Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 554, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Poeta: Que la trinchera sea nuestros versos

Llamo a esa Generación Rota,
a ese grupo de poetas que buscan dominar las letras,
un hueco en esta España yerma,
un arrebato de sueños entre difuminadas izquierdas.

Llamo a Eleutheria
y a Marta Synés
para que me muestren
la fuerza de todas las mujeres.

Llamo a Bolibic
y a Saudade
porque la resistencia y las libertades
van de la mano de los sentimientos personales.

Llamo a esa Generación Rota
que busca al calor de sus notas
un rincón entre tanta soledad para que les acoja,
un refugio para huir en ciudades que nos abandonan.

Llamo a Kosti y a Escerezan
porque no hay revolución sin ideas sinceras,
no hay belleza sin la soledad que nos apresa,
no hay alegría sin levantar trincheras.

Llamo a Grecia y a Lura,
al amor, a la amistad, al sol y a la lluvia,
a la naturaleza y los barrios, a quien trabaja y a quien estudia,
a quien realiza donde y cuando puede contracultura.

Llamo a esa Generación Rota,
a ese grupo de poetas que logran luchar con todas sus fuerzas,
que construyen poesía a pesar de que no sea de altas ventas,
que todavía tienen esperanzas para aspirar a que la libertad sea nuestra.


Gracias por evadirme tantas veces con vuestra poesía.
13
8comentarios 83 lecturas versolibre karma: 136

Vuelo para soñar

Ahogado en sus penas en la orilla del río contempla una avioneta.
Sorprendido, lo único que se halla en su mente es el pensamiento de él dentro de esa avioneta. ¡Que feliz sería en esa avioneta!, Todo sería lo que dejaría abajo y él, emocionado, acojeria lo nuevo sin pega alguna en la boca. Pero sabía perfectamente donde estaban sus pies , su trabajo y su futuro, pues difícil es otra vida para un muchacho de campo que tiene por pasión escribir y soñar con ver la ciudad
leer más   
5
2comentarios 35 lecturas prosapoetica karma: 66

Había una vez… “9” Últimos Cuentitos de error, Ironía, humor y doble sentido sin pudor…

Había una vez… “ 9”
Cuentitos de error, Ironía, humor y doble sentido sin pudor… de una pareja muy despareja que se amaban tanto que no hubo amor que pudiera aguantarlos…


Él quiere verla, se obsesiona con verla despierta o durmiendo, desnuda o vestida, y le puso cámaras por todas partes por donde nunca está, porque trabaja todo el día y llegan juntos y él le cuenta como se portó de bien, la mascotita…

Recuerdan el cuento anterior el N8 ? donde él miente y ella le cree, pero sigue mintiendo y ella ya no sabe disimular, ni mentir, y ni sonríe, ni le habla, ni lo besa, ni lo abraza, porque ahora cree que la engaña, y la casa se llenó de telarañas, y en ella se hace vestidos muy cortos y si él se queja, ella lo araña…

Se llevan tan mal por amarse tanto, por tener el mismo y los mismos gustos que se gustan ellos mismos, que se aman mirándose cada uno al espejo, que se pelean por ver quien se pone el sombrero de paja primero, pero cuando se alivian miran tv y se olvidan…

El canta tan bonito que ella cuando ve que va a la ducha, encuentra una excusa para hacer las compras, pero no es la única, todos los vecinos cierran herméticas las ventanas y hasta los gatos escapan al tejado y maúllan…

Un día dejaron de enojarse, dejaron de hablarse, dejaron de mirarse, un día dejaron Twitter, y se fueron sin mudarse…

Así terminó de historia histeria, de tantas idas y vueltas de tanto cuento ahogado en inventados y soñados mares, donde dos enamorados de reinventarse en cuentos mudos se han quedado… y sin final ni adiós se han marchado, quizás para abrir otras cuentas. Shhhhh!!! The End.

soundcloud.com/lola-bracco/habia-una-vez-9-the-end (Lola)
18
3comentarios 61 lecturas relato karma: 128

Duele la pobreza

Duele mucho la pobreza:
La del que no tiene nada y la del que lo tiene todo, menos la felicidad.
La del que le falta siempre algo y la del que presume de tener, pero solo tiene falsedad.
La del que nunca llega, la del que nunca emprende, la del que se justifica en los demás.
La del que no se contenta con lo que tiene y siempre quiere más.
La del que aspira infructuosamente a tener lo que los demás.
La del que sufre por la riqueza ajena y se llena de envidia y frustración.
La del que aún no ha nacido, pero está condenado a ser pobre hasta la eternidad.
La del que ha muerto y solo ha dejado para los suyos carencia e inseguridad.

Pero la que más duele, es la del pobre diablo, que acepta la pobreza como designio divino o como inevitable realidad.
Y la que muestra quien no está dispuesto a desprenderse de lo que le sobra para hacer feliz a los demás.

Duele mucho la pobreza:
Esa que no conoce de oportunidades ni puede hallar salida si no encuentra una mano a la que asir su desesperación.
Aquella que no conoce otra realidad porque no hubo posibilidad de elección.
Esa que estás aceptando por no estudiar, por no trabajar, por no emprender una lucrativa actividad... por no despojarte de la resignación.
Esa a la que te sometes por no levantar el puño, por no alzar la voz y no salir en busca de los que nos mienten, nos niegan las esperanzas y nos roban la felicidad.
Duele mucho la pobreza, pero duele más la falta de humanidad.


Imagen: Viridiana (Luis Buñuel, España-México, 1961)
leer más   
15
7comentarios 109 lecturas prosapoetica karma: 117

Había una vez… “4” Cuentitos de error, Ironía, humor y doble sentido sin pudor…

Había una vez… “4” Cuentitos de error, Ironía, humor y doble sentido sin pudor…

Y Como escribir a quien no te lee, pero te espía despierto, y te envía a sus sueños con ronquidos entreabiertos…? Como escribir esos sueños que se escurren desde el alma y te olvidas despierto…? Yo escribo, aquí empiezo, porque sin cuento no hay sueños y si no te sueño hasta el desvelo se me escapa entre los dedos, si no le digo que te quiero…

Él la extraña, sí, eso dice, pero nunca aclara a quien de cual, y mientras aclara siempre oscurece, y cuando oscurece ya no ve y se van sin decir, a quien, a quien extraña, él…

A veces cuentan que pasea por la nubes, esas sin lluvia, donde sueña y escribe, donde llega volando a cualquier planeta, donde a veces se queda contándole a un gato dibujado en garabato, porque sólo él lo escucha cuando sólo se escapa por los tejados para llegar a esa nube de algodones, y como polizón el gato mudo se esconde…

Quiere escribir a mi altura, porque está tan arriba que me ve pequeña y yo gigante, pero lo grave entre en Norte y el Sur, y entre mirar desde arriba para abajo y al revés, es que él quiere escribir a mi altura y yo le pongo tacos, y sigo quedando abajo…

Yo quiero soñar, pero cierro los ojos y hay espinas y no ovejas, y pinchan y pinchan entre las piernas, aunque pienso en el corral, y
sueño con una escuela, y son fideos en el colador con ganas de manteca porque la salsa salpica los sueños y los mancha, y ya con hambre y picones, rechinan las tripas, y las ovejas nunca llegan, y me doy por vencida entonces me duermo…

Pero volviendo a los sueños, esos que quieren cuento y hacen puchero que no se come, porque es de trompa con labios, porque tiene el libro abierto en la historia favorita, esa que yo le leo y le cambio siempre los nombres y a veces el final, donde la rana no es princesa y el príncipe con el beso se vuelve sapo y se van croando bajo, porque no saben silbar…


Y un día llega en el verano y descalzos por la arena uno deja la huella y la ella muy coqueta pierde en un paso una chancleta, queda saltando en un pie y perdiendo el equilibrio vuelan sombrilla y anteojos, aterriza en la orilla pero aún conserva desencajada la otra preciosa chancleta…

Y siguiendo con los sueños, con los sueños de verano, de el verano del norte, yo me abrazo a mi oso, ese grande de peluche, y nos contamos un cuento, mientras nos vamos durmiendo, y aunque alguno no me crea, a veces lo sacudo un poco, para que me deje dormir, para que no arronque más soñando con su coche…
Y hablando de sueños, de noches, sapos y fideos…

Esta noche te cubriré de libros, hasta libros de recetas, de historias incompletas y algunos muy viejos, con hojas tristes arrancadas, con las que se secaron lágrimas que borraron el final, y con la sal de las lágrimas con que cocinaron un pollo, pero sin papas, porque ellos estaban en su cama durmiendo para trabajar mañana. Y yo solo llevaré los libros para encontrar juntos la fórmula de cocinar un Cuentohistoria con perdices felices, porque no se las comieron y en el bosque hicieron su casita para acabar sus días juntos hasta que las llamen en otra vida para nuevos cuentos.

A veces, se para a la orilla de la noche, ahí justo donde se mojan hasta los pies los sueños, de la emoción mientras la espera, del frío del rocío, de esperar y esperar tanto, y dormido no vio ningún cartel que dijera por aquí el Toilette o por allí el cuarto de baño…


El verano y el invierno los había vestido y desnudado tantas veces que marcaron a la ropa y usan bikini y malla en invierno, y en verano pasean sus mejores Sweaters, y no se enferman, y no transpiran, porque viven de los sueños que roban por las noches y amanecen con el clima en otro cuerpo…

Y siempre lo mismo y nunca cambia, que corre para un lado, que sigue la pelota para el otro, y el tiempo se le escapa a veces sin sueños, cuando afloja los dedos y se le caen los minutos robados, uno x uno al suelo…

Pero los levanta cada día mientras corre de ida y marcha de vuelta, y va dejando rastros sueltos para atar nuevos cuentos… con un The pero sin End (porque aún busca en google que quiere traducir)… Shhhhh

soundcloud.com/lola-bracco/habia-una-vez-cuentitos-4

14
6comentarios 101 lecturas relato karma: 129

Altavoz

Nos dicen que vivimos en un país mágico
En dónde si lo sueñas, se cumple.
Pero estamos controlados
Por la política y la religión
Y la religión es el que manda
Estamos viviendo un mundo machista
Es lo que cuenta nuestra historia
Si no pregúntale a Eva, que la culpan de comerse un fruto.
Y el único testigo, nunca se ha visto.
Muchos no creen que el hombre piso la luna
Pero nadie se pone en duda
¿cuál es la religión verdadera?
Varias posibilidades, pero ninguna es la correcta.
Presumen muchos sus estudios, pero díganme que han hecho por el país.
Detestan a los políticos, pero tengo una pregunta
¿Quien fue el que los puso ahí?
Nos dejamos controlar por el gran hermano
Y eso que hace tiempo que no estamos en 1984.
La mayoría ni si quiera saben porqué esos nombres en las calles.
Son los mismo que no se informan y dicen lo que lo mismo dicen los demás.
¿Que una voz puede cambiar al mundo?
A una voz la pueden callar, pero ahora imagínate a millones.
Si no me crees
Investiga cuantos reporteros en tu país han muerto, si se te hace poco, investiga cuántos han asesinado en todo en el mundo.
Tal vez, ahorita no te afecte el dinero
Pero cuándo andes buscando mijagas
Como Hansel y Gretel.
No pidas ayuda, como los demás.
Dejamos de ser humanos
Para ser unos productos
Quise decirles que eran unos animales
Pero los animales se ofendieron
Al ser comparados con nosotros.
Mis pulmones están llenos de tabaco
Y de contaminación
Pero una naranja, dijo que el calentamiento no existe.
Existe el pobre
Existe el trabajador
Existe el que quiere un cambió, sentado en su sillón.
Existe el que regala armas a los niños
Mientras que el que esta sentado en su silla enorme, construye nuevas leyes.
Educate, infórmate
Para que nunca mates a tu hermano.
leer más   
3
sin comentarios 20 lecturas relato karma: 49

"Amores Perrunos"

Amigos fieles de cuatro patas
Que engalanan con colores
Mis días con tintes grises
Con solo acariciarte se
Liberan mis tensiones no
Hay mejor terapia que
Tus lengüetazos cada
Mañana, como no amarlos
A estos ángeles peludos
Que te sorprenden con
Tremendas travesuras
Zapatos mordidos o cojines
Desplumados, con actitud
Sospechosa, tu solito te delatas
Pero con tu mirada tierna
Regañarte no podría porque
Tu llenas mis días en momentos
De profunda melancolía
Tu colita revoltosa que mueves
Sin parar, cada tarde que
Vuelvo de trabajar, tu amor
Es incondicional, no sabe de
Odios ni rencores, solo de
Caricias y mordisquitos de amor
Que me llevan a impugnar
Que se les llame animal
Para mí son humanos
Reencarnados que solo saben
Amar.



A mis amores perruno
Aceituna
Chistoca
Antinea
Chunchito
leer más   
21
12comentarios 89 lecturas versolibre karma: 131

Vuela conmigo

Cada día acudía al mismo lugar para poder observar el maravilloso espectáculo.

Admiraba su hermosura, la brillante gama de colores de sus plumas, su elegancia al volar, las acrobacias que hacían todos juntos en el aire.. Pero, sobre todo, esperaba para verlo a él.

Era absolutamente increíble.
Aquel papagayo de pico elegantemente curvado, pecho del color del sol y alas azul turquesa, la dejaba sin aliento con solo aparecer en el firmamento.
Diariamente esperaba que llegara el momento en que se recortaba su figura en el sol del mediodía, y se acercara majestuoso hasta la rama dónde ella, y su pequeño y agitado corazón, aguardaban. Entonces pasaba por encima volando, daba un par de vueltas y desaparecía; repitiendo un ritual diario que ella no alcanzaba a comprender.

Soñaba con acompañarlo en su vuelo. Practicaba durante horas para mantenerse en forma: debía ser muy veloz para poder estar a la altura de un pájaro tan fuerte. Pero se sentía muy estupida, creía que él nunca se fijaría en ella…era solo una pequeña golondrina de plumas oscuras y vientre color arena, pero con fuego en el corazón: el mismo que decoraba las plumas de su cabeza y mentón.

Un día se lanzó a volar con él. No lo pensó, simplemente lo hizo. Sabía que la vida de las golondrinas es muy corta y no la pasaría agazapada en esa rama.

Y así pasaron muchos días.
Ella volaba a su lado, feliz y risueña, mientras él la miraba de reojo, cada día más intrigado por saber de aquella pequeña avecilla.

– ¿ Por qué lo haces? – Preguntó él intrigado.
– Disfruto volando a tu lado. ¿Por qué lo haces tú?
– Estoy cautivo en este zoológico. Mi trabajo es participar en este ridículo espectáculo. Me alejaron de mi hogar cuándo sólo era un polluelo. Ya no recuerdo lo que es la libertad.
– Pero tú también puedes ser libre, solo tienes que volar conmigo lejos de aquí, hacia el Sur…
– ¿Y la comida? ¿Un lugar para dormir? ¿Qué haríamos si hace frío?
– Yo te enseñaré a conseguir comida, a beber en las fuentes y charcos, a resguardarte de la lluvia en otoño y del sol ardiente en verano, a buscar tierras cálidas para pasar el invierno…

Él pensó que no estaba tan mal en aquel zoo. Tenía una cómoda existencia, comida en abundancia y nunca pasaba frío.

– Solo tienes que volar conmigo, lejos de aquí, hacia el Sur….- repitió ella a modo de despedida. A partir de ese momento cada día que siguió acompañándolo se despedía con la misma frase.

Una noche él la pasó en vela. ¿Ansiaba la libertad o simplemente estar con aquella pequeña golondrina que cada día le alegraba por unos instantes?

Al día siguiente ella no vino a acompañarlo. Ni al siguiente. Ni al otro.
La vida de las golondrinas es corta. Mucho más que la de los papagayos.

Él no vió su pequeño cuerpecito yaciendo en la rama dónde lo esperaba cada día. Así que se fue a buscarla. Y voló lejos de allí, hacia el Sur...
5
4comentarios 50 lecturas relato karma: 84

Mis manos

Manos trabajadoras,fieles, entregadas
jamás tienen descanso
lo mismo acarician crean,
abrazan, salududan, palmean
dan cariño, ánimo, amor, entrega

Manos que ayudan,sirven
escritoras de historias
cartas y vivencias cargadas de emociones
tejedoras de muchas letras
sentimientos hechas palabras

Escritoras de mis versos
en cada letra va quedando algo de mi
en cada verso se va dejando mi esencia
un día desapareceré más estaré viviendo
en cada una de ellas gracias a mis manos

Manos que se levantan a lo alto orando
dando gracias al alma grande de lo eterno,
por todo lo que pueden dar y hacer,
se alzan en victoria, en la tristeza dan consuelo
todo lo que puedo dar, gracias a mis manos
aunque estén cansadas por el paso de los años
siempre serán mis manos parlanchinas silenciosas.

MMM
Malu Mora
leer más   
14
9comentarios 98 lecturas versolibre karma: 116

Las luces en las hojas

Hay una luz que se extiende a lo largo del techo ondulado de uralita .

Las luces en las hojas y las paredes se encienden silenciosamente
a lo largo de las escaleras. Caminé por la casa y pongo una cesta de castañas en la ventana.

Caminé hacia la puerta donde unos labios húmedos de mujer tocaban el saxofón.
Miré por la ventana, que estaba latiendo en el aire.

Tu y yo
sentados en una pila de árboles de eucalipto, caídos contra un muro.

Huelo una parte de tu cuerpo como una pequeña naranja;
entonces la dulce locura de aquellos días solo pueden ser recordados.

Las farolas de la ciudad nos rodean.
Te levanto y empujó contra la pared.

Y entierro mi cabeza entre tus pechos pequeños;
su collar está más doblado bajo la fuerte presión de mis brazos.
Eres un sillón que se balancea y se detiene lentamente.

En este momento, la luz del día desapareció.
El resto de Marte sigue ardiendo junto al agua.
Recuerdo su nombre en Grecia,
se llama El Panor.
Recuerdo su nombre en Egipto,
del Templo de Isis.
Pienso en ella en esta tierra:
es una persona sin nombre.

Tiembla, grita, se arquea, se transforma.

Entonces esas sustancias se forman.
La tierra del sur es empujada contra su cuerpo.
Las paredes de la ciudad le miran directamente.
Los bosques están en movimiento
Murió mil veces de placer en la parte posterior del muro.

Contra la dirección del río. Siento.
Cuanto más rápido empujo, más rápido fluye el agua.

La boda

Mi boda se celebra en la hierba. La novia está atando
conejos en la cabeza de conejos. Ella es trabajadora, amable y dulce.

La nueva casa está construida con la hierba más suave y está llena de del aire mas caótico.
Todas las personas, todas en movimiento.
Todas reciben mi invitación: por favor, ven a la hierba.
Participa en la última boda antes de la destrucción de la civilización.
Parece que arrastraron toda la primavera.

Ella

Destinado a vivir en tus llanuras, en tu valle secreto.
Soñando - la columna de mariposas bombardeando el jardín, con vida.
Las heridas de insomnio, al ver que el agua crece, crece más.
Comienzo con tus delgados hombros y corro hacia abajo.
Conviértete en una luna iluminada por la luna.

Una ronda de luna antigua, sin importar dónde cuelga en la esquina del libro.

Todavía en el canal, es suficiente para brillar nuestra vida.
Cuando me levanté por la mañana, todavía estabas dormida.
La luna antigua,
lentamente a la deriva.



Che-Bazan.España
leer más   
11
5comentarios 111 lecturas versolibre karma: 130

El vaso de cristal que guardó tu aliento...

En esta noche de estrellas el vaso de cristal
que guardó tu aliento de aroma y miel
se ha roto; no lo pude sostener.
La vitrina quedó vacía era el último,
no lo supe retener.

Años perdidos sin sentido
buscando un pueril recuerdo
no sabiendo que el eterno
guardó en solitario para mí
el deseado vaso de cristal
bien trabajado por el Odín
que se esmeró...lo hizo para mí...
lo mejor de las virtudes
tener el aliento fresco
de mí amada la emperatriz.

Hoy nada tengo de ti
el vaso de cristal se ha ido
sufrió un traspié,
ya nada me liga a ti
fue un infortunio amarte así...
me perdí en un laberinto
de los amoríos fui preso
y pague un precio duro
quizás por causa y efecto
el vaso de cristal se perdió.

Sin palabras… se nota lo ausente
lejana, sentada en el postal gris
de las memorias sueltas,
la sonrisa que alegraba las
tardes veraniegas
hoy corre
por los trigales marchitos del bosque.

Mi corazón triste capitula, no se rinde
se asoma por la ventana y mira
mira y mira...
parece un cristal de porcelana
sombrío en el pedestal de una tumba.

@rayperez
Marzo 2017
Venezuela
leer más   
16
5comentarios 72 lecturas versolibre karma: 118

Alas para mis hijos

Quiero enseñarte a volar,
con un sinfín de lecciones,
sabiendo que esas acciones,
el miedo en mí, va a brotar.

Tus alas van a ser fuertes,
podrás tocar hasta el cielo,
te mirare desde el suelo,
disfrutando de tu suerte.

Y tú seguirás volando,
tan alto para alcanzar,
sin, que intervenga el azar,
lo que has vivido soñando.

Después de alcanzar tú vuelo,
debes mantenerte alerta,
siempre existirán tormentas,
volviéndolo en desconsuelo.



Si quieres cantar victoria,
no aceptes ningún atajo,
el futuro, es duro trabajo,
que te hará sentir la gloria.

La gloria puede embriagarte,
Y perderte en otro mundo,
Solo encontraras el rumbo,
con humildad y sin alarde.

Con mis pequeñas lecciones,
Seguro vas a lograr,
una vida espectacular,
plagada de bendiciones.

Sabiendo que llevas prisa,
me aferro a los pensamientos,
pues, mis mejores momentos,
los acompañan tu risa.



Al sentir que estarás lejos,
recuerdo que las acciones,
urgirán mis emociones,
aumentando mis apegos.

El miedo, Vuelve a aflorar,
sigue en mi pecho latente,
me pregunto intensamente,
¿Si pronto va a regresar?

Siempre temo con perderte,
tus alas, me hacen pensar
después de volar tan fuerte,
ellas quieran descansar.
Y que Yo, no vuelva verte.


JACHO Noviembre 2016
leer más   
7
sin comentarios 27 lecturas versoclasico karma: 90

El país de las entrañas

El país de las entrañas
otra vez me está llamando.
Como lobo malherido
su clamor viene aullando.

Mi terruño adormecido!
Sin proyectos fue quedando
acunado por los dueños
del poder y del trabajo

Ay, tierrita, cómo duele!
verte desnuda de labios
que susurren esperanzas,
que sonrían sin reparos,
al saberte florecida
de juveniles espacios,
donde el oro no se esconda,
donde construyan las manos
y la risa sea la música
que acaricie a los hermanos!

El país de las entrañas
otra vez me está esperando.
Allá voy, ansiado encuentro,
llevando sueños en los brazos.
leer más   
10
3comentarios 59 lecturas versolibre karma: 122

¿Para qué?

....

¿Para qué molestar a mi cuerpo despierto, cuando tu soñada carne ya marchó?

¿Para qué levantarme y asearme, para qué ir de nuevo a trabajar?

Transcurrirán monótonos los días,
con el trueno detrás de mi nuca,
esperando el rayo que cicatrice,
las profundas llagas de mis heridas.

¿Para qué reposar mi cuerpo agotado en el espacio infinito de mi cama?

¿Para qué dormirme sudando y despertar mil veces desnudo soñando?

¿Para qué seguir actuando en este escenario absurdo?

¿Para qué los aplausos de otros en un teatro vacío?

Para qué seguir si baja el telón,

¿Adonde ir?.

... allí.




@Inmalitia, Andrés García. © Septiembre, 2018
Imagen: Ilka Schönbein, La Vieille et la Bête
leer más   
20
12comentarios 92 lecturas versolibre karma: 128

Viuda Blanca

¡Te casas novia con un vil cadáver,

difunto que tras el tiempo no late;
el que vive casado con su madre,
con su trabajo, con el agrio ayer!
¡Te casas mujer virgen con aquel,
que en el más allá solo estará tieso,
entre las enaguas, malvas y yeso
de tu dulce y tierna luna de miel!
Novia blanca eres tú como la nieve,
te derrites cual flor de anciano loto,
digitando el alba y el roto Noto
del norte azul que siempre va y se pierde.
!Te casas novia y un saco de huesos
es tu consorte, de labios morados,
y vetusto porte! Beben sus rezos,
de baja agua lustral sus grises hados,
para la vida eterna ver pasar,
con sus mil percherones exaltados.
6
4comentarios 69 lecturas versolibre karma: 98

Historias , recuerdos y promesas

Estoy sentado en lo más profundo
de un bosque oigo como las hojas de
árboles hacen ruido al chocar con el viento
es realmente hermoso , es realmente necesario

Ver cómo tanta belleza está desapareciendo
ya no hay un lugar donde puedas oír a los
pájaros cantar , a los niños jugar , ni oír
a los jóvenes decirse a cada rato yo te amo más

Cada día algo cambia , cada día alguien muere
y vive , cada día alguien cumple años al igual
que otros cumplen sus sueños , la sonrisas son
cada vez más fuerte cuando oyes a un niño

Sonreir , para mí es lo mejor para mí es
algo que no se ve todos los días no casi siempre
ves a un niño reír con el trabajo y tus estudios
has perdido el interés en lo que realmente

Es importante, cuando fue la última vez en que
fuiste al parque y no te diste cuenta que alguien
más era feliz , miéntras tú ponías a pensar en
lo que estaba mal en tu vida hasta ese entonces

Dónde quedó aquel niño soñador en donde
quedaron aquellas promesas de ser bombero
doctor o policía , a dónde se fueron tus sueños
a dónde se fue aquella persona en que un día yo

Confíe y aún lo sigo haciendo dime a dónde fuiste Andrus en dónde quedó tú niñez , en donde murió tú amor y en dónde mori yo contigo A.L
leer más   
6
1comentarios 37 lecturas colaboracion karma: 84

Los siete pecados capitales

LUJURIA

Miré la calleja de tus pechos
y quise tenerlos cerca,
te miré a los ojos con un mensaje claro
y quise tenerte cerca.

Me miraste con la cabeza gacha
con cómplices ojos de gata que acecha,
me dijiste ven, sin hablar ni una sola palabra
solo con la mirada ancha y la boca estrecha.

Le hice caso a tu idea macabra
y nos entregamos a la imaginación,
que nuestra piel erizaba
y en nuestro cuerpo recorría una sensación,
de escalofrío que nuestra alma acecha
y quise tenerte cerca.

Aún recuerdo esos ojos lascivos,
que con mi mirar tenían respuesta,
aún recuerdo esos sinuosos gestos
que hacían desearte tenerte cerca.

PEREZA

Cansado de tanto pensar
que quería tenerte cerca,
supe la hora de trabajar
pero no supe darle respuesta.

Y es que tumbado en camastro
mejor se está, aunque no lo parezca,
intento de levantarme se me hizo lastro
y pensé: quédate aquí no sea que fallezca.

Pasó por delante de mi la hora de la siesta
y yo tumbado allí con temor a que fenezca,
pensé: tumbado voy a seguir con la ropa puesta
hasta que la hora de dormir, quieto lo merezca.

Y es que ¿para qué voy a trabajar con este cuerpo
que de bello se hizo hermoso y de hermoso grueso?
Ya no valgo sino para descansar hasta que caiga muerto
o me arrastren del lugar para meterme preso.

GULA

Y sí, preso me iban a meter,
pues de repente sentí la necesidad
de como un descosido comer,
como un loco con animosidad.

Vi comida por todos lados
estantes llenos de ricos bollos,
congeladores llenos de helados,
bandejas de asados pollos.

Me decidí a comer como un descosido
Bollos, helados, pollos, algún que otro pavo
y aún no había llegado la hora de quedar dormido,
cuando pensé: vomito y me lo vuelvo a comer vomitado.

Como pez que se muerde la cola
comía toda vianda embrutecido,
aún cuando la garganta se me hacía una bola
comía y comía para un estómago desagradecido.

IRA

Maldita sea la hora en que decidí comer
a cocinero yo me cargo
pues sin decirle que yo quería querer
comer, me quedó sabor amargo.

Por mi vida que yo lo asesino,
rastrero cocinero de abolengo postín
mala ira y mala muerte te propino
aunque sea balín por balín.

¿Tú que me lees malandrín?
te crees que soy poeta y poema escribo
te crujo digo, lector de poeta gañín,
que a lector de mi lectura maldigo.

ENVIDIA

Míralos a esos que se autoproclaman poetas
si es que además publican libros,
¿qué se habrán creído subidos en goletas?
cualquiera publica un libro eso yo calibro.

Para mí quisiera la suerte que tienen,
pienso yo que por vaga inmerecida
pues creen que arte y cultura confieren,
a mis letras que leen hacen desagradecida.

Veo que mucha gente te sigue,
pero no veo la razón de que a ti te sigan
y que luego de mi ni siquiera digan,
ni una sola palabra que, aunque mal me abrigue.

Para mí quiero el éxito que tú tienes
Y que sin duda creo que no mereces,
porque te leo y no veo ¿por qué creces?
si mejor escribo que tú que me entretienes.

AVARICIA

Pero no suelto un duro por leerte
aunque barato el artículo me pusieras,
que dinero no suelto, aunque me cueste la muerte,
para mí, todo lo que te llevas quisiera.

No me pidas limosna, que te digo que no llevo
dinero en el bolsillo y aunque dinero llevara
no te daría lo que en monedero por vacío y nuevo,
aunque te arrastres por el suelo y tu vida costara.

Quiero todos esos olivos de olivas vetas
para tener muchos más sacos y tupidos,
hasta que sus costuras estén prietas
y de apretados que estén por sus poros supuren fluidos.

Quiero tener y tener y acaparar
más que nadie en este mundo,
mis arcas con tesoros y dinero albergar
y no dar, ni siquiera, a poeta vagabundo.

SOBERBIA

¡Me come por dentro todo lo que sucede!
Grito hasta que se me salen las entrañas,
lloro de rabia por dentro por que me quema el alma,
tráeme ese verso que es mío y ¡vete!

Si versar es un esfuerzo que tú no entiendes
salte de la estrofa que, si no te maldigo,
la furia de todos los males elucubras y enciendes,
¡fuera de mi vista poeta mendigo!

Tórnate a otros distintos lares
que no quiero ni verte,
pues ni a mi me aguanto en barra de bares
ni bebido por mala suerte.

Se me acaban las fuerzas para echarte
se me endurecen las venas de mi cuello,
se me tiñe de gris mi cabello,
de la rabia que me da no poder matarte.

Por no poder, ni siquiera puedo
ponerle fin a esta vida,
pues de rabia tampoco muero,
ni mueren mis letras..., ni mi verso druida.


Alfonso J Paredes
todos los derechos reservados
S.C./Copyright
imagen tomada de internet, cuya fuente es: www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=imgres&a
26
13comentarios 163 lecturas versolibre karma: 122

...

Entre puntos suspensivo
¿A quién hemos de añorar?...
A soledad que no nos quiso acompañar
¿será Quizás?...
¿A quién hemos de callar?
Al corazón que sus latidos no han dejado de sonar
¿será, sin más?...
¿A quién hemos de dejar?
A un hola que no pudo abandonar a un ¿cómo estás?
¿Será, y que más?...
¿Hacerle firmar una carta de renuncia a amor y liquidarlo?
Quitarle a tú /y/ yo su único trabajo
Porque /o/ hace lo mismo y cobra más barato
Entre puntos suspensivos…
¿A quién hemos de olvidar?
A tu o yo, o a tu y yo…
leer más   
15
4comentarios 64 lecturas versoclasico karma: 117

La brújula me indica el camino

Espero, espero, espero mientras ya nadie me espera,
sin saber lo que futuramente me espera,
espero liberarme mientras te espero en mi esfera,
mientras agoté todo el oxígeno de estratosfera,
espero acordarme de quien no recuerdo, ¿quien era???

Perdido, perdido ando en un norte magnético,
errónea decisión mientras calculo el error numérico,
patético numero envejeciendo mi alma en un ritmo frenético,
resultado acertado en un cálculo errado, trabajo laico.

Y así sabiendo lo que sé, qué hacer es lo que no sé,
he visto, y veo lo que nadie ve, y ahí está ella, la botella de J&B.
Tan vacía, pero con un significado tan lleno,
huellas y marcas lo que contiene de momentos que me dejó.

Si lo que me puede salvar es lo que me hará morir,
camino perdido, creyéndome saber dónde ir,
ella me indica el camino y me encamina hacia el camino donde me iré morir,
y le doy la vuelta a la brújula y me indica donde ir.
leer más   
12
3comentarios 55 lecturas versoclasico karma: 121

La vida me cansa...

La vida me cansa y sigo,
día a día, caminando,
persiguiendo mariposas
por jardines y por prados,
y sigo con la rutina
cuando termina el trabajo,
acudiendo a reuniones
deslucidas y sin garbo,
es un cansancio que atrapa
mientras se cierran los párpados,
y el corazón ralentiza
los latidos y los cuartos,
parece un cuento leído
en soledad y en un rato
cuando te abrazan las sombras
y se silencian los labios...

La vida le cansa, y sigue,
al aprendiz de payaso,
y recibe la mentira
justificando aquel acto,
pero conviene evitarla,
y en el fondo, hasta olvidarlo,
ya que escuchar el "te quiero"
es revolver aquel algo,
donde los sueños tapaban,
y con ellos los abrazos,
la utopía y los claveles
de las espinas y llantos,
era un infierno sin nombre
en un pecho enamorado,
donde dejó la galerna
el temporal con sus rayos...

"...La vida fatiga y cansa
y la mentira hace daño,
tanto, que hay sangre, en la herida,
y temo siga brotando..."

Rafael Sánchez Ortega ©
21/08/18
12
6comentarios 63 lecturas versoclasico karma: 120
« anterior1234528