Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 201, tiempo total: 0.024 segundos rss2

piel canela, labios carmesí

Amaneciendo perfumada en labios carmesí, con el viento llega una caricia y en la mirada una sonrisa
Lloviendo de melodías amargas, regando sobre lágrimas serenas esos recuerdos que en la mirada lleva.
Sonetos de dulce pasión escritos están sobre su piel. Llueven estrellas y deseos pide, al universo le dice que larga no sea la espera, que tras la luna llena amanezca, sobre su piel aún fresca, que lirios crezcan en su pecho y corazones amantes en los días relucientes cubiertos de azul pasión.
El perfume de un amanecer dorado, despierta y su boca toca sus labios, pero tan solo es un sueño y ese roce en la piel se ha grabado, pasa por su mente recuerdos aún presentes de vivos colores, de besos y abrazos que no tienen fin.
Soy la que te besa sin tenerte la que te recuerda y te anhela, te espera con el color de Lirio y te acaricia con el viento.
Más siempre algo se pierde con el paso del tiempo, en el silencio del bosque se escuchan los ecos del viento que le llaman, parece un viejo lamento, el bosque late y con dolor recuerda que dos viejos amantes recorrían errantes al son de la dulce melodía del bosque aún encantado, acarician sus manos, abrazan sus almas y las gotas del rocío calman sus ansias.
Bocas de serena melodía de ese latido, sediento lenguaje de amor, sed que en las mañanas calma sus versos, que en sus hojas dejan el rocío de suaves caricias.
Siguen el aroma de sus cuerpos hasta llegar al encuentro a esa aventura que llevan aún en sus labios.
Recogen su alma y se la llevan. Días que llenan de magia, días que solo hay esperanza, días que se escriben para que no se olviden, los amantes siguen, pero las palabras se pierden y vuelan libres.
Rompen los noches, rompen los sueños, rompen lamentos y entre sus recuerdos rompen lágrimas de cielo, como rocío entre sus hojas que beben e impregna su piel canela, bebe de sus lágrimas y tras la tormenta ella le espera, espera en silencio que la noche y su sueño le llegue, para poder soñarle, para que ese sueño le atrape y poder vivir una noche más, un día más con su fiel amante.
leer más   
5
4comentarios 41 lecturas prosapoetica karma: 55

Soneto. Igual que te he esperado cada día

Hay desenfreno en esos arrabales
que suscitan cultura anquilosada
y frío de hipotermia consternada
en tierra dura o grandes peñascales.

De madrugada, cuando entras o sales,
mi cardiopatía está dilatada
y bebo sed de amor exasperada
en todos los ríos y sus caudales.

Si al fin se degrada mi ideología,
podrás usarme como precedente
en tu boca llena de rebeldía.

Cundo muera y esté sin morfología,
podré esperarte como antecedente
igual que te he esperado cada día.
4
sin comentarios 67 lecturas versoclasico karma: 48

Gracias al amor

Y siempre tu sonrisa un bello gesto
en ese lago azul, que me condena
cantan todas las aves en docena
con tonadas de paz, un mundo honesto.

De tus labios el viento, por ti presto
el esta enamorado, se refrena
escribe poesías que encadena
entre versos anclados, quedo expuesto.

Los árboles erguidos son de antaño
rosa de mil colores a encendido
mariposas al vuelo que yo extraño.

Preso por ella quedo, pecho hendido
gracias por este amor, sin el engaño
por este gran momento, a ti cupido
leer más   
4
sin comentarios 47 lecturas versoclasico karma: 57

Soneto No. 7 "De Madrid al cielo"

Soneto No. 7 "De Madrid al cielo"

La Habana capital de los cubanos.
París ciudad de luz...y Roma eterna.
La gran manzana grácil y moderna
Atenas cuna fue, de ciudadanos.

Condal, la gran ciudad de Barcelona.
de Dios, Jerusalén...Pekín prohibida.
cerveza tiene Múnich por bebida
Lisboa blanca, encierros en Pamplona.

Madrid de la chulapa y su pañuelo;
de muros, fuegos, aguas y bondades
que evocan a un país plural, mestizo.

Madroño en su blazón, azul, castizo
y puertas con canciones sin edades
¡Que sepas que es Madrid! portal del cielo.
leer más   
4
2comentarios 46 lecturas versoclasico karma: 50

Soneto. Pájaros del alba

Casi todos los pájaros del alba
-lúcidas neuronas de mi cabeza-,
dan fin a cada día, igual que empieza,
respirando en tus promesas de salva.

El hierro caldeado nos enalba
en ábacos de distancia y pereza
y, así, los sueños caen en tristeza
aunque, a mis ojos, seas como la malva.

Pájaros que nos duelen en el alma,
que desquician la paz de toda calma,
aunque nunca desvelan su secreto.

Y en el placebo natural del alma
siempre queda un trocito que está en calma,
que es refugio para tu amor completo.
leer más   
3
1comentarios 33 lecturas versoclasico karma: 33

De la huerta

Tu perfume en verano es penetrante,
apetitoso que cuelga en la mata,
fresco, reseco, cocinado o en lata,
en ensalada, guarnición o entrante;
una rapaz uña fue tu causante,
sobre el guante podal o la alpargata,
que por trasnochados se desbaratan,
ante el filo agresivo amenazante.
Y presentándose así el propietario,
con los mejillones de luto al aire,
que al de cerca y al de lejos abate,
en cocidos aromas funerarios,
origina un complicado tomate.

©Giliblogheces
3
sin comentarios 24 lecturas versoclasico karma: 43

Nubes

Se acongojan las nubes con lamentos de mares,
con lágrimas que labran de la tierra las venas.
Y a mí que se me enquistan en los ojos las penas,
acalladas se engrudan bajo minas de sales.

En candores cerúleos se acunan sosegadas,
entre mimos de céfiros restregando el ayer.
Y a mí que en ansiedades me asoma el fenecer;
endurecida el alma... del todo abandonada.

De fulgores de soles los cuerpos engalanan;
sonrosan las auroras, inflaman los ocasos,
son blancas en las glorias, y grises en taludes.

Y a mí que se me incitan los placeres que engañan;
furtivos me guarnecen en los falsos fracasos,
profanos me enmascaran en las falsas virtudes.
leer más   
15
6comentarios 87 lecturas versoclasico karma: 84

Soneto a mi abuelo, a mi Lelo

“Tiempo, ¿qué es el tiempo después de todo?
Si al final de este afanoso camino
aún lloran tus fieles felinos
tu llegada esperando de algún modo.

Si todavía hundidos en lodo,
no crece en tierra la flor de lino,
¿Por qué ya marchaste al reino divino?
¿Por qué ya giraste el santo recodo?

Bañados en ardiente desconsuelo,
desnuda dejaste a tu sangre en vida;
anclados en un gélido estupor,

No cabe en alma este inmenso hoyuelo;
mas asumimos tu pronta partida
sabiendo que fuiste a un lugar mejor ”.
leer más   
7
4comentarios 62 lecturas versoclasico karma: 64

Diálogo con la muerte soneto

Dialogo con la muerte
Soneto.

Pasa la muerte jalando mi vida
oscura alma con negra decadencia,
errores lanza con una bastida,
enfrentando fiero nuestra conciencia.

Culpable grita mirando engreída,
no dando lugar a la vehemencia.
haciéndose la sorda y retraída,
yo imploro llorando por indulgencia

Riendo me mira como me lamento
grito ante esa su mirada sombría
mientras ella disfruta mi tormento.

Sabe bien que pronto me abrazaría
La tristeza que cargo no aparento,
pronto sin excusa me llevaría.

las letras de mi alma
10
9comentarios 76 lecturas versoclasico karma: 78

Los otros poetas

Dicen que cada vez que se inicia un poema
los escenarios se cambian
y empieza la agonía del verso robado
por esa lágrima de una historia inconclusa.

Dicen que en la poesía no hay finales felices
que los poetas terminan viviendo su fantasiosa osadía
que sus palabras rotundas
convierten la vida en una historia fallida.

Dicen que el verso debe leerse en sus mismos adentros
que nunca debe escucharse en voz alta
si así fuese no sería tu voz en agonía
una bendita poesía.

Dicen que el poeta oculta en sus letras
la vergüenza infinita de expiar una pena
yo solo intuyo que en cada letra de ellas
mi vida jamás será una prosa perfecta.

Dicen que un poema debe ser feroz y benigno
ya no recuerdo cuando este mundo
se quedó sin poemas y perdió su camino
tal vez fue el silencio al quedarse dormido.

Dicen que un soneto siempre será un sueño perfecto
yo solo intento llegar con mi barca
a la otra orilla del río.

Dicen que un poema hará arder a los libros
yo solo alcanzo a oler la humedad de los muros
que con su cantera rosa solo quiere detener el deterioro de la gente que vive, sufre y se muere conmigo.

Dicen que otros poetas vienen a ocupar tu camino
yo solo veo a un sendero de piedra sin fin o principio
por el cual las historias que siguen quieren caminar para encontrar algún día su propio delirio.


Poesía
Miguel Adame Vázquez.
08/11/2017.

A mi amigo Canet...
27
21comentarios 562 lecturas versolibre karma: 102

Soneto. A hurtadillas

La brújula del sol se mece inquieta
y la gaviota desgarra su plumaje
alentada en el vuelo de otro viaje
a un cielo que, entre las nubes, se agrieta.

En un golpetazo de olas se aprieta
la arena de la playa -sin encaje-
y en la tumbona de aire -sin ultraje-
descansa la mar con el agua quieta.

El viento sopla tímido -a hurtadillas-
y viste de color de sol pomelo
como hace siempre en todas las orillas.

Las aguas frías, que atemperan hielo,
te han visto mojarte hasta las rodillas
y por tu cuerpo se mueren de anhelo.
4
sin comentarios 34 lecturas versoclasico karma: 69

La belleza de los estétas es una mierda

Un poeta no escribe el soneto de un pájaro que se estrella en la ventana de un coche.

Un narrador no encuentra el cuento en una piedra que ha permanecido inmóvil ahí, millones de años.

Un trovador no canta la historia de una niña centroamericana que se prostituye en una cantina a la orilla del Suchiate.

La belleza de los estetas es una mierda.
13
4comentarios 67 lecturas versolibre karma: 84

Soneto. Escalera de color

De cada
{0x1f539} {0x1f539} peldaño
{0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} de esta escalera
me subo -o me bajo- constantemente.

Me cuesta sopesar someramente
con el alma tenaz y aventurera.

De cada
{0x1f539} {0x1f539} escalón,
{0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} pisada certera,
me elevo - o me caigo- inconscientemente.

Mi mente desciende -o es ascendente-
al llegar la luz de la primavera.

Las estrellas se desvisten de gala.

Mis sueños no alcanzan al firmamento
y en el Universo no hacen su escala.

El canto sutil del mar en la cala
{0x1f539} {0x1f539} es estallido y desconocimiento
{0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} donde el Mundo
{0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539}se desprende...
{0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} {0x1f539} y... resbala.
10
4comentarios 74 lecturas versoclasico karma: 79

Luna enjaulada

En la jaula la luna está atrapada
pasa noches larguísimas en vela
en la mesa se extingue ya la vela
que su luz le sustrae estrangulada.
El mosquito que pasa de volada
chupa sangre de plata, y lento alela.
Ese pájaro libre que alto vuela
ya se mofa en su forma descarada.
Las estrellas que tristes ya la lloran
brillan solas en manto oscuro y bruno.
El cometa y Saturno ya la añoran.
Sufre el sol, apagando su melena.
Sufre el cosmos, haciendo largo ayuno.
Sufre luna, muriendo de la pena.


@SolitarioAmnte / x-17
leer más   
13
5comentarios 65 lecturas versoclasico karma: 84

Soneto. Tierra

La madre Tierra luce tan hermosa
desde los satélites del espacio
que no concibe morirse despacio
en agravios de mano temerosa.

En un impás de guerrera forzosa,
su último desafío es el prefacio
del valiente planeta que es reacio
a morir en actitud dolorosa.

La Tierra, que te abraza como a un hijo,
no concibe energías nucleares
ni quiere ser tratada como alijo.

El Mar, el Sol - y Duendes Naturales-,
ecologistas de criterio fijo,...
serán el fin para todos los males.
10
1comentarios 56 lecturas versoclasico karma: 82

Orejas

Ni el grácil aleteo de una abeja,
ni el vuelo de la polilla ridícula,
ni aun el acelerador de partículas,
supera el vendaval de tus orejas.
Y provoca destrozo semejante,
el vaivén de tu pabellón auditivo,
que aventaja al viento de Levante
y al huracán mortal y destructivo.
Siempre mejor de perfil que de frente,
siempre mejor con gorro hasta los hombros,
siempre mejor general que teniente,
que escuche la gran ventisca de asombro,
de la ráfaga orejil tan potente,
que convierte caseríos en escombros.

©Giliblogheces
8
3comentarios 97 lecturas versoclasico karma: 84

Soneto. En pié y solidarios

No hay silencios tras las computadoras,
sino mentes solidarias que avivan
a las redes dormidas que se esquivan
en las bocas que hablan, - cautivadoras -.

Si pasas leyendo horas y más horas,
has de parar a pensar lo que escriban;
porque, a veces, las voces que cautivan,
también pueden ser bocazas traidoras.

Cuando pensamos libremente, hay magia
en esas neuronas que nos conectan
y nos distinguen comunitarios.

Si un gesto mecánico nos contagia,
no te enviaré fotos de las que infectan,
sino mensajes en pié y solidarios.

'
leer más   
4
sin comentarios 45 lecturas versoclasico karma: 60

Vale más un poema que.... (@_Sejmet_ & @Pequenho_Ze)

Luciendo un ego triste y una rima
endeble, ponen leña ante mis ojos.
¿Ven fiebre entre mis muslos o cerrojos?
Las trampas de lascivia me dan grima.

El cuadro ardiente la atención lastima,
y no hace fuertes unos versos flojos.
Aquí no hay interés en sus antojos;
abrillantad el alma y no que gima.

Caricia carmesí en mis mejillas,
con garbo, pulcritud, refinamiento.
Sacad la teoría y la agudeza.

Y si queréis que tiemblen las rodillas
probad con otro tipo de ornamento,
esa elegancia de la sutileza.
leer más   
23
31comentarios 262 lecturas versoclasico karma: 79

Tal vez solo soy un soneto que murió antes de nacer

Prosa que se oculta de los verdaderos
deseos del hombre,titubeos que enturbian las ideas
como si solo fueran un encaje que se adorna
con un verso imaginado en comunión.

No soy un poeta que se autonombre en las páginas inmortales de la memoria histórica,
¿acaso no soy un fragmento del arcoíris que imagino quedarse en una línea del tiempo?.

Tus ojos me juzgan después de haber visto muchos sueños realizarse en una disciplina que no se avergüenza de existir en los siglos que inmutables
se amontonan con prisa en el tiempo.

Tú sonrisa burlona arruinó el reflejo de aquellos pergaminos de la carne que se atrevieron a salir
de las sombras vulgares de una línea inculta
que intenta soñar con la gloria del amor.

Cuantos somos como la arena incontable
y no callamos ante los murmullos de un corazón herido
que solo implora que en la noche pueda llegar con su velo oscuro y cubrirnos de brillo.

Vale mucho aquella crítica de una letra oculta
que no verá la luz de otros ojos
porque siempre se avergüenza de su música
que nunca fue engreída de su voz.

No recuerdo el momento en ese ayer
cuando decidiste cuidar mis pasos cansados
estoy seguro que no me quieres ver llover
sobre aquellas tintas rojas que vieron la luz sin florecer.

Tal vez solo soy un soneto que murió antes de nacer.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
28/10/2017.
16
8comentarios 164 lecturas versolibre karma: 84

Escasa molestia

Tanto molesta mi dolor escaso,
que tu escasa afición ni me molesta.
Fracaso siempre con quien me destesta,
detesto al que se ríe de mi fracaso.
Si busco tu estima, encuentro el vacío,
silente vacío de hueca estima.
Sombrío episodio que me lastima
la lástima de mi apego sombrío.
Si con esto apaciguo mis desvelos,
y mi intranquila inquietud desmedida,
si completo de todos, un anhelo,
no daré mi existencia por perdida.
Mi mente planeando por el cielo,
Tu corazón buscando una salida.

©Giliblogheces
9
1comentarios 56 lecturas versoclasico karma: 80
« anterior1234511