Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1112, tiempo total: 0.014 segundos rss2

Haiku de la frontera VI

Hoja caída,
concertina pulida,
sangre brillante.
6
sin comentarios 23 lecturas versoclasico karma: 111

Dime cómo eres y te diré qué leer en mí.

Quijote de la mancha de mis grandes batallas
romance gitano de un atardecer rojizo y audaz
mis ficciones de un amor correspondido
en cien años de mi soledad

Mil y una noches prendido de gloria
en donde todo se desmorona
con una falsa divina comedia del sublime sentir
sin orgullos y prejuicios de un viaje al final de la noche.

Gran esperanza de un hombre invisible
en el ruido y la furia en tiempos de cólera,
alma muerta en un tambor de hojalata
en la odisea de un loco de un hijo del barrio.

Eres un desasosiego del tiempo perdido
tiempo de migrar al norte con Gulliver
antes que la guerra y la paz nos lleven a la muerte
sin un refugio de mil palabras.

Eres mi lenguaje preciso que me acompaña
en todos mis sueños más poderosos,
el mejor libro del mundo
en ciento cincuenta millones de razones para vivir.

Tus hojas se deshojan como una rosa
en mil historias que hablan de ti
dime cómo eres
y te diré qué leer en mí.

Miguel Adame V.
23/04/2018

Día Mundial del Libro.
16
14comentarios 252 lecturas versolibre karma: 118

He vestido de lluvia las tardes solitarias

He vestido de lluvia
las tardes solitarias.
He puesto un arcoiris
en las orillas de la tristeza.
Le he puesto un traje a la luna.
Un sombrero a la noche.
Una canción al ocaso
Y un reloj...al horizonte.
He subido hasta el sol
con las alas de cereza.
Escalé hasta las nubes
con mis sueños de fresa.
Me escondí de la soledad
cuando pasó por mi puerta.
Y ahora que llevo en el pelo
un ramito de poemas.
Carmín en las metáforas
Y unos tacones...
para alcanzar las estrellas.
Ahora me voy con Morfeo
a su refugio de azabache.
leer más   
14
8comentarios 64 lecturas versolibre karma: 101

Instante

Te posaste en la oscuridad
de mis ventanas,
y se iluminaron mis nubes.
Fue tu velo radiante
lo que la brisa asomó
por mis rendijas.
Quitándome en un instante
el sueño y la soledad.
leer más   
25
19comentarios 96 lecturas versolibre karma: 113

Antología poética de una neurótica

Soy una mujer etérea que vuela de vez en cuando, se oculta bajo la caverna de un vestido elegante. Me gusta la calma y tranquilidad, pero a veces el ruido esta en mi cabeza. Hay una voz que me habla ¿Será mi consciencia? O estoy loca.



Melancolía

1.
El inconmensurable silencio de la noche perturba mi sueño,
La perenne somnolencia ataca mi cuerpo,
¿Dónde estoy?
Un suspiro eterno se escucha en la habitación,
Mis manos sudan, pero no hay temor,
¡Soy un ser melancólico!
¿Todo está en mi cabeza?
De repente me encuentro en ataraxia,
¡Bienvenido!
¿Quién eres?
Yo soy tu.

2.
En aquel lugar de los sueños…
Una pequeña pluma se balanceaba de un lado para otro…
El viento la arrastró sublimemente…
Las partículas de luz se dibujaron en el mapa…
El mapa de la vida…
Con el tiempo sus fibras se hilacharon…
La plumita no pudo volar más.

3.
Anochece y la indeleble marca del deseo me permite otro vuelo al pasado,
Un suspiro etéreo se escucha en algún lado,
¿Quién es?
La habitación se llena de luz inefablemente,
Al parecer ya salió la luna,
El escalofrió que parecía eterno desaparece,
La melancolía aún persiste.

4.
En medio de la melancolía,
Un chillido me llama,
¿De dónde procede?
Emerge de una nube,
¡Debo atender el llamado!
Creo que es el cosmos de mi mente,
Me requieren.

5.
Esta noche no me esperes,
¡Ya todo se acabó!
Me gusta lo sublime pero fugaz ,
¿Por qué lloras?
Susurro….
¡Soy como la libertad!
Anhelada por todos pero una utopía,
Voy a ser la utopía de tu recuerdo.



6.
Un alma en pena soy,
Aún no he pagado la condena,
¿En cuántas vidas he fallado?
¿Si son mis manos?
O solo es un recuerdo,
¿Si son mis memorias?
O hacen parte del castigo.

7.
La luna se fue…
Todos se van,
El sol se fue con ella…
Un leve aroma a café
Me invita a soñar
¡No sufras más!
Siempre hay solución,
Te esperamos al otro lado del umbral,
Donde los sueños persisten y la eternidad abraza.

8.
Quiero mudarme de planeta,
Donde las personas no me estorben,
Quiero mudarme de planeta,
Donde el ruido no perturbe mis oídos,
¿Este es mi planeta?
Quiero mudarme de planeta,
A uno más verde y sano,
¿Dónde está ese planeta?
Más allá del cosmos
Junto al silencio y la utopía.

9.
Si me llaman no estoy.
Voy volando…
Sobre la tierra donde el mañana huele a limón,
Allí no hay dolor ni abismos.
Sus prados son de color verde intenso,
Sus mares tienen los peces más sublimes,
La maldad solo existe en sus pesadillas.

10.
Quiero morir…
Antes que se extinga el último animal,
Aquellos monstruos humanos no tienen compasión
¡Que sigan viviendo en su zurullo!
Ojala algún día se haga justicia.



11.
No encuentro amor en mis palabras,
La mirada llena de mierda
Los suspiros vacíos
El silencio dormido
¿Hay alguien allí?
¿Alguien para mí?
el nocturno preludio de su vida
La cama vacía
La nevera llena
una cosa lleva a la otra

12.
Recuerdo las caricias que me diste un día…
La punzada en el alma es cada vez más fuerte…
¿Qué paso?
¿A dónde van los besos eternos? Marcados por la noche sofocante
La ansiedad me invita al vacío…
Hago catarsis y la melancolía me invita a dormir eternamente.

13.
Hay un lugar donde la llama no se apaga,
¿Allí puedo volar?
¡Mis ansias no aguardan!
¿Puedo hacer arder este mundo?
¡No!
Debes vivir en desgracia,
Pronto renacerás como el fénix
¿Cuándo es hora de renacer?
Cuando las ansias se calmen,
Los sueños aterricen,
y…
¡El corazón deje de latir!


Erotismo

14.

Con una mirada penetré la tuya…
Huelo la dulzura de tu ser a kilómetros…
Su cuerpo es un fugaz manjar…
¿Puedo tocarte?
Quiero que me fatigues con tu perenne majestuosidad…
¿Podemos mezclar humedades?
¡Aquí estoy!
Danzaré en tu cuerpo para que no me olvides…
Solo si quieres.

15.

Un impulso me domina. Aproximo mis manos a su cintura,
¿Puedo hacer el amor con la silueta?
Necesito una mirada, no la encuentro. Solo es una silueta.
Quiero más, un movimiento delicado pero placentero,
Una piel ardiente pero suave,
Un erotismo sincero.


16.

Estoy parada a dos pasos de tu cama,

Un calor me invade,

¿Cuánto demoraría mi boca en rozar la tuya?

Mi piel te desea, Mi mente te desnuda,

Quiero caer en el abismo de tu sexo,

Imagino mi lengua recorriendo tus piernas,

Escucho un susurro de la luna,

¡Vete ya!, la efervescencia desaparece

Salgo de la habitación con tu imagen tatuada en mi recuerdo.


17.
En medio de la noche puedo ver tus sueños.
En medio del sudor, puedo oler tu piel.
Tus labios carnosos recorren mi cuerpo.
La luminiscencia deja perpleja la habitación.
¿Puedo verter tus ansias?

Amanezco tendida a tu cuerpo
Eres mi océano de pasión.

18.

Una mano recorre tu cuerpo…
Una mano acaricia tus labios…
La pasión brota de nuestra piel.
Escucho un leve gemido,
Se vuelve melodía para mis oídos
Lentamente bajo mis manos por tu espalda…
Toco suavemente tu parte más carnosa
¡Me gusta!
¡Te gusta!

19.

Me provoca arrancarte la ropa,
Pasar suavemente mi lengua por tu cuerpo,
Huelo tu miedo,
¿Puedo?
Quiero que nuestros cuerpos se fusionen,
Juntar tus pensamientos con los míos,
Y quedarnos así por la eternidad,
Para que ya no lamentemos la soledad y el vacío
De nuestras almas en pena.

20.

Quiero desfilar en tus curvas,
Dominar tus sentidos…
Mis labios arden.
Tu cuerpo está tan frio
Podemos fusionarnos con la noche,
Arrojémonos al abismo,
Allí nadie nos encontrará,
Y en silencio gemiremos hasta el cansancio.



21.

Me gusta cuando te jalo lentamente por el cabello,
Eres una diosa,
Quiero subir nuevamente a tu trono
Y hacerte mía por unas cuantas horas.
Eres como una cereza,
Pequeña pero dulce,
Pequeña pero sabrosa,
Si me miras me derrito,
Si me tocas suspiro,
Haz temblar nuevamente mi mundo.

22.

Me gusta el sexo en las mañanas,
Puedo verte como realmente eres,
Sin adornos ni maquillaje,
Eres humana,
Llena de imperfecciones.
En tus ojos puedo ver el océano
En tu cuerpo la dulzura de las frutas.

23.

Me declaro una víctima de vos,
Con tu aliento caigo en el deseo…
Con tus manos caigo en el pecado…
Tu pelo se desliza por mi cuerpo.
Nuestros cuerpos se combinan y luego te vas….
Soy una víctima de tu sexo.




24.

Dejarme rastros de saliva en esta mi piel esta seca y agrietada por el dolor…
Sofócame con tus ansias y derrite me con tu mirar…
Mientras ardemos en pasión repite mi nombre más de cien veces para que no se borre nunca de tu ser.


25.

Quiero sentir tu piel...
Dormir en el Crepúsculo de tu pecho...
Mis manos buscan piel
¿Dónde te encuentro?
Tu sudor huele a campo
Tus ojos me incitan a lo perverso
Si me permites puedo continuar....

26.

En la lejanía mi mente te desnuda
Tienes un olor embriagante!
Eres un mundo de claveles rojos.
Fruta dulce…
Me gusta tu cuerpo, me gusta tu alma
Tu piel es un sendero de caricias…
1...2...3 lunares
¿Puedo seguir contando?
No tengo mucho para ofrecer…
¡Puedo regalarte mis mañanas!
17.
Un beso marcado por el deseo…
Un momento incandescente, inefable
Tu boca suave y dulce,
Vuelo…vuelo…vuelo
Me aproximo a tu alma…
¡Estoy en limerencia!
Me gusta tu elocuencia
Este sentimiento inmarcesible
¿Tendrá un desenlace?

27.

Hoy sentí tu mirada penetrante en medio de la oquedad
Los olores llenaron mi habitación
Peregrino rápidamente a aquel día…
Su seductor cuerpo parecía una galaxia…
Delgada silueta que te acompaña y luego se desviste ante mí ser
Tus manos ardientes me llevaron al infinito
¡No dejo de suspirar!

28.

Quiero sentir tu piel…
Dormir en el crepúsculo de tu pecho.
Mis manos buscan piel
¿Dónde te encuentro?
Tu sudor huele a campo
Tus ojos me incitan a lo perverso
Si me permites puedo continuar…

29.

Déjame rastros de tu saliva en mi piel que esta seca y agrietada por el dolor.
Sofócame con tus ansias y derríteme con tu mirar.
Mientras ardemos en pasión repite mi nombre más de cien veces para que no se borre nunca de tu ser.
En mi boca puedes sembrar el deseo,
Cultivaremos sueños y en la penumbra del olvido volaremos.

30.

Aquella piel sin sombra era un sendero de pasión
Las mariposas revoloteaban en la alfombra
Compartíamos la habitación con dos cadáveres sin rostro
Huele a sangre....
Huele a humedad...
Ese momento inmarcesible en medio de la muerte
Nos lleva a un laberinto sin salida
dos almas unidad por el sexo
Dos almas unidas por la adversidad


Poemario: Tatiana Lopera



Dibujo: Ludwing Escandon
leer más   
14
3comentarios 66 lecturas versolibre karma: 106

Tatuaje básico

MEJOR hubiese sido
que lo dejáramos allí, amor, en el principio
de aquella fría noche, en aquella soledad
desigual a la de ahora, en la extranjería primera
de no estar junto a ti.

He perdido mi papel
en la luz y en la sombra de las calles,
y está la soledad, después de todo, tan ajena a mí
como yo estuve ajeno a ella.

Ahora sólo me queda
la cumplida ceniza de los años compartidos,
otra realidad, la esencia lenta de la ausencia
entrando a bocajarro por mi pecho reventado
de amor y de humo,
la huella, la luna y el átomo
irrompible del recuerdo, el mundo
que dejaste en mi frente
huidizo como un pájaro al que reclamó la mañana.

Ya no puedo recuperar
ni siquiera aquella sonrisa soñadora y solitaria,
porque está tu rostro en el mío, así
como el mío está en el tuyo,
detrás del de siempre, a fuego íntimo grabado.

Nunca ha estado más lejos
de la oportunidad de tenerte
esta constancia que tengo de ti. 

¿Qué voy a hacer ahora
con todo este sol, si está el tiempo recorriendo
la llamativa oscuridad
de las habitaciones vacías,
desconvocando
la costumbre de tus pasos y mi nombre?

¿Cómo decirle a los espejos
que ya no vendrás? ¿Cómo,
ahora que ya conocen el multiuniverso
de dos cuerpos abrazados, de dos alientos
con los que descreer mi muerte?

¿Cómo comprimir el encuentro con el mar
desde lo profundo hacia lo plano?

Mejor hubiera sido
que me dejaras allí, amor, en el principio
de aquella fría noche,
en la esperanza, en la inexperiencia,
de tener aún que encontrarte.

(Abel Santos.
de TODO DESCANSA EN LA SUPERFICIE,
Ediciones Vitruvio, 2013)
leer más   
13
6comentarios 87 lecturas versolibre karma: 97

Haiku de la frontera IV

Estoy helado,
sueño con lo que dejé.
Dulce nostalgia.
12
4comentarios 121 lecturas versoclasico karma: 110

Vuelvo a mí

He pasado el día
en tu voz, la noche
en tus ojos.

Después, vuelvo a mí
y llevo tristeza
en la sonrisa.

He querido romper
mi propia soledad
para reconstruirme
por dentro,
y negar que lo mejor
es lo que nunca
llegaré a tener.

Vuelvo a mí…

He buscado amanecer
porque la sed eterna
me quiere anochecer,
y me absorbe
esta necesidad mía
de necesitarte
cuando abro
la puerta de la noche.

Vuelvo a mí…

También,
he intentado caminar
por el borde de un abismo
que se abre entre mis pies,
para que un oscuro viento
me lleve a ti…
pero vuelvo a mí.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
18
14comentarios 88 lecturas versolibre karma: 99

Latidos roncos

El pasado es prematuro
o el futuro nace viejo.
El astro rey abdica en mis días oscuros,
por eso se apaga la sonrisa del espejo.

El futuro camina altivo
por mis huellas gelatinosas.
Soy funambulista en imposibles
y soy el que mejor cae tras intentarlo.

Retrocedo por las arcadas de la distancia.
Fluyo en la sonrisa rezagada.
Está vacío el presente y la coraza se inflama.
Tengo rencor añejo y nostalgia de vanguardia.

Mi sombra anochece sin coartadas.
Tengo un otoño en el corazón
que bombea mariposas.
Desenredo el rencor
en el frío precintado.

Los taxis regresan del zulo de las musas.
Éramos pocos y se desvió la soledad.
La paciencia en carne viva,
en la distancia,la piel muerta.
leer más   
5
1comentarios 13 lecturas versolibre karma: 81

Era una barca sin remos...

Era una barca sin remos
y un marinero sin mar,
eran dos hombres distintos
con una meta final,
el de buscar una estrella
de día y con claridad,
para encontrar el mensaje
de un poema singular,
en él se dicen mil cosas,
para bien y para mal,
y hasta se dan los consejos
que no se debieran dar,
porque la vida es un tango,
un baile en la soledad,
un caminar solitario
por la senda de cristal,
y aunque la vida vivimos
nos tenemos que marchar,
algún día, cuando sea,
desde un andén especial.

Era un niño al que, la luna
contemplaba sin cesar,
bien de día, bien de noche,
con su rostro angelical,
y los ojos temblorosos
de este arcángel singular,
se movían y buscaban
las estrellas del desván,
unas piezas de mecano,
una caña sin sedal,
una bici, sin las ruedas,
ni tampoco manillar,
pero el niño proseguía
la vigilia por la paz,
rebuscando en los baúles
las princesas de Astracán,
pero el libro de los cuentos
se ha perdido y ya no están,
sentimientos en el alma
y recuerdos que alcanzar.

"...Era un anciano y un niño
que contemplaban el mar,
el uno piensa en los remos,
el otro en la eternidad..."

Rafael Sánchez Ortega ©
17/04/18
13
6comentarios 56 lecturas versoclasico karma: 112

El relato de un Sociólogo

LAS CENIZAS DE UN ANÓNIMO.

EL RELATO DE UN SOCIÓLOGO.


He sido más ausencia que hijo, amigo o hermano.
Tuve que callar tanto que he perdido todo mi ruido, al parecer, también mi voz.
Mi silencio supo obsequiarme un buen oído, de todo podría hoy saber, más sin embargo, prefiero ser sordo por no aceptar ignorancia cargada a granel por hombres y mujeres incultos, cuya ausencia de leticia y cerebros en sequia de rica información, solo tratan de destruirse a sí mismos.
Mi vida ha sido demasiado corta.
-Es mi culpa, obviamente.-
Perdí casi toda está entendiendo al otro.
Cuando elegí ser sociólogo, pensaba que entender a los demás, y por demás agregar también a la sociedad, me ayudaría en gran parte a entenderme a mí mismo.
-Al parecer me equivoque.-
Sólo por estudiar individuos; he estado presente en distintos grupos.
-¿Qué es un grupo?.-
Desde mi punto de vista, un grupo es un conjunto pequeño de personas, ligadas o no, por tiempo y espacio. Pueden llegar a representarse entre ellos, en algunos casos. También casi siempre un grupo conlleva a una finalidad, la cual es comunicativa entre participes en base a adjudicación y asunción o no de roles.
-En la mayor parte de casos los grupos se forman para satisfacer necesidades universales.-
He formado parte de grupos políticos, familiares, recreativos, entre otros. Cada Uno de estos grupos sociales satisface alguna necesidad principal, en algunos casos pueden ser varias.
Intenté generar costumbre con mi presencia para examinar luego mi futura ausencia. Al ausentarme, desaparecí como si hubiese muerto. Créanme que nadie fue presente a mi velorio.
-Fue una pérdida de tiempo. Podría haber disfrutado en soledad de mi ego tanto tiempo mal invertido.-
Desde pequeño siempre he sido de mucho hablar, aunque nunca he forzado palabras sólo por no dejarlas secas de buen genio.
-En general soy muy acertado al expresarme.-
Durante 180 días, cuando mi carrera ya se encontraba a medio camino de la meta, entreviste cada día a un individuo distinto.
-Lejos de pensar que sería algo tedioso; pensaba disfrutarlo.-
Preparé 5 preguntas, las cuales hacia rotar dependiendo el carácter de cada individuo.
-No aportaría mucho que las agregue al relato.-
Las preguntas eran bastante cortas y muy acertadas, con esto buscaba yo poder escuchar más y hablar menos.
Durante 5 meses escuche casi 900 veces las mismas respuestas a mis preguntas.
La mayor parte de los individuos, tal cual yo pensé que pasaría, se salían de tema abarcando asuntos personales.
Esto me llevo a pensar que el hombre por instinto y en un modo inconsciente de defensa, se torna egoísta, pelea por su propio beneficio y que volveremos siempre a donde hemos sentido.
-En qué punto?, pensaran.-
Dato 1: Todas las citas que organice en mi agenda fueron pactadas en el mismo lugar y durante el mismo horario.
Dato 2: Cada pregunta ocultaba un pie de desenlace que me llevaría a que cada individuo entre en un estado emocional en el cual quiera este liberar presiones.
Dato 3: Al terminar la cita, agregaba a cada individuo la frase: “Voy a estar en contacto con vos nuevamente.”
A medida transcurrían las citas, repito: todas en el mismo horario, en el mismo lugar. Podía notar que mientras entrevistaba a un individuo, otros, ya entrevistados, acudían al lugar solo por intentar encontrarme allí.
Casi todos ellos, excepto algunos, invadían la mesa en la cual estaba entrevistando intentando agregar más de su vida. Parecía no impórtales que había otra persona justo en ese momento.
Aquí es donde se tornan egoístas.
-El ser humano por instinto busca el beneficio propio.-
Al transcurrir los 180 días, regrese luego de 2 sábados al lugar, en el mismo horario en el cual realizaba las entrevistas. Pude notar que gran parte de ellos continuaba asistiendo allí.
Intente comunicar mis asuntos personales a varios individuos, todos ellos me silenciaron y comenzaban a hablarme de su vida.
-Yo había callado tanto durante las entrevistas que al momento de intentar hablar, para ellos, no tenía voz ni importancia.-
Deje pasar el tiempo y casi estando por terminar mi carrera y recibirme, quise intentar algo nuevo.
Durante algunos días de descanso salía por las calles a escuchar lo que las personas hablaban, tratando de encontrar similitudes entre toda la sociedad.
Escuché charlas de abuelos, de adolescentes, de adultos; la mayoría de estas no tenía un tema de cultura, no hablaba de política ni educación, algunas ni siquiera tenían compatibilidad entre emisor y receptor.
Mi experimento social, termino cuando ya me había recibido.
-No obtuve ninguna conclusión en ese momento.-
Luego de años, sentado en un sillón de la sala de estar de mi madre, llegue a la conclusión de que todos los métodos de estudio que utilice eran desacertados.
Yo buscaba que la gente sea casi políticamente correcta, aunque también socialmente imperfecta.
Pensé.
-¿Qué pasaría si en realidad no busco similitud?
-¿Qué pasaría si solo busco libres expresiones?
Deje de ver a estos individuos como posibles seres “correctos” y disfrute de cada uno de sus errores, aprecie cada actitud que los caracterizaba uno a uno.
Sin darme cuenta obtuve una sola conclusión:
“Somos todos indiferentes sociopolíticos.”
-Eso también denota perfección.-

-JOEL B. LEZAMA.
leer más   
5
2comentarios 42 lecturas relato karma: 67

Amargura

Duro y amargo es el dolor que brota seco del arial
es miedo a la desgracia de vivir sin aliento
terrible desolación que se lleva en hombros
por todos los lados del cosmos de tu vida.

Ya estoy viejo para ver fantasmas
la noche triste se alumbra con la medrosa lámpara
negra oscuridad que disimula amanecer sin manchas
es infructuoso no perder cuando todo se acaba.

Es verdad que los males matan
menudo descubrimiento del corazón
es un amor atormentado
que llora de nostalgia por ser desterrada.

Me voy acostumbrando a la soledad inquieta
es una negación perversa
enojarse por fallar puntual a una cita
con el hondo sepulcro que devora a los muertos.

Olvide reposar un rato en el sol
para ver si el calor me curaba
de que estoy enfermo
si el invierno huyó con el tiempo.

Es de locos hacerse sordo
para no escuchar el amargo recuerdo de las dudas tramposas
dame un poco más de tiempo
y convenceré a los sentidos opuestos.

Antes que me vuelva loco
por una pluma tempestuosa que delira
quiero tener que compartir en una velada
las palabras que de un golpe se matan.

Me pase la vida en vela
hasta que se me olvidaron las miradas agudas
ya no quiero hacer mudanza de ideas
desde la alquimia arrastré a la ira de la desgracia.

¿Cantar alegre?
no he dejado resquicio a la dicha
me he hinchado de mentiras heridas
me aferro con pasión a despertar con abandono.

Ha que triste sería el rencor y la soberbia
sin los ríos de la vida,
ya no tiemblo cuando guardo silencio
es sencillo alborotarse con las risas.

Me gana el sueño de esperanzas
quiero que sea com un día como cualquiera
clamaré sin remedio por amor
solo necesito mirar al cielo y decir ya basta.

Miguel Adame V.
18/04/2018
23
12comentarios 203 lecturas versolibre karma: 108

Mesa 33

Un espacio oscuro.
Vivo rodeado por el velo.

Negro.

Sentado a la cabeza
de un banquete de espectros.

Como solo;
mas les veo,
mas les oigo.

Siempre solo.
Desayuno, como y ceno;
Solo.

Desayuno, como y ceno,
siempre, en el mismo infierno.
Duermo bajo el cielo.
Sueño con tu nombre
Y en las paredes de las nubes
Yacen colgados mis pensamientos,
Mis errores,
Mis recuerdos.

Ceno.
No tengo sueño.
Pruebo el vino
Y se me agria entre los dedos.
Se enquistan las llamas de mi deseo.

Rebaño el plato con mis sesos.
Te veo.
Solo la imagen de un espejo.

Ceno.
Solo.
Encabezando una mesa de juntas
Que se extiende a lo lejos.
La mesa preparada para 33.
Un ejército.
Qué pena que solo sea
La fuerza muerta de los sueños.

Cuando un hombre solo empuña amor eterno.
Y su propia soledad,
Vive para construir su reino.
Su mundo.
Su universo.
La reconstrucción de una vida
Que se trazaba en tus besos,
Que se pintaba en tus lienzos,
Que se desfiguró en nuestros excesos.

Un ejercito de sueños.
Una cena para 33 espectros,
Y su dueño.

El palacio negro y frágil
Del cristal rosado
De un te quiero.

@A. Rheinn
Mesa 33.
RheinnPoetry©
leer más   
19
18comentarios 106 lecturas versolibre karma: 127

En un rincón apartado...

En un rincón apartado
se concentraba el silencio,
la soledad y las penas
escapadas de sus lechos,
de las almas soñadoras
que miraban a los cielos,
de los ojos de los hombres
que temblaban por el miedo,
y en ese rincón, que digo,
se veían por el suelo,
la comida y las migajas
que dejaron los miruellos,
aunque también si fijamos
la mirada en ese templo
encontraremos caricias
y las sobras de unos besos...

En un rincón apartado
tú me enseñaste el secreto
de sortear tempestades
y caminar en desiertos,
porque las almas altivas
buscan timones ligeros,
proas de bella factura
y mascarones de invierno,
ya que la clave en la vida
es entender, lo primero,
que para amar, es preciso,
el compartir el momento,
y este tic-tac de la vida,
es ese espacio pequeño,
donde se tejen palabras
para entregar un proyecto...

"...En un rincón apartado
la luna dijo al gaviero:
no sufras que las estrellas
concederán tus deseos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
15/04/18
10
8comentarios 105 lecturas versoclasico karma: 100

Cautivo de

SERÁ por su cuerpo dormido
bajo la leve prenda

o tal vez por la compañía
de su perfume de Anaïs
de Cacharel fuerte y tónico
como el anís
que embriaga a tu frío
como una ofrenda

deja que la luz del alba
a su lado te sorprenda
como una mujer desnuda en un balcón
de París

no sabes qué hay en ella
que te tiene cautivo:
de ella bebes el remedio y te da sed
de envenenado

será para bien o para mal:
nada es definitivo

pero buscas

como un animal en un rincón caliente
sentir con sus caricias
mitigarse en tu costado
aquella soledad herida
que callejeaste entre la gente.
leer más   
11
sin comentarios 129 lecturas versolibre karma: 101

* El Conjuro

Los jinetes negros
de la soledad y el dolor
se hacen presentes ante mi
destrozándome el corazón
y devorándose mi alma,
yo cual zombi
representante
de la muerte viva,
invoco en la oscuridad
de la noche muda y fría
tu nombre,
para que al menos gritándolo
ahuyente a los demonios
que no puedo ver
he invoque a aquellos
que me son visibles,
solo así sabré
que jamás te fuiste
y que sigues prisionera
en mi inmortalidad maldita.

Wellington - Rigortmortiz
leer más   
1
sin comentarios 15 lecturas versolibre karma: 6

Eres escribir diario

Ya llovieron tus ojos en mí,
ya no puedo esperar llovizna peor.
Si ya me deshice en ti.

Granizo salió de mis párpados.

Eres tú con las manos entre las hojas y
eres tú con el amor en balas
soy yo con las cenizas tuyas y eres tú con el cuerpo mío.

Siempre he pensado que la vida es el recuerdo que a uno se le escapa de la mano, es la soledad con lentes para vernos mejor
son los suspiros viejos de ese cansado reloj y,
es todo el alfabeto de tu nombre y yo aún seguir con sed.

Es la puerta y la mano
es escribir todas las palabras que podía caber en tu cabello
Y es todos los “siempres” que yo deje morir en tu habitación.

Es el te que la vida nos da gracias a vos

Es la pólvora que agregas a la imaginación del niño y es los “haría cualquier cosa por ti ”relleno de un tintero sin tinta.
Y es los “te quiero” ocultos regados en las macetas vacías.

Y es la misma sangre que obedece a una guerra de un patrón diario
eres tú con la violencia de las palabras y eres tú con los suspiros de uno mismo.
leer más   
5
2comentarios 39 lecturas versolibre karma: 61

Alguna vez...

Alguna vez salimos de paseo,
alguna vez te dije que te amaba
pero pasó ese tiempo tan lejano
y se perdió mi voz en la distancia;
hoy quiero comprender aquellas tardes
y quiero recordarte en la palabra,
aunque han quedado atrás las primaveras
y los veranos secos y las playas,
allí dejamos parte de la vida,
en la costa mirando las resacas,
al fondo se veían los veleros
rompiendo el horizonte con su raya;
pero era incontenible aquel impulso,
suspiros escanciados de dos almas,
susurros de los pechos encendidos
y sueños que nacían de la nada...

Recuerdo muchas tardes a tu lado,
y siempre con alegres caminatas,
subíamos al parque de aquel faro
y en él nuestras figuras paseaban;
hablábamos de cosas sinsentido,
de amigos, familiares y otras causas,
y luego, entre miradas y silencios
se unían nuestros manos tan heladas;
las noches nos tomaban por sorpresa,
el tiempo, lentamente, se pasaba,
y entonces los relojes eran dueños
del filo que cortaba la navaja;
eterna soledad la que venía,
la cruda realidad era ya amarga,
y entonces arreciaban las caricias,
los besos y las lágrimas ahogadas...

"...Alguna vez he vuelto a recordarte,
destino que dejaste tu nostalgia,
aquí, con una herida tan profunda
que sigue desgarrando mis entrañas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
20/04/18
4
4comentarios 23 lecturas versoclasico karma: 74

Libro de ausencias

Es en este libro donde te leo en reglones con letra mayúscula.
Y es que no se deja de sentir aún tu respiración aquí en mi cuello.
Tus dedos haciendo senderos en mi espalda
A buena mañana y con la luz entrando por la ventana de esta oscuridad sin ti.
He dejado que tu ausencia
se acerque a mi soledad y que le haga el amor, que se unan en un abrazo agitando los latidos.
Y es que te leo y no termino de repasarte
Y es que te amo sin ganas de olvidarte.
leer más   
9
5comentarios 105 lecturas prosapoetica karma: 103

La decisión final

Frío en los huesos cuando el día empieza a mostrarse
desde algún punto indeterminado
en el vasto horizonte visible.

Frío que cala solo a unos pocos...
los que se han dejado llevar
por unas pasiones tan banales como humanas...

Frío que resbala por un abrigo raído
y un rostro totalmente inexpresivo
en una playa cubierta de realidad
en la que las olas se adentran
una y otra vez
en un ambiguo juego de luces y sombras alargadas.

Frío triste,

culpable,

porque recuerda a modo de reproche
la magnitud del fracaso personal
del que no es capaz de expulsarse su terca soledad...

Y un hombre con ojos vencidos
y alma de niño
decide,
mirando al horizonte
que sus pasos no van a volver a la arena
y que los rayos que el sol proyecta sobre el mar
sin duda van a curarle las heridas...

Y el frío se convierte en algo parecido a una emoción,
en una emoción tersa y nueva
y sus pasos se vuelven más firmes
para adentrarse en el último momento
de una existencia desafiante e intensa
y sonríe...

mientras su abrigo cae sobre la arena mojada
y sus pies desnudos toman contacto con la inmensidad.
leer más   
16
15comentarios 78 lecturas versolibre karma: 124
« anterior1234550