Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 16, tiempo total: 0.015 segundos rss2

Ahora no es navidad

Ya han pasado los días de Navidad. Se acabaron las felicitaciones típicas, el juego del amigo invisible, los regalos del señor gordito con barba blanca y los que trajeron los reyes mágicos. Se terminaron las cenas y comidas copiosas con los familiares. Se han recogido los adornos navideños, apagado las tiras luminosas de leds y envuelto las figuritas del belén. Todavía juegan los niños con los juguetes recién estrenados, mientras los papás se disponen a zambullirse en la rutina laboral y doméstica.

Ha finalizado el tiempo socialmente aceptado de la felicitación, de la alegría, de la solidaridad. Ahora comienzan las rebajas de enero para compensar el despilfarro de las fiestas pasadas y pagadas. Sin la suerte de haber sido agraciado por la lotería y con la misma salud que se tenía antes de las fiestas, siempre y cuando no se haya abusado en exceso de las comilonas. Vuelta al trabajo, al cole, a la inercia rutinaria de cada día.

Sin embargo, estos días anodinos son los que más necesitan de alegría y de encanto. El regalo de cada minuto de existencia tiene la fuerza de toda una fiesta. Los miles de besos depositados en las mejillas de los seres amados, la sonrisa ofrecida como señal de acogida y de encuentro, la palabra amable, el silencio educado, el abrazo con ternura, la espera esperanzada, la confianza en las posibilidades ajenas, la caricia afable… estas cosas sí que son auténticos obsequios de la vida.

Ahora también es tiempo del cariño, de los encuentros familiares, de las llamadas a los amigos, de las visitas deseadas. Ahora se disponen de muchos días para felicitar, para reconocer con gozo el crecimiento ajeno, para hacer reír, para jugar, para quedar a tomar un café, para escribir unas palabras a quienes queremos en la distancia. Ahora se pueden hacer visitas a quien está enfermo, a quienes sabemos que les afecta la soledad. Ahora se puede pasar un rato con las personas mayores que sólo desean a una persona que les haga sentirse importantes. Ahora, es precisamente cuando más se necesita la solidaridad. Ahora no es Navidad.
4
sin comentarios 36 lecturas relato karma: 50

Actitud

Abrí la veda
y lo convertisteis en moda.
Lo único que me queda
es esperar mi hora.

No vengo acompañado,
pero estoy menos solo que la multitud.
Tendrás mi regalo
conforme a tu actitud.

El don fue don nadie
por cantar al son de un baile.
Se pasó de listo
y recibió el veredicto de Risto.

De tu fogata no tengo el calor,
pero me llega el humo,
uno de los muchos que me causa dolor,
y yo no fumo.

Confundís obviedades,
yo no entiendo ni mi opinión.
Disfrazáis vuestras verdades
y esperáis un perdón.

Combino el tú
y el vosotros.
Porque cuando el cielo es azul,
siempre se animan los potros.

Convertisteis en sinónimos
solidaridad e interés.
Otra vez es obvio,
venderíais el uno por unos tres.

El joven que se siente viejo,
el anciano que añora la juventud.
Muere de agobio el conejo,
eterna la tortuga por su actitud.
12
2comentarios 72 lecturas versoclasico karma: 90

Soneto. Marcelino, 100 años imprescindible

En el recorrido vital y humano
no todos vimos su filosofía
ni sabemos luchar día tras día
con el puño encerrado en una mano.

Las cien luces que hoy lucen, nunca en vano,
son pura sabiduría y empatía
de una voz que desgranó su porfía
en los clasistas que se dan la mano.

Un sindicato no es algo invisible
ni ha de mecer la cuna en su batalla
porque El Capital no es irreversible.

... Y, si alguien lo tachó de imprescindible,
Marcelino se alzó con la medalla
de hacer sindicalismo más creíble.
leer más   
4
3comentarios 52 lecturas versoclasico karma: 45

El árbol de la solidaridad

No amanece para los desposeídos,
para los refugiados.
Mientras tú anocheces.

Libres en la oscuridad del mundo.
Libres en las pantallas del móvil,
hasta que se apagan.

Desnortados ellos, por miedo.
Envilecidos nosotros, por ignorancia.
No todos.

Tropezamos en el bosque del camino:
religiones,
banderas,
fronteras,
fanatismos.

El árbol de la caridad
de hoja caduca y espinas en el tronco
crece de arriba a abajo,
sin cambios.

El árbol de la solidaridad
de hoja perenne y semilla generosa
es horizontal,
sigue dando fruto.
10
sin comentarios 127 lecturas versolibre karma: 93

Herederos del 14 de abril

En el ambiente se respiraba un aire de alegría, de fiesta, de celebración. Todo el mundo había salido a la calle a ser partícipe de este momento histórico. Sonaban tambores y trompetas, los hombres bebían y fumaban, las mujeres vestían sus mejores ropas, los niños corrían por las calles arriba y abajo...;Emilio, observaba todo desde el balcón de su casa. Pensaba en como cambiarían las cosas a partir de ahora, y en cómo afectaría esto en su trabajo como profesor. Él lo tenía claro, y decía en voz alta: “A partir de mañana los niños podrán soñar con un mundo mejor, los trabajadores gozaremos de mayores derechos, y tanto hombres como mujeres viviremos en un mundo justo y sin rencores”. Todo se presuponía muy bonito, pero la mano codiciosa del hombre lo destruyó todo. El pueblo quedó roto por partidarios y detractores, y tras seis años de intentos por estabilizar un sistema que parecía definitivo, la tensión estalló. Emilio, un profesor que defendía a pies juntillas la laicidad en la enseñanza y el sistema público de esta, se vio obligado a coger las armas, y de la noche a la mañana estaba defendiendo la capital contra la sublevación de un grupo de militares opositores a la legalidad vigente. La República estaba herida, pero siguió luchando valientemente durante tres años en defensa de la libertad, aunque finalmente cayó muerta.
A pesar de los años transcurridos y del enorme odio que todavía se profesa en la memoria colectiva de nuestro país, un aliento de esperanza vuelve a resurgir en nuestros corazones. Un soplo de aire fresco vuelve a recargar las baterías de nuestras almas, recordando aquellos años en que todo era posible; Un tiempo en que el pueblo llevaba la voz cantante, y en que la solidaridad emanaba por los poros de trabajadores y labriegos, así como de las demás gentes humildes. Ahora quedan pocos que vivieran aquella época de sacrificio y de lucha, aunque en sus hijos y nietos está la semilla de la revolución y la justicia. Ahora solo queda tirar de refranero español, y como buen ciudadano de nuestra hermosa y brillante España decir: “A la tercera, va la vencida”.
3
sin comentarios 48 lecturas relato karma: 52

Fortaleza

Mi país cultiva gente de ahuehuete
ésta no se quema, no se ahoga
xerófilos somos, bien adaptados.
Indiferentes nunca a la injusticia
caminos de tierra húmeda, pero,
oro en cada sonrisa que regamos.

Fortaleza en el rojo llevamos,
ufanías en las fiestas del santo,
entierros con alegría y cantos,
romances en el sol y en el llanto.
Trópico, calor, sudor de tantos
el águila real con su encanto.

Y así ya va culminando esto.

Labrando sueños en el norte y sur
incitando rebeldes con machete
negando gobiernos apócrifos
divisando amenazas extranjeras
ocultando la tristeza en la piel.
8
3comentarios 114 lecturas versolibre karma: 85

MAYDAY-MAYDAY! Aquí planeta Tierra, tenemos un problema

El Presidente dio libertad para elegir si querían acompañarle a salvar el planeta. Arriesgar la “buena vida”, era un acto desinteresado de solidaridad y valentía reservado a unos pocos elegidos.
La estabilidad planetaria se desintegró como un azucarillo en un vaso de agua. La tolerancia, el amor y el respeto, habían muerto. Entre la gente crecía la desconfianza y la aprensión, escudriñándose como extraños y sospechosos. Debían hacer algo, ¡ya!
Desde hoy ocuparían sus escaños desnudos. Ni trajes, ni corbatas, ni chándales, ni túnicas, ni barbas, ni uniformes, ni coletas...
Sin bolsillo trasero, ni navaja trapera sectaria.

"Circunstancias obligan al Presidente... a lucir una eficaz camisa de fuerza."




Publicado en:
cincopalabras.com/2017/08/06/escribe-tus-relatos-de-agosto-ii-con-las-
8
4comentarios 148 lecturas relato karma: 78

Puertas y ventanas

Puertas y Ventanas.

Abrirlas siempre con valentía y coraje
nuestros cuerpos altares con dignidad
que todo ser es único y sagrado.
Puertas del alma abiertas para dar y nunca rechazar el amor.

Ventanas soleadas de cristales esperanzas de luz
abiertas a la libertad y la tolerancia
buscando y encontrando la paz.

Puertas, ventanas de solidaridad abiertas a la compresión
la cultura, mentes prodigiosas del hombre en el Planeta
ríos creativos, inventos del cerebro humano sin fin. Des- alambrar el cuerpo para gozar, y nuestras mentes para ser feliz.

Sed valientes
abrir puertas y ventanas
de nuestros cuerpos
y amar.


Doors and Windows.

Always open them with bravery and courage
our bodies altars with dignity
that every person is unique and sacred.
Doors open soul and never refuse to give love.

Sunny windows crystal light hopes
open to freedom and tolerance
seeking and finding peace.

Doors, windows open Solidarity Compressive
culture, prodigious minds of man on the Planet
rivers creative inventions of the human brain without end. Des-wire the body to enjoy, and our minds to be happy.

Be brave
open doors and windows
our bodies
and love.
leer más   
4
1comentarios 35 lecturas relato karma: 49

Amanece Europa, Europa oscura

INTRO

Empieza el día,
un nuevo día.
Vuelve a salir el sol
y las nubes.

Amanece Europa, Europa oscura.

Empieza el día
en la tierra empapada en sangre de siglos.
Demasiada sangre para tan poca tierra.
Alquitrán no es tierra.

Amanece Europa, Europa oscura.

Guerras mundiales, española,
Primavera de Praga, Mayo francés,
Balcanes, Chechenia, Grecia, Tarajal, ...
Mare Mortum: mortaja azul estrellada.

Amanece Europa, Europa oscura.

Primavera árabe,
invierno de sangre,
esperanza,
traición.

Amanece Europa, Europa oscura.

‘Miré al mar podrido
y de él aparté los ojos;
miré la cubierta podrida,
y allí los hombres muertos descansaban.'*

LA HUIDA

Amanece Europa, Europa oscura.

Huyen para encontrarnos,
huimos y no nos encontramos.
Su presencia, nuestra ausencia.
Su suerte, nuestra muerte.

Amanece Europa, Europa oscura.

Angustiados,
asustados del porvenir,
desalojados del presente,
¿de 'nuestra' casa?

Amanece Europa, Europa oscura.

Viento frío tras sus nucas,
brisa gélida a la llegada.
¿Quién eres tú, Europa,
para decidir su destino?

Amanece Europa, Europa oscura.


'Cerré los párpados y cerrados los mantuve,
y sus globos latían como pulsos;
porque el cielo y el mar y el mar y el cielo
yacían como un peso sobre mis ojos cansados,
y los muertos estaban a mis pies.'*

EL VIAJE

Amanece Europa, Europa oscura.


La sórdida luz de la mañana ilumina
rostros sin ojos y sin boca,
rostros que nos miran y preguntan,
rostros sin.

Amanece Europa, Europa oscura.

Esa temprana luz refleja en el Mediterráneo
momentos oscuros de vida,
luminosos como el sol.
¿No temes la oscuridad?

Amanece Europa, Europa oscura.

El tranquilo murmullo del mar distante
nos habla de tu silencio culpable.
Tripulación espectral
al albur de ninguna brisa.

Amanece Europa, Europa oscura.

'De sus miembros se deshacía el sudor helado,
no estaban podridos ni olían:
la mirada con que me miraban
nunca se desvanecía.’*

LA MUERTE

Amanece Europa, Europa oscura.

El cadáver y ella buscan la costa
en el océano sin brisa.
¡Si ella supiese qué camino tomar!
Él, sí.

Amanece Europa, Europa oscura.

Ella grita
sangre y dolor
desde el útero.
Sordo eco de las olas.

Amanece Europa, Europa oscura.

La luna escupe una mínima luz
que impregna en silencio la inmóvil estela.
Ella se aferra al cuerpo del niño muerto; él llora.
Iluminados.

Amanece Europa, Europa oscura.

Los niños se ahogan
con ojos abiertos de inocencia;
Tú, Europa, observas
con ojos cerrados de vergüenza.

Amanece Europa, Europa oscura.

¡Tantos hombres y mujeres!
¡Tanta hermosura vibrante!
Muertos bajo el lastre
de la esperanza y promesas incumplidas.


Amanece Europa, Europa oscura.

'Desperté y navegábamos,
como con buen tiempo:
era de noche, noche calmada, la luna estaba alta,
y todos los muertos juntos seguían.'*

LA LLEGADA

Amanece Europa, Europa oscura.

En la playa del Tarajal
cada brazada entre las olas
difumina la esperanza
asesinada por disparos de pelotas.

Amanece Europa, Europa oscura.

Ignoras el cuerpo blanco de mujer escupida en la arena,
lamentas las lágrimas de hombre en la playa, vacío,
cantas nanas a niños gaseados,
robas bebés recién llegados.


Amanece Europa, Europa oscura.

En las afiladas concertinas
bañadas en sangre
cuelgas llorando, habibi,
frente al campo de golf marca España.

Amanece Europa, Europa oscura.


'Todos seguían juntos en la cubierta,
y mejor hubieran estado en un calabozo sepulcral:
y todos me clavaban con sus ojos de piedra,
que a la luna brillaban.'*

ECOEUROPA


Amanece Europa, Europa oscura.

Ni viva ni muerta.
Oscuro recuerdo de lo que fuiste.
Ruinas de ti misma.
Campo santo amurallado, vallado, alambrado.

Amanece Europa, Europa oscura.

Ecoeuropa.
Ecomuertes recicladas en el Mare Mortum.
Arbeit macht frei. Take Back Control. On est chez nous.
Economía.

Amanece Europa, Europa oscura.

El coste de la vida
sube y sube.
El valor de la vida
baja y baja.

Amanece Europa, Europa oscura.

El pirata financiero os vende, nos vende
cada vez más caro.
El pirata multinacional os compra, nos compra
cada vez más barato.

Amanece Europa, Europa oscura.

Recién llegados con derecho solo al eco de su voz.
Retórica europea de solidaridad
marchita.
I+D: Indiferencia y desprecio.


Amanece Europa, Europa oscura.


Tierra de cenizas y escombros,
sangre y lágrimas bajo la arena
para no ser vistas.
¡Apaga el televisor!

Amanece Europa, Europa oscura.

Alambres de espino
construyen nuestro futuro: la hipoteca
marcan nuestro territorio: prohibido el paso
señalan nuestro nicho: propiedad privada.

Amanece Europa, Europa oscura.

La Europa de los judíos, maricones y gitanos gaseados
ahora
es
la Europa de los ahogados.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa,
asfixiada y sofocada
por tus propios desperdicios eco-ideológicos
y el hedor de tus muertos.

Amanece Europa, Europa oscura.

Invisibles
que luchan por sobrevivir
y les niegas
su condición de personas.


Amanece Europa, Europa oscura.

Europa hipócrita,
Europa cobarde,
Europa traidora,
podrida de melancolía.

Amanece Europa, Europa oscura.


La solidaridad europea
no descubre, encubre;
no revela, esconde.
Eco-engaña dentro y fuera.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa blanca
que escupe a los que llegan.
Europa que bosteza
mirando hacia otro lado.

Amanece Europa, Europa oscura.

El exterminio no es solo del cuerpo,
sino del pensamiento,
de la conciencia,
del alma.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa estiércol de una nueva cosecha
abonada con sangre.
Cruces de huesos y lápidas de chalecos
sobre la arena de las playas.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa, sombra de muerte,
grito de silencio,
hogar de muertos vivientes,
dóciles consumidores de nuestra desaparición.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa, ecosupermercado light.
Europa, puta compartida.
Europa, rotonda de muerte.
Europa, ecocementerio.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa sin norte,
Europa sin rumbo,
Europa sin vida,
Europa sin.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa marchita,
Europa espejismo,
Europa preñada de sangre,
boca putrefacta desdentada.

Amanece Europa, Europa oscura.

A pesar de tus remiendos,
las costuras del chaleco de fuerza
en el que estás embutida
saltan por los aires.


DESPEDIDA

Amanece Europa, Europa oscura.

En la noche oscura de lo humano,
amanece Europa,
Europa oscura.
Europa, no en mi nombre.

Amanece Europa, Europa oscura.


estás
anocheciendo.
¡Amanece en las páginas de tus recuerdos!

Amanece Europa, Europa oscura.

Donde solo expresan seguridad
los fanáticos.
¿Somos los humanos un error de Dios?
¿Es esta la Europa que queremos?




*Samuel T. Coleridge, Balada del viejo marinero, Visor de poesía, trad. de J.M.Martín Triana

(Tras la lectura de “La Noche de Europa” de Dionisio Cañas, Amargord Ed. 2017)
leer más   
10
2comentarios 193 lecturas versolibre karma: 59

Déjame soñar

No deshagas mis sueños tejidos de utopía los días azules
cuando parece que todo está en calma.
Ni anudes mis alas con sogas de realidades insalvables.
No ligues mis pies a una esquilmada tierra de anhelos por cumplir,
donde el pino y las madreselvas se ahogan en arenas movedizas.
¡Déjame que siga cabalgando en mi locura! No seas mi Sancho Panza.
Otórgame el privilegio de volar como un cóndor
por encima de montañas hechas de ilusiones cumplidas.
Permíteme mover la ficha que haga al mundo avanzar
por las sendas de la equidad, la justicia y la igualdad.
Por las encaramadas colinas verdes de
la confraternidad, la libertad, y la solidaridad…,
tomando imperecederamente el aterciopelado atajo de la paz.
Para que, cuando se cierre el libro de mi vida, sintiéndose realizados,
descansen tranquilos todos los sueños por los que luché.
leer más   
7
sin comentarios 49 lecturas versolibre karma: 8

La foto que nos escupe a la cara

En enero de 2015, el fotógrafo turco Osman Sağırlı publicó la foto de una niña de cuatro años llamada Hudea en el diario Türkiye. La imagen fue tomada en el campo de refugiados de Atmeh, en Siria, en diciembre de 2014.
Tras un trayecto de unos 150 kilómetros, Hudea había llegado desde Hama, donde vivía con su madre y dos hermanos, al campamento que queda a unos 10 kilómetros de la frontera con Turquía. Aquí tenéis la información completa.
Mientras miro esta foto, tengo reciente la lectura del libro Understanding a Photograph de John Berger.

“La fotografía es para mí el impulso espontáneo correspondiente a una atención visual perpetua que capta el instante y su eternidad”, decía Henri Cartier-Bresson, uno de los fotógrafos más importantes del siglo XX, destaca Berger en su libro.

Las fotos sin 'aditivos', la mayor parte de las veces ya substituyen a la palabra como testimonio inmediato de un acontecimiento, incluso a la memoria. A diferencia del ojo, las fotos no nos permiten olvidarnos de lo que hemos visto, son un incordio, son la parte de la memoria que podríamos calificar como 'mosca cojonera'. Nos siguen mostrando la realidad desnuda con una tozudez implacable. La interpretación es nuestra.

Hudea, en esta foto, te está mirando, fíjate bien en sus ojos, en sus labios, en sus manos. Mírala nuevamente antes de seguir leyendo. Unos ojos que transmiten miedo, unos labios apretados que transmiten terror, quizás incluso en ese momento, se está haciendo pipí. ¿Y los puños? Ahí quizás guarda el drama del momento por el que está pasando, la rabia que siente hacia ti que la estás mirando mientras se pregunta: ¿Qué pasa si este momento presente reflejado en la fotografía se extiende hasta el infinito?

La fotografía suele ser un recuerdo de un instante de vida vivido. No creo que lo sea en este caso, más bien parece ser un instante de vida sufrido. Esta foto refleja la agonía de una sociedad, y no me refiero a la sociedad que solicita refugio, me refiero a nuestra sociedad europea occidental.

La simplicidad de la foto de Sagirli nos muestra a una niña inocente, Hudea, con los brazos en alto mordiéndose los labios aterrorizada ante lo que ella creía que era un arma: la cámara fotográfica. A esa edad, la reacción lógica habría sido que hubiera salido corriendo y no lo hizo. El terror del momento la paralizó. ¿Qué no habrán visto esos ojos para que Hudea no reaccione como una niña?

Las fotos y reportajes televisivos del drama por el que están pasando centenares de miles de personas refugiadas en los medios de comunicación han conseguido anestesiar a un sector de la población ante esta terrible realidad. Los diarios se han dado cuenta y ya no las publican tanto, bien porque creen que sus lectores ya son conscientes y no quieren hacerles pasar por el mal trago de echarles en cara la cruda realidad a través de unas fotos tomadas a dos horas de avión de donde se están tomando un café, o porque creen que los lectores ya están curados de espanto: hipocresía o cinismo.

Algunas personas, al ver este tipo de fotografías se desesperan, otras nos indignamos. La desesperación no sirve para nada, la indignación exige acción.

Algunos jóvenes refugiados buscan la vía de salida entre los efluvios de la cola esnifada, ellas fregando escaleras. Ellos forzados a ser mano de obra barata, ellas a abrirse de piernas. Y los viejos, fantasmas invisibles vagando por las calles de 'nuestras' ciudades reciclando 'nuestra' basura.

Esto sí que es obsolescencia programada... por el club Bilderberg.

Hudea es una víctima más de 'nuestra' guerra iniciada por los políticos que 'nosotros' hemos elegido. Una nueva (vieja por repetida) víctima colateral para mantener 'nuestro' statuo quo. Las manos que introdujeron la papeleta en la urna son corresponsables de la situación de Hudea, están manchadas de sangre; las que ni siquiera tocaron la papeleta, apretaron el gatillo.

La rabia, la incomprensión, la impotencia, la injusticia, la solidaridad de unos pocos, la ingenuidad y la imaginación son corazas que unas sobre las otras evitan que muchas personas refugiadas mueran de frío o ahogadas en el Mediterráneo.

No debemos olvidar la cara de Hudea porque lo que se olvida, se abandona, se deja atrás y aquello que se recuerda se salva del vacío, de la nada, de la no-existencia. Al menos eso, se lo debemos.

La imagen de Hudea simplemente pone en evidencia la condición humana, sin acusar a nadie nos acusa a todos: nos escupe a la cara.
10
1comentarios 151 lecturas relato karma: 63

Y no importan nada

Lo he visto.
Qué poquito se quieren las vidas.
Ya no sabemos agarrar las manos
que sobresalen del agua,
porque nos manchan la ropa,
y se nos moja la conciencia
de una sangre perdida que ya ni sangra.
Y eso estropea nuestra imagen,
nuestros quehaceres son más importantes
que los sueños de los que no tienen nada.
Hemos crucificado la esperanza,
y en un mundo de ojos, se han perdido las miradas
y las sonrisas están reservadas al mejor pagador,
que no paga si promete sacarnos en portada.
Seguimos descansando entre cómodos cojines,
y adormeciendo la cabeza con expresiones airadas
que no van más allá de nuestros labios;
qué más da que el mundo se revuelva
entre cadáveres que no nos son nada.
Hay humanos, y humanos,
categorías planas que vienen regidas
por un egoísmo que siempre gana.
Llenémonos la boca de palabras disfrazadas
de una solidaridad de plata
que vive en un urna, que no ha de ser tocada,
pero queda tan bonita expuesta en nuestra sala….

Poniéndoles un número en la frente,
lancémoslos al mar
y sigamos sonriendo ante las cámaras.
leer más   
11
6comentarios 99 lecturas versolibre karma: 49

Autómatas

¡Desaparece el hombre!

Lacónico susurra su tiempo en la tierra.

¿Perdurará el recuerdo en su estancia terrenal?

Las rocas no suplican, pero ellas no quieren su marcha.

Desaparece el hombre -se extingue- lo mata su avaricia y la desconfianza de su aroma. ¡Agoniza el hombre! disgregado el hombre… Llenáis de podredumbre, la mente y el cuerpo de los párvulos que deberían estar soñando en el parnaso. Llenáis de soledades a los inquietos jovenzuelos, que no han aprendido a remar en la barca hacia la eternidad, porque vuestros altares los minan de patraña.

El joven se hace viejo asqueado y fugitivo.

Nuestros ancestros marcharon y lucharon en el alba y soñando sembraron la aventura en el porvenir. Soñando, sí… soñando,pero a nuestros niños les amputan la audacia y el habla, se los traga el mundo de los villanos, son presas fáciles de las antenas diabólicas que les borran sus nombres. ¡No hay abrazos, ni amigos! Y la dicha es negada! ¡Los hipnotizan! ¡Robotizan su saga! ¡Crean robots! .Se promulgan los designios y antojos de sus captores.

La destrucción de la raza humana, ¡está escrita en un crucigrama! ¡Capek, desaparece el hombre! ¿Quién contará tus historias y tus ficciones? No habrá canciones de cunas, solo niños con barras y números.

Se muere la solidaridad.

Las industrias procrean máquinas satánicas y el hombre muta en ellas. La mujer está mutando, porque no hay hombres que llenen su corazón y vacíen su vientre.

Karel, desaparece el Hombre.

Se lo lleva la maquinadora máquina del Capitalismo, que procrea y destruye autómatas.

JOSE LARA FUENTES
leer más   
5
sin comentarios 28 lecturas versolibre karma: 69

He conocido la maldad  vídeo

He conocido la maldad.
Hasta el mismísimo tuétano he sentido el odio y el rencor de aquel que nunca recibió amor.

He sentido la rabia y el coraje de una humanidad carente de misericordia y cariño.

He padecido frío y hambre espiritual por los duros golpes de seres que se alimentan del sufrimiento de otros, los cuales deberían ser protegidos.

He combatido la angustia y la desesperanza muchas veces.
Tantas que ya he perdido la cuenta de los duros reveses.

Me he quedado ciego y mudo por el dolor de ver destruido mi nido.

Pero nunca, ni una sola vez, ni un solo minuto.
El sol a dejado de salir para mí y calentar mis suspiros.

A pesar de todo y de todos los aullidos que calan el alma.
El creador del universo nunca a dejado que mis ojos se cierren.

Sigo contemplando con valentía y dignidad la luz de una tenue mañana.

Sigo escuchando el canto de las aves y el silbido del viento en los árboles.

Mis días siguen siendo muchos días gloriosos.

Por medio de ti, he conocido el amor y la dicha, la solidaridad y el cariño que no es de carne, sangre y hueso.

He conocido el abrazo fraterno y desinteresado de un alma.
Y la sonrisa a vuelto a mi rostro todas y cada una de mis mañanas.

Me has enseñado que amar, es la mejor muestra que yo soy un ser amado.
Y que mi camino nunca será un camino en vano.

Me has enseñado que la semilla que siembras siempre da fruto excelente.
Y que esa es siempre la gran diferencia que marca.
Porque la esperanza que dejas en mi vida a dado frutos inmensos.

A veces pienso que el camino del justo no tiene sentido.
Pero veo la magnificencia de tus actos en mi propio destino.

Solo me resta seguir caminando sobre tus huellas trazadas.
Amar lo mal amado en este mundo y recibir sin merecer una gran recompensa.
Un cariño y una amistad eterna.
Qué no borrara el tiempo que emerja.

Gracias por ser la guía y protección de mi vida.
Te quiero mi amigo, contigo a un lado la vida es más plena.

A mi amigo.

Poesía
Miguel Adame Vazquez.
16/12/2014.
3
sin comentarios 294 lecturas versolibre karma: 28

Movimientos

El baile de las placas,
Planeta Tierra en llamas,
humanos sin fe,
en ellos mismos,
como el destino que se fue.

Brillos de esperanza,
ilusiones con filtros
la palabra descalza.

Fotografías de testigo,
la mafia del relato,
entre narraciones de rato.

Manifestaciones en serie,
entre las manos,
puñados de amor,
confianza,
solidaridad
y compasión.

Avanzando libremente,
figurando en la adversidad
la estadía de la suerte.
leer más   
4
sin comentarios 42 lecturas versolibre karma: 42