Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 394, tiempo total: 0.026 segundos rss2

Había una vez… Cuentitos de horror y humor, sin pudor…

Había una vez… Cuentitos de horror y humor, sin pudor…

Lo Besó enorme en la frente, para limpiar la inconsciencia y que deje salir a jugar a los sueños. Y le dijo: Te espero en la puerta con la mano tendida y una sonrisa, cómplice y amiga… para tu fantasía…

— -

Fue la culpa del polvo de los metales que estaban calientes, y los tiraron al mismo tacho donde se fundieron y se incrustaron y aunque fueron en ascensor con los residuos ningún vecino los rescató, por no poder verlos, pero en el basural no hubo desecho que no envidiara ese escudo que formaban y que el tiempo no disolvía ni separaba, porque eran uno, sin hacerse nada y la nada no los veía, pero todos morían excitándose de envidia...

---

Necesito que necesites necesitarme en la ausencia de los días y encontrarte encontrándote en la fantasía irreal de los sueños tan nuestros como robados a los espejos de los tiempos donde éramos reflejos sin moral.

---

Voy a contarte un cuento de carne y hueso donde los imposibles se amaron y dejaron la piel, por derretirse de tanto calor y pudor, de envidiar al amor y a la humedad que de sus poros salía sin quererse despegar a la hora de partir, después de llegar, una y otra vez...

---

Para volver al abismo del camino oscuro sin fuerzas pero sonriendo, cansados pero enamorados por amar y soñarnos hoy...

---

Te acuestas cada tarde mia, buscando tu sombra en la noche que nada sin agua, sobre luces y en mis brazos se mece aunque los meses nos cambien la hora y tu madrugada cada vez mas temprano, la mía más tarde y en el medio buscándonos para hacernos amor, en nuestra noche, sin mañanas, de hoy...

---

Que las Buenas Noches te abracen al Amor del mundo tan Fuerte que las Holas No te ahoguen hasta la mañana, donde te aferres al nuevo día como salvavidas de sonrisas que besen tu boca y desayunen tu saliva de envidia y sin azúcar porque te sobra y nunca le alcanza...

---

Mi Ladrón sin destino te llevará de paseo en una bolsa llena de joyas del fondo del mar, para robarlas una y otra vez más...

---

Con perlas en sus c.....s abiertas para que tu mismo le saques de un orgasmo ahogado en el fondo de su propio mar...

---

Te canté en los labios y te bese los sueños, ahí donde sólo te encuentro para un encuento, ese solo nuestro y siempre sin final...

---

Esos niños que llevamos de la mano y nos enseñan que grande se puede ser siendo tan pequeño...

---

Con los sueños secretos del sofá, y que nadie se entere que es tu caja fuerte de todos lo tesoros que guardas Dormidos robados, entre almohadones que nunca has lavado…

---

Siempre sueño tus buenas noches donde no eres bueno y yo peor te despierto para darte el pecho que tu mamas y yo acabo por contar un cuento con final, sobre el monte de una Venus sonriendo muy feliz...

---

Entre tu mañana y mi alba

Entre todos tus tú abrazada, besando a la orgía de tus almas, para hacerlas mías, y devolverla sin demonios a tu vida, llevándome la perdición con mis errores, para equivocar la suma y que 1+1 nos de 1, de estar juntos.

--

Encontradas perdidas noches, que te abrace el amor por siempre y te lleve de paseo por los techos ajenos que son menos conocidos y hay gatos maullando por su gatubela en celo...

---

Sueños te esperan escribiendo por dentro entre latidos de tu pecho cuentos de amor y de llanto que no quiere tu voz hacerlas canto...

---

…Te buscará, Pero sin sueños porque se los roba un niño con lentes que una noche conocí, y yo leía sus cuentos para dormir, pero un día desperté y se había mudado lejos, llevando todos los cuentos y cambiando el nombre en su documento, la dirección donde habita un tiempo el olvido, y otro día, después de meses de paseo, mis ojos pegaron un salto cuando lo vio tan viejo y llorando de amor... Por eso, por eso no tengo cuento, ni perdón...
5
5comentarios 40 lecturas relato karma: 72

Sigue siendo ella...

Sigue siendo ella,
la que me quita el sueño,
la que con solo mirarme
con sus ojos infinitos,
me deja temblando el alma.

Sigue siendo ella,
la que con solo sonreírme
alborota a este mi
loco corazón.

Sigue siendo ella,
la que me lleva con un beso
al infierno en pleno cielo.

Sigue siendo ella,
por la que la vida misma daría,
por la que tejería versos en la luna.

Sigue siendo ella,
la que quiero como compañera,
la que quiero como musa,
la que quiero como mi poesía.

Sigue siendo ella,
siempre es ella.

#poesianomada
#poefool
leer más   
9
2comentarios 125 lecturas versolibre karma: 95

Melancólico

Solo en medio de la multitud
y acompañado de su soledad,
el melancólico camina sin actitud
como queriendo el infinito encontrar.

Solo él sabe mirar sin mirar,
viviendo infinitez en medio de lo tangible,
alargar lo infinito es su facultad,
para así, poder hablar en medio de lo invisible.

Antagónico de multitudes,
su alergia es el tumulto,
entre sus recetas más comunes,
el andar solo, o al grupo, sacarle el bulto.

En su dialectico caminar
de incongruentes pisadas,
se dedica con su soledad a buscar y a buscar
las respuestas, por otros no encontradas.

Sabio en concluir
y por otros no comprendido,
para él, en su yo, saca a relucir
en su análisis lo ya concluido.

Ahora gozoso se siente
por su ya reciente experiencia
aquella donde en plena libertad su mente
se extasió, en su sola presencia.

Experto en mirar lo intangible de lo tangible
se vuelve él en este momento,
viviendo experiencias de lo no posible
porque ahora su todo es, su interno conocimiento.

Pero este es el melancólico que no se echa a morir,
este es aquel que sabe “disfrutar”
de ese espacio donde se extravía el sonreír,
de ese espacio de estrechura espiritual.

Su rostro es una amalgama,
donde hay tristeza en su sonrisa,
su horizonte ahora es un pictograma
escondido en el latido de un poeta o de una poetisa.

Rafael Puello
Barranquilla - Colombia
leer más   
4
2comentarios 29 lecturas versolibre karma: 53

No creo en nada

nos iremos, y lo haremos
rompiendo las raíces que nos atan
a la vida ordinaria
seguiremos bebiendo
los brebajes que inundan el alma
en una memoria apocalíptica
que nos abraza

la tierra está quemada
tras nuestros pasos
ni siquiera sabe sonreír la esperanza

qué vamos a dejar?
un desierto,
unas cenizas ásperas
que no hablarán ni siquiera de lo que fue
miles de años antes de esta nada

esto está acabado, desahuciado
acongojado
ante tantas palabras sin lecho
y sin miradas

hay giros insaciables
que nos retuercen los intestinos
hasta no ser capaces de respirar;
amarga en la mañana
y sigue siendo agrio en el ocaso
el agujero por el que solemos mirar

morimos en vida
vivimos ya muertos
bailamos en nuestras propias heridas
y al final
parece que el dolor va a ser eterno

pira magistral donde arde como infierno
la pequeña ilusión
dibujada a traición con los puños cerrados
que a pesar del camino que marcan
siempre,
siempre se escapan

fui nada en tu hoja perenne
atrapada bajo el agua

y aunque pude respirar y recordar
que una voz me cubría las espaldas
es el camino de tierra el que espera
agazapado en la entrada

y yo
no creo en lo que queda; creo
que ya no creo en nada
leer más   
15
14comentarios 95 lecturas versolibre karma: 83

Para decirte que no estás soñando

El cielo didacta destellos,
Los aviones señalizan tu presencia
Con luces intermitentes,
Las constelaciones se agrupan.
Formando tu rostro tierno y dulce.
Los aviones me indican
Donde se originará la próxima
Formación de tu rostro.
A cada noche las constelaciones
Me brindan un rostro diferente.
Una vez me estás sonriendo,
Otra me estás haciendo una mueca.
Otra me estás enviando un beso,
Otra me estás guiñando un ojo.
Mientras estoy tumbado mirando el cielo
Brillante lleno de estrellas y constelaciones
Cual belleza equiparada a la tuya.
Me adentro entre ellas para poder
Tumbarme a tu lado, mientras estás
Durmiendo, para así poder dejarte
Un trozo de mí, a cada noche
hasta que llegue el día,
Que despiertes y esté ahí a tu lado
Para poder darte los buenos días,
Besarte, decirte que te quiero y que no estás soñando.
leer más   
14
6comentarios 52 lecturas prosapoetica karma: 90

En brazos del regreso

Tantos años fueron
en los que tus entrañas fueron mi casa,
y reíamos
y llorábamos
nos indignábamos
pero te amaba en gran silencio.

Hoy caminé por tu piel
me sentiste de nuevo,
te sentí
porque cada una de tus células
penetra en mi respiración.

Tu verdor de cielo mojado,
tus curvas frondosas
cubiertas de niebla
con esa grandeza
que me da vida,
que me protege
y me envuelve en cristales de rocío.

Tu blancura tan fría
como en esas mañanas de octubre
donde me empapabas las ansias
y me arrullabas los desvelos.
Y es curioso mirarte así,
con ojos de lejanía
y contarte que me he hecho unas alas
con cada una de tus gotas de tinta,
con tus palabras y tus fibras
porque para eso te conocí.

Hoy,
soy otra de tus aves,
siento más mío el trino
que se mece en tus hojas
y percibo con dulzor
tu perfume de juventud
en frascos ajenos,
el mismo que ayer brotaba
de mis pupilas encendidas;
esencia que se quedó impregnada
en todas tus maderas,
la corteza de tus vísceras,
la fuente de tu savia.

Eres tú
y soy yo.
Y nos sonreímos distinto,
nos pintamos los labios de añoro,
y nos pusimos rimmel de victoria,
de ciclos cerrados.

Te abrazo,
y te vuelvo a vivir,
me acaricias con tu aliento de siempre.
Siempre estarás aquí,
mientras yo vuelo.

Nunca antes supe
lo que se sentía volver a nacer.



Dee Dee Acosta

Una visita a mi alma máter (imagen)
leer más   
14
11comentarios 99 lecturas versolibre karma: 87

Risas a la sal y pimienta (colaboración con @horten67)

Estornudar raudales de risas. Cocinar con sabor los pequeños momentos. Compartir trocitos de regocijo, amasar la amistad, hacer de la vida un feliz revoltijo.

Poner sabor a la vida, con chispitas que explotan en la boca y hacen cosquillas en el alma. Sonreír juntos, en conjunto y juntando carcajadas y bromas que limpian lágrimas pegadas. Esas que se adhieren, se adueñan e inundan las mañanas nubladas y las noches sin luna.

Echar carreras a los pájaros en el cielo, a las hormigas en el suelo. Que crujan los bordes de la pizza. Beberse la vida con bien de hielo y un millón de burbujas.

Y si nos falta color en las mejillas, pellizcos de abuela en los mofletes. Canturrear cuando la voz está quebrada y cantar a pleno pulmón cuando se recupera.

Y si llueve, botas de goma rojas. Y si nieva, gorros de colores y manoplas calientes.
Sopa de pan calentita cuando el corazón es mendrugo duro.

Y silbar en la ducha cuando el agua nos limpie tropiezos y deshaga los barros. Aplaudir los logros y zapatear con fuerza sobre los fracasos. Brindar por la suerte y lanzar hasta Júpiter al hombre del saco.

Tomar la medida al miedo para hacerle un traje de faralaes, y bailar hasta que se rinda a tus pies. Después descorchar una botella de ganas y beber hasta quedar borracha de vida.

No hay más vida que una.

No la pierdas, no la tires ni la malgastes.
Disfruta cada día como si fuera el primero y el último, y no olvides nunca, que todo sabe mejor CON SAL Y PIMIENTA.


[Estas líneas son fruto de la complicidad que une a personas que no se conocen, pero se conocen: las ganas de espachurrar la vida y de dar rienda suelta al estornudo del alma...la risa]

Imagen: obra de Horten, que es una artista del buen humor.
leer más   
11
15comentarios 116 lecturas colaboracion karma: 90

Te necesito

Esta es mi verdad y no es un mito,
siempre al despertar te necesito..
..agarradita a mí,
es cuando soy feliz...cariño.

Déjame quedarme otro poquito,
al desayunar te necesito...
..y verte sonreír..
besarte en la nariz...cariño.

Te necesito..
Me falta el aliento sin tu olor...
Te lo repito,
se enfrían mis pies, ¡y pierdo hasta la orientación!.

Antes caminaba yo solito,
ahora para andar te necesito..
Pegado junto a ti
es donde he de vivir...cariño.

Te necesito,
me sube la fiebre sin tu amor.
Es de delito,
decaigo otra vez, !pidamos la baja los dos!.

Después de cenar te necesito,
sin tu respirar me debilito.
Y no puedo dormir
si estás lejos de mí...cariño.

Cariño...
leer más   
15
16comentarios 120 lecturas versoclasico karma: 93

Lo que añoro

Añoro el sabor de tu cuerpo,
Acortar la distancia mirándonos mientras me acerco.
Rozar mis labios en los tuyos y mordértelos,
La sensación producida al desnudarte por completo.
Soplar muy leve en tu pecho.
Hacer que tus suspiros lleguen al techo.

Enredar mis manos en tu cabeza.
Pasar mi lengua humedecida en tu vientre,
En el momento que suspiras morderte de sorpresa.
Inmovilizarte entre mis brazos en “ese momento” para siempre.

Sentir como me aprietas queriendo resistir,
Dejarte sin aliento, haciendo la durona, finges sonreír.
Pidiéndome que pare solo con la mirada, sin que puedas ni hablar.
De tu tirar de las sabanas de ojos cerrados para no gritar,
Es algo imposible de olvidar.

De como me cierras entre tus piernas para que no huya,
De morderte el pezón, haciendo que me tires del pelo.
De bruscamente darte la media vuelta e inmovilizarte por el cuello,
Apoyar mi pecho sudado en tu espalda y que la velocidad sea tuya.

Mientras te muerdo la oreja, marcar tu nalga con mi mano
El rozar de tus uñas en mi pierna rogando por lo profundo,
Del morder el cojín para insonorizar los gritos capaces de despertar al mundo.
De como me muerdes el pecho para despertar mi lado humano.


Quedarnos abrazado, durante el momento,
lo siento me he quedado sin tinta el en biligrafo…
leer más   
13
sin comentarios 54 lecturas versoclasico karma: 89

Si pudiera...

Si pudiera descorrer,
ese velo en tu mirada,
y librar, así, tus ojos,
para ver por la ventana,
a los campos tan floridos,
a los robles y a las hayas,
a los niños con sus juegos
y a la alondra cuando pasa...

Si pudiera liberar
a la voz de tu garganta,
y seguir a su sonido
por las calles y las plazas,
sentiría la caricia
que dejaban tus palabras
y ese verso inmaculado
que entregabas a mi alma...

Si pudiera descansar,
tras bajar de la montaña,
a la orilla de la fuente,
mientras bebo de su agua,
notaría que la vida
es un tiempo que se pasa,
que se vive y se disfruta
y se queda en la distancia...

Si pudiera sonreír
y sentir la llamarada,
por la sangre que se altera
de ese fuego con sus llamas,
estaría agradecido
al deseo y a sus garras,
por hacer que tantos sueños
no se queden en la infancia...

"...Si pudiera ser un verso
de una forma solidaria,
y el amigo, y el amante
que te cubra con su magia,
sentiría que los bosques
han hablado con las hadas,
permitiendo que un poema
sea el fruto de dos lágrimas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
29/05/18
7
2comentarios 65 lecturas versoclasico karma: 99

Gratos recuerdos

Que gratos esos días en que solíamos vernos a diario y contar cómo nos fue durante el día , disfrutabamos cada momento juntos como si fuese el último de nuestros días , yo era felíz aún sin darme cuenta y creo que tú también lo eras
Todo acabó el día en que hubo un malentendido que realmente me dolió mucho y no pude soportarlo que me exalte , me distancia de ti ,no quise oírte, no quise ni verte... Y todo porqué ? El puto orgullo que siempre lo friega todo , tu tratabas de explicarme cómo fueron las cosas pero fui necia y no te escuché... y ahora que me doy cuenta que fuí una boba, voy hacía ti y me doy cuenta que ya me olvidaste... Se me llenan los ojos de lágrimas al verte sonreír con ella cuando lo podrías hacer conmigo , agachó la mirada y me voy.
leer más   
4
sin comentarios 37 lecturas relato karma: 50

La soledad de un romance

Te cantaba baladas diurnas, en tus poses de verano que guardaste para aquellas calurosas veladas nocturnas.
Te encontraba, sobre mi portaretratos siempre sonriendo, ¿estabas observando?

Me di cuenta que me estaba mirando al espejo, ¡Qué vergüenza! todos me estaban analizando, ¿qué hará este loco? debían de ser sus pensamientos al observar mi tristeza, cayendo como el agua que le da brillo a las calles de el barrio cada noviembre, que adorna el ambiente con aquella canción con el mismo nombre, solo que en una lengua extranjera.

Y hablando, de música. le escribi una cancion. era mia, para ella. donde el uno se volvía el otro, y el otro entendía al uno. el orden de los productos no iba a alterar el resultado de nuestra pasión. pero, adivinen que paso. una tarde, ella se la cantaba a un muchacho que caminaba siempre con nosotros, en la universidad. Era como aquella, comedia porque de alguna forma da risa. Ahora, sus labios color durazno (Obviamente la cáscara madura) en posesión de él.... Fui yo quien te encanto, con una balada tranquila bajo un cielo estrellado de verano.
leer más   
4
sin comentarios 26 lecturas versolibre karma: 52

ԌіГѦՏѺLЄՏ ү ӍѦГԌѦГіҬѦՏ (Colaboración con @Pequenho_Ze)

Decapando muecas
hasta encontrar la sonrisa,
la que brotó entre girasoles
y margaritas,
sonrisa que chinó mis sentidos,
versos musitados en los cepos
de la soledad, moliendo sus muros,
trueque de vuelos sin nido
por raíces con playa en su jardín.

Detuve el tiempo
en la única mirada que supo atravesarme.
Me acosté en las manos
de un desaliento demasiado grande
respirando ceniza
hasta descubrir que la vida
guarda una sorpresa en cada esquina,
y a pesar de la distancia
aún fui capaz de sonreír.

Obsequiarte ramos de años
con el color del iris de mis tañidos
alimentar tus ganas con olas,
con el olor a tierra de mis ojos,
enseñarte como tu alma ronronea
cada vez que mi aliento roza tu deseo,
amarrar nuestras vidas en te amo
como cortinas de nuestros mundos.

Y detrás de los velos
fundir en un beso todas las desdichas,
acariciar la luz con la oscuridad sentida
que vive en los amantes fugaces.
Llorar sin lágrimas, verter las caricias
y ahogar en sí mismo
el inmenso mar de la melancolía.

Girasoles y margaritas, amantes en tiempos de cenizas de muro…..
leer más   
16
17comentarios 177 lecturas colaboracion karma: 93

Sequedad

Al ver el brillo de aquellos ojos me quedé.
Pero era un brillo fugaz.
En si, él ya era luz
apagada, muerta.
Allí, solo había un vago
intento por sobrevivir.
Él era agua turbia de jarrón
que hacía mucho fue limpia y clara.
De sus rosas que un día fueron fragantes
y frescas quedaban tallos agotados y rotos.
Sus pétalos negruzcos, dispersos por el piso
de a poco olvidó levantar.
Donde un día hubo sonrisas ,
ahora no había ni el intento por sonreír;
solo había muecas amargas,
y unos labios agrietados y sangrantes.
En aquellos ojos brotaban lágrimas,
que corrían en un rostro cubierto
de hendiduras que se corrían hasta el cuello.
De sus manos, ya no surgían caricias
solo movimientos bruscos y torpes
que herían más que acariciar;
de su voz, ya no sonaban dulzuras,
sino, palabras toscas y ofensivas que
azotaban y estremecian.
Y yo que creí ver un brillo en aquellos ojos
mas mi propia luz fue pereciendo,
fui deshidratando de a poco.
Mi sequedad fue tanta que corrí
buscando aguas de los cielos por cobijo
y luz solar que me alumbrara
¡ y no paré hasta encontralos!
leer más   
12
4comentarios 84 lecturas versolibre karma: 99

Pasos impares

Libro: Apotegmas en el desierto (2014)

Cuando quiero escribir, simplemente me limito
a bostezar imágenes, mal dormir instantes,
y esperar que se haga de noche en mi obstinación
entre irrealidad y desamparo.

En un reino octosilábico habito un palacio
de cartón; mis rimas, tan forzadas como siempre,
tan mediocres como nunca, me dejan conforme,
lo cual es suficiente para mí.

Nunca me lo he planteado así, pero quizá me
dedique a derramar tinta por no querer gastar
saliva; desnudo de los miedos para abajo,
me pierdo por los atajos de la vida.

Persigo el dulce amor de las derrotas sonriendo
ante recuerdos suicidas que buscan llamar la
atención, encuentro lo infinito a la vuelta de
la esquina, en un jardín sin flores.

Mis silencios pecan por soberbios; ocasos que
besan vagamente los labios equivocados,
me enfrento al papel gritando adjetivos que evito
nada más empezar a expresarme.

Y eso es mi poesía, un impreciso sabor a
nostalgia, un conjunto de nuncas que osan salir
a caminar con obscenidades de etiqueta,
con pasos impares y vencidos.

Confieso que a veces me detengo demasiado
en el relato furtivo de un país de lobos
sueltos, lagrimeando por un futuro que no
llega ni siquiera a pesadilla.

Huésped del cuerpo que me ha tocado, arena
en la inmensidad de la vida, siempre dedico
renglones a hacerme preguntas inoportunas,
pisando cristales por deporte.

También deshojo en forma de caricia, crónicas
de los inviernos inhóspitos en pabellones
polvorientos, portando la condena a contemplar
expediciones de soledades.

Resumiendo y sin extenderme en tantos detalles,
expongo como teoría una nimia conclusión:
los poetas escriben porque tienen talento,
yo lo hago porque me da la gana.
10
3comentarios 50 lecturas versolibre karma: 117

Tu voz ( Para Rocío )

Tu voz clara
y bella
Brotando y sonriendo
Manantial discreto
De palabras llanas
Que dansan y vuelan

Prendido en tu acento
Llevas cielo
Y tierra.

Tu voz que deslía
Y mucho más
¡Acerca!
Va
De entonaciones
Gráciles y abiertas
Desprendiendo amores
De todas tus letras
Regando tu lluvia
De albores y ocasos
De sueño
Y leyenda.

Tu voz: Rocío
En la mañana
¡Es!
Cual tu nombre
Delicada y fresca

Tales son tus letras
Dulces y serenas
Candorosas
Tiernas

¿De donde esta magia
De arcanos parajes
Cantando te llega?
¡Ya lo se!

Querida amiga
¡Oírte ha bastado!
Y tu
¿No lo sabes?

¡Si es tu voz poema!
leer más   
14
16comentarios 103 lecturas versoclasico karma: 102

El muñeco

Triste y sombrío muñeco
Sucio y polvoriento
Oculto en un hueco
Siempre sonriendo

¿Cuándo jugará?
El niño está ocupado
El muñeco, desolado
No lo hará jamás


(Todos hemos sido,
alguna vez,
ese muñeco).


Evan Huygens
leer más   
5
2comentarios 27 lecturas versolibre karma: 49

La Flor

La flor… es el beso de la madre naturaleza,
es el sonreír de la mañana,
es aquella expresión que te da fortaleza,
y de la tarde… es la carcajada.

La flor… de un bebe son sus mejillas,
de una mujer es su gracia,
del primer Adán fue su costilla,
y del anciano, la ternura y suspicacia.

La flor… es el espejo de la belleza,
de Dios es la perfección,
de un reino es la princesa,
y de la ortografía… el signo de admiración.

La flor… es la montura de la mariposa,
es el néctar de la abeja,
del firmamento es la Mayor Osa,
y de Sansón era su guedeja.

La flor… es una brizna del paraíso,
es una lagrima de alegría,
es el sorbo oloroso de un delicioso guiso,
y en una mujer… su candorosa coquetería.

La flor… es el clímax de la pasión,
es la tierna mirada del niño,
es un poema nacido del corazón,
y del anciano… una sonrisa brotada con cariño.

La flor… es una maravilla de la naturaleza,
es un suspiro de cariño,
es adorno en la maleza,
y es la risa de cualquier niño.

La flor… es una estrella vespertina,
es el saludo de nuestro Creador,
es el muack del hada madrina,
y es la ofrenda del benefactor.

La flor… es matriz y es vagina,
la copula la abeja, la mariposa y el pajarillo,
es nicho de nueva vida,
y es el alambique de un buen vinillo.

Rafa Puello
Barranquilla – Colombia.
leer más   
9
7comentarios 109 lecturas versoclasico karma: 88

Nos fuimos (¿He dicho suerte?)

Ayer en el siglo veinte,
estábamos reunidos

Existió el siglo veinte;
no sé si debo reconocer,
que sonreír fue fácil,
en el siglo veinte

Yo amé desde joven,
el siglo veinte

Algunos vivían angustiados,
en su pequeño universo,
pero yo hallé reposo,
en la inestabilidad del siglo veinte

No sé cómo encontré optimismo,
entre bombas y violencia,
en el siglo veinte

Rehusaré contestar las preguntas,
por si el muro de Berlín vuelve

Hubo mensajes de amor,
en el siglo veinte;
besos pintados,
en la ecuánime libertad de la gente

Y por capricho,
yo no puedo renegar
de mi condición circunstancial,
de anécdota viviente

Con el lujo que es vivir,
como testigo presencial,
en la desaparición formal
de cien años de muerte
leer más   
14
10comentarios 90 lecturas versolibre karma: 105

La librería mágica

LA LIBRERÍA MÁGICA


No sabía dónde estaba, pues aquel lugar parecía un almacén lleno de
libros. Todos hablaban -entre sí- un idioma parecido, aunque no lograba
entender nada. De pronto saltó uno y me dijo:
-¿Tú eres nuevo por aquí? -Le contesté que sí; y que si ocurría algo:
-¡No, no!, -me dijo-: -Solamente, te advierto de que tengas cuidado, ya que
estos libros son mágicos y no puedes despertarlos; como lo hagas, te darán
la lata y luego te volverán loco.

De pronto, veo volar a Don Quijote de la Mancha, en su bicicleta
cósmica, cabalgando entre el escaso espacio de pared en pared.
En las estanterías se oían voces lejanas; pertenecían a los personajes
de viejas y nuevas historias, como queriendo salir todos a la vez y contarme
sus batallitas, o sus cuentos.
Un caballero con barbas me chistó, diciendo:
-¡¿Qué haces por aquí?! ¿No sabes que esta prohibido merodear por
ciertos lugares de luces y sombras?
-No se nada -le dije-; tan sólo estaba mirando los libros...,
-Estos no son libros: son pensamientos enlatados en papel y prisioneros,
nos cortaron las alas; -además, me dijo-:
-Soy Séneca, el andaluz de Córdoba; enjaulado en mi libro de oro. Un
murmullo debajo de las estanterías me avisa del peligro que corro en ese
lugar, pero sigo rastreando, entre ellas, porque mi tiempo se detuvo, y quiero
saber el porqué de todo ésto; si, tan solamente, son libros escritos con letras
en un abecedario ordenado y libre.
Los pensamientos creados de muchas mentes prodigiosas, llenas de
sabiduría y talento:
Aquel de los molinos de vientos, Miguel, su nombre eterno, el
creador de D. Quijote señor, el de los sueños surrealistas y caballero,
merodeaba por este jardín, entre marañas de polvo, un ordenado
desorden de pensamientos.
En un recodo, en el ángulo metálico de las mágicas estanterías, vi al
mismísimo Federico, leyendo su cuaderno original, del “Romancero Gitano”,
como se limpiaba las lágrimas de bronce, revoloteando golondrinas alrededor
de su cuerpo, ahuyentaba, en su cabeza, a los pájaros.

Su vecina Carolina, las de los bellos ojos; la de pómulos sonrosados,
coronados de poemas, de versos de amor; toda su sonrisa iluminaba el
espacio: poeta de Almendralejos, luz de Extremadura (Espronceda, sufría en
silencio por su amor).

Todos son voces: del ocaso al abismo y del abismo al ocaso. Muchos
libros hablando y yo sólo escuchando sus letras: El punto, la coma, el
paréntesis, la interrogación y la exclamación, riéndose del punto y coma, sin
poder estar separados...

Las flexibles historias del mundo, danzando al unísono; sobre un
camino de aire y de polvo, en este desorden de paz; en un silencioso pasado
de ausencias, con palabras que gritan.

En el suelo, un libro se queja: ha sido pisado y le hicieron daño en sus
cubiertas: El maravilloso(tan antiguo, como moderno) Kybalión, llora de dolor
y soledad; quiere la libertad que anuncia en sus páginas; ser rescatado de
su estantería para poder descansar en los pensamientos más espirituales y
profundos.

Un aroma aterciopelado, desde un rincón, nos comunica olores de
siempre: Almizclen, Hierba buena, Tomillo y Romero...

Miguel Hernández me habla de sus horas en la cárcel, poeta del
hambre, del sacrificio,de la pena y el dolor; durmiendo en una jaula sin
libertad (pero con alas para volar).

Remolinos de aires nos envuelve en la lectura, Schespeare y
Lord Byron, Borges, Salinas, Cernudas, Pacheco, Valhondo, Lencero, León
Felipe, Kavafis, Pasolini, Bod Dylan. Merodean entre las páginas, ordenándo
las palabras, jugando con las sílabas, los espacios, Gala, pasea su bastón.

Dentro de este templo, de la palabra escrita, nos encontramos a
Rosalía de Castro, Carmen Pardo Bazán, Dulce Chacón, Almudena Grande,
Mª José Fernández... Todas, expresándose, con versos encadenados:
caminos creativos, en el Universo escrito.

Se mezclan las ideas, los pensamientos, alrededor de un oasis lleno de
estrellas. Una fuerza invisible de sentimientos merodea a las estanterías, en
un mágico pensar. Los hilos del saber florecen en el techo del olvido; y las
palabras piden libertad, como queriendo escapar de un laberinto de
intolerancia y despecho.


II

Los libros almacenados, desean ser adoptados por manos limpias,
sedosas, delicadas, sin mancha. Manos purificadas con el único elemento
posible: la Cultura (El poderoso Saber del Hombre y nunca la ignorancia de
la bestia o la oscuridad).

Desde el abismo más luminoso donde todo ciego ve, hay hadas con
sonrisas fotográficas, con luces de plata. Aquí, Piter-pan, juega con
Campanilla; juntos navegan en mares imaginarios con radiantes sonrisas.

En la bóveda, rosada, de pájaros es donde -el hombre- anida en sus
ilusiones. El tiempo está detenido en este templo de cultura solitaria.

Láminas, fotos del pasado... y un futuro lineal rodeado de mesas de
tertulias; donde se contemplan y se aman, con miradas furtivas:La novela, el
ensayo, el teatro, la poesía, la narración, la biografía, se casan con la luz y
las sombras, iniciando un camino con un futuro de resplandor, sin límite.
Los ecos, lejanos, me avisan de posibles tormentas literarias: Un
intruso dando voces, sorprende a la mágica librería. Es un libro nuevo que
viene empujando, como un torbellino, con aires caracoleados, entre los
entrantes y salientes de cada libro; éste molestando a los otros. Sus hojas se
les encresparon; hasta se cristalizaron las letras: Quiere un hueco social,
entre las mágicas estanterías (la oportunidad de ser seleccionado y leído, en
su “Horizontalidad Sentida”, permanente.

En la Librería Mágica, es donde está representada la historia y el
pensamiento de cada escritor(y es un mundo que simboliza la Cultura): ¡Ah,
mi querida Librería!¡No despiertes nunca!, porque en tus sueños está la vida.
leer más   
7
2comentarios 86 lecturas relato karma: 70
« anterior1234520