Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1572, tiempo total: 0.035 segundos rss2

Solicitud

Asómate sobre mis párpados

y acompaña este instante

con ínfulas de siglo insoportable,

y dime si has frecuentado

últimamente tanta soledad.


Así, quizás, pueda yo escribir un día

el poema de tu color preferido,

o el de la luz de tus pupilas,

para que aun

cuando yo desaparezca,

mi voz te contenga

en una sola palabra

y no más.



Alfredo Vento
leer más   

etiquetas: pedidos, ruegos
7
4comentarios 43 lecturas versolibre karma: 91

Efecto Mariposa

"¿Cuántas noches necesitamos
para contar las estrellas?"
Me preguntabas mientras
veía caer perseidas
por tus mejillas.
La lluvia de estrellas
más perfecta,
más brillante
que el mundo jamás
había presenciado.
No tenía respuesta
que pudiese darte,
número exacto
que pudiese enseñarte.
Entonces el mundo
tembló
y
temió
por su fin.
La teoría del caos,
desencadenada,
la mariposa y
el tornado no
eran nada
comparados con
el chasquido de
tus dedos.
Tus ojos eran
cómo grandes meteoritos,
ardientes y fogosos,
deseosos de destrucción.
Me obligaste a
reducir el universo
a su mínima expresión,
a buscarte en la Luna
y a gritarle tu nombre
a los dioses
para que supiesen
que su inmortalidad
no podría salvarles.
Me pediste escribir
tu nombre en las estrellas
y apagar el sol
para poder verlas
durante quinientos días
y quinientas noches.
Búscaste algo
parcial en lo infinito,
creaste nuevos planetas
y diste color a
galaxias en
blanco y negro.
Rompiste el universo
y
el tiempo.
Y de repente
no había nada.
Oscuridad.
Soledad.
Nada.
Así que traté de abrir
los ojos
y vi tu silueta.
Tu voz,
resonando en las paredes
huecas,
duplicando su tamaño
por el eco.
"¿Cuántas noches necesitamos
para contar las estrellas?"
volviste a preguntar.
"No lo sé" respondí,
"¿cuántas noches necesitamos
para volvernos a ver?"
11
4comentarios 58 lecturas versolibre karma: 97

Entre tintas y soledades habitables

Me refugio en la tinta gastada de un poema
en las páginas viejas de un libro
que nunca nadie leyó.
Soy el susurro de viento que pasa
entre columnas de una casa
en ruinas.
ya fui silencio y sonrisa
fui pasado y presente.
Y con las huellas que quedaron
en el camino
me hice un nuevo sendero.
No voy a escalar montañas
para probar que puedo llegar
a la cima.
porque volé sin alas
y salte al vacío desnuda y con
alma descubierta.
Ahora escribo.... desde mi soledad habitable
desde mi rincón que se ha vuelto un mundo
desde mi universo en reverso
desde mi soberbia poesía.
leer más   
13
12comentarios 74 lecturas versolibre karma: 105

Puedo Anclar

Puedo anclar mi soledad a las ganas,
mordiéndome los labios en el tacto,
cercenar las heladas fantasías,
y dormir huésped en la orbita de tu seno.

Puedo temblar solo para ti,
y quitarme los hilos que cubren mi sudor;
puedes raptarme, enredarme y provocarme,
y hacerme resbalar por la textura de tu vientre.

Pueda que llegue a fatigarme,
con tantos sellos que tengo para provocarte;
tantos aromas que anhelo robarte,
tantos caminos tuyos que sueño conquistarte.

Pueda que mi palabra te ciegue los ojos,
haciendo torbellinos en mi cabello,
quemando al roce de tus piernas mis mejillas,
en una fricción de pudor y deseo.

Y los susurros que cantaré a tu gemido,
silenciarán el día que te enseñaron a amar,
endulzando el elixir escondido de tus labios,
perdiendo de a pocos en tu piel mis manos.

Y es que lo bello de la oscuridad,
es envolvernos en el placer,
de querernos sentir otra vez.

Niorv Ogrin
11
2comentarios 49 lecturas versolibre karma: 102

Ahora que por fin puedo , tengo tiempo para amarte

Yo quiero ser el instante feliz
que venga siempre a tu memoria
el roce que toque tu mano
y te bese los silencios.
el secreto no mencionado
la palabra que te erize la piel
el "te quiero" más hermoso
Despertar en el horizonte
de tu mirada
bajo la luz de tus ojos.
Yo quiero ser la rutina de
día a día
la recompensa para tu cansacio
Y ahora que por fin puedo, tengo
tiempo para amarte
Quiero ser el todo de tu soledad
para que nunca vuelvas a estar
"Sola"
leer más   
15
7comentarios 78 lecturas versolibre karma: 101

yo no temo a la muerte

-y de tanto mirarme atentamente
con sus ojos puestos en los mios fijamente
tratantado de mananipularme
por fin me pregunto:

- y tu ¿temes a la muerte ?

-yo sin saber quien era respondi:

"si la muerte no fuera soledad no la temeria "
mas no temo a la muerte, mas bien a la soledad
entonces por ahora debe ser la muerte quien tema de mi
por que a ternerme el o ella ya ni se conoceria.

-volteo y se fue con mirada recijnada
fijamente al suelo
pateando una con ira una lata
maldiciendo a cielo
y con un pequeño carton en las espalda atada a cuello
que decia: "yo soy la muerte"
leer más   
4
1comentarios 28 lecturas relato karma: 56

Cuando escucho tu canción... Autores (@rayperez y @Cleme_Eternamente)

Cuando escucho tu canción en ese
instante como sublime deseo te pienso
y busco el reflejo ondulado del eco
en el radal de los impulsos sonoros
que espiran contra viejos muros,
apostados en tu boca dulce, boca.

¡Manantial fresco de aguas exquisitas!!!
que son reflejo del decantar dulce
de tus ojos que florecen en las tardes
de frío invierno con fulgores de
tibieza soledad.

Esa soledad que nos abrigamos
para enmudecer al silente silencio, de ese
silencio busquemos la bendita inspiración
cierra los ojos por un momento
déjate llevar por la sinfonía de Bach
el aire se enreda en las puntas de los sésamos
sol brillante......... dulce armonía
gravita sobre mi húmedo cuerpo.

La espera ha sido larga y extenuante
te esperé en las hojas del calendario
te esperé en el cielo estrellado de Neruda
y en la bruma espesa de los pensamientos
te esperé en el huerto atestado de flores amarillas
y en el retablo oculto de los deseos incumplidos.

En esta noche de melodiosa armonía
en la almohada que muerdes cuan deseo
reprimido el tesoro de tus respiros…
riégalos con el néctar divino que tengo
guardado para ti como un inmaculado
pensamiento que la infausta luna gris,
 abonó con sus suspiros, que pasaron
inadvertidos en los pórticos de los ancestrales
molinos antiguos.

Mordiéndome tus fecundos labios amatistas
saboreando la raíz de tu dulce néctar;
néctar del deseo prohibido que habita en el aire
tentación oculta e infinita... mujer de tez blanca
y pura, mis átomos negros ya no se notan
ausentes.

Atrás quedan los días sin sombras
atrás quedan la incesante lluvia desprevenida
atrás quedan las estrellas sin lumbre
hoy solo tenemos dos cuerpos sutiles
surcando un cielo azul envuelto en dulces
nubes blancas, embalsamadas de deseos.

@Cleme_Eternamente
@rayperez
leer más   
12
9comentarios 98 lecturas versolibre karma: 105

Llora la noche

Escucho el llanto de la noche
llorando el dolor de tu recuerdo,
gime el viento su nostalgia
desgarrando las hojas de tus besos.
Los labios han quedado mudos,
ahogando las palabras
que nunca se dijeron.

Desde mi ventana
veo llorar la noche
reclamando al invierno
el calor de tu sonrisa,
Se deshielan las manos
pues se han vuelto secas,
atrapadas en el pasado
que cruelmente se aleja.

El silencio recorre la desnudez de la noche
queriendo beber su melancolía,
han quedado fundidos los dos,
han quedado atrapados por siempre.

Llora la noche tu risa de encanto,
que como ladrón se entromete
en el sueño del mar adormecido
por la quietud del canto de las olas
que lloran tu partida

Llora la noche tu recuerdo,
como llora una madre en busca de su hijo,
la luna mece a la noche entre sus brazos,
amándola con ternura
para calmar su agitada respiración,
para besarla en los labios que se secaron
por la ausencia de la risa de magia.

Llora la noche tu ausencia
que ha quedado fija en las pupilas de mis ojos,
por esa luz que siempre iluminó
el sendero de las calles vacías,
porque cada rincón del corazón
reclama la soledad de tu partida

Llora la noche su llanto incontenible,
queriendo atrapar la tersa luz de tu mano,
se escapa la esperanza, se vive el olvido,
se espera un mañana incierto,
se quiebra la voz de la sombra de la noche.

Respira la brisa porque llora la noche.
Es inevitable que llore la noche,
porque extraña la luz.
Y yo sigo vivo… porque lloro tu recuerdo.
leer más   
5
sin comentarios 26 lecturas versolibre karma: 76

Gajos de Sol

Extraño mi regreso
al vacío de la arena,
a mi propia alma solitaria
complaciéndome en otoño,
ardo en deseos
de volver a ser el ingeniero
de los caminos efímeros,
de cada uno de los versos
como gajo hijo de Sol
al que arrancar
de su ceguera incierta,
declaración litúrgica
de mis distracciones de horas,
y que cada sílaba
sea aleta caudal de un pez
gobernador de estrechos.
leer más   
13
9comentarios 99 lecturas versolibre karma: 96

Con el corazón abierto (a @Letizia)

Tu ausencia que me abruma
cuando llegan los viernes
entre las doce y la una,
y que como si fuera una ola
los domingos se esfuma,
dejando en la costa
tan solo su espuma...

Esta pena que me ahoga
este largo y sutil tormento,
que de los pies a la cabeza
cual pesada y oscura toga,
me cubre con presteza
y se torna un lamento...

Extraño hoy sábado tu compañía,
que se ha vuelto un vicio,
y hasta nuestra charla, una manía,
y que como tal se ha adueñado,
de mi mente y de mi cuerpo...

Ahogando tu falta en mi pecho,
-cuando por las noches
no estás en mi lecho-
mis heridas tu voz ha cubierto,
y en esta soledad sempiterna
un impasse he descubierto...

Tal vez a otra haya besado,
tal vez a otra haya amado
tal vez sea porque tus caricias
y tu presencia, el destino
hasta ahora me ha negado...

Necesito estar a tu lado,
y quitar de mi alma esta soledad
-que me ataca en tu ausencia-
y sin misericordia ni piedad,
nos aleja cada vez más...
leer más   
12
6comentarios 90 lecturas versolibre karma: 106

El dolor en mi alma

El dolor en mi alma existe llanto y no felicidad y nadie sonríe sino tiembla de miedo ante la verdad en tus ojos y la angustia de la soledad

En lo que vive el rencor y odio hacia una persona en el pasado que prevalece aún en el pasado con venganza y dolor en el corazón

Y alma entre lágrimas en tus ojos de odio para seguir en el olvido y sin razón de pensar sino actuar sin decisión en si mismo
leer más   
6
3comentarios 84 lecturas versolibre karma: 82

Mojada soledad

El resto
tanto fue,
tan rápido
se perdió
que sólo
quedan
razones para
olvidarte.

Yo
debería
ya saber
lo poco
que importan
las jodidas
razones
cuando
no dejas
de irrumpir
en mis sueños
para luego
huir disuelto
por
cada
uno
de mis poros.

Y te evaporas dejando en mi piel
el sabor salado de un frío estupor.
leer más   
11
6comentarios 82 lecturas versolibre karma: 96

Dime silencio parte 2...

Dime silencio...
Háblame de tu soledad
y cuéntame un cuento
de estrellas perdidas
de pájaros hambrientos
de luceros sin lumbre
de sueños puestos
en el mástil de los aguavientos.
Dime silencio…
Qué haces con el viento del sur
que teje la mariposa en pleno invierno
relátame la historia de la oda
cazadora de sueños
que recorre el plano terrestre
con su fusil ávido de truenos
y atraviesa el eje ecuatorial
con su lámpara de acero.
Dime silencio...
Por qué te acuestas con la lluvia...?
titilante
abandonada
desbordada
mirada sórdida
mar andariego
que inunda la fonda de los deseos
sofá de antigüedades
de gigantes galaxias,
pálidas estrellas
amantes solitarios,
caminando sobre la descalza luna.
leer más   
14
9comentarios 78 lecturas versolibre karma: 107

Tú eres mi refugio

Tú eres ese refugio
de mis horas de nostalgia
donde mi sentimiento se esconde
cuando extraño tu compañía
cuando siente mi piel de tu piel melancolía
y se va secando sin tus suaves caricias

Tú eres ese refugio oculto
donde mi sentimiento vuela en busca de consuelo
cuando el silencio como niebla mi vivir ofusca
invadiendo y cubriendo mis días por completo

Tú eres ese refugio
donde escondo mi sentimiento
cuando la soledad viene y te reclama
en mis noches de insomnio y silencio
cuando sólo se escucha en la inmensidad mi voz,
mi voz que poco a poco se va apagando
que impaciente antes de extinguirse va llamando
a tu amor, mi amor eterno.

MMM
Malu Mora
leer más   
20
19comentarios 158 lecturas versolibre karma: 115

No buscaba un amor

No buscaba un amor

Sólo buscaba abrazo, no buscaba un romance;
de aquellos que cobijan,acogedor enlance.
Buscaba una caricia, no buscaba pasión;
esas que calman pena que nos traen sanación.
Buscaba la ternura, no iba buscando amante,
de una suave presencia, par de huellas adelante.
Buscaba algo común nada extraordinario.
Soledad desafiando a un futuro ordinario.
Amante apasionado te vi en la multitud,
es lo extraordinario, amor en plenitud


A.B.A. 2016 ©
Amalia Beatriz Arzac
Buenos Aires Argentina
leer más   
12
2comentarios 134 lecturas versoclasico karma: 90

Noches

Noches quizá en una especie de lucro
de duelo y de soledad.
Vacías palabras escriben y regresan
solemnente sin tener siquiera prosperidad.
Noches oscuras, escasas, raudas y sin ánimo a brillar
Así son las mentes de muchos los cuales no se atreven a caminar.
leer más   
14
2comentarios 41 lecturas versolibre karma: 89

Clamor

Difuminado el rostro,
confusos los pensamientos.
Perdidas las esperanzas,
desorientados los pasos.
Así, doy tumbos
en mi vida.
La careta de actor amalgamada
a la mía, ya no logro
despojar.
El lamento de mi ojos
hace tiempo está en sequía.
Ficticia es la sonrisa
que se asoma por mis labios
con sus teatrales acciones.
Hay que mantener
la simulación, el engaño
que es mi vida.
La soledad de las multitudes
ataca la compañía de
mi soledad.
Una soledad que implora
un minuto de silencio.
Atemorizada huye a la profundidad
de la nada.
Mi hueco ser, y su careta
de payaso buscan:
¡las lágrimas,
la libertad del espíritu,
la claridad del pensamiento,
la esperanza perdida,
la certeza de su paso!
Anhela erguir su mirada
acomodar su vida.
Pide una honesta sonrisa.
Mi mediocridad e hipócrita
existencia, moribunda,
!clama a media voz
de una vez por todas vivir!
Pero mi yo, lo entierra...
leer más   
13
6comentarios 54 lecturas versolibre karma: 113

"Fuiste....."

“Fuiste…..”
Fuiste la palabra perfecta en mis noches de soledad donde
Supiste Labrar mis sentimientos, con especial ternura.
Durante las tormentas inclementes de recuerdos fugaces
De un pasado que albergaba una inocencia abatida.

Fuiste el amanecer esperado entre tibias lágrimas de seda
Que bajaban cuán torrente desbordado por tu piel
Aquella piel tatuada de una experiencia dulce y fugaz
Que a gritos mi cuerpo endeble quería experimentar.

Fuiste para mi, la dulzura y la paciencia hecha hombre
Que con innegables miradas de sinceridad, cautivaste
Un corazón que empezaba a caminar sobre paisajes
Desconocidos, de lo que era aprender a amar.

Fuiste el arquitecto destinado a cimentar mi anhelo,
Ese anhelo confinado a ser olvidado en los laberintos
Impenetrable de un corazón que fue amordazado
Por un destino cruel que no pudo ser soslayado.

Fuiste el puerto al cual soñaba algún día poder recalar
Pero las tormentas inclemente de mi frágil inseguridad
Te hicieron ver en mi, una niña sin emociones palpables
Que finalmente terminaron por nublar tu claridad.
leer más   
14
8comentarios 113 lecturas prosapoetica karma: 88

El lobo y la luna

Aullaba el lobo a su luna
que estaba radiante y de amor llena
la admiraba con locura de noche
la esperaba ansioso de día...

Y en la soledad la amo
dejando una noche muda
con tantos versos secretos
donde erraba sus rimas
deslumbrado por su luz
queriendo recitarle poesía…

Por admirar su nobleza
bajó una noche, curiosa la luna
una en la que fue y se sintió nueva
y a oscuras mientras él dormía
sintió frío de su insomnio
y a su fiel lobo soñando
bajo las estrellas se abrazó.
(Lola)
14
11comentarios 146 lecturas prosapoetica karma: 95

Mis gritos al horizonte, 76 versos octosílabos

Tumbado sobre los pinchos
se han torcido en esa hierba
rompo los muebles antiguos
y enarbolo inútil daga
clavada en el corazón
de cadáveres ambiguos.

Mis gritos al horizonte
se oyen en otros lugares
impulsos de mi garganta
atraviesan fácil el monte.

Pues ahora ven y escúchame
tú, tierra que me alimentas
bosque que con tu maleza
por esclavo me retienes
aquí permanezco atado
por amarte, por quererte,
luchar contra tu enemigo
con mi sangre, con mi frente
como una daga silente.

De tus entrañas nací
pariste desde tu vientre
desgraciado y desolado,
fue la excusa para hacerme
cantante de mi desgracia.
Espantapájaros, suerte
desdichada, aquí me tienes,
para volver a mi cantar,
si es que escucharme no quieres
por desgracia, soledad,
también por mi mala suerte.

Ayer desperté al albor
con hambre, con sed, sin agua,
ni pan, sin parar camino,
aunque llueva, porque truene
aunque sangren mis heridas.
Y las espadas blandieron
en dragones convertidos,
para matarse entre sí
y no volver a mi tierra.

Sin defensas ya te ves
sin cadenas, ni sin redes,
que no descansen tus fuerzas
echa fuera al que te hiriere
mientras que fuerzas te queden.
Usa las armas que puedas,
muerde, araña, con los palos,
con las piedras, con el pelo
arranca con las entrañas
asuntos de hombres valientes.
Héroes son fuertes héroes
que defienden con su vida,
la vida de aquellos seres,
los que son amamantados,
por los que por ellos mueren,
defiéndelos con la fuerza
de tu corazón ardiente,
no tengas miedo la muerte.

Mis gritos al horizonte
se oyen en otros lugares
impulsos de mi garganta
atraviesan fácil el monte.
El llanto que lo atraviesa
y grita por sus dolores,
son las penas de su sangre,
son los lloros de su suerte,
son las cuitas que almacenan
y el honor de defenderte.

Aquí vivo, aquí yo moro,
aquí me defiendo solo.
Aquí crecí en este monte
y aquí yo sigo esperando,
hasta que la hora me llegue
muy lejos el horizonte
que de vida está lleno
y en las faldas de mi monte,
solo me espera la muerte.

Alfonso J. Paredes
Todos los derechos reservados
S.C./Copyright
13
17comentarios 117 lecturas versoclasico karma: 93
« anterior1234550