Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 300, tiempo total: 0.010 segundos rss2

Nenúfar

Nadie habla de lo que al final no fue,
sólo le pido a ese recuerdo que me cuide
de deshojar tus labios que eran una flor,
la semilla de mi libertad de ellos salió.

Lo que te quiero, nada más, no tiene más ciencia
aunque flote con la frivolidad de una góndola en Venecia
el nenúfar estancado en el fondo del misterio
del pantano que con mis lágrimas riego.

Escucho a la fauna entonando un himno
en las orejas del enano que parió la primavera,
creo que desfallacen en su ritmo

las evocaciones que produjo de alguna manera
si se acelera su corazón provoca un sismo,
nos mata a todos de frío si se frena.
5
2comentarios 19 lecturas versoclasico karma: 71

Soneto. Marcelino, 100 años imprescindible

En el recorrido vital y humano
no todos vimos su filosofía
ni sabemos luchar día tras día
con el puño encerrado en una mano.

Las cien luces que hoy lucen, nunca en vano,
son pura sabiduría y empatía
de una voz que desgranó su porfía
en los clasistas que se dan la mano.

Un sindicato no es algo invisible
ni ha de mecer la cuna en su batalla
porque El Capital no es irreversible.

... Y, si alguien lo tachó de imprescindible,
Marcelino se alzó con la medalla
de hacer sindicalismo más creíble.
leer más   
6
3comentarios 56 lecturas versoclasico karma: 71

Soneto. Globos de insulina

Un manojo de globos en mi mano
necesita un espacio displicente
y una nube despejada, indigente,
necesita un soplo de viento sano.

En tanto si pierdo como si gano,
ya nada podrá ser tan complaciente
como ver tu sonrisa, entre la gente,
emerger por doquier del altiplano.

En un despiporre de "tomatina"
y un subidón de glucosa - de insulina -
estallan los globos en cada esquina.

Narcótico impregnado en cocaína
que haces buen uso de la medicina
sin hacer raya, - de nariz -, ni espina.
leer más   
5
sin comentarios 23 lecturas versoclasico karma: 77

Soneto. Sonajeros y amaneceres

No hay más té ni discurso en mediodía
al entrar en tus ojos sin permiso,
pues como un niño que fui y que quiso
aprender, ... te reté en melancolía.

Tu nomenclatura es mi melodía
y aunque los otros te hagan caso omiso,
yo disfruto el suelo en el que te piso
y en la luz que me regala otro día.

Aspiro amaneceres de funciones
en retablos de música y canciones
que me traen tus recuerdos más sinceros.

Boquiabierto quedo de atribuciones
en los sueños que, sin perturbaciones,
nos agitan como a dos sonajeros.
leer más   
6
sin comentarios 34 lecturas versoclasico karma: 74

Soneto. Sonajeros y amaneceres

No hay más té ni discurso en mediodía
al entrar en tus ojos sin permiso,
pues como un niño que fui y que quiso
aprender, ... , te reté {0x1f630} en melancolía.

Tu nomenclatura es mi melodía
y, aunque los otros te hagan caso omiso,
yo disfruto el suelo en el que te piso
y en la luz que me regala otro día. {0x1f304}

Aspiro amaneceres de funciones {0x1f4ca}
en retablos de música {0x1f3b5} y canciones {0x1f3b6}
que me traen tus recuerdos más sinceros.

Boquiabierto {0x1f635} quedo - de atribuciones -
en los sueños que, sin perturbaciones,
nos agitan como a dos sonajeros.
leer más   
4
1comentarios 31 lecturas versoclasico karma: 41

Una emoción inesperada

Por qué nadie me anunció tu mirada
en mi fría estepa, oculto un tesoro.
Un argento oasis en mi erial de oro,
donde blindaré mi piel agrietada.

Dices: tu voz causa una marejada,
viento que descarna, salvaje toro.
Eco con que tu inocencia perforo
impúdica lengua desmesurada.

Nadie me dijo que a veces soy fuego,
que decir lo que siento a veces basta
para sublimar un cruel desapego.

Para encarar el frío que me aplasta,
creer que la vida no es más que un juego
donde seguir las reglas me desgasta.
leer más   
7
3comentarios 16 lecturas versoclasico karma: 74

Congoja de nidos desiertos

Al hogar que solo hospeda libros sin palabras,
a esa catedral sin vientos ni puertas ni corazón,
a este salmo sin causa que hiere el alma:
tengo miedo, tengo miedo, tengo miedo.

Temo el diccionario al que han enterrado en mi nicho,
las tempestades galopantes que percuten en mi oquedad,
el tartamudeo de las grietas en el cristal.

Soy copa para los tifones que siembra la noche,
y chillo como un sol sangrante,
pero es despertar y vuelvo a estar dormido
y los relojes se burlan de mi vagar ausente.

Aullidos trazan rubor en el amanecer
y yo, sin voz ni linterna cartografío el averno,
donde se debaten los pronombres contra las fronteras de mi oración.

Leo, en forma de soneto, la verdad del pentágono,
alrededor se cruzan trenes sobre raíles fraguados por el sonido de la noche,
pacen toros sin cuernos Europas inexistentes.

Atisbo una vitrina y detrás…¿algo?
Es una incertidumbre opaca, como el sustrato de los ojos.
¿Realmente veo, o soy ciego en tierra de tuertos?

Ya no sé ni qué es ficción ni geometría ni verdad.
Sólo soy un náufrago remando en un nido de raíces,
creyendo divisar el horizonte en un átomo.
Solo la pesadilla me mira a los ojos, y cuando lo hace pienso:
“¡Ya vuelve a amanecer!”
leer más   
7
3comentarios 40 lecturas versolibre karma: 81

Avaricia (Soneto con estrambote)

Pozo profundo sin fondo y oscuro
tu corazón avaro que condenas,
ambición de tener tus arcas llenas
y acompañar tu soledad, auguro

Acumulas tesoros inseguro
la avaricia de tener más, no llenas
pobre hombre rico, causas tanta pena
tu Dios es el oro te lo aseguro

No sabes que es la generosidad
en tu vida y corazón la careces
no cualquiera tiene esa cualidad

Generosidad y amor no mereces
hijos negaste en su necesidad
maldad en ti habita y maldad ofreces


Con conocimientos se crece
la generosidad es privilegio
y la avaricia siempre sacrilegio.

MMM
Malu Mora
leer más   
13
10comentarios 146 lecturas versoclasico karma: 88

Soneto. Estrellas

El volcán de mi alma, sin más abrigo,
se me infecta de lava sin salida
y otro año, que acaba, se muere en vida
esperando el abrazo de mi amigo.
Mi corazón solitario es testigo
de carencia de afecto sin medida
y el dolor, que es más dolor sin herida,
me impregna soledad si no es contigo.
El mundo está lleno de caras bellas
y hay millones de personas buenas.

(Pero...) ¡ Sólo tú me elevas a las estrellas !.

El mundo está lleno de caras bellas
y hay millones de personas buenas.

(Pero...) ¡ Sólo tú me elevas a las estrellas !.
leer más   
15
2comentarios 102 lecturas versoclasico karma: 87

Carnaval, carnaval...

¡Piensa!, busca una idea original,
o ponte una máscara veneciana,
que esta noche nos vamos de jarana,
que esta noche vamos de carnaval.

Siempre triunfa el aspecto fantasmal,
y el típico disfraz de casquivana,
goza alegre de la fiesta pagana,
como doña Cuaresma y Don Carnal.

Llega eco de música pegadiza,
la letra bufa de una chirigota,
y hasta cambiar sardina por ceniza,

no vamos a parar de dar la nota.
Sin vergüenza, sin la cara rojiza,
sin que nadie nos tome por idiota.
7
3comentarios 50 lecturas versoclasico karma: 68

Soneto. ¿Tú qué sabes de mí?

En el abismo o cautiverio habita
una sonrisa en el tiempo apagada.
La piel -mi piel- está tosca y cansada
y el amor, no regado, se marchita.

La luz del sol ya nunca resucita
y el dolor del olvido no me agrada.
Mi pensamiento se hace nada en cada
huracán de soledad infinita.

Los atisbos de las miradas dulces
han despertado al eco ya olvidado
y a las ásperas flores de mi seso.

Quiero que vuelvas para que me endulces
el gemir de mi pesar denostado
y el sentido fluido en cada beso.
16
6comentarios 83 lecturas versoclasico karma: 112

Soneto de soledad solitaria y sola

Calculando en el tiempo ya pasado
y distancia que todavía queda,
con tela suave de auténtica seda
envolvería el sosiego cansado.

El corazón maltrecho gime helado
sin que con ello calmar dolor pueda,
triste viendo como esta vida rueda
sin un sitio, dejándolo apartado.

Soledad que está sola, tan amarga,
que no te pide, esa que sola llama
que me cae como una dura carga.

Sobre mi pecho como negra dama
sobrevives como bilis amarga
y te enquistas en mi lúgubre cama.



Hortensia Márquez
Soneto clásico.
ABBA ABBA CDC DCD
Contiene 14 versos de 11 sílabas cada verso.
18
11comentarios 104 lecturas versoclasico karma: 92

Soneto No.11 "A su sexo"

Soneto No.11 "A su sexo"

Tan viril, tan enhiesto en las mañanas
sin pudores su carne complacía
provocaba en el cuerpo tantas ganas
mi pereza, rebelde se encendía.

Arrancarnos a tiras el pellejo
agotar arrebatos con derroche
nuestras formas riñendo en el espejo
y augurar conclusiones en la noche.

Sensaciones, desnudos y descorches.
Sombras, cuerdas, fetiches, disfrutamos
aflojando mampara y cabecero,

lencería de negro en su liguero
de las bragas, sofás, nos olvidamos
¡y que suden las lunas de los coches!


Copyright 2017
leer más   
7
1comentarios 52 lecturas versoclasico karma: 80

120 km/h

Desee tener lo que el mundo me pedía,
hoy vagabundo de mí surco otras etapas,
soñé con imaginar donde me perdería
mientras tú con tu cuerpo me tapabas.

Mi mundo interior está a salvo bajo tus mantas,
aun cuando no subía las persianas pasaban los días
y las noches a los peligros sucumbían,
lucharemos contra lo que haga falta.

Hoy sólo quiero ponerle a la muerte trampas
para que caiga como yo caí en la melancolía
con unos ojos desolados como ante las largas

luces de un coche a 120 km/h en la autovía
que imparable contra la vida empuja y carga
como si al no sentir nada hiciera que no existía.
11
sin comentarios 84 lecturas versoclasico karma: 88

El mejor poema de mi vida

El mejor poema de mi vida
no son las palabras sobre escombros
en puentes rotos
sobre parajes oscuros que no llevan a nada.

Dentro de mí las sílabas sobran
con un lenguaje con sentido
sobre una imagen momentánea
que hierve con el tiempo deseoso de salir.

son murmullos suaves que me devoran hablando
cada vez que leen los pensamientos
enredados en el deseo de ver una estrella
que se mira a lo lejos.

No iré a ninguna parte sin esa luna
que ilumina con un alfabeto sabio
y que me enseña a hablar conmigo mismo
atenuando el silencio que se adueña de mi último verso.

Heredé de mi abuelo ese verso parlante
de un soneto que se canta con el viento,
alegre y fresco como la sonrisa sincera
que se otorga sin el mínimo esfuerzo.

Yo juré ser un racimo de rosas
que nunca se marchita con las tentaciones
de unas sílabas olvidadas por la memoria,
palabras mayores que morirán conmigo hasta final.

El mejor poema de mi vida
no lo he escrito todavía,
vive conmigo en los días ausentes
de todos los retratos vivos que se guardan para sentir.

Mi poesía es un libro abierto.
Tiempo de siempre,
verbo secreto a voces,
palabras indecisas de un sustantivo que habla.

Cuento de once sílabas
que nunca van a ninguna parte sin mi,
sueño que me persigue sin sentirlo,
aire que disipa a las voces tímidas de un arte que llega.

El universo habla en un poema,
entre las nubes llenas de imágenes libres
de un sendero lleno de simetrías
que se nombran siempre desde mucho antes.

El mejor poema de mi vida eres tú.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
10/02/2018.
20
25comentarios 239 lecturas versolibre karma: 112

Tus lunas rojas

Tu portento noble, tu sustento vivo,
suculento soplo, tu torrente bebo,
tu tormento vano, tu estridente cebo,
de la vida polvo, con tu sol festivo.

Tu tambor de vida, tu temblor cautivo,
ruiseñor de día, resplandor que pruebo,
el cantor con hadas, y servir te debo,
tu sabor del alba, de tu gloria vivo.

Y tus lunas blancas, mis estrellas rotas,
y tus lunas rojas, con su sangre brotan
manantial tan claro, diluvial reflejo.

Y la mala suerte, de mis cartas sotas,
y las malas muertes, con las cruces flotan,
y las malas vibras, al romper espejo.



@AljndroPoetry
2018-feb-9
leer más   
23
30comentarios 175 lecturas versoclasico karma: 110

Mientras camino

Mientras camino a oscuras la vereda,
sus recuerdos consiguen, sin pudores,
adornar las palabras con sabores,
pintar en el desierto una arboleda.

Cuando sale la luna desenreda
la bruma del pistilo de las flores,
a ver si entre la noche y sus colores
reluce como el sol su piel de seda.

Se acerca a pasos lentos, indecisa,
pestañea, sonríe, me enamora:
amanece en mis sueños su sonrisa.

Amiga del amor y la deshora,
rebelde del ahora y de la prisa:
son sus ojos el cenit de la aurora.

Juanma
18
5comentarios 149 lecturas versoclasico karma: 90

El maestro audaz

Compasión completa,con la fe contagias
las señales claras,innegable vida
de tu cosmos vivo,fortaleza oída
con proverbios sabios,sin honor presagias.

Las historias viven,el amor sin magias
lo serán por siempre,sin la fe abstraída
de un poder eterno,sin la fe infligida
los momentos claros,que tu no los plagias.

Con la fuerza soy,con un portento lleno
al maestro enseñas,con la humilde paz
es ahora el día,de tener refreno.

Aprenderte todo,libertad capaz
la ignorancia no es,razonaré lo bueno
un maestro quiero,con un texto audaz.


A Poetry el maestro audaz.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
08/02/2018

ritmo: 3,5,9,11
Soneto clásico simétrico prístino
16
17comentarios 140 lecturas versoclasico karma: 103

Utopía

Sentir tu cuerpo a mi cuerpo pegado,
notar muy fija tu ardiente mirada,
ver de cerca tu cara arrebolada,
tu piel desnuda, mi vello erizado.

Emerger, de repente entrecortado,
tu aliento a la caricia inesperada,
coser mi mano en tu pecho bordada,
frotar mi dedo tu sexo mojado.

Rozar tus labios, incenciar mi boca,
poder amarte de noche y de día,
hacer de nuevo que te vuelvas loca.

Que persista sin ti, mi alma vacía,
convertirme en ola, tú en dura roca,
hacer por fin real esta utopía.
15
5comentarios 68 lecturas versoclasico karma: 96

Guadaña

Doliéndome,pasas cerca de mi a todas horas,
me quitas un pedazo de vida, una migaja,
un trozo de hilo de desconocida mortaja
que me arrancarás, infalible exterminadora.
Pasas despacio, segura, sin remedio alguno
que pueda librarnos de tan común desatino
y al incauto sorprendes, silencioso felino,
en el momento evidente, más inoportuno.
Y el que te acompaña, cierra la puerta al salir
y nos deja encerrados adentro de la vida ,
obstinados en que no llegue la brisa fría.
Al final o entremedias, sin poder elegir,
inútiles luchamos en batalla perdida
y olvidamos disfrutar las noches y los días.
15
2comentarios 57 lecturas versoclasico karma: 88
« anterior1234515