Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 824, tiempo total: 0.024 segundos rss2

Tormenta

A luna de hoy,
no hay espacio entre las palabras y el silencio.

Alguien cantó
durante una milésima de segundo
y fue suficiente para ahogar la boca
antes del susurro.

Cubrió tres años,
pero pasó tan fugaz...

Se acerca la tormenta,
soy muy consciente que la tengo cerca
pero he vuelto a mirar hacia atrás
y se me ha hecho sal el corazón.

Quién me protegerá
de la eterna canción
que nunca,
nunca va a dejar de sonar?

Confieso el miedo extremo
y la valentía vestida de ya no;
luego, si acaso,
en un espejo roto.......

me obligo al presente
y me veo;
y soy yo misma venida a menos,
una muesca marcada
en la cama de cualquier hospital
al que se le ha derrumbado el techo.

Convalecencia interina
por la falta de abrigo
en las noches de verano.

Y qué extraño el llanto que apenas se oye...

En este pantano sin ventanas abiertas
puedo afirmar
que me va a estallar la cabeza.

Espera, dice mi sangre,
espera,
que aún no estoy seca.

En realidad,
en cada suspiro que gotea,
no hay sol que por dolor no venga.
leer más   
21
18comentarios 95 lecturas versolibre karma: 107

Aromas

¿No ves la rosa
en este atardecer?,
te echa de menos.

Llora en mi hombro
suspirándome trémula
y es mi tormento.

También suspiro
por la luz de tus ojos,
reclamándole al viento
aromas tuyos
leer más   
11
6comentarios 77 lecturas japonesa karma: 94

No te puedo atinar

Por un milenio, las palabras en mi cabeza han sido un tormento atroz desenfrenado.
No te atino en este lugar, estás lejos de aquí donde no te mira nadie,
pero si pueden escuchar tu susurro exquisito...
El tiempo es inalcanzable porque desvanece cualquier esperanza,
y cuando eso sucede mi corazón revolotea como las mariposas en busca de lugares.
En un abrir y cerrar de ojos se van los sueños que durante años se siembran y se guardan en algún espacio de nuestro corazón.
Es una patraña la de los sueños, nunca están con nadie,
ellos únicamente recorren su dirección que les corresponde,
y solemos transitar lugares que se nos enseñan, porque es sabido que pocos se atreven a seguir la voz de su corazón.
leer más   
1
sin comentarios 18 lecturas prosapoetica karma: 8

Grito en la noche

De los gritos silentes
que baten en tormenta
mis sueños adolescentes,
hundidos los deseos
en tu espalda infinita.
Mis dedos inertes
frente al espejo
recorriendo mi espectro
que aún sonríe,
creyéndose lejos
al abrazo de tu pecho
en el pozo de tus ojos.
Y la voz de la noche,
hoy solitaria,
que me lleva conmigo
a mi nada colmada
al lugar de su orígen
al caos de mi mente.

LOUE
leer más   
12
6comentarios 82 lecturas versolibre karma: 92

•—-la soga de tu ausencia •—con @Aljndropoetry @pequenho_ze @satanaslsAlive

Es entonces cuando vienes,
El desgarro sigue acariciando tu nombre,
El aura de tu cielo clava en mis mares rafagas de soledad y desaliento.
Me atraviesas, querida ausencia,
Amante del inoportuno sentimiento.

Pero entonces te vas,
Después de atravesar mis mares,
Para dejarme a la deriva de tus recuerdos.
El vacío de tu nombre es el desgarro de tu mirada con sabores a dolores, olvido.
La soledad se fue, la ausencia vive presente,
Desmantelé mis entrañas,
Por no darle más sonrisas a tus dientes.

Vacié el aire
y ahora corro entre las calles gritando tu nombre;
callejón sin salida que señala tu calle
Y en el medio tú; olvido de luces
clavando cristales

Y llueve amor, llueve ...

Abriste la coraza y la surcaste, golpeaste cada puerta llenándola de aire,
derribaste cada muro y creaste el puente
¡tú eres el culpable!

me hiciste
y la hiciste vulnerable
Y ahora , me dejas este vacío entre los dedos y todo este hielo deshaciéndose entre la oscuridad de este tétrico silencio

Y yo solo sé que corro
corro
con la soga
que tu ausencia anudó a mi cuello
Y caigo
Y me ahogo
Y me rompo; y te rompes
Y nos rompemos el pecho enredados
en toda esta tormenta de oxidados cristales
que devoran las ansias
y nos apagan las luces

Y duele amor .. duele

Se agrietan los ojos,
se ciegan y mueren
nos acecha el derrumbe cubriendo de polvo cada instante vivido
Y yo grito y te grito
Y me grito

¡Mírame y vuelve !
bésame esta lápida, que lleva tu nombre
Róbale a mi pecho este te quiero que me sangra por dentro
que inunda mi voz
Y enfría mi aliento …

Pero lo único que veo
es mi sombra partida...
Una mitad
que rasga la herida
de lo que creí que podría ser vida
Vida…

~~~~~~>>>vida ...
qué extraño vocablo
para el cadáver de una mujer viva.
Siento aún las venas;
rieles que llevan
cristales y aire.
Me abrigo en la pena;
pero mira,

~~~~~~>>>no lloro!
Juro ante el cielo que no es una lágrima
lo que recojo.
Es sólo un vacío
pérfido y acuoso
que duerme conmigo.

Es de noche,
de soslayo contemplo
el interminable pasillo
en los aposentos púrpura
de mi alma.
Los párpados de crepúsculo
de la soledad se han cerrado.
La hiena me sonrie
y se quita los de burla
para colocarse
los dientes
de compasión fingida
de la humanidad.
La luna me da la espalda
y le muerdo un hombro
para comprobar
que en verdad sigue allí,
y no es solo el reflejo olvidado
de plenilunios pasados.
El péndulo del tiempo
zigzaguea en mis sienes,
el pasado se hace futuro
y mi futuro
es solo el chasquido
de dientes de hierro oxidado
en los engranajes del ayer.
La muerte me visita,
se sienta en el borde
del abismo de mi lecho,
sujeta mi mano;
y me cuenta sus conquistas,
sus victorias, sus derrotas,
sus tristezas.
Ya no sé
si realmente
estoy aquí,
en la tierra de los vivientes;
o soy solamente
la excusa
en el laberinto de eventos
de la tragicomedia
de la vida,
un actor de relleno,
el alma fingida
de un avatar.
Alguien que por ti
pudo ser amado
y te pudo amar.



************************************
Mesa compartida

@Aljndropoetry & @satanaslsAlive
@pequenho_ze & @rebktd

leer más   
22
26comentarios 166 lecturas colaboracion karma: 110

"Cometa"

Dedos del devaneo
batalla de piel
entre dos almas rotas
te resuelvo luna entreabierta
me vierto planeta dentro de ti
me amamanto de estrellas
galopa en temblor el deseo
en su corcel de néctar
en espasmo redentor
la culpa fermenta
un gemido después
otra vez ubicuo el vacío
otra vez soliloquio la derrota.

Tormenta de pétalos
en carne desierta
rezuman por los poros
pecios de alma
de isla sedienta
cuando me derrame del todo
cuando me desborde el ocaso
aguardaré el hachazo celeste
el cíclico adiós en abrazo
del cometa del dulce latido
de su eterno árido giro
en rechazo.
leer más   
5
2comentarios 36 lecturas versolibre karma: 85

En un cielo anaranjado

Te soñé navegando en las aguas del olvido
¿Como son?, me preguntaste,
son inmensas
tan azules que se pierden en un efímero respiro.

Ojalá cuando llegue a viejo
me leas también como yo te leo a ti ahora,
sin la respiración agitada
y el dolor en el pecho cada vez que te respiro.

Sin esos pequeños espasmos de humor
que en vaivenes innegables
a veces son felices y a veces son amargos,
como esa abrupta acidez que te sube del cuello.

Y te enseña lo abandonado que te sientes
después de una tormenta estruendosa,
vil y oscura negación absurda
de no poder comprender tanta sabiduría.

No fue un sueño, eras tú
y estaba yo florando a la deriva
en la inmensidad de un reflejo anaranjado
de una puesta de sol que nunca termina.

Después de tanto navegar sin rumbo fijo,
en tantos sueños,
nos dimos cuenta de lo apartados que estamos
del amor verdadero.

Regresemos a la mar a luchar
con la furia incontrolable que ya no tenemos,
tal vez después de la tormenta
podamos encontrar un poco de paz verdadera.

El mute
22/07/2018.
5
5comentarios 52 lecturas versolibre karma: 84

Cuando el verdadero amor se mira cara a cara

Remolinos truenos y tormentas,
la tierra se sacude llego la verdad
titanes y quimeras a la cual te enfrentas,
la tierra pára de girar, es el combate a la mortalidad,
no hay suelo que se resista llego la hora de la inmortalidad,
tormentas eléctricas crean chispas y rayos,
¡sucede!!!
Océanos, volcanes, se activan y se abren aniquilando lacayos,
la tierra gira de nuevo, creando en los mares espirales
llevándose todo lo que trasngrede desapareciendo en los mares,
sí lo transgriden destino triste los suyos,
y así será siempre cuando tú y yo cómplices de amor cruzamos mirares
leer más   
19
9comentarios 97 lecturas versoclasico karma: 118

Esta noche dame alas

Esta noche dame alas.
Para cambiar la nostalgia
Por una sonrisa en los labios.
Dame alas...
Para cruzar los sueños.

Esta noche
Quítame del alma los miedos.
Llévate la tormenta
Y tráeme la calma....
A corazón abierto.

Esta noche dame alas.
Para dibujar ilusiones
en las orillas del recuerdo.
Para escribir boleros....
en tu pecho.

Esta noche
Quiero ser cometa
Robar estrellas.
Trepar por las quimeras....
A golpe de madrugada.
leer más   
15
8comentarios 62 lecturas versolibre karma: 89

Incombustible

Incombustible,
permanecer así
aunque todos intenten
hacer de ti alguien distinto.

Quiero que mi cuerpo muestre lo que siento,
atreverse a saber y nombrarse así mismo,
soñar en las variaciones de un lugar distinto
pensando en no escuchar cuando el silencio lo dice todo.

Cuánto dolor te hubieras ahorrado
si tan solo hubieras comprendido
que al querer dañarme te dañabas mas a ti,
si tan solo hubieras prestado un poco tu oído
a las verdades sin los rumores que acechan.

No serías solo abandono
en cada rincón de ti mismo,
hubieras soñado con un infinito
en el que el tormento eterno huye.

Los olvidados no saben pronunciar su nombre
se han quedado en una soledad que divaga,
aún así vas juntando la desolación de las sombras
para que no iluminen el clamor de los pecados.

Incombustible,
quiero ser un corazón que no arda
al escuchar tu voz en el paraíso,
quiero huir de la envidia y la caricia falsa de medianoche.

De la desesperación húmeda
de un aliento pálido por la preocupación en el tumulto,
las palabras puede venderse mejor
con un halago falso y vacío
si tan solo no hubieras sido solo materia.


El mute.
17/07/2018.
17
17comentarios 444 lecturas versolibre karma: 108

Tu mar...Mi destino

Empapado por el roció
De tu boca azarosa…
Como naufrago corrí
Por tus lienzos y sábanas blancas
Parecían estatuas nórdicas
De resaltante figura.
Ven tormento mío a sostener este gélido frío.
Descubre los sentidos que salen de tu boca
Que provoca matar el hastío
y enterrar en un lugar santo
Tus prodigios de mujer afanosa.
No hay lugar en el mundo
Que tu góndola no me lleve.


Que me conducen a tu mar… mi destino
leer más   
11
4comentarios 62 lecturas versolibre karma: 95

Casi te olvido

Casi te olvido
-porque los amaneceres
no esperan al despojo de una
lágrima-
y el sol siempre sale a pesar
de las tormentas.
Casi te olvido

y al preguntar por ti la gente
me quedo muda.
y al recordar, se me detiene
el paso cúal reloj de arena
Casi te olvido
porque la noche no es buena
cuando se trata de la soledad
porque la bondad de un beso
nunca podrá con la implacable
fuerza de la costumbre.
Casi te olvido
porque el olvido no se detiene
no pregunta, no da segundas
oportunidades
Casi te olvido y al retenerte
tengo la sensación de que al final
tu serás el que me olvidarás.
leer más   
20
11comentarios 100 lecturas versolibre karma: 105

La mujer de al lado

¿Alguna vez te has preguntado si alguien piensa en ti?

Elevas la mirada hacia lo profundo de tu ser. En ese lugar donde se esconde la intranquilidad de hacer algo que no sabes. Solo las gotas de sangre que ruedan por tu vientre descubren el inminente recuerdo de inmortalizar pasiones vacías.

El sudor se desliza.

La demencia se apodera de tus labios.

Tu cuerpo delata tu respiración acelerada de ese profundo y mortífero recuerdo.

El adiós.

Recuerdos que relucen en tu mente y en las palabras que se ahogan en un intento desesperado de articular algún sentimiento que se refleje en la soledad de tu rostro.
Ese rostro desorientado por los años que se arruga en desesperanza, soledad y decepción.
Eres como esa rosa desorientada; que en el fluir de la vida ama sus pétalos delicados sin percatarse que detrás de tanta belleza, se encuentran las espinas dolorosas e hirientes.
Esas espinas que rasgan el alma y aniquilan al amor en su plenitud.
Logras cubrirte el rostro cada vez que consigues fijar a tu amado en tus recuerdos. Las lágrimas se escapan de entre tus manos y vuelves a sucumbir a encerrarte en ese dolor injurioso.
¿Lo ame?
Comienzas a seguir el juego de preguntas y respuestas innecesarias cuando descubres el llanto apoderarse nuevamente de tu frágil conducta. Tu rostro reflejaba la incontinencia de recuerdos ingratos y desvanecidos. Quizás placenteros
Desesperación y angustia se reflejan al encender repetidamente cigarrillos, unos tras otros. Las huellas de ese humo palidecen en conversaciones serenas, de esperanzas e inquietudes.
Por un momento tu cuerpo se desvanece y logras sostener un grito silencioso de repetir su nombre constantemente. Logras aguantar las lágrimas que están a punto de desbordarse nuevamente. Cubres tu vientre con ambas manos y dejas escapar el silencioso quejido de ese amor que no regresara.
Fijas la mirada en esa cama protagonista de indiscutibles batallas. Sientes el aroma que perfumaba el cuerpo de tu amante. Tratas de acariciar la delgada línea que cubría sus brazos. Esos brazos que acariciaban tu vientre y se acrecentaban entre tus piernas buscando indicios de sumo placer.
El miedo se apodera nuevamente de tu mirada. Tratas de ahogar el dolor. Insistes en vomitar la vida.

Aquella noche de comienzos de invierno. Fue el encuentro. Sentada en tus pensamientos. Sonriendo ante el rostro del amor perdido.

Se encontraron los cuerpos.

Se unieron los corazones.

Decides alejar la soledad reinante que trata de opacar la poca alegría de sentirte amada una vez mas. Tu mirada dispersa se desquicia buscando indicios en todas partes de su inefable presencia.
No hay nada. Solo el recuerdo inminente de lo que fue un jardín sublime de pasiones tormentosas y obsesivas.

A lo lejos dentro de la misma habitación se dibuja una ventana. Logras acercarte poco a poco a ella, y desde allí. Desde lo alto. Pudiste observar el pavimento y el cuerpo inerte de tu amado.

Fue en aquella tarde fatídica de invierno en un intento desesperado. El sintió el vacio de zafarse del amor.
Ella observo su cuerpo destrozado ante tanto dolor. Se inclino ante el cuerpo desmembrado de su amado, removió con sus manos entre vísceras y sangre, logrando tomar sus ilusiones.
Se alejo rápidamente de aquel lugar.
Ese lugar que olía a miseria.
A muerte.
A mierda.
leer más   
7
sin comentarios 39 lecturas relato karma: 82

Mi sonrisa voló

Voló la sonrisa de mi rostro,

se fue en su carroza fúnebre

galopando presurosa.


En sus aguas

brota

el sabor amargo de la melancolía.

Sus cabellos se mojaron

porque sus ventanas opacas lloran.


¡Cuánta nostalgia de hielo frío

penetra mis tuétanos,

en esta noche silenciosa

con cara de asno!


Acribillada muere la esperanza;

gime en su banca solitaria.

¿Quién me trajo a esta penumbra sin fondo?

¡Para qué tanto llanto rodando!


El sabor de la alegría

es alimento escaso por aquí.

Pues,

se relame y relame constantemente

el pastel del infortunio

con sus cuchillos agudos de tormento.


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
10
5comentarios 102 lecturas versolibre karma: 96

Amor a la orilla del mar

Un día te despertare con una caricia suave,
será como el beso de una ola a las rocas del mar.
Sentirás silbidos, estruendos y gruñidos
de mi boca para tus labios al rozar.

Te tomare con un abrazo de mis olas
y rodeare tu cuerpo como él sol al atardecer.
Sera un baño de sentimientos bajo el océano
y todos nos miraran besarnos al amanecer.

Nos encontraremos en un estuario de pasión
donde se unirán nuestros ríos y mares interiores.
En un solo cuerpo agónico y en una misma
noche de ilusiones seremos muy felices.

Habrán movimientos de olas en nuestros
cuerpos y me ahogare en tus besos eternos.
Una noche estrellada helada la convertiremos
en calor y habrá un delirio en nuestros interior.

Entre dos botecitos nos dormimos y de telón
de fondo pequeñas nubecitas nos verán al pasar.
Las estrellas nos miraran a lo lejos y nuestra cama
de arena será nuestro refugio a la orilla del mar. 

Con tu cuerpo hare un castillo de arena
para que todos lo contemplen. En el centro
pondré un corazón de perlas cultivadas
con tu nombre, mi nombre y un “te amo”.

Así será nuestro viaje al atardecer, con tu
cuerpo formado de olas, ondulado, suave
y a veces tormentosa; como es usted, como tú,
como te veo…… hermosa a la orilla del mar.
leer más   
3
sin comentarios 45 lecturas relato karma: 31

Los valores perdidos

Sentado y meditabundo
en el quicio de un portal,
Me pregunto ¿que está mal
con las cosas de este mundo?.
Parecido a Segismundo
yo pienso que estoy soñando,
pues no puede estar pasando
lo que a diario todos vemos,
solo animales seremos
si nos seguimos matando.

Perece la humanidad
sumida en todos los vicios,
todos buscan beneficios,
carentes de identidad.
Abunda la liviandad
en todos los estamentos,
no existen entendimientos
entre los seres humanos,
y actuamos como profanos
ante nobles sentimientos.

Cuál la caja de pandora
que encierra todos los males,
con acciones inmorales
la maldad domina ahora.
Ya no tenemos aurora
en las tinieblas del alma,
nos abandona la calma
en medio de esta tormenta,
que la indiferencia aumenta
y a las personas desalma.

Es tiempo de comprobar
lo que en verdad deseamos,
¿nos rendimos o luchamos
para las cosas cambiar?.
Todo puede mejorar
en las lides de la vida,
mantener la frente erguida
es la actitud primordial,
para poder ser leal
a la batalla emprendida.

LOS VALORES PERDIDOS - CC by-nc-nd 4.0 - ESPECTRO
5
3comentarios 44 lecturas versoclasico karma: 73

Desnudarnos la Sonrisa (@Letizia & Transmisor d Sinestesias)

Te regalo los colores de mi vida
para que con ellos
ilumines los amaneceres de cada día
de cada año, inclusive...
si quieres hasta que en nuestras manos
repose un bastón...

Te regalo el pretexto
dentro de un frasco poemático
el aroma de los versos
susurrando tu oído
buscando danzar tus latidos

te regalo los sabores de mi piel,
degusta con ellos nuestro dormir
y despertar con el deseo
de desnudarnos la sonrisa nuevamente.

Te regalo el fuego
que nace de mis noches
de mis recuerdos
de mis desvelos
fuego que te pertenece
que nace a partir de tu imagen
inserta en las entrañas

un beso,
una caricia, una mirada,
una señal...
tan sugerente,
que nos olvidemos
hasta de la cafetera
que está en "ON"

una excusa entre sábanas
que te haga regresar a la cama
a anidarte entre esta tormenta de caricias
que claman por ti
y llevan, por sello... tu nombre...

*********************************
Desnudarnos la Sonrisa
Mesa Compartida
Letizia© &
Transmisor d Sinestesias©
leer más   
12
9comentarios 89 lecturas colaboracion karma: 114

Quiero ir...

Quiero ir hasta tu lado
y saber lo que tú piensas,
y después de contemplarte
enseñarte las sirenas,
las que estaban en los cuentos
del pupitre de la escuela,
y de aquellas que encontramos
en los versos de un poema,
y es por eso que yo quiero
que me aceptes y me atiendas,
y que dejes que mis labios
se emborrachen con tu néctar,
ese vino de los dioses
que así citan los poetas
y en la copa tan sagrada
que reflejan las estrellas...

Quiero ir hasta tu lado
sin que notes mi presencia
y mirar como te duermes
y también como despiertas,
deslizarme entre los sueños
recogiendo las respuestas
que dejaron en las nubes
y en los cielos las cigüeñas;
cuando encuentre los mensajes
te diré que las galernas
han pasado a nuestro lado
agotándonos las fuerzas,
y es que estabas tan dormida
que temí que te me fueras
en los brazos de los vientos
y detrás de las tormentas...

"...Quiero ir hasta tu lado
y dormir donde tu duermas,
entregarte mi cariño
y aceptarte como seas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
05/07/18
17
11comentarios 82 lecturas versoclasico karma: 105

Noche y día

Me gusta cuando dudas
y mi cielo se posa
en el parpadeo de tus lunas.
Si la ternura tuvo origen
ten por cierto que en mis pupilas
prendiste su más pura estela.
¡Ay! del juicio de los grises humanos,
de sus sombras y el veneno de sus memorias,
si son mis labios los que te piensan,
mi corazón el que te besa
y no hay tristeza que los confunda.

Me gusta cuando aseveras
y la tormenta acecha mi lecho
en el frío de la noche solitaria.
Es entonces cuando te busco
entre mis olas, en mi sonrisa,
o en el pliegue espumoso
de mis sábanas blancas,
si es tu piel que me abraza
en la más dulce y honda distancia,
y mis lágrimas las que se funden
en el hechizo de tu mirada.

Y así noche y día
me enloqueces de cariño,
que una estrella es una estrella
y no hay designio que se interponga,
si el firmamento es nuestro lienzo
donde trazamos nuestro ensueño,
en las curvas sinuosas del deseo,
en las llanuras majestuosas de
lo innombrable.

LOUE
leer más   
10
10comentarios 72 lecturas versolibre karma: 107

Tormenta y calma

Suave mar en calma
Olas que con furia se estrellan
contra mi faro en noches oscuras
agitando a mi cansado corazón
que con vehemencia palpita todavía
porque sabe que aún en noches de tormenta
existen mares apacibles como suave melodía

Luego al nacer el alba
hermoso es mirar a los pies
la inmensidad del mar por la mañana
desde lo alto del faro por la ventana,
y oír la suave música del vaivén
de sus olas tejiendo espuma cual guipur,
anoche como fuerte tañido de campanas
hoy paz, voz del alma, suave mar en calma.
leer más   
18
19comentarios 135 lecturas versolibre karma: 98
« anterior1234542