor que deseo recordar.
Mis raíces tienen el recuerdo de los dias gloriosos de ayer,
regrese la mirada a mi rostro… y no al comienzo.
Por favor no te vayas de aquí.
No me olvides,
Yo recordaré.
Estoy construyendo memorias.
leer más   
4
2comentarios 29 lecturas versolibre karma: 78

Sufro en Silencio

SUFRO EN SILENCIO

Nadie sabe lo que sufro en silencio
en medio de la amargura
en la oscura soledad
donde lágrimas amargas
llenas de rabia y dolor
brotan de mis ojos
al ver el sufrimiento
del ser más querido
que tengo en la vida.

Es fácil criticar
sin ponerte en los zapatos
de aquel que sufre en silencio
en medio de la soledad
del encierro.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Enero 2018
leer más   
4
sin comentarios 44 lecturas versolibre karma: 72

Gotas de soledad (@Galilea, @AljndroPoetry & @sarrd8r)

Diáfano, vacío, huérfano de historias,
languidecía en su rincón.


Se evaropaba su esencia,
una partícula de su alma a la vez.


Cosmo de bendito olvido,
de inseparables ausencias.


A veces…
le alcanzaba la fría tenaza del tiempo,
oprimía el pecho de tal forma,
que hasta exhalar su propio aliento,
se convertía en trabajoso suplicio;
dolía, corroía por dentro sus entrañas,
sin concebir otra manera de paliarlo.

Gota a gota…
los segundos caían ralentizados
─cada uno con el peso de una eternidad─
sobre su conciencia adormecida,
el aire, el oxígeno en su cuerpo,
se hacía un plasma denso,
que con dificultad reptaba
por sus bronquios.

Soledad….
óxido de angustia, de esperanza indefensa,
brizna de arena compañera de silencios,
de gemido mudo, ateo, huérfano de aire,
de sigilo opaco, en días vanos, desterrados,
piel de la soledad hambruna, seca de recuerdos.

Sintiéndose un intruso dentro de su propia vida,
la dejó pasar sin apenas tocarla,
su muerte no sería un suceso destacable,
ni un titular siquiera,
pasar sin dejar un vacío,
ni siquiera una huella,
pasar sin dejar un recuerdo detrás,
un luto, un llanto, una ausencia.

Soledad…
esa que mata sin acero...


Una gota más
en el océano de realidades,
castillo de arena
que se lleva la última ola,
parpadeo imperceptible
en la interminable perpetuidad;
árbol cuyo fruto nunca nació.

Soledad...
sarcófago, duna de olvido...


Subirse a la barca de Caronte,
con las monedas de la ceguera,
del ahogo, en los ojos del dechado,
del miedo a no encontrar huida,
estigma en la mano hueca,
sello que lacra el féretro de la promesa,
amamantando la sed de mi soledad .

Soledad....
retiro de gotas de soledad...


Amén
leer más   
20
33comentarios 243 lecturas versolibre karma: 115

Otras calles

Soy otra calle,
como ese aire que te esquiva al respirar,
un desencuentro fortuito, rosa alada,
tiempo fugitivo en el nombre de unos labios.

Eres otra calle,
donde el silencio no oculta tus palabras,
ave en el nido del recuerdo, niebla y navaja,
la noche desnuda entre ropajes sin noches.

Así pasaste a mi lado, en esa calle
donde la soledad tiene demasiados corazones.
19
7comentarios 67 lecturas versolibre karma: 107

Solo tus ojos

En la terquedad del cielo
arrojando cascadas diminutas
endulzando mares en celo,
escribo en la arena impoluta.

Nada rompe la aridez del alma
antiguo roble duerme en el pecho,
la soledad hecha raíces en calma
dejándonos bajo el sol deshecho.

Solo tus ojos de amorosa parsimonia
que observan desde una foto tiesa
acompañan el silencio de montaña
en este cuerpo que yase sobre una mesa.
leer más   
11
sin comentarios 68 lecturas prosapoetica karma: 100

Silencio

Silencio, escudero de la muerte
El estruendo te evoca
La mirada perdida en la soledad
De la noche eres regente
La rutina tu mandato revoca
Acompañas la crueldad

¿Quién no es capaz de dominarte?
Testigo eres de alegrías y penurias
Vienes y te vas con un suspiro
De la melancolía eres su estandarte
De la tempestad advertías
Pareja fiel del que busca el retiro
Silencio, el sonido más fuerte
leer más   
16
1comentarios 88 lecturas versolibre karma: 116

El vicio de mirar

Aquel plátano colgaba como el moco de pavo
el ídolo inconcebible en una visión brutal
hinóptica, sin temeridad alguna
ausente de todo rastro de escrúpulo
¡Vaya que sí tendrá morro
aquel cuyo talento se le derrama en trozos pingües!
esa maña que no sé de dónde viene...
como si la vida fuese
todo el tiempo un concurso para mostrar cosas.
La grosería de ostentar
lo que rara vez usan completo
lo que no cabe
lo que sólo sirve para mirarlo nada más
porque lo que da es miedo
y una curiosidad enfermiza
que lidia con el morbo.

No a todos; pero...
hay quienes nacen
sólo para ser contemplados
cual bichos en vitrinas
dioses de carne y hueso
que no se pueden tocar ni maldecir
seres mutilados por las extensiones del cuerpo
víctimas de su propio talento
empujados, si se quiere
a una soledad autoimpuesta
encorvados por una flacura triste
aferrándose a lo de un bajo perfil
todo... con tal de evitar la fama del circo.

¡Ilusa!
"No es mejor lucero aquel que más se ve"
tú... felatriz sin galones
que con la mirada te relames
en lo del divino trozo.
Un día de estos
te dejaran toda invalida, convaleciente
con la boca desencajada a la fuerza
con las cuencas vacías
de tanto ojo afuera
casi muerta... casi nada.

¡Ah! ¡Cómo el vicio...
habitando en la piel de la piltrafa!
Condenanda a eso
y a lo de lo que alimentes
con ese par de ojos caninos
que siempre te delatan
al tomar a diario el autobus.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
8
sin comentarios 30 lecturas versolibre karma: 85

Tràeme

Tràeme un cielo
lleno de estrellas.
Un horizonte
con alas de seda.
Una noche..
de plata y canela.
Llévate la tristeza
la soledad
las heridas...
Llévate la nostalgia
que empaña la tierra.
Tràeme letras de azahar.
Versos de anís.
Poesías de fresa.
leer más   
11
6comentarios 84 lecturas versolibre karma: 103

En la Intimidad de mi Habitación

En la intimidad de mi soledad,

irrumpes mi mente con tu mirar,

en tus recuerdos me empiezo a aferrar,

tu fulgor en mi mente, es tempestad.



En lo profundo de mis pensamientos,

clavado como espina de cardón,

tu egoísmo invade con desazón

mis frágiles y nobles sentimientos.



La soledad y el insomnio me empujan

a simular tu ferviente presencia,

en mi cuerpo mis dedos te dibujan.



Mi cama son gotas de adversidad

que forman tu rostro en mi imaginar,

hoy, solo un peluche en mi intimidad.

Autora: MaMiHEga.
leer más   
5
sin comentarios 25 lecturas versolibre karma: 82

Frágiles navios florales

Voltea y me mira,
la soledad se siente sola,
camina a mi lado
ensimismada,
girando sobre su propio eje.

No se parece a nadie,
mi soledad es propia,
singular,
vive sin orden,
bebe del cuenco del gato,
leche engendra cuentos,
y sale sola a la calle,
sin esperarme,
como si me hubiese olvidado,
camina como un desmemoriado,
entrando en tiendas y comercios,
a veces trae una botella de vino de sus paseos,
otras, la encuentro sentada en la plaza,
encorvada, como si anduviese rezando, la desgraciada,
o contando motas de polvo,
hablando,
con los codos sobre el capo de un taxi
o saludando,
allá en el muelle,
a un barco que ya partió,
meneando la mano,
oteando el horizonte
desde donde otros idiomas llegan
a este país extraño
donde las hojas secas no caen
ni llega pájaro alguno,
donde la gente deja sus corazones,
los ofrenda en barquitos de flores
cuando estos molestan,
bien porque laten como truchas bajo el pecho
o bien no sienten el más mínimo latido,
los abandonan en frágiles navíos florales
y se vuelven a casa,
andando, calles arriba
otra vez juntos con sus soledades,
porque es destino suyo
andar cuerpo con cuerpo,
pero no la mia,
ella va por libre,
no sigue mis pasos,
le gusta secar su sed en las esquinas
de las calles que marcan las diez y cuarto,
me pide ser,
ese es su gran deseo,
desprenderse de su nebulosidad etérea
para ponerse una vestido de carne y hueso,
el mio, me dice,
le gusta.
Yo desconfio.
Por eso la sigo.
Soy sombra de mi soledad.
leer más   
11
13comentarios 115 lecturas prosapoetica karma: 117
« anterior1234541