Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 493, tiempo total: 0.007 segundos rss2

Sin título...

Me perdí,
en cada
verso
que te
escribí,
en tu piel...

Y me
encontré,
en el
soneto,
de tus
labios,
donde
allí, me
esperaban,
tus besos...

© Derechos de autor
Isa García
leer más   
14
2comentarios 49 lecturas prosapoetica karma: 124

Deslumbrado

Hoy contemplé tu imagen cegadora,
nimbo de luz en tu cuerpo radiante,
claro fulgor de un neón delirante,
flama del sol cuando asoma la aurora.

El ardor de una efigie embaucadora,
el cálido contorno deslumbrante,
la aureola candente de un diamante,
luciérnaga febril que me enamora.

Vi el tórrido candil incandescente,
el halo que irradiabas cual centella,
la corona que llevas permanente.

El resplandor brillante de una estrella,
un quinqué que chispea fluorescente,
vislumbré entre todas..., a la más bella.
20
7comentarios 71 lecturas versoclasico karma: 130

Bendito azar

Salve azar, mitad deidad, mitad plástico.
Tiro el dado y me arrastra la corriente,
directo al colmillo de la serpiente,
quiero libar su veneno estocástico

Aroma a pasado que ancla al presente,
el espacio y tiempo en su juego orgiástico,
sentir que el destino se ha vuelto elástico,
vago e incierto, mi diosa está ausente

Si nada está escrito, es una tortura
soñar con un paraíso de seda.
Otra utopía muere en la basura.

Hoy soy yo quien ha de girar la rueda
Y dé algún sentido a esta locura
condenado a ser feliz, mientras pueda.
leer más   
5
3comentarios 30 lecturas versoclasico karma: 81

Las uvas de abril

Dulce. Me parte el rayo que no cesa.
Hoy me visita una ambigua emoción,
verde Sáhara enfermo de Monzón,
ladrán las uvas de abril en mi mesa

Cuando te orbito mi sangre se espesa,
no se si es tu gravedad, ¿desazón?
Me ralentiza una fría pasión,
que grita huérfana de toda pavesa.

No giran satelites por tu causa,
ni cuando anuncias que te tergiverso.
Yo no soy tu obra maestra inconclusa

Casi al final de aquel juego perverso,
Yo sólo soy piedra y tu una Medusa.
Extrañas leyes rigen tu Universo
leer más   
21
6comentarios 76 lecturas versoclasico karma: 141

Desplegando Grafemas

Escribí el sol, la luna.
Escribí oscuridad
y también sombras brunas.
Al encuentro manso y
a tristes soledades.
Y dejé que mi pluma
hablara todo de ellos.
Usé letras de imprenta
describiendo lo recto
y con letra cursiva
al rugir del mar y
el bramido del viento.
Dedicando mis versos
a la bella azul noche.
Imprimiendo con rasgos
mis suaves pasos nuevos.
Musiqueando tu voz
diciéndome: "mi estrella".
Hablé sobre tu boca,
sobre tu abrazo inmenso,
sobre tu temple noble,
escribiendo en tu pecho.
Lo conté en siete estrofas
y usé algunos sonetos,
de cómo nuestros cuerpos
se volvían etéreos.
Tipeando letra en
luz del papel-pantalla,
prosas, sonoros versos.
Pero nunca he contado
que a tu amor yo me entrego.

A.B.A. 2017 ©
Amalia Beatriz Arzac
Buenos Aires-Argentina
leer más   
15
20comentarios 196 lecturas versolibre karma: 125

¿Dónde dejaste nuestro amor? (Soneto inglés)

Dime, ¿Dónde dejaste las ofrendas,

que un día enamorada te brindé?

Esas que tú guardaste en tus agendas,

y que en mis arrebatos te entregué.


Dime gorrión ingrato, ¿en qué lugares,

en que ríos, pantanos o en que aceras,

dejaste sepultados los solares

que construí para ti con azahares?


Ya sé que tus claveles ya no laten

por mis caricias, besos y palabras;

ya sé que tus corbatas no se baten

por el sol de mis besos, ¡nada labras!


Olvidando el amor que me tenías,

con hiel de desamor, tenaz me herías.


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados

Soneto inglés:

Su estructura es la siguiente: ABAB, CDCD, EFEF, GG(es decir, tres serventesios y un dístico o pareado
leer más   
12
6comentarios 77 lecturas japonesa karma: 135

Soneto I (a @Letizia)

A medida que el tiempo pasaba 
y que mis miedos desaparecían 
mi gran amor crecía cada día, 
a crear poemas me animaba,
         
aunque muchas estrofas no rimaran;
es cierto que ni ton ni son tenían,
yo tan solo para ti escribía 
lo que mi triste corazón dictaba.
         
A veces rimo "sueño" con "risueño" 
-mas no compongo versos de ocasión- 
otras me comporto como tu dueño.
        
Como tú no habrá musa alguna
-y te lo digo con toda mi pasión- 
por más que viaje yo hasta la luna...
leer más   
14
12comentarios 90 lecturas versoclasico karma: 130

La risa ( Soneto alejandrino)

La risa buen remedio para aplacar las penas,

y también los pesares del vivir cotidiano,

nos llena de energía; reír es bueno y sano,

¡No reprimas las risas:¡cuidado te envenenas!



Si reímos sentimos júbilo en nuestras venas,

¡Riamos de todo siempre, mi amigo, humano hermano!

Que sea nuestra vida, luz de eterno verano,

¡Qué brille la esperanza es este mundo inhumano!



Las sonrisas sinceras trasmiten mucha calma,

y las risas forzadas levantan desconfianzas,

¡Qué vivan en el huerto las risas blanco lirio!



A pesar de las penas, que ría siempre el alma,

¡Qué baile solazada con sus festivas danzas!

Que al compás de sus trinos mudemos el martirio.



Autora : Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados/copyright ©



Paranomasia:

verso 6 (humano-hermano)
leer más   
12
9comentarios 107 lecturas versolibre karma: 147

Nuestros niños (soneto hexadecasílabo)

¡Qué grandiosa la ternura que despiertan nuestros niños!

Son corazones de nieve con almas angelicales

y que no ofrecen dobleces en sus miradas y guiños;

son pajaritos cantores con mucha albura y sin males.


Tienen perfumes de lirios, ¡Son muy dulces sus aliños!

y en sus ojos tan diáfanos hay dulzura en sus cristales,

son almas tiernas sin mancha, ¡sin mezquindad sus cariños!

Ellos son así: vivaces, como ríos naturales.


Y no entienden de peleas ni de altercados nefastos

y solo viven gozosos saltando por esos montes

del mundo que les rodea, ¡con una dicha tan sana!



¡Ah, nuestros niños hermosos!, ¡son pajarillos tan castos!

Son la esperanza del mundo, renovados horizontes;

esa generación nueva, resucitada mañana.



Son nuestros olivos frescos,

nuestros niños angelitos de sonrisa bella y franca,

tienen en sus corazones, bandera de paz, ¡tan blanca!



Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
15
10comentarios 98 lecturas versolibre karma: 128

Soneto a Los Equinos

Antes de que empiecen a leer este soneto, quiero explicarles la dificultad que entraña. Esta composición se denomina "Soneto Retrógrado". Este tipo de soneto endecasílabo de rima consonante, es posible leerse y tener una lógica, tanto como si lees el verso al derecho, como para atrás, con la particularidad de que las primeras palabras de los versos de cada cuarteto y terceto riman ABBA, ABBA, CDC,DCD; y la última palabra de cada verso riman también ABBA, ABBA, CDC, DCD, de modo que leyéndolo en ambos sentidos forma un soneto. Es una composición como decía muy difícil de elaborar, pues tiene que tener sentido y rimar, tanto como si lo lees al derecho, como si lo lees hacia atrás. Sin más preámbulos lean el siguiente:

SONETO A LOS EQUINOS

Largos caminos recorren caballos
espinos clavan veredas sinuosas,
equinos de espuelas quedan tortuosas
amargos tildan obscenos serrallos.

Embargos quedaron caros vasallos
anodinos dolores, raras cosas
divinos caballos, razas preciosas
carilargos quedan libres grigallos.

Espinosas montañas corren libres
descalzas patas y fortalecidas,
angustiosas caminatas calibres.

Ensalzas dones, yeguas bendecidas
orgullosas manadas equilibres,
sobrealzas montas agradecidas.


Alfonso J Paredes
Todos los derechos reservados
S.C./Copyright
Imagen recopilada de internet, cuya fuente es: www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&a
21
6comentarios 99 lecturas versoclasico karma: 106

tu presencia (soneto)

hoy te vi hermosa cuando despertabas,
rayada de luz, de sombra, de vida;
de sueño y umbral tan desatendida
que quise quitarle al día su causa.

hoy te vi hermosa cuando te acostabas,
cuando al fin a la noche te rendías
y tu astral e inefable anatomía
esbozaba el camino a la alborada.

mañana te veré otra vez, prestada
a ser tan intensa, y tan decidida
a ser mejor, aunque te falten ganas,

que olvidaremos las horas perdidas,
reivindicando tu presencia ufana
que me sigue, que me da, que me guía.
leer más   
6
sin comentarios 29 lecturas versoclasico karma: 86

Soneto. Desnuda esencia

Con lazos de familia en más familias
vamos reciclando la sangre en vida
que circula en la ciudad perdida
de los genes que renacen en filias.

La honestidad no tiene más desidias
que una cuerda de guitarra abatida,
que resurge en la música dormida
para emularse en deseos y envidias.

El amor es esa pequeña lente
de cristal que abre luz en la oscuridad
y no juzga la fe ni su carencia.

El amor es estímulo presente,
- estrella de humildad y sinceridad -,
que es libertad de la desnuda esencia.
leer más   
4
1comentarios 34 lecturas versoclasico karma: 52

Lo lejano (el hilo azul)

Un hilo azul bordara mi alma para aliviarme
cuando llegue el tiempo, y tenga que olvidarte
amada y triste, me diste amor sin yo esperarte...
amada triste, quédate hasta encontrarme.

Una lágrima hacia el mar... para olvidarme
lágrima de olvido, pretendiendo no amarte
marchándose el amor que hubo en mí , sin encontrarte
marchándose , se va de mí sin escucharme.

Porque lo perdido sólo puedo abandonarlo,
y en mi anhelo se va perdiendo aquel color,
perdiéndose tan sólo, sin saber ya evitarlo.

Porque vacío es lo lejano del amor
lejano, en un vacío que deshace el hallarlo
sintiéndote muy lejos
muy lejos de mí, amor.
leer más   
6
2comentarios 67 lecturas versoclasico karma: 90

El viento helado que rozó el cabello

“Arqueros del alba”

Para María Dolores Menéndez López

Soneto I

El viento helado que rozó el cabello,
Llenándolo de escarcha y de blancura,
No osó matar su hechizo, su ternura,
Sus luces, sus bellezas, su destello:

Manchado de granizo fue más bello,
Más puro que la nieve cuando, pura,
Desciende de los cielos, de la altura,
Tan diáfano que el sol luce en su cuello.

Hiriéronla los años, la carrera,
El rápido correr hacia el vacío,
Mas no perdió la luz de su alegría.

Sus risas, floración de primavera,
Fluyeron como, rápida en el río,
El agua en su correr, helada y fría.


2005 © José Ramón Muñiz Álvarez
“Las campanas de la muerte”
Primera parte: "Los arqueros del alba"
17
4comentarios 65 lecturas versoclasico karma: 104

te espero (soneto)

te espero en casa, te espero en el bar.
te espero sin saber cuándo ni cómo.
te espero cuando pienso que te vas.
te espero en el coche fumando un porro.

te espero en compañía, en soledad,
noche y día, como quien está loco.
te espero, pero sin desesperar.
te espero, a mi juicio, más bien poco.

y no es porque no te quiera encontrar,
y no es que se me ocurra perderte,
ni porque peque de sinceridad.

es por el miedo a no reconocerme,
a no reconocerte, al huracán:
a no tenerte, y que baje esta fiebre.
leer más   
14
8comentarios 102 lecturas versoclasico karma: 115

Una silla… desvencijada

Que hermoso fue tu comienzo,
unas manos con mucho cuidado
plasmaron tu contorno sobre un lienzo,
que luego... sobre un madero sería tallado.

Sería tallado por manos expertas,
expertas manos tallando estatuillas,
quienes al ver en el lienzo tu hermosa silueta
decidieron hacer realidad... esa bella silla.

Así, dispusieron su conocimiento
y también toda su maestría
al hacer el escogimiento
del madero... que te pariría.

Ya con el madero entre sus manos
y con ayuda de aquel formón hacedor de piruetas
empezaron a dar forma con esfuerzo no vano
de aquel lienzo... tu bella silueta.

Con formón en mano,
pegante, serrucho y martillo
este escultor de madera no chabacano
terminaba su obra... puliéndote con cepillo.

Ahora, con su obra terminada
y dándole vida a ese madero
eras una silla hermosa y delicada
ante quién había que quitarse... el sombrero.

Maquillada y brillante
estabas lista y engalanada,
con porte, señorío y buen semblante
estabas lista... para ser usada.

Cuando te adoptaron, tenías porte y señorío,
con tu llegada, todo fue risas y alegría,
te esperaban... cuidados y amoríos,
faltaba ver... cuanto duraría.

Pasaba el tiempo y todo iba cambiando,
tú, que despertabas envidia en fiestas y comidillas
por ser una especial y hermosa silla,
poco a poco ibas perdiendo... todo tu encanto.

Con raspones y maltratada
tuviste después una vida amarga,
con malos olores y angustiada
sufrías... con pesada carga.

otrora inspiradora de sonetos,
reuniones y pleitesía,
ahora te volviste tan solo un simple objeto
cargada de estorbo... y polvo de lejía.

Hoy, tirada y olvidada,
atosigada por la lluvia y el sol,
pasa tu vida como si nada,
maloliente... por mal olor.

En otras veces, para fiestas engalanada,
hoy como que no sirves para nada,
decrepita y desahuciada,
tan solo eres una silla... desvencijada.

Rafael Puello
Barranquilla - Colombia
leer más   
14
10comentarios 66 lecturas versolibre karma: 111

Soneto Alejandrino "El Horizonte y el Mar"

Caminando en la orilla de los mares revueltos,
pescadores con redes y sus nasas repletas
atracando en la arena, con las barcas completas,
de sardinas que saltan y pescados ya sueltos.

Las gaviotas se agolpan, en los restos disueltos,
en la playa se aúnan, las gavinas con jetas
a comer los despojos, de pescados y aletas
paseando en la playa, las bandadas de absueltos.

Y mirando de frente, divisaba a lo lejos
las bandadas volando, por lejano horizonte
oscurece la tarde, de tostados vencejos.

Serpentean las barcas, por las olas afronte
complicada jornada, con su red y aparejos
y camino en la orilla, esperanzado que apronte.


Alfonso J Paredes
S.C./Copyright: www.safecreative.org/work/1808268126994-el-horizonte-y-el-mar
Todos los derechos reservados
imagen tomada de internet, cuya fuente es: www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&a
21
8comentarios 93 lecturas versoclasico karma: 113

Miradas

(hay miradas femeninas que tienen algo
de la triste perfección de un soneto
Émile M. Cioran)

Te miro, me miras, nos miramos
con un lenguaje mudo:
sólo risas y ojos para hablarnos.
Una conversación de palabras inciertas,
inmateriales,
tan sólo sombra y luz para su causa.
Tus ojos y mis ojos a la vez mueren
-como peces sin agua-
en un diálogo silencioso y callado,
en una conversación de fuego y nieve.
Equívocos los ojos con que me miras
y enmudeces la voz de mi retina.
leer más   
5
3comentarios 49 lecturas versolibre karma: 93
« anterior1234525