Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 2485, tiempo total: 0.039 segundos rss2

Soneto Canta el Cisne Llamando a la Muerte

Canta un cisne su dolor y tragedia
hermoso canto llamando a la muerte
maldiciendo llora triste a su suerte
el sufrimiento con saña lo asedia

Su pobre corazón se encuentra a medias,
desolado nada en el lago inerte
en este mundo nada lo hace fuerte
sólo muriendo su dolor remedia

Alma tan pura transparente hermosa
nunca mi corazón ha conocido
amor y fidelidad se desposa

Agita alas y corre sobre el fluido
vuela quiere reunirse con su esposa
cantando a la vida se ha despedido.

MMM
Malu Mora
leer más   
16
16comentarios 117 lecturas versoclasico karma: 109

Este modo de vivir

Libro: Bailar junto a las ruinas (2017)

Este modo de vivir del Siglo XXI
es un culto a la prisa y al cansancio.
Todas las ciudades parecen al fin
de cuentas cortadas con la misma
tijera consumista, por habitantes que
solo mascan resignaciones desechables.

Envilecida, soberbia y vestida de
democrática la mentira campea a sus
anchas en el desecho calendario
de un presente repleto de fugacidad.
Un slogan de sonrisa asustada
desciende por una escalera mecánica.

(La revolución no ha de comenzar
editando artículos en Wikipedia).

Caminos morales incorrectos se clavan
en el corazón de la impotencia.
Los derechos y garantías viajan
dentro de una cantimplora agujereada.
Como en aquel poema de Bolaño,
juntamos las mejillas con la muerte.

Este modo de vivir es la
tormenta, el naufragio y la indiferencia
al mismo precio. Nos deslumbran
con fábulas infames, y zapateando
en el umbral de las quimeras,
el invierno solo reparte besos abatidos.

(Cuando la leche en polvo viene de regalo,
hasta el niño más hambriento desconfía).

Ignorarnos como habitantes de éste infierno
no nos transforma en residentes del paraíso.
Recuerdo con asimétrica nostalgia aquel tiempo
en que creíamos tener un futuro. En
la profundidad del intestino de la amargura,
crecen las raíces de los años encarcelados.

Para saber de una vez quiénes
somos, habrá que seguir escarbando
en los nombres extinguidos por el
ajuste estructural, remake eterna de los
mismos que quieren consolar nuestras
penas ofreciéndonos un pañuelo sucio.

(Esta insensatez de modas derrocadas
parece hecha al gusto de los reptiles).

Como anacrónica práctica se subastan las
más selectas lágrimas de cocodrilo,
mientras, en esta venerable indisciplina que
es levantarse a diario, continuamos
navegando, con los tendones deshechos,
hacia metas que sabemos inalcanzables.

Seguimos regando, con la tinta de un
contrato leonino, las gardenias que nacen
marchitas en la cuneta de la historia. Guerrillas
de iras oscuras ponen armas de guerra
en manos de niños con nombres arrebatados,
y el salvoconducto a una fosa común.

(Resulta que los más sabios de todos se
estrellan contra el futuro igual que los demás).

Es sencillo sentirse felizmente
desgraciado en este tiempo de ojos
cerrados y bolsillos entrelazados
con la incertidumbre...
Más que vivir los días
nos revolcamos sobre ellos.

Con nulos deseos de continuar hincando las
rodillas, los parias gritan su cólera
sin máscaras. Cuando ya solo nos quede
la negación como heredad, habrá que
sentarse a esperar el tsunami, o el
rigor del látigo de una multinacional.

(Hoy son los corderos los
que gerencian el matadero).

No va a ser gratuita emocionalmente
esta sobremesa de desilusiones
sucias y granadas de mano.
11
6comentarios 101 lecturas versolibre karma: 92

Amar y vivir es la misma cosa

¡¡¡Dios!!! Acabo de leer un poema oscuro; pero hermoso sobre ella.

La hermosa oscuridad de la Muerte —vista de lejos, obvio— con su languidez espárrago virginal, no tocada nunca por labios de soles terrenos.

Fría... indiferente... implacable... inesperada... insólita e intrusa además.

Arrebatando las ganas de amar a destiempo. ¡Si!, cuando nos descubrimos ya tarde que podemos amar, que sabemos hacerlo, torpes; pero lo hacemos como dando pininos de quien comienza un juego que quiere y no sabe... tras haber perdido el tiempo de la vida así como el miedo a nosotros mismos y arrojar al viento toda nuestra suerte en un "No tienes nada que perder. La cosa es aquí y ahora".

Es ese riesgo de exponer el cogollo, ¿sabes? La cebolla hecha de pétalos núbiles buscando el afán en el sabor de otra boca tierna; amalgamándonos (como el mercurio) en el metal de otro cuerpo cautivo en ese mismo miedo que nos tirita a todos.

Y entonces... llega ella y nos corta el hilo dorado desde la raíz del ombligo, y ¡¡¡Zas!!!, un sólo corte en seco, apagando de un soplo esa vela vital como quien espanta una pelusa que viene a estorbar al rostro, o sea, sin miramiento alguno.

El verdadero miedo que yace en el fondo de la vasija no es a la Muerte misma sino al miedo a no amar... a no poder vivir porque que amar y a vivir, a fin de cuentas, es la misma cosa. La Muerte lo sabe y ella —en su carencia íntima— viene y nos lo arrebata.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
3
sin comentarios 19 lecturas prosapoetica karma: 54

La vida. La muerte

La vida después de la muerte. La muerte antes de la vida.

Porque todos tenemos a alguien que se fue, sin permiso. Porque todos tenemos a alguien que no nos llegó a conocer.

La muerte viene, y se va, sin más, dejando a los vivos, dejándonos, sin aliento, sin consuelo. La muerte crea un antes y un después para todos, y es que, todos no estremecemos al recordar a quien ya no está, a quien nos abandonó sin quererlo, y queriendo a veces, por desgracia.

No creo que nadie esté preparado para la muerte, aunque diga que sí, ni el que se va, ni el que se queda. Duele más de lo que se pensaba, para ambos, seguro.

¿Cómo se vive después de la muerte? ¿Cuánto tiempo pasas sobreviviendo en lugar de vivir? ¿Cuánto tiempo dura el luto, el luto verdadero, el de dentro, el del corazón, el del recuerdo?

¿Cómo superas ese pellizco que se crea cuando piensas: “tenía que haberlo/a conocido”, u, “ojalá lo/a hubiera llegado a conocer, o a conocer más”? ¿Eso se puede llamar dolor? Deseo imposible, deseo que nunca se cumplirá, quizás mejor que dolor, aunque pienso que lo sigue siendo, de otra forma, pero dolor.

Sí, hay vida después de la muerte, aunque se haya alejado más aún del paraíso. Sí, hay una vida después de la muerte, que quizás durante un tiempo ni quiera, ni pueda ser vivida. Sí, existe la vida después de la muerte, la nuestra, la tuya, la mía…, la de todos, y a todos nos ha llegado y llegará, más vale tarde, muy tarde, que pronto.

Y sí, también hay muerte antes de la vida, todos y cada uno de nosotros tenemos a alguien que no conocimos, o que no conocimos del todo, y que nos hubiera hecho bien que pasaran por un vagón de nuestro tren, que es la vida.
6
sin comentarios 67 lecturas prosapoetica karma: 75

Estás muerta

Suena extraño. No consigue mi oído aprehenderlo. No me llega a los ojos la idea, expresada como a tientas, mientras sigo montada en la cuerda haciendo acrobacias. Parecía tan lejano, tan difícil... tú, formando parte de los retazos de un ayer que no acababa. Siendo ahora solo un escalón más de los que he subido para llegar a inventarme, para dibujar lo que soy por encima de la ropa y, al mismo tiempo, lo que hay debajo, dentro y al fondo del corazón.

Estás muerta, evocación pusilánime, primavera en sepia, cielo, mar, luna, estrella. Toda tú languideces con el pretérito, la voz y el aroma. Los momentos se van esfumando como el humo de una barra de incienso consumida a medias.

Me ha costado, ¿sabes?, pero ya puedo decir que tengo respuesta a la pregunta que traías de vestido cuando te conocí, que yo también puedo contestarla, contestarme. No era tan difícil. De hecho, tú debiste resolver la incógnita hace mucho. Recorriste el camino antes y yo te miraba hacerlo, igual que se observa un mecanismo complejo.

Estás muerta. Y, a través de esa revelación, siento unas flores secas en algún lugar dentro de mí. He intentado cogerlas con mis manos, regarlas a base de besos, devolverles el verde que fueron, pero... no puedo. Si las toco, sus bordes se desmenuzan como una flor de león que acompaña al viento. Al menos, sé que sigues ahí, de otro modo, pero estás. Ya no tengo miedo a tu olvido sin olvido. Es un otoño bello que puedo recorrer en todos sus rincones de humedad y color, recorriéndome yo, sintiéndome viva. Yo creía que, después de ti, los días se perderían en un calendario blanco lleno de vacíos meses. Sin embargo, he descubierto que, después del verano, comienza una segunda primavera.
14
6comentarios 101 lecturas prosapoetica karma: 79

Seres vivos

Jugamos a ser seres vivos,
de esos que se autoproclaman
estar en el pináculo de la evolución
(habría que ver que piensan los delfines de eso);
de esos que nacen, crecen, se reproducen y mueren;

y vivimos, ¡ah sí, cuánto nos vivimos!
vivimos uno punto treinta y tres por pi
(1.33 * π) eternidades...
y todas durante aquel breve verano
que transcurrió en nuestra adolescencia,
¿o fue durante la juventud?
ah, ya no me acuerdo bien,
hace tanta eternidad de eso

y también morimos
(no en el orden que lo hace
un ser vivo promedio: al final
),
o al menos yo lo hice
con esa muerte anunciada que deja el adiós,
aunque pensándolo bien
debí morir antes por sobredosis
de primaveras y lunas llenas
vividas contigo

y aún vamos a morir...
cuando se nos acaben los inviernos,
y las hojas ocre ya no tengan ganas de caer
ni flotar en el viento...
aunque cada uno en un distinto universo;

y morir otra vez
(así cada uno en su propio universo),
quizás duela;
ah, pero lo que verdaderamente duele,
es que tú y yo,
nunca nos reprodujimos;
eso, vaya, eso sí que duele.



@SolitarioAmnte / x-17
15
16comentarios 117 lecturas versolibre karma: 87

Diálogo con la muerte soneto

Dialogo con la muerte
Soneto.

Pasa la muerte jalando mi vida
oscura alma con negra decadencia,
errores lanza con una bastida,
enfrentando fiero nuestra conciencia.

Culpable grita mirando engreída,
no dando lugar a la vehemencia.
haciéndose la sorda y retraída,
yo imploro llorando por indulgencia

Riendo me mira como me lamento
grito ante esa su mirada sombría
mientras ella disfruta mi tormento.

Sabe bien que pronto me abrazaría
La tristeza que cargo no aparento,
pronto sin excusa me llevaría.

las letras de mi alma
10
9comentarios 119 lecturas versoclasico karma: 78

Sacrificio

Mediodía. Las doce campanadas resonaron desde la torre del templo cercano. Bajo la alocada huida de los pájaros, por primera vez en siglos, los Puros descubrieron el pecho palpitante de un Maldito.

Rápidamente, la carne fue desgarrada con saña por decenas de dientes afilados. Tibios hilos de sangre oscura se escurrieron con lentitud hacia la tierra.

Concluído el sacrificio, los Puros se dedicaron a ocultar los restos bajo el pedregullo y tras los arbustos.

Trabajaron en silencio. Algunos tenían dudas sobre lo sucedido, pero no se atrevieron a hablar sobre ellas ni a hacer preguntas. Ninguno quería transformarse en Maldito.

Siempre habían existido discusiones sobre si los Malditos, estando vivos, resistían la luz del sol, pues la Primera Carta no hablaba sobre ello. Lo que sí afirmaba el antiguo texto es que, luego del sacrificio, los restos de la víctima se esfumarían al contacto con los rayos solares.

Mas lo cierto era que eso no había sucedido.

Mientras emprendían el retorno, un extraño vértigo los envolvió, pues la inocultable realidad era contraria a lo que siempre habían creído. Evidentemente, vivos o muertos, los Malditos eran inmunes a la luz del sol. Pero no a las dentelladas de los Puros.
leer más   
9
1comentarios 76 lecturas relato karma: 70

Estaba herido y volví a vivir

Estaba herido
entre huecos de metal mis manos lloraban,
no podía controlar el pulso y sujetar el rostro perdido,
ahora observo como la nieve refleja su destello iluminando con plena luz mis pasos,
ya no tengo que mirar siempre
hacia al suelo cuando piso.

La vida es perpetua,
he visto como Dios curará a la enfermedad
que destruye lentamente a mis seres queridos,
pronto el tiempo vendrá con la lluvia esplendorosa
llevándose escurridos los infames lamentos y quejidos.

Nunca he padecido de un insomnio
que desvele a la mañana,
siempre me he dormido todo hasta ya no sentir a la cabeza por andar cazando estrellas
en un infinito firmamento.

Tal vez es imposible respirar en un instante,
siempre me escabullo de la mentira envenenada
abrazando al olvido con una simple blanda almohada.

Quisiera poder ser ese velero
que con sus alas blancas
zarpa azaroso con el viento
siguiendo a las gaviotas
que ponen en el cielo su nido,
simplemente quisiera dejarme llevar
por el mar celeste en su profundo brillo.

Estaba herido
ambulante andaba vendiendo mis mejores latidos
dejando que el fruto de mis labios
fuera un fruto podrido,
ahora tengo esperanza porque se que todo es posible.

Aún tu mirada es como un niño perdido
aún la angustia te asfixia,
tengo la ilusión de que las penas se evaporen
al menor roce de un umbral hermoso
de una promesa segura.

El árbol crecerá muy rápido
con el rocío nocturno que se va en la mañana,
el ruiseñor todavía vive
lo escucho cantar suavemente a diario en mi ventana,
la vida es un regalo de perlas y tesoros
que sobre los hombros orgullosos la llevamos
más allá del dolor
la vida se desnuda limpia y pura.

Estábamos a ciegas
hasta que la luz hizo posible
que pudiéramos disfrutar de nuestras vidas llenas
estaba herido y volví a vivir.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
13/01/2018.
16
14comentarios 331 lecturas versolibre karma: 101

Muerte

Así se va la vida.
Se apaga la luz de tu origen y te quedas a oscuras.
Unos lloran, otros, valientes, celebran
Y yo estoy confundida.
¿Que puedo decir de la muerte ?
Aún no estrechamos nuestras manos.
Aúnque es parte de todo, tú solo esperas.
Ayer estabas...hoy te vas.
Eres polvo.
leer más   
11
sin comentarios 76 lecturas versolibre karma: 74

La cabellera de la muerte

La muerte exhibe
su larga cabellera,
tétricos hilos
que un lento expirar tejen
para arropar la vida;
y vivo mientras tanto
mis días bajo el sol
y vida sopla
con su hálito ese viento;
he de partir.


@SolitarioAmnte / ix-17
leer más   
20
24comentarios 192 lecturas versoclasico karma: 99

La venganza del muerto errante

El latir de su corazón, resonaba por cada una de las oberturas del acantilado, acompañado del rítmico jadear de su respiración. Estaba aferrado a una hendida roca que sobresalía de la pared, colgado a más de ochenta metros del suelo. Por encima de su cabeza se escuchaban unas voces. Dos hombres hablaban entre sí. Segundos después, se escuchaban dos caballos galopar en dirección contraria al escarpado acantilado. El hombre, que permanecía colgado de la roca, a punto de caer, y tras realizar un enorme esfuerzo, consigue alcanzar la cima de la pared y ponerse a salvo. Recupera el aliento lentamente, mientras contempla la inmensidad del horizonte desde las alturas. No dejaba de sonreír. En un acto de reflejo, el magullado desconocido se toca con cuidado el bolsillo derecho, e introduce la mano para buscar alguna cosa. Vuelve a sonreír mientras saca el misterioso objeto. Una pequeña caja negra, parecida a un antiguo cofre del tesoro, aparece en las manos de ese hombre. La abre, y de ella saca una antigua y desgastada llave. Después de observarla detenidamente y comprobar que no ha sufrido ningún daño, la vuelve a guardar. Todo ha salido bien al final, y el riesgo ha valido la pena. El maltrecho hombre casi pierde la vida, pero ahora tiene en su poder la llave que esconde un oscuro y valioso secreto; y lo mejor de todo, es que sus perseguidores lo dan por muerto. Pero hay veces, que hasta los muertos regresan para vengarse.
3
sin comentarios 43 lecturas relato karma: 37

No Vayas Donde los Muertos Reposan

Sí..un día me extrañarás ,
algún día llorarás, y sé que un día
también descubrirás que la voz melosa
que hablaba a tu corazón era mendáz.

Y sí tienes que llorar, y sí vas a llorar,
no lo hagas por mi ¡ Hazlo por ti !
No vayas a pedir perdón,
donde los muertos están.

Recuerda tú te cegaste, te dejaste llevar,
aceptarás tu error, pero te digo, ya nada
de lo que ha pasado podrás cambiar .

Y sé que vas a llorar, no lo podré evitar
así que cuando llores ¡ Hazlo por ti!
no por mi, que mi amor intacto está
y no vayas donde los muertos están.

Llorarás cuando comprendas lo perdido,
por la voz que jamás volverás a escuchar.
Lloraras cuando descubras que sin sentido
abandonaste al eterno amor por lo mendáz.

Y si tienes que llorar ,no lo hagas por mí!
¡ Hazlo por ti ! pero no vayas a pedir perdón,
donde los muertos reposan ya.
MMM
Malu Mora.
leer más   
18
11comentarios 182 lecturas versolibre karma: 73

No es nacer, es vivir


Yo no nací para rendirme.
No moriré rendido.
Que algo quede de tantas noches
De tantos días vividos:
Porque nada agradezco más
Que estar de vez en cuando roto,
Que ser destruido, que vivir varias muertes.

Se ha dicho, si esta vida es cruda
Es cruda la pluma que escribe.
Y si no es así, ¿Para qué vida?
Gustoso pelearé con mis demonios,
Con estas fieras salvajes que se han fijado en mí.
Gustoso, hasta la última gota de sangre,
Hasta el último aliento.

Si pudo el ave fénix renacer y surgir
Después de ser ceniza
¿Por qué yo no puedo?
Si puedo respirar,
¿Por qué no hacerlo?
Si puedo sentir, si puedo amar y llorar
Debo agradecer por ello.

La ciudad es mi volcán de fuego.
Y la luna mi fiel amante.
Seré leyenda, aunque hoy pequeño sea.
Y seguiré en la lucha
Aunque muera en el intento:
No hay que buscar razones por las que vivir,
Hay que encontrar motivos
Para que valga la pena morir.

Como el ave de fuego.
Que aunque muerto
Aún sigue siendo vida en sus cenizas,
Porque no es como te veas,
Es como te sientas.
No es el destino, es el camino.
No es la historia, es la leyenda.
No es el sacrificio, es la causa.
No es la mente, son las ideas.
No es el corazón,
Es lo que lo llena.
No es nacer...
Es vivir.

10
2comentarios 85 lecturas versolibre karma: 80

Ha muerto Panero

Ha muerto la boca rugiente,
la mano rebelde,
el poema demente
que hirió a la moral
bajo un cielo de pólvora,
llanto y tiro en la espalda.

Ha muerto la sangre febril
del alma maldita,
la pluma vehemente
mojada en el fuego,
pura estricnina en noches
de rimas y mirlos
e inodoras Flores del Bien.

Ha muerto el loco
que hablaba solo
en su celda psiquiátrica,
el mismo que quiso
hacerle un catéter
al niño de nunca jamás
pretendiendo traer los aromas
que alguien nos roba
a punta de tiempo.

Ha muerto Leopoldo María Panero,
y repiran dudosas conciencias,
molinos de viento,
el traje impoluto de los domingos.

Ha muerto el poeta,
mas no su saliva
llenando las frentes sombrías
de clara verdad
y honesto vivir.

Tras la valla del muro,
alejado,
fue el más sensato
de los desheredados,
el diente afilado,
el miembro erecto
del verso del mundo,
la voz que gritó:

"Hembra que entre mis muslos callabas
de todos los favores que pude prometerte
te debo la locura".
leer más   
17
8comentarios 106 lecturas versolibre karma: 111

Cuando Duermo

A veces, al cerrar los ojos
o al quedarme dormida
te encuentro entre mis sueños
sin querer ni poder evitarlo
mis sueños tienen vida.

En otras ocasiones
te encuentro en la música
danzamos entre el mar y cielo,
allí en el horizonte donde no hay fin
donde el azul es eterno,
me dices con el corazón
lo que nunca me dijeron.

Y me siento tan amada
por aquello que no tengo,
lo que tanto he deseado
y sólo conozco en sueños.

Por eso te digo
hay formas de estar contigo
en el mar, en la música,
en el viento, te siento.

Pero más me gusta verte
en mis sueños,donde tus caricias
y susurros se vuelven deseos

Y es por eso que cuando duermo
cuando mi cuerpo parece estar muerto,
es cuando está más vivo es cuando
más vida siento por dentro.

MMM
Malu Mora
leer más   
19
9comentarios 149 lecturas versolibre karma: 111

Gotas de soledad (@Galilea, @AljndroPoetry & @sarrd8r)

Diáfano, vacío, huérfano de historias,
languidecía en su rincón.


Se evaropaba su esencia,
una partícula de su alma a la vez.


Cosmo de bendito olvido,
de inseparables ausencias.


A veces…
le alcanzaba la fría tenaza del tiempo,
oprimía el pecho de tal forma,
que hasta exhalar su propio aliento,
se convertía en trabajoso suplicio;
dolía, corroía por dentro sus entrañas,
sin concebir otra manera de paliarlo.

Gota a gota…
los segundos caían ralentizados
─cada uno con el peso de una eternidad─
sobre su conciencia adormecida,
el aire, el oxígeno en su cuerpo,
se hacía un plasma denso,
que con dificultad reptaba
por sus bronquios.

Soledad….
óxido de angustia, de esperanza indefensa,
brizna de arena compañera de silencios,
de gemido mudo, ateo, huérfano de aire,
de sigilo opaco, en días vanos, desterrados,
piel de la soledad hambruna, seca de recuerdos.

Sintiéndose un intruso dentro de su propia vida,
la dejó pasar sin apenas tocarla,
su muerte no sería un suceso destacable,
ni un titular siquiera,
pasar sin dejar un vacío,
ni siquiera una huella,
pasar sin dejar un recuerdo detrás,
un luto, un llanto, una ausencia.

Soledad…
esa que mata sin acero...


Una gota más
en el océano de realidades,
castillo de arena
que se lleva la última ola,
parpadeo imperceptible
en la interminable perpetuidad;
árbol cuyo fruto nunca nació.

Soledad...
sarcófago, duna de olvido...


Subirse a la barca de Caronte,
con las monedas de la ceguera,
del ahogo, en los ojos del dechado,
del miedo a no encontrar huida,
estigma en la mano hueca,
sello que lacra el féretro de la promesa,
amamantando la sed de mi soledad .

Soledad....
retiro de gotas de soledad...


Amén
leer más   
20
33comentarios 243 lecturas versolibre karma: 115

Hace mucho que empezaste a volver a vivir

Hay muchos hombres que tiemblan con su voz,
se les cierran los ojos con el stress
que deambula cazando a su pasado.

El silencio se escabulle inquieto
sobre la rendija de un frío húmedo
de una noche que es más que triste.

Una noche que llueve en sus lamentos
porque no sabe consolar con la ignorancia
que arrastra en sus adentros.

El sueño me llama a derramar mis quejas,
llorando en un dolor que nunca cierra,
quisiera poder enseñarle a mi corazón
una lección de amor para que aprenda.

Si vieras la mirada de un rostro
duro y firme no estarías afligido
con esas historias podridas,
tú lo sabes muy bien,
es difícil que una cara fingida
pueda engañar a mí presente,
el aprendió a volar a pesar
de tener las alas rotas.

Siempre quisiste dejarme
una marca imborrable,
que te indicará del poder
que tuviste sobre mis ímpetus al quererme.

No podrás lograrlo una vez más,
he desterrado el dolor
de mis deseos futuros.

Soy la lección más avanzada
del amor que me tengo,
para poderlo regresar al que no lo tiene,
tal como no lo tuve en algún pasado
en el cual el frío se apoderó de mi amor.

El silencio pretende romper
la última esperanza de una noche
que es más que triste.

Lograrás leer estas palabras,
lo sé.
Tal vez te duelan como marcas,
pero no importa.
hace mucho que empezaste a volver a vivir.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
12/07/2017.
23
25comentarios 258 lecturas versolibre karma: 91

Vivir

¿Por qué los días lluviosos son tristes?
¿Por qué los soleados alegres?
Quien padece no entiende de clima
No entiende de reloj, de rutina
El que se ahoga en el pozo del sufrir
Los demás, viven, no logran discernir
Ajenos están del maniatado al dolor
No hay sol, ni luna, ni estrellas, ni color
En la piel del que soporta
Los penares de su existencia
leer más   
17
5comentarios 69 lecturas versolibre karma: 112

Giasuddin Mandal

No tengo que decirte que verte así me causa una gran tristeza
deseo desde lo más profundo de mi corazón
que tu recuperación avance tomará su tiempo
pero te ruego que pongas de tu parte
para continuar y levantarte.
Habrá ocasiones que por las noches
te despiertes con lágrimas en tus ojos
por el miedo a la muerte
porqué muerte parece
sinónimo de la enfermedad.

De pronto de la nada llorarás
porque duele, lastima
ese es el momento de abrazarte a Alá
a tu amor, a tu familia y a la amistad.
Cierra tus ojos llámame con tu alma
y grita mi nombre con tu corazón
que yo te acompañaré a llorar,
luego elevaremos juntos una plegaria.

¿Acaso el océano que nos separa alguna vez problema ha sido?
Nunca, querido amigo, tú y yo lo tenemos bien sabido
unidos cada quién desde su orilla, cada uno en su mar.

(Beyond the Sea)

Siempre que me necesitas en un segundo estoy contigo,
sólo piensa en mi, presta estaré
como la brisa al mar
como el agua al río
llámame amigo,no te fallaré.

Recuerda que cada paso
lleva a vencer, si la fatiga te dobla descansa,
después a continuar tómalo como deber.
Se como el árbol que aunque el viento
o la gran tempestad le dobla
lo sacuden arrancan sus hojas,
doblan sus delgadas ramas
y en tronco desnudo sin hojas lo dejará
pero sus raíces se aferran a la tierra
se crece ante la adversidad.

Luego se endereza se mantiene erguido,
dándose un tiempo para sanar,
retoña y enverdece.
Sabes amigo tú también puedes
tú lo puedes lograr.

No te quedes quieto Giasuddin Mandal
aún en el tormento sigue tu camino
que aún estás a tiempo de seguir y luchar
tienes mucho amor al prójimo por dar
no te detengas avanza amigo, vencerás.
Y no olvides que aquí están mis brazos
muy bien extendidos
para levantarte por si has caído,
cuando necesites que te den abrigo
con cariño sobre tu espalda los cruzaré.

Aquí estoy contigo
mente alma y corazón
por favor, apóyate conmigo
háblame cuando me necesites.
¿La hora? esa no importa Giasuddin Mandal
si hablar conmigo quieres si me necesitas,
por ti cruzaré el ancho mar,
si ríete ya sabes que con el corazón y la mente
en un segundo llegaré,
pero sólo no estarás.

¿Para que crees entonces
que estamos los mejores amigos?

Si es verdad, este monstruo inesperado,
es una traidor que obliga a la vida
a hacernos pasarla mal.
Pero tienes idea mientras tanto
de cuanto amor te estás llenando
para reserva de tu vida
y cuando Alá diga, hasta la eternidad.

Te quiero amigo tú eres lo mejor de lo mejor.
No pienses en la muerte, pido a Alá por tu seguridad.

Escribe amigo, escribe, te deseo mucha vida seguro te llegará.

MMM
Malu Mora

A la memoria de Giasuddin Mandal

( Contestó con optimismo este texto.)
Abandono este mundo el 14 de Octubre 2016 filósofo Hindú y amigo entrañable, no pudo dar más pasos por ésta tierra y partió encontrarse con el creador con una maleta repleta del amor de su familia y amigos )
leer más   
11
11comentarios 98 lecturas versolibre karma: 106
« anterior1234550