Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 225, tiempo total: 0.021 segundos rss2

Sonreír y sangrar al mismo precio

Libro: Bailar junto a las ruinas (2017)

Solo sabía huir…
Varón caucásico de edad en cuenta
regresiva y nula solvencia económica, inquieto
neutrón por el campo electromagnético de la
vida, con demasiados nombres añadidos entre la
realidad y su persona; con una angustia
que no sabe, no contesta, ni perdona.

Solo sabía huir…
Presumiendo de la hidalguía de un péndulo de
polvo; su madre le advirtió desde pequeño
“nunca se te ocurra ponerle alas a los lobos”.
Tan pobre de glorias que quiso quedarse
con las que otros dejaron tiradas;
antídoto saturado de contraindicaciones.

Solo sabía huir…
Y brindar por las aspas de las historias
desorientadas; con la sensación de que todo está
perdido, y los relojes solo señalan mordiscos del
pasado; aunque sea imposible guarecerse de una
llovizna de lágrimas, y no resulten recomendables
las respuestas fabricadas a golpes de puño.

Solo sabía huir…
Del borrador donde se fugó su primera metáfora
truncada, vestido por una juventud que se
derrumba, con lágrimas ásperas, puntuales;
y su excepcional costumbre de bailar junto a las
ruinas. Estornudaba aguaceros y silencios,
para sonreír y sangrar al mismo precio.

Solo sabía huir…
Como quien contempla una estatua de
mármol esperando que un día eructe.
Rezándole a la impunidad que
otorga el exorcismo de la lejanía,
buscando el pequeño milagro de que lo
efímero se transforme en perpetuo.

Solo sabía huir…
Y aferrarse a la circunspección,
a la amnésica daga que rasga la noche,
a la mirada estancada en el cemento
ahuecado… Sin detenerse a observar que
aquello que fue y seguía siendo
iba siempre colgando de su espalda.

Solo sabía huir…
Indultando promesas hechas a regañadientes;
condenado por la campana, que por jactarse
de siniestra, repiquetea en código morse,
titubeando en un ideal de absurdos, malversando
emociones, deseando encontrarse unos versos de
Jorge Manrique flotando en el aire.

Solo sabía huir…
De su madriguera de espejos incomprendidos,
afinando su demagogia en corrales ajenos,
practicando el más desaconsejable de los actos:
Dejar escapar la felicidad justo cuando empezaban
a tutearse. (Cada quien hace de sus propias
carencias un clamor en harapos).
9
1comentarios 31 lecturas versolibre karma: 88

No dejes para mañana lo que puede doler hoy

Quien quisiera dejar parapléjico al recuerdo,
Que no se moviese más de la cama
Y poder avanzar sin un corazón tan hermético.
Afecto.
El afecto vendrá cuando todos mis canales estén abiertos.

No dejes para mañana lo que puede doler hoy.

No tengas asignaturas pendientes,
En una ocasión hablando con un superviviente de cáncer
Me comentó que:
Al enfermo se le ha de dejar estar enfermo,
Y estoy de acuerdo.
¿De qué sirve teñir tu cara con una sonrisa mientras cargas toneladas y toneladas de piedras?
Podrás avanzar unos metros, pero tarde o temprano tus manos vencerán frente a la carga.
El ver todos tus males por el suelo será un trauma.
Escucha.
Si tienes que llorar llora,
No te lo guardes para dentro,
Si reprimes todo y lo escondes bajo la tierra,
Te crecerá una planta de guerras internas.
¿Cómo combates eso?

Así que siéntate, escúchate
Las personas no solo tenemos derecho a estar bien,
También lo tenemos a estar mal, concédete ese derecho.
Busca la paz.
Entiende que todo duelo conlleva varias fases.
Desahógate.
Piensa en como llevaras tantas piedras,
Cuales te llevaras y cuál será la manera,
Y cuantas despeñaras ladera abajo.

Es irónico, nos enseñan la teoría de la gravedad
Pero no nos enseñan que las lágrimas han de caer,
Parece que lo lógico es arrestarlas en el lagrimal.
Cuántas de ellas viven en cautiverio por el que dirán,
O por el
“los hombres no lloran”
O el
“tenemos que ser fuertes porque tendremos que aguantar un parto”
O aquellos hipócritas que dicen “sé tú mismo” para más tarde decirte “deberías sonreír más”

Ya basta de criminalizar a quien no se siente abrazado
por alegría.


Disfruta mañana lo que no puedas disfrutar hoy.
Mientras pases el duelo grábate estas palabras:

Hay que dejar de ver la vida como una balanza
Donde pesa más lo malo y verlo como una catapulta;
Donde lo bueno sea un contrapeso y lo malo
Sea la munición que se lanza.


Si lo consigues tal vez nunca más necesites este poema.

LGR
leer más   
17
6comentarios 133 lecturas prosapoetica karma: 101

Los años

Que larga se ve la vida cuando contamos los días
entre los diez y los quince, o somos adolescentes.
Que corta se ve la vida cuando al pasar de los veinte
la juventud se nos va, diciendo adiós para siempre
y sonriendo va viajando dándole paso a los años.

Que largos se ven los años cuando después del otoño
comienza a llegar el invierno y sonriendo va viajando
después que se fue el verano y caen los copos blancos
donde un día fue primavera, cuando las flores hermosas
cubría mi cabellera.

Y sin darnos cuenta un día ya la ancianidad nos llega
dejando atrás el camino del invierno, del otoño
del verano y primavera.
leer más   
6
1comentarios 21 lecturas versolibre karma: 81

Culpable e inocente

Libro: Bailar junto a las ruinas (2017)

Yo quiero contar la historia del vodka en
la garganta de los delincuentes, de los días
donde la espalda es de humo, y la
cautela, la última rama de un árbol desolado.

Elaborar la cronología de los incapaces de sostener
sus palabras en medio de la sarracina,
de los que hacen su voluntad tanto en la dimisión
como en las apariencias, del monaguillo que
perdió la batalla contra la madrugada
declarándose a la vez culpable e inocente.

Reseñar la triste biografía de aquel que buscó
alimentarse de felicidad en una fuente no
contaminada, y murió de inanición.

No quiero ser un centinela del principado de
la premura, para poder observar como el
agua se revela en la orilla del mar, y como
la humedad deforma lo impronunciable.

Quiero testimoniar como me salga de la
alopecia del matemático, de los taxis que
derrapan por las calles inundadas de la
palma de mi mano; conjeturar sobre los
que pretenden vivir todas las vidas sin
poder siquiera comprender la suya.

No quiero ser otro mezquino lazarillo preso
del reloj, caminando entre lo innecesario
y el determinismo disfrazado de azar.

Colaborar en la quita de pretextos de los
que se lavan la conciencia en el fandango,
derramar la luna llena en las brasas
de la pena de un pronombre impersonal.

Dejar mis colmillos de vampiro somnoliento en el
congelador, mirar sin parpadear a ese sol
con boca de alambre que alumbra un invierno
de hojalata; ver a los gladiadores de
la llaga y el pantano cumplir su vandálica
promesa de articular un llanto devastado.

Y mientras el otoño sufra sus bisiestos ataques
de pánico, proferiré mis parrafadas sobre el triste
aullido escorbútico de los corazones en recesión.

Quiero ser – si me da el cuero – megáfono de los
exasperados, arrancar con un alicate el 85 % de las
turbulencias desmoralizadoras, y sonreír por
las habladurías que se quedan sin aposiciones.

Continuar negándome a entrar en el redil, seguir
sintiéndome más a gusto a la intemperie; esperar
que llegue el día en que las avenidas
no traigan incorporadas su rutinaria hostilidad, y
ayudar a los fugitivos que logren huir
de la oscuridad de los sueños olvidados.

…Desearía no tener que actualizar cada cierto
tiempo el glosario de los pueblos que se
condenan a sí mismos por su propia inmadurez…
12
6comentarios 89 lecturas versolibre karma: 92

Nubes

Se acongojan las nubes con lamentos de mares,
con lágrimas que labran de la tierra las venas.
Y a mí que se me enquistan en los ojos las penas,
acalladas se engrudan bajo minas de sales.

En candores cerúleos se acunan sosegadas,
entre mimos de céfiros restregando el ayer.
Y a mí que en ansiedades me asoma el fenecer;
endurecida el alma... del todo abandonada.

De fulgores de soles los cuerpos engalanan;
sonrosan las auroras, inflaman los ocasos,
son blancas en las glorias, y grises en taludes.

Y a mí que se me incitan los placeres que engañan;
furtivos me guarnecen en los falsos fracasos,
profanos me enmascaran en las falsas virtudes.
leer más   
15
6comentarios 87 lecturas versoclasico karma: 84

Alison

Explotas en los ojos
del poeta,
rompes su mente
intentando encontrar palabras,
que puedan tocarte.

Estas son las palabras
que representan tus sonidos,
frente a los míos.

Amorosa
Luz
Inefable
Sensible
Olvidadiza
Natural.

Pero no le tengamos miedo
a las palabras,
porque somos más que sonidos,
somos tacto, sensibilidad
somos la cercanía a ese infinito inefable.

Si te hablo por tu nombre
no puedo no sonreír,
y si acaso te digo, amor, amor.

Mis intenciones chaparrita, sin importar que se te olvide mi nombre,
son que me recuerdes cuando respiras,
cuando rías,
cuando te llame la puerta el dulce amanecer y sientas amor
aún sin recordar que has soñado
y si fue el caso conmigo,
darle frente a esos deslices del goce,
que le cedas la virtud al olvido,
que despiertes sin recordar mi nombre
y me llames amor.
leer más   
4
sin comentarios 34 lecturas prosapoetica karma: 56

Bajo el mismo cielo

Era un día soleado, ella lo esperaba en la estación del tren impaciente y nerviosa observaba el reloj en la pared de la boletería donde marcaba la hora y segundo a segundo los minutos transcurrían. Ella, como siempre romántica, lo esperaba con una rosa roja en la mano sin espinas, como símbolo de amor, pasión y ternura que se tenían.

Surgió el tan esperado encuentro de dos almas que se amaban desde otras vidas. Desde lejos se reconocieron con gran facilidad. Se miraron de frente, no paraban de sonreír. Alrededor de ellos se escuchaba el tumulto de las personas y el ruido de los trenes, pero entre ellos hubo una pausa, el tiempo se detuvo, solo escuchaban el lenguaje del amor. Ella observaba sus ojos color de mar, su cabello rayos de sol. Él estaba embelesado con su hermosa piel canela, entrelazaba sus manos en su rizado cabello. Ambos les brillaban sus ojos, él acarició su rostro, se besaron encendiendo la pasión dormida y las mariposas revolotearon en todo su interior. Despertaron sentimientos de amor, romance y alegría; emociones que emanaban desde su alma.

Caminaron bajo el mismo sol, durmieron bajo la misma luna. Pero la vida se encargó de cambiar su destino. Se distanciaron confundidos pero amándose y vivieron separados bajo el mismo cielo. Un océano inmenso los separaba de día y de noche.

Ella se quedó estacionada en ésa época, sintiendo la culpa de haber vivido en una burbuja de amor que su mente creaba. Tejiendo sueños de lo que fue y no pudo ser. Tantos capítulos vividos de una historia sin final.

Solo quedó el recuerdo de las cartas de amor que recibía de su amado, convirtiendo sus días de soledad en alegría y el recuerdo vivo de sus besos, su voz y su mirar.

En las noches ambos (sin saberlo) coincidían al mismo tiempo, miraban al cielo, escogían una estrella, le soplaban un beso desde la distancia y le pedían a la luna que cuidara a su amado y amada.

Y en la noche fría los abrazaba la melancolía convirtiéndolos en dos lobos aullando porque extrañaban a su amor eterno.

Escrito por: Aydil DR
9
1comentarios 67 lecturas relato karma: 85

asi como es arriba es abajo

escribí este poema para que sea leído de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba...

Era feliz
La primavera besaba mi rostro
la noche despertaba mis deseos
Era joven y más atractivo que el dinero
cuando la conocí...
comprendí porque se mata porque se muere
cuando me dijo: nunca voy a quererte....
la asesiné y devoré su cuerpo
para que viva eternamente en mi
Los años pasan lentamente
encerrado en la torre del castillo.
Jamás volveré a sonreir...
como la quise a ella
jamas querré a nadie
ya estoy viejo
La muerte asoma su rostro.
leer más   
15
9comentarios 83 lecturas prosapoetica karma: 75

Sin título...

Sentir que alguien esta dentro de ti,
que te espera y que esta deseando que
pasen estas horas eternas, para poder
verte y abrazarte de nuevo, sin
querer soltarte apenas...

Estar juntos, compartiendo
una copa de vino, mientras
conversamos, de cosas que
nos ha pasado en el día...
Aunque sea la más mínima
tontería que se nos pase
por la cabeza.

Qué necesite tenerte, ya sea en
sus días alegres, o días nublados.

Qué te provoque miles de
sonrisas,al igual que tú a él,
aunque a veces no tengáis
ganas de sonreír... pero con
vuestra compañía os acompañéis.
Qué os abracéis tan fuerte,
que vuestros miedos e
inseguridades se rompan
en pedazos.

Qué no seáis segunda opción,
simplemente estar ahí...
Para sentiros, en ese silencio,
a veces algo incómodo.
y que sin decir nada, os miréis
a los ojos, y que vuestras
miradas hablen, lo que
vuestros labios callan...

Sentir, a alguien que esta dentro
de ti, que esta a tu vera, que te
apoye sin dudar jamás...
Y que no, os separe esta
distancia, la que a veces
hace olvidar...
Lo que el destino o casualidad
puso delante...
¡Pura magia!...



© Derechos de autor
leer más   
12
2comentarios 57 lecturas prosapoetica karma: 83

• efímero veintidós •

Hoy ha sido de esos días
en los que recuerdas idas y venidas
y te encuentras a ti misma
siendo una desconocida.
He salido de la zona de confort
que tanto me ahogaba, y yo,
tan joven e inexperta
he comenzado a tener la mente abierta.
De nada sirve
temblar y prohibirte
no cambiar y mentirte
diciéndote que puedes ser feliz
sin abandonar o sin irte.
Nunca me he definido,
porque nunca me ha gustado limitarme,
porque soy todo, soy nómada y navegante:
infinitas ganas me caracterizan,
ese afán palpitante
que a alzarme me obligan.
He roto las cadenas
que un pueblo y un vacío
me ahogaban en penas,
agua en los ojos y oídos:
no podía escuchar mis latidos
gritándome que escapara
hacia el olvido y no volviese
jamás a llamar a nada ni nadie
hogar o nido.
Hoy ha sido de esos días
en los que he mirado hacia delante,
con esa agonía del conformado errante,
y he aprendido a no reconocerme en el antes,
sino en un futuro incierto y apasionante
en el que gustosa puedo reflejarme.
He entrado al barco,
que sé que desde siempre me espera,
he saludado a mis acompañantes:
determinación,
ambición,
inconformista fiera.
Ese ansia por saber,
por querer luchar
sin miedo a perder,
querer gritar,
sin temor a desfallecer,
querer amar
sin privarme de ser.
De nada sirve
agarrarse al pasado o arrepentirse,
hay muy poca arena en ese reloj
para no aprovechar nuestro otorgado don
de poder evolucionar, escribir un nuevo renglón,
improvisar y cambiar el guión.
Nunca me he engañado,
ni he descartado sueños
por de "imposibles" etiquetarlos.
No he leído sobre enormes ciudades
triste por no poder gozar de sus escondidos lugares:
he trazado mapas,
hasta muy tarde,
sin fijarme en lo que puede salir mal,
señalando lo que puede hacerme volar.
He roto el disfraz
en el que durante tanto tiempo
me quisieron encerrar,
aquellos que tanto dolieron
ya no me pueden alcanzar.
Hoy ha sido de esos días,
en los que recuerdas mirar hacia atrás
sólo para poder divisar
cuánto camino llevas superado,
sonreír y señalar
cuánto te queda por experimentar. ★ //
10
1comentarios 103 lecturas versolibre karma: 78

Andares burlones de lo fatídico

Vida, ¡cuán rápido haz cambiado y que tanto me haz enseñado!
Sobre Marilyn todos los días me reflejo y me observo,
Villanueva me hizo caminar más de la cuenta para maravillarme con su obra,
Simón Bolívar colaboró en ello al ceder sus bellas tierras y espelucar mi cuerpo al sentir ese escalofrío,
A Benito Peréz Galdós le dí los buenos días por siete meses durante aquella experiencia,
A Channel, Roy Raymond y Mouawad todos los días me encomiendo,
La voz de María Callas con su canto de Casta Diva aún suena en mi cabeza,
Algún día Oscar Wilde me cautivó con su "De profundis",
Algún otro día una bella hermana llamada Nora me dijo que sonriera porque ¡la vida es bella!.

Algún tiempo estuve ocupado y hasta estresado, ahora estoy holgazaneando,
Gracias a tí emigre y dejé casa, adquirí experiencias, piernas adoloridas, malos tratos y hasta indecentes propuestas,
Durante una época estuve fuera asilado, en olor a tierra y pisares que se deslizaban sobre el polvo
Cuando identificaba mis vivencias con las que leía en el diario de Ana Frank
Un tiempo que volverá estuve aprendiendo teóricos formularios para hacerlos prácticos,
Ahora aprendo tangibles métodos, autodidactas a veces, útiles en lo cotidiano,
Mi padre quizás no supo enseñarme cómo martillar pero ahora yo aprendo como es mejor errar.

A San Lázaro y a Convit les pedí curarán mi acné, no lo cumplieron pero me dieron la paciencia para entender que tus tiempos deben ser respetados,
El Cristo Esperanzador me desvelaba contemplandome hasta que me llevó a garabatear borradores y luego a teclearlos para hacerlos públicos,
Vivien Leigh siendo una Katie Scarlett O'Hara me enseñó como ser calculador y manipulador cuando me convenga aunque no quiera, inconforme, caprichoso y malcriado por lo que ambiciono,
Ya no importa que al escribir no me entiendan, alguna lengua buscaré para que me comprendan, Miranda en ello me ayudará,
Diana me ayudó a entenderla con el inglés, Juana de Arco y María Antonieta me motivaron en el Francés, Gianni me consoló con el café italiano y Anastasia desde que la conocí me conmovió con su ruso en el imperial San Petersburgo.

En los días de inseguridad y frustración Freddie Mercury me recordaba a mamá con Bohemian Rhapsody y evitó que cometiera una locura,
Ha habido muchos que no lo merecieron, Gaye, Jobs, Jackson, Lennon, Serra, Spear o Warhol.
Ya no importan muchas cosas, la desnudez, los pies descalzos, el color púrpura, el cabello rizado; no hay identidad más certera y verdadera que esa,
La escasez, las ausencias y muchas otras cosas han pasado a otro plano,
Cosas que tendré tiempo de sobra para explicarle a Grace Gisele
Cuando le diga como Antonio José de Sucre me dió otra oportunidad.
Ahora mismo sigo exiliado voluntariamente y me pregunto -¿que importancia tiene eso?-.
Tú eres tan sabia que sabes cuando lo relevante debe hacerse relevante.

Esto no es una versión moderna, actual o literaria de VOGUE; esto es puro amor.
4
3comentarios 36 lecturas versolibre karma: 67

Perdiendo la razón...

Te amo. Creo que así es como debo comenzar. Con una declaración clara, contundente y precisa, porque sólo así los oídos necios entenderán de razones verdaderas.

Sucede que el mundo se extraña de que te quiera tanto, pero para mí no es nada extraño. Todo el mundo me dice que es una locura, que no puede ser que te vea como lo más bonito del mundo, que les diga que tu sonrisa enmarca todo lo que quiero ver por el resto de mi vida. Que tus besos son de sal marina y le dan tanto sabor a mi vida que yo puedo comerlos todo el tiempo, todos los días y engordar de tu cariño.

No comprenden que salgo a trabajar no para ganarme la vida, si la vida ya me la gané contigo, salgo para darnos lo que nos merecemos. Si el mundo se diera cuenta que con querernos lo tenemos todo no nos cobraría nada en euros o dólares o pesos...

Trato de explicarle al mundo que no puedo vivir sin ti, porque el complemento justo de todo eres tú, eres la sonrisa en mi día pesado, el motivo para confrontar los problemas de diario, el "no más" cuando busco otra copa de vino, el "cinco minutos y ya" cuando estamos en la cama y el "ahora sí a levantarse".

Quisiera que todos sepan que si estoy loco es porque contigo la realidad que yo vivo es diferente a la de los demás. El definirme como persona se da a través de tu mirada, cada día me esfuerzo en ser mejor persona para ti, por ser lo que quieres y ser lo que quiero contigo. Querernos, es sencillo y cómodo para nosotros, porque es donde no tenemos nada que perder, el que estés conmigo o el que esté contigo no nos trae ningún beneficio, yo sé que si no estuvieras en mi vida me iría bien y a ti también. Es ahí donde radica la magia verdadera, si estamos juntos es porque nos queremos, porque tenemos tanto para compartir que tú eres ese recipiente de mí y yo soy ese recipiente de ti; y ambos nos llenamos mutuamente de nosotros... Qué maravilla!!!

Estoy tan contento de tenerte cerca, y que tú mano tome la mía porque quiere, porque la busca y porque le gusta sentir mi piel sobre la tuya, nos compartimos y nos brindamos todo, porque tenemos todo por dar y todo por recibir. Es lógico que el mundo no lo asimile, y nos vea raro cuando estamos a la lejanía felices, no saben cómo sin estar juntos podemos estar tan unidos. Por supuesto que prefiero tenerte a mi lado y sentir tu calor, pero la vida no cumple caprichos y aun así cuando nos pone distancia, nosotros le sonreímos porque lo vemos como un momento de reflexión del por qué estamos juntos, que se entienda que no estamos adheridos por un simple pegamento que nos obliga a estar juntos todo el tiempo, no... Es algo más trascendental, permanecemos unidos, no simplemente juntos y eso es lo principal.

La decisión de querernos y no la obligación de hacerlo es la base. Por eso el mundo nos dice que perdemos la razón, y yo contesto ¿Cómo voy a perder la razón si mi razón de todo eres tú?... Perdiendo la razón... que va... y si esto es locura, entonces por fin comprendo cuando los locos dicen que su vida es perfecta con lo que tienen y yo te tengo a ti... pensándolo bien, tal vez tengan razón, estoy perdiendo la razón y debo confesar que es lo mejor que me ha sucedido en la vida.

Gracias por ser mi locura.
leer más   
3
1comentarios 52 lecturas prosapoetica karma: 46

Algo así como feliz

A veces abres las manos y hay luz;
esa luz que habías olvidado.
Y al abrir la boca
te parece oír
un silencio musical colgando en los labios.

A veces miras, y el mar es más azul,
y la arena al verte se detiene,
y se adormecen mecidas en el aire
las horas a tus pies.

Y entonces, mojas el pincel
e inventas colores en tus propias paredes,
y rompes las redes
y por primera vez
te dices a ti misma que sí puedes

Y acaricias con cariño tu alma de loba,
sintiéndote algo así como feliz.*
Y entonces te preguntas por qué lloras
si aún eres capaz de sonreír.



*Aquí la sombra de verso de la canción La Vida Manca, N. Vegas (‘y me sentí algo así como feliz')
leer más   
21
16comentarios 143 lecturas versolibre karma: 91

Romper(te-me-nos)

Te vi, pero no te vi.
Y dejé de verte.
Sueños, piedras, besos...
aire.
Aire frío en el rostro
de la esperanza que nunca tuvimos.
Yo te la di,
tú me la diste,
y la perdimos sin tener más fe
que la que nunca había existido.

Noche.
Decían que había estrellas azules.
Nada. Nos ahogaron las mentiras,
y en las nubes
lluvia negra cada día,
niebla en la distancia abrumadora
que castiga al culpable
antes del juicio.
Crimen pasional
sin pasión y con dos muertos.
Grilletes en la boca.
Calla. ¡Calla!
¿Qué sentido tiene
gritar lo que se ha perdido?
Yo callo hacia fuera
y deshago el testimonio.
Y por dentro, algo sin remedio
se queda dormido,
como en un infierno.

Hay mucho espacio entre estas manos
que no agarran nada.
Veo cómo se pierde el Norte.
Que hasta la oscuridad lleva tu nombre!
Y mira que soplé,
soplé para echar los sueños, pero ellos
no se fueron.
Y tú con una voz,
con un golpe miserable a la fuente de mármol
la rompiste en pedazos.
Y ya no mana agua;
no más que cuatro gotas acusadas
de sonreír demasiado.
No mana agua.
Seca. La fuente.
Inexistente. Quebrada.

Elimina la imagen;
si está borrosa ya,
elíminala y la enterraré
a los pies del faro;
donde he sido capaz de encontrarme
aunque llorando en la esquina del tiempo,
gritando en la soledad sombría
y acariciándole el lomo al silencio
haciéndome eco a mí misma.

Qué histeria extraña
de llantos y risas partidas,
qué magia vespertina
entre el olvido y las grietas
que nos definían.

Fíjate,
tras el cristal,
y esta vez de verdad,
se nos acabó la vida.
leer más   
12
5comentarios 102 lecturas versolibre karma: 70

Tu amor me hace olvidar

Cuánto cuesta sentir un vacío
cuando ya no tienes nada que sangrar
porque tú corazón está completo
en una noche fría en la cual solo tienes
que cerrar los ojos y sentir el calor
de ese cuerpo que te ama a la par
de la luz que se conjuga con una oscuridad
que en la quietud de su calma se adormece
descansando simplemente una vez más.

Es más fácil escribir historias rotas que contar
los secretos que te hacen amar para poder
vivir sin esperar nada a cambio
¿Acaso no lo hacemos a diario?.
Enséñame a olvidar en esa oscuridad
para poder pasar por alto las heridas
esas que nunca han significado mucho para otros,
a ti nunca te ha importado demostrar
cuánto en esta historia nos hemos amado.

Tú eres más que esa fuerza que muchas veces
se ha atrevido a soñar en las noches
queriendo desafiar a un desvelo
olvidado las asperezas que detienen
a mi vida en este juego que no sabemos ganar,
ha pasado el tiempo y nada ha cambiado
he tenido que acostumbrarme alegremente
a interpretar tus felices silencios
!Cuánto me ha llenado de fuerza el poder contemplar tu mirada eterna!

Tú amor me hace olvidar lo innecesario que es
la poesía triste cuando se apodera de mis sueños
esos que no se atreven a revelar
el infinito que se escribe en todos mis desvelos
que no son nada sin un viaje contigo en pleno vuelo,
siempre he sabido que esa sonrisa tuya
apenas se atreve a asomarse bajo la profunda belleza de tus ojos discretos,
así lo has preferido al sonreír
con una alegría oculta en tus adentros.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
25/10/2017.
17
15comentarios 265 lecturas versolibre karma: 79

Las manos de Daina

Todo por lo que estaba luchando, la patria, la bandera, le golpeó con dureza la cabeza.
-¡Despierta! ¡No te rindas!- le susurró una conocida voz procedente de lo más profundo de su mente.
-¡Calla, calla!- replicó gritando Hugo.- ¡No eres real!
Las balas silbaban a su alrededor, mientras él, inmóvil, delante de la trinchera, se mantenía erguido, sumido en una especie de estado de ensoñación.
-¡Ponte a cubierto, Hugo! –le gritó Matías desde la protección de las trincheras.
Hugo continuaba de pie, con los ojos cerrados. El campo de batalla le era ajeno. De pronto, sintió como unas suaves manos le rozaban la espalda, y de nuevo, la misma voz le susurró al oído.
-Debes regresar a casa mi amor, tu hija Lía, te está esperando.
En ese preciso instante abrió los ojos, y de un salto aterrizó dentro de la trinchera. Justo donde segundos antes se encontraba, estalló un fuerte obús que dibujó un profundo cráter.
-¡Qué demonios te pasa Hugo! ¿Es que quieres morir? –le recriminó Matías.
-Era mi intención hace algunos segundos - contestó Hugo sonriendo.-Pero ahora no quiero. Debo sobrevivir a esta maldita guerra y regresar a casa para ver crecer a mi hija. Ha sido ella, ¿sabes? Mi mujer me ha salvado.
-¿Tu mujer? Pero…, ¿tu mujer no murió en el parto?
-Así fue amigo.
Matías no quiso decir nada, pues se alegraba que su compañero de trinchera, por fin, tuviera un motivo por el cual luchar y regresar a casa. Él también lo haría por su familia, por sus camaradas, y por un futuro en paz, pues la patria y la bandera hacía tiempo que habían muerto.
3
2comentarios 34 lecturas relato karma: 36

Perséfone (Primaveral)

Ahí va otra vez
Anda por la pradera encantada
Dibujando margaritas
Sonriendo despeinada

La brisa aletea
hasta posarse en su cornisa
Acaricia sus ramas rosadas
mientras deshoja su sonrisa
Caen los pétalos al suelo -
su carcajada de ninfa

Ahí va otra vez
Danza al compás de las aves
Convierte sus acordes en rosas
y sus semillas en llaves...

La roza al levantarse una espina;
Le sorprende el suspiro inconcluso
Gotea su sangre sobre la tierra
Le atrae su misterio recluso

La hoja descompuesta
La soledad de lo inconcluso
La duda suspensiva
La raíz de lo profundo

/ILB
16-oct-2017
leer más   
12
1comentarios 92 lecturas versolibre karma: 76

Relato

Las voces reunidas hablaban sobre,
lo que más deseaban:
Estar cerca del afecto. Unión.
Anhelaban colaborar juntos.
Qué fuera muy fácil comunicarse entre ellos:
como el canto de las aves,
o como el sonido de los delfines.

Entre el sol y la tierra deseaban crear:
Lo que era justo. Hacer de éste mundo un lugar más equilibrado.
Esa noble visión no debe de ser sólo un cuento.
Afirmaba un anciano.
Y un adolescente dijo:
No debería ser una utopía,
o una novela fantástica.
Un hombre de honor exclamó:
¡Lo que hemos aprendido no nos está ayudando!
¡Nos separa aún más!¡Estamos haciéndolo todo del revés!
Y entonces le preguntaron a un niño:
¿Cómo lo hacemos?

El niño sonriendo, comenzó a hablar: Dejad que los niños se expresen en los medios, en todo lugar, a cada hora y cada día. Aprended de ellos.
¡Váis a oír un montón de cosas que no os gustan sobre vosotros!

¡Venga, vámonos para casa, no te metas, es un asunto de adultos!
La madre se lo llevó- y el niño se entristeció.
Nadie le hizo caso.
El grupo con el tiempo se fue escondiendo.
El lugar de encuentro, se cerró.

Todos tenían miedo:
De los niños.
Y de los adolescentes.

Esa cándida reunión no fructificó.
Prefirieron seguir con sus vicios, y todo lo demás. Se habían engañado. En el fondo ninguno deseaba cambiar nada.

Pasaron años, como unos sesenta.

El niño ahora era un anciano:

Había ganado el premio Nobel de la Paz.

Entre bombas.
leer más   
9
1comentarios 78 lecturas relato karma: 79

En la casa de al lado están follando

Hay café, recién hecho,
en la casa de la luna con cristales de la noche.
Están follando en el piso de al lado, te comento,
sentado al borde la cama,
dando vueltas a tu taza mientras te ordenas el cabello,
bostezas,
sonreímos porque no se escucha ningún ruido,
miramos el reloj, como pendientes de un viaje.
Pasados unos minutos,
en la casa de al lado,
alguien comentará que estaremos follando,
porque no escucharán ningún gemido,
ni la cama muriendo feliz.
Hay café recién hecho
de esos que luego se quedan invierno.
16
3comentarios 115 lecturas versolibre karma: 74

Contemplación

Hay un secreto que guardo,
entre mis noches de insomnio
y mis sueños entre almohadas.
Me gusta cómo me miras.
Me encanta sentirme así,
por ti observada
y que tus ojos que amo,
recorran mi anatomía,
entre silencios y calma.
Y me agrada provocar
esa sonrisa traviesa,
que tan tierno me regalas.
Ver asomarse esos dientes,
con los que comes y muerdes
y que tu lengua resguardan.
Me gusta que esa tu cara,
me grite un mensaje mudo,
que dice cuánto me quieres.
Cuando tu par de mejillas
se encienden, sonrosadas,
me vuelvo una musa hermosa
y me siento contemplada.
Esa sensación me encanta.
Porque entonces soy perfecta,
como la obra maestra,
que a Da Vinci se escapara.
Me convierto en Mona Lisa,
Virgen de Rocas o estatua.
Soy bella porque me observas
y me enamoras, me abrasas.
Tu vista sobre la mía,
me hace La Venus de Milo,
de Velázquez La Menina
o de Goya alguna Maja.
Me fascina que me contemples,
con esa luz en el rostro,
más que diáfana.
Me gusta cómo me miras,
porque me besas el alma.
Me gusta que me contemples,
me gusta, cómo me amas...

© EPadrón
leer más   
15
4comentarios 68 lecturas versolibre karma: 87
« anterior1234512